Documento
RESOLUCIÓN POLÍTICA DEL 20º CONGRESO
DEL PARTIDO COMUNISTA DE GRECIA

La Sección de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Grecia (KKE) remitió a Radio Centenario la Resolución Política del 20º Congreso del KKE celebrado del 30 de marzo al 2 de abril en la sede del Comité Central del Partido. Dada su importancia la transcribimos en forma íntegra.

unnamed.jpg
“El 20° Congreso del KKE aprobó la Resolución Política que determina las tareas del Partido hasta el 21o Congreso, subrayando la necesidad de fortalecer al KKE en sus actividades para el reagrupamiento del movimiento obrero, para el fortalecimiento de la Alianza Social, la lucha contra la guerra imperialista, por el poder obrero. Se plantean unas tareas particulares respecto la construcción partidista en la clase obrera, en las edades productivas, en los jóvenes, en las mujeres, respecto el apoyo del trabajo de la KNE, la mejora del funcionamiento de sus órganos de dirección, la promoción de cuadros.
Los documentos del 20º Congreso refuerzan aun más el KKE para que pueda responder a las exigencias actuales de la lucha de clases y para confrontar las dificultades de manera decisiva confirmando su papel como vanguardia de la clase obrera, como partido que trabaja bajo todas las circunstancias.

LA SITUACIÓN INTERNACIONAL ACTUAL

El capitalismo se rige por fuertes contradicciones. Se está intensificando la contradicción básica entre el capital y el trabajo, la tendencia de la pobreza absoluta y relativa de la clase obrera, se está aumentando la tasa de desempleo a largo plazo y permanente, se está aumentando el grado de explotación de la clase obrera, se están intensificando todas las contradicciones sociales.
Se están manifestando rivalidades implacables entre los Estados capitalistas, sus alianzas militares-políticas y económicas-políticas, rivalidades que han llevado a guerras imperialistas y a reordenamientos.
Las tendencias que se han desarrollado en los años anteriores son:

La mayoría de los antiguos Estados capitalistas fuertes -entre ellos EE.UU. que sigue siendo la primera potencia capitalista- siguen perdiendo posiciones en el mercado capitalista mundial principalmente en favor de China.

Muy pocas economías capitalistas han alcanzado niveles de desarrollo mayores que antes de la crisis económica mundial sincronizada (2008-2009).
Se están fortaleciendo las tendencias de proteccionismo de la producción y de la economía nacionales.

La cohesión de la eurozona se desarrolla de manera contradictoria. La agudización de las contradicciones en la UE y en la eurozona están fortaleciendo las tendencias de secesión que alimentan el "euroescepticismo" burgués. Se trata de una corriente igualmente reaccionario-antipopular, que cuenta con el apoyo de sectores del capital, de fuerzas de la ultra-derecha y fascistas así como de otros partidos burgueses.

Se crean nuevas uniones interestatales internacionales capitalistas y se recomponen uniones más antiguas (p.ej. BRICS, G20 etc.), así como regionales (p.ej. la Organización de Cooperación de Shangai, ALBA en América del Sur, etc.) en el marco del sistema imperialista internacional.

En estas condiciones se están intensificando las contradicciones interimperialistas.

Todos los Estados capitalistas, en primer lugar EE.UU., están modernizando su equipamiento militar, mientras que los Estados más fuertes pretenden tener una ventaja en cuanto a los medios militares modernos.

El terreno nacional de la lucha de clases sigue siendo primordial, pero al mismo tiempo la coordinación de la lucha a nivel regional e internacional es de gran importancia. El problema básico es que a nivel internacional no se nota un ascenso del movimiento comunista que sería un verdadero faro de esperanza. Al contrario, muchos de los partidos que se autodefinen como partidos comunistas se han incorporado en la gestión capitalista y eligen bando entre las alianzas imperialistas.

LAS TAREAS DEL PARTIDO EN LA LUCHA CONTRA LA GUERRA IMPERIALISTA

El 20° Congreso del KKE evaluó que se continuarán los conflictos locales y regionales como expresión y resultado de los antagonismos y las contradicciones interimperialistas agudizados, con posibles escenarios de operaciones militares el Oriente Medio, el mar Egeo, los Balcanes, África del Norte, el Mar Negro, Ucrania, los países bálticos, el Ártico y el mar de China oriental y meridional.
Respecto nuestra región en particular es posible que se agudice la situación entre Grecia y Turquía con la implicación de otros países. EL cuestionamiento de las fronteras y de los derechos soberanos de Grecia por la burguesía turca es parte de sus relaciones antagónicas con la burguesía griega en la región.
La burguesía griega participa enérgicamente en los planes, las intervenciones, los antagonismos y las guerras imperialistas con el fin de mejorar su posición en la región más amplia. Tiene responsabilidad de una posible implicación militar del país.
El Programa del Partido ha determinado nuestra posición respecto a la guerra imperialista y nuestra línea de actividad. La tarea de la vanguardia de la clase obrera, el KKE, es ajustar, especializar e intensificar gradual y constantemente sus consignas de lucha, sin perder lo principal que es el carácter de la guerra, que es imperialista por ambos bandos, independientemente de quien fue el primero en atacar. Esta es la posición que promovemos en la clase obrera y las capas populares y en esta base estamos luchando hoy en las siguientes direcciones:
Explicar al pueblo el carácter imperialista de la guerra, los peligros, quienes son los responsables, la necesidad de su condena política, la lucha para frenar cualquier intento de cambio de las fronteras.
Resaltar que la política del gobierno burgués en caso de implicación militar viene a continuación de la política general, a expensas de la clase obrera y de las capas populares, tanto en condiciones de recuperación capitalista, como en condiciones de plena crisis económica. Resaltar la necesidad de que el pueblo no tenga ninguna confianza en el gobierno burgués; que no puede -y nunca podría- existir "unidad nacional" entre la burguesía y la clase obrera en cualquier Estado.
Resaltar la necesidad de oponerse a cualquier alianza imperialista, de luchar para que se cierren todas las bases extranjeras de muerte, de desvincularse de la OTAN y de la UE, de que se retiren las fuerzas militares de la OTAN del Egeo.
Resaltar la necesidad de organizar la lucha, la resistencia y el contraataque de la clase obrera, de las demás capas populares, de su Alianza Social, para poner fin al cambio de fronteras, a una posible invasión-ocupación así como a la participación en guerras fuera de nuestras fronteras. Fortalecer la lucha contra los gobiernos de la burguesía que prepararon el terreno junto con las clases burguesas de otros Estados en el marco de la OTAN y llevaron a la masacre de los hijos del pueblo. Coordinar la lucha con el movimiento obrero y popular de otros Estados, vincularla con el objetivo del derrocamiento del poder capitalista en Grecia y en países vecinos, para que sus pueblos vivan pacíficamente bajo el poder obrero.
Los acontecimientos requieren que se intensifiquen las actividades contra las guerras y las intervenciones imperialistas, con un amplio trabajo político de las organizaciones del Partido y de la KNE, así como con el trabajo de los sindicatos obreros, del movimiento obrero-popular en general, con el aumento de la actividad de EEDYE, sobre todo en regiones con bases y cuarteles militares al servicio de la OTAN y de la "Política Común de Seguridad y Defensa" de la UE.

