CHILE: CONDENA A NUEVE MILITARES POR EL ASESINATO DE VÍCTOR JARA Y LITTRÉ QUIROGA.
El contacto telefónico con Cristian Cruz, 5 de julio de 2018.

Para Cristian Cruz.jpg

Desde Chile, contacto telefónico con Mañanas de Radio, el abogado de derechos humanos Cristian Cruz se refirió a la condena a nueve militares por el asesinato de Víctor Jara, y Littré Quiroga, militante comunista que había sido director de prisiones, a 45 años del crimen.
En ese sentido Cruz señaló que esto lo esperábamos hace un tiempo, el ministro ha resuelto la sentencia de primer grado que condena a estos 9 ex agentes de la represión del ejército de Chile que participaron en estos graves crímenes y fueron condenados 8 de ellos a 15 años como autores de homicidio calificado y uno de ellos a 5 años de presidio en calidad de encubridor.

A continuación transcribimos la nota que usted podrá volver a escuchar aquí: http://www.ivoox.com/cristian-cruz-5-7-2018-audios-mp3_rf_26904987_1.html

 

 

 

María de los Ángeles Balparda: Estamos en contacto con Chile con el Cristian Cruz, el abogado de derechos humanos que siempre que lo presentamos decimos lo mismo, lo tenernos muy vinculado y para siempre a nosotros, al Uruguay porque él fue el que se encargó de los casos de los uruguayos desaparecidos en Chile y concretamente nosotros tuvimos nuestro contacto mayor a través de María, de Olaya la madre de Julio Fernández, uno de los desaparecidos en Chile. Y hace relativamente poco tiempo Cristian nos daba la noticia de cómo había logrado, por lo menos que se los sancionara a los militares que fueron responsables de las desapariciones.
Pero por eso, apenas tuvimos esta noticia del procesamiento de 9 ex militares, o militares retirados, por el asesinato de Víctor Jara y otra persona más, decidimos tomar contacto con él y escuchar la información y el análisis de su parte.
Cristian Cruz buen día…

Cristian Cruz: Muy buen día Ángeles, Diego y para sus radioescuchas

 

MAB: La verdad que es impactante la noticia, no sé si ustedes la estaban esperando, si se dio de forma sorpresiva este procesamiento…

CC: Sí porque lo esperábamos hace un tiempo. Lo que el ministro, que es un verdadero Juez instructor de primera instancia, ha resuelto la sentencia justamente de primer grado, de primera instancia que condena a estos 9 ex agentes de la represión, a estos 9 oficiales del Ejército de Chile en retiro, que participaron en estos graves crímenes y otros tantos más, pero en definitiva fueron condenados 8 de ellos a 15 años y 1 día o 15 años, no recuerdo con precisión, en todo caso la diferencia es solo 1 día. 15 años de presidio cada uno de ellos como autores de estos dos homicidios calificados y uno de ellos, que además ostentaba esa época y ostenta al presente la calidad de abogado, a la pena de 5 años y 1 día de presidio en su calidad de encubridor de estos dos crímenes

 

MAB: Exacto, porque es el de Víctor Jara y el del director de cárceles de aquella época…

CC: Exacto, Littré Quiroga.
Mire, la verdad que a mí me tocó tramitar durante aproximadamente dos años como abogado del Ministerio del Interior, o más, programa de derechos humanos del Ministerio del Interior de Chile esas causas y la verdad que ver los detalles es bastante impresionante, incluso doloroso. En especial recuerdo a Littré Quiroga, que viene siendo, indudablemente la persona más conocida es Víctor Jara, pero el ensañamiento que hubo en todo momento con Littré Quiroga, quién se entregó a las autoridades cuando fue llamado por los mandos a través de las radios, se despidió de su familia y desde un primer instante fue maltratado, golpeado, porque en definitiva se le acusaba de haber maltratado, ser responsable de haber maltratado a un general de ejército que se había sublevado en el año 69, cosa absolutamente falsa porque ese general nunca fue maltratado. Pero fue ese el argumento que se les dio a los militares, a los uniformados dentro del Estadio Chile, hoy Estadio Víctor Jara, campo de prisioneros, para en definitiva ser vejado Littré Quiroga a vista y paciencia de todos y golpeado.
Quiero referir que, por ejemplo, al ver el proceso llamó la atención, más allá que estaban mintiendo muchos de ellos, los militares decían yo nunca vi a Víctor Jara, yo no sabía quién era Víctor Jara. Pero incluso con esas mentiras ellos decían pero a Littré Quiroga sí lo vi, vi cómo respiraba con dificultad, cómo le pegaban.
La verdad que el ensañamiento que hubo con ese militante comunista, bueno, al igual que Víctor Jara, a mi todavía me impresionan, porque no logro entender la maldad, el encono de incluso acusarlo bajo una lógica militar de un hecho que era absolutamente falso, cosa de azuzar a la tropa, incentivarla a que todos y cada uno desde el conscripto hasta el oficial más alto, golpease a un individuo que estaba en el suelo sin haber hecho nada y que se entregó voluntariamente a las autoridades recién impuestas mediante el golpe de Estado en Chile

