“EXPRESAMOS NUESTRO MÁS FIRME RECHAZO A LA PROVOCACIÓN DEL GOBIERNO DE CHILE CONTRA EL GOBIERNO Y EL  PUEBLO DE  BOLIVIA”
El diputado Eduardo Rubio (26M-UP) habló sobre la detención de funcionarios bolivianos

El diputado del 26 de Marzo-Unidad Popular, Eduardo Rubio, “rechazó y condenó” la “arbitrariedad” de la medida tomada por el gobierno de Chile, contra siete funcionarios de la Aduana Nacional de Bolivia, y dos soldados también bolivianos que realizaban tareas por el bien común de ambas naciones, calificando como una “provocación” su detención por parte de los Carabineros trasandinos en Panavinto en la comuna fronteriza de Colchane.  El diputado de la izquierda uruguaya afirmó que la medida autoritaria de Chile tiene el objetivo de “no dar respuesta a la necesaria solución pacífica de otro conflicto existente”, que tiene muchos años, que es la de reconocerle a Bolivia su derecho de salida al mar.

 

“Queremos expresar, como Diputado Nacional de la Unidad Popular, nuestro más firme rechazo a las arbitrarias medidas tomadas por el gobierno de Chile en la frontera con Bolivia, yo diría una provocación contra el gobierno boliviano, ante la detención de siete funcionarios aduaneros y dos soldados bolivianos que estaban cumpliendo funciones al servicio del bien común, no solamente de Bolivia sino también de Chile en la represión al contrabando”, aseveró Eduardo Rubio.
Agregó que “esta actitud del gobierno de Chile la tomamos como una provocación más para no dar respuesta a la necesaria solución pacífica de un conflicto que lleva años, y es la necesidad de que se le reconozca a Bolivia el derecho de salir al mar. Un derecho que le fue arrebatado por una guerra injusta y que desde entonces ha privado al hermano pueblo boliviano de tener un elemento vital para el desarrollo económico, social y de integración con el mundo del hermano pueblo boliviano” , dijo el legislador de izquierda uruguayo.
Por tanto, señaló, “este nuevo acto provocativo, esta injusta detención, arbitraria detención, esta violación a los derechos humanos que se expresó además en agresiones físicas, en golpes contra funcionarios y servidores del Estado boliviano, merece nuestro más firme rechazo y nuestra más enérgica condena; al mismo tiempo que la más firme solidaridad con el gobierno y con el hermano pueblo de Bolivia”.