“ESTA FECHA FUE INSTITUIDA PARA NO OLVIDAR EL SACRIFICIO DE TANTAS TRABAJADORAS A LO LARGO DE LA HISTORIA EN DISTINTAS PARTES DEL MUNDO”
La izquierda en el Parlamento puso el foco en la mujer que lucha por trabajo, vivienda, salario y libertad

07.03.18 - Homenaje al Día de la Mujer CRR_0093.jpg

El jueves 7 de marzo la Cámara de Representantes conmemoró el “Día Internacional de la Mujer” con una Sesión Especial en la que hicieron uso de la palabra representantes de todos los partidos políticos. Por la Unidad Popular, participó la diputada María de los Ángeles Balparda (26 de Marzo – Lista 326), quien  centró su oratoria en que el 8 de marzo se conmemora el Día de la Mujer Trabajadora y como tal, habló de la lucha que se viene llevando adelante por la vivienda en todo el país –a partir del proyecto de Ley de la Unidad Popular para la implementación de un Plan Nacional de Vivienda Popular con construcción pública y estatal-; habló de un joven padre que está haciendo una huelga de hambre en la Plaza Independencia reclamando soluciones para su esposa, que el día que se reintegró de la licencia maternal, fue despedida en ALUR; y habló de la lucha por verdad y justicia en nuestro país, destacando el papel del Grupo de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos. La legisladora  de izquierda homenajeó también a la mujer que lucha en todo el mundo, trayendo al Palacio Legislativo la injusta situación que vive el pueblo palestino por la arremetida del sionismo israelí, particularmente “en Ahed Tamimi, homenajeamos a todas las mujeres que luchan en el mundo”, dijo. Transcribimos las palabras de la diputada María de los Ángeles Balparda, que Usted puede volver  a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/discuro-angeles-balparda-camara-diputados-7-3-2018-audios-mp3_rf_24286793_1.html

 

Diputada Gloria Rodríguez: Continuando con el orden de los oradores, le damos la palabra a la Diputada María Balparda.

María de los Ángeles Balparda: Presidenta, nosotros cada año participamos de esta Sesión Especial por el Día de la Mujer, siempre repetimos muchas de nosotras, no sólo acá adentro, hasta en el ascensor ahora cuando veníamos, que no sólo hay que acordarse de las mujeres y sus derechos los 8 de marzo, pero sin duda que tenemos todos claro que el Día de la Mujer Trabajadora no es lo mismo que el día de la madre -que también el día de la madre se dice que hay que honrarlas todos los días del año a las madres y es muy cierto-, pero este es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, tiene un origen, tiene una historia y creemos que cada vez, ése origen, se está haciendo más difuso, cada vez se transmite menos, se pasa menos a las nuevas generaciones.
Esta fecha fue instituida para no olvidar el sacrificio de tantas trabajadoras a lo largo de la historia en distintas partes del mundo, se destaca siempre y con razón, grandes marchas de textiles, cuando las mujeres marchaban en protesta por las miserables condiciones laborales en las que trabajaban, a las costureras industriales de grandes fábricas cuando se declaran en huelga, demandando el derecho de unirse a los sindicatos, de tener mejores salarios, una jornada más corta, en rechazo al trabajo infantil, todas banderas que tomaban las mujeres trabajadoras y uno de los hechos emblemáticos de esta historia son esas 129 trabajadoras, que mueren quemadas en un incendio, en la fábrica, en la Cotton, en Nueva York, cuando los dueños de la fábrica habían encerrado a las trabajadoras y mueren quemadas; se buscaba evitar que se unieran a la huelga.
A nosotros nos pasa cada año que nos parece que va a ser muy difícil elegir que tema, ¡son tantos los temas! Uno podría pensar, creo que no hay temas que sean ajenos a las mujeres, podríamos opinar de todos, pero es después la propia realidad concreta la que nos trae a tierra y nos empuja para que los temas salgan rápidamente. Los temas se repiten hace demasiados años, quisiéramos hacer lo imposible para lograr algo a favor de las mujeres, no hablo de las que estamos acá o las que están cerca, sino a esa cantidad enorme de mujeres que viven en los barrios, en Montevideo o en el interior y que luchan la diaria de una forma realmente muy dura.

