“LA INFLACIÓN BAJA PORQUE HAY RECESIÓN Y CAE EL CONSUMO”
Contacto telefónico con el contador Dardo Arigón, 19 de agosto de 2017.

 

Dardo Arigón.jpgDesde Mercedes en su contacto quincenal con CX36, el contador Dardo Arigón se refirió a la bancarización o inclusión financiera y cómo afecta eso a los pequeños comercios o monotributistas.
Al respecto Arigón se refirió a las empresas que tienen una reducida venta mensual y en cuanto a aportes al BPS y DGI aporta una cuota que engloba a las dos instituciones, o sea realiza aportes mínimos. 
Afirmó que el país sigue lineamientos internacionales, con los mismos problemas y la clara visión “el objetivo es que los pequeños y medianos comercios dejen de existir”.

Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/cr-dardo-arigon-21-8-2017-audios-mp3_rf_20437319_1.html

 

Hernán Salina: Tenemos el gusto de recibir al contador Dardo Arigón desde Mercedes, capital de Soriano, para su columna quincenal de economía. Buenos días contador Arigón…

Dardo Arigón: Buenos días. ¿Cómo están?

 

HS: Bien, un gusto recibirlo, como siempre.
Hay varios temas acumulados para conversar con usted, pero se han reunido de alguna forma  los temas de la denominada bancarización, que el gobierno elije llamar inclusión financiera, a una escala concreta de lo que le pasa a la gente en la vida cotidiana, y también a los que tienen pequeños comercios. Porque por un lado sale el ministro de Economía, Danilo Astori, a exaltar los beneficios que esto traería, que esto está trayendo al país. Y por otro lado, por ejemplo, recibíamos una llamada ayer de un amigo de la audiencia, creo que su nombre era Nelson, que nos contaba lo que le pasa a su hija que tiene un kiosco.
Porque hoy el titular, si uno entra a la página de Presidencia, el principal título en este momento es “Pequeños comercios pueden solicitar el subsidio para equipos de extracción de dinero y pago de facturas”; y habla de un plan de apoyo a pequeños y medianos comercios de 95 localidades con más de 500 habitantes.
Sobre esto nos hablaba el amigo de la audiencia, que nos llamó especialmente para que le trasmitiéramos a usted estos datos, esta realidad para analizar. Su hija es monotributista, podemos aclarar qué quiere decir eso primero, contador…

DA: Sí, monotributista es una empresa que tiene un reducido volumen de ventas, aproximadamente una venta promedio de 80 mil pesos por mes, es una venta muy reducida. Y que, en cuanto a aportes a BPS y la DGI, aporta una cuota que engloba a las dos instituciones. O sea que los aportes que realiza también son mínimos

 

HS: Claro.
Bueno, él nos contaba que en el caso de su hija, tiene que pagar el “pos”, que es ese aparatito por donde se pasan las tarjetas, el lector de las tarjetas digamos, a un costo de 700 pesos por mes aproximadamente. Primero hay una rebaja, los primeros meses, después pasa a tener ese costo.
Y después nos decía, bueno, los costos de las tarjetas, que cada una tiene un costo distinto que andan promediando un 4% de lo que se vende mediante las tarjetas. Cuánto tiene que aportar en impuestos, y decía, cuánto debe vender para sacar una ganancia. Que la DGI estima que estos comercios tienen una recaudación mensual de unos 70 mil pesos.
Le estoy resumiendo mucho porque estuvimos charlando rato, pero bueno, creo que deja reflejada una realidad que hay que conocer

