“EN 1905 LOS HOMBRES Y LAS MUJERES DE RUSIA
YA TENÍAN BIEN CLARO QUE EL ENEMIGO A
SUPERAR ERA EL CAPITALISMO”
Entrevista al profesor Andrés Freire, 24 de febrero de 2017.

 

“Las mujeres tuvieron un protagonismo muy grande, tanto sea en el estallido de la Revolución Francesa como en el estallido de la Revolución de Febrero del 17”, dijo el profesor Andrés Freire en ‘Mañanas de Radio’ a donde concurrió invitado para hablar de la Revolución de Febrero de 1917. En ese marco, habló de los antecedentes, detalló la coyuntura internacional en ese momento, se refirió a la lucha ideológica y subrayó que “los hombres de Rusia y las mujeres de Rusia, en 1905 ya tenían bien claro que el enemigo a superar era el capitalismo”. Transcribimos la entrevista que Usted puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/prof-andres-freire-24-2-2017-audios-mp3_rf_17202958_1.html

 

María de los Ángeles Balparda: El invitado del día es el profesor Andrés Freire que además viene con un tema que ahora lo vamos a presentar pero primero le damos los buenos días. ¿Cómo andás Andrés?

Andrés Freire: Buen día Ángeles, acá estamos un poquito tratando de aportar un poco de luz y sal en este momento donde mañana se conmemoran los 100 años de la Revolución de Febrero de 1917 que es el prólogo de lo que nosotros aparte como organización hemos establecido analizar y difundir este año que es el Gran Octubre Rojo, lo que fue la creación del primer Estado socialista en la historia de la humanidad, en octubre de 1917

 

MAB: Claro, y hay que conocer un proceso para esto.

AF: Sí, es un proceso de décadas donde se juntan una serie de condiciones históricas, bien dicen los historiadores que sin la Primera Guerra Mundial no hubiera habido Revolución Rusa, pero también se juntan lo que es la trinchera de ideas y el debate ideológico. Porque sin el ‘Qué hacer’ tampoco hubiera habido Revolución Rusa.

 

MAB: ¿Para hablar del 17 hablamos del 5?

AF: Para hablar del 17 hablamos del 5 y para hablar del 5 hablamos de hoy, porque hay una serie de preconceptos a analizar. En primer lugar que nosotros estamos viviendo en un momento de confusión ideológica. Eso es lógico porque a medida que el sistema va a entrando en crisis, la crisis no sólo es de la ideología de la clase dominante y eso también vemos cómo empiezan a asomar algunos fenómenos de fascifización y también entra en crisis nuestra ideología y tratan de aparecer aportes que no son tales y desvirtuarla y llevarla para otro lado. Eso es parte del desarrollo histórico normal ¿no?
Eso te lo quería decir porque los hombres de Rusia y las mujeres de Rusia, en 1905 ya tenían bien claro que el enemigo a superar era el capitalismo.
Yo recuerdo mucho una escena magistral de "El acorazado Potemkin" en el cual llegan, baja la tripulación del barco a confraternizar con la población y aparecen una serie de mujeres, sobre todo, haciendo unos discursos muy incendiarios, porque las mujeres tuvieron un protagonismo muy grande, tanto sea en el estallido de la Revolución Francesa como en el estallido de la Revolución de Febrero del 17, que eso lo vamos a analizar después. Y en ese momento se hacen gritos de ¡Muerte al zar! ¡Abajo la autocracia! Y aparece un hombre, que vendría a ser un pequeño burgués, de traje y corbata y grita ¡Muerte a los judíos!
Entonces, lo que hacen inmediatamente los trabajadores es, bueno, lo agarran a trompadas y lo retiran, sale de escena el personaje. Eso porque también, durante mucho tiempo se busca desviar la atención. En la época de la Revolución Rusa, por ejemplo, es cuando se creó un propagandista de ultraderecha antisemita creó un panfleto difamatorio que se llama "Los protocolos de los sabios de Sion", lo quiso hacer pasar como que eso era un documento que habían hecho los judíos y que atrás de eso había un plan judío de dominación del mundo, es un documento falso que lo hizo un propagandista de ultra derecha. Que luego, la policía política del zar, la Ojrana, lo distribuyó. Y que luego los rusos blancos contrarrevolucionarios (...) lo difundieron por el mundo. Entonces, por ejemplo ahí porque a veces vemos ciertos discursos que aparecen y que terminan reproduciendo cosas que son falsas y que luego fueron utilizadas por la propaganda nazi fascista en la década del 30 y que son cosas que cada tanto reaparecen.
Entonces, no, el enemigo a superar no es ni tal pueblo, ni tal género, ni tal raza, ni tal religión, es el capitalismo.

 

MAB: Pensando en el que está escuchando la Radio, no es un tema este de dominio cotidiano ni mucho menos, no es lo que la gente está acostumbrada a escuchar.
¿Cómo tomar esta información? Porque es información primero que nada, y con una evaluación, una toma de posición, pero hay información.
¿Cómo ordenarlo en el que anda en cosas?

