“ESTA ES LA RENUNCIA DEFINITIVA  A UN PROYECTO DE IZQUIERDA”
Exposición del Diputado del Movimiento 26 de Marzo – Unidad Popular en  La Cámara de Diputados contra la firma del Tratado de Libre Comercio con Chile, que ya tiene media sanción del Senado.


 
A continuación transcribimos el análisis que usted podrá volver a escuchar aquí: https://www.ivoox.com/eduardo-rubio-sesion-sobre-tlc-31-7-audios-mp3_rf_27489588_1.html

Vamos a desentonar un poco de las intervenciones que nos han precedido. Algunas yo diría que manteniéndose en la misma tónica de los últimos años de la vida política del país, otras cambiando sustancialmente el contenido esencial del posicionamiento que se ha sostenido.
Y en este camino hay quienes pretenden presentar a los TLC como algo inocuo, aséptico, sin un contenido pre determinado, es más, se los presenta prácticamente como el ejemplo, la expresión más acabada de la modernidad, o sea,  si no apoyas los TLC estás afuera de la historia.
Pero por el contrario, los TLC están llenos de contenido, son una herramienta muy eficaz, en la consolidación de las políticas neoliberales. Y te lo van envolviendo distinto, pero en el fondo son la herramienta por excelencia de consolidación de las políticas neoliberales, al servicio del gran capital, de las multinacionales, y perdonen que utilice una palabra muy antigua, al servicio del imperialismo.
No es que los TLC antes fueran buenos y ahora sean malos, los TLC siguen siendo lo que son, los TLC no cambian en su esencia, pueden cambiar las posiciones políticas. 
Y además hay que darle un marco histórico, se los presenta como algo ahistórico, ¿no hay historicidad en esto? ¿Surgieron de la nada? Un día vino alguien que quería hacerle un favor a los pueblos pobres y dijo -muchachos acá tienen los TLC para hacerse ricos. Para que nazcan muchos Bill Gates en el Uruguay. Para que le vendamos la leche o la carne o nuestros productos a todo el mundo ¡NO! Por el contrario.
Terminada la Segunda Guerra Mundial, las potencias capitalistas triunfadoras reordenaron el mundo y por allí, después de intentos fallidos, nace el GAT, y ahí arranca, buscando ampliar los horizontes. ¿Para quién? Para los monopolios imperialistas.

“la palabra libre suena linda,
en nombre de la libertad se invaden países”

Cambiando el mundo cae la Unión Soviética, nace la OMC y se va un poquito más todavía en esta historia de la liberalización del comercio. Y está bueno, la palabra libertad suena lindísima, en nombre de la libertad se invaden países, en nombre de la democracia se dan golpes de Estado. El problema no son los nombres formales, el problema son los contenidos, es la libertad para los monopolios, Tratado de Libre Comercio, para que hagan del mundo su cancha.
Hay quienes dicen, organizaciones populares, sociales, de América Latina, hay un muy buen trabajo del Movimiento Argentina sin TLC en el marco de un trabajo hecho con la CLATE (Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales), donde se plantea que los TLC son como una nueva etapa, un nuevo impulso del consenso de Washington, nefasto consenso de Washington.

“Esta es la renuncia definitiva  a un proyecto de izquierda”

Pero en este marco, y cuando se asume ahora lo que era malo como que es bueno, viene la relativización de las cosas como justificación –Ah, pero un TLC con Chile, no nos mueve la aguja, no pasa nada.
No, claro que pasa, claro que un TLC con Chile mueve la aguja, este es un paso trascendente, decisivo en la consolidación del modelo neoliberal. Yo diría la renuncia definitiva, porque este es un paso sin retorno, la renuncia definitiva a un proyecto de izquierda, a un proyecto auténticamente progresista.

