7RR RADIO REBELDE
CUANDO EL CHE CREÓ UNA RADIO

 

En todas partes del mundo en esta fecha se estarán realizando homenajes a Ernesto Guevara Che.
En estos días muchos aspectos de la lucha heroica de Guevara se recordarán, y habilitaran seminarios, conferencias y disertaciones.
Lo que falta en estos tiempos es asumir los principios del Che como propios, y emprender su camino de sacrificio y superación que siempre planteó como objetivo; la construcción del hombre nuevo.
Pese a reconocer que poco o nada tendríamos para aportar al conocimiento sobre los rasgos principales del Che, que han hecho quienes fueron sus compañeros de lucha comenzando por el propio Fidel Castro, sus colaboradores en Cuba y su grupo guerrillero en Bolivia.
Nos pareció en cambio interesante recordar una faceta del Che, menos conocida y a la vez vinculada a nuestra tarea diaria.
Dijo Fidel Castro.
“De manera que Radio Rebelde fue un centro de comunicación militar sumamente importante además de haber sido un instrumento de divulgación masiva que jugó un papel político de gran trascendencia durante toda la guerra”.
El autor del libro La historia de Radio RebeldeRicardo Martínez Victores, destaca la fundación de Radio Rebelde que desde las montañas de la Sierra Maestra, permitió a la guerrilla una información sistemática del desarrollo de la insurrección en toda Cuba.
“La noticia es la raíz; el comentario la flor” esto lo decía José Martí.
Radio Rebelde fue un arma formidable de la Revolución. Sus transmisiones aclaraban, ampliaban y concertaban a toda la nación los hechos de más profunda y amplia resonancia, en la confrontación armada contra la tiranía batistiana.
Al aire de la isla a partir de la primera transmisión de la ya legendaria emisora, revolucionaria, lo invadió cada noche, la vibración de un mundo el de la Sierra que volcaba hacia el llano, sobre las ciudades, las anticipaciones de una libertad que entonces comenzaba a concretarse en las cimas invictas de la heroica provincia oriental.
Radio Rebelde 7RR como se le llamó, fue un reto a los medios masivos de comunicación que, en su mayoría actuaban francamente como heraldos de la burguesía dominante. La radio nacional había experimentado un desarrollo extraordinario, a partir de la terminación de la Segunda Guerra Mundial. Empresarios monopolistas controlaban la mayor parte de las frecuencias cubanas de transmisión. Los programas radiales eran el “paraíso” de los anuncios comerciales que, a su vez incidían sobre le bajo nivel de la programación lastrándola de melodramatismo, superchería y oscurantismo, con un mezquino tratamiento seudointelectual.
También llegaban emisiones grabadas, “El show de Perry Como”, imponiendo al país una ideología neocolonialista, elegantemente enlatada en la metrópolis, surgió Radio Rebelde para convertirse en la emisora de mayor audiencia del país en pocos meses.
Radio Rebelde no trasmitía novelas de ficción; su gran novela era la epopeya de retar a una tiranía oligárquica, defendida por un ejército profesional armado, asesorado y entrenado por los Estados Unidos.
Radio rebelde no contaba con actrices y actores exclusivos; sus protagonistas surgían como héroes, vivos o caídos en combate, cuyos nombres resonaban, con vibración proletaria o campesina, en los partes de guerra del Ejército Rebelde.
Radio Rebelde no difundía anuncios comerciales, su misión consistía en informar con toda objetividad, del desarrollo de la insurrección, además de proyectar, sobre la conciencia de los cubanos, los más claros relieves del sistema de ideas independentistas y liberadoras de la nación cubana; desde el siglo XIX, con Céspedes, Gómez, Maceo y Martí, hasta los albores del triunfo revolucionario del 1ero, de Enero de 1959. 
Es decir una continuidad impresionante de hombres y conceptos patrióticos, a los que se agregaban de Acuerdo a las alternativas de la guerra liderada por Fidel y sus huestes, aquellas figuras de excepción eminente, como Frank País que entregaban su vida en los duros combates de ciudades y montes.
La lucha guerrillera actuó como una atracción detonante en la pasividad de la audiencia de la época. El país en pleno en las horas de transmisión nocturna de Radio Rebelde le volvió la espalda a los grandes espectáculos televisivos y a las lloronas novelas radiofónicas, para pegar el oído a aquel llamado de encendida prédica martiana y de absoluta honestidad informativa.
