JUAN LACAZE: UNA CIUDAD MOVILIZADA
POR FUENTES DE TRABAJO
Informe de Hernán Salina sobre movilización en Juan Lacaze, por cierre de Fanapel, 28 de enero de 2017.

Tras el cierre de Fanapel en Juan Lacaze se realizó una gran movilización el viernes 27 de enero, en la calle central frente al club Cyssa, con muy buena presencia de trabajadores, representantes de partidos políticos –entre ellos la Unidad Popular-  y con una fuerte presencia de militancia, dirigentes de sindicatos centrales del PIT-CNT, del Sunca, de la Untmra. Pero sobre todo, con mucha participación de vecinos –trabajadores, jubilados, estudiantes, desocupados, comerciantes- de una ciudad cuyos comercios cerraron a las 18:00 horas en apoyo a este acto, marcando una sintonía en la preocupación por las fuentes de trabajo. Allí estuvo CX36 y Hernán Salina realizó un informe en ‘Mañanas de Radio’ de lo vivido allí, que transcribimos a continuación y que puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/informe-juan-lacaze-28-1-2017-audios-mp3_rf_16718122_1.html

A unos 148 km. de Montevideo, por la Ruta 1, en el departamento de Colonia, está Juan Lacaze, una ciudad con una tradición industrial y con una tradición de población identificada con la izquierda históricamente en nuestro país, que tuvo un alto porcentaje de militantes presos, tiene mártires, una tradición de organización sindical muy importante, estamos hablando de parte de una historia, de la mejor historia de la izquierda y del movimiento sindical que, como tantas cosas de esa historia, ha ido cambiando. Y el paso del tiempo y de los acontecimientos que se han dado en nuestro país, también ha llegado a Juan Lacaze que de todas maneras ha mantenido un alto porcentaje de votantes al Frente Amplio. Dejemos de hablar en este caso de apoyo a la izquierda y digamos de votantes al Frente Amplio.
Se habla de porcentajes de votos altos similares a los de los lugares que todavía tienen altos porcentajes de votos aquí en Montevideo. Y es, por ejemplo, la única ciudad de Colonia que tiene un alcalde frenteamplista, en un departamento que está gobernado por el Partido Nacional.
Cuando existía la textil Campomar y Soulas, nos decía un jubilado ayer, que después vanos a escuchar, que tenía en su momento unos 2.000 trabajadores con un buen ingreso de sueldos que permitían vivir bien, sin lujos pero decentemente, hablamos de década de los 60 por ejemplo. Y con una actividad industrial importante, la propia Fanapel, esta fábrica que ahora mandó alrededor de 300 trabajadores a seguro de paro, unos 250 empleados directos de Fanapel que está en manos de capitales argentinos y unos 40 o 50 que son de tercerizadas. Los propietarios de Fanapel se quejan de los altos costos que implica la producción. Que vendió unas 7.000 ha a UPM por las que recibió unos U$S 42 millones.
Con parte de eso, unos U$S 16 millones achicaron la deuda financiera que mantenía la empresa. Y que ha visto modificado sus números respecto a las ventas que hacía, fundamentalmente a Argentina a partir de que se fue Cristina Fernández de Kirchner y con ella se fueron las medidas de protección y de intercambio dentro de lo que es el Mercosur, pese a las dificultades que el mismo ha tenido, y ha ingresado papel y productos de China, entre otras cosas. Y eso ha golpeado directamente a la producción de Fanapel que está en manos del grupo Tapebicuá de Argentina.
Un grupo que por cierto, en Argentina dio pérdidas a noviembre del año pasado por unos U$S 184 millones en la actividad en Argentina. Aquí algunas cifras manejan que ha dado ganancias.
Todo el tema del papel, Ángeles, daría para mucho, se calcula que se están produciendo 400 millones de toneladas anuales en el mundo, de eso sólo unos 25 millones va para papel de diarios. Lo demás y lo que va creciendo es papel doméstico, papel higiénico. Un alto porcentaje es para papel de packing, para envolver productos, lo que va creciendo en producción de papel es eso en el mundo, y entre otras cosas los trabajadores plantean reconvertir el tipo de producción de Fanapel a ver si no se puede ir hacia esa área.
Fanapel vende un 89% de su producción a la Argentina que significa el 60% de sus ingresos -cifras aproximadas- y tiene el 70% del mercado uruguayo de papel.