“quienes impulsan el TLC se sustentan
en la ideología de la clase dominante”

Como se ha instalado un discurso único, porque no ha habido debate público, pero uno lee la prensa, escucha los discursos en general y el TLC es la tabla de salvación para el Uruguay. Y cuando recorremos el país nos preguntan asombrados ¿por qué se oponen al TLC con Chile? y les decimos, no, no sólo al TLC con Chile, a los TLC en general.
Y entonces algunos concluyen que nuestro problema es que ideologizamos la cosa y que partimos de una posición ideológica. Yo diría que en un exceso de sagacidad algunos descubren que nuestra poción se basa en una definición ideológica. ¡Claro que sí! Esto parte de una posición ideológica, de una clara definición ideológica, una concepción antiimperialista, latinoamericanista, artiguista, anticapitalista.
Pero acaso quienes defienden los TLC, quienes los impulsan, ¿no sustentan su posición en una clara definición ideológica? ¡Claro que sí! La sustentan en la ideología de la clase dominante, la ideología dominante, que nos marca éste como el único camino. Claro, el único camino que sirve a los intereses de las multinacionales.
El discurso único se ha impuesto tanto que hoy capaz que esta única voz se expresa en contra, sé que en particular dentro del partido de gobierno hay quienes están en contra de esto también, convencidamente en contra, y lo han expresado.

 
El diputado Roberto Chiazzaro del PS-FA  anunció que toda la bancada del Partido Socialista vota a favor el Tratado de Libre Comercio por disciplina partidaria. Escuche aquí la exposición del diputado del PS-FA Roberto Chiazzaro:
https://www.ivoox.com/roberto-chiazzaro-sesion-tlc-chile-audios-mp3_rf_27490381_1.html

 

Rubio: Ayer tuvimos una actividad muy buena en la Sala Acuña de Figueroa, entre los panelistas estaba Ing. Roberto Kreimerman, ex ministro de Industria del gobierno de Mujica, yo recomiendo leer la exposición de Kreimerman, mucho más fundamentada que la nuestra, en contra del TLC, en contra de los TLC.

 
Escuche aquí la intervención del Ing. Roberto Kreirmerman el lunes 2 de agosto en la Sala Acuña de Figueroa del Palacio Legislativo:
https://www.ivoox.com/roberto-kreimerman-31-7-audios-mp3_rf_27490453_1.html

Rubio: Por eso entendemos que hay que dar aquí esta posición, que se escuche otra voz, y apostar a poder construir la resistencia en esta etapa, sin importar donde está cada quien, sino importando que entendamos que esto es un paso nefasto para el Uruguay.
Porque además de la ausencia del debate, apunta a ocultar la verdad. Hay en América Latina ejemplos contundentes de las duras consecuencias que los tratados de libre comercio acarrean para los pueblos, la precarización laboral, la primarización de las economías, el saqueo ambiental. Decirnos que un TLC, además de última generación, se va a preocupar por el medio ambiente y la equidad de género, es digno de una película de Disney. ¡Pero por favor! Miremos el mundo, miremos donde hay TLC, miremos el ejemplo de México, precursor del TLC con EEUU, nadie me podrá decir que México es una país tranquilidad, de paz, de progreso, de democracia y que cuidan el medio ambiente. Más de la mitad de la población mexicana hoy trabaja en la informalidad, el salario mínimos en el 2016 era de 117 dólares, pero la canasta familiar básica ese año era el triple, y un estudio de la Facultad de Economía de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), establece que en abril del 2016 el 42,3% de los trabajadores recibía menos de dos salarios mínimos, no llegaba ni siquiera a la canasta básica.
El 1 % de la población mexicana -miren cuanta riqueza se distribuye- concentra el 43% de la riqueza nacional. Ni que hablar de los derechos humanos que tanto preocupan en otros países, 120 mil asesinatos en México en los últimos 10 años, 30 mil desaparecidos, un cuarto millón de desplazados, y podía seguir.
Privatizaciones: en el año 1981 los activos públicos representaban el 66% de los activos nacionales, en el 2015 los activos públicos pasaron a representar el 15%, ¡privatizaciones a mansalva! Crecimiento explosivo de la deuda pública.
Se acentuó la dependencia alimentaria de México, ¿respecto a qué? A los cultivos subsidiados de EEUU, EEUU subsidia los cultivos. ¿Se acuerdan cuando denunciábamos todo esto de México? El drama de los campesinos, esto no lo hacíamos solo nosotros. La producción industrial de México se caracteriza por el predominio de los consorcios internacionales que establecen empresas subsidiarias de samblaje o de fabricación de componentes y de productos finales, más de la mitad de las exportaciones manufactureras de México son de la industria maquiladora, las maquiladoras llegan con su tecnología, componentes e insumos propios, la industria nacional de México sólo aporta el 3% de los insumos. El 70% del sistema bancario de México es de propiedad extranjera.
Y podemos seguir con El Salvador, el drama de la salud, la mercantilización de la salud. Estudios de la Universidad del Salvador, el costo de los medicamentos miren, el medicamento para tratar la hipertensión arterial, esto es por el tema de las patentes, es 480 veces más caro en El Salvador lo que estipula el precio internacional de referencia. Un medicamento para la diabetes es 50 veces más caro, y podríamos seguir, podríamos seguir.
Pero vamos al TLC con México, TLC de última generación, pero antes déjenme decir, no hay un sólo ejemplo de un TLC que beneficie a los trabajadores, a los pequeños y medianos productores, a las PYMES. Pero ni siquiera en el mundo desarrollado, me contaba ayer un compañero que vivía en Canadá cuando se firmó el NAFTA, era metalúrgico, soldador, a partir del NAFTA el salario de los soldadores en Canadá cayó el 50% porque competían con la mano de obra súper barata de México. O sea que esto no es para los trabajadores, esto no es para los sectores populares, esto es para asegurar el incremento de la tasa de ganancia de los grandes monopolios.
Pero vayamos al TLC que se nos propone. Es de última generación, son peores. ¿Ustedes vieron las bombas? Las bombas de última generación son mucho más mortíferas que las primeras que explotaban ahí al rededor. Esto es igual, lo van perfeccionando, incluyen más cosas.
Dice un estudio que nos acercaron profesionales que este tipo de acuerdos, los TLC de nuevo tipo presentan cláusulas de nueva generación nunca discutidas hasta ahora por Uruguay. Y propias de los acuerdos como el tratado Transpacífico de Cooperación Económica que apunta a las regulaciones y no a los aranceles.
Esto limita la capacidad para implementar nuevas políticas públicas en sectores claves, en áreas potenciales de importancia estratégica para el desarrollo.

