“COMO MÉDICO, UNO NO SE PONE CONTENTO CON UNA MEDIDA ASÍ, PERO DADA LA GRAVEDAD DE LA SITUACIÓN QUE SE VIVE, NO QUEDA OTRA”
El contacto telefónico con el Dr. Carlos Hernández, 17 de julio de 2018.

Dr. Carlos Fernández.jpgEn las últimas horas se registro un nuevo ataque a una ambulancia en la esquina de Teniente Galeano y Jacinto Trápani, que se suma a varias agresiones sufridas por el personal que se encuentro expuesto a las agresiones.
El Dr. Carlos Hernández en contacto telefónico con Mañanas de Radio, se refirió a la situación y dijo que la particularidad esta vez es que fue una emboscada. “Si bien ha habido robos no es frecuente que se haga una emboscada con toda la intencionalidad a una ambulancia, esperaron a que saliéramos del domicilio y al momento de subir a la cabina, fue un instante y estaba todo calculado”. 
Hernández dijo además que llegaron de día a la zona, y en ningún momento percibieron una situación de peligro.

A continuación transcribimos la nota que usted podrá volver a escuchar aquí: https://www.ivoox.com/dr-carlos-hernandez-ambulancias-17-7-2018-audios-mp3_rf_27099250_1.html

 

 

María de los Ángeles Balparda: Nos vamos al tema que recién estábamos mencionando de lo que está sucediendo con las ambulancias en determinadas zonas y los que ponen en riesgo la salud, la vida, no sé, el propio personal de salud que va en la ambulancia a asistir a la persona que necesita. Por eso estamos en contacto con el Dr. Carlos Hernández precisamente de los médicos que trabajan en las ambulancias, buen día…

Carlos Hernández: ¿Qué tal? Buen día. ¿Cómo te va?

 

MAB: Muy bien y con esta situación que, decíamos nosotros que no es la primera vez que pasa, pero que ustedes tuvieron el otro día un episodio muy importante…

CH: Sí, el impacto del otro día fue basado en lo siguiente, porque fue una emboscada a una ambulancia. Si bien ha habido robos, ha habido balazos o alguna piedra, no es frecuente que se haga una emboscada con toda la intencionalidad a una ambulancia, que fue lo que nos pasó a nosotros el otro día. Fue un grupo que esperó que saliéramos del domicilio, y al momento de subirnos a la cabina, o sea estamos los tres adentro, a su vez estamos encerrados porque de ahí si te aparecen, no te podes escapar.
Fue como un rayo, pero fue en el instante exacto. O sea, estaba todo calculado, eso te hace sentir, ¡pah, dónde estamos! Porque si esta gente va a operar así de esta manera, es complicado, porque es una manera que les puede rendir muchos beneficios para ellos, porque uno sale del domicilio, cuando nosotros llegamos a la zona era de día en Galeano y Trápani y la impresión no daba de peligro, a ninguno de los tres integrantes del equipo nos pasó de percibir un peligro por algo.
A veces uno percibe, no sé, si hay gente junta de dos o tres en la calle, si está un poco oscuro, si hay gente trillando en la calle, el tipo de vivienda. Es decir, cosas por las que uno se puede poner sobre alerta.
Ninguno de los tres, nos sentimos seguros en el momento, nos sentimos bien. La sorpresa fue que al salir del domicilio, al llegar a la ambulancia, con armas de fuego y toda la violencia psicológica...

 

MAB: Y era obviamente para robar…

CH: Sí, claro, era específicamente para robar

 

MAB: ¿Era gente de ahí de la zona, ustedes qué notaron?

CH: Eso es muy difícil de determinar, lo que sí es que conocen la zona, porque vimos que enseguida doblaron, cuando se fueron corriendo se metieron en un pasaje y de ahí desaparecen, evidentemente son conocedores de la zona.
Y al momento que pasa todo eso el equipo también está solo, estamos solos, solos. Si bien fuimos a asistir, nos fue muy bien en la dinámica con la paciente, con la familia, etc., pero cuando pasa eso nadie sale a nada, estás solo, cuando pasa esos es así

MAB: Sí, sí

 

