NUEVO CÓDIGO DE PROCESO PENAL
Entrevista al Dr. Carlos Sommaruga, 14 de noviembre de 2017.

Dr. Carlos Sommaruga1.jpgEl Dr. Carlos Sommaruga dialogó esta mañana con María de los Ángeles Balparda acerca de la puesta en marcha del Nuevo Código del Proceso Penal.
En ese sentido, Sommaruga señaló que al día de hoy “el sistema colapso”, no hay agente que se encuentre conforme: abogados, funcionarios, fiscales y jueces, lo que es muy significativo.
Explicó que esto es significativo debido a que, por lo general cuando hay un aspecto que no es favorable “de pronto tienen su gente a favor y en contra, pero en este caso no”.
Recordó que el 1º de noviembre se puso en marcha el Nuevo Código, pero entre 2016 y 2017, incluso días antes de la puesta en marcha del Nuevo Código se fueron cambiando los artículos y su funcionamiento real.
En el código anterior era conocido, frente a las indagatorias (en Montevideo) se hacían cargo los jueces penales de turno, ubicados en Misiones y Juan Carlos Gómez, en instalaciones nuevas, pero se produjo una mudanza inusual a un edificio en calle Uruguay y Convención que no está para nada en forma.

A continuación transcribimos la entrevista que usted podrá volver a escuchar aquí: http://www.ivoox.com/dr-carlos-sommaruga-14-11-2017-audios-mp3_rf_22059547_1.html

 

 

María de los Ángeles Balparda: Estamos recibiendo al Dr. Carlos Sommaruga quien nos visita en forma frecuente porque nos ayuda a entender temas que tienen que ver con la Ley, que tienen que ver con el funcionamiento de la Justicia y hoy el programa lo empezamos justamente con el tema del funcionamiento del Nuevo Código y el pronunciamiento duro que ayer sacaron los fiscales.
Buen día y bienvenido…

Carlos Sommaruga: Buenos días. ¿Qué tal, cómo están? Saludos también para la audiencia.
Estábamos reflexionando, me da la sensación, nunca me gustó ser tremendista, me gusta en ese aspecto ser lo más equilibrado posible y más siendo alguien que está vinculado con la Justicia.
Pero al día de hoy, con toda franqueza, colapsó el sistema del Código de Proceso Penal. No hay gente que se encuentre conforme, los abogados, los funcionarios, ahora también los fiscales y muchos jueces.
Yo creo que esto es muy significativo, porque en general cuando hay algún aspecto que no es favorable a la marcha de algo que se hace en forma novedosa, de pronto tiene su gente a favor, su gente en contra. Pero en este caso concreto, ya no hablando exclusivamente de lo teórico como hablábamos otras veces puntualizando algunas de las cosas que presentaba el Código de Proceso Penal, si no ya directamente en el funcionamiento, voy a tratar, junto con ustedes, de decirles cómo se está viviendo hoy esta marcha.
El asunto es así, código viejo y código nuevo, el 1º de noviembre arrancó el Código de Proceso Penal ley 19.293 que era del 19 de diciembre del 2014. De esa fecha a hoy hubo una cantidad de leyes modificativas, pero cantidad, 19.436, 474, 510, 544, 549 y la 446, que acá quiero detenerme momentáneamente, no quiero perder el hilo conductor del principio, pero fíjense ustedes que empezó la vigencia el 1º de noviembre ¿verdad?
Bueno, la ley 19.544 es del 20 de octubre de este año, la 19.549 del 25 de octubre y la complementaria 19.446 del 28 de octubre del 2016.
Entonces, entre el 2016 y fundamentalmente el 2017, en los últimos días antes del advenimiento del Nuevo Código de Proceso Penal, cuando alguien más o menos tenía en su cabeza cómo iba a ir funcionando, le iban cambiando los artículos. Eso para empezar, y después lo que es el funcionamiento real que es al que me quiero referir.
Ustedes recuerdan que en el código anterior, lo que era famoso frente a las indagatorias de cualquier hecho delictivo que sucediera, en Montevideo se hacían cargo los jueces penales de turno y se iba al 4º piso de Bartolomé Mitre que hoy ya no existe.
En el interior están los fiscales del interior y los jueces también. Pero ahora concretamente les digo, en Juan Carlos Gómez se produjo una mudanza inusual, porque antes estaban una cantidad, casi todos los Juzgados Penales de Montevideo, excepto alguno que quedaba en Misiones, y eso era relativamente nuevo, con instalaciones nuevas, más o menos con una marcha bastante normal dentro de lo que se podía pedir, pero de buenas a primeras vino la mudanza para que este código se pudiera hacer posible, su marcha.
Muy bien, todos los juzgados, o sea, los de Misiones con las cosas viejas y lo de Juan Carlos Gómez con lo relativamente nuevo, se mudaron a un edificio viejo de Uruguay esquina Convención, un viejo inmueble que antes pertenecía a la Inspección de Secundaria; no está para nada en forma como para recibir esto, pero bueno vamos a seguir analizando. Quedaron 16 jueces en materia penal en la calle Juan Carlos Gómez para tomar las nuevas audiencias, mientras que 8 absorbieron todo lo anterior en la Avenida Uruguay. Ya en el papel, fíjense la problemática, pero  en los hechos...