LA POSICIÓN DEL KKE RESPECTO A LA DESVINCULACIÓN DE GRECIA DE LA UE

El pueblo griego puede y debe elegir por si mismo -con su propia voluntad y  acción- la salida de la UE, poner este objetivo en la primera línea de sus consignas, organizando su lucha de manera que reclame al mismo tiempo las "claves" de la economía, la riqueza que produce, y tomar el poder en sus propias manos. Esta es una verdadera solución alternativa en beneficio del pueblo y merece todo sacrificio.
La Grecia capitalista con una  "moneda nacional" no significa una ruptura en beneficio del pueblo. La adopción de una moneda más devaluada no puede ser el eslabón que mejorará la vida de la clase obrera y de las capas populares mediante un posible impulso a la competitividad y al crecimiento debido incluso a la fuerza de trabajo más barata como consecuencia de la devaluación. Una posible recuperación de la producción capitalista, cuando suceda, no será acompañada por una recuperación esencial de los salarios, de las pensiones, de los derechos; no beneficiará al pueblo.
Las fuerzas políticas que presentan tal objetivo como una "solución" o como un objetivo intermedio para cambios radicales, al menos objetivamente, sirven las necesidades particulares de sectores del capital y en general las diferenciaciones de la política burguesa como resultado de la intensificación de sus contradicciones. De todos modos, las políticas que atacan las conquistas obreras y populares se aplican tanto en los países del euro como en los países capitalistas con monedas nacionales.
Si la UE y la burguesía eligen la retirada del país de la eurozona y el cambio de la moneda, el KKE luchará, como hoy, con una línea específica, la cual promoverá en el movimiento, en el pueblo griego. Intervendrá de manera militante para organizar aún más decisivamente la lucha por la sobrevivencia del pueblo, para la solidaridad, para que no se quede ninguna familiar popular, ningún trabajador, ningún desempleado sólo ante las consecuencias agudas a causa del cambio de la moneda (mercado negro, gran aumento de la inflación), en las garras de los bancos y de los especuladores. El movimiento obrero y popular debe conectar esta lucha con la lucha por la verdadera ruptura con el sistema capitalista.
El movimiento obrero y popular en Grecia y en toda Europa, con golpes sincronizados y un contraataque total, debe utilizar las contradicciones en la eurozona y en la UE que crean grietas, para reforzar la lucha por el derrocamiento del poder y del capital, la conquista del poder obrero en cada país, que promoverá y organizará la propiedad social, la planificación  científica central de la economía y de los servicios, el desarrollo de la producción a favor del pueblo.

LAS TAREAS DEL KKE PARA LA CONFRONTACIÓN IDEOLÓGICA-POLÍTICA

El 20° Congreso del KKE estimó que durante todo el período anterior nuestro Partido resistió fuertemente a la presión ejercida sobre él para apoyar o tolerar la política de gestión burguesa implementada primero por el gobierno de la ND y del PASOK y a continuación, a partir de 2015, por los gobiernos de SYRIZA-ANEL. Advirtió y reveló el verdadero carácter de SYRIZA, su relación con los capitalistas locales y extranjeros, con varios centros imperialistas. La vida ha justificado las evaluaciones, las posiciones y la política del KKE, la línea de lucha contra el capital, las uniones imperialistas, los partidos burgueses, liberales y socialdemócratas viejos y nuevos. El KKE ha luchado contra todo el espectro del oportunismo, cuyas fuerzas -dentro y fuera de SYRIZA- ejercían presión al KKE para convertirlo en parte integrante de una gestión política del sistema. En estos cuatro años, el KKE ha respondido con éxito a los desafíos de la lucha ideológica-política.
La intervención del Partido, contra los diversos planes de reconfiguración del sistema político burgués, debe enfocar en los siguientes asuntos:
Hay que destacar la necesidad y la vigencia del socialismo contra los puntos de vista históricamente anticuados de que un gobierno de transición en el terreno del capitalismo puede abrir el camino para el derrocamiento revolucionario, así como contra las ilusiones de que puede haber un poder intermedio de transición, que estará entre el capitalismo y el socialismo, e intensificar la lucha contra los agentes políticos que expresan estas opiniones. Hay que combatir el anticomunismo que se promueve por varias fuerzas y mecanismos burgueses.
Hay que tener un frente firme contra los objetivos estratégicos antipopulares de la burguesía (recuperación capitalista, fortalecimiento geoestratégico, transformación de Grecia en centro de transporte de energía y de mercancías, papel activo en el marco de la OTAN y de la UE etc.).
Hay que señalar el hecho de que las fuerzas principales del sistema político burgués coinciden en estos objetivos estratégicos. Los diferentes puntos de vista y las contradicciones  sobre cuestiones de gestión tienen que ver con las  contradicciones en el interior de la burguesía, con las prioridades y los medios de la recuperación capitalista, con las prioridades en relación con las alianzas interestatales del capital.
Hay que oponerse al esfuerzo continuo de SYRIZA de presentar un perfil "de izquierdas", de utilizar sus "diferenciaciones ideológicas" de la ND, con el fin de desorientar y engañar repetidamente a las capas obreras y populares. En particular, el gobierno lleva a cabo un esfuerzo peligroso para apropiarse de manera vulgar de la Historia y las luchas del KKE y del movimiento obrero y popular, presentándose casi como una fuerza comunista.
Hay que confrontar firmemente los esfuerzos para revivir la  "antigua" y la "nueva" socialdemocracia. Hay que confrontar tanto los esfuerzos de SYRIZA, que utiliza el papel de cooperación con la socialdemocracia europea, como  los de PASOK y de la Coalición Democrática.
Hay que fortalecer la confrontación con la ND que pretende utilizar el clima de descontento hacia el gobierno para presentarse como la solución gubernamental alternativa, como la fuerza que "sacará el país de la crisis" a través de la materialización de los objetivos del capital de una manera más estable.
Se necesita un frente permanente contra el "euroescepticismo", sobre  todo contra las fuerzas oportunistas que pretenden desempeñar el papel de un nuevo obstáculo a la radicalización de la conciencia del pueblo, camuflando el carácter burgués de su propuesta política con consignas anticapitalistas.
Hay que confrontar el nacionalismo y el racismo, así como el anticomunismo primitivo que se promueve por varias fuerzas, fuerzas del llamado espacio "de derecha" y "de ultra-derecha" y en particular por los nazis del Amanecer Dorado criminal. Hay que revelar su carácter como fuerzas que apoyan el sistema, sus conexiones sospechosas y multifacéticas con varios centros dentro y fuera del país, con sectores del capital y de los empleadores.
Hay que confrontar las ilusiones que surgen de las configuraciones del sistema político burgués y el miedo entre las fuerzas obreras y populares sobre la posibilidad de inestabilidad política.
Hay que revelar la desorientación que se pretende a través de la discusión hipócrita sobre la confrontación de la corrupción y de los intereses creados, con el fin de ocultar las verdaderas causas de la crisis y de sus consecuencias a las capas obreras y populares, crear falsas ilusiones de que el fenómeno del soborno y de la corrupción se puede abordar con "comités de investigación", fortaleciendo los mecanismos de monitoreo del Estado burgués con supuestos cambios en la Justicia. Hay que revelar que la corrupción es inherente al capitalismo. Al mismo tiempo hay que promover las propuestas concretas del KKE que las expresa continuamente y que fueron rechazadas por el gobierno y por los demás partidos de la oposición -como medidas mínimas para restringir la corrupción.
Hay que confrontar de manera especial el intento de asimilar a las masas obreras y populares a través del funcionamiento de las instituciones y de las estructuras del Estado burgués:
Hay que confrontar las ilusiones de que las reformas institucionales y la revisión de  la Constitución que se promueven por el gobierno de SYRIZA-ANEL que convertirán el Estado burgués en un Estado favorable al pueblo, son medidas para la "ampliación de la democracia". Hay que resaltar el carácter del Estado actual como mecanismo de defensa y de promoción de los intereses del capital, de los monopolios. Este carácter no cambia, no se puede alterar en dirección favorable a los trabajadores.
Hay que destacar el papel de la Administración Local y Regional como aparato del Estado burgués que materializa la política antipopular y, al mismo tiempo, luchar contra su funcionamiento de asimilar a masas obreras y populares a través de programas y estructuras que gestionan la pobreza y el desempleo, a través de programas de la UE, de estructuras de ONG y del voluntariado. Hay que resaltar el ejemplo de los cinco municipios bajo la dirección de los comunistas (en Patras, Jaidari, Petrúpoli, Kesariani, Icaría) que, en el marco de las instituciones y los recursos financieros asfixiantes, organizan la movilización y la acción populares a favor de las capas populares oprimidas, de las capas populares de sus ciudades, cumpliendo con la promesa que dieron al pueblo de sus municipios antes de las elecciones de mantener una clara postura de oposición a los órganos centrales del poder capitalista.
En particular, hay que dejar en evidencia a las amplias masas obreras y populares y, en particular, a los desempleados el papel de la "Economía Social y Solidaria". A través de diversos tipos de cooperativas y de las llamadas Empresas Cooperativas Sociales, de la extensa utilización del "voluntariado", se promueve la generalización de las relaciones laborales flexibles, el engaño de los desempleados, mientras que al mismo tiempo se facilita el esfuerzo del Estado burgués de desvincularse de sus responsabilidades en materia  de salud, de bienestar social, lo que se traduce a la degradación de los servicios proporcionados a los trabajadores. En realidad, funciona como una herramienta más para el deterioro de las relaciones laborales y para el aumento de la tasa de explotación a través del trabajo voluntario, la prolongación de los horarios de trabajo, los salarios bajos, la reducción de los servicios sociales  que antes eran gratuitos, y además como aparato de manipulación y de asimilación.

