“PARA UNA FUERZA DE IZQUIERDA LA POLÍTICA ES TRABAJO ORGANIZADO. TENEMOS QUE MULTIPLICAR NUESTRA MILITANCIA Y NUESTRA ORGANIZACIÓN PARA ALCANZAR LAS METAS QUE NOS PLANTEAMOS”
Acto por el 47 aniversario del Movimiento 26 de Marzo, 21 de marzo de 2018

Image_8

“Con humildad pero con convicción decimos esta es la única alternativa real de izquierda, antiimperialista, democrática y popular de este país. Y nuestro pueblo se merece que asumamos con responsabilidad este desafío. Compañeras, compañeros, nada mejor que 47 años de vida que implican para nuestra Organización, como para otras organizaciones hermanas, el haber pasado por todas las instancias que nos plantea la lucha política en cualquier lugar. Tener la alegría de estar conmemorando y celebrando con plena conciencia de que estamos más vivos que nunca, que no estamos solos, que precisamos de esta Unidad Popular que se fortalezca y que crezca; que todos crezcamos dentro de la Unidad Popular porque cada fuerza que crece ayuda a que las demás crezcan. Eliminar cualquier rastro de subjetividad o de desconfianza. Aquí el crecimiento de cada uno es el crecimiento de todos y todos tenemos que crecer para poder llegar a nuestros objetivos. Y en este 47 aniversario más que nunca el recuerdo cargado de emoción y de compromiso con los compañeros que no están. Gestores de este presente y constructores de ese futuro que se nos viene que será de lucha y de victoria”, dijo el diputado Eduardo Rubio en el Acto por el 47 Aniversario del Movimiento 26 de Marzo, en el que además, la Dirección Nacional del 26 lo propuso como candidato al Senado para el próximo acto eleccionario.
A continuación transcribimos los discursos pronunciados en el acto por Fernando Vázquez y Eduardo Rubio, que puede ver y escuchar aquí, junto a la actuación de Walter Seruga, Julio Fernández y María Elena Melo:
https://www.facebook.com/135816849848510/videos/1669715019792011/

 

Bajo la consigna “Las ideas, la coherencia y la unidad nos dan la fuerza” el Movimiento 26 de Marzo celebró su 47 Aniversario con un acto en la calle en el Centro de Montevideo. Centenares de militantes del 26 –que llegaron de todos los barrios capitalinos así como de varios puntos del interior del país como San José, Canelones, Durazno, Paysandú e incluso desde Buenos Aires-; y compañeros del resto de los partidos políticos que integran la Unidad Popular, que colmaron la cuadra de la calle Durazno a las puertas del Local Central del 26, disfrutaron del canto comprometido de Walter Seruga, Julio Fernández y María Elena Melo; tras lo cual se dio paso a la parte oratoria que abrió el maestro Gonzalo Abella quien saludó el Aniversario del 26 de Marzo en nombre de la Unidad Popular; posteriormente Fernando Vázquez integrante de la Dirección Nacional del 26, Fernando Vázquez presentó a la militancia reunida en Durazno y Paraguay la propuesta de la Dirección Nacional para que el diputado Eduardo Rubio encabece las listas al Senado. Transcribimos a continuación las palabras de Fernando Vázquez:

“El 26 siempre ha hecho cosas que a veces capaz un poco no se comprenden, pero que son necesarias. Cuando no íbamos a las elecciones, nos decían ‘porque estamos en elecciones’. Cuando estábamos en el exilio, nos decían por qué no veníamos para el país. Cuando estábamos en el país, nos decían por qué teníamos pocos votos. Después nos fuimos del Frente Amplio, y nos decían que desaparecíamos… Image_13
¡Parece que no desaparecimos!
Creemos que hemos remado contra los prejuicios, o mejor dicho, de una mentalidad dominante muy reaccionaria; que lamentablemente antes era de los sectores tradicionales dominantes, pero que hoy la encarna el actual gobierno nacional.
Entonces, los compañeros nos han pedido que nos adelantemos un poco para pedirle a Eduardo (Rubio) en nombre de nuestra Dirección Nacional, que encabece próximamente las listas al Senado Nacional. Sabemos que esto es un poco quizá intempestivo, o algunos lo llamaron una sorpresa, no sé. Pero lo cierto es que es una necesidad política, yo diría del 26 pero también de la izquierda y de la Unidad Popular. Porque necesitamos entrar ya en la conversación política con perspectivas al Senado Nacional y a una fuerte política parlamentaria.
El compañero Eduardo ha dado credenciales suficientes en toda su historia política, que es la historia del 26 de Marzo.
Ha fundado esta fuerza política, ha conocido la cárcel y el exilio, volvió al país, ha entrado al Parlamento.
Ha actuado en forma colectiva, donde el partido y la organización para él han sido parte de la construcción política; y eso últimamente no está muy de moda, a no ser en los compañeros que hoy están acá. Sobre todo porque cuando ven un sillón medio mullido se piantan, y si hay algún peso de más se piantan más rápido.