 

MAB: Pero eso, para personas como nosotros que no conocemos de adentro esto, es mucho o es poco 16, es mucho o es poco 8...

CS: Ah sí, yo creo que por ahora...

 

MAB: Usted decía, 16 para tomar las nuevas audiencias y 8 para todo lo anterior…

CS: Claro, es más, en los 16 hay 8 de mañana y 8 de tarde. O sea, los episodios van pasando y la Fiscalía, si entiende que hay mérito para seguir adelante con ese procedimiento y hay audiencia pública, entonces al juzgado que le corresponda el turno, será el que asuma.
Pero son muy pocos, uno va a Juan Carlos Gómez y aquello que antes era un bullicio, hoy es un silencio y prácticamente no hay nada.
En cambio, en Avenida Uruguay es verdaderamente infernal, porque está lo viejo absorbido, 20 turnos absorbidos por 8 jueces

 

Diego Martínez: ¿Y no era mejor hacer al revés, poner la mayor cantidad de jueces, por lo menos en la instancia esta de transición en donde hay que solucionar lo que ya está andando, y a lo nuevo ponerle un número inferior?

CS: Exacto, y uno piensa que acá no sé por qué se llegó a esta conclusión. Probablemente alguien dice, no, pero con el tiempo van a ver la cantidad de audiencias públicas que se van a dar, audiencias públicas. Yo reconozco que recién empezó andar, eso lo debo reconocer, que hace pocos días; pero ya se van viendo cosas y eso también lo tenemos que señalar. Lo que tú decías recién, son 16 jueces 8 de mañana y 8  tarde y en el otro solamente 8 para absorber lo anterior. Quiero decir lo que ya todo el mundo sabe a través de los medios de comunicación, están los cajones llenos de expedientes, están en los corredores, los funcionarios prácticamente no son suficientes para abordar lo que es la ida de los distintos profesionales peguntando por sus expedientes. Se fijan pocas audiencias porque  materialmente imposible estar al día. En los cajones donde están los expedientes incluyen incluso pedidos de libertad, hay plazos que se están venciendo. No sé, yo estoy tratando de ser lo más objetivo posible aún sintiendo en carne propia lo que estamos conversando.
Y ahora aparecen los fiscales, que totalmente aparece el comunicado de los fiscales que se encuentran totalmente desbordados en lo que entienden su trabajo, que son solamente 2 para Montevideo y hay 1 en la noche

 

DM: Hay 16 jueces y 2 fiscales…

CS: Claro, pero aparte quiero decirles esto que es muy importante, no es porque todo lo pasado fue mejor, no, simplemente quiero narrar el hecho. Antes estaba, más allá de todas las dificultades, como aceitado el tema; ahora todo a fórceps. Y me pregunto, cuando alguien llega con la duda o con la denuncia, o la policía, que incluso también ha tenido perplejidades de todo tipo.
Yo le puedo contar algo concreto que me pasó a mí profesionalmente. El otro día, un sábado una persona había ido a cambiar la cédula y se encontró con que tenía una requisitoria. Esa requisitoria venía de tiempo anterior y estaba trabajando. Pero bueno, después de mucho naufragar entre fiscalías, jueces penales y jueces de ejecución de sentencia, logramos sabe recién el lunes, no pudo ser posible sábado y domingo, que esa apersona tenía requisitoria porque se había cancelado su derecho a la libertad anticipada porque había cometido otro delito en el ínterin. Pero en aquel momento nadie sabía nada, es más, estuvo todo un día dando vueltas entre la Seccional 4ª y la Cárcel Central porque no se sabía por qué estaba detenida, no se puede tener una persona detenida 24, 48 horas si no se sabe por qué...

 

MAB: Claro

CS: Bueno, es una anécdota nada más.
Imagínense, además, cuando los fiscales toman todas las denuncias o las situaciones que le llegan, cómo hacen para valora si llevan adelante o formalizan esa denuncia. Porque yo diría una cosa, y hablo en forma absolutamente humana y sin desmedro de su labor técnica, yo no sé si ahora se es tan duro como antes, porque antes venía y el fiscal acusaba en un porcentaje altísimo. Ahora viene, se busca la forma de composición y hay pocas audiencias, como que la cosa medio cambió.
Entonces, yo estoy apenas tratando de dar un pantallazo generalizado de lo que hoy vive la justicia penal en el Uruguay

 

DM: ¿Incluso en este Nuevo Código, no había un rol como de mayor intensidad en todo lo que era el juicio para los fiscales, que lo que tenían antes? ¿O sea, no se sobre cargaba un poco más la tarea del fiscal, según lo que usted nos ha explicado en otras oportunidades?
Y parece estar muy desbalanceado tener 2 fiscales para todos casos y tener 16 jueces…

