“EN ESA VISITA ANUAL ES ALGO REALMENTE CASI TEATRAL, PORQUE EN 5 MINUTOS HAY QUE DEFINIR LA SUERTE DE UNA PERSONA”
Entrevista al Dr. Carlos Sommaruga, 29 de setiembre de 2017.

Dr. Carlos Dommaruga.jpg
El Dr. Carlos Sommaruga compartió la mañana de la 36 con María de los Ángeles Balparda y Hernán Salina, donde se refirió a la visita anual de cárceles y lo que eso significa.
Recordó que es un instituto de vieja data en el país, que atravesó distintas etapas, y hay que diferencia la visita anual de cárceles y la excarcelación provisional por gracia de la Suprema Corte de Justicia.
La gracia en la visita que realizan los ministros de la Corte alcanza a determinada población carcelaria, a aquellos que son procesados, no a los que tienen sentencia o sea penados, alcanza incluso aquellos que están en sistema de apelación. 
Esta visita anual es casi teatral, donde una persona define su situación en 5 minutos, en esos 5 minutos el defensor debe tratar de convencer de algo que es muy difícil. Las expectativas son mayores que los resultados.

A continuación transcribimos la entrevista que usted podrá volver a escuchar aquí: http://www.ivoox.com/informe-a-cargo-fabrizzio-acosta-29-9-2017-audios-mp3_rf_21170810_1.html

 

 

María de los Ángeles Balparda: Estamos recibiendo al Dr. Carlos Sommaruga, que sabemos que los oyentes disfrutan mucho cada vez que viene por acá.
¿Cómo anda Sommaruga?

Carlos Sommaruga: ¿Qué tal? Buenos días a ustedes y a esta Radio que ya es parte de mi propia vida.

 

MAB: Es cierto, nos pasa a todos eso.
Sommaruga, con muchos temas para hablar de los que usted trata como abogado, como ciudadano también. Y para empezar, aprovechando el tiempo, uno que es una rutina, que todos los años se hace la llamada “visita de cárceles”, pero que nos gustaría conocer. Se viene ahora ya la visita de cárceles, pero poder explicarle a la gente de qué se trata porque hay mucha ignorancia sobre el tema…

CS: Bueno, trataremos.
Yo creo que sí, es un instituto de muy vieja data en el Uruguay que ha atravesado por distintas etapas.
Pero trayéndolo al día de hoy, a su vigencia que es lo que realmente interesa, es decir que tenemos que empezar con una distinción entre lo que es esta visita anual de cárceles y lo que es la excarcelación provisional por gracia de la Suprema Corte de Justicia (SCJ).
La gracia en la visita que realizan los ministros de la SCJ una vez al año en las distintas cárceles del Uruguay alcanza a determinada población carcelaria, no a todos, sino solamente a aquellos que son procesados. No a aquellos que ya tienen sentencia pasada en la autoridad (...)  juzgado, o sea aquellos penados.
Alcanza incluso a aquellos que están en el sistema de apelación. Por ejemplo, alguien que haya estado no conforme o que la ley mismo prevé que supera la pena de penitenciaría de más de dos años y apeló, todavía sigue siendo procesado porque no tiene sentencia firme. Y también puede ocurrir si es que, además de ser procesado, reúne otros requisitos.
No todos, tampoco todos los procesados van a desfilar en la visita de cárceles.
Que de paso aprovecho a decirles que ya se realizó en el interior de nuestro país y ahora espera Montevideo en la cárcel de mujeres y el 5 de octubre en COMCAR

 

MAB: ¿O sea que alguna ya se hizo?

CS: Sí, claro, porque hay un itinerario; y ahora la expectativa está en lo que son los dos establecimientos a los que aludimos.
Aprovecho para decir algo que varias veces planteé anteriormente, que uno cada día se va asombrando más de cómo esta franja social se va agrandando. ¿Cuándo pensaríamos nosotros que COMCAR  podría estar no lejano a 4 mil personas? Todavía falta pero estamos allí.
Antes hablamos de 3 mil y primero hablamos de menos, pero ahora vamos rumbo quién sabe a qué con la cantidad de procesamientos con prisión que hay.
Pero vuelvo rápidamente a lo de la gracia y les digo, bueno, bajo esos requisitos, que abren una serie de expectativas y de ansiedad en los procesados, sus defensores y las familias. En esa visita anual es algo, realmente, yo diría casi teatral, porque en 5 minutos hay que definir la suerte de una persona 

 

MAB: ¿Cómo en 5 minutos?

