“BRASIL ES UNA GRAN NOVELA, UNA LENTA AGONÍA” 
El contacto con Plinio de Arruda Sampaio Jr., 5 de octubre de 2017.

Plínio2.jpgDesde San Pablo, en su contacto semanal con CX36 el economista y analista político Plinio de Arruda Sampaio Jr. se refirió a “la lenta agonía del sistema político brasileño”.
Cada vez se agrava más y se profundiza la crisis, esta semana la novedad es el conflicto entre el Supremo Tribunal de Justicia y el Senado”.
“El Supremo decretó el alejamiento del senador Aécio Neves, pero el senado decidió que no va a permitir eso, que no acatara la ley. Este conflicto quedó suspendido porque el senado decidió postergar la decisión para presionar al Tribunal que retire su decisión”.
También está en conflicto la Cámara de diputados que recibió la decisión del pedido para la investigación del Presidente Michel Temer. La primera fue rechazada, pero ahora el presidente de la Cámara de diputados dice que no será tan fácil y se comienza a ventilar la hipótesis de una conspiración de Rodrigo Mora contra Temer”. 
“Literalmente todos los partidos políticos están involucrados en el proceso de corrupción por eso el sistema resiste de manera monolítica, resisten todos juntos”.

A continuación transcribimos la nota que usted podrá volver a escuchar aquí: http://www.ivoox.com/plinio-arruda-sampaio-jr-5-10-2017-audios-mp3_rf_21287506_1.html

 

 

María de los Ángeles Balparda: Bueno, estamos en contacto con Brasil, Plínio de Arruda Sampaio Jr., que está en contacto.
Buen día Plínio

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Ángeles

 

MAB: Plínio, es una locura Brasil, me decías. ¿Qué está pasando en Brasil? Yo vi que habían llevado preso al principal del Comité Olímpico ahora por fraude

PASJ: Sí, pero lo más sorprendente es que no había sorpresa alguna, porque desde siempre se sabía que era un gran ladrón. O sea, la sorpresa es que el ladrón vaya preso, así estamos...

 

MAB: Qué terrible...

PASJ: Bueno, pero aquí lo que estamos viviendo, Ángeles, y estamos conversando esto toda la semana, es la lenta agonía del sistema político brasileño. Lo que se ve es cada semana un agravamiento muy, muy profundo de la crisis. En esta semana la novedad es la disputa, el conflicto muy fuerte entre el Superior Tribunal Federal, la corte suprema máxima de Brasil, y el Senado. Porque la Corte decretó el apartamiento de su cargo al senador Aécio Neves. Que es el presidente del PSDB, que hoy en día es un partido en el gobierno.
Bueno, pero el Senado decidió que no va a permitir esto, va a hacer una votación, que no va a acatar la ley.
Este conflicto quedó en suspenso mientras porque el senado, después de muchas presiones y conversas decidió postergar la decisión para ver si presiona al Superior Tribunal a retirar esta decisión.
Pero este es un gran lío que demuestra cómo todas las instituciones están en conflicto muy, muy fuerte. Entonces, esta es una cosa que pasó.
La segunda, para que vean cómo la situación aquí es compleja, la Cámara de Diputados recibió el pedido de permiso para la investigación del presidente Temer. Es la segunda vez que Temer tiene un pedido de investigación. La primera fue rechazada, ésta el gobierno dice que no tendrá problema de rechazarla, pero el presidente de la Cámara que es aliado de Temer, ya viene ahora para decir que no, que no es tan fácil así y ya se comienza a ventilar en la prensa brasileña la hipótesis de una conspiración de Rodrigo Maia, presidente de la Cámara, contra Temer.
Y el propio presidente Temer un poco valida esto, porque dice que está siendo sometido a golpes de una manera genérica, no se sabe exactamente de dónde viene el golpe, pero solo podría venir de Rodrigo Maia.
Entonces, esto es una gran novela en la que todas las semanas hay una novedad, pero que en realidad tiene un sentido claro que es la lenta agonía y la crisis terminal de la nueva República aquí en Brasil