CS: Claro, es más, además de lo que estabas planteando ahora, quiero decirte que los jueces penales que están de turno en la calle Juan Carlos Gómez, 8 de mañana y 8 de tarde, que muchas veces tienen muy poco para hacer, no saben qué detenidos hay, no saben si tienen 20, 100 o ninguno. Están en una especie de inercia a ver lo que pasa.
Yo creo que acá hay alguien que va a tener que tomar cartas en el asunto, no sé si es la Suprema Corte de Justicia (SCJ) o quién, pero a mí me parece que este Código de Proceso Penal de esta manera no nace como debe nacer. Alguien puede decir que son pocos días en cuanto a su funcionamiento, pero también no es menos cierto que la realidad nos está golpeando. Y que así también después se entran a imponer modos o modalidades que van quedando.
Entonces, hoy nos damos cuenta, por ejemplo, en Avenida Uruguay ustedes tienen un turno o dos turnos que absorben anterior, ocho en definitiva absorbiendo veinte, con incluso menos funcionarios al frente tratando de ayudar al juez. Entonces, hoy me parecía importante establecer esto, quizá esto hoy no sea con la técnica depurada que corresponde, pero sí una realidad que nos está golpeando día a día.
Uno habla con los colegas y a veces dice, ¿será uno? No, habla con los demás, no, esto es un desastre, no puede ser.
Yo no sé si esto será un desastre, lo que sí tenemos que tratar todos de alguna manera de que funcione de forma mucho más integral, mucho más ajustado a lo que aparentemente fue la inspiración inicial. Vamos a tratar de hacer más cortos los juicios, vamos a tratar de que sean mejores las cosas, vamos a darle al fiscal el rol que tiene, a los jueces también. Sin embargo, da la sensación que este inicio ha sido bastante rengo

 

 MAB: Muchos de los que defienden todo este sistema que se ha puesto en funcionamiento dicen, lo que pasa que es muy pronto, recién empieza, tenemos que ver qué cosas son, por la falta de tiempo y qué cosas hay que cambiar sí o sí. No sé, escuché a los fiscales diciendo que tienen que trabajar 24 horas  seguidas, y que la respuesta del fiscal Díaz fue que ellos están a la orden, y por lo tanto tienen que estar disponibles para trabajar todo ese tiempo. El tema de la falta de funcionarios y la falta de personal…

CS: Bueno, esa es otra cosa, fíjense que cuando estaban funcionando en Juan Carlos Gómez, había un elenco de funcionarios que de alguna manera hacían posible, no solamente los receptores, sino los actuarios y todos aquellos que estaban colaborando para que los trámites fueran lo más normales posibles.
Pero ahora eso no nos olvidemos que absorbe a más cantidad, y entonces en definitiva la proporción es cada vez peor. O sea, menos funcionarios para más tareas.
Entonces, fíjense lo que está pasando acá, y no me quiero olvidar del interior de la República, donde también este fenómeno se está viviendo. Fíjense que, es distinto allá porque es otra mecánica, pero también hay ciudades importantes, no es que las otras sean menos, en números estoy hablando...

 

DM: En cantidad de casos, en proporción…

CS: Exactamente, exactamente.
Pero bueno, el código se aplica en todo el país, y este sistema ha entrado a regir con toda su vigencia.
Yo creo que ustedes recordarán cuando no se sabía si el 1º de noviembre iba estar instalado. Y yo había dicho algo, que si de repente algún oyente lo recuerda podrá hacer caudal de lo que estamos diciendo ahora. A mí me parecía, primero habían grandes dudas, se aplica o no se aplica, otra vez viene otra prórroga, y yo dije, si es que sale, a como dé lugar se lo quiere sacar el 1º de noviembre. Incluso sin que se haya resuelto el tema presupuestal de los funcionarios.
Entonces, yo creo que este tema excede ampliamente a lo técnico, nosotros vinimos acá normalmente a hablar de la ley, a hablar de las disposiciones, a ver cuáles son las ventajas e inconvenientes, pero no podemos eludir de ninguna manera lo que es en este momento la vida y que está golpeando a cada ciudad, porque nadie está libre de que le pase algo y que quede sometido a un sistema del cual no sabe cómo va a salir. Porque mi modesta opinión es que la garantía  de los derechos del ciudadano, se hablaba ayer de la garantía laboral de los fiscales, yo voy mucho más allá de eso, ¿dónde está la garantía de los ciudadanos frente a estas dudas?

 

MAB: Seguro, porque de lo que no se habla es de eso también. Se habla de cuáles son las dificultades para los jueces, para los abogados, pero el tema es el que necesita la Justicia. ¿Qué está pasando con la gente?

CS: Con la gente, y sobre todo hablemos, no solo de lo que estábamos refiriéndonos, a lo actual, sino a todo lo anterior, que ya de por sí podría tener algún atraso, ahora se van a verificar mayores atrasos.
Fíjense que antes, promedialmente, todo lo que duraba y se ha tratado, este era uno de los mecanismos por los cuales se trataba de mejorar, de acortar los plazos para dictar sentencia, me parece bárbaro. Ahora dicen, sí, se hace una audiencia y en la mayoría de los casos se puede resolver. Pero, la otra vez estaban hablando del número de audiencias en una semana que creo llegó a 135 más o menos, y yo me acuerdo de lo que eran las llegadas, en Bartolomé Mitre parecía, perdonen la expresión poco académica pero parecía la salida de la Colombes o la Ámsterdam en un clásico. Era una cosa...
Ahora ya les vuelvo a reiterar lo que es un hecho absolutamente objetivo y sin cargar las tintas, Juan Carlos Gómez vacío, 16 jueces; Uruguay y Convención lleno, 8 jueces con todo lo anterior. Esa es la realidad penal, del funcionamiento, mejor dicho, del procedimiento penal en el Uruguay  en el día de hoy

 

MAB: Ahora, el Poder Judicial en su página publicó hace menos de una semana que está muy conforme con cómo están funcionando las cosas. Ellos dicen que el número de solicitudes tramitadas por el Poder Judicial con el Nuevo Código de Proceso Penal se ha ido incrementando paulatinamente en los últimos días hasta llegar al pico de 32 actividades el día 8…

DM: 16 cada fiscal ¿no?