CS: No hay más de 5 minutos y a veces es menos, en los cuales hay por lo menos dos miembros de la SCJ frente a lo que es el procesado que va a solicitar esa gracia y su defensor.
Y el defensor, en esos 5 minutos, debe intentar convencer de lo que ya es muy difícil convencer, porque el expediente estará a la vista, estará siendo estudiado, y qué otros elementos pueden cambiar que los que están allí. Pero siempre hay algún resquicio por los cuales uno trata de incursionar y a veces no funciona solamente lo legal sino también lo humano.
De cualquier modo, me da la sensación que la expectativa es mucho mayor que los resultados

 

MAB: Usted dice por parte de los familiares y de los propios presos, por supuesto

CS: Exactamente, porque todos van, no creo que ninguno vaya sin la esperanza de obtener ese beneficio. Y pocos son los que acceden, más allá que algunos lo logran.
Pero además, por qué decía que se da esa situación, porque el defensor trata de explicar cuáles son sus argumentos y por qué le parece que sería oportuno que esa persona pudiera salir, si hay visos de rehabilitación, si realmente todo el trayecto carcelario que ha tenido ha sido favorable, si el diagnóstico que existe también ayuda al concepto que se puede formar del peso.
Pero fíjense ustedes que en esos cinco o cuatro minutos, lo que sea, cuando se está planteando esa situación frente a los ministros, culmina, y al culminar, la situación de expectativa es aún mayor, esa fracción de segundo de no saber. Y todo lo que uno fundamentó queda con la respuesta de un sí o un no sin explicación alguna

 

MAB: Claro.
Y los que van de la SCJ van sabiendo quiénes son y habiendo estudiado su causa…

CS: Tienen a su vista todo, es más, está presente también el juez de la causa a efectos de alguna información que se pudiera solicitar.
Pero en general yo creo que ellos ya tienen una visión bastante cabal antes de que se llegue a esa instancia

 

MAB: Claro…

CS: De cualquier modo siempre hay que jugarla esa instancia, con lo que puede ser una esperanza más o menos cierta, uno más o menos también sabe si algún defendido puede tener chance o no.
Muchas veces a uno se le pregunta, ¿y, qué pasa conmigo? Muchas veces queda con una razonable duda de si eso va a prosperar o no. Y otras se sabe que es muy difícil, que lo logró porque llegó, por el transcurso del tiempo, por algunas razones, pero no porque pueda convencer definitivamente a la personalidad.
A mí me pasó hace unos años, entre tantas que he tenido en este tipo de situaciones, ahora el 5 de octubre es la del COMCAR, por ejemplo, me pasó en la cárcel de Canelones en una oportunidad con un defendido en el cual después de hacer la defensa que me parecía más correcta, cuando iba terminando, muchas veces esto se puede dar o no porque queda prácticamente limitado a lo que dice el defensor y a lo que escuchan los ministros, por supuesto con la presencia de él o los procesados o defendidos al lado de uno.
Pero en ese día, como algunos otros, pero son los menos, en los cuales en ese caso concreto uno de los ministros se dirigió a mi defendido y le dice, “¿y a usted por qué le parece que su defensor está bregando por su libertad? ¿Por qué, qué le parece?” Surgió una pregunta allí en el aire no preparada, no estudiada...

 

MAB: No esperada…

CS: Y no vista, pero me parece muy aconsejable, porque yo creo que ahí había en ese caso de pronto la duda que pudiera surgir de ese asunto, o vieron la personalidad de quien estaba allí.
Y bueno, y él, en la medida de lo que pudo, a su manera, con un gran esfuerzo porque primero quedó sorprendido, después le costaba un poco su expresión y demás, al final lo logró, como muchas veces no se logra y el no es terminante y uno se va realmente como en un examen muy importante aplazado

 

MAB: Me imagino lo que es para el preso volver, habiéndose hecho la ilusión, ir para atrás…

CS: Sin ninguna duda.
Entonces, eso es una vez por año para los procesados y bajo determinadas condiciones.
Y hacía también la diferencia con otro instituto que vino con la ley 17.726, que  también es de antigua data pero que en definitiva ahí se instala, que es la excarcelación por gracia que da la SCJ, que es otro sistema totalmente distinto al que estamos hablando. Estamos hablando siempre del órgano máximo jerárquico del Poder Judicial, pero es a otro nivel.
En casos también de procesados, volvemos a insistir, no penados y bajo determinadas circunstancias, y cuando el plazo de preventiva sufrido, es decir prisión preventiva se entiende como excesivo, o que la prolongación del proceso también ha sido excesiva si así se entiende, se puede en cualquier estado de la causa, presentar, a través de lo que es un planteo por parte del defensor, al juez o tribunal  que esté tratando el caso para que eleve los antecedentes a la SCJ y esta es quién resuelve la excarcelación provisional por gracia.
Yo no voy a entrar ahora a lo que son las diferencias de los efectos entre una y otra, pero sí quiero decirles que son aspectos disímiles, aunque en definitiva la palabra gracia está campeando en las dos. En una es la visita anual que es la que dio origen a esta conversación que estamos teniendo y que está tan vigente porque ya lo vamos a tener. Y la expectativa, vuelvo a repetir, a veces se transforma en una ansiedad casi desmedida, porque hay un antes, un durante y un después

 

