“ESTA CAÍDA DE PRECIOS TIENE EQUIVALENTES EN PERÍODOS RECESIVOS EN URUGUAY
La columna del contador Dardo Arigón, 24 de junio de 2017

economia.jpg“De acuerdo a las estadísticas del INE los precios están cayendo y fueron negativos en el año que termina en mayo del 2017. Para llegar a una situación similar estadísticamente tenemos que ir al año 1999 o al año 2005, en épocas de recesión. O sea que esta caída de precios tiene equivalentes en períodos recesivos en Uruguay”, dijo el contador Dardo Arigón en su columna quincenal de análisis de la realidad económica por CX36. En ese marco comentó que “si vamos al IPC, cayeron los precios que se le pagan al productor y por lo tanto cayeron los precios al público y se mantiene el IPC muy bajo por la caída de precios de bienes de primera necesidad porque hay reducción del consumo” es decir “se está tapando la realidad del consumo fundamental para mantener la salud de la población, por bienes suntuarios”. Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/cr-dardo-arigon-24-6-2017-audios-mp3_rf_19474378_1.html

 

Hernán Salina: Estamos recibiendo al contador Dardo Arigón desde Mercedes, Soriano, para su columna de Economía de los sábados, en Radio Centenario. Buenos días Contador.

Dardo Arigón: Buenos días. ¿Cómo están?

 

HS: Muy bien. Queríamos comenzar por la realidad del Producto Bruto Interno, esa famosa expresión que se resumen en la sigla PBI, la cual el gobierno ha estado manejando y los datos oficiales hablan de un crecimiento. ¿Qué quiere decir cuando hablamos del crecimiento del PBI?

DA: El PBI de acuerdo a las cifras oficiales creció en el primer trimestre del año 2017. Creció en relación a igual trimestre del 2016 en un 4.3%.
Un crecimiento importante.

 

HS: ¿Podemos repasar qué es el PBI Contador?

DA: Sí. El PBI es todo lo que produce dentro del país, eso se cuantifica y se refleja en el Producto Interno Bruto.
Es decir, todo lo que se produce implica bienes y servicios producidos dentro del país; ya sea producción industrial, producción agropecuaria, servicios. Todo eso está cuantificado y decimos en el país se produjo en el trimestre tanto y se compara con los trimestres anteriores.
Es lo mismo que ocurre en una empresa, la empresa produce tanto en un mes y eso se compara con los meses anteriores. O sea que estamos hablando de la producción  de un país de bienes y servicios.
Se entiende que eso refleja la actividad económica de un país, pero evidentemente el aumento del PBI no quiere decir que la Economía nacional esté mejorando, es muy importante hacer esta aclaración porque es lo que vemos en este caso en Uruguay.
El PBI aumenta en el trimestre pero la Economía nacional no mejora, la estructura económica del Uruguay no mejora, eso es lo que vamos a desarrollar enseguida.

 

HS: Sí, a propósito de este dato que manejaba se está hablando de que el gobierno espera que el 2017 culmine con una dimensión del PBI de unos 60.000 millones de dólares. ¿De qué habla ese crecimiento en cuanto a sectores de actividad?