Papiros, esa firma bastante conocida en nuestro país, es de Fanapel.
Bueno, en esa Juan Lacaze, donde nos tocó ir en los años 93 a las movilizaciones cuando el cierre de Campomar, fuimos por el entonces semanario La Juventud, con las viejas máquinas de fotos que se revelaban en blanco y negro en el propio semanario, y nos tocó ir más de 20 años después, ahora, a ver el cierre de Fanapel que ojalá no fuera definitorio, y vimos la realidad de hoy, lo que ha golpeado la realidad de este país el movimiento sindical, las expectativas, los niveles de organización, los niveles de convencimiento.
Bueno, Gustavo López que va a ser invitado el lunes a las 9:00 de la mañana, integrante del Coordinador Nacional de Unidad Popular, además con toda su trayectoria de militancia sindical, nos transmitía elementos de análisis interesantes sobre qué ha pasado con la cabeza de los trabajadores, con la ideología que no hay una sola por cierto y que los trabajadores son hoy, vaya si serán campo de disputas ideológicas en este país tan complejas.
Una Campomar y Soulas que cerró en el 93 - 94 y que aun se le debe a sus trabajadores, se les pago parte de esa deuda con frazadas que los trabajadores tuvieron que vender en la mejor de las suertes. Y después quedó, casi testimonial, una cooperativa Puerto Sauce que reúne a unos 100 trabajadores aproximadamente, quedó ahí como un testimonio, eso es lo que quedó de experiencia textil. Hablamos de una población de unos 12.000 habitantes aproximadamente, ayer difundían un volante con algunas cifras. Más del 21% de los habitantes, casi la quinta parte tiene más de 60 años. El 58% de la gente de más de 14 años trabaja o está buscando empleo. Más de 700 personas viajan para trabajar. Ha descendido la matrícula educativa, que tiene un 25% de abandono la educación cuando el promedio a veces en el país es de un 6%.
Una Fanapel que en 2012 ocupaba a 1.080 trabajadores y ahora, como decíamos, ocupa a unos 260 a lo que hay que sumar el personal de la vigilancia, tercerizados, en fin.
Y la textil que antes era Agolan, que se cerró también después de una época con subvención de la Corporación Nacional para el Desarrollo, en el 2012 tenía 350 trabajadores desde el año pasado y hasta ahora tiene unos 90 trabajadores.
Con mucha presencia de gente, ayer en la cuenta de la Radio, en Twitter, en @centenario1250 fuimos colocando algunas imágenes, algún video breve, en la calle central José Calvo frente a un club Cyssa que yo, que hacía años que no iba a Juan Lacaze, habla de un Juan Lacaze de otra época, con otro nivel económico. Vi de afuera las instalaciones pero imagínense, no es un club de barrio de bochas, habla de un nivel de inversión económica para una institución social, importante.
Se hizo en la calle, una calle angosta, con muy buena presencia y con una fuerte presencia de militancia, dirigentes de sindicatos centrales del PIT-CNT, del Sunca, de la Untmra. Pero decíamos, con mucho apoyo de la ciudad, vimos muchos carteles en comercios que cerraron después de las 18:00 horas en apoyo a este acto y marcando una sintonía en la preocupación por las fuentes de trabajo. Veíamos a trabajadoras, por ejemplo, de las mutualistas locales con sus túnicas que están preocupadas porque van a ser de los afectados también si cierra y así se mencionó en las intervenciones.
Y bueno, lo que se anunciaba como asamblea abierta, quizás fuimos con una expectativa de que al escuchar el concepto de asamblea abierta pensamos que iba a haber muchas intervenciones, que iba a hablar la población, que iba a haber micrófono abierto, etc. Pero el acto todo duró 25 minutos, se pasó el Himno Nacional y hablaron 3 oradores, un dirigente local del Sunca que lo presentaron como Coco, una docente de Secundaria de Ades local, de Fenapes y el dirigente de Fanapel Marcelo Olaverry con el que hemos hablado aquí en la Radio en distintas oportunidades.
Bueno, mucha presencia de prensa, vimos muchos jóvenes, asistió gente de distintos puntos. Agradecieron, por ejemplo, la presencia de trabajadores que fueron desde Pando y otros puntos del departamento de Colonia.
Pero vamos a escuchar lo que decía Camila, profesora de Enseñanza Secundaria hablando en el acto ayer en Juan Lacaze.