“La flexibilización de toda la legislación laboral y el establecimiento de estándares mínimos de protección ambiental, son algunas de las cláusulas del denominado Acuerdo Transpacífico, modelo del TLC entre Chile y Uruguay

En cuanto a los modelos adoptados por el tratado para la regulación de algunos de los temas incluidos los aspectos sociales y laborales del mismo, son como lo decíamos, los propios del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica. Esta es la realidad, el resto es la envoltura.
La eliminación de barreras arancelarias, la resignación de jurisdicciones nacionales particularmente mediante los procedimientos para dirimir litigios que se establecen, el CIADI, en fin, la garantía supranacional para las corporaciones transnacionales concreto en su negocio, la extensión de las patentes exclusivas durante más de una década para la industria farmacéutica con la respectiva pérdida de derechos de los países subdesarrollados en cuanto al acceso a los fármacos y a la salud. La flexibilización de toda la legislación laboral y el establecimiento de estándares mínimos de protección ambiental, son algunas de las cláusulas del denominado Acuerdo Transpacífico, modelo del TLC entre Chile y Uruguay.
Comercio electrónico que tanto seduce, se establecen medidas que restringen el desarrollo de políticas y sectores estratégicos para el Uruguay, por ejemplo, no se podrán establecer políticas para regular plataformas como Uber, Netflix, Spotify. No se podrá hacer a partir de este tratado.
En el numeral 9 las partes se comprometen a una especie de apertura irrestricta del espacio electrónico que impide pensar en el más mínimo atisbo de regulación de estas plataformas. Las partes asumen la obligación de facilitar el comercio electrónico y reconocen la importancia de evitar barreras innecesarias que dificulten el comercio realizado por medios electrónicos. Aquí la libertad de comercio es la religión, los intereses nacionales desaparecen.
Acá, con el tema del comercio electrónico hay un tema de riesgo que es el tema del juego on line, que lo discutimos en la Rendición de Cunetas pasada. Pensemos por tomar otro ejemplo en el juego on line, resistido en Uruguay en más de una ocasión por los sindicatos de trabajadores afectados al juego en el marco de su lucha contra las leyes privatizadoras que pretendían convertir algunas unidades administrativas en meras reparticiones públicas encargadas de conceder licencias a privados.
Si bien en el tema de juegos de azar Uruguay se reserva el derecho de adoptar o mantener determinadas medidas, no obstante por las normas invocadas en dicha disposición (loterías y juegos tradicionales), y por el sector en el que se ubica la reserva, servicios de esparcimientos culturales y deportivos, daría la impresión que se refiere a los juegos tradicionales por lo que podría quedar absolutamente liberalizado el juego on line.