DA: Lo que importa en ese caso, cuando se dice que el PBI aumentó un 4.3%, es detectar qué sectores generan este aumento, un sector que genere este aumento es el sector de producción primaria -el agro- y dentro del agro fundamentalmente aumenta el PBI por la soja que ha logrado buen rendimiento. Este año el rendimiento promedio de soja supera los 3.000 kilos por hectárea.
Entonces para establecer que aumentó se compara con el mismo trimestre del 2016 donde también se cosecha y se vende soja, pero en ese año el rendimiento fue muchísimo menor, pero fue mucho menor y este año es mucho mayor por las condiciones climáticas fundamentalmente. O sea que no tiene nada que ver la situación económica del país sino que son las condiciones climáticas.
Entonces, estamos comparando un año de muy buen rendimiento como fue este con muy buenas lluvias contra un trimestre de un rendimiento muy pobre como el trimestre del 2016.
Y acá tenemos que acotar que si bien aumenta el PBI del sector primario esto no genera trabajo. No genera nuevos puestos de trabajo porque sea cual sea el rendimiento, el trabajo de siembra, de cosecha, fue el mismo.
O sea que desde el punto de vista de puestos de trabajo no incide.
Desde el punto de vista del impuesto que se recauda hay dos posibilidades: una posibilidad que la soja pague el IMEBA (Impuesto a la Enajenación de Bienes Agropecuarios) que está pagando 1 dólar cada 1000 dólares vendidos. Prácticamente está pagando un dólar por hectárea, es un pago mínimo de impuesto. Si paga Impuesto a la Renta sí está pagando un 25% sobre la ganancia neta que tiene el productor.
Pero vemos que la recaudación tampoco aumenta mucho con esto de la producción. Esto con relación a este sector.
Hay otros sectores que estén incidiendo en el aumento del PBI como es el de comercio, restaurantes y hoteles.
Este sector creció porque hubo un crecimiento importante de la actividad turística con relación al primer trimestre del 2016.
Este crecimiento fue importante.
Este crecimiento de la actividad turística tiene como consecuencia evidentemente que restaurantes y hoteles están vendiendo más. Pero el turista que está pagando sus gastos con tarjeta tiene una devolución del IVA. O sea que la Dirección General Impositiva (DGI) no recauda prácticamente nada con la actividad turística.
Sí tenemos más actividad en hoteles y restaurantes, lo que implica algún aumento en la cantidad de puestos de trabajo.
También en este rubro está el comercio que aumentó sus ventas no solamente por la actividad turística sino por el consumo de bienes importados. Sabemos que en este primer trimestre aumentó por ejemplo la venta de automotores un 30% con relación al mismo trimestre del 2016, también aumentó la venta de electrodomésticos y otros bienes importados. No podemos decir que el aumento de venta del comercio se deba al aumento de venta de bienes de primera necesidad, sino  que se debe a bienes suntuarios.
La venta de estos bienes suntuarios es promovida por el precio del dólar que está prácticamente girando alrededor de los $29 desde hace 2 años, está prácticamente congelado. Tuvo un aumento en los primeros meses del 2016, un aumento transitorio, pero como se vio que la actividad económica empeoraba aumentando el dólar se trajo  otra vez a $29 y quedó prácticamente congelado, ahora a menos de $29.
Esto promueve el consumo de bienes importados.

 

HS: Usted decía que los indicadores hablaban de que la actividad de servicios de turismo dio fuentes de trabajo, pero en general se está hablando de un contexto donde se están perdiendo fuentes de trabajo.

DA: Bueno, si bien se está tomando como favorable a la Economía nacional este crecimiento del PBI, vemos que los otros indicadores no reflejan mejoría en la Economía nacional.
No podemos considerar este indicador aislado, tenemos que considerarlo por ejemplo con el desempleo en el primer trimestre del 2017.
El desempleo en marzo según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) aumentó un 1% lo que significa alrededor de 20.000 puestos de trabajo que se perdieron en marzo.
O sea que frente a todas estas cifras de crecimiento y que pretenden proyectar un crecimiento importante para todo el año, tenemos un trasfondo de pérdida de trabajo.
¿Eso es favorable para la Economía nacional?
Entonces estamos tomando sólo las cifras favorables  y no tomamos las cifras que son problema para resolver el problema.
La pérdida de puestos de trabajo  ha sido bastante grave desde marzo del 2017.
Pero también tenemos que considerar otros indicadores como es por ejemplo el Índice de Precios a los productores nacionales, es decir los precios que está recibiendo el productor nacional por la producción que realiza. Y es así que nosotros si tomamos el año móvil que termina en mayo del 2017 los precios que les han pagado a los productores nacionales cayeron un 1.95%, casi un 2%. Esa fue la caída de precios.
O sea que al productor nacional se le están reduciendo los precios, se le están reduciendo sus ingresos.
Y esto no se debe a que el productor nacional redujo sus costos de producción, porque no hay ningún costo de producción que se haya reducido por parte de la actividad nacional. Al contrario, en dólares crecieron. Y es así que si miramos los antecedentes en los años anteriores siempre el Índice de Precios a los productores nacionales creció por arriba del 7%. Acá en esta reducción hay un problema de lo que se le está pagando al productor  nacional.
Y si vamos específicamente al agro vemos que por ejemplo, a los productores  de pollos se les paga un 2% menos en el año que termina en mayo 2017 con relación al año anterior, por su producción.
Y si vemos a los productores hortícolas, los que producen hortalizas, se les pagan 45% menos.
Esto no es porque se reducen los costos de los productores hortícolas, sino que el productor  hortícola tiene que vender su producción a un menor precio porque ha caído la demanda de su producción.
La gente compra menos. Ese es el hecho.
Entonces, vemos que la caída del Índice de Precios que se les paga a los productores nacionales de acuerdo a las estadísticas del INE, esos precios están cayendo y fueron negativos en el año que termina en mayo del 2017.
Para llegar a una situación similar estadísticamente tenemos que ir al año 1999, donde estos precios cayeron un 0,58 en plena recesión. O al año 2005 donde estos precios cayeron casi un 4% donde ya también se estaba al final de la recesión.
O sea que esta caída de precios tiene equivalentes en períodos recesivos en Uruguay.
Si vamos al IPC -que vimos que había sido un índice que se mantenía dentro de los objetivos del gobierno-; que la inflación fue de un 5.5% a mayo -o sea que fue mínima y provocó gran alegría oficialista-. Y eso es debido a esto mismo que estamos hablando.
Cayeron los precios que se le pagan al productor y por lo tanto cayeron los precios al público y se mantiene el IPC muy bajo, porque en legumbres y hortalizas en el año que termina en mayo del 2017 los precios cayeron al público un 17% y el precio de la fruta cayó un 8%, o sea que el IPC se está manteniendo por la caída de precios de bienes de primera necesidad pero porque hay reducción del consumo; que se ve contrarrestado por esa reducción del consumo de artículos de primera necesidad que está contrarrestada en las estadísticas por el consumo de bienes importados.
Uno dice Impositiva recaudó más en este período, pero recaudó más porque deja de vender bienes de primera necesidad y vende bienes suntuarios que son mucho más caros, que pagan mucho más IVA.
O sea que se está tapando la realidad del consumo fundamental para mantener la salud de la población, por bienes suntuarios.   

