EL NUEVO CÓDIGO DE PROCESO PENAL IMPONE “UN CAMBIO DE MENTALIDAD MUY IMPORTANTE”
Dr. Carlos Sommaruga y Dr. Juan Gómez, 16 de junio de 2017.

“¿Qué es lo que pretende el Código? Que quien tiene la responsabilidad, en defensa de la sociedad, de acusar por la comisión de una conducta con apariencia delictiva, de una conducta prevista en la ley penal, sea el Fiscal titular de la acción penal. Y eso obviamente significa un cambio sensible. ¿Y un cambio, y en qué condiciones lo hace? En igualdad de armas con la Defensa. ¿Y qué es lo nuevo que se incorpora? Que la víctima, gran olvidada del Proceso Penal -víctimas y testigos le agrego- también tendrán su participación, también podrán presentar pruebas, también podrán decir que les interesa el desarrollo del proceso, seguir ese proceso, pedir pruebas, pedir otro tipo de medidas, pedir protección, pedir medidas patrimoniales en defensa de sus derechos. Entonces, es un cambio de mentalidad muy importante”, dijo el Fiscal Penal de 1º Turno Dr. Juan Gómez, que junto al Dr. Carlos Sommaruga, compartieron ‘Mañanas de Radio’. Transcribimos la entrevista que puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/dr-carlos-somaruga-fiscal-juan-gomez-16-6-2017-audios-mp3_rf_19307919_1.html

 

Diego Martínez: Estamos recibiendo con muchísimo gusto a un amigo de la casa como es el Dr. Carlos Sommaruga que viene acompañado por una persona muy importante, como lo es el Fiscal Penal de 1º Turno Dr. Juan Gómez.
Les damos la bienvenida a ambos.

Juan Gómez: Muchas gracias, un gusto estar compartiendo con ustedes y con la audiencia.

 

DM: Aprovechando la visita del Fiscal Gómez que es el cambio, la modificación que se está tratando de instrumentar por parte de varios actores de la justicia al Código de Proceso Penal. Conocer un poco más qué es lo que se cambia, qué repercusiones puede llegar a tener, cómo se modifican cosas elementales y algunas cosas que quizás no lo sean y que benefician de alguna manera al proceso.

JG: Una breve corrección, en realidad es el sistema legislativo que establece un nuevo Código en diciembre del 2014 en respuesta a que el Uruguay era prácticamente el único país de América Latina que no tenía un proceso acusatorio, en el entendido de que el rol de Juez debería diferenciarse nítidamente. Y bueno, a partir de ahí empieza todo un tema de implementación de ese Código, tuvo aplazamientos lógicos porque son cuestiones de estructuras que son muy difíciles de poner a puesta a punto para que el sistema pueda funcionar con la eficiencia que uno espera que así sea. Y bueno, y ahora estamos en las etapas finales, le confieso que yo no tengo certeza de que vaya a comenzar el 16 de julio. Personalmente quizás me gustaría pero también soy racional y advierto que todavía faltan algunos detalles a coordinar, y bueno, buena cosa que una pequeña prórroga de dos o tres meses pudiera permitir a quienes están implementando la aplicación del Nuevo Código dotara a los operadores de las estructuras necesarias para funcionar en forma más adecuada.
¿De qué hablamos cuando hablamos de Nuevo Código? Es un cambio de roles en el sistema penal. Las investigaciones hoy son responsabilidad, la dirección de la investigación penal es responsabilidad de un Juez de la República. Desde, por lo menos, yo sé que es mucho antes, pero el Código actual data del año 1982.
Entonces, hace 35 años que tenemos una forma de operar en el sistema penal que ha tenido algunas variantes, por lo menos a partir del año 93 con la presencia de los Fiscales en las investigaciones en los juzgados, para hablar pronto y mal, en los juzgados y se fue instaurando de que no había inicio de procesos penales sin que el Fiscal lo pidiera.
Son modificaciones a fórceps que se ha ido logrando para adecuar incluso con la norma constitucional. Porque la Constitución de la República en su artículo 22 expresa que ningún Juicio Penal se iniciará si no media una acusación Fiscal, en este caso una acusación de la parte Fiscal, la parte que defiende la sociedad.
En este caso estamos hablando de una diferenciación primero nítida de roles, la investigación de los delitos, crímenes y faltas, pasa de la mano de ese Juez que debía -debe investigar al día de hoy- investigar, conducir la investigación y después resolver, fallar, sobre el caso con la contaminación humana absolutamente legítima, porque alguien que está trabajando en algo siempre va defender el producto de su trabajo, va a decir mi investigación está bien, y es por eso que los números dicen que las absoluciones en el Sistema Penal uruguayo son mínimas, son contados con los dedos para decirlo de una forma que se me entienda.
¿Entonces, qué es lo que pretende el Código? Que quien tiene la responsabilidad, en defensa de la sociedad, de acusar por la comisión de una conducta con apariencia delictiva, de una conducta prevista en la ley penal, sea el Fiscal titular de la acción penal. Y eso obviamente significa un cambio sensible. ¿Y un cambio, y en qué condiciones lo hace? En igualdad de armas con la Defensa.
¿Y qué es lo nuevo que se incorpora? Que la víctima, gran olvidada del Proceso Penal -víctimas y testigos le agrego- también tendrán su participación, también podrán presentar pruebas, también podrán decir que les interesa el desarrollo del proceso, seguir ese proceso, pedir pruebas, pedir otro tipo de medidas, pedir protección, pedir medidas patrimoniales en defensa de sus derechos.
Entonces, es un cambio de mentalidad muy importante.