Radio Rebelde por supuesto que se escuchaba en la semipenumbra de las casas, mientras por las calles aullaban las sirenas de los patrulleros de la dictadura y por las esquinas merodeaban los “batidores”. Pero en aquella planta transmisora estaba el corazón vivo y palpitante de la Patria. 
El pueblo lo sabía y le seguía con admirable devoción solidaria porque en las montañas y en las ciudades de la isla combatían sus mejores hijos.
EN LA COMANDANCIA DEL CHE
Frank País había planteado subir un equipo de radio para la Sierra, para tener comunicación con Fidel. 
Mi idea central era plantearle a Fidel llevar algún equipo de radio para la Sierra.
En el mes de julio de 1957 se nos plantea la necesidad de adquirir una planta de radio para la Sierra esta misión se realizaba a instancias del compañero Frank País.
¿Cómo en medio del cerco, en medio de la presión de los ejércitos de la dictadura, comienza a cajuar y a realizarse la idea de la Radio Rebeldeen la Sierra Maestra?
En esta cuestión intervinieron factores distintos. El primer factor es la organización del 26 de Julio que era nacional y que permitía recabar del Movimiento, como lo hicieron el envío de una planta de radio, de una planta eléctrica y de las baterías necesarias para establecer una emisora radial.
Así lo comprendió ese otro hermano de Fidel en la lucha, ese gran combatiente revolucionario, que fue el jefe del campamento donde u/, el Che Guevara.
El Che Guevara, con una insistencia extraordinaria, recababa del Movimiento el envío inmediato de la emisora radial. El Che se dirigió a todos los compañeros que iban al llano para pedirles que recabaran el pronto envío de la planta, porque hacía falta ese órgano radial para completar la labor revolucionaria que se estaba realizando con las armas en la mano en las montañas de Oriente.
Así pudo cuajar ese propósito, primero porque el Movimiento estaba organizado y podía facilitar lo que se le pedía; segundo porque ya había madurez revolucionaria suficiente para interpretar la necesidad de tener un órgano de prensa aún  en medio del combate.
Dice el combatiente EDUARDO FERNÄNDEZ, yo pensaba que se podían hacer pequeños equipos para utilizar en acciones y sabotajes dentro de la ciudad; pero como cosa central teníamos la idea de transmitir la voz de Fidel desde la Sierra. Y esto lo comentábamos con los compañeros del Movimiento que iban a mi taller de reparaciones en Bayamo.
Agrega otro militante del Movimiento 26 de Julio, CIRO DEL RIO. La idea de Eduardo como técnico la conocía, puesto que trabajábamos juntos en el Movimiento. Después me alcé con la tropa de Pancho Tamayo, que operaba en la zona de Peladero y como conocía muy de cerca la idea de Eduardo, le pedí permiso a Tamayo para ir a ver al Che y explicarle la cuestión. 
El día 23 de diciembre de 1957 me entrevisté con el Che. 
En el principio de la conversación me preguntó algunas cosas sobre mi persona. Y después le planteó un tipo de equipo de micronda para comunicarse entre los pelotones en el combate y también instalar en la Sierra una planta por la que el mando rebelde podía transmitir los partes de guerra y la propaganda revolucionaria para que llegara al pueblo a través de la radio.
El Che me oyó atentamente me hizo algunas preguntas, entre ellas, ue donde estaba Eduardo y que si yo podía localizarlo.
Le contesté.
Mire yo no tengo problema porque tengo familia que puedo utilizar como enlace y no tengo que ir personalmente a donde está él, sino que mando uno a buscarlo y resobemos. 
Me dijo.
Bueno, ¿Dime cuánto tú necesitas? 
Le dije.
Deme 10 pesos para el pasaje y comer algo por ahí, y yo resuelvo. 
Él entonces me dio los 10 pesos para que fuera a buscar a Eduardo.
Le mandé un mensaje a la vieja mía y mi hermano Hugo se encargó de localizar a Eduardo y hablar con él. Éste en cuanto recibió el mensaje, vino enseguida.
Hizo contacto con mi madre y ella lo llevó por Bayamo, Guisa, El Oro, aquello estaba encendido de guardias que lo registraban todo.
