ESTE VIERNES HAY PARO Y MOVILIZACIÓN DE TRABAJADORES DE MOLINOS EN RECLAMO DE SOLUCIONES
Contacto con Nelson Más (Foemya), 23 de marzo de 2017


Trabajadores molineros se movilizan nuevamente en Dolores

 

En los últimos diez años han cerrado una veintena de molinos en todo el país. Los trabajadores del Molino Dolores vienen luchando por la reapertura del mismo, ya que la maquinaria es de última generación y aún se puede recuperar algo de la cartera de clientes, lo que permitiría preservar las fuentes de trabajo. Pero no avanzan en soluciones porque le dueño no aparece pero tranca a la vez las posibles salidas. Ante esta situación, el viernes 24 de marzo los molineros de todo el país paran y se movilizan en Dolores.

 

Este viernes 24 de marzo hay un paro de la Foemya (Federación de Obreros y Empleados de Molinos y Afines), sindicato que agrupa a todos los molineros, y también va a haber una marcha en la ciudad de Dolores.
El dirigente de la Foemya, Nelson Más, dijo a CX36 que “tenemos un paro general de la Foemya que va a afectar no sólo a la rama del trigo, va a afectar la rama del arroz, fabrica de pastas, fiderías, fábrica de raciones también, todo lo que compone lo que es la Federación” y “posteriormente, a las 18:00 horas vamos a tener una marcha en el pueblo de Dolores, por la reapertura del Molino Dolores y la preservación de las fuentes de trabajo.
Dado que hasta el día de hoy lamentablemente no hemos tenido ninguna novedad, está todo trancado en el Poder Judicial, el dueño no aparece y lamentablemente esto cada día que el molino permanece cerrado se agrava más”.
Al respecto comentó que el martes “tuvimos una reunión en el Ministerio de Trabajo con la subdirectora de Trabajo, Cristina Fernández, fue la sindicatura, fue un abogado representante del empresario Johnson y lo que dijo era que se iba a allanar en el concurso de Molino Dolores, de lo que es Nolston. Eso significaba que se iban a acelerar los trámites para que el juez decretara la sindicatura para el Molino Dolores. Pero lamentablemente hasta el día de ayer (por el miércoles) a última hora no tuvimos novedad”.
Como informamos oportunamente, desde el Sindicato se denuncia que el dueño no aparece pero igual pone trabas a las posibles salidas que  se están buscando. “No aparece en persona física pero sí pone trabas”, dijo Más, y preció que “según lo que nos adujo el abogado fue que era algo involuntario, que eran trámites que se hicieron mal, pero la cuestión es que se pone trabas y la cuestión es que ayer había quedado el compromiso del allanamiento de presentar una nota de allanamiento para el concurso” pero –reiteró- “hasta ayer a última hora no tuvimos novedad”. Eso hace que “la sindicatura tampoco sabe con qué panorama se va a encontrar el día que ingrese al molino, ellos ahora ya no aseguran entrar con el 100% de la plantilla de trabajadores ni tampoco trabajar los 3 turnos completos.
Ellos tienen que tomar posesión del molino para ver en qué situación está, ver qué cartera de clientes queda y de ahí ver con qué personal cuenta y además ver qué es lo que pueden pagar. Es una situación que se ha ido agravando día a día y se sigue agravando”.
Consultado sobre cómo saben los trabajadores que se están perdiendo clientes, el dirigente sindical afirmó que “lamentablemente muchos de esos vendedores se fueron para los demás molinos que han quedado en el mercado y principalmente los dos molinos más grandes que tenemos acá en el Uruguay”. El Sindicato se ha reunido con los vendedores “y los 4 o 5 vendedores que quedan dicen que ellos se animan a recuperar la cartera, pero bueno es un tema de tener fe y esperanza y lo otro es la cruda realidad que vivimos acá en Uruguay”.
Por otro lado, se sabe que el Molino San José y Cañuelas son los interesados en quedarse con el Molino Dolores. “Según la sindicatura de Cereoil, ha habido ofrecimientos de parte de ellos” pero hay “algunos interesados más también”, dijo Nelson Más. En ese sentido dijo que el mayor interés es por la maquinaria, “porque la maquinaria es de última tecnología, es un molino que está impecable” y además “por la cartera de clientes ya a esta altura creo que no es mayor preocupación porque ya se la han repartido toda prácticamente. En este momento si queda un 15 o un 20% de la cartera de clientes en manos de los vendedores de lo que es el molino de Nolston, tenemos que tirar cuetes. Porque de la manera en que está el mercado, de la manera que estos molinos han salido a pelear ahora en estos últimos días con el cierre de este molino, se va a hacer muy difícil rejuntarlos”.
El dirigente sindical destacó que “en los últimos 10 años -de memoria no  los puedo nombrar- pero estamos hablando de unos 20 o 22 molinos. Éramos más de 40 molinos chicos, en cada departamento había un promedio de 2 o 3 molinos en lo que es toda la zona triguera. Hoy en día lo que llamamos molino chico, que sí, esos te los nombre de memoria, si arrancamos de allá por lado del Litoral tenés Santa Fe en Salto, Nueva Palmira, Carmelo, después ya nos venimos para el centro del país y tenemos Molino de Florida y para la zona del este tenemos el Molino Pan de Azúcar que está trabajando porque los propios compañeros ahí se hicieron una especie de cooperativa, que no está formada como tal pero ellos tomaron la rienda ahí del molino, lo subarrendaron y están moliendo un camión de trigo por semana cuando pueden conseguir. Y después los demás molinos los han cerrado, en Mercedes cerraron como  3 o 4, en Durazno cerraron 2, en Tacuarembó han cerrado como 3, acá en Florida cerraron 2 y va quedando 1 que también está en serios problemas económicos”.
Por eso, dijo, “la situación está complicada. Y para el Molino Dolores está sumamente complicada. Y para nosotros que trabajábamos en una molería chica, el panorama que se nos viene a futuro es totalmente incierto también”.