LAS TAREAS DEL KKE CON RESPECTO AL REAGRUPAMIENTO DEL MOVIMIENTO OBRERO Y EL TRABAJO POLÍTICO DE LOS COMUNISTAS EN LOS SINDICATOS

El 20° Congreso del KKE, basado en sus documentos programáticos así como en la experiencia de la actividad del Partido en el período anterior, definió las tareas del Partido con respecto al trabajo para el reagrupamiento del movimiento obrero. El contenido básico del reagrupamiento del movimiento obrero consiste en la preparación y el desarrollo de su capacidad de confrontar con determinación y eficacia, en alianza con las capas populares de los trabajadores autónomos de la ciudad y del campo, la estrategia única elaborada del capital y del poder capitalista.
La materialización de esta tarea requiere la intensificación de la lucha ideológica-política en el movimiento sindical. En los sindicatos intervienen de manera organizada las fuerzas políticas burguesas, los propios patrones, los diversos mecanismos estatales, el oportunismo. La politización de la actividad de los sindicatos con orientación anticapitalista concierne en primer lugar su dirección general en el sentido de que no se limitan solamente en un marco de lucha con demandas parciales. Intentamos que los Sindicatos se posicionen a favor de la lucha de clases y de la abolición de la explotación, contra la  colaboración de clases, contra el "interés nacional común", contra la sumisión a los capitalistas. El movimiento obrero ha pagado muy caro las falsas ilusiones de que una línea supuestamente "más amplia" que se enfocaría sólo o principalmente en el problema concreto de cada centro de trabajo, podría ampliar el marco de agrupación y facilitar el objetivo final. Cualquier resultado a corto plazo de una tal línea en otras condiciones se disipó y llevó a la desilusión y a la desmovilización incluso de fuerzas consecuentes.
La politización ocurre en el marco del movimiento, con la participación de los trabajadores, teniendo en cuenta que no todos los miembros de los sindicatos han adquirido una conciencia política de clase. El trabajo de politización, para superar los fenómenos de la lógica estrechamente gremial debe desarrollarse diariamente con la preocupación creativa y la atención de los comunistas, para crear una relación correcta entre el Partido y los sindicatos, para que no se crea involuntariamente la impresión de transformación de los sindicatos en "organizaciones partidistas", transfiriendo posiciones, consignas, métodos del trabajo partidista sin elaboración.
Es principalmente necesario mejorar la especialización, la  elaboración de las demandas y del contenido de cada lucha, de las posiciones y de las consignas en cada sindicato, en cada sector, en cada centro de trabajo. Esta es la única manera para superar las generalizaciones excesivas, la repetición de consignas estratégicas generales. El comunista actúa de manera abierta, no oculta sus opiniones, no se retira de las posiciones y del Programa del Partido, mientras que al mismo tiempo se evalúa diariamente respecto a su capacidad de elaborar un marco de lucha y de demandas que faciliten la agrupación de trabajadores e impidan la manipulación y la asimilación más fácil.
Hay que adquirir una orientación estable, así como una mayor capacidad de fortalecer desde abajo  -empezando desde el propio centro de trabajo, desde el sindicato- la línea de lucha que se enfoca en las necesidades contemporáneas de las fuerzas obreras y populares. Hay que adquirir la capacidad de revelar el hecho de que el obstáculo a la satisfacción de las necesidades contemporáneas y de las demandas que las expresan es la propiedad y la ganancia capitalistas. A través del debate que se desarrollará en las luchas pequeñas o más grandes, habrá que dejar al descubierto de manera convincentemente los mecanismos de explotación y sobre todo las condiciones para su abolición. Se requiere que el Partido y cada comunista tengan la capacidad de trabajar con un plan y constantemente entre las fuerzas obreras y populares, promoviendo su organización,  agrupación y educación, con el fin de radicalizar las conciencias, aumentar la exigencia y la combatividad en la actividad para la satisfacción de todas sus necesidades contemporáneas.
A pesar del hecho de que a partir de hoy debe ser objetivo de lucha, la satisfacción de las necesidades contemporáneas no es posible en el capitalismo, sino que presupone la socialización de los medios concentrados de producción y su integración en la planificación científica central.
La promoción de demandas para la recuperación de las pérdidas no idealiza el período anterior a la crisis, sino que destaca la agudización de las condiciones de explotación en relación con las generaciones pasadas y la contradicción obvia de esta situación con las verdaderas necesidades y capacidades contemporáneas.
Hay que responder a los falsos argumentos de que la reducción actual de los derechos se debe a la existencia previa de ventajas irracionales.
El reagrupamiento del movimiento obrero se lleva a cabo a través de la actividad para la organización de la clase obrera. Este esfuerzo se expresa con objetivos concretos:

Los sindicatos deben adquirir características de masas. La afiliación de nuevos trabajadores en sus sindicatos debe ser una preocupación permanente y un criterio del esfuerzo del reagrupamiento, insistiendo en la importancia de la lucha colectiva organizada y de la concentración de fuerzas contra el adversario de clase. Hay que prestar mayor atención a la organización de mujeres, de jóvenes y de inmigrantes.