Carlos Sommaruga: Perdón, si usted me permite y con la amabilidad acá del Dr. Gómez, un poco tratando de empujar para el mismo lado con la Justicia pero justamente diferenciando roles, de doctor es Fiscal y en el caso de nosotros Defensores.
Un par de preguntas que resultan esclarecedoras para la gente, para que pueda entender todo esto que para nosotros puede ser lo cotidiano pero que la gente de primera mano creo que tiene que tener esta oportunidad magnífica de primera mano obtener los conocimientos requeridos para saber qué es la aplicación de este Nuevo Código.
Dos preguntas simples, si realmente están las cabezas dadas para que los operadores judiciales estén preparados, estén en condiciones de asumir cada uno su rol en lo que va a ser en Nuevo Código del Proceso Penal.
Y en ese mismo orden, algo que usted venía adelantando, si realmente se va a poder cumplir con la instauración del Nuevo Código, esa vieja aspiración de ese crítico ineludible de Juez, Fiscal y Defensor para una mejor aplicación de justicia.

JG: Empecemos por lo último, eso indudablemente creo que se va a poder cumplir por lo menos en una forma absolutamente diferenciada con lo que ocurre hoy. El rol de la Defensa muchas veces está cortada, llega tarde al desarrollo del Proceso, no está en igualdad de condiciones que el Fiscal. Por razones hasta de formación el Fiscal muchas veces está más cerca de la figura del Juez porque tiene que estar trabajando en el mismo espacio físico, el mismo ámbito y la Defensa muchas veces hasta en eso se diferencia de que debe estar a la espera de que lo llamen para ratificar o no.
Hay cuestiones elementales, desde eso hasta el efectivo desarrollo de la defensa técnica.
Y la primera pregunta que usted me hacía era si estamos preparados o aptos, nunca nadie responsablemente y razonablemente, puede decir yo estoy preparado, es un proceso, un proceso de adaptación. Y si le hablo de que el sistema actual de vigencia de este CPP tiene exactamente 35 años, cambiar por un sistema nuevo con otros roles, naturalmente al principio va a requerir un esfuerzo grande de todos los operadores, un esfuerzo de la comunidad, de la gente de entender que estamos en algo nuevo que no es lo que hasta el 16 de julio venía ocurriendo.
Y sostener que estoy preparado, yo tengo una profunda determinación de cumplir con mi rol a rajatablas. Una profunda determinación de, con el equipo con el cual vamos a trabajar, de  coordinar, de trabajar en pro de una sola cosa. Yo insisto siempre en que las cosas tienen sentido, las modificaciones tienen sentido en la medida en que pueda proyectarse en la vida del ciudadano común, en la vida de las personas. Lo demás, hay discusiones académicas que es constitucional, que es no constitucional, que van a las comisarías, que vienen para acá, que vienen para allá, que yo por respeto digo que al menos obedece a otro fin que no es el fin que a mí me guía, que es pensar en la gente que tengo que representar.
Quizás juega en esto los orígenes de cada cual, una explicación debo encontrar, yo soy un hombre de campaña y me considero un ser humilde, que he tenido la suerte de vivir en este país que quiero mucho y que me dio la oportunidad de salir de una escuela rural con 25 a 30 alumnos y cumplir tareas que son objeto de crítica, a veces de aciertos, incluso cometer errores pero dar la cara siempre.