DA: Exacto.
Bueno, en primer lugar a esto se le llama inclusión financiera porque la visión oficial del tema es desde el punto de vista del consumidor, entonces oficialmente se establece que el consumidor se ve incluido en los servicios que prestan los bancos, tiene acceso a los servicios que prestan los bancos. Por eso se le llamó inclusión financiera, visto desde el ángulo del consumidor.
La realidad es que es bancarización, porque esto hay que verlo del lado del que obtiene los mayores beneficios que son los bancos.
Y tenemos que aclarar que esto que está ocurriendo hoy en Uruguay no es una innovación de Uruguay. Uruguay, a través de estas instituciones que tiene, el Ministerio de Economía, etc., lo que está haciendo es siguiendo lineamientos internacionales. Esto está ocurriendo en toda América Latina, con los mismos problemas y con una clara visión de que el objetivo es que los pequeños y medianos comercios dejen de existir. Ahora vamos a ver por qué.
Bueno, como decía el oyente, el “pos” que es la maquinita que permite pasar la tarjeta, el lector de tarjetas donde se detecta el saldo que tiene la tarjeta si es una tarjeta de débito o si la tarjeta de crédito está habilitada y allí se le carga la compra a la tarjeta. Se llama “pos” porque el nombre en inglés quiere decir Point Of Sale que traducido es punto de venta.
O sea que eso tiene un costo que actualmente es de 772  pesos por mes. Y en monotributistas y pequeñas empresas tiene un subsidio de un 70%. O sea que durante unos meses paga menos de 772 pesos, paga algo así como 240 pesos, pero esto es durante unos meses, después empieza a pagar otra vez 772 pesos.
Tenemos que tener en cuenta que para una empresa que tiene un monto de ventas mínimo como es el monotributista, esto es una cifra elevada ¿verdad?

 

HS: Claro, claro

DA: Que tenemos que sumarle a las otras cifras que son costos fijos del monotributista como es el costo del agua comercial, energía eléctrica comercial, que es un costo mayor que el de la casa de familia. O sea que a la pequeña empresa se le hace complicado cubrir estos costos.
Y bueno, el comerciante vende a través de la tarjeta, supongamos que está vendiendo a través de la tarjeta. ¿Esto qué quiere decir? Que el banco, que es el intermediario, le cobra al consumidor, le retira el dinero al consumidor que hizo el pago con tarjeta y se lo acredita en una cuenta al comerciante, en este caso al monotributista.
Si el comerciante es un comerciante grande, tiene una cuenta corriente bancaria y va a retira el dinero con cheques, o podrá hacer un giro que puede ser a través del celular modernamente y pagarle a los proveedores con un depósito a través del celular.
Pero si el comerciante es pequeño, como un monotributista, tiene que ir a retirar el dinero del banco porque no tiene libreta de cheques porque es muy costoso, y además los pagos que realiza a los proveedores son mínimos, no justifica entregar un cheque. Entonces, el monotributista en este caso o el pequeño comerciante, tiene que ir al banco, retirar el dinero, llevarlo al comercio y hacer frente a los proveedores, pagarle a los proveedores. O sea que se le hace engorroso para el pequeño comerciante vender con tarjeta.
Y esto precisa evidentemente una administración muy particular, porque el comerciante que está vendiendo con tarjeta día a día hay ingresos que los tiene depositados en el banco,  y va a comprar en determinado momento y no tiene dinero él en la caja pero tiene dinero en el banco. Entonces tiene que ir permanentemente a retirar ese dinero para poder pagar.
Como vemos esto es engorroso, en cambio el gran comerciante paga a los proveedores con cheques sin necesidad de ir al banco.
Bueno, esto está haciendo que las pequeñas empresas no puedan competir con las grandes empresas. Y supongamos que una pequeña empresa vende a las personas que tienen tarjeta de MIDES, que también son venta de artículos de primera necesidad, bueno, el MIDES demora un mes en pagar esa tarjeta. O sea que la empresa tiene que tener un respaldo de dinero para hacer frente a la tarjeta del MIDES, a las ventas que realiza con la tarjeta del MIDES.
Por otro lado tenemos las comisiones, es decir, los comerciantes pagan comisiones al sistema financiero por toda esta administración de los recursos que tiene. O sea que, no solamente el costo de la maquinita, del lector de tarjetas, sino también la comisión que cobra el banco que es un de 3,5 si vende con tarjeta de crédito y 1,5 si vende con tarjeta de débito.
Esto uno dice, sí, la comisión es relativamente baja, pero lo que ocurre es que las empresas actualmente tienen una ganancia líquida entre un 10% a un 12% y algunas pueden tener un 15. O sea que el banco, si tiene una ganancia del 10%, el 3,5 en tarjeta de crédito va para el banco. O sea que un 35% de la ganancia se la lleva el banco, es una parte importante.
Los bancos están asociados de esta manera a las empresas en las ganancias pero no en las pérdidas