Nosotros acá estamos, proponiendo a un hombre que ha sido artífice de nuestra historia. Un compañero entrañable, honestidad y también veracidad en lo que se hace junto al estudio, que se hace poco en esta época también porque parece que ahora la mediatez necesita otro tipo de política para llegar al Parlamento…
Nosotros hemos demostrado otra cosa, y la Unidad Popular también.
Queríamos hoy plantearle al compañero esta decisión de nuestra Dirección de avanzar en ese camino, y sobre todo hoy dar un paso importante en la dirección de todo el trabajo político nacional del 26 de Marzo, y del fortalecimiento de la UP.
Así que queda propuesto, y los compañeros verán.

 

 

A continuación, tras fundirse en un sentido abrazo con Fernando Vázquez, habló el diputado Eduardo Rubio, quien llamó a todos y cada uno de los militantes del 26 de Marzo a redoblar esfuerzos para alcanzar las metas planteadas. “Sólo avanzamos cuando nos juntamos como hoy, cuando en un barrio construimos una Agrupación, cuando en un centro de trabajo tenemos una Agrupación, cuando somos capaces de generar una acción de propaganda colectiva, de hablar con la gente, de golpear las puertas, esa es la única forma en que la izquierda va a llegar al Senado, compañeros. Esa es la campaña nuestra. Esa debe ser la campaña nuestra”, afirmó. Transcribimos a continuación el discurso pronunciado por el integrante de la Dirección Nacional del 26 de Marzo, el diputado Eduardo Rubio:

Buenas noches, compañeros.Image_3
La verdad que para nosotros siempre un planteo de la organización es un mandato, es un camino a seguir. Y cada responsabilidad que se nos plantea es también un orgullo, un honor, y también es una inmensa responsabilidad que nunca se toma como algo personal porque si bien las responsabilidades son personales, siempre cada paso que damos es fruto del avance colectivo porque sino, no es avance.
Pero de esto vamos a hablar un poquito al final, de esta meta que nos estamos planteando, en términos de política electoral poner el objetivo más alto, sin desconocer las dificultades, sin desconocer de dónde partimos. Porque nosotros queríamos primero analizar la realidad política que vive el país. Realidad política que nos plantea enormes desafíos.
Hace un año nosotros decíamos acá que el Uruguay estaba en crisis y que había un gobierno en crisis y un partido de gobierno en crisis. Capaz que hace un año podía parecer una locura esta afirmación, pero cada una de estas cosas se ha confirmado.
La crisis económica se profundiza porque este modelo se agotó, no es solamente que cambiaron los precios internacionales de las materias primas que vende el Uruguay es parte de esto. Pero este modelo se agotó, ese modelo neoliberal que el Frente Amplio adoptó como propio una vez que ganó el gobierno -por lo que nosotros nos fuimos después del Frente Amplio y del gobierno- ha llegado a una situación límite, que no permite salidas para amplios sectores de la población. El desempleo sigue golpeando, la inflación no se controla, el ajuste fiscal es la norma, vía tarifazo, vía nuevos impuestos, la situación del país productivo, el agro, hemos vivido este año el fenómeno de lo que se llamó los autoconvocados, un fenómeno complejo en el que coexisten distintos intereses pero lo que es inocultable es que ese fenómeno se da porque hay un problema. Y porque en un momento de crisis el proceso de acumulación y de concentración, va dejando por el camino a los pequeños y a los medianos. Eso es lo que está pasando en el agro hoy. Y es por eso que en pleno enero se llenan las carreteras y va la gente de un lado a otro, hacen concentraciones y reclamo.
Tenemos que entender que esto son los síntomas del agotamiento de un modelo.
Pero decíamos que éste es un gobierno en crisis y empantanado. Ayer veíamos las imágenes de un Presidente empantanado en una base militar, pero es como un símbolo de un gobierno empantanado, sin propuestas. La única propuesta de este gobierno es la tercera planta de celulosa, no hay otra.
Ante los problemas, lo primero que hacen es negarlo. Entonces se juntaba la gente en las carreteras, en las rutas y decían: ’no, no hay problemas, es la oligarquía’. No pasaron por Bella Unión por ejemplo a ver a los colonos, a los peludos, a los pequeños productores cañeros, expresando su rebeldía, su bronca y su angustia.
Un gobierno sin propuestas, en crisis.
Crisis como laque tuvieron con la caída del Vicepresidente, no ahora, estoy hablando de cuando tuvo que renunciar el Vicepresidente pro el nivel de denuncias que había. Un durísimo golpe a un gobierno. En la historia del Uruguay me acuerdo de un solo Vicepresidente que renunció y fue (Jorge) Sapelli cuando el golpe. O sea, renunció bien.
Y a veces uno se encuentra con gente que dice: ‘mirá que jugada que hicieron, sacaron a Sendic y entonces quedaron…’
No. ¿Qué jugada?
¡Tuvieron que sacarlo!
¿O a ustedes les parece que pueden querer y planificar un gobierno y a los dos años sacar el Vicepresidente?
No. Les arruinó el pastel. Les complicó la jugada. Les generó enormes diferencias internas.