 

MAB: Y sí, es una cosa así, y además hacen gráficos de cómo aumentó, así, una disparada…

CS: También por allí se oyó alguna voz de la SCJ que había responsabilidad de la Fiscalía, y uno decía que era el otro y el otro que era el uno, porque esto se va a ir ahondando

 

DM: ¿Quién paga los platos rotos de esto? Digo, porque uno puede entender que haya períodos de transición cuando se dan cambios importantes, ¿pero quién termina siendo el que lleve las de perder en esta situación? ¿Serán los funcionarios que están sobre cargados, serán las personas que pasan por estos procesos? Me refiero a víctimas o a victimarios, vaya uno a saber.
¿Quiénes son los que están pagando por la implementación de este Nuevo Código, todo el período de transición, al menos hasta ahora, quizás más adelante pueda haber otras consecuencias también?

CS: Yo creo que casi todos, porque en definitiva todos los que se tienen que asomar a un proceso penal, o que están interviniendo en un proceso penal, se encuentran con estas vicisitudes, no hay forma de escapar a ellas, es imperioso.
Si uno quiere apurar -no es la palabra exacta- un expediente porque hace mucho tiempo que está, ahora la esperanza es menor que antes. Si antes la tenía, ahora la tiene menos, sobre todo en los casos viejos, porque los casos viejos están allí.
Yo quiero que visualicen lo de Av. Uruguay, un edificio que fue muy lindo en su época pero para esto no. Entonces, jueces que ya se han quejado de la seguridad, dicen: acá no hay scanner, acá no hay controles de identificación, acá tenemos un policía para el carcelaje, ahí están los expedientes bollando. Bueno, me parece que esa es una queja muy importante

 

MAB: Los expedientes bollando es un peligro…

CS: Ah, están allí, a mano

 

DM: Te suman una carpeta o te la sacan como si nada…

CS: Claro, entonces, estamos manejando situaciones que nos parecen muy delicadas y de las cuales hay que hablar.
Entonces, no podemos batir el parche de que esto está funcionando.
No quiero tampoco -como dije al principio- decir que está todo mal, porque parece que uno dice que está todo mal. No, habrá alguna cosa, pero este período de transición está resultando demasiado gravoso y es producto de una implantación que tenía que salir de cualquier manera, como salió y sí estamos. No ha habido la capacidad de autocrítica de todos los actores para decir, bueno, cómo vamos a sacar esto, y cada uno defendió su chacrita. Y acá el tema es para todos, la ley es para todos por igual, no es para la Fiscalía ni para la SCJ sino para el ciudadano

 

DM: Hay que agregar, además, que esto se da en medio de un conflicto. O sea, no es simplemente que viene una determinación de un determinado Poder de implementar un nuevo sistema y se aplica, esto se da en medio de reclamos de lo que fue el tema salarial para varios funcionarios judiciales, de que se les debe un montón de dinero desde el 2010. Se da en una puja también entre Poderes que ha habido durante estos últimos tiempos entre el Poder Judicial reclamando más recursos justamente para implementar este Nuevo Código. Con problemas reales entre los diferentes actores y el Ministerio del Interior denunciando poca aptitud de algunos jueces.
Bueno, no es un momento fácil para hacer este cambio, donde se supone que además todos los actores deberían estar comprometidos, y voy usar una palabra poco académica también, contentos con la tarea que realizan, con el rol que tienen y no en un pleno conflicto, como se está desarrollando en este momento…

MAB: Un oyente que firma “el Rengo” dice, “¿Cuál es el argumento real para este cambio? A mí entender, no solo es una chicana legal en beneficio de políticos y pudientes a futuro. ¿De dónde viene la orden para imponerlo, siendo que el anterior con poco cambio podría optimizarse aún más?”

CS: Bueno, esto a nivel latinoamericano, Uruguay no podía estar apartado de lo que es la mecánica que impera dentro de los Códigos del Proceso Penal de cada país. Y en este caso se ha intentado hacer lo que se ha podido.
En beneficio o en pro, como dijimos anteriormente, la publicidad, la oralidad, la audiencia pública, el que no fuera tan misterioso, aquel secreto del presumario famoso que ya desapareció, que no había forma de llegar y toda esa serie de cosas. Y sobre todo el acortamiento en lo que pueda significar una sentencia.
Está todo muy bien, pero eso hay que llevarlo a cabo, no quedarse solamente en el librito y en la ley. Y estamos viendo las perplejidades que surgen a cada momento, lo que se está viviendo.
Cuando se referían al tema del conflicto, justamente el primer día en el cual entró en vigencia, los funcionarios aplicaron medidas ese mismo día. Y curiosamente, agrego, que en Fiscalía se había caído el sistema. Yo me pregunto, si esto llega a pasar como una vez pasó hace un par de años o un poco menos en Buenos Aires, no sé qué pasó pero fue como una semana en que no hubo sistema, qué pasaría acá. No habría forma de procesar a la gente, habría que soltarla, 48 horas...