“Los datos estadísticos no ofrecen dudas, se ha consolidado una estructura global de predominio por parte de unos pocos países y empresas en materia de patentes”

En el tema de propiedad intelectual, que acá escuché que se guardan reservas. En el texto de acuerdo las partes se obligan, en caso de no haberlo hecho, a suscribir al Convenio de París para la protección de la propiedad industrial y al Convenio de Berna para la protección de obras literarias y artísticas.
Pero lo que más preocupa es que en el texto se expresa que los países que suscriben al acuerdo deberán hacer los mejores esfuerzos para ratificar o adherir al Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT).
La suscripción del tratado del PCT implica el riesgo casi cierto del aumento del número de patentes de empresas extranjeras en el Uruguay consolidando los monopolios de importación y el desplazamiento de industriales del medio.
Los datos estadísticos no ofrecen dudas, se ha consolidado una estructura global de predominio por parte de unos pocos países y empresas en materia de patentes. Del total de Estados miembros del PCT sólo 3 países (EEUU, Japón y Alemania) representan cerca del 60% de las solicitudes presentadas. También demuestran que sólo 5 países representan el 70% del total, y 129 países, los pobres, representan el 8%.
Y después, los riesgos sobre el tema del derecho laboral porque se toma como base la protección mínima, lo que está por encima de eso es fruto de negociación.

“La categoría del análisis que debe ser tenida en cuenta en el estudio de la norma de este capítulo, es la del impacto del TLC respecto a la soberanía nacional”

Estamos realmente ante un paso que resigna soberanía, que va a resignar y a postergar derechos conquistados con mucha lucha. Pero a mí me gusta, quiero hablar del capítulo de transparencia y anticorrupción, porque esto suena espectacular. O sea que los TLC de nuevo tipo, de última generación, como el Tratado del Pacífico en el que están Perú, México, Colombia, Chile, están por la transparencia y la lucha contra la corrupción. ¿Pero estamos hablando en serio?
¿Estamos hablando en serio? ¡La corrupción en México, en Perú, en Colombia! Y mismo en Chile, que tiene un aura espectacular.
Pero fíjense cuál es el contenido de esto. La categoría del análisis que debe ser tenida en cuenta en el estudio de la norma de este capítulo, es la del impacto del TLC respecto a la soberanía nacional. Véase que en el capítulo transparencia, miren lo que es la transparencia, las partes acuerdan la obligación de informar a la otra parte y en forma previa la adopción de normas, procedimientos o reglamentos que se emitan a nivel del gobierno central, relativas a los asuntos contemplados en el TLC; es decir, sobre temas claves y estratégicos desde el punto de vista económico y social del país. Si tenemos en cuenta la amplitud de las normas contenidas en el Tratado, que además se rigen por excepciones negativas, ahí entra todo lo que no está prohibido, diríamos que sobre todo los temas atinentes a la economía del país están englobados en esta obligación de transparencia cualquier asunto cubierto por el presente acuerdo que probablemente afecta el comercio entre las partes.

“Ya estamos en el camino que nos marca el interés del gran capital, de las multinacionales, decididamente neoliberales”

La transparencia tiene que ver con los intereses de los monopolios, no con la transparencia de los negocios; por eso los nombres son tramposos.
Podría seguir leyendo este informe sustancioso que nos acercaron compañeros que han trabajado en él, pero voy a ir sintetizando porque no sé cuántos minutos me quedan, 11 minutos
Este paso que estamos dando con Chile trasciende largamente la importancia de un TLC con Chile, que ya es grave, es una definición. Yo diría que es una definición de índole ideológica. "Damos este paso, muchachos, ya está. Ahora sí estamos decididamente en este camino". Ya estamos en el camino que nos marca el interés del gran capital, de las multinacionales, decididamente neoliberales.