Diego Martínez: Doctor, en las últimas horas se ha dado cuenta por parte de diferentes actores también vinculados a los temas de control de la violencia, de posibilidades de algunos cambios. Ahora, en este caso, por más color de sirena o por más sonido de sirena distinto, la idea era ir a robar a los trabajadores de la ambulancia, no hubiera cambiado absolutamente en nada…

CH: Exactamente, eso hablábamos ayer con el Dr. Jorge Díaz de la UCM, es gerente, trabaja en la comisión de seguridad hospitalaria, está haciendo un trabajo increíble con todos los demás actores, y justo me contaba el Dr. Díaz, muy interesado en el tema del cambio de luces. Ojo que es beneficioso, en cierto contexto sirve, el tema es que aplicado a esta situación ya no sirve. O sea, sirve para otras cosas.
Por ejemplo, el cambio de color sirve para, el caso de una pediatra amiga, fuimos compañeros de trabajo en una empresa, que fue hace 15 días más o menos, era una ambulancia  que estaba en un barrio un poco lejos al norte, de noche, cuando la ambulancia dobla intercepta a dos personas que estaban robando una bicicleta. Cuando las personas ven el brillo de las luces rojas y azules en la noche, abrieron fuego a la cabina, que de hecho el chofer se salvó porque la bala pasó debajo de la pierna y se quedó incrustada en el asiento, pero igual fue momento sumamente horrible y me lo contaba ella misma que lo vivió

 

MAB: ¡Qué momento!

CH: Fue un momento tremendo, porque cuando la bala atraviesa, fueron varios balazos pero cuando atraviesa la puerta del chofer la fuerza de la bala hace que parta los plásticos y los plásticos impactan contra la pierna del chofer. Entonces el chofer creyó que estaba herido de bala y dijo "estoy herido".
En realidad, en ese momento no lo sabía pero la bala se había incrustado exactamente abajo del muslo en el asiento. Igual ella me contaba, fue un caos porque sabían que estaban los delincuentes ahí armados, empezaron a gritar, intentaban correr al chofer para el medio, la médica trató de manejar el móvil, cosa que no pudo porque resulta que el chofer había quedado con el pie apoyado en el acelerador, entonces el móvil se ahogó, no se pudo.
O sea, imagínense el momento...

 

MAB: Sí, esas son las condiciones de trabajo…

CH: ¡Así trabajamos!
Y si hay algo que nosotros quisiéramos que se entienda o se escuche y llenar conciencia sobre todo en la población de que realmente necesitamos de la población, porque solos, hay un grupo de, no sé cómo llamarlos, si llamarlos delincuentes, hay un grupo de personas que tienen estos muy malos hábitos que realmente generan un trastorno tremendo, pero que perjudican no solamente al equipo de salud, porque el daño que se hace es exponencial.
¿Qué pasa? En una ambulancia uno asiste al paciente que uno iba a atender en ese llamado determinado, al otro, al otro y al otro y al poli traumatizado, al que está infartando, al asmático en coma, etc. Son todos pacientes que necesitan ayuda.
Entonces, al dañar al equipo de salud indirectamente se está dañando a un montón de gente que no les están robando, pero les están perjudicando su salud. Y eso creo que es importante porque vivimos en un mundo cada vez más, como que cada uno se retrotrae en su círculo y en su cosmovisión y no damos importancia a lo que nos pasa a los costados. Y capaz que sí hay que darle importancia

 

MAB: Por lo que estás diciendo, obviamente el cambio del color de las luces no es la solución, puede ayudar en una situación como esta que decías pero no es la solución de fondo…

CH: Exactamente

 

MAB: ¿Qué habría que encaminar para que ustedes puedan trabajar con las condiciones que deben trabajar, con la seguridad que deben trabajar?