 

MAB: La tienen que soltar porque la ley no les permite mantenerla…

CS: Y claro, ¿cómo hacemos?
Yo supongo, acá sí apelo a todos los que son responsables de esto, que deberá estar previsto, porque fíjense sino qué situación caótica el que no haya sistema, sobre todo en Fiscalía que es ahora el que investiga.
Ya ahora se acabó, ya el juez lo único que hace es presidir la audiencia y sentenciar, nada más, sin saber quién está detenido, ni a quién le van a traer en media hora, ni qué audiencia va a tener, Fiscalía maneja todo.
Entonces, pregunto además con todas estos problemas que está viviendo la Fiscalía desde el punto de vista material, humano, de carga laboral, cómo se hace para recibir esas cosas. Si se hace con la misma energía que se hacía antes, que prácticamente el fiscal, de las cosas que le venían, era muy difícil. Por supuesto si algo era evidente no iba a llevar adelante una investigación.
Pero ahora, cuando está en esa zona brumosa, me pregunto, ¿decide ser como antes tan categórica o la deja pasar? Y no es que hable mal, simplemente es un hecho natural de cualquier ser humano que le puede pasar en esas condiciones que se dice que se está trabajando.
Me da la sensación que hay que repartir los tantos de nuevo, que acá cada cual va a tener que ver de alguna manera cómo está. Sino acá caben dos posibilidades, creo que todo el mundo lo tiene que entender.
La primera, que esto se profundice y sea peor. La segunda, que se vaya acomodando.
Yo soy bastante escéptico, aún estimando el esfuerzo que hay de parte de mucha gente. Porque sería muy injusto de mi parte hablar ligeramente cuando sé que hay funcionarios, cuando hay fiscales, cuando hay jueces, cuando hay abogados que están tratando de sacarlo adelante, pero el sistema los devora, los devora totalmente.
Frente a lo que estamos diciendo, ¿cómo hacemos para enfrentar todo esto? Y la otra vez veía bajar como se hacía el cuestionamiento. ¿Y esto qué quiere decir? ¿Bajaron los delitos? No, qué van a bajar los delitos, esto sigue exactamente igual. Pero está toda esta mecánica que les estaba tratando de plantear lo más someramente posible, para que nos demos cuenta que de algún modo le cuesta a la Justicia ahondar en esto.
Ojalá que otra vez que vengamos acá digamos, caramba, qué suerte, esto ahora funciona como corresponde, ahora los jueces de Juan Calos Gómez tienen su trabajo normal, los demás van culminando los otros casos. Pero hoy la realidad es esa, a dos semanas y yo no sé, en el caso sobre todo de los casos viejos, esos casos viejos con expedientes voluminosos, con investigaciones que vienen de mucho tiempo, con audiencias pendientes de meses que ya estaban pendientes de antes, ahora van a estar más pendientes todavía, porque no hay espacio

 

MAB: ¿Ahora, en el interior del país es igual o ha tenido otro andamiento?

CS: También, las grandes ciudades están viviendo lo mismo, y las pequeñas también. No nos olvidemos que los jueces están muy sobrecargados, y hay lugares en los cuales tienen el grado de especialización de jueces penales, como en la ciudad, y en otros, el juez penal tiene también otras atribuciones, atiende otras materias.
Entonces, fíjense lo que significa, lo que puede ser menor en la dimensión, en el número de casos penales, también se equilibra porque, al llevar adelante las audiencias de este tipo, también tiene que llevar las otras de materia civil, familia y demás.
A mí me parece que todo esto que estamos planteando nos tiene que llevar a reflexión, a todos. Hoy vamos a ver, seguramente, lo que va a pasar entre los fiscales, en ese planteo que ya han hecho directamente al fiscal  ahora de la Nación, al fiscal de Corte.
Entones, a ver qué es lo que pasa y cómo está funcionando esto. Dicen que de ninguna manera esto pude seguir funcionando así.
¿Y si en Fiscalía dicen que esto no puede funcionar así, qué podemos decir nosotros, los abogados comunes y los jueces que están esperando?
Ahora, voy hablar del rol del juez. El juez antes, el juez en lo penal era la figura máxima, el que investigaba, hacía toda la sentencia. Sobrecargado de trabajo, no me pregunten cómo, pero salía. Ahora, los que están allá, están esperando que el trabajo venga y muchas veces no llega

 

MAB: Porque se lo tienen que traer, ya no lo levantan ellos…

CS: Seguro

 