AF: Bueno, nosotros estamos trabajando en eso, tenemos nuestro aporte y veremos qué es lo que hace la organización con él.
Ahora, cuando tú decías esto hay una cosa que sí, porque aparte el lenguaje es otro tema que está desnaturalizado. Por ejemplo, la palabra revolución, ¿qué es una revolución? ¿El Plan Ceibal es una revolución? Por supuesto que no.
No es revolución darle un juguete básicamente a un niño para que entre a Facebook, a las redes sociales, no es revolución.
Revolución es una transferencia por la fuerza del poder del Estado, es eso. Resumiéndolo, se le quita a los señoritos a las buenas o a las malas, eso es una revolución, punto, no es otra cosa. Es cuando el poder, que lo tiene tal clase social representante, pasa a otra clase social. En el medio de una serie de situaciones previas, porque no es lo mismo lo que es una situación revolucionaria, es decir, el momento en el cual el sistema entra en una crisis global donde ya no puede seguir funcionando como antes, donde es desafiado, donde empieza a surgir un doble poder y eso, si no se concreta a veces, muchas veces en un resultado revolucionario porque hay un golpe de Estado que es una contrarrevolución preventiva porque aparece el fascismo y se impone, porque hay una transacción, porque hay una revolución pasiva. Pueden pasar muchas cosas.
Pero la revolución es una transferencia por la fuerza del poder del Estado, es eso, no es otra cosa. Si el poder no cambia de mano, y eso lo vemos en las políticas sociales, aquí ni siquiera hubo revolución sino tampoco reforma, tampoco podemos hablar de reformismo porque el reformismo es otra cosa.
El otro día departiendo con algunas personas les decía, bueno, si nosotros tuviéramos un gobierno reformista ya tendríamos el 6% del PBI para la educación sin ningún problema, porque un gobierno reformista lo haría. O sea, es una cuestión de que ni siquiera hay reformismo, ni siquiera hay social democracia, con todo lo que nosotros podamos cuestionar y criticar porque nuestra posición es otra, tampoco es eso, es algo más a la derecha todavía, más conservador, más reaccionario por momentos.
Ahora, el tema es ver cómo se genera la revolución, y decíamos en 1905, y ahí tenemos muchas puntas que nos llevan también al presente. La revolución de 1905 empieza con la famosa matanza del Domingo Sangriento.
En esa época había un movimiento sindical muy poderoso en Rusia que estaba desarrollado en parte por el partido socialdemócrata, más corrientes anarquistas que había, más otras corrientes (...), y también había un movimiento sindical paralelo organizado y subsidiado por la policía política. Que era dirigido por un sacerdote de la iglesia ortodoxa rusa, el Padre Gapón.
Este movimiento llamó a una manifestación, la manifestación que terminó el Domingo Sangriento, que era una manifestación totalmente festiva, era con un espíritu festivo en el sentido de que iban con imágenes religiosas, iban con retratos del zar, iban a pedirle al padrecito zar que aliviara las condiciones de vida del pueblo.
Y la política del zar, que era un política dubitativa entre un muy, muy tímido reformismo o la mano más dura, tenía como dos líneas paralelas en el gobierno actuando y en ese momento se impuso la más represiva y desencadenó una matanza de cientos de personas que fue la matanza del Domingo Sangriento que fue en 1905.
El Padre Gapón era un agente de la policía política. De hecho la policía política tenía infiltrado todos los grupos políticos, incluso al Partido Bolchevique, fijate que cuando triunfa la revolución se descubre que, por ejemplo, el principal representante en la Duma de los bolcheviques era un informante.
O sea, esto quiere decir que se hacía todo un trabajo de inteligencia y de infiltración que sin embargo no pudo detener los procesos políticos y sociales que se avecinaron. La policía política sabía absolutamente todo, pero igual no pudo hacer nada para detenerlo. Porque eso también cuando se ven a veces explicaciones reduccionistas de que tal proceso cayó porque estaba fulano o mengano, no, hay otras causas más profundas, fulano o mengano pueden hacer mucho daño, pero las causas hay que buscarlas en la estructura de las clases sociales, en la debilidad ideológica, en una cantidad de factores mucho más grandes.
Entonces, eso se supo después porque una de las cosas que hizo inmediatamente el gobierno revolucionario fue acceder a esos archivos y revisarlos, empezar a ver qué era lo que pasaba y ahí se descubrió. A partir de ahí se hicieron estudios, por ejemplo, de cuál es el perfil psicológico de la persona que toma esa posición.
Que normalmente vemos que son personas que en ocasiones tienen una pobreza muy grande y se venden por una situación realmente extrema, por pequeña cantidad de dinero, o personas que quieren tener un gran protagonismo, que quieren ser héroes por así decirlo, no lo logran y se transforman en villanos. Hay un perfil psicológico del tipo o la tipa que quiere escalar, que quiere tener una posición, que quiere ser representante y no puede y entonces se transforma en lo anverso. Eso está muy estudiado, hay un libro que se escribió en esa época que dice "Lo que todo revolucionario debe saber sobre la represión" de Serge que estudia esas personalidades, a través del estudio de decena o de miles de casos de personas que participaron. Y el Padre Gapón era uno de esos.
Claro, después de la matanza él como que se sintió indignado, por eso condenó al zarismo, llamó a la insurrección, pero luego se descubrió la verdad, que él era un infiltrado y fue ajusticiado.
Ahora, esa fue quizás la última manifestación pacífica en Rusia, la represión conmovió a todo el mundo porque fue totalmente indiscriminada, se cargó, básicamente los obreros como tales no estaban, era una manifestación más bien de mujeres, de niños por el carácter religioso. Sin embargo, bueno, hubo una respuesta de la gente que se armó como pudo asaltando armerías y ahí se desencadena la Revolución de 1905.
Que tiene también una relación muy clara con la derrota de Rusia en la guerra ruso-japonesa, que todos pensaban que la guerra iba a ser una clara victoria rusa y fue todo lo contrario porque ya el Estado feudal se estaba descomponiendo.
Ahí se hace la primera aparición de los Sóviets durante la Revolución de 1905

 

MAB: ¿Qué son los Sóviets?