Entonces, con ese espíritu de pensar en la gente, mire, yo no soporto, y lo digo con pasión, no soporto el que al final no hay ningún responsable. Cuando le citan a una sede judicial a las 8 de la mañana y uno está trabajando y dicen, este señor debe ser el que denunció tal cosa. Y es las 2, las 3 de la tarde, esas son cosas sencillas, y esa persona, no porque el Juez sea malo o los funcionarios, es porque no está estructurado el servicio de forma tal que pueda atender a los ciudadanos con la premura que requiere el ciudadano, con la rapidez que debe tenerse en cuenta para tomar la declaración de un testigo.
Entonces, son todas cosas que van permeando la visibilidad de la gente, del funcionamiento de un sistema. Y entonces la gente a veces, dice para qué voy a hacer tal cosa si después me van a tener 4 o 5 horas, perderé el día de trabajo o el día de descanso que tengo que estar con mi familia.
Y ahí lo ato con otra cosa y no quiero extenderme más, los temas de seguridad son temas que engloban a toda la sociedad, y todos tenemos algo. Por supuesto la responsabilidad mayor es nuestra, de quienes tenemos como función o acusar o defender o juzgar como les corresponde a los jueces y de la autoridad policial que tiene la función de prevenir y combatir el delito.
Pero también al ciudadano, si uno le pide con mucho respeto su cooperación para poder actuar en forma correcta en un proceso, le pide su colaboración. ¿Y cuál es su colaboración? Venga, denuncie, le vamos a quitar el menor tiempo posible para que usted nos diga qué fue lo que le pasó, quién estuvo, qué le robaron, qué le dejaron de hacer. Si no contamos con esa parte, también es difícil, ahora, mañana y dentro de un año actuar en esos temas.

 

HS: Lo tenemos al Dr. Carlos Sommaruga hoy como compañero de tareas, como entrevistador también pero mucho más avezado que nosotros en el tema del Derecho. Y como decía Diego, al Dr. Juan Gómez, al Fiscal Letrado de 1º Turno que le ha tocado encarar casos muy resonantes en los últimos tiempos, estábamos mirando antecedentes como el caso de Eugenio Figueredo, para refrescarle a la audiencia, entre otros.
Necesariamente un tema tan complejo y del cual manejamos tan poco habitualmente los que no estamos en el mundo judicial, siempre nos lleva tiempo las consideraciones generales, un poco aterrizar en el tema como lo veníamos hablando a partir de lo que decía el Fiscal Juan Gómez y el Dr. Carlos Sommaruga también con sus preguntas.
Están planteadas las buenas intenciones de lo que tiene que ser el Nuevo Código del Proceso Penal, el tema está en si se va a dotar de las condiciones materiales y de los recursos humanos que por mejores intenciones que tenga lo escrito se tiene que unir a esa realidad concreta. Que es necesario para que realmente se mejore en lo concreto, en la concreción de los hechos de la Justicia para que haya un cambio significativo en esto.

JG: Sí, dotar de recursos al sistema judicial uruguayo. Cuando hablo de recursos, salas cómodas para el desarrollo de los juicios, salas con todos los equipamientos necesarios para las grabaciones. Porque acá desaparece el papel, el expediente es digital, tenemos que tener grabaciones absolutamente confiables, audibles, que permita a quien lo escuche llegar a conclusiones, porque el expediente o el caso no se limita a lo que se expone en una audiencia, sino que puede ser objeto de una revisión por un tribunal de alzada y si no tiene un material claramente audible no va a poder dotar de defensa la gran mayoría de los casos penales al día de hoy manejo un promedio que creo que es mayor, por lo menos el 80% son defensas cumplidas por la Defensoría Pública.

 

HS: ¿El 80%?