MAB: Sí, sí…

CS: Y permanentemente todos los actores están sometidos a esa situación, y uno lo ve. Por supuesto que aquel que le va bien va a hablar también muy favorablemente de lo que es este instituto, y otros no tanto porque no han tenido la suerte de campear ese temporal, porque en definitiva lo es de unos pocos minutos para ver si su posición jurídica puede salir adelante.
Una cosa interesante también, es establecer que en el momento en el cual se está realizando, y todos los antecedentes de todo tipo de la persona procesada están ahí a mano, lo que ha trabajado, lo que no ha trabajado, cuál ha sido su conducta carcelaria, cuánto lleva, qué es lo que se le ha pedido; o sea, en ese aspecto no hay nada qué decir en cuanto a la radiografía de lo que es la persona que está delante procurando un beneficio excepcional, pero que dice gracia.
Y la palabra gracias, que quizás podría estar más reservada para el segundo, para el trámite escrito que decíamos por parte de la defensa ante la SCJ, viene a ser lo que se ha instituido como un acto de clemencia soberana. Porque, en definitiva, si nos ponemos analizar, todos los trámites por los que debe atravesar un proceso penal, lo va llevando de acuerdo a las diversas instancias que debe soportarse en ese camino.
Pero esto excepcional da lugar muchas veces  a confusiones, muchas veces a grandes expectativas y a lo que seguramente todos vamos a ver en futuros días por la expectativa que ha marcado

 

Hernán Salina: ¿Usted dijo, Dr. Sommaruga, que está el juez también de cada caso? ¿Eso quiere decir que van decenas de presos cada día?

CS: Decenas

 

HS: O sea que jueces también…

CS: Exactamente, ese es un día muy especial donde están los ministros de la SCJ asignados para eso, las mesas que empiezan a funcionar, no menos de dos, van de a dos no son los cinco integrantes van de a dos por lo menos cada uno, y los jueces de la causa están allí también. No son quienes definen, pero están presentes

 

HS: Por si le quieren hacer alguna consulta, digamos…

CS: Exactamente.
Y es buena la pregunta para señalar que en eso es muy especial, porque prácticamente hay una cantidad enorme de agentes del derecho que están ahí presentes, ministro de la SCJ, jueces en lo penal, defensores y naturalmente procesados

 

HS: ¿Y es confiable el sistema de los elementos que tienen sobre la mesa los integrantes de la SCJ, en las condiciones en que están los presos en nuestro país y en las cárceles, particularmente las más nutridas como el COMCAR, realmente está reflejada la vida, las condiciones en las que ha estado ese preso, los elementos que deberían pesar para tomar una decisión sobre él?

CS: Yo diría que ese punto me parece que está ausente. Porque está sí lo que es la situación personal de lo que ha vivido, el tiempo transcurrido de preventiva, las características personales, pero quizás todo eso que rodea un sistema carcelario, con toda esa situación de inframundo que lamentablemente se vive, no está presente aunque todos la saben

 

HS: Hay que diferenciar, para saber, usted decía que esto es para los procesados, cualquier persona que va a la cárcel ya tiene un procesamiento…

CS: Efectivamente

 

HS: Esa diferenciación que no siempre la manejamos con una sentencia definitiva.
¿Cuál es la diferencia?

CS: La diferencia, tú lo decías bien, procesados son todos aquellos que están sometidos a un juicio penal y que en definitiva van atravesar todas las etapas que correspondan a esto. Incluso sin prisión, puede ser procesado sin prisión.
Y procesado con prisión va a llegar un momento en el cual viene una etapa que se llama de acusación fiscal, donde el fiscal acusa y dice lo que le corresponde por concepto del delito cometido y cuál es la pena que le correspondería, y de eso se le da traslado al defensor quien contesta y, bueno, tratará de decir si corresponde o no el delito y si corresponde rebajar la pena. Y luego la sentencia.
Y la sentencia, no solamente que esté la sentencia, sino que la sentencia quede firme porque no alcanzaría, de pronto con una sentencia en primera instancia. La sentencia en primera instancia, o tendría que correr un plazo determinado para que quedara firme, o si estuviera en una segunda instancia, que confirmara la primera.
Por eso es que decimos que, mientras no llegue eso, está procesado y reúne otra cantidad de características personales, podrá ir a la visita

 

HS: Y lo que pasa en nuestro país es que, creo que la mayoría de los presos están sin recibir la sentencia en el tiempo que correspondería. ¿Muchas veces están más tiempo presos que lo que la sentencia confirmaría en tiempo?