 

LOS DOCENTES “COMPROMETIDOS EN LA DEFENSA DE LOS DERECHOS MÁS FUNDAMENTALES” PRESENTES EN LA MOVILIZACIÓN

Camila: Hoy los trabajadores de la educación nucleados en la filial de Fenapes Juan Lacaze, decimos presente en esta convocatoria que enaltece los valores de unidad y lucha que siempre han caracterizado a esta ciudad.
Lamentablemente, el panorama nos muestra una vez más cómo los trabajadores terminamos siendo rehenes de nuestros ámbitos laborales y de una realidad que castiga en algo tan fundamental como es el derecho al trabajo digno y a la estabilidad laboral. Golpe bajo para muchos sectores, incluida nuestra Educación Pública que este año 2017 atravesará un nuevo ámbito de discusión por presupuesto. Presupuesto que se traduce en mejoras integrales para la educación y que aún es insuficiente, y así todo se va a volver más precario.
No hay recursos para infraestructura y materiales, hay menos grupos y hay más docentes viajando afuera de la ciudad para poder trabajar.
Todo eso se reduce a que la educación se precariza, y si ella se precariza, nuestro trabajo como profesionales de la educación también.
Sabemos que serán momentos difíciles, pero también creemos firmemente que es fundamental la unidad de los trabajadores y de todo el pueblo para poder apoderarnos e las herramientas y las ganas de luchar, solos no vamos a poder.
Ahora, bien, por la tradición fabril pasada, las fuentes de trabajo presentes y los futuros trabajadores que hoy pueblan nuestras instituciones educativas, es que decimos acá estamos, con compromiso y con solidaridad, frente a un panorama que aún no nos permite enunciar ninguna respuesta o solución mágica. La motivación radica principalmente en acompañar a nuestra propia familia, a nuestros amigos, a los alumnos, a los ex alumnos, a los compañeros y a todos los padres y madres de nuestros estudiantes. Desde allí nos inspiramos para decir que ninguno de nosotros estará solo si buscamos en los demás la posibilidad de acompañar, de contener y de proyectar, porque de eso se trata. De fomentar esta gran asamblea, esta gran unión, de continuarla en el tiempo para que todos juntos como comunidad logremos sacar adelante buenas propuestas y oportunidades para quienes hoy poseen un panorama de incertidumbre.
Es esencial para nosotros que nuestros liceos sigan siendo ese lugar de referencia para todos, y más que nunca ante la incertidumbre y la búsqueda de respuestas sobre los días que vendrán. Y eso si todos nos involucramos y trabajamos para ello, entendiendo que el mejor clima para la educación dentro de un liceo, se construye cotidianamente por el deseo de todos nosotros en querer cambiar y mejorar la calidad.
Más que nunca emprenderemos la tarea de generar espacios que permitan la conquista de espíritu sincero, comprometidos en la defensa de los derechos más fundamentales, críticos con la realidad que nos rodea y reflexivos en cuanto a sus proyectos y expectativas.
Nuestros jóvenes nos merecen siempre, merecen que todos los adultos seamos ejemplo para cambiar. ¿Y entonces, qué mejor que proponernos a todos juntos trabajar con ellos para forjar su futuro?
Sin ser reiterativos pensamos que hoy el panorama de nuestra ciudad merece un tono de alerta, pero que ese tono no nos acorrale en la oscuridad del individualismo y del egoísmo sino que nos invite a redoblar las ganas de resistir, de construir para cambiar. La ciudad toda se lo merece y nuestros adolescentes también se lo merecen. Pensar en ellos, en su futuro, en la posibilidad de plantear un Juan Lacaze donde todo el trabajo digno y la estabilidad laboral ya no sea algo que les quite el sueño a muchos. Pero para eso hay que pensar, hay que pensar en uno mismo y hay que pensar en todos los demás, y saber qué es lo que uno puede aportar desde su propio lugar. Siempre se pueden plantear ideas, siempre se puede idear, aunque en el camino retrocedamos, nos cansemos pero siempre el proyectarse, el pensar, el ir para adelante anima, y más si lo hacemos juntos. Porque no hay manera más linda de subirnos al barco del cambio sabiendo que en ese barco vamos todos.
Y ese todos nos comprende a los trabajadores, a las trabajadoras, a los adolescentes, a los niños, a los jubilados y también a las autoridades, todos hacia el mismo lugar y con el mismo grado de compromiso. Porque acá no hay diferencia de poder y capital cuando se trata de hacer resurgir a un pueblo, el trabajo es de todos y la conciencia de cambio también es de todos. Por eso, ya no será momento de quedar en el discurso, hay que reaccionar y organizarse para actuar.
La consigna central para hoy es el trabajo, porque sin el trabajo no hay futuro. Pero nosotros, desde nuestro lugar de trabajadores de la educación, redoblamos el sentimiento de todos los compañeros y decimos que la educación también es una herramienta fundamental para las conquistas y es una educación que trascienda el aula, que trascienda el liceo. Que es una educación que hable de valores, una educación que hable de unión y una educación que hable de lucha. Y hoy, a todo el pueblo lacacino, le agradecemos porque hoy comenzamos a educar hacia ese sentido.
Muchas gracias.