JG: Sí.
Que estoy hablando de Montevideo pero es fácilmente trasladable esa cifra a todo el país con más menos que variarán muy poco.
Y hasta hoy la Defensoría Pública de Montevideo cuenta con 16 Defensores, obviamente no va a haber una igualdad de armas 16 Defensores contra el cuerpo de Fiscales que considero que se ha preparado, ya más de dos años se ha venido preparando en forma adecuada para este cambio.
Entonces, se requiere recursos, es muy probable que se requiera, yo no me quiero meter en temas que no me competen pero el sentido común indica que deberá haber más jueces, ahí está el famoso tema Juez de garantías y Juez de sentencia. Yo no sé, no me consta al día de hoy cómo se van a resolver todos esos problemas. Está el problema de la medida cautelar de prisión preventiva, si los jueces aplicarán la producción de prueba en las audiencias de formalizaciones. Hay muchos temas, tanto de necesidad de recursos como de técnicos, meramente técnicos, que van a requerir una solución, van a requerir un esfuerzo y creo que van a requerir de mucho sentido común para solucionarlo.

 

DM: Bien, la justicia tiene como fin ser justa, o sea que las leyes y las normas que se establecen se cumplan y que aquellas sanciones que estén establecidas también se cumplan de acuerdo a cada uno de los hechos que ocurren. ¿Qué cosas cambian sustancialmente en cuanto a las garantías y en cuanto a la represión de los delitos?

JG: En cuanto a las garantías, la presencia inmediata del Defensor asistiendo al imputado a partir del momento que la Fiscalía dice este señor cometió tal hecho o lo voy a interrogar porque lo estoy atribuyendo, la comisión de un hecho de apariencia delictiva.

 

DM: Eso hoy no pasaba.

JG: De hecho, le vuelvo a decir, la experiencia común indica que los abogados se encuentran con su cliente cuando van a declarar. Muchas veces, tampoco la defensa pública puede participar en todas las audiencias de testigos, no porque no quiera, si le estoy hablando de 16 para todo el mes, serán 4 o 5 y son 9 boxes funcionando al mismo tiempo.
Más garantías para las víctimas por lo que ya le dije, porque va a poder participar, va a tener un contacto directo.
También una garantía para los testigos en el sentido de que podrán entrevistarse con el Fiscal en un ámbito lo más afable posible y el Fiscal valorará si esa prueba le puede servir o no para presentar en el juicio, y se va a perder esa pérdida de tiempo que yo le manejaba, en la medida en que nos organicemos, va a funcionar mucho más plásticamente.
A las 10 quiero tal testigo, cuánto me llevará interrogarlo o saber lo que él conoce para tener idea si lo presento en el juicio como una prueba posterior. Y esa actividad es meramente investigativa, no estoy hablando de prueba. Las pruebas se producen, por prueba anticipada que se puede, pero es una cuestión técnica, o únicamente durante el desarrollo de un juicio.
Entonces, y quiero ser muy explícito en eso, cuando siento un día sí y el otro también de que los Fiscales van a las comisarías y que van hasta...

 

HS: Sí, que la policía puede incidir...