AF: Sóviet es una palabra rusa que significa consejo o asamblea. Es una especie de asamblea donde se reunían delegados de las fábricas y de los campesinos en otras etapas, y finalmente también del ejército cuando el mismo cambia su carácter de clase. Porque el ejército normalmente, el Estado se mantiene a través de dos aparatos centrales, el aparato represivo, el ejército y la policía, y el aparato ideológico que son el sistema educativo, los medios de comunicación por ejemplo.
Entonces, cuando un régimen pierde el control del aparato represivo, está perdido, se perdió.
Esto se fue dando paulatinamente, a veces hay circunstancias, yo miraba, por ejemplo, en España con todos los desalojos, la gente decía si la policía se negara a desalojar. Bueno, eso sólo pasa en una etapa donde el sistema está en descomposición. Es muy ingenuo pretenderlo antes, y hay que tener en cuenta el carácter de clase del ejército, que no es lo mismo.
La otra vez se hablaba de los Comunicados 4 y 7, el peronismo. Bueno, no es lo mismo el carácter de clase del ejército en Ecuador, en Perú, en Bolivia, en Venezuela, que en Uruguay, en Argentina, en Brasil porque son carácter de clase diferente, el origen de clase es otro, eso es muy importante.
Y en Rusia, por ejemplo, el origen de clase cuál era, la oficialidad eran nobles, los suboficiales eran de carrera, son los que dirigen el motín en algunos lugares, eran de carrera y de origen obrero. Y los soldados mayoritariamente campesinos.
¿Ahora, qué pasa? Durante la Guerra Mundial hay una enorme mortandad de oficiales, hay una enorme mortandad de los cuerpos de choque, la guardia del zar, todo eso. Entonces, cuando vemos los sucesos de febrero de 1917 llegamos con un ejército que fue muy debilitado por la pérdida de su cuerpo de choque que eran lo que habían dirigido la represión, la Guardia Cosaca, todos esos en 1905, los que reprimen, bueno, esos mueren muchísimos en la guerra, mueren muchos oficiales, ascienden al mando efectivo los suboficiales que tienen otro origen de clase, es decir que ya no es el mismo ejército, cambia la composición de clase. ¿Por qué el ejército se va a sumar a los revolucionarios en su gran mayoría? Bueno, porque no es el mismo ejército, porque ya la oficialidad de origen noble prácticamente no está. E incluso algunos, que lo vamos a ver después en otro momento, también se van sumando al proceso revolucionario, por otros factores, porque ven que es la única fuerza posible de defender también al país porque hay un tema de invasión extranjera, de intervención de otras potencias, o sea, hay muchos factores que van a (...)
Pero decía eso, que hay un cambio en la composición de clase del ejército, no es el mismo ejército.
Ahora, volviendo al tema, tenemos que ir a dos cosas que es lo estructural y lo ideológico. En la estructura económica y social de Rusia tenemos que el 90% de la población o más son de origen campesino, atados a la servidumbre, existían todavía relaciones feudales. Con una clase media que empieza a surgir que son los kulaks, que luego van a ser los protagonistas de todos los intentos contrarrevolucionarios que va a haber posteriormente, y también, bueno, una clase obrera incipiente, que estamos en comienzos del siglo XX, pero que vive como en Europa en los comienzos de la Revolución Industrial. Y una burguesía también muy débil y un sector ultraconservador, la figura del zar. Era tan conservador, hay una anécdota ilustrativa de cómo era el grado de atraso político en el sentido de que había habido otro candidato al trono que era el hermano de San Nicolás II que era Constantino.
Y los liberales, por ejemplo, que había en la época, lo veían a Constantino y gritaban Constantino y Constitución, porque el tan Constantino había prometido que podía haber una Constitución.
La gente común y corriente escuchaba eso y decía, Constitución será la esposa de Constantino. Ese era el grado de atraso.
En lo ideológico nosotros encontramos el Movimiento Anarquista con sus ideas tradicionales, encontramos un partido que es el Socialista Revolucionario que está dividido, muy dividido entre un Partido Socialista Revolucionario fracción izquierda que luego finalmente durante un período va a apoyar a la experiencia bolchevique. Y tenés luego el Partido Socialista Revolucionario fracción derecha que son los que van a estar en el poder en el período febrero - octubre y que van a ser barridos sobre todo por su decisión de continuar la guerra a cualquier forma, algo totalmente (...)
Y después tenés el Partido Socialdemócrata, también dividido en dos facciones, aparte de los partidos burgueses.