MAB: Se lo tiene que traer la policía…

CS: La Fiscalía.
La Fiscalía tiene que hacer todo. Y ahí tocamos otro tema, desconexiones con la policía, porque ahora el lenguaje del fiscal con el policía tiene que hacerse mucho más fluido que antes no existía. Los jueces ya levantaban el teléfono y ya sabían cómo era y cómo dejaba de ser. Eso no quiere decir que no lo puedan hacer, lo pueden hacer, pero eso también va a llevar tiempo. A veces hay una desorientación tremenda, con las nuevas disposiciones y con el temor que puede tener cualquier funcionario frente a todo esto, qué es lo que hago, cuál es la orden, pero lo tengo acá, ¡es terrible!
Fíjense esta cadena que creo que hemos tratado de visualizar lo mejor posible, no es la mejor para la aplicación de un Código de Proceso Penal que en el papel venía a ser el sumun en lo que es el procedimiento penal en el Uruguay. Que además, en algún momento lo dije acá y hoy lo voy a reiterar, procedimiento penal que trajo algunas consecuencias, porque me decían si era partidario o no. Cuando se discutió todo el Código de Proceso Penal, se discutió ampliamente cómo iba a ser y las audiencias y demás, nadie habló si era merecedor o no el estudiarse un juicio por jurado.
Yo simplemente lo digo porque si estamos tan a la usanza anglosajona, cambiamos el estilo y nos vamos al anglosajón, en casi todos los lugares donde se aplica esto hay juicio por jurado. Pueden tener todos los inconvenientes del caso, pero yo decía anteriormente que esa es una forma en la cual el ciudadano también tenía una participación directa, porque ahora, vamos hablar claro, lo ve bastante a distancia esto, salvo cuando lo castiga en su propio

 

MAB: Totalmente…

CS: Y no se habló nada, sé que hay organizaciones que se han ocupado de esto, lo llevan adelante, pero ha quedado un poco en lo académico.
Pero, en relación a esto, por ejemplo, cuando hacemos toda esta serie de salvedades, no se hizo un planteo sobre ese tema, porque se hablaba incluso que no está en el Uruguay el tema famoso de corrupción, el famoso crimen de la ternera que trajo como consecuencia que parece que se habían comprado a los distintos jurados y desde ahí se terminó el juicio por jurados en Uruguay. Estamos hablando de 1929, más o menos.
Quiere decir que hoy, en el 2017, seguimos entendiendo que nuestra sociedad ni siquiera es merecedora, cuando discutimos del Código Nuevo del Proceso Penal, hablar de este tema.
Que podría haber sido desechado, no digo que no, pero que ni siquiera se trató

 

MAB: Es muy preocupante porque da toda la sensación, incluso lo dijo el fiscal Díaz, esto no tiene marcha atrás, este sistema es el nuevo sistema, esto va a seguir para adelante, habrá algunas dificultades pero esto va a seguir para adelante, se ve como un cambio -lo llegamos hablar fuera de micrófonos- hasta de lenguaje, hablamos del fiscal de la Nación que nosotros en Uruguay nunca usamos esa terminología. Lo hemos visto acá al lado en Argentina, porque tienen otro sistema, pero no acá.
Y se ha visto un protagonismo fiscal que no había antes, uno antes escuchaba hablar más del juez, pero ahora es el fiscal, que además opina sobre muchos temas nacionales. Se lo ve como una figura nueva la del fiscal, parecido a lo que pasa en otros países, en unos ya estaba y en otros se impulsa casualmente justo ahora…

CS: Ha tomado relevancia

 

MAB: Una relevancia muy superior.
¿Antes quién sabía quién era el fiscal? Nadie sabía. Hoy conocen más al fiscal Díaz que a muchos parlamentarios, por ejemplo…

DM: Ni hablar de muchos jueces…

 

MAB: Jueces ninguno, la gente conoce muy pocos jueces…

CS: Y también, ahora que estamos haciendo esta observación y afinando un poco, ustedes no se han dado cuenta que en estas dos semanas, ustedes vieron los medios de comunicación, sobre todo la televisión, que siempre está pendiente y ahora está pendiente de lo que hace el fiscal  y lo que pasa y demás. Pero ahora vemos muy poco a los abogados mediáticos

 

MAB: Es cierto

CS: Pensemos eso.
Y creo que, además, si antes la defensa pública se llevaba el 90%, ahora se lleva el 95% de todo lo que significa

 

MAB: ¿Por qué, dice usted?

CS: Primero, por todo lo que dijimos, porque a veces no hay tiempo de nombrar un abogado porque no hay los medios, hay una cantidad de cosas y el ejercicio liberal profesional cada vez es más complejo, y la defensoría de oficio va a tener trabajo.
Son detalles que también, a efectos de un equilibrio, de una ponderación de todo este sistema, nos hace pensar que los distintos actores tienen un rol que muchas veces los ha desbordado. Y en este caso los desbordó, los desbordó directamente.
Salvo, como estamos especificando, que parece que ahora los jueces  como que tienen más tiempo, estamos hablando de los nuevos casos como para ir a la audiencia, como para sentenciar y como para pensar. Me pregunto, los anteriores cómo se ingeniarían.
Es más, a muchos les correspondió, por la nueva asunción de los nuevos turnos, que justo le cayeron o buscaran para que les cayeran los anteriores, entonces más o menos les resultaron familiares. Pero a muchos no, y esos tienen que empezar de la primera hoja. Tengan idea también lo que eso está significando.
Me da la sensación que eso tenemos que tenerlo muy presente