JG: Hasta he visto que nos aconsejan qué comprar para ir a dormir a las comisarías.
Yo entiendo, justifico o puedo entender la razón de esas manifestaciones, si alguien está contra algo va a buscar todos los defectos. Pero ese defecto no existe.
Primero, si yo le digo que del imputado o la persona sospechada no puede declarar ni ante la policía ni ante el Fiscal sin la presencia de su abogado Defensor, mal podremos andar "persiguiendo y torturando" a personas para que admitan tal o cual cosa, al contrario. Los Fiscales, o yo hablo exclusivamente por mí, lo que menos me interesará al principio, salvo alguna excepción, es tener la declaración del imputado, yo tengo que reunir la prueba con elementos objetivos, con declaraciones, con constataciones, con recuperación de objetos. Le robaron esto, mostrarlo en la audiencia. -¿Es esto lo que le robaron?
-Sí.
Después le preguntaré a la policía: -¿Dónde encontró esto que le estoy enseñando?
-Lo encontré en la casa de la persona que está detenida.
Digo, ir formando un cuadro probatorio que no requiera que alguien venga a decir "sí, fui yo", arrancar confesiones. Eso son mitos que yo no sé en última instancia a qué responden. Pero yo, si algo le digo con total determinación es que desterremos eso de que los Fiscales...
Y además otra cosa, vamos a andar sacando confesiones o presionando en las comisarías.
Y ojo, acá hay contrasentidos que la gente no lo advierte o no quiere advertirlo. A ver, ¿cuál sería el inconveniente de que un Fiscal de la República Oriental del Uruguay tuviera que ir a una seccional de la autoridad auxiliar de ese Fiscal en las investigaciones? Yo voy a ir todas las veces que sea necesario a entrevistarme con el oficial del caso, quien sea responsable de la investigación que esté haciendo, por una cuestión de responsabilidad y que hoy no ocurre, porque el Juez tiene que ser independiente y no puede bajar a la cancha de estar en una seccional preguntándole qué tenemos, qué nos falta, le pedí tal cosa, ¿dónde está? Es otra forma de encarar el proceso.
Y la policía, que todos recurrimos a ella cuando la necesitamos, de repente se vuelve una cuestión, una institución que no podemos visitarla, no podemos interrelacionar en beneficio de la gente.
Yo no tengo ningún drama de ir a la policía, de ir a la casa de un testigo, de ir a donde sea que la función reclame y que me permita dotar a esto de mayor eficiencia y que me permita en definitiva defender a la sociedad. No tengo ningún drama, pero eso no implica que yo vaya a andar buscando confesiones como dice porque no me interesa en principio la confesión. Tenemos que acostumbrarnos a que la prueba se reúne de otra forma, y ese es el trabajo de investigación, y esa es la responsabilidad que tenemos los Fiscales y que yo, desde el punto de vista personal, la asumo con absoluta determinación.
Y el día que no pueda hacer eso, tenga la más absoluta certeza, que tendré la dignidad de decir a quién esté en la Fiscalía General, mire, ya no me da la nafta para hacer esto o ya no me da la nafta para luchar con determinación.
Eso sí, un tema que nos debe preocupar a todos y que es el tema de la seguridad, que es el tema de la realidad de nuestra sociedad enfrentada a situaciones de violencia cada vez más focalizadas pero más extremas.
Y si no tenemos la determinación de enfrentarla, no tenemos la inteligencia de buscar combatirla con eficiencia, estamos poniendo en riesgo a lo que tenemos que defender que es a la sociedad, a la comunidad.

CS: Bueno, ha sido muy claro pero quiero agregar algo, ojalá todos esos deseos plasmen en realidad, y con el respeto que me merece el doctor, es la visión de la Fiscalía. También de parte de los Defensores, lo señaló acertadamente el doctor, hemos naufragado realmente en este sistema que estamos viviendo ahora.
El Defensor, me permito decirlo con la experiencia de vida, muchas veces se siente la cenicienta del proceso, no tiene el acceso directo como lo estaba estableciendo anteriormente, no tiene posibilidades materiales de incursionar como debe desde la primera instancia. Ojalá con el Nuevo Código tenga la posibilidad porque incluso también el Defensor va a poder ir a la seccional en una primera instancia y no ir a recabar datos donde dicen, no, doctor, todavía no hay nada, mañana vaya al juzgado a las 8 de la mañana, uno va, tiene que venir el familiar para designar, no sabe ni de qué se trata el tema. Bueno, hoy la justicia es esa, vamos a ver si esto que está allí en carpeta pero que ya tiene visos de concreción, bueno, logra plasmarse.
Y si se logra plasmar creo que sería un adelanto grande, más allá de las imperfecciones que pueda tener, pero tenemos que buscar un camino cierto para que la justicia de alguna manera no quede en un deseo, en una quimera. Que la justicia sea.
Entonces, me parece importante que todos los operadores tratemos de ponernos la camiseta, el Fiscal, el Defensor, el Juez naturalmente, y todos los propios justiciables comprendan que hay un gran esfuerzo para tratar de que esto cambie.
Pero yo, aprovechando la presencia del doctor, en otro ámbito que conversamos fuera, sería importante también establecer, a partir del momento en que la Fiscalía también asume nuevos roles, de qué manera se va a desenvolver en los distintos tipos criminosos, en los distintos delitos. Y eso sería importante que la población lo supiera.

