“BULLYING ES VIOLENCIA SICOLÓGICA, REPETITIVA Y SISTEMÁTICA DENTRO DE UN CENTRO DE ESTUDIOS”
Contacto con la psicóloga Silvana Giachero, 15 de julio de 2017

“Cuando hablamos de bullying estamos hablando de una dinámica, de un proceso, no de un acto puntual” pero “lo que pasa es que se viene banalizando el concepto bullying, cualquiera le llama bullying a cualquier cosa. Entonces cuando todo es bullying nada es bullying”. “En Uruguay tres de cada diez niños lo están sufriendo en silencio y nadie se está ocupando de este tema, no se está haciendo absolutamente nada en políticas de Estado”, dijo la psicóloga Silvana Giachero en ‘Mañanas de Radio’. La especialista lamentó que se esté “banalizando el término bullying. A tal punto que hoy todo el mundo juega con el concepto, hace chistes, chistes que se llevan a la política, chistes que se llevan a la prensa”, comentó. Transcribimos la nota que Usted puede vovler a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/sic-silvana-giachero-15-7-2017-audios-mp3_rf_19836922_1.html

 

María de los Ángeles Balparda: Vamos a conversar con la psicóloga Silvana Giachero  por un tema que ha estado estos días sobre la mesa, por razones que no tienen nada que ver ni con la Salud, ni con la Educación, ni con las relaciones entre las personas, pero es un tema que ha estado muy presente y del que me parece sabemos muy poco, por eso consultamos a esta especialista.
Buen día.

Silvana Giachero: Buenos días.

 

MAB: Silvana, nosotros queríamos conversar un poquito sobre el bullying, porque se habla mucho de él pero sabemos poco. ¿Es algo nuevo o es algo que siempre existió y ahora se le dice bullying?

SG: Lo nuevo son las investigaciones científicas que se han realizado entre el ‘70 y el ‘80, su primer investigador fue el psicólogo sueco Dan Olweus a partir de las secuelas, del daño, que terminaron en varios suicidios de adolescentes que hubieron en esa década. Le puso bullying que quiere decir matonear. El chico bullying es el matón y este concepto viene de la Etología, del origen del concepto ‘mobbing’ que a nivel del mundo animal significa patotear, o sea cuando varios organismos o animales se unen para excluir o destruir a otro del grupo de la propia especie.
Como bien tú decías eso siempre existió. Desde que el hombre es hombre estas dinámicas de linchamiento se dan en todos los ámbitos.
Lo que pasa que lo que viene sucediendo a nivel mundial es que cada vez son más hostiles, más violentas, se pueden frenar menos, entonces es un fenómeno que viene en crecimiento a tal punto que hay una alerta mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de UNICEF, de la Asociación Internacional para el Bullying, que dice que de no mediar medidas de prevención en el mundo, se espera que para el 2025 se puedan llegar a suicidar por este fenómeno 850.000 chicos en el mundo.
O sea que cuando hablamos de bullying tenemos  que tener mucho cuidado con este concepto, no podemos jugar con esta palabra, no toda violencia en todo ámbito es bullying. Tampoco lo que pasa en las redes es bullying, cuando hablamos de acosos en las redes estamos hablando de cyber acoso y cuando estamos hablando de cyber bullying estamos hablando del bullying cuando pasa a las redes, o sea, siempre que hay cyber bullying va a haber bullying dentro del centro de estudios.

 

MAB: ¿Va a haber ese patoteo digamos que es más físico, más personal?

SG: No necesariamente.
Cuando estamos hablando de bullying estamos hablando específicamente de una violencia sicológica, repetitiva y sistemática que se puede dar en forma verbal, en forma de hacerle el vacío, de ponerle un mute, de humillar al otro, en el cual otros chicos se van uniendo a este líder y lo que va a generar es un gran acoso, es decir el todos contra uno, esta violencia puede llegar a violencia física. De hecho hemos realizado algunas investigaciones en Uruguay que en los centros de estudio de menores recursos económicos la violencia física se da más y en los de mayores recursos económicos se da más la violencia sicológica y la violencia en las redes.

 

MAB: ¿Esto se da tanto entre niños como entre adultos?

SG: En realidad es en los centros de estudio.
No es bullying lo que se da fuera de los centros de estudio. Está enmarcado dentro de ese contexto y tiene determinadas características que hacen justamente a entre pares, que se puede dar a cualquier edad dentro de los centros de estudio. Pero donde se da más es entre los 8 años y los 11 y 15 años, ahí es donde más riesgo corren y donde más riesgo de suicidio también. Sobre todo más los varones que las nenas.

 

MAB: ¿Si no es dentro de los centros de estudio tiene un nombre?