 

MAB: Porque son varios los partidos, o sea, no es un partido solo que está cuestionado sino que son integrantes, dirigentes, gobernantes, legisladores, pero de distintos partidos

PASJ: Ángeles, literalmente todos los partidos de expresión mayor en Brasil, del orden, están involucrados en procesos de corrupción. No hay ninguno que no esté.
Y por eso el sistema resiste de una manera monolítica, porque es atacado por el Judiciario pero resisten todos juntos, de manos dadas, PT, PSDB. Por ejemplo, el PT apoya a Aécio Neves, lo que es una cosa inusitada en Brasil porque en 2014 Aécio Neves era el prototipo del enemigo del PT

 

MAB: Y ahora lo apoya...

PASJ: Ahora apoyan, votan, lanzan notas para justificar por qué apoyan. O sea, están todos juntos para tratar de defenderse, pero la realidad es que esto no va a ser posible y entonces veremos esta lenta agonía que probablemente se arrastrará por mucho tiempo. Yo creo que en 2018, digamos que la esperanza aquí en Brasil es que en 2018 hay elecciones y que allí se resuelva todo.
La realidad, desde mi punto de vista, es que, si tiene elecciones, que yo creo que sí va a haber, eso no va a resolver nada, al contrario. Como no va a resolver, va a abrir una crisis institucional todavía más profunda con el riesgo de aventuras militares

 

MAB: Claro.
Porque además se sigue diciendo que el único que tiene posibilidades de ganar es Lula ¿no?

PASJ: Lula, es increíble porque tiene 35% de las intenciones de voto, es más o menos el doble, yo creo que es más que el doble pero ahora no estoy seguro, del segundo lugar que es Alckmin del PSDB aquí de San Pablo.
El problema es que Lula, muy difícilmente creo que va a poder disputar, porque lo más probable es que reciba una condena antes. Entonces, por ahí se ve el gran lío en que estamos

 

MAB: Claro. Y hay que ver cómo se llega al 2018, el presidente Temer se ha dicho que está en el peor momento en cuanto a su popularidad, y que está estudiando un plan incluso para contrarrestar la baja popularidad que tampoco uno se imagina qué es lo que puede hacer

PASJ: El presidente Temer es una figura patética, es un delincuente, técnicamente un delincuente según los fiscales del Estado. Tiene 3% de aprobación, imagínate Ángeles, 3% de aprobación.
Todas las semanas lanza un factoide para decir que la economía brasileña se está recuperando, pero ya nadie le cree nada porque la recesión es muy fuerte y no hay ningún movimiento de recuperación.
Entonces, cuando dice que va a hacer un plan, él lo dice porque está desesperado, tiene que decir algo, no hay plan alguno que pueda resolver a corto plazo los problemas grandísimos de la economía brasileña, que en realidad no tiene mecanismos endógenos para recuperar. Porque hay una incertidumbre enorme, entonces las inversiones están paradas, el desempleo y los salarios caen y entonces la masa salarial cae y los gastos públicos están congelados.
O sea que la única manera que hay de recuperar la economía sería un boom de la economía internacional, lo que no está puesto. Entonces, es una situación de estagnación que puede oscilar un poquito, a veces cae un poco más, a veces puede crecer un poquito, pero el cuadro es de estagnación profunda.

 

MAB: Claro, claro.
El tema de la reforma laboral que uno la vincula a la economía por cierto, es un tema que se ha instalado allí con una fuerza tremenda. Que incluso en otros países de América Latina se la pone de referencia, para bien o para mal pero se pone de referencia la reforma laboral.
¿Qué ha pasado con esa reforma? ¿Qué consecuencias viene teniendo?