Un gobierno que pierde su Vicepresidente no es un gobierno que este consolidándose.
Y después la crisis en el partido de gobierno que tenemos también que valorizarla yanalizarla. La crisis en el Frente Amplio. Cada tema importante los divide. Perdieron por un tiempo la mayoría parlamentaria y también los complicó. Se dividieron por el tema Haití, por los TLC, por la Rendición de Cuentas, se dividieron también por el Plan Nacional de Vivienda Popular, más allá del voto que tuvimos. Y dicen: ‘si, pero al final todos votan juntos’. Si, pero ¿saben cómo queda eso? Porque uno fuerza y fuerza la situación pero no queda bien la mano.
Ya la crisis económica ha determinado la crisis en el gobierno y en la fuerza política.
Y en el medio de esta crisis, en estos días, vino el golpe más duro: el pedido de procesamiento del ex Vicepresidente (Raúl) Sendic, ex presidente de Ancap, y de ocho jerarcas más de la principal empresa pública del país. Este es un golpe durísimo, compañeros.
Por ahí escuchamos que se dice ‘los van a procesar sin prisión’, pero ¿qué quieren? Cuando fuimos a hacer la denuncia los cuatro partidos de la oposición, cada cual con su denuncia, incluso tuvimos discusiones dentro de la Unidad Popular si lo hacíamos o no;pero ante semejante realidad era imposible mirar para el costado. Era nuestro deber ético, nuestro deber político además, ante hechos absolutamente irregulares con apariencia de delito y con apariencia de corrupción, teníamos que ir ante la Justicia.
Algunos decían que no iba a pasar nada. Pero ¿cuál fue la respuesta del gobierno en ese momento? Que era una campaña de calumnias, que era un circo mediático, que éramos carroñeros, que no había nada… ¡Muchachos! Ahora viene el Fiscal y dice: Nueve procesados por peculado, por estafa, por abuso innominado de funciones.
¡Es un golpe durísimo, compañeros!
Es una victoria también de quienes nos jugamos al llevar adelante esa denuncia contra el poder. Es por lo que decía Fernando también.
¿Cuántas veces escuchamos: Ustedes van a desaparecer? Porque nos fuimos del Frente Amplio y los que quedaron –decían- ‘se fueron para arriba’, ‘ese era el camino, ustedes están apurados y van a quedar aislados’ y la gente nos daba vuelta la cara. Supimos lo que era el aislamiento.
Pero miren dónde están unos y miren donde estamos nosotros.
¡El camino de la coherencia, de los principios, a la larga es el único camino que vale la pena recorrer!
Y decían que nosotros lo que queríamos era liquidar las empresas públicas, que nos sumábamos a la campaña de la derecha… No, señores, los que avanzan en la liquidación de las empresas públicas son los que lo vacían, los que roban dentro de las empresas, los que la llevan a la ruina. Esos son los que abonan el camino para la desaparición de las empresas públicas.
¡Nosotros en la primera línea de combate para defenderlas!
¡Queremos una Ancap más fuerte y más grande, queremos una UTE más fuerte y más grande, queremos terminar con las privatizaciones!
¡Y queremos terminar con los que se suben a las empresas públicas para currar en su propio beneficio!

 
Un durísimo golpe político para el gobierno, porque ustedes se acuerdan cuando decían que se puede meter la pata pero no se podía meter la mano en la lata. Bueno, ¡metieron la pata pero además metieron la mano en la lata, señores!
Y como contrapartida ¿qué tenemos en esta nueva realidad política? ¿Qué momento estamos viviendo en la Unidad Popular?
En nuestra dimensión, aún puede decirse pequeños, pero la Unidad Popular está viviendo un momento de consolidación, un momento de crecimiento; de crecimiento en compañeros, todos los días estamos recibiendo nuevos compañeros; crecimiento en nuevos sectores que se van sumando a la Unidad Popular; crecimiento en incidencia política. ¿Cuánto estamos incidiendo hoy en la vida política del país, compañeros? Objetivamente, ya sea en la acción parlamentaria, ya sea en las definiciones políticas que tomamos, en las movilizaciones, hoy nadie puede desconocer la presencia, la acción y el peso –aún limitado- pero el peso político real de la Unidad Popular. Son dos caras o las dos partes de un mismo proceso. Cuando lo que era dominante empieza a perder pie empieza a fortalecerse lo nuevo, y lo nuevo desde el punto de vista de un proyecto de izquierda es la Unidad Popular.