CS: Ese es otro gran debe que tiene el país en el derecho positivo penal uruguayo.
Y ahora, con la nueva instauración que va a venir del Código de Proceso Penal que podría ser objeto de otro análisis, van a cambiar algunas cosas para bien, otras de pronto no tanto, pero se espera que las cosas operen con mayor celeridad.
Hoy en día las cárceles están nutridas de gente que hace mucho tiempo que está procesada y que no tiene una situación firme en lo que le corresponda saber. Tienen una sombra de duda, que no puede ser eso, más allá de las perplejidades que da nuestro sistema, que es engorroso, que es lento, que cuesta, pero que en definitiva es lo que teníamos y ahora, con esta nueva incursión que se está tratando de hacer, se ha intentado pensar que eso podría cambiar.
Sobre la marcha lo veremos, hoy lo que tenemos es lo que estamos conversando

 

MAB: Una pregunta que me parece que hace al momento que estamos también. ¿Cuál fue el espíritu con que el sistema incorporó la visita de cárceles? Que es como dar una libertad anticipada.
¿Por qué? ¿Cuál era la cabeza que primaba en el momento en que esto se instaura?

CS: Siempre hay una larga historia con esto en nuestro país, con distintas etapas, con distintos gobiernos, y siempre se intentó que el preso tuviera una oportunidad llamémosle extra a todas las que tenía en un procedimiento común.
Creo que el espíritu que hay, como justamente creo que lo referí en forma anterior, me da la sensación que es ese espíritu de clemencia. Ver si alguien es merecedor de clemencia, si alguien es merecedor de un criterio que no fuera estrictamente el que venía hasta ese momento, y que alguien lo viera. Pero uno piensa, con lo que estábamos diciendo  anteriormente, cómo hacer en tan pocos minutos -más allá que esté estudiado y deglutido el caso- para resolver en pocos minutos lo que va a ser una situación que va a durar más tiempo y que ha abierto una expectativa muy grande.
Vuelvo a repetir esto, yo no sé, creo que por eso es que se buscó otra salida que es la salida que yo refería y que me parece importante señalar que era la excarcelación por gracia a través del escrito del defensor que lo hace sin tanta espectacularidad y sin tanta urgencia. Aunque la expectativa siempre va a ser la misma porque el procesado va a querer salir.
Pero acá hablamos de toda una especie de puesta en escena que dramatiza aún más el asunto

 

MAB: Sí, sí.
Yo le preguntaba porque estamos en una época, no solo en el Uruguay, pero en Uruguay es donde vivimos nosotros, donde lo escuchamos y lo vivimos todos los días, hay como una “filosofía” que se difunde de los presos que se pudran en la cárcel, cuanto más tiempo estén mejor, no le den buena comida porque si quieren estar presos, una idea como que es tirarlo para una cárcel para que nunca más salgan, ese sería el imaginario, cuando uno piensa en la cárcel desde otro punto de vista ¿no?

CS: Efectivamente. Yo considero que en relación a ese pensamiento no puede ser nunca un depósito humano, como muchas veces lo es, y que se busca la rehabilitación.
Claro, hoy en día parece una especie de eufemismo pensar que estamos con la posibilidad de una rehabilitación cierta, con todas las cosas que vemos ponderar, dificultades y carencias que tiene una cárcel.
Eso, yo creo que es una situación que el Uruguay tiene que enfrentar, debe enfrentar. Porque estamos diciendo de la forma progresiva, cómo es que aumenta la población carcelaria, pero sin tasa ni medida. ¿Cuándo íbamos a pensar que íbamos a tener cerca de 4 mil presos en COMCAR? Yo digo, le pregunto a la audiencia. Sí, ya sabemos que están creciendo, y simplemente hagamos una especie de proyección de cuántas personas ingresan en el centro de instrucción criminal a ser averiguadas en el día de hoy, cuántas van a ser procesadas con prisión y cuántas salen.
Al mes van a tener un excedente muy importante de personas que siguen ingresando, por más módulos que se hagan no van alcanzar para los que entren

 

HS: ¿Se puede hablar de un promedio de cuántas personas son liberadas en esta visita anual de cárceles?

CS: Es muy difícil pero, a ver, frente a la pregunta para tratar de acercar

 

HS: Una idea, sí…

CS: Sí, una idea. Yo diría que, no sé, un 10 o un 15%, un 20 a lo sumo de los que se presenten

 

HS: ¿Que son cuántos?

CS: Depende, porque yo creo que ese día, por ejemplo, en COMCAR, de los 4 mil... Qué es difícil estimarlo, porque  no conozco...

 

HS: ¿Es solo un día?

CS: Es ese día...

 

MAB: Ese día en esa cárcel...

CS: y ese día, bueno, no sé, la SCJ debe tener la lista, yo no la tengo, pero pongámosle que desfilen 300 o 400 personas, y ahí más o menos vemos lo que estamos hablando

 

MAB: Estaba mirando, la SCJ está publicando las fechas de la visita de cárceles. Pone, Centro Metropolitano de Reclusión Femenino Unidad 5 el día 3 de octubre a las 2 de la tarde, y pone mesa 1, presos a disposición de sedes del interior. Y en mesa 2 toda una lista de juzgados, de tribunal de apelaciones, juzgados letrados, es una cantidad enorme.
Y va dando después Santiago Vázquez que es el COMCAR…

CS: El 5 de octubre a las 11

 