A nosotros acá -y éste es el primer tema-, desde esta banca, desde esta fuerza política que representamos, nos toma en un momento muy rico, que ha sido generado por el único Diputado que tiene nuestra fuerza política, que -acompañado por un equipo joven y muy comprometido- está en estas horas haciendo un gran despliegue de trabajo para tratar que se apruebe un proyecto, que es el Proyecto del Plan Nacional de Vivienda Popular.
Es un sólo Diputado, pero el proyecto ha tenido difusión ampliamente y desde las fuerzas propias que contamos. Ha sido muy bien recibido por la población. La necesidad de vivienda es muchísima, en otros momentos hubiéramos usado la expresión “los sin techo”, pero creemos que muchas veces las expresiones, las palabras, pueden trampear los contenidos y hoy nos parece que sería muy limitado decir “los sin techo”. Conocemos los distintos movimientos que hay en distintas partes del mundo por esto, en especial en América Latina, pero queremos que se hagan más visibles aquellos que supuestamente tienen un techo, pero lo tienen como agregados, lo tienen de prestado, son techos y haciendo el juego con la palabra, tan livianos los que tienen muchas familias, que no llegan a parar la lluvia, la humedad ni nada por el estilo.
Alguien -o muchos- podrán estar pensando en este momento o estarán diciendo que este no es un tema de las mujeres, pero el tema de la vivienda es un tema de todos. Pero a nosotros lo que nos ha pasado y en particular al diputado Eduardo Rubio y a sus Diputados suplentes cuando salen al difundir el proyecto, que la inmensa mayoría de los que participan son mujeres. Hay reuniones muy grandes en las que no hay un solo hombre, son todas mujeres, muchas de ellas, jefas de hogar, muchas mujeres jóvenes pero también algunas veteranas.
En alguna reunión de Bella Unión, por ejemplo, se destacaba que eran absolutamente todas mujeres y por eso se va a dar esta vez, hoy o mañana o pasado o el sábado o el domingo, van a haber actividades de mujeres que están peleando por la vivienda y le ponen ese contenido al 8 de marzo. Y lo van a estar haciendo en distintos lugares del país, desde acá las saludamos y animamos y agradecemos además que lleven el tema a tierra.
Las historias detrás de cada uno de estos reclamos de las mujeres por vivienda, son muy duras, nos impresionaron varias pero traemos una en particular, la de una mujer que se llama Ester, que tiene 3 niños, que tiene a su compañero, que viven en la casa de un familiar, son cinco en un dormitorio, ella es estudiante, estudia Filosofía, su compañero también estudia en el IPA, son gente que sabe que tiene que estudiar, que tiene que formarse pero no alcanza. No alcanza, porque cuando uno escucha hablar de 2030 -y está bien porque hay que pensar el país para adelante- considera que hay que reconocer el país que hoy tenemos, el país de hoy, el que hay que sufrir hoy…

Este proyecto entra la semana que viene aquí, en esta Cámara, después de haberse trabajado en la Comisión de Vivienda, después de haber logrado Declaración de Interés Departamental, el apoyo de Intendencias, de Juntas Departamentales de muchos Departamentos del país, hay mucha expectativa de la gente que precisa vivienda por cómo va a salir, si sale o no sale de esta instancia, esperamos que los votos estén, que el proyecto pueda seguir avanzando, el sólo recordar el festejo que hicieron sólo porque había sido aprobado en la Comisión, nos permitió ver cuánta esperanza se pone en conseguir la vivienda.

Y esto lo queremos relacionar con otro tema que está en este momento en extrema sensibilidad en nuestro país, que es el tema de la violencia doméstica, un tema que tiene en su base muchas vertientes, no es un tema por falta de vivienda o por falta de trabajo, o porque no alcanza el salario o por la ideología. Tiene muchas vertientes y hay que atacarlo por muchos lugares. Pero sabemos que el hecho de tener la posibilidad de resolver los temas de vivienda una mujer, ella, sus hijos, le permitiría tener otra libertad y otra independencia, no tendría que bancar cosas que banca hoy, que no las quisiera bancar pero no tiene adonde ir. No hay albergues suficientes ni accesibles ni en condiciones suficientes para, junto a una batería de medidas de sostén y apoyo, pudiera permitir a las mujeres una vida más digna. Facilitar el acceso a la vivienda a estas mujeres, sería una forma concreta de atacar el tema de la violencia doméstica, creemos sinceramente que todo puede ayudar pero no es cuestión de tobilleras que incluso parece que hace unos días se habían agotado o no funcionaban -decía recién una Diputada-; ni de vigilancias personales en algunos casos, esta semana le robaron el arma y el chaleco a un policía que custodiaba a una mujer amenazada por la violencia doméstica, porque éstas realidades que viven las mujeres donde ocurren estas cosas, no ocurren en el limbo, ocurren en un país con una situación social muy grave. Estamos rodeados y es por eso que nosotros tenemos esta concepción que tenemos en el tema de la mujer, no es por un esquema ideológico, es una interpretación de la realidad.