“Porque nos venden a Chile como el país de las maravillas, el del desarrollo económico, el del Primer Mundo. Nosotros vemos otro Chile, el Chile donde los estudiantes mueren en la calle luchando contra la privatización de la enseñanza; donde los trabajadores salen a luchar para recuperar la seguridad social, que hicieron añicos”

Además, este es el fin de un proceso. Capaz que ahora uno ve, con el diario del lunes, lo que venía pasando, porque se ha venido pavimentando esta autopista que forma una larga cadena de TLC, que empieza en Estados Unidos, pasa por Chile y ahora termina en Uruguay, en donde se ha ido avanzando en facilitar que se derrumben barreras.
La política privatizadora y de tercerizaciones que está presentes hoy en la política del Gobierno, lo denuncian los trabajadores de Ancap, de UTE y trabajadores de otras empresas públicas que se van privatizando y tercerizando paso a paso nada menos que este tipo de empresas.
También podemos hablar de la ley de riego, la privatización del agua, la adecuación jurídica. Tampoco es casual que se haya dado un gran impulso para la aprobación del CPP, el mismo que rige en Chile, en Colombia, en México, en Estados Unidos. ¡No es casualidad!
Y que me hablen de la paz de Colombia, de Perú o de México, no es que pacifiquen y mejoren la justicia. ¡No! Hacen homogéneo el camino para el tránsito de los capitales que vienen decididamente a someternos a su poder.
Decíamos que este es un paso decisivo en la consolidación de este modelo. ¿Por qué con Chile? ¿Cuál es su papel? Porque nos venden a Chile como el país de las maravillas, el del desarrollo económico, el del Primer Mundo. Nosotros vemos otro Chile, el Chile donde los estudiantes mueren en la calle luchando contra la privatización de la enseñanza; donde los trabajadores salen a luchar para recuperar la seguridad social, que hicieron añicos. De Chile importamos las AFAP. Ese modelo neoliberal chileno es hijo de las bases que, a sangre y fuego, sentó Pinochet. La dictadura en Chile vino a derrocar un gobierno socialista y a instalar las bases de este modelo neoliberal, plenamente vigente en Chile. No ha habido gobierno que lo modifique; al contrario, uno tras otro, "progresistas" o conservadores de verdad, lo han ido consolidando.
Chile oficia como puente, como nexo, para ir incorporando al resto de los países a esta economía al servicio de las multinacionales, al servicio del imperio. Por eso Chile; por eso no es intrascendente este paso que se está dando.

“Para nosotros, hoy es un día triste para el Uruguay; un día de luto para nuestro pueblo

Hoy, algunos legisladores expresaban honestamente la alegría del paso que hoy se está dando. En algunos sectores, esto tiene coherencia con la historia o, por lo menos, con la de los últimos tiempos.
Para nosotros, hoy es un día triste para el Uruguay; un día de luto para nuestro pueblo. Sabemos que esta voz, que de repente suena solitaria, no está sola. Seguramente, en esta sala, muchos piensan lo mismo y fuera de aquí, muchos más. ¡Ni qué hablar en América Latina! Pensemos en los mapuches que están en las cárceles chilenas por defender sus tierras; en los pueblos originarios de Perú, masacrados en la selva por el avance de las multinacionales; en los estudiantes mexicanos desaparecidos en Ayotzinapa; en los dirigentes sociales asesinados en Colombia.
Este es el camino que estamos emprendiendo, a ese mundo nos estamos atando, a esa bandera nos estamos sumando.

“no cambiaron los TLC, siguen siendo una herramienta al servicio del interés de las multinacionales y tajantemente opuesta a los intereses de los pueblos”

Y/ decimos con mucha convicción y con coherencia, como lo dijimos antes lo decimos ahora, porque no cambiaron los TLC, siguen siendo una herramienta al servicio del interés de las multinacionales y tajantemente opuesta a los intereses de los pueblos.
Hoy nos estamos amputando posibilidades para establecer un país con desarrollo nacional, con trabajo. Porque miren que cuando hablan de que crecieron las exportaciones de origen agropecuario, por ejemplo, en México, son las del agronegocio. En México los que están en la ruina son los campesinos.
Ese es el camino que estamos emprendiendo y, por eso, presidente, el voto de la Unidad Popular, con mucho orgullo y con mucha firmeza, es absolutamente negativo a este tratado.
Gracias, presidente.