CH: Es una buena pregunta y esa medida ya se tomó ayer.
Lo que tuvo este incidente, al ser con una intencionalidad tan vil, con tanta maldad que quedó evidente, desencadenó una cosa institucional enorme y en 24 horas, o sea ayer a las 6 de la tarde, ya habían delimitado una zona geográfica en Montevideo, oficialmente por la cámara de emergencias móviles, que es la zona de exclusión, y en esa zona, incluso se amplió un poquito de una previa que había, se marcaron nuevos límites, y a esa zona solamente entran los que se llaman clave uno que es riesgo de vida inminente, hay que asistir al paciente ya porque si no muere. Únicamente en ese caso se va a entrar a estos barrios, son complicados y con el apoyo del 911, si no tampoco se entra. Eso es lo que empezó a regir.
¿Porque qué pasa? Se venía trabajando, el Sindicato Médico, un montón de comisiones, Ministerio del Interior, etc., pero había algunas posturas que decían que no podemos marcar una zona roja porque eso es estigmatizar. Entonces la postura era, todo es zona roja, todo Montevideo es zona roja y lo que el Ministerio del Interior quería implementar era, si ustedes tienen un problema, llaman a la policía y chau.
El tema es que así es muy ambiguo y así no se puede, demostrado está. Entonces lo que esto generó, ahora sí hay delimitada una zona de exclusión clara, bien protocolizada y ahí sólo se va entrar en clave uno.
Como medico te digo, uno ni siquiera se pone contento con una medida así, porque uno es médico y uno está acostumbrado a asistir a las personas, a ir al domicilio por una gripe, por una alergia, por cualquier cosa; pero dada la gravedad de la situación que se vive, no queda otra. Y yo entiendo que no quede otra.
¿Porque qué pasa? Te cuento, a grandes rasgos, sin darte nombres, el chofer que estaba al lado mío que tenía la pistola en el pecho, al lado mío y yo lo estaba mirando con el filo del ojo, es un compañero que no hace un año enviudó, enviudó de una manera muy abrupta, porque su señora tuvo una hemorragia subaracnoidea, con una ruptura aneurismática y murió, internada en CTI murió, dejando una niña de 5 años.
Imaginate tú qué corrió en la mente de ese padre pensando en su hija huérfana y que te están apuntando en el pecho. ¿Qué piensa?

 

MAB: Sí, situación extrema es…

CH: Usted me entiende

 

MAB: Sí, sí.
Ayer nosotros nos enterábamos de esto que había pasado con ustedes y al ratito nos avisaban que habían asaltado en ese momento, fue ayer al mediodía, al móvil 104 de radio del 105…

CH: Es correcto

 

MAB: O sea, son varios casos que están sucediendo…

CH: Es un habitué ya, cuando se pasa una línea de respeto y no hay una sanción, un límite, algo, se pasan dos veces, tres veces, diez veces y se pasa siempre.
Entonces, si se va a empezar actuar con esta modalidad, se va a seguir haciendo.
El problema es, cuando uno lo vive, cuando estás en el momento, lo que tiene es que es una situación que es imposible de manejar, porque son personas que están tan alteradas psicológicamente, tienen la psiquis tan acelerada, tan a mil por los efectos de drogas, por los efectos de lo que tú quieras; por ejemplo, como médico, una persona enojada, excitada, violenta, etc., uno la puede manejar, simplemente como individuo uno sabe que hablando tranquilo, calmo, de determinada forma, se puede ir dialogando. Pero en ese caso, que la persona ya viene con todo ese aceleramiento psicológico por las sustancias, uno no lo puedo manejar, porque aunque le dé todo, si en su cabeza dice que te tiene que disparar, dispara.
Entonces, lo que yo decía es que estamos muy cerca, pero muy cerca de cruzar la línea roja, la línea de la vida humana.
Creo que se hizo una muy buena recepción a nivel de la empresa, a nivel de gerencia, de todo y ahí se movieron para arriba interinstitucionalmente, el sindicato de la propia coronaria, el Sindicato Médico, etc. Fue una movida impresionante, como que generó conciencia de que nosotros tenemos la muerte, que va con nosotros en el móvil parece

 

MAB: Está clarísimo.
Dr. Carlos Hernández, le agradecemos muchísimo por este testimonio que está dando acá

CH: Te agradezco a ti

 

MAB: Y quedamos en contacto, cualquier cosa estamos a las órdenes

CH: Me encantaría, lo mismo digo, y muchísimas gracias por este espacio de podernos hacernos oír, porque cuando uno lo vive lo que más quisiera es poderlo contar para que lo puedan oír

 

MAB: Porque es como que estuvieran en otro mundo en ese momento

CH: Exactamente

 

MAB: Es otro mundo, es así.
Bueno, conversaremos pronto, entonces, doctor

CH: Me encantará hacerlo

 

MAB: Que pase bien

CH: Igualmente, que tenga buenos días.