 

HS: Podemos dejar por ahora este tema de la bancarización que va a seguir dando para hablar, además está todo este aspecto de recolección de firmas para modificar algunos aspectos de su implementación que están haciendo los jubilados, por ejemplo, pero para ir hacia otra parte de la realidad que tiene que ver con la economía, ha sido tema esta semana, la reforma laboral que ha aprobado en Brasil el gobierno de Michel Temer con los aliados, que por supuesto lo más duro son las consecuencias para los trabajadores brasileños, para la gente de carne y hueso sometida a las condiciones  más flexibles que el capitalismo puede dar hoy en día para su trabajo. Pero esto también incide en la economía, en general, en los costos de los procesos productivos y también en el relacionamiento económico con nuestro país

DA: Exactamente, esto tiene influencia, incidencia con los mercados de los otros países, principalmente con Uruguay donde Brasil es un importante mercado.
Brasil en este momento se ve enfrentado a un problema de competitividad. Brasil no está competiendo con la producción extranjera, ya sea porque comienza a tener dificultades en la exportación, o la producción nacional no puede competir con la producción importada. Entonces, esto está llevando al gobierno a buscar soluciones a este problema de reducción en la competitividad.
Bueno, la solución que encontró el gobierno es la flexibilización laboral. Es decir, generar condiciones de trabajo flexibles donde el trabajador pierde derechos.
Lo más relevante es que, a pesar de haber legislación laboral, los acuerdos a los que lleguen los trabajadores de una empresa con el dueño de la empresa, esos acuerdos, aunque no respeten la ley, igual se tienen que cumplir. O sea que es como si la ley no existiera y trabajadores y propietarios de la empresa pueden hacer acuerdos que evidentemente van a ser muy perjudiciales para los trabajadores. Porque el trabajador  tiene que trabajar, tiene que tener un ingreso.
Y, por este lado, las empresas reducen los costos de producción y eso hace que su producción sea competitiva.
Hay varias medidas, por ejemplo, la jornada de 12 horas que es una clara violación a una jornada de 8 horas ya establecida durante décadas  y que es fundamental para la salud del trabajador. No es que el trabajador no pueda trabajar 12 horas sino que lo saludable es trabajar 8 horas con las correspondientes horas de descanso.
Esto, si bien el trabajador puede trabajar 12 horas, pero al final de su período laboral va a ver resentida su salud y se va a ver afectado en forma negativa.
Pero esto tiene un origen. ¿Por qué las empresas en Brasil han perdido competitividad? Nosotros ya conocemos que la producción de Brasil es de buena calidad, fue siempre competitiva, siempre exportó, se abastecía al mercado interno perfectamente, pero en este momento hay problemas de competitividad.
Esto no es algo que ocurra de un año para otro, esto es un proceso, la pérdida de competitividad de las empresas se va realizando a través de varios años. Y en el caso de Brasil claramente tiene su origen en lo que llamamos el atraso cambiario.
El precio del dólar en Brasil se mantuvo prácticamente estabilizado durante muchos años. En el año 2011 el dólar estaba a 1.50  y en el 2014 llegó a 2.20, o sea que hubo un período allí de tres o cuatro años donde el dólar prácticamente no aumentó de precio, se mantuvo muy bajo. Y siguió así, cercano a los 2 pesos hasta el 2015, donde hubo una devaluación de la moneda de un 50%, o sea que el real aumentó de 2 a 3 pesos.
Esta devaluación la realizó el gobierno para intentar resolver el problema de la competitividad.
Pero todos recordarán que en el 2015, y a pesar de esta devaluación, Brasil entró en recesión, es decir, el PBI empezó a caer. 2015 y 2016, allí son 2 años donde cae el PBI, cae la ocupación, hay un crecimiento de la desocupación muy importante y no se resuelve el problema porque el dólar quedó estabilizado prácticamente en 3 reales desde el año 2015. Hoy está a 3.20 el precio del dólar en reales.
O sea que el problema que tiene origen en el atraso cambiario, tiene origen en la política monetaria, se intenta resolver a través de los trabajadores, recortándoles ingresos a los trabajadores. Lo cual, evidentemente, no es una solución, porque después de este recorte vendrá otro  porque no se está atacando el problema principal.
Y hacemos mención al problema de Brasil porque está ocurriendo algo muy similar en Uruguay con el atraso cambiario. Tenemos que recordar que en el año 2005 el dólar estaba a 25 pesos, hoy está a 29 pesos, 12 años después 29 pesos, aumentó 4 pesos. O sea que hay un importante atraso cambiario que en algún momento va a tener repercusiones sobre los trabajadores. Ya está teniendo repercusiones sobre la deuda pública, en el déficit fiscal del gobierno, en la desocupación y en la caída del consumo que estamos viendo.
O sea que ya está teniendo una serie de repercusiones el atraso cambiario