Y este crecimiento también se ha expresado en la actividad parlamentaria. También nos dijeron: ‘Para qué quieren un Diputado, no sirve ´para nada, le van a hacer el juego o van a ser el florero’ no recuerdo exactamente lo que decían que éramos. Pero, definimos un camino, lo seguimos y a modo de resumen vamos a decir los ítems más importantes de lo que ha sido la actividad parlamentaria; que aquí me importa decirlo la actividad parlamentaria a veces tiene una sola cara que generalmente es la nuestra, es la que aparece, pero miren que esa actividad no es de una persona.
Primero, es el reflejo de una concepción política, de un proyecto político y de un programa político.
Pero además, es el fruto de un trabajo colectivo. En cada paso que damos está la mano de Julio, está la mano de Romy, de Carlos, de Gonzalo, de los compañeros de los otros sectores de la Unidad Popular que participan del equipo, de los trabajadores que van por el despacho que nos llevan propuestas.
Aquí no hay una persona, acá hay un colectivo.
Y por eso tiene fuerza lo nuestro. Por eso tiene perspectiva lo nuestro.

En este año, tal vez me coma alguna situación, pero las más importantes porque cotidianamente estamos enfrentando problemas, o resolviendo situaciones o recibiendo compañeros, o que los desocupados de la Construcción nos pidan para ser recibidos en la Comisión de Trabajo y peleamos por el Proyecto de Ley de mano de obra local.
Pero lo más grueso, después de todas las batallas que dimos por Haití; cuando la Rendición de Cuentas, en un trabajo combinando fuerzas con el movimiento social, con el movimiento estudiantil, con los sindicatos, con la Academia, conseguimos recursos para salvar al Hospital de Clínicas de la privatización.
En otra gran batalla parlamentaria, y ahí estuvo el compañero Carlos Pérez, fuimos el único partido que definió el voto contrario a la criminal Ley de Riego que privatiza, mercantiliza y extranjeriza el agua.
¡El único partido!
Aunque hubo dos legisladores más que votaron en contra, el diputado Gastón Cossia del Movimiento de Rocha, del Partido Nacional; y la senadora Carol Aviaga del Partido Nacional. Pero ellos lo hicieron a nivel personal, sus partidos votaron la Ley de Riego.
Entonces, cuando nos dicen: ‘Ustedes le hacen el juego a la derecha y votan con la derecha’. A los que digan esto, hay que decirle que nos nombre una cosa que hayamos votado con la derecha, una sola, ¿qué votamos con la derecha?
Ahora, ¿quieren que mencione todo lo que el Frente Amplio votó con la derecha? No nos alcanzaría la noche.
La Ley de Riego es una de ellas.
¡Votaron todos juntitos, las manitos levantadas para entregar el agua a las multinacionales!
Dimos una gran batalla en defensa de los cincuentones, e incluso presentamos un proyecto de Ley. Finalmente no fue tenido en cuenta pero estuvimos junto a ese colectivo, en toda esa batalla y terminamos apoyando la solución que vino que sin ser la mejor fue un paso para resolver ese grave problema de un conjunto muy grande de uruguayos que fueron condenados por las AFAP’s.
Después tuvimos otra gran victoria, la Unidad Popular ante la situación escandalosa que se estaba viviendo en ASSE presentó la denuncia pidiendo la conformación de una Comisión Investigadora por lo que estaba pasando en ASSE desde 2008 hasta ahora. Y ahí conseguimos el voto de toda la Cámara de Diputados. El voto fue unánime con distintas motivaciones.
Ahí también decía el oficialismo que era un circo mediático, que no pasaba nada, que ASSE ya había investigado todo.