Diego Martínez: Se da una casualidad que justo este proceso previo se da en 1905, y acá estamos hablando de 12 años entre ese estallido previo, inicial o lo que sea y la Revolución de Octubre.
Y que acá en el Uruguay, sin comparar los hechos porque claramente tienen connotaciones distintas, el Frente Amplio asume en el 2005, pasaron 12 años. O sea, cómo para algunas cosas el tiempo, 12 años puede ser tiempo suficiente, y cómo en estos momentos del mundo donde se dice siempre que va todo mucho más rápido, sin embargo los procesos se enlentecen, porque quizás sean otros los recorridos y los caminos.

AF: Lo que pasa que hay instantes donde se sintetizan contradicciones de décadas, eso sí, uno tiene que estar preparado para lo extraordinario. Lo extraordinario sucede en cualquier momento. Tú recordá que hace dos años nosotros vivimos un proceso que no era tan esperado así, cuando fue la famosa esencialidad que marcó un corte entre el Frente Amplio una minoría calificada de la sociedad. Que pone en riesgo el gobierno de perder el control de parte de su aparato ideológico. Eso para un partido tradicional de derecha no sería tan grave, para este sí, porque va a tener consecuencias a futuro que son enormes.
Ahora, yo te decía otra cosa, después teníamos el Partido Socialdemócrata dividido en dos corrientes la fracción minoritaria que es la bolchevique y la fracción mayoritaria que es la menchevique, que en realidad funcionaban como dos partidos.
El Partido Bolchevique era muy pequeño, a veces uno tiene la idea de que eran cientos de miles, no, era un partido muy pequeño, eran unos pocos miles de militantes con enormes discusiones internas entre sí.
¿Qué es lo que sucede? Bueno, cuando llega la Revolución de Febrero este partido va a ir acrecentando su posición, pero hasta febrero del 17 el partido ya existía, tenía unos puñados miles de militantes. Para lo que es Rusia, porque de repente decís en Uruguay un partido con 5.000 militantes es un partido de peso, pero un partido en Rusia de 5.000 o 6.000 personas es nada. Si bien, otra vez volvemos a lo mismo, era una minoría calificada, era un partido de cuadros, tenía incidencia mucho mayor de la que tenía porque afectaba a todo el conjunto social. Pero eran 5.000, 6.000 o 7.000 personas.
Al llegar febrero podemos hablar que es un partido de 250.000 personas, y al llegar octubre (...) un partido de 600.000 personas.

 

DM: Pero con el tamaño de Rusia igual.

AF: Sí, pero como te decía, también es un partido que se constituye en una minoría calificada, porque es un partido que se prepara, que estudia, que tiene incidencia en la sociedad, o sea, tiene muchos, muchos frentes de acción, sobre todo el frente ideológico al que Lenin tuvo especial cuidado. Había una carta por ahí de Engels de un momento anterior donde cita a Lenin en el qué hacer, que dice: si tienen que hacer compromisos lo único que no se puede hacer compromiso es en lo ideológico. A veces nosotros en la vida política hay que votar una ley, una comisión, bueno, se hace un compromiso.
A veces incluso se sostiene a un enemigo, Lenin le aconseja en su momento a los comunistas ingleses la posibilidad de que en determinado momento sostuvieran al laborismo inglés, Pero lo sostenés como la cuerda sostiene al ahorcado.
Pero nunca hacer un compromiso en lo ideológico, es el único terreno donde no se puede ceder.

 

MAB: Andrés, habría que hablar de qué pasaba en el mundo en ese momento para ubicarse lo que era este proceso que se estaba dando allí.