Es necesario que todos los centros de trabajo se cubran por sindicatos de ramas, sus filiales, sindicatos empresariales, creando nuevos donde se considera necesario, teniendo como criterio la organización y la unidad de los trabajadores, independientemente de las relaciones laborales.Se necesita el desarrollo de una red integrada de organizaciones sindicales en todo el país.

El funcionamiento estable de los sindicatos como criterio básico del reagrupamiento, asegurando el propio funcionamiento del consejo ejecutivo, destacando la importancia y la consolidación de la asamblea general. La información continua y la búsqueda de maneras y formas que faciliten la participación de los trabajadores (p.ej. en el sector de educación, de cultura, de deportes).

Seguimiento sistemático del proceso electoral en los sindicatos, del cambio de la correlación de fuerzas a favor de las fuerzas con orientación de clase. Hay que utilizar la experiencia positiva que tiene que ver con el control sistemático y estrecho por parte de los órganos, la preparación pronta, el esfuerzo de agrupación de nuevas fuerzas, la promoción de nuevos dirigentes sindicales.
Hay que fortalecer la solidaridad,  la ayuda mutua y el apoyo clasista de las familias obreras y populares, de las y los trabajadores. En esencia, no se trata de un medio para atraer sino principalmente para crear una orientación, unos criterios, una postura militante. Cabe señalar que es muy importante el trabajo particular al respecto con los desempleados y los inmigrantes-refugiados que se han instalado en nuestro país permanentemente.

Los sindicatos deben estar vinculados al lugar de residencia, acceder en términos organizativos en los barrios donde reside y trabaja gran parte de los trabajadores no organizados en sindicatos.

El PAME -como agrupación de la clase obrera en el movimiento sindical, en cuyas filas participan decenas de Federaciones, Centrales Regionales de Trabajo, Comités de Lucha y sindicalistas- tiene una línea de agrupación y de lucha en dirección antimonopolista-anticapitalista y es un gran logro del movimiento. Su creación, que fue una iniciativa de los comunistas y otros que trabajaban junto con ellos, así como su actividad continua durante todos estos años ha servido -tal como el propio trabajo de los comunistas en los sindicatos- el objetivo del desarrollo de las relaciones militantes con las masa para su agrupación en dirección de derrocamiento del sistema capitalista.
Su reciente Conferencia Nacional ha contribuido, con su preparación y decisiones finales, a la ampliación de su alcance y de la agrupación de fuerzas a su lado.

LAS TAREAS DEL KKE EN RELACIÓN CON LA ALIANZA SOCIAL

En el Programa del KKE se hace referencia detallada a la importancia de la formación de la Alianza Social para que la clase obrera cumpla con su papel dirigente, para el derrocamiento revolucionario. El 20° Congreso del KKE, estudiando la experiencia del trabajo del Partido para la formación de la Alianza Social, destaca lo siguiente:

Primero: La clase obrera según su posición en la producción capitalista es objetivamente la única clase revolucionaria, la constructora de la sociedad socialista-comunista, y por lo tanto fuerza dirigente en relación con las demás fuerzas populares. Sólo el movimiento obrero puede tomar características revolucionarias completas, evolucionarse en un movimiento revolucionario consecuentemente clasista. Una cuestión de lucha y de esfuerzo continuo es atraer en la lucha revolucionaria más activamente o menos a los sectores populares de las capas medias -como posibles aliados de la clase obrera- y sus movimientos respectivos y neutralizar a otros.   El derrocamiento del capitalismo, que será dirigido por la clase obrera, sirve también a los intereses de las capas populares, ofrece soluciones al derecho de trabajo, a todos los derechos sociales del trabajador autónomo, del pequeño comerciante, en la perspectiva de su integración en el trabajo social directo.
La realización de la Alianza Social es prácticamente responsabilidad del KKE, es decir de la vanguardia ideológica y política organizada de la clase obrera en Grecia. Se realiza a través de la actividad política del KKE sobre los problemas de las capas populares, con la actividad respectiva de los integrantes del Partido, de la KNE, de los amigos del Partido y en el movimiento obrero sindical.

Segundo: La Alianza Social en dirección anticapitalista-antimonopolista está compuesta por las fuerzas sociales que se determinan teniendo como criterio su posición en relación con el modo de producción dominante, sin discriminaciones de género o de edad. Las mujeres y los jóvenes pertenecen a fuerzas sociales concretas, mientras que incluso para los sectores que no están integrados en la producción su posición social está determinada por su origen familiar.

 

Tercero: La Alianza Social no debe ser tratada de manera esquemática, ni identificarse con la actividad conjunta de las agrupaciones antimonopolistas-anticapitalistas existentes como  el PAME, el PASEVE, el PASY, la OGE y el MAS.
En particular, hay que prestar atención porque la OGE, como movimiento radical de mujeres de extracción o posición obrera-popular, y el MAS, como agrupación de estudiantes, no se pueden considerar como organizaciones que expresan a fuerzas sociales. La forma concreta que tomó con el marco de actividad común, que fue elaborado en los años anteriores, no se mantiene estática; se desarrollará en función de la fase específica del movimiento y de la correlación de fuerzas, adoptará otras formas, se reforzará y se reorganizará en términos de movimiento, según la verdadera movilización de las masas, fortaleciendo y profundizando los objetivos anticapitalistas-antimonopolistas de la alianza, ampliando constantemente su influencia.

Cuarto: En particular, hay que estudiar la cuestión del desarrollo del movimiento de las capas medias aliadas de la clase obrera. Se debe entender mejor nuestra percepción de cómo se sirve el trabajo de la Alianza Social a través de nuestra actividad en el movimiento campesino, en el PASY y el Comité Nacional de bloqueos de los campesinos que es una nueva forma de coordinación creada en 2014, que se ha convertido en una Comité  Nacional de Coordinación de Federaciones, Asociaciones, Comités de campesinos. Hoy, la orientación principal es organizar a los trabajadores en Asociaciones, Federaciones etc. De manera similar, hay que examinar la situación en las Asociaciones de trabajadores autónomos y de comerciantes en relación con su agrupación antimonopolista de PASEVE.
Las agrupaciones radicales en dirección anticapitalista-antimonopolista no deben ser tratadas de manera estática, sino integradas en la dinámica de la lucha de clases que no es de un solo sentido ni lineal. La profundidad del contenido anticapitalista-antimonopolista de la lucha no es lo mismo en todas las fases, lo cual se reflejará también en las formas que tomará la alianza que se desarrollarán.
El 20° Congreso del Partido decidió que el nuevo Comité Central organice una Conferencia Nacional para discutir en total y en profundo los temas relacionados con la Alianza Social, la actualización del marco de lucha y de reivindicaciones y en particular las cuestiones relacionadas con el movimiento campesino (las formas de organización, de alianza, de agrupación anticapitalista-antimonopolista, etc)

Quinto: Los Comités Populares como formas de expresión de la Alianza Social a nivel territorial-local deben establecerse en una base más sólida. Hay que superar fenómenos como son algunos Comités Populares que parecen a "movimientos de ciudadanos", donde participan miembros de organizaciones, sobre todo miembros y amigos del Partido, sin expresar actuales sindicatos, comités de lucha, organizaciones del movimiento popular al nivel de la ciudad y del barrio donde se agrupan fuerzas obreras y populares. Deben ser agrupaciones en las que los sindicatos obreros o sus filiales desempeñen un papel principal, junto con la participación de formas de organización y de agrupación de los trabajadores autónomos, los comerciantes y los campesinos, con la participación de asociaciones de la OGE y del MAS, de comités de estudiantes, de alumnos, a nivel de barrio, de lugar de residencia.