 

Diego Martínez: ¿Doctor, esto que ha pasado de la condena o del procesamiento, es el marco en el que se está dando ahora al tratamiento de derechos humanos en Chile, o es una situación muy particular, alejada de la generalidad? ¿O sea, se están dando una revisión del pasado en Chile?

CC: Esto tiene una doble lectura, por un lado es incuestionable que el caso de Víctor Jara es emblemático, más allá que a mí no me guste esa frase, porque es como decir que algunas víctimas valen más que otras o que importan más.
Es lo que está sucediendo desde el punto de vista que han transcurrido ya más de 40 años y recién ahora se hace justicia. Esa yo creo que es la primera lectura correcta y adecuada que hay que hacer.
Y en segundo lugar, no todos los crímenes perpetrados por la dictadura, ya sea ejecuciones o desapariciones forzadas, se ha podido lograr una penalidad tan alta.
Yo sé que para la familia, para los cercanos y quizás para la sociedad, en ese contexto dos personas quizás no sea una penalidad, la más adecuada. Yo estoy diciendo el estándar o el promedio de nuestros tribunales, creo que las penas están relativamente altas si las comparamos con otras o con el promedio. Quizás ahí uno podría decir, mire aquí, como consecuencia de ser una víctima o un caso emblemático, pero está dentro del marco de la ley. Insisto, lo que pasa que nuestros tribunales no nos tienen acostumbrados en materia de derechos humanos a estos casos, de hecho hace muy poco agentes de la CNI (Central Nacional de Informaciones), del Ejército, de la Policía Civil, de Carabineros de Chile que eran parte de este organismo de inteligencia, también fueron condenados en primera instancia por el asesinato de dos jóvenes, a los cuales se les hace creer que son parte del mismo movimiento de izquierda chileno, pero este grupo en realidad fue creado y dirigido por los propios organismos de seguridad, los obligan a ir a un lugar donde los agentes de inteligencia los esperaban y los masacraron. Ya heridos en el suelo los golpeaban, impidieron que los vecinos del sector pudieran socorrerlos, incluso que la policía uniformada pudiese socorrer a estos malheridos jóvenes, y esto ocurrió en el año 89, es decir, en los últimos días de la dictadura.
Y bueno, uno de la gente que dirigió esta masacre fue condenado a apenas 3 años y 1 día con beneficios. Por eso digo que no estamos acostumbrados en general a este tipo de pena para los homicidios calificados.
Obviamente que es valorable, tardó mucho.
Aquí, en un primer momento, el primer ministro que llevó esta causa, a duros penas procesó, es decir encausó a un conscripto, lo cual es evidentemente una burla, es una apariencia de justicia. Decir, bueno, sabemos que fueron los uniformados y procesa a un conscripto que evidentemente nunca disparó a Víctor Jara.
Pero la fuerza de los hechos, la fuerza que los organismos que trabajaron acá, los familiares y sus representantes, sobre todo los testigos, más las pericias y otros, daban cuenta que era imposible aquello y se pudo finalmente dar con los partícipes directos todavía con vida al presente, porque otros tantos fallecieron en este camino de Víctor Jara. Y yo creo que para la historia, al menos yo en lo personal quedé absolutamente convencido que el príncipe es uno de los condenados, es Edwin Dimter Bianchi, quien después tuvo, no sé si allá en Uruguay ocupa la expresión ser caradura, cara de palo

 

MAB: Sí, sí, caradura…

CC: Edwin Dimter Bianchi postuló y fue reconocido como exonerado político en la dictadura. Es decir, uno hombres más crueles...

 

MAB: ¿Qué quiere decir exonerado político?

CC: Que se le reconocía que, producto de la dictadura, él perdió su puesto de trabajo en este caso...

 

MAB: ¡Qué brutal!