AF: Sí, por supuesto. Vamos a hablar sobre todo de la defección de la Segunda Internacional.
Lo de hablar del mundo y lo de que a veces no hay que tener miedo de ser minoría y minoría absoluta ¿verdad? Porque fijate que el mundo en el que estamos estaba cruzado por la Primera Guerra Mundial. Y la Segunda Internacional que nos recordamos en este momento porque fue la que proclamó, no el Día de la Mujer sino el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que es muy distinto al Día de la Mujer, son dos cosas totalmente diferentes.
Acá hay una cosa que es muy importante, el mundo estaba cruzado por la Primera Guerra Mundial a la que todos los partidos de izquierda más los movimientos anarquistas se habían comprometido a oponerse, se iban a oponer a la guerra, tenían su consigna de guerra a la guerra, y sin embargo se sumergen todos en el social patriotismo, en el social chovinismo, en el social imperialismo, en todo lo que le quieran llamar, todos se sumergen en esa gigantesca matanza de hombres que fue la Primera Guerra Mundial. Todos  se suman, incluso el Estado, el alto mando francés había previsto una cantidad de desertores del 10% y un plan para detener a los principales líderes sindicales. El plan no lo tuvo que ejecutar porque todos se enrolaron voluntariamente y la deserción no llegó al 1%, menos del 1%.
¿Quiénes son los que de entrada se oponen a la guerra y la denuncian? Bueno, Lenin, los bolcheviques, una fracción menor también de la socialdemocracia de Alemania que son los que concurren a la conferencia de (...) donde lo primero que hacen es sacar un documento condenando la guerra, denunciando la guerra, no en nombre de un pacifismo abstracto sino en nombre de los intereses de los trabajadores.
Y esta era una posición muy impopular en los comienzos, muy impopular. Se pagó un costo pero, hay una película por ahí que se puede descargar que es una película comercial, una miniserie que se llama "El tren de Lenin", que hay un actor reconocido, está en Youtube, el que quiera la puede descargar o visualizar allí, y hay un actor reconocido, Ben Kingsley, que es el que actúa de Lenin, y cuenta la discusión que tiene Lenin en Suiza si subirse o no al tren.
Parvus que es un alemán socialdemócrata, tan nacionalista como los otros, le vende al Estado mayor alemán la idea de sacar a Rusia de la guerra llevando a Lenin a ahí.
Lenin ya había tratado de llegar a Rusia por otra forma, habían buscado la posibilidad, por ejemplo, desde Inglaterra y desplazarse a Inglaterra, pero sabían que ahí los iban a poner presos porque ya había pasado.
Entonces, es la única posibilidad que él tiene, subirse a ese tren que le ofrecen los alemanes. Y hay una discusión muy dura con los mencheviques, hay una discusión muy dura con Plejanov, que había sido el introductor del marxismo en Rusia, había sido uno de los padres ideológicos si se quiere, columnista de Iskra, y Lenin tiene que enfrentarse a él, tiene que discutirle.
Y hay unas discusiones muy duras y en definitiva él se sube al tren y el otro le dice que lo van a acusar de traidor, de sectario, de oportunista. Y él dice, bueno, sí, los de siempre van a decir lo que quiera, pero a mí me interesa el pueblo.
Como un documento que escribimos nosotros una vez que dice: "siempre contaremos con el pueblo como reserva estratégica", se trata de eso.
Entonces ahí él se sube al tren y llega en ese contexto donde esa opinión tan minoritaria que era de rechazo a la guerra, se ha transformado en el sentir mayoritario del pueblo ruso, del pueblo alemán, de la mayoría de los pueblos. Porque además ese documento de (...) tiene repercusión, porque en otros lugares se empiezan a amotinar los soldados, la propaganda empieza a surgir su efecto. 
Y él llega a Rusia, y es interesante también señalar que él llega también con una posición minoritaria dentro de Rusia, porque cuando, en la revolución de Febrero, cae el gobierno provisional y asume como verdadero poder atrás de todo Kerenski que era un socialista de partidos extra revolucionarios fracción derecha, pero asume primero el príncipe Lvov, los partidos discuten qué hacer. Y todos los partidos, incluso el bolchevique, dicen que hay que participar del gobierno provisional, y Lenin dice no.
Incluso más, cuando él llega, si bien es aclamado y todo, el partido piensa, si bien él manda las cartas de lejos y dice ninguna colaboración con el gobierno provisional. Ya lanza la consigna todo el poder a los Sóviets en un momento donde los bolcheviques eran una pequeña minoría dentro de los Sóviets. Lanza esa consigna, prácticamente sin ningún apoyo, y el partido piensa, bueno, Lenin va a venir y va a cambiar de opinión. Todos esperaban que iba a rezongar a Molotov. Molotov que luego va a ser uno de los hombres clave junto a Stalin, Molotov era el único que sostenía la posición similar ahí.
Y todos piensan, va a venir Lenin y lo va a rezongar, y para sorpresa de todos Lenin se mantiene (...) con la Tesis de Abril y dice "ninguna colaboración con el gobierno provisional". Y va montando toda una estrategia que va ganando cada vez más partidarios y cada vez más acciones.
Eso también era algo a rescatar, que son posiciones que a veces son minoría y uno dice, ah, este sectario, oportunista, pero en determinado momento pueden ser perfectamente mayoría.

 

MAB: Bueno, quiero leer un de mensajes que llegaron.
Hilda dice "Qué excelencia escuchar a Andrés. Se hace tan fácil entender al profe. Salud y abrazo compañero".
Y Gustavo de Pando dice, "Excelente el análisis de Andrés, brillante el encare y el desarrollo, cuánto nos sirve en estos precisos momentos y en esta coyuntura. Un abrazo fraterno al profe".

AF: Bueno, gracias a los dos, en particular a Hilda que le debo mucho por aquel libro de Fascismo y Dictadura que misteriosamente estaba inconseguible, mirá que tengo cientos de libros en pdf y de este hombre Poulantzas que le debo mucho al libro y siempre me acuerdo.

 

MAB: ¿Quién era presidente de EE.UU.?