 

HS: Contador, si bien este tema también queda para seguir desarrollando, en estos minutos finales quiero trasmitirle algunos mensajes que llegaron de la audiencia por el tema bancarización, para alguna respuesta breve.
Roberto pregunta: “El pequeño comerciante que no vende por tarjeta, pero que por las ventas que hace tampoco da boleta, ¿así, no pasa a ser un evasor de impuestos?”
Otro mensaje dice: “Es para aclarar al contador Arigón que la comisión al comercio es de 2,2 en débito y 4 en crédito, sumado a las comisiones en el banco cada vez que se retira dinero y los costos fijos del “pos”. Las comisiones que le cobran al comerciante son transferidas al cliente, lo digo porque yo tengo almacén y lo veo en otros supermercados que le aumentan al producto. Aclaro, yo no tengo “pos” pero sé que si no entro al sistema me fundo, sumado a la crisis y a la falta de trabajo que nadie entra. Saludos” -dice Mauricio

DA: Con relación a la primera, lo que son los pequeños comercios que realizan ventas menores, no tienen obligación de dar factura, pero al final del día tienen que realizar una facturación de todo lo que vendió en el día. O sea que no realiza evasión porque eso está permitido.
La obligación es tener el aparato de lectura electrónica para realizar ventas, pero si no lo tiene por ser un pequeño comercio que tiene costos importantes con la adquisición de este aparato de lectura electrónica, no le va a pasar nada, no está realizando evasión, todavía no hay sanción por no vender con tarjeta.
Ahora, sí, hay pequeños comercios que tiene el costo del “pos”, el costo de la comisión del banco, el costo de trabajar con el banco y tienen que vender con tarjeta porque si no pierden clientes. Bueno, ese es un análisis y un estudio que realiza el comerciante y ve si puede trabajar de esta manera sin perder, sin resentir la ganancia de la empresa. Va a perder algo pero el hecho es no resentir la ganancia de la empresa

 

HS: Muy bien. Dejamos por acá hoy, temas que siguen porque van a dar mucho para hablar, son parte de los temas centrales vinculados a la economía en este tiempo. Contado Arigón, el agradecimiento, como siempre, un abrazo y seguimos en la próxima

DA: Bueno, muchas gracias, ha sido un gusto estar con ustedes y hasta la próxima.