SG: No. Nosotros lo que vemos es el bullying que es la violencia psicológica sistemática y repetitiva contra un chico dentro de un centro de estudio, cuando pasa a las redes esa violencia es cyber bullying, cuando hay violencia en el ámbito familiar se llama violencia doméstica, cuando hay un linchamiento social podemos estar frente a un proceso de chivo expiatorio, chivo expiatorio es aquel personaje donde se depositan todas las culpas para eximir a todo un grupo la responsabilidad de hacerse cargo de esas culpas, entonces como dice el refrán “muerto el perro no hay más rabia”.
El chivo expiatorio es aquella persona que carga con todas las culpas de todo lo que ha hecho mal un grupo, se hace cargo de esas culpas y cuando se lo elimina del grupo, lo salva.

 

MAB: ¿Hay un perfil de hostigador y un perfil de víctima?  Es decir hay un niño que esté predispuesto a ser patoteado por los otros y hay algún niño con un perfil que lo lleva a que va a ser el hostigador.

SG: Esa es una muy buena pregunta porque le es muy difícil entender a la gente que no hay un perfil de víctima, que cualquiera puede transformarse en víctima, puede haber grado de vulnerabilidad pero no hay nadie que sea resistente. Basta con convertirse -por celos, por envidia o para proteger secretos o por corrupción-, basta con convertirse en una amenaza para un hostigador, se dispara esta dinámica.
Nadie está salvo, claro que todos preferimos que haya un perfil entonces si mi hijo no tiene el perfil o si yo no lo tengo esto no me va a pasar. Pues la mala noticia es que nadie está a salvo de convertirse en víctima pero sí hay un perfil de hostigador, tenemos  personalidades de índole sicopáticas, narcisistas o el sicopático perverso o personalidades victimistas que no es lo mismo que víctima. O dentro de los chicos, por ejemplo el trastorno desafiante oposicionista o el trastorno de insocial en la adolescencia que pueden derivar en este tipo de conductas, o sea aquel que dispara este proceso.
¡Ojo!, hay que diferenciar el que dispara el proceso de la víctima y los cómplices. Estas dinámicas siempre tienen tres patas o tres ejes. Por un lado el victimario el que dispara por celos, por envidia, por secretos a proteger; la víctima que siempre este tipo de personajes va a funcionar de esta manera, siempre teniendo una víctima para depredar, para retroalimentarse a sí mismo y por otro lado generar instancias de poder -porque cuando hablamos de bullying estamos hablando de poder-; y por otro lado tenemos los cómplices que son aquellas personas, aquellos chicos que se suman, algunos en forma activa (hacerles los mandados al hostigador o hostigadora) y los cómplices silenciosos que son los que miran y no hacen absolutamente nada.

 

MAB: Sabiendo lo que usted decía de que ningún niño está exento de poder convertirse en víctima, ¿cómo se puede ayudar, cómo hace un padre, una madre, un docente, para ayudarlos?

SG: Mira, no es un tema de fortaleza o debilidad, tampoco es un tema de autoestima, tampoco es un tema de valores, tampoco son conflictos, eso lo tenemos que dejar claro.
Cuando hablamos  de bullying estamos hablando de violencia, la violencia al ser sistemática y repetitiva lo que hace es debilitar, la debilidad es consecuencia de este abuso emocional, lo mismo la baja de la autoestima. Muchas veces cuando vemos a un chico víctima de bullying decimos que el chico es débil o que tiene baja autoestima, porque lo que estamos viendo es la consecuencia de lo que le han hecho, eso es fundamental, porque  si no se diagnostica mal y se busca el problema en la víctima. No es que a un chico débil le vayan hacer bullying eso tiene que queda claro, no es que a un chico que tenga baja autoestima le vayan hacer bullying, tampoco el bullying es un tema de discriminación, si bien implica un trato discriminatorio van a utilizar aquello que el chico tiene de diferente para burlarse. No es discriminación, es violencia sistemática y repetitiva eso tiene que quedar claro.
Nosotros lo que tenemos que hacer es primero hablar del tema y sensibilizar a nuestros hijos tanto para que no lo hagan, para que no se sumen al plan de acoso; porque ahí está la prevención como para que si lo empiezan a molestar se anime a hablar porque hablar funciona y cuanto antes hable y cuanto antes denuncie esto más rápido se va a poder actuar y más probabilidades va a haber de sanar rápidamente la situación. Cuando el chico más se tarde, más difícil va a ser de sanear esta situación y ya va a estar con un daño que se llama estrés post traumático que es el daño que genera esta violencia, que se resuelve con una terapia que tiene un abordaje en EMDR -que es reprocesamiento y sensibilización por movimientos bilaterales, una terapia específica para el trauma y es la que yo utilizo justamente- para en poco tiempo sanar la herida que esa violencia genera.
Los padres tienen que estar muy atentos a los síntomas que presentan como por ejemplo dolor de cabeza cuando van al colegio en forma repetitiva, dolor de panza, hay que irlo a buscar, hace fiebre los domingos en la noche, pone excusas para no ir, empieza a bajar las calificaciones, empieza a no invitar amigos, a quedar fuera, hay un montón de síntomas, trastornos del sueño, trastornos de la alimentación, que se empiecen a cortar, que estén angustiados, tristes, ansiosos, hiperactividad, problemas de concentración, o sea es un combo de síntomas que nos puede estar hablando que el chico está empezando a tener trastornos por estrés traumático debido a esta violencia sicológica que padece en el centro de estudio.