JG: Hubo un adelanto de organización por parte del Fiscal de Corte, hace unos días, en que determinó que tales y cuales Fiscales en el caso, 10 Fiscales trabajarán en lo que se llama delito flagrante, cuando agarran a la persona con las manos en la masa, para que la gente me entienda con absoluta claridad.
Esos Fiscales trabajarán en régimen de 4 en el día, 1 por cada zona y un quinto equipo trabajará en las flagrancias que ocurren en la noche. Eso por un lado.
Después la creación de Fiscalías especializadas en determinado tipo de delitos. En ese sentido se designó a un Fiscal para los delitos de naturaleza económica de corrupción y delitos que en realidad uno los emparenta más con los actuales del crimen organizado que también es una Fiscalía especializada que estará a cargo del Dr. Enrique Rodríguez.
Otra Fiscalía especializada en el tema drogas, tanto en el micro como en el macro tráfico que estará a cargo de la Dra. Ferrero de amplia experiencia en esa materia.
Una Fiscalía que atenderá las cuestiones de género de los clásicos temas de violencia doméstica lamentablemente tan comunes en nuestra sociedad.
Y una Fiscalía que está en proceso de creación que atenderá las cuestiones vinculadas a los derechos humanos, que esperemos que prontamente salga y pueda trabajar orgánica y organizadamente en una materia muy sensible para la sociedad uruguaya.
Y una que tendremos la responsabilidad de estar al frente que trata los delitos contra la integridad física de las personas, esto es homicidios, homicidios culposos y eventualmente algún tipo de lesiones relevantes.

 

HS: Dr. Gómez, usted sabe que es parte de la percepción de la gente que hay dos justicias, que una es para los pobres y otra para los ricos, para la gente que cuenta con recursos, primero para contratar muy buenos abogados y que tiene un peso en la superestructura de la sociedad, a usted le ha tocado enfrentar casos de ese tipo en un mundo donde cada vez más todo el tema del crimen organizado, el narcotráfico, la corrupción que toca a sectores del poder de gobierno, político, cabe preguntarse también si este Código cambia esa percepción o va a permitir alterar esa realidad. ¿O hasta dónde usted percibe que puede ser cierto eso que dice la gente?

JG: Es un tema muy difícil y asumo su inquietud. Creo que dependerá del esfuerzo de cada Fiscal responsable de investigaciones, del sentido común de los jueces de combatir con la misma o con mayor ahínco aun aquellos delitos que crean muchos más daños que el robo de gallinas que usted ha mencionado.
Yo le puedo decir que la determinación para eso está, y está, estuvo y seguirá estando en tratar de que todos seamos iguales ante la ley pero tratar en forma desigual a los que son desiguales. Una persona con todos los recursos, con formaciones profesionales y todo, no puede esperar que el sistema lo visualice de la misma forma que una persona que no pudo estudiar, que se le cortaron los caminos en su vida muy rápidamente, que quedó al margen de la vida en sociedad. El derecho penal es esencialmente humano y la gente, mientras no lo entienda así, seguiremos al rededor de mitos y de situaciones que no son bien enfocadas.
Yo siempre digo, ¿tiene alguien noción de lo que afecta un procesamiento  a un núcleo grande de personas? ¿Pensó alguien lo que afecta ese delito a la víctima y al conjunto de su núcleo familiar, de amigos? Son cosas humanas que deben estar, nosotros tenemos que estar pendientes de las víctimas, las defensas serán los que tendrán que defender, de abogar por los imputados.
Y espero, confío, sueño, quizás ingenuamente pero voy a seguir soñando en que el sistema judicial alcance de la misma forma o de la mejor forma, a aquellos que tienen mucho y que pueden contratar grandes estudios de abogados, estudios de peritos, como aquellos que están librados a la buena de Dios.

 

DM: Fiscal, usted manejaba que Uruguay era de los últimos países en cambiar su Código de Proceso, que era una de las motivaciones que hacían que fuera necesario hacerlo. ¿Cómo le ha ido al resto de los países, hay alguna evaluación que ustedes hayan visto de cómo ha sido el proceso para implementar este tipo de código en otros países?