Sexto: La Alianza Social, partiendo de su propio carácter como alianza de movimientos sociales, no es una cooperación de partidos, ni una cooperación del KKE con organizaciones de masas. En la medida en que otras fuerzas políticas de carácter pequeñoburgués participan con sus miembros en las agrupaciones de la Alianza Social, se encontrarán en la lucha junto con los comunistas a nivel de movimiento y allí se llevará a cabo la lucha ideológica y política. La actividad conjunta y el debate se expresarán en las filas y en los órganos de lucha de la Alianza Social que se consolidará en los centros de trabajo, en la asamblea general del sindicato y de la asociación, en los comités de lucha en los barrios etc.
El KKE, con su actividad -tanto independiente como partido, como a través de la actividad de sus integrantes en las filas de las agrupaciones de la Alianza Social y de las que se crean para promocionarla de manera más eficaz-  toma conciencia de su responsabilidad de trabajar de manera más eficaz, con el fin de acercarse y de agrupar a masas obreras y populares. En este esfuerzo plantea la siguiente cuestión: ¿Qué línea política da una respuesta verdadera a los problemas del pueblo, la de los monopolios o la que está contra su dominio? ¿La línea del poder de los monopolios, del capital o la línea del poder del pueblo trabajador que es el creador de toda la riqueza de la sociedad?
La agrupación de la mayoría de la clase obrera con el KKE y la atracción de nuevos sectores avanzados de las capas populares pasará por varias fases. El movimiento obrero, los movimientos de los trabajadores autónomos en las ciudades y de los campesinos, y la forma de expresión de su alianza con objetivos antimonopolistas-anticapitalistas, con la actividad de vanguardia de las fuerzas del KKE, en condiciones no revolucionarias, son los  gérmenes para la formación de un frente obrero y popular revolucionario en condiciones revolucionarias.
Las masas obreras y populares, mediante la experiencia de su participación en la organización de la lucha en dirección de confrontación con la estrategia del capital, serán convencidos sobre la necesidad de que su organización y conflicto asumen características de una confrontación en todos los frentes y con todas las formas con el dominio económico y político del capital.

EL PAPEL DEL KKE EN EL MOVIMIENTO OBRERO Y POPULAR

El KKE como vanguardia obrera tiene la responsabilidad de orientar al movimiento, no sólo en términos de dirección programática general o a través del contenido de sus comunicados, sino en términos organizativos, es decir a través de los órganos de dirección, de las organizaciones de base del Partido, de los grupos partidistas que trabajan directamente en el movimiento, de los camaradas electos en los órganos sindicales.
El papel dirigente del Partido se asegura a través de la actividad de los comunistas en las filas de los sindicatos, de las organizaciones de masas de los trabajadores autónomos, de los campesinos, de las agrupaciones radicales, trabajando para asegurar su orientación anticapitalista-antimonopolista.
Este papel dirigente de vanguardia no lo pueden desempeñar ni los grupos sindicales, ni las listas electorales, ni las iniciativas que existen o se crean, ni las agrupaciones en el movimiento, ni siquiera si siguen una línea claramente anticapitalista-antimonopolista. Su papel principal es la concentración de fuerzas, la agrupación de Sindicatos, de Federaciones, de Comités de Lucha, de grupos de trabajadores y empleados en dirección anticapitalista-antimonopolista, la coordinación de su actividad conjunta, la amplia promoción entre las masas obreras y populares de la lucha anticapitalista-antimonopolista, fortaleciendo y enriqueciendo esta dirección.
El Partido Comunista toma acción tanto independiente como dentro del movimiento. Asegura la vinculación de la lucha cotidiana con el derrocamiento revolucionario, con la propuesta estratégica del Partido para el poder y la construcción socialista. La agitación, el debate en el movimiento, el propio contenido de la lucha deben plantear la cuestión y el objetivo del poder sin apartarse de lo parcial, lo temporal, lo inmediato. Es necesario que la lucha que llevamos a cabo hoy adquiere características anticapitalistas-antimonopolistas, que sea una lucha por el poder obrero. Y esto debe ser un tema de agitación y debate en el movimiento.
Se trata de una tarea básica de los comunistas, quienes al mismo tiempo deben trabajar entendiendo la necesidad de convencer y de intensificar los argumentos. Su deber es adquirir la capacidad de plantear dicho tema de una manera popular y convincente, a sabiendas de que en condiciones no revolucionarias es una consigna de dirección y no de acción inmediata.

SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO Y LA RENOVACIÓN CONSTANTE DE LAS FILAS DEL PARTIDO

La construcción del Partido en la industria, en las ramas de importancia estratégica, en sectores dinámicos ascendientes de la economía, el aumento de la fuerza y de la influencia del Partido en la gran masa de la clase obrera y sobre todo en sus sectores más jóvenes, es un factor básico que determina el papel y la eficiencia del Partido en el movimiento obrero, en la lucha de clases, en el trabajo para el reagrupamiento del movimiento obrero. En general, es de importancia estratégica.
Se destaca como tarea básica la construcción de Organizaciones del Partido sólidas y masivas en los grupos empresariales, en las fábricas, en los grandes centros económicos, industriales y comerciales, una tarea que debe concentrar la atención de los órganos de dirección y de las Organizaciones del Partido.