De esta realidad también traemos un hecho que parece increíble.
En la Plaza Independencia un hombre hace una huelga de hambre porque su esposa, que acaba de tener un hijo, cuando volvió al trabajo la echaron. Es una mujer despedida de ALUR  que cuando vuelve de la licencia maternal, se entera que quedó sin trabajo.
Yo creo que acá no es necesario explicar que eso no se puede hacer, por razones humanitarias primero, pero además porque hay leyes en el país –y nos son leyes nuevas, estamos hablando de leyes de muchos años, de conquistas de hace muchos años- que no se respetan y en el caso concreto, sinceramente lo decimos, nos parte el alma la soledad con que esta familia de tres está enfrentando el problema.
Nos llama la atención o nos prende la luz roja cuánto temor se manifiesta a decir las cosas por su nombre y a reclamar con la fuerza necesaria por miedo a represalias, esto es algo que hemos constatado y que lamentablemente no se da sólo en este caso. Y tomo una frase que dijo, yo no voy a decir los nombres porque yo no les pedí permiso y no puedo tomarme ese atrevimiento, pero el hombre que está haciendo la huelga de hambre, es un hombre joven y dijo textualmente: Estamos comenzando el mes de la mujer, por eso empieza la huelga de hambre y el 8 de marzo habrá una marcha multitudinaria. Ese día, muchos de los que nos cerraron las puertas se embanderarán con la causa y eso nos parece injusto.
Lo compartimos. Y tomamos nota también de la realidad que representa el hecho de que esta mujer, que acaba de tener un hijo está afectada sicológicamente, sabemos la debilidad que se tiene después de tener un hijo en determinados planos y esta mujer está afectada y creo que habría que hacer algo, alguien tendría que hacerse cargo.

El otro tema que traemos, lo hemos traído todos los años, es el tema de los Derechos Humanos. La búsqueda de la verdad y la justicia en nuestro país, que tuvo una dictadura, decimos pasado reciente, cada vez está menos reciente ese pasado.
Las mujeres fueron siempre pilares en esto, los Comités de Familiares, la búsqueda en la puerta de los cuarteles, la búsqueda de los hijos de desaparecidos, el no achicarse ante ninguno así fuera un militar con semejante uniforme, nunca se achicaron, la pelearon, siempre peleando por sus hijos. Más que la opinión que nosotros tenemos, lo que queremos hoy es traer alguna de las cosas que está diciendo Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, que hace muy poquitos días tomó la decisión de renunciar al Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia al que habían entrado -decían ellos- manteniendo la postura, textual, que marcaron nuestras Madres: “Contribuir responsablemente en todas las iniciativas surgidaspara trabajar por verdad y justiciay aunque la mayoría de ellas ya no están físicamente, me parece que es obligación moral de todos nosotros hacerlas presentes”.
Toman esta decisión -que sabemos todos en este país que no es un grupo que tome decisiones rápidamente, apresuradamente, sin pensar- y plantean que el trabajo se ha desarrollado con mucha lentitud, que han constatado una maquinaria burocrática del Estado que ha estado siempre lenta para ejecutar, incluso, las resoluciones tomadas. Hablan de que fue difícil efectivizar, por la tardanza, en concretar y contratar equipos de trabajo, la búsqueda en los archivos, sólo se concretaron cuatro contratos después de cinco meses de trabajo, trabajo honorario en el archivo del FUSNA. El material al que se tuvo acceso, demostró la relatividad de los archivos estudiados porque técnicamente, salvo el de la Dirección Nacional de Investigaciones e Inteligencia no eran tales, toda la documentación a la que accedimos es parcial -dice Madres y Familiares- está desorganizada, son evidentes los faltantes, por lo tanto, ese inmenso y persistente trabajo de pedir y esperar, no se ha visto plasmado en información real y de calidad, en el acceso a fuentes reales de inteligencia militar lo que terminó por no aportar datos relevantes en la búsqueda de nuestros desaparecidos. Esto reafirma una vez más lo lejos que estamos de romper las barreras levantadas por la institución militar que colabora abiertamente con la impunidad, retardando los avances democráticos. Y hablan de chicanas, dicen que el acceso a los archivos existentes en el grupo de trabajo que se aportaron para juicios incidió en esto y creemos que esta denuncia, no puede quedar como una denuncia más que la tapa un tema siguiente.

Por último, por ser un día internacional, queremos representar al resto de las mujeres luchadoras con una que se llama Ahed Tamimi, que tiene 17  años -los cumplió presa- una chiquilina palestina  que está encarcelada en una celda de aislamiento. Tiene una cámara que le apunta las 24 horas del día. Y que cometió el gran delito de haberse enfrentado a dos soldados que habían herido al primo de ella, que habían atacado a varios chiquilines de la edad de ella, que ella dice “yo aparezco y de mí se habla porque siempre tengo una cámara cerca, pero esto que me pasa a mí les pasa a todos”. Esta chiquilina y la madre, están presas las dos. Hay muchos otros adolescentes y jóvenes y hay muchas mujeres presas en las cárceles de Israel. Ella fue detenida el 19 de diciembre en su propia casa. Está enfrentando esta situación desde que tenía 11 años de edad. El gran delito fue levantar el puño contra un soldado que los había atacado y llorando de rabia e impotencia, gritarle en la cara “soy más fuerte que cualquiera de tus soldados”.
En ella, en AhedTamimi, homenajeamos a todas las mujeres que luchan en el mundo, no quiere que se hable de ella como víctima, quiere que se hable de ella como luchadora.
Gracias Presidenta.”