PASJ: Mira, la reforma laboral brasileña sólo puede ser referencia para mal, porque para bien es imposible. Porque lo que es la reforma en su núcleo es la introducción de la libre negociación como la ley que rige las relaciones entre el capital y el trabajo. O sea, la idea que el negociado entre los sindicatos prevalece sobre la ley.
Entonces, es una desarticulación de las leyes de protección de los trabajadores.
Bueno, esta ley va a entrar en vigor a partir de noviembre, entonces, la clase obrera todavía no recibió el golpe de esta ley, como tampoco recibió el golpe del congelamiento de las políticas sociales.
Entonces, lo más probable es que a partir de noviembre, y sobre todo en 2018, la clase obrera perciba de manera concreta en su carne, toda la maldad hecha por el gobierno Temer. Ya sabe que fue atacada y claro que percibe este ataque en la forma de desempleo y de salarios bajos, pero todavía no tiene la conciencia plena de lo que va a pasar.
Entonces, esto, el 2018 va a ser un año terrible aquí. Terrible porque los conflictos de clase van a ser muy, muy agudos.

 

MAB: Sí, y justo el año de las elecciones...

PASJ: Y justo el año de las elecciones con los militares ahora presentándose como alternativa institucional, porque ellos ya están involucrados en la contención de los pobres en Río de Janeiro, hay 10 mil personas del ejército conteniendo las favelas, ya están involucrados en la represión de los obreros y de los estudiantes. Y ahora, como no hay alternativa para la crisis, se presentan como posibilidad de "solución".
Entonces, es una situación muy, muy dramática. Y como Brasil tiene un peso muy grande, y las cosas que pasan aquí en América Latina son muy comunes entre nosotros.
Yo creo que es muy, muy importante que ustedes ahí reflexionen sobre lo que está pasando aquí y tomen todas las medidas preventivas posibles

 

MAB: Sí, sí.
Con respecto a la economía, y también tiene que ver con la situación de la clase obrera obviamente, la industria de Brasil fue en América Latina muy destacada, por su tamaño, por su desarrollo y por un impulso nacional que marcaba a Brasil. ¿Pero eso se mantiene así o se ha perdido? Digo pensando en que uno muchas veces escucha información de Brasil donde dicen de capitales de las más remotas partes del mundo que están comprando allí marcas y espacios de la economía

PASJ: Mira, Ángeles, esa pregunta suya yo creo que es muy importante porque ahí es que está la esencia de la crisis. Lo que pasa que Brasil sí fue, dentro del mundo subdesarrollado, el país que más avanzó en la industrialización, la industria brasileña es de hecho muy, muy grande y fue muy amplia y articulada.
Lo que estamos viviendo en los últimos 30 años es un proceso de desindustrialización, de desarticulación del sistema industrial brasileño. Esto se agudizó de manera muy, muy fuerte en los años de bonanza de Lula. No exactamente por culpa de Lula, pero por culpa del sistema y de las opciones de política económica que fueron hechas. O sea, el populismo cambial acabó valorizando mucho el cambio y acelerando esta crisis de la industria.
Entonces, esto es lo que está de hecho por detrás de la gravísima crisis económica brasileña. Y no hay solución de corto plazo, no creo que sea un problema solamente de política económica, es un cambio en la división internacional de trabajo, tiene que ver con cambios muy profundos en las fuerzas productivas con el desarrollo de cadenas de valor que en realidad desterritorializan la industria.
Entonces, no es sólo Brasil que ya no tiene un sistema industrial, los Estados Unidos no tienen un sistema industrial.
Entonces lo que está pasando es que estamos destruyendo un stock enorme de fuerzas productivas. Y esta es la violencia más profunda que está condicionando los movimientos de la economía, de la sociedad, de la política.

 

MAB: Muy bien.
No sé Plínio si hay algún otro tema que quieras destacar...

PASJ: Mira, no, pero estoy seguro que la semana que viene hay nuevos capítulos en la novela

 

MAB: Claro que sí.
Te mandamos un abrazo desde acá y todo el agradecimiento por este aporte que nos haces todas las semanas

PASJ: Soy yo que agradezco la buena charla que tenemos todas las semanas Ángeles. Un gran abrazo a ustedes

 

MAB: Igualmente, allí estaba entonces Plínio de Arruda Sampaio Jr., desde Brasil, que ayuda y cuánto a entender lo que está pasando en ese país.