CC: Y por eso incluso recibió una pensión o un monto para su pensión extra.
O sea, eso es respecto al abogado oficial de Ejército, el Sr. Rolando Melo Silva, él trabajó en el Consejo de Defensa del Estado, mismo organismo que también es parte en algunas de las causas de derechos humanos. En general el Fisco del Consejo de Defensa actúa buscando justicia, debo reconocerlo, pero oponiéndose al pago de las indemnizaciones, para mi obviamente lo más importante es lo primero.
Bueno, este señor Rolando Melo hasta el momento que es formalmente encausado, aproximadamente hace 3, 4 años atrás, no lo recuerdo con exactitud, seguía trabajando en el Fisco.
Comentarles también un detalle, en una ocasión me tocó un alegato porque ese abogado solicitó diligencias respecto a este sujeto, dado que teníamos la absoluta convicción de su participación y responsabilidad, lo cual tuvo que ser alegado en la Corte, y justamente quien alegó de forma previa en esa misma sala, en la Corte fue el señor Rolando Melo, posteriormente alego yo y era increíble ver la cara de los ministros que se miraban, como es que se está hablando del abogado que recién alegó, que es abogado del Fisco.
En fin, aquí hubo una serie de dificultades, anécdotas que de jocosas no tienen nada, pero lo que aquí ocurrió es encino, insisto 45 años después dificultades en la investigación, actitudes de mera apariencia de justicia durante mucho tiempo, dificultades puestas por los organismos castrenses, en este caso específico por el Ejército de Chile.
Y hoy día me enteré de un tuit de la ex presidenta de la República, Michelle Bachelet, felicitando que hubo justicia. Mire, yo no tengo ninguna duda de las palabras de sinceridad de Michelle Bachelet en esta materia, pero es la misma persona que hasta hace muy poco, todos sabemos, gobernaba Chile y que avaló al número uno de Carabineros, que fue parte de lo que en Uruguay se denomina el grupo Granaderos, la policía de choque, que participó en actos brutales en dictadura, donde incluso este general de Carabineros fue señalado por su responsabilidad en las torturas que terminaron con un estudiante universitario muerto, en el año 83 o 85, no recuerdo con exactitud creo que en el año 85, cuando él participaba de trabajos voluntarios ya que se hacen trabajos con la comunidad, que en el último tiempo del gobierno de Bachelet este general y otros tantos más se ven involucrados en la implantación de pruebas para culpar a miembros de la etnia mapuche de cometer grandes delitos. Y fueron implantaciones burdas que significó el descabezamiento de alto mando de Carabineros, pero no bajo la égida de Bachelet sino bajo el nuevo gobierno de derecha es que termina echando o sacando a este general director.
Bueno, esta señora se sube al carro de la victoria respecto a Víctor Jara, hoy día está en un organismo de derechos humanos, me parece impresentable que esté en un organismo internacional de derechos humanos después de no haber sancionado, o más bien de haber apoyado a quien implantó pruebas falsas, máxime respecto a miembros de la etnia de pueblos originarios

 

MAB: Está clarísimo

CC: Estaba haciendo ahí un paréntesis

 

MAB: Cristian, la vedad que sí que hay ver así el tema de los derechos humanos, sin subirse a ningún carro, está muy bien. Y bueno, nosotros queríamos tener esta información  y opinión tuya ubicando el tema, como lo hacías tan claramente en estos minutos.
Por supuesto que nos interesa retomar este contacto, contigo siempre hay muchos temas para conversar así que vamos a estar nuevamente convocándote. Y que vaya también como homenaje a estos dos militantes, a Víctor Jara y a Littré Quiroga, los dos militantes, los dos jóvenes, los dos muy comprometidos y que, bueno, pasaron 45 años pero hay que seguir reclamando…

CC: Yo creo que esto, si me permite unas palabritas finales, espero significar un impulso para aquellos que hasta el día de hoy, sobre todo personas ex presas políticas, torturadas, crea que existe la posibilidad de justicia, se atrevan a denunciar y entender que quizás es la única manera de sanar heridas y de impedir que ese tipo de actos se repitan o reiteren en el futuro.
Aprovecho para indicarles que se ha cerrado una etapa importante en el juicio de los dos ciudadanos uruguayos Juan Ángel Cendán Almada y Alberto Fontela Alonso y por lo tanto esperamos que en los próximos meses, no quiero adelantar pero espero que en el transcurso del año, o a más tardar en el primer trimestre del próximo, también ya salga la sentencia de primera instancia respecto de los dos procesados en esta causa y salgo este fallo que obviamente esperamos sea condenatorio por el secuestro calificado o desaparición forzada de estos dos jóvenes al interior del Regimiento Tacna ubicado justamente en el centro de la capital de Chile en Santiago, hechos desparecer el 13, 14  de setiembre de 1973, es decir la misma fecha en que fue asesinado Víctor Jara y Littré Quiroga.

 

MAB: Muy bien.
Cristian, muchísimas gracias por este tiempo, nos reencontramos pronto

CC: Como siempre muy agradecido y un gran abrazo para ustedes

 

MAB: Doctor Cristian Cruz, desde Chile con la 36.

 

 

 

 

 

 

{texto}