Compañeras, compañeros, en menos de cuatro meses de funcionamiento de la Comisión vamos confirmando cada una de las denuncias que hicimos y nos habíamos quedado cortos. Era peor. La corrupción, la utilización de los fondos públicos para enriquecimiento personal, el desmantelamiento de servicios públicos…
Y en este tiempo ya voló un Directorio entero de ASSE y varios Directores de Hospitales.
Esto se llama incidir en la política. Esto es el peso que hoy tiene laactividad, la acción de la Unidad Popular.
Y por último, sin dudas, tal vez la victoria política que hemos obtenido en la lucha parlamentaria la obtuvimos el martes pasado con la aprobación en la Cámara de Diputados por mayoría del Plan Nacional de Vivienda Popular por Construcción Pública.
Esta es una inmensa victoria de la Unidad Popular, es una inmensa victoria del movimiento social que se embanderó con este proyecto; y es una inmensa victoria del pueblo uruguayo. Y tal vez en este proyecto se puede sintetizar cuál es el sentido de la acción parlamentaria de la Unidad Popular.
Primero, el Plan Nacional de Vivienda nace de una definición programática de la Unidad Popular. Está en el programa de la Unidad Popular la lucha por la vivienda.
Nace también de un análisis objetivo de la realidad, la falta de viviendas es un tema que angustia a los sectores de trabajadores, a los sectores populares, a los más desfavorecidos de esta sociedad.
Y también allí, cuando arrancamos teníamos un voto en 99, digo esto porque ahora hay quien nos dice ‘qué difícil el Senado’… Pero cuando arrancamos en Diputados era un voto en 99, no teníamos ningún apoyo. Ahí, siguiendo con un método de trabajo, que tiene que ver también con nuestra ideología, nos vinculamos de entrada con los sectores populares, con las organizaciones sociales, que se embanderaron con este proyecto; y empezamos a recorrer el país para difundirlo y la gente se empezó a organizar para pelear por un derecho esencial como es la vivienda. Y eso tuvo incidencia política, primero en el interior y la propia gente yendo a visitar a los Ediles porque era gente de todos los partidos, como debe ser una organización social. Si algo debemos aprender es que no podes regimentar una organización social, la organización social tiene que ser reflejo claro de los intereses populares que defiende.
Y en ese marco y en ese camino se fueron consiguiendo los respaldos de los gobiernos departamentales ahí enganchó el Partido Nacional, y fuimos trabajando por un lado las fuerzas sociales y por el otro nosotros a nivel parlamentario, hasta que conseguimos las voluntades políticas que nos permitieron en diciembre aprobarlo en la Comisión y el martes pasado aprobarlo en el pleno de la Cámara de Diputados.

Y queremos reconocer sin ninguna vergüenza la actitud de los demás partidos de la oposición que se avinieron a votar un proyecto de la Unidad Popular; no debe ser fácil para algunos partidos o parlamentarios levantar la mano por el lugar de donde viene la propuesta y también por el contenido. Pero lo votaron a favor. Y nosotros tenemos que ser en ese sentido agradecidos, y decir bueno, realmente acá jugaron no para la Unidad Popular, jugaron para los intereses populares. Y sobre todo, tenemos que reconocer el voto coherente, el voto valiente y el voto decisivo del diputado Darío Pérez. Porque no fue fácil esa decisión, otros Diputados, cuatro Diputados más del Frente Amplio habían dicho públicamente que iban a votar este proyecto: el diputado de Flores, Federico Ruiz; el diputado de Treinta y Tres, (Sergio) Mier; la diputada de Colonia, (Mercedes) Santalla y la diputada de Paysandú, María Cecilia Bottino. Y a la hora de votar les metieron el corset partidario, una disciplina partidaria que cuando va contra la conciencia… porque nosotros compartimos la disciplina partidaria cuando está para defender los intereses de los trabajadores, no cuando se usa para votar en contra de los intereses de los trabajadores.
Y contra este proyecto se argumentó mucho en el Parlamento por parte de la bancada del Frente Amplio, con críticas mentirosas.
(Alguien del público grita: “Dicen que no hay plata”.)
Sí. De eso vamos a hablar después.
Pero quiero hablar de otras críticas que no eran ciertas, que eran falsas, porque me parece que a algunos ni leyeron el proyecto, le dijeron pegale nomas al proyecto y salieron a pegarle…
Una de las cosas que dijeron, está en el Informe en Minoría, es que nuestro proyecto iba contra el cooperativismo de vivienda. El Artículo 2 de nuestro proyecto pide que se declare de Interés Nacional la política de construcción de viviendas por ayuda mutua. No lo leyeron.
Decían que nosotros queríamos terminar con la Ley de 1968; no hay una letra sobre eso.
Decían que nosotros le queríamos dar el negocio a las empresas privadas y eso estaba mal, pero en el artículo siguiente decía que era en cooperativas para los trabajadores también estaba mal.
Se buscó apilar argumentos en contra sin ninguna veracidad. Porque no había forma de decir que no iban a votar este proyecto por su contenido, porque si Ustedes van a las Actas de la Comisión hasta los que votaron en contra decían que tenían coincidencias de fondo con este proyecto.
Hubo otros que sí, que agarraron viaje, que dijeron que era muy buena la intención. Nos agradecieron que trajéramos el tema vivienda a la discusión política. ¡Trece años en el gobierno y precisan de un Diputado que los haga acordar que hay problemas de vivienda en el país!
Pero ninguna crítica tuvo fundamento real. Ninguna.
Y sobre todo se han afirmado en una sola crítica, que es la que cala más en la gente y es que este proyecto no tiene financiamiento. Y yo quería hablar del financiamiento, porque en realidad ustedes tienen que saber que los proyectos que se votan no tienen financiamiento, yo ya he mencionado proyectos muy importantes. Toda la reforma del Código de Proceso Penal que se votó en la legislatura anterior exige inversiones importantísimas, busquen ustedes un artículo en el proyecto de Ley que diga dónde se va a financiar. No dice. Es de Rentas Generales, entonces el Poder Ejecutivo quería un nuevo Código de Proceso Penal y tiene que poner la plata para eso. La Ley de Salud Mental exige inversiones importantísimas, tampoco hay un solo artículo que plantee de dónde van a salir esos recursos, que van a salir de Rentas Generales. Y podíamos seguir nombrando leyes que se han votado. El Presupuesto Nacional se vota con un déficit de dos mil millones de dólares.
¿Y saben por qué? Porque en definitiva, financiada o no, una Ley que plantea como la nuestra una herramienta para resolver el tema de la vivienda, depende de una sola cosa: de la voluntad política del Poder Ejecutivo.
Y el Poder Ejecutivo tiene que decir si tiene voluntad para poner plata para el Plan de vivienda Popular o si la voluntad que tiene es para darle mil millones de dólares a UPM para que tenga un tren. Esa es la diferencia. Esa es la decisión. Es un problema de voluntad política.
Nos dicen que no hay plata. Decimos esto: Para UPM hay mil millones de dólares sólo para el tren. Ciento veintiséis millones va a poner el Puerto para hacerle el viaducto al tren que pase por ahí. Ya tenemos 1.126 millones de dólares. Más las exoneraciones tributarias. ¡Por favor! ¿Qué no hay plata?
Nos dicen que no hay plata cuando echaron a andar el Plan de Vivienda de Interés Social, que en este barrio tenemos varios edificios, de Interés Social para los empresarios porque ¿saben cuánto se llevaron por el subsidio? 900 millones de dólares y yo me pregunto ¿qué trabajador puede comprar un apartamento de esos? Ninguno, la cuota más baja son 18.000 o 20.ooo pesos por mes.
¿Qué no hay plata? Ahora que están procesando a esta gente de ANCAP, mil y pico de millones de dólares pusimos para tapar el agujero de ANCAP.
¡Para eso hay plata y no hay plata para la vivienda de los trabajadores!
¡Es un problema de voluntad política!
Pero yo creo que todos esos argumentos van chocando contra una fuerza muy importante que es la organización y la movilización de la gente. El otro día en el Parlamento se vivió un fenómeno muy importante. Ni que hablar que un partido político con un solo Diputado lograba aprobar un proyecto por mayoría con los votos de otros partidos, ese es un fenómeno casi inédito.