MAB: Después pone el Penal de Libertad el 6 de octubre a las 2 de la tarde. Pero realmente son muchos los juzgados que tienen su instancia ahí…

CS: Claro que sí, por eso lo decíamos al principio, es una situación de expectativa que quizás esta franja de la sociedad, que es muy numerosa por la cantidad de presos que pueden acceder a eso, y sus familias, están a la expectativa de esto que estamos a horas de vivirlo

 

MAB: Exacto.
Pero mire lo que pasa, una oyente, Cecilia, que sabemos que se interesa en la información, que sigue los temas, dice, “Buen día, como siempre un placer escuchar al Dr. Sommaruga, con toda su solidez y generosidad de conocimientos. No tenía ni idea de la existencia de esta visita anual a las cárceles. ¿Qué origen tiene este procedimiento? ¿Hace cuánto se realiza en Uruguay? ¿Si es positivo que para los presos en general? ¿Por qué aplica solo una vez al año? Muchas gracias al doctor y saludos para él” -dice Cecilia…

CS: Yo decía que es de muy larga data, con la vieja Alta Corte de Justicia, con el criterio de tratar de liberar a alguien y disminuir la población carcelaria en una época que era mucho menor que la de hoy, con un concepto de ayuda para quien lo podía merecer, y yo creo que en el fondo había una idea -estoy hablando del principio no de hoy- una idea más humana de la Justicia.
Después, bueno, van pasando las cosas, va aumentando la gente que está adentro de la cárcel, se van polarizando las situaciones, se va burocratizando cada vez más y hoy tenemos esta realidad que nos golpea.
Una vez por año porque está fijada así la visita, se dice visita anual de cárceles y es así. Todos los años pasa esto, donde hay un estudio, una relación, “estamos relacionando el caso” se dice en el juzgado, se hace la relación de lo que es toda la situación personal del preso y ver si está en condiciones de desfilar; porque también esta ese concepto de desfilar el día

 

MAB: Sí, la SCJ pone “orden del desfile”…

CS: Ahí está...

 

MAB: ¡Impresionante!

HS: ¿Y ahí mismo le contestan ya?

CS: En el momento, y en el momento también se resuelve y se va, si es que tuvo suerte.

 

MAB: Bueno, pasamos a otros temas, que siempre tenemos muchos…

HS: Sí, del Código del Proceso que tanto ha sido llevado y traído, Dr. Sommaruga, el Nuevo Código que se ha ido postergando en su implementación práctica. ¿Cuál es la situación actual? ¿Qué cabe esperar en ese sentido?

CS: Siguen las idas y venidas ¿no?

 

HS: Sí

CS: Y yo creo que hoy siguen las perplejidades y las voy a decir porque lo veo todos los días yendo a los juzgados. En primer término establecer que, como bien decías, fue prorrogado...

 

HS: Al 1º de noviembre ahora ¿no?

CS: Sí, lo tenemos prácticamente encima.
Entonces, la otra vez oía que uno de los ministros de la SCJ entendía que no estaban dadas las condiciones para que pudiera instaurarse.
No obstante ello, y de acuerdo a los corrillos, parece que se está dispuesto desde altas esferas a llevarlo adelante. Y hay algunas señales que hasta ahora no las había visto, que están dadas, como ésta. Ya los juzgados relativamente nuevos de Juan Carlos Gómez donde estaban prácticamente casi todos los juzgados penales, quedaron algunos en Misiones, y los de Misiones que ya se mudaron, fueron para la calle Uruguay y Convención. Y los de Misiones fueron para Uruguay y Convención bajo otro turno, desparecen todos los turnos de antes.
Aquellos 1º, 2º, todo eso y los que están en Juan Carlos Gómez y van a ser absorbidos por juzgados donde ya se están designando nuevos jueces para tomar las causas, porque no nos olvidemos que va a coexistir el sistema viejo con el sistema nuevo.
Y parece que también se están asentando lo que van a ser las nuevas salas de audiencia. No nos olvidemos que va a ser todo público, y eso supone un despliegue de abogados defensores, de fiscales, de jueces, de funcionarios, de un equipamiento especial.
Reconozco que al uruguayo le cuesta un poco el cambio, pero yo creo que esto es una modificación muy a fondo en el tema procesal, no en el tema sustancial. Que nadie piense que con esto las penas van a ser mejores o peores, simplemente va a ser un procedimiento que apunta a tratar de hacerlo más rápido y más eficaz.
Yo la otra vez decía, en relación a esto, un poco en la ponderación de lo que va a ser la aplicación de nuestro Nuevo Código del Proceso Penal, sea ahora el 1º de noviembre o el 1º de febrero después de la feria, el 1º de noviembre es una fecha bastante brava, aunque quieren sacarla. Pero el 1º de noviembre, fíjense que estamos a un mes y pico de la feria, hay cantidad de casos que van a estar ahí arriba de la mesa, todo el mundo aprieta el acelerador casi llegando a fin de año para que no lo agarre la feria, imagínense lo que van a ser los casos viejos con los nuevos y todo eso.
Pero lo fundamental es apuntar a ver si esto va a servir o no va a servir.
Y yo decía la otra vez que me da la sensación que de repente hay cosas en las cuales puede estar bien inspirado, pero me da la sensación de que hay súper poderes de la Fiscalía. Me parece, incluso nosotros tuvimos la suerte acá de compartir con el Dr. Juan Gómez que lo explicó muy claramente en su momento, cuál era la visión de los fiscales y de todo eso. Pero el defensor, más allá que da un paso adelante porque va a poder estar desde primera instancia en las Seccionales policiales, cosa que ahora no. Ahora uno va a ahí, no mire, no puede, es todo misterioso, eso se va a saber desde el primer momento y después va hasta la audiencia pública.
Pero el fiscal donde reúna la prueba, ahí en 24 horas va y ya acusa. Va a ser mucho más rápido, y el juez pierde un protagonismo esencial, porque el juez, ¿cuál es el concepto que tenemos todos del juez? No vamos a entrar tampoco en discusiones bizantinas, pero creo que la propia palabra hace al rol.
Y ahora el juez va a estar solamente en la audiencia dirigiéndola y sentenciando, pero el poder de toda la instrucción, de toda la investigación la tiene el fiscal, toda. Y quien va a estar en contacto directo con la policía, con los órganos que está llevando la investigación, es el fiscal y la Fiscalía; que a su vez se puede apersonar in situ y de ahí llevar adelante todo lo que es la investigación a ver si existe o no existe delito