AF: Y en ese entonces era Wilson que tenía una política aislacionista. Bueno él no, pero EE.UU. sí toma luego la senda aislacionista, participa ese presidente que está durante la Primera Guerra Mundial. Ese es el presidente que está.
En Alemania también se está dando un proceso similar al de Rusia, el partido Socialdemócrata que era el más poderoso, era el modelo, el que se acercaba a ganar las elecciones, va a ganar el que se parte por izquierda, va a aparecer la fracción de los espartaquistas. Y luego que termine la guerra, Alemania que era el país done los comunistas rusos tenían más esperanzas, va a haber una revolución que va a ser reprimida por la socialdemocracia.
A veces ahora hay un discurso que yo leo, que incluso este señor Mujica, el ex presidente, tan sabio para algunos, dijo una vez, ay, porque la ultra izquierda, el Partido Comunista alemán...
Bueno, el Partido Comunista alemán cometió sus errores, pero no se le puede pedir que se le alíe a la socialdemocracia porque la socialdemocracia alemana fue la que ordenó cuando el presidente Ebert, que el Káiser, las fuerzas más conservadoras le dan el poder al Partido Socialdemócrata para que mantenga lo sustancial del edificio. Y el presidente Ebert, frente al levantamiento de los consejos, lo que permite es armar los cuerpos francos, armar los cuerpos paramilitares, la Deutsche Negra, y lanzarla y son estos los que van a asesinar, por ejemplo, a Rosa Luxemburgo y a Karl Liebknecht.
Entonces, cuando se hace un discurso después dice, porque el Partido Comunista alemán por su sectarismo logró que ascendieran los nazis. No, el Partido Comunista alemán no podía acordar nada con la socialdemocracia desde que la socialdemocracia le había matado a sus principales dirigentes. Es una cuestión lógica, más allá de los errores que pudo haber cometido podemos decir que el ascenso del fascismo siempre viene de la revolución frustrada pero siempre viene también del derrumbe de la socialdemocracia, en este caso del ala derecha de la socialdemocracia porque Ebert era del ala más derechista de todas que prefirió armar los cuerpos paramilitares que son el embrión del nazismo y todo eso, los armó, les dio, antes que afrontar otro tipo de transformaciones. Eso es lo que pasa, por ejemplo, en Alemania.
Lo que pasa en otros países también en donde hay una agitación.

 

MAB: Gran importancia de Alemania en esos tiempos, ubicándolo en ese mundo.

AF: Por supuesto, porque era además se veía que el Partido Socialdemócrata iba a ganar las elecciones, que en algún momento la evolución de votos lo conducía a eso y era una de las incógnitas que podía pasar ¿no? Eso también es muy importante.
Ahora, el diálogo con el mundo también va a ser de ida y vuelta, porque así como muchos sucesos van a repercutir en Rusia, la Revolución Rusa va a ser un impacto muy grande también en nuestros países. En Uruguay el Partido Socialista uruguayo va a ser el único prácticamente del mundo que va a aceptar las 21 condiciones y se va a transformar en Partido Comunista. Es uno de los pocos casos, yo creo que es el único pero puede ser que haya algún otro que aceptó las condiciones, expulsa a Frugoni y se transforma en Partido Comunista.
Incluso tuvo un impacto muy grande también en el mundo, en el resto del mundo por ejemplo, un poco, si se salva si se quiere Rusia de la intervención extranjera, es por el espíritu internacionalista que se despierta.
Por ejemplo, los obreros ingleses, los artilleros ingleses dijeron, bueno, nosotros no vamos a embarcar nada que vaya a hacerle la guerra a Rusia, no vamos. No era que quisieran ellos hacer la revolución comunista, eran más laboristas, reformistas. Pero un poco podemos decir que la clase obrera mundial, si se quiere había un poco de culpa por no haber podido detener la guerra, por haberse dejado llevar por el social-chovinismo, por ese nacionalismo xenófobo. Entonces, reacciona diciendo, bueno, no pudimos detener la guerra, vamos a salvar al primer Estado y ese internacionalismo activo tiene un impacto muy grande.

 

DM: Ahora, los centros de poder, en esos momentos, estamos hablando de antes del año 20, entre 1900 y 1920. Inglaterra, Alemania, la mencionábamos. ¿EE.UU. qué papel ocupaba en el mundo?

AF: EE.UU. todavía no es la primera potencia mundial. EE.UU. emerge, después de la Segunda Guerra Mundial emergen dos grandes potencias que son EE.UU. y la Unión Soviética. EE.UU. toma el relevo de Inglaterra, por ejemplo, como lo que es la principal potencia.
Esto que te voy a decir, la pregunta que vos me hacés es muy importante porque en la diferencia interna en Rusia había una discusión, era si Rusia podía tener una revolución socialista o no. Todos los grupos políticos pensaban que no, son los bolcheviques lo que fueron cambiando su pensamiento inicial que era común a los mencheviques que primero había que hacer una etapa democrático-burguesa y que los trabajadores experimentaran todo el mismo proceso que Europa Occidental para algún día poder llegar a. Esa era la posición de casi todos los grupos políticos y en los inicios de los bolcheviques, que luego cambian su posición y dicen, no, en Rusia ya está, la revolución esta de febrero, bueno, esta es la revolución burguesa, las otras transformaciones no las va a hacer la burguesía.
Porque la burguesía en Rusia ya, desde 1905 en realidad ya no era revolucionaria, ya no era ni siquiera reformista, ya ni siquiera pretendía una Constitución. Mirá que del golpe, del movimiento de febrero del 17, bueno, aparece Kérenski, algunos dicen que porque los bolcheviques dieron un golpe contra un movimiento socialista moderado.
No, minga, incluso conspiraron para tener un zar nuevamente, el zar ya estaba quemado y lo que piensan es ofrecerle, salen a buscar de apuro otro candidato a zar. Le ofrecen al gran duque Sergio y él dice: no, yo no me meto, yo no quiero, esta situación como está no puede ir.
Entonces intentan negociar un consejo de regencia, porque Zarévich, el hijo del zar era muy chico. Bueno, el zar no acepta las condiciones, pero el zar sigue operando, si él no acepta las condiciones es porque él está operando, porque está negociando, porque se está moviendo.
Esta revolución de febrero que yo te decía, un gran protagonismo de las mujeres, la situación era desesperada.