 

DM: Sí, sí, pueden ser casos larguísimos, de mucho contenido, de mucha prueba mostrada, y en eso tienen que fallar con el código viejo, además, con la forma anterior. Que el juez tiene que hacer la investigación, que el juez tiene que relevar las pruebas  y tiene que dictaminar…

CS: Quería decir una cosa más que es importante desde el punto de vista de cosas favorables, para tener en cuenta y esto en un principio penal absoluto. Hay, desde el punto de vista de esto, lo que se llama irretroactividad y ultra actividad. Y quiero tratar de ponerlo en el sentido común, en el lenguaje común, en las cosas que sean beneficiosas para la persona que está imputada de algo, este Nuevo Código, aunque esté con el viejo en las nuevas cosas si lo favorecen, va a poder aplicarlo. Y al revés lo que sea más gravoso o no. Y lo digo porque las cosas también hay que decirlas

 

MAB: Claro…

CS: Ha cambiado una cantidad de situaciones, pero hoy, particularmente en el día de hoy nos parecía importante señalar lo que es directamente el funcionamiento actual del Código de Proceso Penal en Uruguay. Y particularmente la realidad que estamos viviendo en Montevideo sin desconocer también lo que está pasando en el interior.
Y bueno, es importante también que la audiencia, que sabemos que es atenta a todo esto, sepa de primera mano cuando le están dando las noticias de un lado y de otro, qué es lo que realmente se está viviendo. Porque digamos, con toda franqueza, muchas veces cuando oímos algún mensaje, generalmente ese mensaje viene cargado con cierta subjetividad. Nosotros tratamos, hacemos un esfuerzo para tratar de poner aquí arriba de la mesa lo que vive hoy el Uruguay con el Código de Proceso Penal.
Acá ha corrido mucha agua bajo el puente para llegar a esto que es algo, como dijimos, histórico. Y si es histórico tenemos que cuidarlo, tenemos que tratar de que salga de la mejor manera posible.
Sin embargo hoy no podemos hablar en forma demasiado favorable del funcionamiento del Código de Proceso Penal

 

DM: ¿Los problemas principales tienen que ver con los recursos humanos, es decir, la cantidad de operarios, de funcionarios, de fiscales, de jueces o hay también errores sistémicos, es decir que el sistema está mal redactado o llevado adelante en la justicia uruguaya?

CS: Creo que lo primero, lo que señalabas, es fundamental. Por supuesto que hacen falta más funcionarios, harán falta más fiscales y jueces parece que más o menos, por lo que estamos diciendo, han sido designados para llevar adelante este asunto.
Desde el punto de vista del sistema, yo creo que si tuviéramos la gente adecuada, los edificios adecuados, la seguridad adecuada, la infraestructura adecuada, que además tiene que estar acompañada de un sistema de computación y todo, que hay un gran esfuerzo con eso lo sé, porque imagínense todo lo que ha traído esto como consecuencia, ahora que es todo a este nivel, se terminó aquello del papel y el lápiz o las máquinas de escribir.
Pero también tiene sus inconvenientes, porque como les planteaba la otra vez, se cayó el sistema, ¿qué hacemos? Tenemos que tener esas previsiones, sobre todo para casos que yo diría casos urgentes. Porque en la Justicia, para todo el mundo su caso es urgente, no importa si es familia, si es civil, pero en el caso penal donde está en juego la libertad, me parece que más

 

MAB: Si llega muy tarde dicen no es justicia...

CS: Ni hablar

 

DM: Antes se caía una carpeta y uno la levantaba del piso, ahora si se cae el sistema es más difícil

MAB: Es otra cosa.
Lo que uno llega a entender, porque el fiscal Díaz, cuando inauguraron el edificio, pusieron una placa, fue el presidente de la República y todo, le preguntaron si estaban preparados para iniciar con el Nuevo Código y él dijo, “estamos todo lo preparados que se puede, con los recursos que tenemos y los funcionarios que tenemos”, o sea que era consciente, porque sino no dice eso. El asunto es si para adelante va a haber que forzar las cosas para que funcionen sí o sí, porque marcha atrás no tiene…

CS: Le quiero comentar algo anecdótico, porque creo que para matizar viene bien en esto que a veces resulta un poco árido. El otro día yo tuve que ir personalmente por razones de mi profesión a la Fiscalía y me encontré con algo que para mí fue muy particular, y le voy a decir por qué. En esa esquina de Cerrito y Misiones, quien les está hablando, cuando su padre estaba en vida tuvo que ir de pantalón corto porque funcionaba ahí el telégrafo Western...

 

MAB: ¡Qué impresionante!

