LAS PROTESTAS CONTRA EL G20 EN EUROPA “SON POR LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS Y SOCIALES”
El análisis de James Petras en CX36, 10 de julio de 2017

 

james petras.jpg“Los medios hablan de violencia, pero la violencia deriva de la falta de respuesta entre el Grupo de los 20 y las grandes exigencias de la mayoría del pueblo europeo. La raíz de las marchas, primero son los problemas económicos y sociales. Hablan de que baja el desempleo pero en realidad, de lo que aumenta, el 90% de los nuevos contratos son temporales. Son contratos basura. No tienen ninguna forma de estabilizar las nuevas búsquedas de empleo”, dijo el sociólogo estadounidense, profesor James Petras en su espacio semanal de análisis de la realidad mundial. “Creo que las manifestaciones también son un reflejo de la total impotencia y traición de los socialdemócratas y de los partidos existentes. La gente sale a la calle y monta líos porque los Parlamentos, las elecciones, no han dado ningún resultado positivo. En vez de hablar de violencia, deben hablar de la traición de los partidos frente a las crisis sociales que han afectado a las grandes mayorías de la población”, señaló. Además se refirió a la situación en Turquía, se extendió en explicar la interna política de Estados Unidos, el relacionamiento Trump-Putin y lo que se viene en Argentina con las elecciones parlamentarias. Transcribimos el análisis de James Petras que usted puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/analisis-james-petras-cx36-audios-mp3_rf_19719815_1.html

 

Efraín Chury Iribarne: James Petras el gusto de saludarte desde los estudios de Radio Centenario en Montevideo. ¿Cómo estás?

James Petras: Estamos bien, en pleno verano.
Y estamos esperando el contacto con Uruguay.

 

EChI: Bien, comencemos con la reunión del G20.

JP: Es un buen tema para empezar porque las confrontaciones callejeras fueron muy grandes y con muchas consecuencias, porque muestran que los planes de los gobiernos de imponer otra década de austeridad han encontrado una respuesta contundente.
Los medios hablan de violencia, pero la violencia deriva de la falta de respuesta entre el grupo de los 20 y las grandes exigencias de la mayoría del pueblo europeo.
La raíz de las marchas, primero son los problemas económicos y sociales. Hablan de que baja el desempleo pero en realidad, de lo que aumenta, el 90% de los nuevos contratos son temporales. Son contratos basura. No tienen ninguna forma de estabilizar las nuevas búsquedas de empleo.
En segundo lugar, tenemos el problema de que constantemente hay guerras. Y podemos decir que la población está harta de violar otros países y después tener que pagar el precio, el problema de los inmigrantes y demás.
Creo que las manifestaciones también son un reflejo de la total impotencia y traición de los socialdemócratas y de los partidos existentes. La gente sale a la calle y monta líos porque los Parlamentos, las elecciones, no han dado ningún resultado positivo. En vez de hablar de violencia, deben hablar de la traición de los partidos frente a las crisis sociales que han afectado a las grandes mayorías de la población.
La violencia política y económica están vinculadas. Podemos decir que cada vez que los gobernantes profundizan las desigualdades, cada vez es más profunda la oposición y tal vez la violencia.
Ese es el tema principal que debemos considerar.
Y más allá de eso, tenemos lo grandes conflictos internamente donde los Estados Unidos rechazan encabezar a Europa en este proceso económico; no sólo el señor (Donald) Trump ha dicho que no va a participar en los acuerdos climáticos de París, sino que también es un proyecto de Trump, llegar a un arreglo con Rusia.
Pero al mismo tiempo, podemos decir que hay otro conflicto, porque hay grandes empresas energéticas europeas están muy enojadas con los Estados Unidos porque el Congreso norteamericano quiere imponer nuevas sanciones sobre la transmisión del gas de Rusia a Europa y todas las grandes empresas de Inglaterra,  Francia, Alemania, tienen mil millones invertidos en el nuevo oleoducto que podría facilitar y garantizar a Europa el combustible. Entonces, es otro conflicto entre las grandes empresas y los Estados Unidos por un lado, a favor de menos sanciones a Rusia; y  los de Washington que quieren imponer más.
Entonces no hay ninguna clarificación sobre los supuestos acuerdos entre Europa y Estados Unidos, en los 20.
Los 20 están muy divididos incluso entre ellos. Los polacos están por un lado, y los países que están por la integración más profunda como Francia y Alemania. Pero Alemania también tiene contradicciones con Francia que quiere facilitar mayores inversiones y bajar las exigencias alemanas sobre el control de gastos económicos.
¿Dónde está el acuerdo?, debe preguntarse uno.
No está en las relaciones internacionales, no está en las fuentes de energía, ni en el Presupuesto; por lo que podemos decir que hay un gran quilombo ahora en Europa para arreglar cuentas.