EDUARDO FERNÁNDEZ
Allí Ciro me presentó al Ché, el 4 ó 5 de enero de 1958 y le dijo que yo era Eduardo, el hombre que había mandado a buscar. Él salió conmigo hacia las afueras de la casita. Le dije que era técnico de radio y en pocas palabras le expliqué la idea. Le dije que consideraba que se podía hacer mucho, que yo podía ser útil en la Sierra, pues podíamos conseguir o construir algún equipo de radio y llevarlo para allí. Que podía hacerme cargo de ello y construir algunos más pequeños para las comunicaciones entre columnas.
El Che me escuchó muy atento y cuando terminé me preguntó cuánto costaría hacer todo eso. Le dije:
Bueno yo no tengo idea, pero creo que una plantita de radio se puede hacer con los elementos que yo tengo y con algunas otras cosas más, me parece que con 500 pesos se resuelve el problema.
El Che me respondió.
Está bien yo te voy a poner en contacto con el Movimiento para ver qué pueden hacer.
Entonces recuerdo que me dijo. 
Mirá te voy a dar 100 pesos para que tengas para moverte en la ciudad y puedas ir resolviendo.
Yo le expliqué que tendría que salir y conseguir los elementos y que después subiría a la Sierra con los equipos, a través del mismo contacto. Lo vi completamente interesado y entusiasmado en la cuestión. Ese mismo día, por la tarde, emprendimos camino de regreso.
Recuerdo que regresé a Bayamo con muchas dificultades porque yo había desaparecido de allí por segunda vez. Me mantenía escondido de una casa para otra, completamente clandestino. No obstante salí a Santiago y conseguí las piezas y los elementos con los que me puse a construir un aparatito, un equipo da radio bastante pequeño, era un proyecto con dos tubos GLG.
FRAGMENTOS DE DOS CARTAS DE AQUELLA ÉPOCA. 
Del Comandante Ernesto Che Guevara a Pucho.
Sierra Maestra enero 8 de 1958
Estimado Pucho:
Comunícale a Daniel Déborah o cualquiera de la dirección que tengo un técnico que se compromete a hacer una planta transmisora en 15 días a un costo de 500 pesos aproximadamente la planta puede venir por La Habana. 
El técnico vive en Bayamo, Zenea 54, su nombre es Eduardo Fernández. Convendría que lo visitaran de la Dirección Nacional o tú, para informar allá. 
Considero perfectamente viable y muy importante el proyecto. 
Te saluda 
Che.
Otra carta.
Del Comandante René Ramos Latour (Daniel) al Comandante Ernesto Che Guevara.
Santiago de Cuba, 24 de enero de 1958.
Sobre la planta estoy esperando que el técnico nos diga los materiales que necesita para hacerla y poder situárselos.
EDUARDO FERNÁNDEZ
Fui trasladando todos los equipos para casa de Fernández en Contramaestre. Pueden imaginarse las peripecias que había que hacer pues teníamos que pasar por el puesto de mando de Bayamo aquello resultaba peligroso y más teniendo en cuenta que yo estaba muy significado y ya había caído preso dos veces. 
La planta de radio la dejé en casa y había mandado el resto de las cosas para donde vivía Fernández. Hacía algunos días que había enviado el mensaje a Ciro pero no llegaba ninguna respuesta; no sabía si el aviso le había llegado o no. Y ya yo estaba desesperado esperando. Entonces decidí trasladar también el equipo transmisor para contramaestre.
CIRO DEL RÍO
El mensaje yo lo había recibido, pero para poderle dar una respuesta a Eduardo tenía que ir desde los Diablos de Guisa hasta la Mesa. Hablar con el Ché o con Luis Orlando para que me entregara los hombres, regresar con la escolta y mandarle a avisar que ya yo estaba allí. Es decir que no podía darle respuesta enseguida, pues tenía que ir primero a la Comandancia y venir con el personal.    
RICARDO FERNÁNDEZ 
Jefe del Movimiento 26 de Julio en Contramaestre.
Yo tuve la planta en mi casa. Era peligroso su traslado, pues había mucho tráfico del ejercito en la carretera. Pero hicimos el traslado. Entonces montamos la planta transmisora, la planta eléctrica y la batería en el yipi mío. 