Señalamos las siguientes cuestiones básicas:
La distribución de fuerzas y de cuadros enfocando en los centros de trabajo da un impulso hacia delante a todo el trabajo del Partido. No debemos dar pasos atrás en este tema. El ajuste requiere tiempo,  firmeza, para que no nos veamos arrastrados por los acontecimientos. Hay que seguir sistemáticamente la movilidad en la estructuración de los sectores económicos como resultado de la centralización, de los antagonismos empresariales y de los avances tecnológicos en la producción para ajustar de manera correspondiente nuestra intervención.
Hay que mejorar constantemente el modo de orientación que debe ayudar a la acumulación y a la generalización de la experiencia, al desarrollo de las capacidades de los integrantes del Partido, a la formación de nuevos cuadros obreros.
La protección, la consolidación y el fortalecimiento de la intervención del Partido en los sectores es una precondición  necesaria para mejorar las características vitales de nuestro Partido. Hay que utilizar los pasos positivos en la coordinación y en la orientación común del trabajo entre las Organizaciones  sectoriales y territoriales del Partido. El trabajo sectorial y territorial no  se deben considerar uno en oposición a otro.Para todas las Organizaciones la orientación debe ser común: El trabajo en la clase obrera, en los sectores, en los grandes centros de trabajo. Hay que superar  los fenómenos de los trabajadores que están en sectores y empresas  grandes y cruciales pero siguen militando en las organizaciones de los barrios, lo que significa que no avanza la dirección de la redistribución de los miembros del Partido.
Hay que enfocar en el problema central de la construcción del Partido que consiste en demoras en el desarrollo del Partido en las grandes industrias y sectores de importancia estratégica, dando prioridad a los siguientes sectores:
Puertos y aeropuertos (los transportes en general), energía, telecomunicaciones, sector metalúrgico, industria química, industria farmacéutica, industria  alimentaria, construcciones-grandes proyectos, grandes centros comerciales etc.
Una condición previa para fortalecer la influencia y la fuerza organizativa del Partido es la formación de su entorno político a través del trabajo ideológico y político de masas en las fábricas y en los centros de trabajo, a través de la difusión constante y sistemática de sus posiciones y de su política, teniendo como indicador básico la difusión de "Rizospastis". La actividad de cada organización de base del Partido, de cada comunista, debe enfocar en esta intervención como condición previa para la construcción del Partido. Hay que ampliar los métodos de educación y no limitarse en formas de actividad de campañas a corto plazo.
Todas las organizaciones de base del Partido deben fortalecer el estudio y la difusión de "Rizospsatis", de "Kommounistiki Epitheorisi", de las publicaciones ideológicas-políticas, históricas, e incluso las publicaciones literarias de "Sinchroni  Epochi", así como la promoción y la discusión de las posiciones y de las evaluaciones del Partido sobre temas de la actualidad. El objetivo es ampliar la influencia en todos los centros de trabajo, en los barrios, en los sectores, e integrar a más y más fuerzas en la lucha de clases.
El esfuerzo duro en el período anterior ha traído ciertos resultados que se expresan mediante la renovación de las fuerzas partidistas, la construcción de organizaciones del Partido, la formación de un entorno político y, sobre todo, mediante la mejora de la composición social del Partido. Esta experiencia debe utilizarse para que se mejoren aún más los planes de reclutamiento  de nuevos miembros y de construcción en los centros de trabajo por las organizaciones del Partido.
Insistimos en el objetivo de dar un salto a la construcción del Partido y al fortalecimiento ideológico y político del KKE en la clase obrera  de cara a la celebración del 100 aniversario del Partido. Esta tarea se puede resumir en los siguientes objetivos respecto a la construcción del Partido y deben ser objeto de competencia amistosa entre las organizaciones del Partido:
Mejora de la tasa de trabajadoras y trabajadores industriales y del número de las organizaciones de base del Partido en grandes empresas de importancia estratégica.
Mejora de la composición social del Partido a través del aumento de la tasa de las obreras y los obreros.
Mejora de la composición según la edad a través del aumento del reclutamiento de la KNE y de  edades 18-40.
Crecimiento del reclutamiento de mujeres y de la tasa que ellas representan en el conjunto del Partido y en los órganos de dirección.

UN PARTIDO CAPAZ DE DIRIGIR LA KNE PARA QUE ENTRE EN UNA FASE DE CRECIMIENTO SIGNIFICATIVO DE SUS FUERZAS

La KNE es la fuente básica de reclutamiento de miembros del Partido. Sin duda, un elemento indispensable para la continuidad revolucionaria del KKE y la construcción del Partido es que la KNE entre en un fase de crecimiento significativo de sus fuerzas y de su capacidad de llevar a cabo la educación comunista. Los órganos del Partido deben tratar esta tarea concreta como una condición para el fortalecimiento cuantitativo y cualitativo del Partido.
El trabajo del Partido entre las edades más jóvenes, antes de entrar exclusivamente en el mercado de trabajo, en los centros de educación y formación, sobre todo en las escuelas técnicas (EPAL,TEI, IEK), en las escuelas de formación profesional, en las academias de la marina mercante, en las escuelas de secundaria y en las universidades, es crucial para el trabajo entre los jóvenes de la clase obrera
El contenido del trabajo del Partido se debe centrar firmemente en esta dirección, con un plan y un programa de trabajo unificado, desde los órganos del Partido y de la KNE hasta el nivel de la organización de base del Partido y de la KNE, teniendo como armas básicas las tesis políticas y la educación comunista para un trabajo de vanguardia en cuanto a la agitación y la acción. Este plan debe estar relacionado con los problemas agudos, tal como se expresan en estos grupos de edades. Esta actividad debe estar bien  fundamentada en la cultura y en los deportes, confrontando de manera militante los problemas ideológicos, políticos y sociales,  p.ej. el aumento del consumo de drogas.
Los pasos positivos en el trabajo con los grupos de edades más jóvenes a través de la cooperación entre el Partido y la KNE deben estabilizarse y fortalecerse.
El Partido asume la responsabilidad de abrir el camino para que la KNE cumpla con su razón de existir y de tomar acción. En este esfuerzo, es particularmente importante transmitir los valores y los objetivos revolucionarios del Partido y de la KNE a los alumnos de familias obreras y populares, a los estudiantes de formación técnica profesional, a los estudiantes de procedencia obrera-popular. En particular, hay que tomar inmediatamente medidas concretas para mejorar nuestro trabajo en la formación profesional, en cooperación con los grupos partidistas en las federaciones y en los sindicatos sectoriales y con la contribución de nuestras fuerzas en los educadores de estas instituciones.
El Partido asume la responsabilidad de la preparación ideológica y política de los miembros de la KNE, de la educación marxista, de la asimilación del Programa y de las elaboraciones del Partido, de las conclusiones del estudio de la Historia del movimiento comunista y obrero, de la transmisión de la experiencia  viva, de la ayuda para la participación enérgica en la vida interna de la KNE, de la preparación y el apoyo de todos los miembros de la KNE como futuros miembros del Partido.

LA ESPECIALIZACIÓN DEL TRABAJO DEL PARTIDO ENTRE LAS MUJERES

La desigualdad y las discriminaciones a expensas de las mujeres en todos los niveles (en la vida familiar, en el trabajo, en las luchas, en la lucha política) tienen raíces clasistas muy profundas y afectan al movimiento obrero.Sólo el Partido Comunista puede expresar consecuentemente la identificación de la lucha por la emancipación y la igualdad con la lucha por la liberación total de la explotación de hombres y mujeres. Sin embargo, esto requiere la actividad de vanguardia de las Organizaciones Partidistas, de los trabajadores, los empleados y los intelectuales comunistas, que con su intervención en las filas del movimiento de mujeres pueden radicalizarlo en dirección anticapitalista-antimonopolista.
Hay que superar las confusiones respecto a la necesidad y el contenido del trabajo especializado del Partido entre las mujeres y de la actividad de las comunistas en el movimiento radical de mujeres con la responsabilidad de los órganos de dirección. Esta cuestión concierne en particular a las mujeres dirigentes que generalizan su postura de vida, infravalorando las dificultades objetivas adicionales que limitan la actividad política y social de las mujeres, incluso de las que dieron el paso de integrarse en el Partido o en la KNE.
La asimilación de la esencia de la cuestión de mujeres es necesaria para tomar conciencia de la necesidad de desarrollar el movimiento para la igualdad y la emancipación de las mujeres de procedencia o posición socio-económica obrera y popular. Además, es necesaria para que crezca la capacidad de los miembros del Partido, tanto hombres como mujeres, de aproximarse a trabajadoras, empleadas, desempleadas, trabajadoras autónomas, comerciantes, campesinas, trabajadoras jóvenes, madres, estudiantes, inmigrantes, jubiladas, así como a las mujeres excluidas del trabajo, como es el caso de las amas de casa.
El objetivo sigue siendo la mejora de la participación de mujeres en el Partido que actualmente no corresponde a la tasa de mujeres en la población y la tasa de mujeres económicamente activas. Algunas organizaciones regionales del Partido deben ocuparse en particular con este objetivo, sobre todo en el campo, cuya composición respecto a las mujeres es muy baja, por debajo de la tasa media nacional.