 

“FANAPEL ESTÁ CERRADA Y MÁS ALLÁ DE LAS NEGOCIACIONES QUE ESTAMOS TENIENDO NO TENEMOS FECHA DE APERTURA”

 

Bueno, esto era lo que decía Camila, así fue presentada, docente de Secundaria vimos banderas de algunos gremios, también de los docentes de Secundaria.
Y luego del acto, también habló en el acto, fue la intervención de cierre, pero vamos a elegir para resumir también lo que conversamos con el dirigente Marcelo Olaverry del sindicato de Fanapel reflejando cómo están los trabajadores viendo este proceso, cómo se paran ante la realidad.
Además hablamos de un sindicato de una producción que está vinculada a las papeleras, a las pasteras que ven la actividad de las pasteras como una salida también a su fuente de trabajo. Ya como parte del acuerdo por venderle tierras, recordemos que UPM le vende celulosa a Fanapel, lo que también afectó en fuentes de trabajo. Sin embargo le quita fuentes de trabajo pero le ayuda en la ecuación de los costos para poder competir con otros, incluso con lo que viene de China, de Asia en materia de productos de papel, los trabajadores se aferran a esa posibilidad como vamos a escuchar y apuntan a que desde la actividad privada surja la solución a las fuentes de trabajo. Y anuncia también, Marcelo Olaverry, lo que van a hacer en los próximos días. Vamos a escuchar lo que hablábamos con él al finalizar el acto

Marcelo Olaverry: Lo que quisimos hacer hoy era esto, decir las cosas como las veíamos, ser lo más directos posible. No creemos que las condiciones acá sean andar diciendo que vamos a abrir Fanapel o vamos a esperar a la semana que viene.
No, somos muy directos, Fanapel está cerrada y más allá de las negociaciones que estamos teniendo no tenemos fecha de apertura. Y lo que principalmente nosotros creemos es que acá tenemos que discutir todos los actores sociales, políticos, sindicales, tenemos que crear una gran mesa de diálogo sobre el trabajo de Juan Lacaze que es el problema que viene aquejando hace años acá a la localidad.

 

HS: ¿Y cuáles serían las alternativas para esas fuentes de trabajo, por ejemplo?