 

EChI: ¿Cómo podemos analizar las conversaciones entre Donald Trump y Vladimir  Putin?

JP: Bueno, puede pensarse cualquier cosa y no hay seguridad. La conclusión de hoy podríamos conformarla con las declaraciones realizadas en estos días.
Pero, creo que por lo menos tenemos una idea de que han entrado en algunas discusiones de algunos acuerdos, pero nadie sabe en qué grado los acuerdos se podrían realizar. Por un lado Trump y Putin dicen que tuvieron buenas discusiones, que firmaron algunos acuerdos, pero nadie sabe qué son los acuerdos ni cómo se van a realizar.
El único que sabemos que está funcionando, es un acuerdo entre Estados Unidos y Rusia, sobre el conflicto al sur de Siria. Pero más allá de eso, Trump obligatoriamente tenía que criticar y preguntar a Rusia si estaba metido en el proceso electoral presidencial estadounidense; Putin lo niega y ahora parece que Trump lo aceptó. Pero el Congreso está gritando contra Putin y mantienen la idea de que Rusia estuvo involucrada en las elecciones.
El hijo de Trump dijo haber tenido conversaciones con algún diplomático ruso antes de las elecciones y la prensa aquí empezó a atacar, a decir que es una conspiración ruso-norteamericana a partir del hijo. Pero nadie tiene ninguna prueba para verificar nada, entonces la oposición empieza a atacar a Trump porque en un momento tuvo que ir al baño y dejó a su hija sentada en la mesa de los 20; entonces los diarios y los medios de televisión empezaron a criticar como puede sustituirlo su hija como representante de los Estados Unidos.
Estas frivolidades son parte de la campaña que hay aquí para intentar derrocar al gobierno de Trump. Y Trump, por otro lado, sigue persiguiendo medidas reaccionarias en relación con el Plan Nacional de Salud, con la baja de impuestos a los ricos y habla de agresiones contra Corea del Norte. Entonces, son reaccionarios contra reaccionarios aquí.
Los reaccionarios norteamericanos en el Congreso cuestionan a Trump por las conversaciones con Rusia; y Trump ataca a los congresistas porque quiere profundizar las medidas anti populares internamente. Creo que estamos en una situación donde la Presidencia y el Congreso compiten a ver cuál es más reaccionario, quién puede hacer mas favores al complejo militar banquero. Es una situación bastante alejada de cualquier consideración de lo que podríamos llamar medidas positivas para el mundo y para el pueblo.

 

EChI: ¿Los republicanos respaldan a Trump o también hay una interna?

JP: Exactamente, hay una interna.
Porque un importante sector del Partido Republicano coincide con los demócratas en la “putinfobia”, tienen una posición muy hostil con Rusia y muy guerrerista. Creo que es un problema para Trump poder avanzar en su agenda de acuerdos con Putin.
El Partido Republicano, creo que la mayoría, está en contra del acercamiento con Rusia. En este sentido, el Partido Demócrata tiene suficiente apoyo para bloquear cualquier medida de Trump que pudiera mejorar las relaciones con Rusia.
Más allá de eso, hay divisiones en el Partido Republicano sobre el Plan de Salud, donde Trump quiere eliminar 23 millones de afiliados al Plan de Salud actual; y hay sectores republicanos que entienden que pueden ser más los excluidos, piden que sean 50 millones; mientras que hay otro sector republicano muy minoritario que dice que 23 es demasiado, que debe bajarlo a 15 millones de excluidos. 
Entonces son tres posiciones republicanas, uno minoritario a favor de cortar el Plan Trump, otro entiende que hay que modificarlo y no excluir a tantos, y otros que quieren profundizarlo y eliminar el 100% de los beneficiarios del Plan de Salud que están bajo la línea de pobreza.

 

EChI: ¿Cómo ves los últimos acontecimientos en Venezuela?

JP: Yo creo que (el presidente Nicolás) Maduro está buscando abrir las negociaciones con la oposición, en línea con la política de El Vaticano, quieren llegar a un acuerdo que por lo menos bloquee algún plan económico.
Mientras tanto, las bases populares del chavismo quieren profundizar en la Constituyente, quieren tomar medidas más avanzadas en lo económico, lo político y lo social.
Maduro está entre las dos fuerzas: La oposición irresponsable y las bases populares de su propio movimiento.
Creo que liberar o por lo menos encarcelar a (Leopoldo) López a su casa,  es una concesión sin contrapeso. Es decir, la derecha no ofrece ninguna concesión, ningún reconocimiento de las concesiones de Maduro, que sigue dando terreno a la oposición pero no consigue el contrapeso de la oposición. Creo que las marchas de la derecha no han alcanzado nada positivo ni han aumentado su capacidad de derrocar al gobierno. Entonces sigue el empate a pesar de las concesiones de Maduro y la búsqueda de acuerdos, la oposición sólo tiene un blanco: eliminar a Maduro e imponer un gobierno de fuerza, masacrar las fuerzas populares que apoyan al chavismo.
No hay ninguna duda de que si la derecha toma el poder en Venezuela, vamos a presenciar una masacre como la Argentina en dictadura. No es una oposición democrática, no hay ninguna posición que pudiera ser en busca de soluciones reales, van a imponer mano dura, van a hacer una purga y van a aplicar medidas masacradoras contra quienes actualmente están defendiendo el gobierno.