 

HS: ¿Eso es mejor o peor que lo que teníamos hasta ahora?

CS: Mejor en un aspecto, me parece, en cuanto a lo que puede ser la cristalinidad y la llegada del defensor en la primera instancia. Y no me parece del todo aconsejable, vuelvo a repetir, en lo que significa un poder exacerbado del fiscal. Yo creo que el juez atemperaba un poco eso.
Y me pregunto cómo va a ser el relacionamiento, porque fíjense que los jueces están sumamente acostumbrados, incluso en ese fárrago de cosas que tienen hasta por teléfono, tráigalo, no tráigalo, déjelo, ya casi con una cintura absolutamente adquirida. No digo que los fiscales no estén en condiciones de hacerlo, pero también es otro elemento...

 

MAB: Es un desbalance…

CS: Claro, quiero que lo pensemos todos, no que yo se los esté diciendo. Claro, un fiscal me decía, pero nosotros vamos a hacer lo mejor posible.
Bueno, bienvenido sea, pero yo creo que esa es una observación a realizar

 

MAB: El fiscal es el que acusa. Es una parte en ese escenario ahí, es el que acusa y el que tiene un poder en crecimiento...

CS: Exacto...

 

MAB: Que hay una tendencia en todo el mundo a que sea así ¿no?

CS: Exacto, viene de Estados Unidos

 

MAB: Viene clarito sí.
Que además estamos todos acostumbrados porque las películas, las seriales de televisión, todo lo que viene de otro lado muestra al fiscal como superman…  

CS: Y en su esplendor.
Pero yo diría, frente a la pregunta concreta, me parece que ganamos un poco en la transparencia, nos vamos a ver un poco más la cara porque ahora entre gallos y medias noches se procesa a una persona que a veces no ve al juez, lo procesaron, el tipo para COMCAR y no sabe

 

HS: ¿No existe la obligación de que el juez vea a quien está procesando?

CS: No, esa obligación debería, pero legalmente lo hace en forma subsidiaria. Hay muchos jueces que enfrentan la situación, vienen y dicen, yo soy el juez de la causa, señor, y estoy acá y voy a hacer; lo hacen, o juezas ¿no? Lo hacen, no todos.
Pero ahora sí va a estar presente en la audiencia pero con otro papel. Va a ser el que va a conducir la audiencia y va a sentenciar, pero no va a dirigir la instrucción y eso era lo que quería dejar señalado hoy para lo que va a ser el futuro, si es que empezamos el 1º de noviembre o el 1º febrero

 

HS: ¿Y qué es lo que está en duda en ese sentido de empezar? ¿Qué es lo que falta?

CS: A mí me parece que varias cosas. Primero, la palabra de un ministro de la SCJ que hace muy pocos días dijo que no estaban dadas las condiciones.
En segundo término, que no ha habido una solución con todos los reclamos de los funcionarios judiciales que tienen ahí pendiente una cosa de muchos años, y no sé cuál será la reacción frente a esto o frente a la instauración de todo esto que supone, además de lo que ya era complejo, porque es difícil trasmitirle a la audiencia la complejidad que da un proceso penal, imagínense con lo que estamos diciendo ahora.
En el cual, además, no solamente vamos a vivir toda la audiencia pública, todas las audiencias públicas, yo me pregunto cuántas salas se necesitarán. Porque si hoy estaban en el cuarto piso del Centro de Instrucción Criminal donde se dan a lugar las investigaciones de las personas que presuntamente pudieran haber cometido un homicidio y son recintos pequeños operando todos a la vez, ¿qué va a ser después en esas audiencias públicas y cuántas salas se necesitan?