JG: Mi experiencia personal, tuve oportunidad por el servicio, de viajar en cuatro oportunidades, y obviamente mi inquietud fue preguntar cómo les va.
Y le digo concretamente, cuando estuve en Perú el 50% estaba conforme y el 50% no, yo no lo voy a negar. En El Salvador había más gente que ya entendía mucho mejor el funcionamiento del sistema, había una mayor aceptación. En Costa Rica también, pero son transformaciones que requieren, primero una mínima paciencia a que ocurra, nada se va a solucionar de un día para el otro, pero debemos ir mostrando situaciones que favorecen a la gente que digan, bueno, esto vale la pena, esto es un cambio, esto mejora el sistema de justicia, mejora el trato a víctimas y testigos. Eso es lo que nos inspira cuando defendemos, yo defiendo con ahínco el sistema acusatorio, defiendo con pasión, defiendo con determinación y asumo las responsabilidades que tenemos que asumir pero siempre pensando que va a ser mejor para la gente.
Si yo estuviera convencido que esto va a ser un tormento para la gente, o una cuestión que nos va a degradar en derechos humanos, pierda cuidado que yo estaría diciendo que esto va a ser algo inconveniente.
Yo confío, mire, tampoco va a solucionar los temas de seguridad que están enraizados en el país y que se han venido acrecentando, pero puede ser una vía en la medida de tratos humanos, puede ser una vía de ir mejorando. En la medida en que tengamos sentencias relativamente rápidas que en vez de tener presuntos inocentes poblando las cárceles, tengamos condenados ocupando las plazas carcelarias que tenemos.
Yo confío en que se pueda dar algo positivo a la sociedad y algo positivo a la gente. Si el resultado no es ese me comprometo a venir a decir que me equivoqué.

 

HS: ¿Va a cambiar con el código el proceso, debe cambiar ese panorama de que hay muchos presos, creo que un alto porcentaje, sin condena? Que muchas veces están hasta más años de lo que la condena después resultaría.

JG: Inevitablemente sí, y los procesos deberán ser mucho más rápidos por imperio de las disposiciones del código.

 

HS: ¿Como hombre protagonista del mundo judicial, qué piensa de este panorama de pedidos, de agravamientos de delitos por sectores o por realidades especializadas, el feminicidio, otras realidades?

JG: Y en algunos casos se justifican, en algunos casos. Yo a eso le respondo que lo que la sociedad debe tener es la certeza de la respuesta, es que no vivamos en Estados de impunidad, que quien comete un delito sepa que la sociedad va a responder y que le va a aplicar una pena. Y muchas veces, no digo en todos los casos, no importa la extensión de esa respuesta sino la certeza de que va a tener ese castigo.
Hay algunos casos como el que usted me plantea que es bueno que se tenga perfectamente individualizado determinados delitos, fundamentalmente aquellos contra el género, en este caso la mujer, tengan perfectamente determinado que tiene un tratamiento punitivo el más severo que prevé el código, bueno, y en ese sentido y en otros, en aquellos casos lamentablemente que no se advierte que la persona sea recuperada y cometa hechos graves, yo creo que tenemos que tener la firmeza de aplicar con todo el rigor la pena porque la sociedad tampoco se merece que personas que atenten contra ella estén conviviendo con nosotros.

CS: Sí, mi reflexión final, bueno, el agradecimiento por todos los conceptos que vertió el Dr. Gómez. Y como estamos muy cortos de tiempo, establecer una diferenciación final que me parece importante, todo lo que hablamos es sobre el derecho adjetivo, no es sustancial, es muy importante el cambio en el trámite a efectos de acelerar lo que puede ser un proceso más justo y con mayor celeridad, pero en lo sustancial, en lo que atiende a la ley en sí, al Código Penal. Este es un Código del Proceso penal, en lo que atiene al Código Penal que aún está en estudio, ojalá también las normas que están allí en discusión puedan reflejar lo que la sociedad en este momento necesita.
Siempre recuerdo lo que en un momento muy especial de nuestro país se vivió y habiendo sido alumnos del Dr. Aníbal Barbagelata nunca nos vamos a olvidar, en aquel momento dijo "que la Constitución sea", nosotros hoy nos permitimos agregar, "que la Justicia sea".

 

HS: Gracias a los dos por haberse hecho este rato para estar con nosotros.

JG: Muchas gracias a ustedes.

CS: Gracias.