 

EChI: Estoy de acuerdo Petras, al final como siempre te pedimos nos cuentes algunos temas en los que estés trabajando.

JP: Hay varias cosas.
Primero, podría comentar sobre la marca de los millones en Turquía, en Estambul, contra el gobierno de (Recep Tayyip) Erdogan.
Obviamente el país está polarizado, con más de la mitad de la población harta del autoritarismo, las purgas, la represión, el encarcelamiento. Y creo que Erdogan está marchando hacia un Estado único por el miedo que tiene por dos problemas: por un lado su aislación de Europa actualmente y segundo, que Turquía enfrenta el avance de los turcos en el norte de Siria, en la frontera con Turquía.
Erdogan ha dicho muchas cosas, que va a explorar nuevos caminos con Rusia y otros países, pero no avanzado en nada e internamente sigue estando con las oposiciones cada vez más fuerte. Yo no sé a dónde va Turqía en esta situación. Erdogan tiene que enfrentar a millones de personas, no es simplemente reprimir. Por otro lado, está en la onda de aumentar y concentrar su poder. Y tal vez podría lanzar una guerra contra los kurdos en Siria, pero esto implica confrontar con Estados Unidos que está metido con los kurdos en la zona que Turquía quiere dominar.
Entonces, Erdogan está en una crisis profunda en estos momentos porque está enfrentando a muchos enemigos en Europa, en Siria e internamente.
El otro tema que quiero comentar es sobre Argentina, que está frente a un posible cambio en el Congreso en las elecciones parlamentarias que se vienen próximamente. En esta situación (el presidente Mauricio) Macri tiene muchos problemas económicos primero, la deuda que firmó a cien años, tiene problemas frente a los sectores públicos y privados. Y en eso aparece Cristina Fernández aumentado la oposición con su nuevo partido Unión Ciudadana; tratando de ofrecer una alternativa a los peronistas de la derecha. Pero Macri tiene el apoyo de la clase media acomodada entre los porteños, y más que eso, tiene el apoyo de los gordos en la CGT, en los sindicatos, muy corruptos que reciben dineros del gobierno a partir de las obras sociales, que no van a apoyar a nadie diferente de Macri.
Entonces, la burocracia sindical y la clase media acomodada sigue acompañando a Macri a pesar del desastre que el país enfrenta. Mucho depende de la capacidad de Cristina Fernández de acumular todos los sectores disidentes que están divididos en este momento. Si mantienen las divisiones internas en la oposición Macri puede conseguir una representatividad en el Parlamento, no creo que vaya a conseguir mayorías, pero entre las diferentes fracciones puede establecer alguna fórmula para combinar el peronismo de derecha con el neoliberalismo de la derecha y mantenerse en el poder. Vamos a ver si puede seguir esa política.
Finalmente, quiero anotar que internamente Estados unidos está lleno de turbulencias a nivel de la elite política. Los congresistas contra el Presidente, republicanos contra demócratas, crisis en las relaciones con China y Rusia y acuerdos entre los capitales.
Entonces, nadie puede entender cómo se van a resolver tantas contradicciones, cuando la mayoría del público, del electorado, no muestra interés en ninguno de estos conflictos, hay una pasividad muy extendida aquí.
Entonces, todo lo que se lee en los diarios sobre este o el otro factor, de la política interna, las crisis, las acusaciones, las investigaciones, tiene el desinterés del 80% de la población que prefiere mirar las páginas de deportes y las cómicas, antes que escuchar las noticias sobre la política cotidiana.

 

EChI: Muy bien Petras, muchas gracias.

JP: Hasta el lunes, chau.

 

(*) El sociólogo estadounidense, profesor James Petras, analiza semanalmente la realidad internacional en exclusiva en español por CX36 Radio Centenario. Usted puede escuchar este análisis en vivo, los lunes 11:30 horas (local) por el 1250 AM del Dial uruguayo y por www.radio36.com.uy ya que la emisora transmite las 24 horas online.