 

MAB: O sea que el consejo por encima de todo sería -como para muchas otras cosas- tener una relación cercana con los hijos y generar relación de confianza  para que ellos hablen.

SG: Exacto. Esta cosa de que siempre vamos a estar y de que no vamos a juzgar, porque si a nosotros un niño nos dice me está pasando esto lo primero que tenemos que hacer es validar ese sufrimiento pero nunca cuestionarlo. No decirle “no será que tú habrás hecho, no será que siempre tú sos tan sensible o te metes en problemas”, esto de culpabilizar a la víctima hace que el chico se cierre y nunca más lo cuente.

 

MAB: Validar el sufrimiento.

SG: Validar el sufrimiento y empezar a investigar.
Sí es cierto que un conflicto no bullying, que un acto puntual de violencia no es bullying. He escuchado a muchos padres decir a mi hijo le hacen bullying porque ese chico le pega. Eso no es bullying. Cuando hablamos de bullying estamos hablando de una dinámica, estamos hablando de un proceso no de un acto puntual y lo que pasa es que se viene banalizando el concepto bullying, se quiere transformar en una moda, cualquiera le llama a cualquier cosa bullying entonces cuando todo es bullying nada es bullying y los que realmente lo están sufriendo… Se desvirtúa.
Porque el bullying es en silencio, es muy sutil, solo dos de cada diez chicos lo están padeciendo, en Uruguay tres de cada diez niños lo están sufriendo en silencio, nadie se está ocupando de este tema, hace un año presentamos un proyecto de Ley, el primer proyecto de Ley sobre bullying y ahí está durmiendo en la Comisión de Educación. Mientras otros niños lo están sufriendo en silencio.
Imagínate que en Uruguay cada cinco suicidios de adolescentes uno es por bullying, o sea que tenemos que de los suicidios de adolescentes el 19%  es por bullying y no se está haciendo absolutamente nada en políticas de Estado.
Pero sí se está banalizando el término bullying. A tal punto que hoy todo el mundo juega con el concepto, hace chistes, chistes que se llevan a la política, chistes que se llevan a la prensa y yo quisiera saber niños que están escuchando o adolescentes o padres que se hayan  suicidado sus hijos por bullying, que escuchan a un montón de gente banalizar el concepto y que no les de vergüenza… Es como reírnos del término cáncer o reírnos de la tortura o de los que sufrieron en la dictadura.
O sea, hay cosas de las que no nos podemos burlar.

 

Hernán Salina: Psicóloga, para reafirma un concepto entonces no es correcto incluso desde el punto de vista científico hablar de bullying para adultos digamos.

SG: El concepto se maneja en los jóvenes y en los niños en los centros de estudio, puede ser a nivel universitario también, puede ser que algún adulto que esté estudiando en la Universidad o en alguna UTU, en algún centro de formación docente pueda llegar a sufrir bullying. Son casos aislados, pero el marco es siempre dentro de los centros de estudio no en otro ámbito.

 

HS: Y esto habla de que el Estado está omiso en una realidad que también se da en nuestro país, de trabajar seriamente para enfrentar esto.

SG: Sí totalmente omiso, si bien ahora después del V Congreso Internacional que se hizo en el Uruguay -que ni siquiera tuvo el ‘interés presidencial’ al respecto, no es que no lo tuve me lo negaron directamente- lo que empezamos hacer, el Ministerio de Educación y Cultura me contrató para hacer una jornada por video conferencia con chicos y ahora con los docentes, como para empezar a sensibilizar en el tema. Pero en realidad estas son cosas aisladas, no está esto dentro de un entramado, de una política de preocupación, de prevención cuando hay una alerta mundial.

 

MAB: Clarísimo, muy bien.
Psicóloga Silvana Giachero le agradecemos muchísimo por esto y la vamos a molestar algunas veces más  por temas de este tipo.

SG: Dale, a las órdenes no hay problema.
Gracias ustedes.