Pero otro fenómeno que es todavía más importante es que las barras estaban llenas de pueblo y que era pueblo organizado que estaba peleando por sus derechos. Y eso es lo que le da fuerza a este proyecto: ¡Pueblo organizado peleando por sus derechos!
Y nosotros vamos a decirle al gobierno que hay otra forma de financiarlo o de dónde sacar la plata. Y tenemos que saberlo porque a ustedes en la feria les van a decir: ‘está muy lindo el proyecto pero no tiene plata’. Pero hace una semana se votó en el Senado que el Poder Ejecutivo pidió para volcar el excedente del Fondo de Estabilización Energética a Rentas Generales. Son 170 millones de dólares que no tienen destino. Entonces nosotros vamos a proponer cuando llegue a Diputados que el destino de esa plata sea para políticas de vivienda porque sinoAstori lo va a mandar a pagar la deuda externa. Y nosotros queremos construir viviendas para los trabajadores, queremos generar fuentes de trabajo.
El otro día el compañero (Luis) Freda, Contador, en la Radio planteaba otras alternativas que nos parecen que son bien importantes. Por ejemplo, el gobierno del Frente Amplio le quitó el impuesto que pagaban los bancos, el impuesto a la actividad bancaria, se los sacó, se lo perdonó. ¿Saben cuánto recaudaba ese impuesto? 80 millones de dólares anuales.
¡Vamos a reponer ese impuesto contador Astori, que no le pega a los más débiles, le pega a los que la están haciendo toda y con eso vamos a construir viviendas para los trabajadores!
¡Es un problema de voluntad política!
O vamos a hacer como plantean los compañeros de FUCVAM, que están planteando reconstruir el Fondo Nacional de Vivienda, el otro día en el Parlamento todo el mundo hablaba del Fondo Nacional de Vivienda como si existiera. No existe más. Ese se formó por Ley en 1968 con el 1% de aporte de los trabajadores y el 1% de aporte patronal. ¿Saben cuánto significaría eso hoy? 360 millones de dólares.
¡Vamos a reconstruir el Fondo Nacional de Vivienda y vamos a invertir en viviendas y vamos a llevar adelante este Plan!
O sea que no hay argumentos en contra. Es un tema de prioridades y de definiciones políticas. Vamos a cuidar la macroeconomía, el equilibrio fiscal para que el Fondo Monetario Internacional nos siga prestando plata para robarnos, vamos a seguir subsidiando a las multinacionales o vamos a por lo menos, una parte de todo eso, a dedicarla a construir viviendas para los trabajadores. Es una decisión que tiene que tomar el gobierno. Nosotros vamos a seguir peleando desde abajo y con la gente para que la tome.
Ahora viene el desafío del Senado. Y en el debate mismo, algunos legisladores del Frente cuando vieron que perdían la votación decían; ‘no nos importa porque igual van a perder en el Senado’. Y bueno, puede ser, todavía no tenemos Senadores de la Unidad Popular, ya vendrán.
Pero cuando nosotros arrancamos con este proyecto era 1 voto en 99 y conseguimos 50. La única batalla que se pierde es la que no sea y nosotros estamos acostumbrados a correr cuesta arriba y con viento en contra. O sea, no nos asustan las dificultades.
(Alguien del público grita: Somos como la liebre, corremos mejor cuesta arriba)
Pero vamos a encarar esta tarea y nosotros tenemos mucha confianza en la movilización de la gente que está peleando por la vivienda. Y vamos a hablar con cada uno de los Senadores, como hemos hablado.
Ahora, lamentablemente, el senador (Pedro) Bordaberry salió a hablar en contra de este proyecto, con los mismos argumentos que el Frente Amplio fíjense qué coincidencia. ¿Quién le hace el juego a la derecha? Pero vamos a tratar de convencerlos, vamos a demostrarles que hay de dónde sacar plata, vamos a demostrarles que este proyecto no va en contra de nada sino que va a favor de todos. Vamos a dar la pelea. Conscientes de que va a ser muy difícil, nosotros no vendemos ilusiones, en ningún lugar del país se nos escuchó decir vengan acá o anótense acá que van a tener casa. Nunca. En todos lados le dijimos a la gente humilde, trabajadora, en asambleas multitudinarias, que les veníamos a traer un Plan, un proyecto de Ley, para pelear juntos para que se pudiera aprobar para que hubiera en el Uruguay un camino para que los trabajadores resolvieran la vivienda. Los invitamos a pelear con nosotros para construir ese camino. Y vamos a hacer lo mismo ahora.
Y estamos claros en que esta es una meta muy difícil, no nos van a convencer de que es inalcanzable. Vamos a tener que dar la batalla y la vamos dar; pueden estar seguros los Senadores del Frente, del Partido Nacional, del Partido Independiente, del Partido Colorado, que les vamos a estar golpeando la puerta y vamos a estar junto a la gente de nuestro pueblo luchando para que haya una respuesta, por lo menos una respuesta, al grave problema de la vivienda en este país.
Y ahora si queríamos hablar del desafío que se nos planteó hoy, objetivamente está planteado y vamos a pelear por el Senado.
Y decimos que también esta es una meta difícil, como era difícil llegar a la Cámara de Diputados, es una meta difícil no inalcanzable. Implica esta meta si la cumpliéramos -además digamos como fundamento esto- un fuerte crecimiento de nuestra bancada de Diputados. Para llegar a un Senador necesitamos por lo menos tres Diputados, compañeros.