Eduardo estaba ya en casa. Pero la única vía que teníamos era la carretera Central y había que pasar por el cuartel de Baire que era un obstáculo serio. 
En el yipi  ibamos Barbarita, la mujer mía el juez suplente de Baire, Eduardo, Edilberto del Río y yo.
La mujeres iban sentadas arriba de los equipos que había puesto en la parte de atrás del yipi y entonces las mandé a que los taparan con aquellas faldas anchas que se usaban. Y así fue que salimos de Contramaestre con todos los equipos para la Sierra.
EDUARDO FERNÁNDEZ
Nos dirigimos a Gallardo un lugar que está a unos 4 kilómetros de la Carretera Central después de Santa Rita. Cuando llegamos a ese punto donde vivía la abuela de Ciro Fernández me ayudó a bajar los equipos. Allí me encontré con unos compañeros que había enviado Ciro para hacer contacto conmigo quienes me informaron que ya él tenía la noticia y que había ido donde estaba el Che para buscar los refuerzos que ayudarían a subir los equipos.
Cuando llegamos a Majagualón nos metimos en un cafetal y allí permanecimos ocultos con el equipo. Recuerdo que en ese lugar amaneció pasamos todo el día nos llegó la noche y por la madrugada llegó Ciro con la gente. Era un grupo que encabezaba el Chino Figueredo. 
Los compañeros que vinieron con Ciro y el Chino Figueredo para el traslado de los equipos descansaron allí todo el otro día también y por la noche continuamos el viaje. Fue allí donde conseguimos un mulo para que cargara la planta.
CIRO ALEGRÍA   
Más adelante nos encontramos el río Guamá crecido porque había llovido mucho y esperamos hasta que el río bajó un poco. Nosotros nos dirigimos hacia Los Diablos, hacia La Plata de Guisa, para poder atravesar por ahí, porque por esa zona había toda una cadena de familias mías que tenían fincas y eso era para nosotros más seguro, ya que ellos conocían muy bien todos aquellos trillos y además teníamos resuelto el problema de la comida de la gente. Y de esa forma sirviéndonos mis familiares de prácticos de una zona a otra, fuimos avanzando hasta que pasamos la carretera de Pino de Agua a la Loma de Providencia que ya yo de ahí en adelante se sabía el camino.
LUIS ORLANDO RODRIGUÉZ  
Así logramos que el campamento de La Mesa arribara la planta conducida por varios compañeros encargados de ello, al frente de los cuales venía el que habría de ser después el alma de la planta, el sostenedor incansable de la planta, el que en todo momento luchó para impedir que la planta dejara de funcionar, el compañero Eduardo Fernández que fue un estoico luchador anónimo y sacrificado que mantuvo siempre la planta en aire. 
Con él después integraron el equipo de la planta otros dos revolucionarios que habían dejado los estudios de las emisoras radiales de la capital para incorporarse a las guerrillas de Fidel y del Che en la Sierra los compañeros Orestes Varela y Ricardo Martínez.
EDUARDO FERNÁNDEZ
Llevamos los equipos hasta donde estaba instalado el hospital. Y al otro día o al segundo día, comenzó a llegar la gente que había participado en el combate primero llegaron los heridos. Entre ellos estaba Camilo y un compañero de apellido Guevara que después murió.
Cuando llegué el Che le dije:
Bueno ya tenemos aquí los equipos. 
Y puse a funcionar la planta de radio tratando de ver si se oía afuera. Me ponía en la banda de radioaficionados y cuando oía que estos hablaban entre ellos, me ponía en la misma frecuencia y transmitía el Himno invasor. Y ellos decían “Vamosno de aquí que se está oyendo música”.
Ya yo sabía que la planta estaba saliendo. Pero allí no se hizo ninguna transmisión, allí sólo se hicieron algunas pruebas. 
Entonces le planteé al Che que allí no se podía quedar el equipo porque las condiciones eran muy malas pues estábamos dentro de un monte, en el hoyo. Él nos dio a Guille como guía con unos mulos. Enseguida cargamos la planta con todos los equipos y nos trasladamos para el Alto de Conrado.