 

DM: ¿Qué pasaba del lado oriental? ¿Qué pasaba con Japón, con China?

AF: Japón estaba emergiendo como una potencia central, se había modernizado en la época Meiji y estaba ya iniciando su política, por eso choca con Rusia en la guerra ruso-japonesa.
China está experimentando su primera revolución allá en 1910 con Sun Yat-sen tratando de empezar a liberarse de todo el peso feudal que tiene. China está muy atrasada todavía y está sometida, históricamente había sido humillada por las potencias colonialistas imperialistas, incluso Japón, incluso Rusia que tenían sus intereses en China. Pero todavía como que no ha despertado si se quiere.

 

DM: Y el imperio otomano venía en decadencia.

AF: El imperio otomano venía en proceso, va a experimentar su desintegración luego de la Primera Guerra Mundial con la matanza de los armenios en el medio, el primer genocidio de la historia que Turquía sigue negando hasta hoy, bueno, eso también se estaba sucediendo.

 

DM: O sea, Inglaterra, Alemania. ¿Francia no?

AF: Francia sí pero siempre en un papel secundario.

 

DM: ¿Similar a EE.UU.?

AF: No, estaba mucho más metida en el conflicto pero son que están en decadencia. El capitalismo tiene una gran vitalidad para...
Igual en estos minutos que nos quedan yo quería hablar un poquito del proceso de febrero que empezó justamente con una manifestación de las mujeres pidiendo básicamente pan. Los informes de la policía política nos dan la cuenta de que la situación era desesperante, los salarios habían aumentado un 100% en los últimos 3 años pero los precios habían aumentado 330%. Y son las mujeres las que más sienten este tipo de cosas.
Yo te voy a leer un pedacito de un texto posterior que es de una novela de Mijaíl Shólojov que fue Premio Nobel, soviético, se llama "Campos Roturados", preciosa novela.

 

MAB: Sí, yo estoy apuntando cosas que vas nombrando.

AF: Esa novela es muy linda, está en pdf, fue editada en Uruguay cuando había un Partido Comunista uruguayo, o sea, no el que está ahora, editaba este tipo de libros en la editorial Pueblos Unidos. Es muy linda novela porque cuenta la historia de 3 militantes y todo lo que pasa en un pueblo cuando se hace la época de la colectivización.
Yo voy a leer un pedacito que te da la ilustración de cuál era la situación de la mayoría de las mujeres. Esta es una escena en la cual se ha decidido expropiar a los latifundistas y se van repartiendo la ropa, porque los campesinos no tenían ropa.
Entonces, miren cómo lo describe el autor:
"Costó trabajo separar de un baúl a la mujer de Usha-kov. Se puso una falda de lana, plegada, que había pertenecido a la mujer de Borodín, se calzó unos zapatos nuevos, se cubrió los hombros con un chal de flores. Y sólo entonces se notó que la mujer de Ushakov no era fea, y que tenía un buen talle.
¿Y cómo no iba a quedarse la pobrecilla con la boca abierta ante aquellos bienes koljosianos, ella, que en toda su dolorosa vida jamás había comido un buen bocado, jamás había llevado una blusa nueva? ¿Cómo sus labios descoloridos por las constantes privaciones no habían de palidecer en el momento en que Ostrovnov sacaba de un baúl una brazada de vestidos y pañoletas? Cada año echaba al mundo a un hijo que envolvía en mantillas viejas y en jirones de piel de cordero. Habiendo perdido en medio de sus continuos trabajos su frescura, su salud y su belleza de antes, llevaba todo el verano una mala falda usada y transparente como un tamiz. En invierno, cuando lavaba su única camisa llena de piojos se quedaba desnuda junto a la estufa, rodeada por sus chiquillos, porque no tenía nada para cambiarse".

 

MAB: Explica el por qué son las mujeres las que salen primero.

AF: Por qué las mujeres salen en primera fila.
Y cuando se ordena la represión, que es lo que hace el gobierno del zar, no responde porque el aparato represivo está totalmente cambiado, no responde. Incluso en una primera instancia sí hay represión pero luego en los cuarteles los soldados se revelan. También porque hay otra cosa importante, estas tropas eran nuevas y no tenían la disciplina militar que es lo que hace, la disciplina es lo que transforma al soldado en una máquina de guerra o de muerte. Bueno, no la tenían todavía interiorizada.
Entonces hay toda una cantidad de factores, tenían sensibilidad aun y aparte ya vimos que era otra sensibilidad la que tenían porque ya sus mandos eran otros, eso también es muy interesante.
Entonces, este proceso político conduce a la rápida caída, el zar cae y asume un gobierno provisional que es un poder que continúa paralelo al Sóviet, al Sóviet sobre todo Petrogrado.
El Sóviet tenía una característica, que no eran diputados, los miembros del Sóviet eran removibles en todo momento y rendían constantemente cuentas a la fábrica, al cuartel, a la comunidad campesina, en fin, a donde se tratara. Esto es muy importante y explica por qué el Sóviet cambia de posición, por qué se va a volviendo en su mayoría bolchevique. Bueno, porque en esos lugares de base van ganando las tesis bolcheviques y entonces, estas personas no son personas fijas que tú votás cada 5 años sino que se pueden remover en cualquier momento. Entonces, de repente el delegado se removía y ya está.
O de repente no, el delegado no se removía pero era fiel a los intereses que representaba, y en la fábrica le decían, vos tenés que argumentar esto, iban y cumplían. Eso también sucedía.
La cuestión es que en determinado momento el Sóviet sí se va a hacer bolchevique.
Ahí tenés a Totski, que Trotski lo que sucede es que se va a acercar a último momento, en los últimos meses se va a acercar al Partido Bolchevique, porque antes las posiciones de él son mencheviques.
Tenés a todos los protagonistas que vas a ver después actuando de una forma u otra en un lugar u otro del Partido.