 

¿Y ahí saben qué es lo más importante? Que ahí van a entrar a jugar con toda su fuerza el papel las nuevas generaciones de compañeros. Precisamos compañeros jóvenes que ya están curtidos y formados en la lucha para ocupar esos espacios. No tenemos la intención de envejecer nosotros –más de los que estamos- en un sillón de la Cámara de Diputados. Ahí tienen que entrar las nuevas generaciones, pero para llegar a esas metas tenemos que crecer, debemos que abrir nuestras puertas de par en par a nuevos compañeros. En esta nueva realidad hay miles de compatriotas desanimados, desilusionados, con bronca. Tenemos que salir a buscarlos. Tenemos que abrir nuestras puertas, tenemos que pelear contra el descreimiento que es el principal enemigo de la izquierda. La gente tiene que volver a creer como nosotros creemos, que vale la pena luchar, que es posible avanzar y que es posible vencer. Porque un pueblo que no cree en eso le entrega su destino a los enemigos.
Tenemos que abrir la puerta de la Unidad Popular a nuevos aliados, claro que con firmeza programática, ni un paso atrás en ese terreno, pero con la mayor amplitud política. ¿Cómo vamos a soñar con metas más grandes si no crecemos, si no sumamos fuerzas? Cuando frente a nosotros tenemos una realidad de fuerzas que empiezan a desgajarse, de conjuntos de compatriotas que empiezan a desconfiar de donde están, a no creer más en la mentira, que todavía no confían en nosotros tenemos que salir a ganarlos porque precisamos de esa fuerza. Esa historia de que el buey solo bien se lame y todo eso a nosotros no nos vengan a contar, ya conocemos la soledad y no le tuvimos miedo y si hubiera que estar de vuelta la enfrentamos. Pero el tema es que ya no es el momento de estar solos, ya dejamos de resistir, estamos avanzando y tenemos que ejercer esa conciencia, compañeros.
Porque nos toca hoy a nosotros, los compañeros plantean que sea candidatos al Senado y todo lo demás, pero nosotros no creemos que las campañas se hagan –las de la izquierda- con un nombre o con una foto. Es cierto que si somos más conocidos ayudamos, de repente llegamos más a la gente, pero nosotros no vamos a ganar un lugar en el Senado con un jingle lo vamos a ganar creciendo en organización y en militancia. Porque además así tenemos que ganarlo. Porque es la forma en que la izquierda avanza.
La política no es magia, para una fuerza de izquierda la política es trabajo organizado, para nosotros no se transforma la materia si no hay trabajo atrás, el trabajo lo define y en política el trabajo es militancia organizada. Y tenemos que multiplicar nuestra militancia y tenemos que multiplicar nuestra organización.