 

HS: ¿Qué quiere decir audiencia pública, que cualquiera va poder ir a ver un juicio?

CS: En general, salvo que el que esté al frente, el juez en este caso, disponga que por razones de seguridad o por otras razones no pueda concurrir. Pero si no las audiencias van a ser públicas.
Eso era por lo que decía que me parecía que daba algún viso de cosa positiva.
Y también, de pronto se va a dar, creo que se va a dar, porque esto va a ser todo sobre la marcha. Muchas veces la ley no es solamente lo que marca la escritura, sino lo que haga sobre la marcha.
Pero también se ha hablado de que probablemente fiscal y defensor pudieren llegar a algún tipo de acuerdo antes de llegarse a la sentencia, algo parecido a lo que tú decías en relación a los Estados Unidos, uno está acostumbrado.
Y acá hablé alguna vez de lo que es lo de Estados Unidos o el sistema anglosajón, porque pegamos un cambio ¿no? Nos fuimos al sistema anglosajón, no era nuestro sistema. Digo, será bueno, será malo pero pegamos un cambio, fíjense cuánto.
Y ahí también me puedo meter en algo que dije antes, que me parecía interesante y que era digno de mencionar. Si lo hubiéramos elegido a ultranza el sistema anglosajón, ¿por qué no elegimos el tema del juicio por jurados?
El juicio por jurados es otro tema apasionante que también quedó en el debe, nunca se discutió, nadie lo dijo, nadie lo planteó. Sé que hay organizaciones  que se dedican doctrinariamente, que están tratando de llevar adelante eso.
O sea, salió el sistema anglosajón recortado

 

MAB: Se eligió una parte de ese sistema…

CS: A la uruguaya, o a la americana digamos...

 

MAB: Yo le iba a decir, alguien tenía interés de que tuviera determinada parte del sistema…

CS: Claro.
Yo decía la otra vez que me parecía que el sistema del jurado, más allá de las dificultades que entraña, porque  serían personas que habría que elegir, cuáles serían las condiciones, que tienen que tener determinada preparación; no sé, habría que ver qué tipo de jurado. También sería, me parece, la oportunidad de que el pueblo pudiera juzgar por sí mismo a través de los dictámenes técnicos que hubieran

 

MAB: Bueno, nos vamos al último tema, por lo menos de los que tenemos nosotros. Se quiere eliminar el delito de abuso de funciones, esto es para los políticos…

CS: Bueno, ese es otro tema que a nosotros nos preocupa mucho porque hay que ver, lo jurídico y lo político se han entremezclado de tal manera en este último tiempo, en forma tan brumosa, que hasta este tema ha estado en cuestionamiento. Incluso cuando van en camino algunos juicios penales y no hay sentencia todavía.
Yo quiero leer en forma textual lo que dice el artículo 162 que es el abuso de funciones: “El funcionario público que con abuso de su cargo cometiere u ordenare cualquier acto arbitrario en perjuicio de la administración o de los particulares, que no se hallare especialmente previsto en las disposiciones del código de las leyes especiales, será castigado con tres meses de prisión a tres años de penitenciaría, inhabilitación especial de dos a cuatro años y multa de diez a tres mil Unidades Reajustables”. Obviamente surge de acá, y de acuerdo a lo que han oído los oyentes y lo que podemos saber, un concepto subsidiario o residual de este delito, pero está allí. Y ahora tirios y troyanos están empujando.
Mejor dicho tres posiciones. La primera, vamos a dejar el abuso de funciones como está. La segunda, vamos a modificarlo con determinadas prebendas. Y la tercera, vamos a eliminarlos.
Parecería que la intermedia, como siempre, es la que está campeando con ventajas, incluso del propio presidente de la República que parece que apoyaría modificaciones en esto.
Pero yo creo que acá hay una palabra que entraña lo que es el verbo nuclear, “cometiere u ordenare cualquier acto administrativo en perjuicio de la administración o de los particulares con abuso de su cargo”, esa palabra “abuso” o “mal uso” en perjuicio de terceros o del erario público, es así, no tiene vueltas. No podemos entrar con consideraciones subjetivas, filosóficas, personales

 

HS: Caben muchas cosas en ese concepto ¿no?