 

HS: Cecilia manda un mensaje que dice: Hola, sí hubo  algo de aumento del turismo sobre todo de Brasil, este verano en Sofitel un chef encargado de área y personal cubría trabajo de tres personas y ganaba $26.000, lo mismo sucedió en Maldonado. Consulto a Arigón si ya perdimos  la soberanía alimentaria, el ganado se va en pie, la soja más la pasta de celulosa, poca pesca, industrias cerradas, tambos y curtiembres en crisis” y le envía saludos.
Yo le sumo a esta pregunta, cómo podemos valorar esta noticia de la rebaja en el gasoil que está rigiendo que anunció el gobierno, cuán significativa es.

DA: Sí, la rebaja del gasoil es de aproximadamente $3, no va a influir demasiado en los costos de producción o no incide demasiado en los costos de producción y no mejora la competitividad por ejemplo con Brasil donde el gasoil vale $26 uruguayos. Vemos que esto es más bien una medida política y no una medida de reactivación económica.
Sobre lo que manifestaba la oyente recién, evidentemente Uruguay hace años que está perdiendo la soberanía alimentaria, empezando por la extranjerización de la producción de alimentos en Uruguay incluido un tema que es de actualidad, el de los frigoríficos  vacunos en poder de la industria brasileña, que ya empieza a tener problemas y que es muy probable que acarree esos problemas hasta Uruguay.
La importación de hortalizas congeladas que antes producía Uruguay, la pesca, la industria pesquera que tenía Uruguay para abastecer y que se está perdiendo.
Uruguay está perdiendo la soberanía alimentaria y cuando nosotros decimos en las estadísticas que se está reduciendo el consumo de bienes de primera necesidad, también decimos que estadísticamente se refleja en cantidad de bienes de primera necesidad que se consume. Pero también está variando la calidad, porque  se cambia la calidad de alimentación por alimentación prácticamente de engañar al aparato digestivo para saciarlo y no para nutrirse.
Entonces estamos perdiendo la soberanía alimentaria en toda la cadena productiva y estamos perdiendo la soberanía alimentaria en la calidad de alimentación de la cual no vemos ninguna orientación.
Hay más preocupación porque no se fume o porque no se tome alcohol que por la alimentación necesaria para nutrir el organismo.
Y lo que mencionaba esta oyente también sobre la cantidad de trabajadores en turismo que en lugar de tres trabajadores se tiene uno y se le sigue pagando lo mismo, es la demostración de que se está reduciendo la cantidad de empleo aún con turismo creciente.

 

HS: Contador, completo este panorama, y con temas que siguen como decimos cada sábado cerrando este contacto con Usted.
Un abrazo, nos reencontramos en la próxima.

DA: Un gran abrazo, ha sido un gusto estar con ustedes, con los oyentes y será hasta la próxima.