 

MAB: Leo un mensaje que dice, "Hola compas, saludo al compañero siempre tan ilustrado, pero acá tenemos un PCU que traicionó al pueblo y a su militancia y es parte del gobierno liberal" -esto lo dice Juan de Manga.

AF: Eso ya lo manifestamos, yo dije recién, cuando había un Partido Comunista, con el que uno podía tener sus diferencias pero era un Partido Comunista, pero eso ya no existe, ya no es así.
El problema son las etiquetas, nosotros ahora decimos socialdemócrata como algo, bueno, pero Lenin era socialdemócrata, el partido se llamaba así. Los nombres no son lo interesante, lo interesante es la sustancia, qué intereses defiende, qué es lo que hace, a quién beneficia, eso lo hemos ido hablando mucho.
Ahora, yo quería referirme un poquito más a la importancia de la teoría, hay una frase famosa que dice: "sin teoría revolucionaria no puede haber movimiento revolucionario. Que además se insistirá bastante sobre esta idea en un momento en que la prédica de moda del oportunismo se une a las formas más estrechas de la actividad práctica"
Esto es una de las cuestiones fundamentales que es lo que es el estudio que se hace y la importancia del estudio y lo que se hace, por ejemplo en el qué hacer y lo que se hace como forma de estudiar y la importancia de estudiar

 

MAB: Claro, que es importante porque, en una época, hace muchos años, podría estudiarse más o menos pero estaba claro que había que estudiar y se le daba mucha importancia al estudio. Pero eso después fue combatido premeditadamente, no es que cayó en desuso estudiar, se combatió eso y se vino con una "filosofía barata" de “a mi me enseña la calle”.

AF: Claro, pero esa es una forma, o sea, son cosas que corresponden a ideologías pequeño burguesas que se van entrando y que no son combatidas. Eso por un lado, porque eso lo hemos dicho varias veces.

 

MAB: ¿Esto es científico?

AF: Sí, pero además hay una cosa que es fundamental en el qué hacer que nosotros hemos compartido varias veces, el sentido de toda la vida política es identificar dentro de una cadena  cuáles son los 2 o 3 eslabones grandes y agarrarnos bien fuerte a eso y que nadie nos lo quite. Y después que tú tenés un eslabón bien fuerte, bien agarrado, decís, bueno, voy por otro y por otro.
Pero eso es así, es el sentido de toda la vida política, el sentido es ese, no hay inocencias, no hay cosas porque eso es muy importante, son cosas muy importantes.


MAB: Bueno, tenemos que ir cerrando, no sé si vos querés agregar algo más ahora, obviamente estamos en el año de este aniversario así que.

AF: Y bueno, ya veo que de todo lo que teníamos para decir, dijimos la décima parte. Después en otro momento vendremos de vuelta a insistir un poco más en estas cuestiones. A mí lo que me interesa dejar claro, porque aparte hay ahí en eso que tú manifestabas Ángeles, una falsa dicotomía en el sentido de que, nosotros somos marxistas leninistas no deslindamos lo que es teoría de práctica, nosotros hacemos lo que se llama una praxis, es una práctica y una reflexión sobre la práctica. Eso es nuestra ciencia, por así decirlo, no hay una separación entre teoría y práctica sino que ambas son una cosa sola.
Y para redondear voy a decir 3 cosas, lo primero, no se puede transigir nunca en el terreno ideológico, en el terreno de la ideología no se puede transigir nunca.
Lo segundo es que no hay que tener miedo a estar en minoría en determinado momento, y bueno, y viene toda esa catarata de acusaciones que uno tiene que ignorar.

 

MAB: Nadar contra la corriente.

AF: Y no sólo contra la corriente, a veces ni siquiera es contra la corriente, a veces es contra un mundillo ahí pseudointelectualoide. Porque hoy en día, si yo te pudiera decir cuáles son losa interese de la gente, y bueno, es el salario, es la vivienda, bueno, nosotros tenemos que apuntar hacia ahí. Es bien concreto, 3 consignas bien concretas, pan, paz y tierra, en su momento era así.
¿Y ahora qué le diríamos? Salario, techo, trabajo, escuela, eso es a lo que nosotros tenemos que apuntar.
Y esto es como un goteo, incesante, incesante, incesante.

 

MAB: Gracias por haber venido profesor Andrés Freire.

AF: De nada.