MO: Bueno, nosotros los trabajadores hoy como posibilidades más firmes de trabajo o más cercanas en el tiempo, vemos el puerto de Juan Lacaze que sigue estando cerrado, que siguen sin darle importancia y el parque industrial como posibilidades de desarrollo, un parque industrial que hay que refundar de nuevo o acomodar de nuevo, porque lo que hoy tenemos como parque industrial sabemos que es imposible que venga algún inversor.

 

HS: ¿Y desde el gobierno qué se les ha dicho por los reclamos que plantea Fanapel y por otras posibilidades?

MO: Nosotros lo dijimos muy claramente arriba del escenario, nosotros vemos una preocupación muy amplia del Poder Ejecutivo en este último tiempo para solucionar el tema Fanapel. Nosotros queremos solucionar el tema Fanapel pero queremos dejar comprometido también al Poder Ejecutivo a discutir el tema grande.
¿Y por qué insisto tanto en el tema grande? Porque mañana si reabre Fanapel nosotros tenemos miedo de que sea por un año, por un año y medio y después volver a discutir esto. Tenemos que tratar la enfermedad grave, si es grave la tenemos que tratar y tratar de extirpar. Creemos que es el momento en que Juan Lacaze tiene que dar ese paso, y bueno, si los trabajadores papeleros y los trabajadores (...) somos los que plantamos la semillita, ojalá que sea así y después recordemos el 27 de enero como una fecha de quiebre en Juan Lacaze.

 

HS: ¿Qué presencias hubo, para que le cuentes a la audiencia? Vimos trabajadores de distintos ámbitos y decías que hubo presencia del espectro político local también importante

MO: Sí, estaba el alcalde con los concejales del Partido Nacional y del Frente Amplio. Estaba la Intendencia de Colonia, la secretaria de la Intendencia de Colonia. Estaba la diputada Mercedes Santalla, estaba la diputada Reisch, el diputado Roselli nos mandó un saludo porque no pudo venir pero se hizo presente y nos ha acompañado en todo esto. Daniel Bianchi también se ha hecho presente y nos está acompañando permanentemente y están a disposición.
Estaban los compañeros del Partido Independiente. Hubo sindicatos de Montevideo. Hubo un amplio espectro político, estuvieron todos los representados y todos los actores políticos. Crear, fomentar y creer que mañana podamos hacer una mesa más amplia de negociaciones, es lo que nos ha hecho un poco creíbles de poder juntarnos a todos e ir todos juntos, ni uno adelante ni uno atrás para sacar el tema laboral en Juan Lacaze.

 

HS: ¿Y qué le decís a la gente que dice que Juan Lacaze tiene más de 12.000 habitantes, no parece tanto una fuente de trabajo de 250 a 300 personas? ¿Cuál es el efecto más amplio que esto tiene?

MO: Hay análisis que se pueden hacer muy rápido, hay análisis macro que a veces no coinciden con la realidad de un pueblo. La realidad de un pueblo es que si vos le sacás el segundo motor económico que tiene, le sacás Fanapel, no son 250 familias que se quedan sin laburo, vos lo multiplicás. Nosotros siempre decimos que por cada trabajador, en cualquier espectro, sobre todo en los pueblos chicos, de cada trabajador dependen alrededor de 6 familias, entre comerciantes, todo el espectro que se mueve alrededor.
Bueno, somos responsables también de esas 6 familias, también en el tema social, nosotros tenemos compañeros, de los 160 que están en el seguro de paro, 140 compañeros estamos en la franja de entre los 30 y los 55 años, que tenemos un promedio de 18 a 20 años de trabajo. ¿El mercado laboral hoy está pronto para absorbernos, para poder tener posibilidades de laburo? No está pronto el mercado laboral, los trabajadores no estamos capacitados, yo hace 20 años que hago paquetitos de a 4 de fotocopias en la fábrica, paquetitos de a 4 no voy a hacer en ningún otro lugar del país.
Bueno, tendremos que salir, prepararnos y ese es el desafío que nos planteamos.
Pero a veces manejar números macro, son duros, son difíciles y los números macro te pueden indicar la realidad de un país, pero los problemas puntuales no, no coincidimos en el análisis.