ERNESTO CHE GUEVARA
Los Altos de Conrado no es más que un pequeño montículo que sobresale en la línea de la MAestra y en cuya parte superior vivía un campesino llamado Conrado. Este compañero era miembro del Partido Socialista Popular y desde el primer momento se había conectado con nuestra tropa prestándonos valiosos servicios había evacuado la familia y la casa estaba sola. El lugar era magnífico para hacer una emboscada, allí solamente se podía llegar por tres estrechos senderos que serpenteaban por los firmes de las lomas muy arboladas y por tanto muy fáciles de defender, todo el resto está defendido por peñones abruptos y por laderas igualmente abruptas sumamente difíciles de escalar.
EDUARDO FERNANDEZ
La primera transmisión oficila se hizo el 4 de febrero de 958.
Habíamos instalado la planta en la casa de un campesino que estaba abandonada. La casa se hallaba situada poco más abajo del Alto de Conrado y como estabamos cerca de una loma no había condiciones para poner la antena por lo que inicialmente la coloque entre dos árboles el equipo de transmisión lo pusimos allí en la sala de la casa y la planta eléctrica la bajamos para situarla debajo del tronco de un árbol. 
Nosotros iniciamos la primera transmisión abriendo con el Himno Invasor porque hasta mucho después no tuvimos el del 26 de Julio.
PRIMERA IDENTIFICACIÓN DE RADIO REBELDE 
“Aquí Radio Rebelde la voz de la Sierrra Maestra transmitiendo para toda Cuba en la banda de veinte metros diariamente a las 5 de la tarde y nueve de la noche, desde nuestro campamento rebelde en las lomas de Oriente Director Capitán Luis Orlando Rodríguez”
DESPUÉS ESTABAN AQUELLOS MENSAJES EN MEDIO DE LA LUCHA A LOS CUBANOS QUE DECÍAN:
Cero tres ce
Cuando en torpe indiferencia 
Dices que estás aburrido 
Otro cubano ha caído 
Cumpliendo con su conciencia
No niegues tú la existencia 
De la lucha en tu vivir
Ya te podrá divertir 
Pero hoy la sangre conmina 
Cuando el tirano asesina 
¿a que cine vas a ir?
Por cualquier capricho vano
Vas a comprar con exceso 
Y cuando gastas un peso 
Está cayendo un cubano
Le das tu peso al tirano
Y ayudas a su maldad 
Dejá ya tu vanidad
Que tu honor  tiene una cita
Lo que Cuba necesita 
Es comprar su libertad.
Cuando por placer mundano
Vas una noche de fiesta
En nuestra gloriosa gesta
Está muriendo un cubano
Cae la sangre de tu hermano
Derramada por su fe
Ayuda tú ponte en pie
No traiciones a tu tierra
Si toda Cuba está en guerra 
No vayas tú al cabaret.
DEFENDER NUESTRA RADIO, LA DEL PUEBLO 
LA RADIO POR LA QUE TANTOS ESFUERZOS Y SACRIFICIOS SE HAN HECHO EN TODAS LAS ÉPOCAS. 
HACE FALTA UNA RADIO DONDE EXISTA LA LIBERTAD DE IDEAS Y NO SÓLO LA LIBERTAD DE EMPRESA. 
EL CHE TUVO CLARO LA IMPORTANCIA DE UN MEDIO DE COMUNICACIÓN PARA LLEGAR A TODA CUBA.
NOSOTROS SEGUIMOS SU EJEMPLO Y ESTAMOS HACIENDO TODO LO POSIBLE Y LO IMPOSIBLE POR MANTENER AL AIRE LA EMISORA.
DESDE OTRAS TRINCHERAS Y EN OTROS TIEMPOS.
PERO EN LOS CUALES HAY OTRAS BOMBAS, Y OTRAS EMBOSCADAS, TODOS LOS DÍAS LA DEFENDEMOS A MUERTE PARA QUE SIGA SALIENDO AL AIRE.
ESE HA SIDO NUESTRO COMPROMISO. 
DESPUÉS QUE GERMÁN PERDIERA SU RADIO LA 30 Y FUERA PASANDO DE MANO EN MANO, DE QUIENES LO TRAICIONARON HASTA LOS MERCADERES QUE SE QUEDARON CON TODOS LOS MEDIOS QUE FUERON UN DÍA DEL PUEBLO Y DE LA IZQUIERDA.