SOBRE EL TRABAJO DE LOS ÓRGANOS DE DIRECCIÓN Y LOS CUADROS DEL PARTIDO

La tarea del fortalecimiento del Partido requiere la mejora del trabajo y de la capacidad de los órganos de dirección. Un eslabón particularmente importante en el que debemos centrar nuestra atención son los Comités Sectoriales (CS). Los CS deben adquirir características de verdaderos mecanismos de lucha. La mejora esencial del trabajo de los órganos de dirección superiores, del Comité Central hasta los Comités Regionales, es una condición previa para la mejora del trabajo de los CS.
Los órganos de dirección deben adquirir la capacidad de especializar su trabajo. Cuando se habla de especialización, nos referimos a la ayuda del Comité Central y de los Comités Regionales a los órganos sectoriales para que:

En primer lugar: Todas las Organizaciones Sectoriales adquieran la capacidad de ajustar las direcciones generales a las especificidades de su área de responsabilidad, tomando en cuenta una serie de factores, como es la composición social de cada, el nivel de vida real, las percepciones dominantes etc. Es decir, no simplemente repetir las direcciones generales, como se suele hacer, terminando en una discusión general o en un control formal y una mención estéril de ciertas tareas organizativas.

Segundo: Hay que proceder a la generalización de su experiencia, facilitar con nuevo material, evaluaciones, pensamientos, conclusiones, las elaboraciones, las tesis y las direcciones centrales.

Tercero: La especialización significa también que los objetivos de los Comités

Sectoriales se prioricen según los objetivos generales a nivel central. Es decir, cómo se expresará en el área de  responsabilidad de cada Comité Sectorial el objetivo del reagrupamiento del movimiento obrero. Cómo se promoverá la Alianza Popular en cada lugar. Cómo se desarrollará la lucha ideológico-político independiente del Partido como dentro del movimiento, en el campo específico de actividad.
La base ideológica de los órganos es una condición previa para que funcionen y actúen como verdaderos dirigentes de lucha. Se requiere un esfuerzo constante de parte de los Comités Sectoriales y de todos los órganos de dirección para reforzar su capacidad de llevar a cabo la lucha ideológica y política en cada área de trabajo.
Para que los órganos sectoriales adquieran experiencia suficiente y valiosa, deben alentar e intentar que las organizaciones de base del Partido en cada área deben discutir de manera organizada temas más amplios en combinación con temas que afectan diariamente a las familias obreras y populares.
En el período próximo el objetivo es aumentar el número de dirigentes de la clase obrera, de extracción obrera-popular, que recibirán ayuda para adquirir diversas capacidades, especialización en sectores de trabajo, buen nivel ideológico y político, capacidad de estar en contacto con las masas y de dirigirlas, capacidad de orientar el trabajo para el reagrupamiento del movimiento, la promoción de la Alianza Social, la agrupación en torno al Partido y de organización de nuevas fuerzas.
Para llevar a cabo esta tarea importante se necesita planificar, investigar y preparar prontamente y de manera especial a las fuerzas de la KNE. Hay que apoyar, en particular, los cuadros que asumen responsabilidades en el trabajo en la clase obrera, mientras que al mismo tempo hay que utilizar de manera más sistemática a los miembros del Partido que son científicos y artistas que pondrán su trabajo al servicio de la clase obrera y de los objetivos de la perspectiva socialista. Hay que insistir en la adopción de medidas para ayudar a los cuadros que tienen la responsabilidad de la dirección política de organizaciones de base del Partido y de la KNE. Todos los cuadros, independientemente de los sectores que se han encargado (organizativo, de masas, ideológico), deben adquirir experiencia directa y personal mediante la discusión y la comunicación con los trabajadores en los sindicatos, en las organizaciones de masas, en las luchas, para especializar de manera concreta y viva las tareas en el movimiento, para adquirir experiencia de las exigencias de la lucha ideológica y política.
La mejora de nuestro trabajo está directamente ligada con la mejora de la labor y de la contribución de las Secciones del Comité Central. Es necesario reforzar aún más y dotar con cuadros todos los mecanismos del Comité Central con nuevos camaradas que serán educados al lado de camaradas mayores. El nuevo Comité Central tener una mayor contribución a las elaboraciones de las Secciones del Comité Central a través de la discusión colectiva y dirigir el trabajo respectivo a nivel de Comités Regionales y Sectoriales, y en los respectivos órganos de la KNE.
Las condiciones de la lucha de clases se pondrán cada vez más complejas y difíciles. Y hay que prepararnos por ello. Un criterio básico -para el Comité Central, los cuadros, todos los órganos de dirección en general- es el nivel de disposición para responder inmediatamente a las tareas más difíciles, así como la capacidad de prever incluso asuntos corrientes del trabajo y de los acontecimientos políticos.
En particular, dado que hoy se promueven nuevos cuadros con relativamente menos experiencia, hay que reforzar algunos aspectos del funcionamiento de los órganos dirigentes que no son obvios. Hay que cumplir estrictamente con los principios estatuarios respecto al funcionamiento del Partido, la discusión de diversas opiniones y puntos de vista, lo cual es algo objetivo y normal, debe ser abierta, honesta, no debe crear sospechas injustas, no debe afectar la coherencia de los órganos, no debe crear gustos y disgustos, tratamiento basado en la amabilidad etc. Un papel especial en este sentido deben desempeñar los cuadros de mayor edad y con mayor experiencia.