¿Cuál es la consigna de hoy?
Organizar, organizar y organizar.
En estos tiempos compañeros se nos quiere hacer creer que nosotros poniendo ‘me gusta’ cambiamos el mundo. Y nosotros tenemos que utilizar todos los medios de comunicación, utilizar los adelantos tecnológicos. Pero seamos conscientes compañeros, nosotros con un whatsapp no movilizamos a nadie. Y precisamos organizar y movilizar.
Entonces, usemos todo, informemos, multipliquemos las redes de información. Pero sólo avanzamos cuando nos juntamos como hoy, cuando en un barrio construimos una Agrupación, cuando en un centro de trabajo tenemos una Agrupación, cuando somos capaces de generar una acción de propaganda colectiva, de hablar con la gente, de golpear las puertas, esa es la única forma en que la izquierda va a llegar al Senado, compañeros. Esa es la campaña nuestra. Esa debe ser la campaña nuestra.
Los precisamos a todos, a todos nosotros y a muchos que hoy no están, que no les supimos llegar, que no pudimos llegarles, pero que están en los barrios, cuando nosotros andamos por el país se acerca la gente, nos saluda, hay un espacio inmenso para ocupar. Pero insisto eso no es mágico ni es virtual, eso es trabajo organizado y ese es el gran desafío si queremos soñar con metas tan altas como llegar al Senado, multiplicar la bancada de Diputados, incidir en la vida política del país con más fuerza y llegar al poder para transformar esta realidad, compañeros hay que militar, hay que organizarse y hay que crecer.
Sólo así seremos capaces de alcanzar nuestros objetivos, sólo así seremos capaces de estar a la altura de la responsabilidad que la historia ha colocado sobre nuestros hombros en este momento tan dinámico en la vida del país cuando lo viejo empieza a decaer y lo nuevo empieza a afirmarse y a crecer, y lo nuevo está acá. Acá compañeros.
Con humildad pero con convicción decimos esta es la única alternativa real de izquierda, antiimperialista, democrática y popular de este país. Y nuestro pueblo se merece que asumamos con responsabilidad este desafío.
Compañeras, compañeros, nada mejor que 47 años de vida que implican para nuestra Organización, como para otras organizaciones hermanas, el haber pasado por todas las instancias que nos plantea la lucha política en cualquier lugar. Tener la alegría de estar conmemorando y celebrando con plena conciencia de que estamos más vivos que nunca, que no estamos solos, que precisamos de esta Unidad Popular que se fortalezca y que crezca; que todos crezcamos dentro de la Unidad Popular porque cada fuerza que crece ayuda a que las demás crezcan. Eliminar cualquier rastro de subjetividad o de desconfianza. Aquí el crecimiento de cada uno es el crecimiento de todos y todos tenemos que crecer para poder llegar a nuestros objetivos.
Y en este 47 aniversario más que nunca el recuerdo cargado de emoción y de compromiso con los compañeros que no están. Gestores de este presente y constructores de ese futuro que se nos viene que será de lucha y de victoria.
Por eso como siempre, al fin de cada acto les vamos a decir que
Con Artigas y con el Che, también con el Negro Dermit y con Pitoto
¡Por la liberación nacional y el socialismo!
¡Venceremos!
¡Hasta la victoria siempre, compañeros!

 

Los artistas populares que acompañaron con su canto comprometido: Julio Fernández, María Elena Melo y Walter Seruga. Abajo Jorge Bonaldi presente en el Acto aniversario del 26 de Marzo.