HS: Lo último, Marcelo. ¿Qué pasos concretos quedan en esta semana, algo que vaya a ocurrir?

MO: Esta semana, el miércoles estamos yendo a reuniones en el Ministerio de Trabajo y Ministerio de Economía, estamos yendo a reuniones con la bancada del Partido Nacional. Estamos teniendo la reunión tripartita con fábrica y ya nos vamos a poner a organizar la mesa esta que planteamos para Juan Lacaze como plenario.

HS: Y mientras tanto están con el seguro de paro. ¿Hacen algún otro tipo de actividad como sindicato?

MO: No, nosotros por lo pronto ahora estamos en el seguro de paro y ya nos vamos a juntar con Inefop para buscar algún tipo de alternativa para, si es posible en el mes de febrero, por lo menos para la primera quincena de febrero.

 

LA OTRA JUAN LACAZE

 

Eso nos decía al culminar el acto en el centro de Juan Lacaze, Marcelo Olaverry, dirigente del sindicato.
Y luego ahí, mientras se desarmaba el estrado, conversamos con Juan Carlos, jubilado que trabajó en el otro emblema industrial de Juan Lacaze que fue Campomar y Soulas. Lo escuchamos.

 

Juan Carlos: Es un tema que se veía venir, que la fábrica Fanapel ya no era lo mismo que había sido en otros años, digamos. Y todo el problema social que contrae todo eso, se siente, acá en el pueblo se siente

HS: ¿Usted nació acá Juan Carlos?

Juan Carlos: Sí, sí, hace 69 años.

 

HS: O sea que le tocó ver una época, le tocó vivir un Juan Lacaze que según me cuentan otros veteranos, era una ciudad con gente con buen sueldo.

Juan Carlos: Sí, sí, en aquella época sí, indudablemente. Yo arranqué a trabajar a los 18 años, porque en aquel tiempo quizás tendría que haber estudiado, pero bueno, la oportunidad de entrar y se ganaba muy bien. Entonces, un poco que opté por esa opción, se ganaba muy bien.

 

HS: ¿De qué época hablamos?

Juan Carlos: Entre el 65 y el 67, por ahí

 

HS: ¿Ya en Campomar?

Juan Carlos: En Campomar, que había 2.000 personas ahí, había familias de 4 integrantes y trabajaban los 4 en la fábrica, quiere decir que había 4 ingresos, fíjese si sería importante. En aquel tiempo no había la tecnología que hay hoy y entonces no se compraba nada, pero se comía muy bien, el asado no faltaba y todo lo demás

 

HS: ¿Los dueños eran uruguayos en ese momento?

Juan Carlos: Sí.

 

HS: Y la organización sindical era fuerte.

Juan Carlos: Sí, sí, estaba muy compenetrada en el tema y trabajaban bien.
Pero generalmente, como la fábrica tenía muy buenas ganancias porque había una buena exportación y los productos de Campomar eran reconocidos en el mundo, aunque siempre teníamos esa que yo siempre me acuerdo, el uruguayo es así, a veces hinchamos más lo de afuera que por lo nuestro. En un momento había un cachemir que se hacía acá que era uno de los mejores del mundo, pero para que se vendiera en el Uruguay había que ponerle "made in England". Entonces la gente lo compraba pensando que era inglés y era el de acá. Porque a veces nos engañamos, yo no digo que lo mejor (...), pero también nosotros sabemos hacer cosas buenas.

 

HS: ¿Así que le tocó trabajar hasta el final de Campomar?

Juan Carlos: Sí, hasta el final. Y al final me quedé sin trabajo con mi señora.

 

HS: Hubo movilizaciones grandes también, hablamos del 93 - 94, gobierno de Lacalle

Juan Carlos: Claro, en el gobierno de Lacalle.
En el 95 se reabrió, se formó Agoland y ahí ingresamos 200 y monedas de personas, yo era administrativo en la anterior pero me tocó ir a la portería. Y bueno, cumplí hasta que me pude jubilar en el 2006

 

HS: Y ahora, en cuanto a actividad textil, quedó una pequeña cooperativa.