LAS TAREAS DEL KKE EN EL MOVIMIENTO COMUNISTA INTERNACIONAL

El 20° Congreso ha confirmado que el reagrupamiento y el desarrollo del Movimiento Comunista Internacional es una tarea permanente y constante de nuestro Partido. Deriva del carácter global de la lucha de clases.
El Movimiento Comunista Internacional está en retroceso, se dificulta en reaccionar ante el ataque del adversario de clase, que se libra no sólo con medios represivos sino además con medios ideológicos-políticos, a través de la influencia del oportunismo.
Un papel particular en apoyo del oportunismo en el Movimiento Comunista Internacional es el del Partido de la Izquierda Europea (PIE) que funciona como centro de coordinación de las fuerzas oportunistas a nivel de Europa. Los Partidos Comunistas que participan en el PIE funcionan como un ariete para que más Partidos Comunistas pierdan sus características comunistas.
El 20° Congreso del KKE aprobó las iniciativas tomadas en el período anterior, para la concentración de fuerzas comunistas de todo el mundo, para el desarrollo de una actividad común, y orientó a continuar nuestro trabajo en estas direcciones.  En concreto:
En el esfuerzo de desarrollar las condiciones que darán un impulso a la cuestión de la estrategia común de los Partidos Comunistas, a través del trabajo de la "Revista Comunista Internacional", de la publicación de la revista, y en el futuro con otras formas.
En la intervención que se ha iniciado en Europa con la formación de la "Iniciativa Comunista Europea" como una forma regional de cooperación de 29 Partidos Comunistas.
Hay que continuar con los Encuentros Regionales de Partidos Comunistas y Obreros. En los Encuentros Comunistas Europeos, en los Encuentros de Partidos Comunistas del Mediterráneo Oriental, del Golfo Rojo y Pérsico y los Encuentros  de los Partidos Comunistas Balcánicos.
En el esfuerzo de preservar las características comunistas de los Encuentros Internacionales de los 120 Partidos Comunistas y Obreros que participan en ellos.
El proceso del reagrupamiento revolucionario será lenta, dura, vulnerable; se basará en la capacidad de los Partidos Comunistas de fortalecerse en su país a nivel ideológico-político y organizativo. Esto se logrará superando las posiciones erróneas que predominaban en el Movimiento Comunista Internacional en décadas anteriores y hoy se presentan con nuevas formas. Construyendo bases sólidas en la clase obrera, en sectores estratégicos de la economía, fortaleciendo su intervención en el movimiento obrero-popular.
Nuestro Partido mantiene como objetivo la formación de un polo marxista-leninista en el Movimiento Comunista Internacional. De los pasos que darán otros Partidos Comunistas dependerán las formas concretas que pueda adoptar su configuración. Nuestro Partido contribuirá en todo lo posible, a nivel bilateral y multilateral, en este esfuerzo desarrollando también su intervención ideológica y política independiente.
El KKE mantiene relaciones, discute, intercambia opiniones y pretende realizar actividades conjuntas con decenas de Partidos Comunistas y Obreros e intensificará este esfuerzo en el período próximo, a pesar del nivel de acuerdo o desacuerdo en cuestiones individuales o más generales.
El KKE expresa y seguirá expresando su solidaridad con las demandas justas y la lucha de todos los pueblos. En particular, expresa su solidaridad con el pueblo de Palestina, que sufre de la ocupación israelí y de la agresividad militar.
El KKE ha expresado históricamente su solidaridad con el pueblo chipriota contra la invasión-ocupación turca y contra toda "solución" dicotómica. Nuestro Partido lucha por un Chipre unificado, un país no dos, con una soberanía, una nacionalidad, una personalidad internacional, una patria común para los greco-chipriotas y los turco-chipriotas, sin tropas extranjeras y de ocupación, sin garantes ni "protectores", con el pueblo chipriota siendo el dueño del país.
En total, el KKE defiende la lucha de cada pueblo contra las intervenciones y las guerras imperialistas, por la amistad y la solidaridad de los pueblos. Contribuye lo mejor que puede en el marco de un movimiento de masas internacional para la actividad principal de la FSM, del CMP, de la FDIM, de la FMJD.

SOBRE LAS FINANZAS DEL PARTIDO

El Partido ha salido de un período en que se vio obligado a tomar decisiones difíciles respecto sus finanzas (p.ej. cerrar el canal de televisión y la radio "902", detener el funcionamiento de la empresa "Tipoekdotiki", reducir las páginas del diario "Rizospastis", reducir los gastos de las Organizaciones Partidistas etc.)para lograr cubrir sus necesidades básicas en cuanto a su trabajo de agitación y propaganda, información, proyección de sus posiciones. Lo ha logrado gracias a la contribución decisiva de los y las comunistas, de los miembros de la KNE, de los numerosos amigos del Partido.
Se siente orgulloso para los cientos de miles de trabajadores en todo el país, así como para los inmigrantes al extranjero que lo apoyan con sus donaciones -tanto durante las campañas de finanzas como durante todo el año- así como de los miles de miembros y cuadros del Partido y de la KNE que luchan diariamente para el apoyo económico del Partido, para que éste pueda cumplir con sus objetivos nobles para el beneficio de los trabajadores y de todas las capas populares.
El Partido ha experimentado y seguirá experimentando un período particularmente difícil para el conjunto de la clase obrera y del pueblo griego. Las consecuencias de la crisis siguen atormentando a las familias populares. La estrecha relación política, militante, camaraderil de los trabajadores con el Partido, desde hace 100 años, incluso en los momentos más difíciles de la lucha, se expresa también a través de la ayuda económica, a través del desarrollo de los lazos del Partido y de la KNE con sus simpatizantes y amigos.
El aumento de los ingresos del trabajo de recaudación de fondos y el apoyo de las Organizaciones, el aumento de la circulación de "Rizospastis", de "Kommounistiki Epitheorisi", de "Odigitis", de las publicaciones de "Sinchroni Epochi", además de su importancia general para la intervención ideológica-política, pueden contribuir significativamente para que se mejoren las finanzas del Partido.
Ante el ataque que está intensificando el adversario de clase y sus partidos, a través de los mecanismos del Estado y de sus gobiernos, es imprescindible que el Partido esté preparado, competente, que tenga suficientes recursos económicos  para poder llevar a cabo sus actividades políticas, ideológicas y editoriales serias, para que su política llegue de manera más decisiva, masiva, amplia y completa al pueblo griego.

ACTIVIDADES HASTA EL 21° CONGRESO

· Conferencia Nacional para examinar la Resolución respecto al reagrupamiento del movimiento obrero-sindical, la promoción de la Alianza Social, la actualización del marco común de actividades de las agrupaciones en las que el Partido toma acción, la construcción del Partido (particularmente en la clase obrera y en los sectores de importancia estratégica).

· Pleno ampliado del Comité Central o Conferencia Nacional para examinar cuestiones que tienen que ver con los trabajadores autónomos en las ciudades (sobre todo en los grandes centros urbanos) y su movimiento.

· Pleno ampliado del Comité Central o Conferencia Nacional para examinar la cuestión agrícola, el movimiento, las agrupaciones y la actividad del Partido en el campesinado pequeño y mediano.

· Finalización del estudio respecto la estructura de clases en la sociedad griega.

· Continuación del amplio trabajo para promocionar la propuesta del Partido para la escuela unificada de 12 años, y conclusión de una serie de elaboraciones que tienen que ver con la posición del Partido sobre la educación preescolar, la educación vocacional y la educación unificada superior.

· Actualización de las posiciones sobre temas de Salud-Seguridad Social-Bienestar.

· Conferencia Nacional para la aprobación del primer volumen  de la Historia del Partido reescrito, que abarca el período de los años previos a su fundación hasta el 1949. Además, se debe concluir el estudio del período de la dictadura. Al mismo tiempo hay que seguir el esfuerzo de avanzar y concluir la investigación histórica para la escritura del período histórico de 1974-1991.

· El Comité Central asuma la tarea de seguir constante y sistemáticamente el curso de los actos, de las publicaciones y de las demás actividades culturales y políticas de los últimos pasos hacia el gran aniversario del centenario del Partido en 2018, con la tarea básica de aprobar la Declaración del Comité Central para el centenario. Este tema será discutido en un pleno amplio del Comité Central.

· Dotación de cuadros a las Secciones del Comité Central para que avance el estudio de la construcción socialista durante el siglo 20, el estudio de la estrategia del Movimiento Comunista Internacional y en particular de la Internacional Comunista.

· Promoción decisiva y finalización de las Escuelas de educación marxista a nivel de Organizaciones Sectoriales y, principalmente, del ciclo de lecciones del Programa en las organizaciones de base del Partido y de la KNE.

· Organización de una discusión en el Comité Central sobre la propaganda y sus formas, los medios electrónicos del Partido y la mejora de nuestra intervención en las redes sociales. Discusión especial para la mejora del trabajo y de la circulación del diario "Rizospastis".

Atenas 30 de marzo-2 de abril de 2017”