CS: Exactamente

 

HS: Puede ser desde dar dos bolsas de portland a un club, hasta miles y miles de dólares…

CS: Exacto.
Entonces, digamos, nos cuesta por la categoría que muchos funcionarios públicos han tenido. Lo traslado a lo que es el delito de abuso de funciones, en cualquier delito común, como se dice, pero caramba, la justicia colabora o ve con otros ojos a los que son de guante blanco. Por ejemplo, como se dice, el ladrón de gallinas va por hurto

 

MAB: Claro

CS: Bueno, y pregunto, ¿acá importa cuánto fue el dinero que se fue? Se hizo abuso de un rol, de un cargo por el cual fue elegido con determinadas condiciones, y que se sabía cuáles tenían que ser esas condiciones para cumplir.
No las cumplió, y bueno, evidentemente yo creo que acá no caben dudas

 

MAB: No.
Cuando estábamos en las horas que se venía, no se sabía que llegaba ya pero que iba a renunciar el vicepresidente de la República, vino acá a la Radio una funcionaria pública, que si está escuchando le mandamos un saludo, y nos dijo: yo vengo a traer un aporte muy humilde pero lo quiero acercar. Y nos trajo la copia de cuáles son las obligaciones de los funcionarios públicos, dice, que las conocemos desde el primer momento y por lo tanto no se tendría que haber llegado al punto que se llegó. De tanta tensión y de cuestionamiento a las instituciones, y el riesgo y todos lo demás.
Ella decía, es muy sencillo, todos los que somos funcionarios públicos sabemos desde el primer día que esto es lo que tenemos que cumplir.
Entonces, si un alto cargo no lo cumple, no tendría que haber dudas…

CS: Ahí está, y aún más, porque la persona que tiene ese cargo de relevancia, de jerarquía, debería observar con mayor actitud ese tipo de obligaciones que tiene. Yo digo, a mí me parece, no sé, este es un pensamiento, toda semejanza -como dicen en las películas- es mera coincidencia. Pero cómo se pretenden justificar cosas injustificables. A ver, cómo podemos decir que la personalidad, que la ligereza, que la forma de actuar. ¡No! Se cometió o no se cometió un delito, es tremendamente tajante el asunto.
Alguien podrá decir que en este caso la justicia o los juzgamientos que se hacen muchas veces pasan el gris, no hay blanco y negro, el abogado tiene que estar muy acostumbrado al relativismo. Pero hay cosas que yo creo que rompen la vista, que no pueden ladearse y que el abuso de funciones, si se cometió el abuso de funciones, la persona que lo hizo debe responder

 

MAB: Además se supone que es el que tiene que hacerlo cumplir y todavía va a pedir que no lo tengan tan en cuenta. En estos casos conviene exagerar al revés, o sea, ser menos permisivo ¿no? Es lo que uno se imagina…

CS: Exactamente, pero además otra cosa, fíjense que esto, me da la sensación, como en cualquier otra situación que se da pero particularmente en esta, cuando hay cargos de relevancia que están en juego, significan, no solamente la sanción para el infractor sino que es un ejemplo para la sociedad. Sino, en definitiva cada uno, bueno, mañana vamos a justificar otros actos de otras personas, de otros gobiernos o de otras instituciones, o de otras direcciones que se ampararon por determinadas situaciones o circunstancias personales a evadir ese delito consagrado en el artículo 162 del Código Penal, que hoy se está discutiendo y que se dice que tendría que aggiornarse más porque es un concepto residual.
Es cierto que es un concepto residual, pero ha servido. O sea, porque muchas veces no se le encuentra y han dicho, pero acá falta, acá faltan tantos. No, pero no encuadran en determinada figura.
De cualquier manera, y más que el Código Penal es muy preciso, no se le puede aplicar a nadie una pena si no existe un delito, en este caso concreto tenemos el abuso de funciones.
¿Qué hacemos? ¿Lo dejamos, lo sacamos o lo modificamos? Pero yo creo que, mi modesta opinión, hay conceptos doctrinarios. Pero más que los conceptos doctrinarios, hoy domina la posición política que tenga cada uno para tomar una u otra de las posiciones que estábamos señalando. Lo cual no es bueno porque vuelve a introducir el tema político dentro del tema legal.
Estas aguas bajan turbias y nos han costado muy caro, esperemos que eso mejore

 

MAB: Está clarísimo

HS: Lo que pasa que los políticos son los que votan las leyes ¿no?

MAB: Ahora dicen que no hay, esta semana por lo menos hasta ayer o antes de ayer, en el Parlamento que están armando la lista de qué van a discutir de acá a fin de año, no está como prioritario el derogar la ley de abuso de funciones, pero porque no han encontrado acuerdo.
Entonces están tratando, dicen, de crear una comisión para estudiarlo, para buscar un acuerdo, pero está ahí, la intención está.

CS: Veremos...

 

MAB: Bueno, Dr. Sommaruga, le agradecemos mucho que haya venido

CS: No, el gusto ha sido mío, como siempre, de estar acá. Y ojalá, de alguna manera, lo que ha sido una grata conversación sirva para encaminar algunas cosas que creo que en definitiva poco se saben y están muy influenciadas por datos que son meramente periodísticos, que a veces son muy importantes, pero que a veces están inspirados en temas políticos y no estrictamente jurídicos

 

MAB: Sí, y son la base de cómo funciona la sociedad que tenemos

CS: Por supuesto que sí

 

MAB: Nos guste o no nos guste, es la base

CS: Exacto.

 

MAB: Gracias

CS: A ustedes.