Juan Carlos: Sí, que está trabajando bien, pienso que funciona bien.
El tema del cooperativismo, para mi manera de ver, habría que hacer cursos como hay en la UTU de cooperativismo, porque a la gente a veces como que nos gusta, vamos a ser claros, yo hago lo mío pero si el otro puede hacer menos, hace menos. Entonces, tratar de concientizar a esa gente para que sepa que es de todos, que todos tenemos que poner la misma voluntad y la misma calidad de trabajo.


HS: ¿Y sin ser esa cooperativa que se achicó y esto de Fanapel, qué otra fuente de trabajo hay?

Juan Carlos: Acá está la fábrica de productos lácteos que está aquí en la entrada en la Ruta 54. Abarca a un importante número de gente, está trabajando muy bien, esa es otra fuente de trabajo. Y después el comercio...

 

HS: Claro, y después gente que va a afuera de la ciudad a trabajar.

Juan Carlos: Ah, de acá salen ómnibus de ahí de la plaza, salen todos los días, gente que se especializó acá y que allá en UPM o en Montes del Plata enseguida los tomaron porque es gente con experiencia, así que acá hicieron una escuela bárbara. Y esa gente elegía entre un tipo que no sabía nada a uno que tenía una experiencia de 10 a 20 años, lo tomaban enseguida, y ganan muy bien ahí.
Lo único que tiene que viajar todos los días, son más de 2 horas de viaje.

 

HS: El tema ha cambiado acá.
¿Pero viendo esta realidad de la gente que vino acá al acto, qué le parece, con ese camino, esa historia de ver otros tiempos de lucha, qué le parece que se debe hacer como pueblo ante esta realidad?

Juan Carlos: Y yo creo que estuvo bien hoy, fue concisa, la conferencia fue corta pero bien, había gente de todas partes, de la enseñanza, por ejemplo, y bueno, no se actuó en forma política, porque hay veces que alguien dice, bueno, si empiezan a hablar de esto me voy, como dijo el dirigente que estuvo muy bien ubicado.

 

HS: Claro. Pero ha planteado el desafío de cómo se mueven para lograr fuentes de trabajo.

Juan Carlos: Sí, sí. Y bueno, no es fácil.

 

LA SITUACIÓN DE LOS JÓVENES

Así hablaba Juan Carlos, jubilado de Campomar y Soulas, como un reflejo un poco de cómo se viven estas cosas en el Uruguay de hoy, en Juan Lacaze, en un acto con fuerte presencia de militantes del Sunca, de la Untmra, que pudimos ver ahí en torno al estrado.
Y para cerrar, muy breve, quizás ustedes llegaron a escuchar ahí una voz que aparecía, que hacía algunos apuntes mientras conversábamos con Juan Carlos, que es Francisco, un joven que se acercó como tantos gurises que quizás andarán por ahí por los pueblos y ciudades. Y aquí también en Montevideo, que cuando nos íbamos después ahí estaba en un murito con algunos amigos y nos hacía señas de que quería hablar.
Y hablamos muy brevemente, por qué no también Francisco con sus 20 años, por qué no darle la palabra también en la 36. Con él cerramos este vistazo rápido de lo que pasó ayer en Juan Lacaze.

Francisco: ...quiero que abra Fanapel, Ecolat y la textil así hay trabajo y puedo anotarme que tengo 20 años, voy para los 21 el 5 de marzo.
Gracias

HS: ¿Y qué hacés ahora Francisco?

Francisco: Me anoté en el Uruguay Trabaja a ver si hay una changuita ahí, porque el año pasado trabajé ahí.
Liceo no hice, UTU tampoco y escuela tampoco, la escuela hasta los 9 años.

 

HS: ¿Y qué hacés durante el día entonces, qué actividad tenés?

Francisco: Ando en moto y voy para la casa de mis amigos.