CS: Y yo ahora tuve que ingresar a lo que es un cambio sustancial de esa esquina, que se ha transformado en un leitmotiv de la Justicia. Porque ayer, caminando por la Ciudad Vieja, ya vemos que en la vereda de enfrente están las cámaras de televisión. Cuando ahí era un poquito más arriba por el tema de los Juzgados de Misiones.
Ahora se instalan sobre ese lugar que pasó a ser un centro protagónico de todo esto.
Y yo creo que también, el tema que estábamos hablando de los fiscales, puede ser un poco el disparador. Porque si por ahí está el comienzo de todo y vemos toda la problemática que han planteado los propios funcionarios de Fiscalía, creo que de alguna manera van a tener que solucionar para empezar a andar, porque todavía esto, como lo veo, recién está balbuceando.
Y en ese balbuceo, el Código de Proceso Penal, más allá de opiniones que hablan favorablemente de su funcionamiento, primero tendríamos que ver si el Código de Proceso Penal es lo adecuado, este nuevo. Segundo si tiene un buen funcionamiento. Tercero el para qué. Y cuarto si realmente las garantías, porque había algo que se había dicho, a tambor batiente se dijo bueno ahora tiene protagonismo la víctima.
Sí, claro, tiene protagonismo, estamos de acuerdo.
Y ahora hay otra cosa que está muy bien también, pero vamos a hacer lo posible también para que no quede solamente en la tinta y en el papel, porque sino de qué nos sirve tener la norma programática, tenemos que tener directamente instaurada en la sociedad, y además tener la convicción, no sé si ustedes están de acuerdo, yo creo que la gente tiene que estar segura de cuál es el sistema en el cual, aunque no tenga conocimiento cabal, que esté segura de lo que está pasando. No que  tenga que estar recurriendo cuando realmente le tocó algo que tiene que vivir en carne propia. Que sepa que su derecho está garantizado y que el proceso penal uruguayo tiene que salir adelante.
Nosotros, reconozco que en muchas cosas estábamos muy por detrás de otras. Pero ahora, me dio la sensación como que a fórceps le impusimos de tratar de hacer todo esto nuevo de golpe y porrazo

 

MAB: Oscar de Marindia nos pregunta, “¿A qué renunció el fiscal Viana, al título o al poder de ejercer dentro del Poder Judicial y seguir actuando independiente? Perdón por la ignorancia”.
No, está bien que pregunte, pero no es al título…

CS: No, al título de modo alguno, simplemente como funcionario, como fiscal renunció. Eso no quiere decir, no sé el destino de una persona sumamente capacitada, no sé si hará el ejercicio de la profesión libre, se dedicará a la enseñanza o algo, porque tiene condiciones para cualquiera de esas dos cosas, pero ya no integra más los cuadros de Fiscalía

 

MAB: Exactamente.
Recién en la pausa se hablaba del papel del abogado, el “no a lugar” que todo el mundo reconoce porque lo ve en la televisión, en las películas, ahora es “no es pertinente”

CS: No es pertinente

 

MAB: ¿No es pertinente qué, que el abogado hable?

CS: Claro, porque qué pasa, no digo que lo haya vivido en carne propia pero me lo ha planteado algún colega, que frente a alguna situación que le merecía alguna observación, le decían que no era pertinente lo suyo o porque ya se había planteado o por distintas razones  y no podía hacer uso.
Alguien podría decir, bueno, pero tengo el derecho de hacer un recurso, para eso están los recursos. Si no me dejan hablar o hay algo que me molesta yo lo puedo hacer valer a través de un recurso.
Pero estamos hablando de una mecánica que funcione lo mejor posible, y todo esto que hablamos lo hace como algo lento, como algo que busca la velocidad pero que en el fondo no consigue la dinámica. Creo que eso es lo que está faltando, la dinámica en este proceso penal uruguayo que está en ciernes y que ojalá, en otra oportunidad cuando vengamos aquí a los micrófonos de Centenario, podamos hablar de las cosas buenas. Nos gustaría mucho más hablar de las cosas buenas que de todo esto que hemos señalado.
Pero creo que también, todos aquellos que son responsables de esto, tienen que enfrentar esta situación, tienen que saber qué es lo que han hecho y tienen que definir de aquí en adelante cómo va a continuar. Porque, vuelvo a reiterar lo que dije antes, o acá salimos y emergemos perfectamente con un Código de Proceso Penal fuerte, con un sistema penal como corresponde, o de lo contrario todas estas brechas se van a ir profundizando

 

MAB: Sí.
Bueno, nosotros le agradecemos mucho que haya venido, no sé si se puede decir que hay un plazo, si se puede decir hay que esperar hasta tal fecha y ver si esto cambia o no cambia. Se viene después se bien la feria judicial en poco más de un mes, no sé cómo le actuará, cómo le influirá el hecho de que quede un parate tan importante en enero…

CS: Sí, todavía eso, desde el 23 de diciembre, 24, hasta el 31 de enero, imagínense.
Y no me quiero olvidar de lo que se señalaba anteriormente, los funcionarios siguen en conflicto. Y no nos olvidemos que las medidas se aplican en cualquier momento, la prueba está que desde el primer día de vigencia eso estuvo, independientemente sus sagrados derechos, puede pasar que en el medio de algo muy trascendente, también haya un paro. Entonces, no nos quedó ángulo que tocar ni rol que tocar para saber que esto está comprometido.
Ojalá que en el regreso, que no sé cuando sea, podamos hablar de este u otros temas que a la audiencia le puedan interesar

 

MAB: Gracias por haber venido.

CS: El agradecido soy yo.