 

 
Intervención del Diputado del Movimiento de Participación Popular (MPP) Frente Amplio,  Daniel Caggiani, donde hace alusiones a la intervención del diputado Eduardo Rubio
“cuando uno analiza el mundo, la realidad es un poco más compleja que los panfletos o que los discursos para las radios o discursos para las cámaras”

Daniel Caggiani: Gracias señor presidente.
En realidad yo no tenía pensado intervenir hoy en el debate, me siento plenamente representado por los dos compañeros diputados que hicieron uso de la palabra por el parte del Frente Amplio y también por muchos diputados  que no son del Frente Amplio como el diputado Iván Posadas.
Pero me parece que también es importante situar un poco la discusión, porque nosotros no estamos aquí discutiendo un instrumento de política de inserción comercial como es un Tratado de Libre Comercio, sino estamos discutiendo algo que es mucho más importante para el Uruguay que es su vocación de inserción internacional.
Y digo esto ¿por qué?, porque en realidad acá se está queriendo poner falsas oposiciones o falsas bajadas de banderas. Y en realidad, cuando uno analiza el mundo, la realidad es un poco más compleja que los panfletos o que los discursos para las radios o discursos para las cámaras.
Si uno analizara hace dos años atrás y pensara que el principal defensor del proteccionismo a ultranza de la industrialización de su país era un tal Trump, el presidente de los EEUU, el país más imperialista del mundo, por lo menos hace dos años pensaría que éramos unos locos los que decíamos eso.
Y si al mismo tiempo el presidente de la nación más importante del mundo, más grande, con mayor posibilidad de crecimiento económico y poblacional como el presidente Jinping, es el principal defensor del libre comercio. Y eso pasa hoy en el mundo globalizado que existe y no es el que nosotros queremos, por supuesto.
Pero en realidad hoy por lo menos hay una incertidumbre muy importante, hay un clima de por lo menos una rareza de lo que sucede o de lo que pensábamos hace dos años. Hace dos años se estaba discutiendo el tratado de protección entre diferentes países, doce países contra China, el TPP, el TISA que nuestra fuerza política también discutió. También se estaba discutiendo un acuerdo comercial entre EEUU y Europa. Eso hoy no existe, y lo que existe hoy es que a la vez aparentemente es un mundo que tiende a cerrarse en sus fronteras nacionales, por lo menos en algunos países, y los países que tenemos una vocación internacional muy importante, tenemos preocupaciones y sobre todo tenemos obligaciones con los principales receptores de nuestras políticas que son las trabajadoras y los trabajadores de este país, que son los que viven día a día de su trabajo y que dependen de sus ingresos diarios de su trabajo, de sus manos.
Entonces, esa discusión es la que estamos dando hoy, no sobre el libre comercio, porque el libre comercio ya sabemos que no existe, el único libre comercio que existe es para venderte, sobre todo a las principales empresas trasnacionales y principales países centrales.
En realidad los países chicos, como el Uruguay, entre dos colosos como Argentina y Brasil, lo que nosotros necesitamos fuertemente es poder insertarnos comercialmente en un mundo cada vez más complejo. Y creo que eso es parte de lo que nosotros tenemos que discutir hoy, y que estamos discutiendo hoy, no si somos más o menos imperialistas porque firmamos un TLC con Chile, porque es otra de las cosas que se han dicho aquí, quizás es una de las tesis que se pusieron arriba de la mesa y que sería interesante escuchar su desarrollo, es que existe el imperialismo chileno. Yo sabía que existía el imperialismo chino, pero el chileno, me acabo de enterar.
Pero lo que veo más importante es discutir nosotros como país y como modelo de país nos desarrollamos hacia afuera y hacia adentro. Y cómo hacemos, para en un mundo cada vez más complicado, tratar de tener las mejores posibilidades de ingreso de nuestros productos a los mercados extranjeros. A los que hoy exportamos y a los que tenemos que tratar de seguir exportando para diversificar nuestra matriz productiva. Porque si hoy hablamos de los principales productos que exporta el Uruguay, y yo hago acuerdo con lo que expresaban los diputados Mahía y Meroni, nosotros dese 2005 para acá duplicamos los destinos de exportación. Duplicamos las importaciones en ingresos de divisas al Uruguay, pero también duplicamos las empresas que exportan, y esas también son capacidades nacionales puestas al trabajo nacional y sobre todo para darle mejores posibilidades de vida a nuestros ciudadanos. Pero tenemos problemas. ¿Cómo no vamos a tener problemas si los tres principales productos que exportamos son la soja, la celulosa y la carne? Y cualquier economista medio que sepa algo de economía te dice, si vos tenés poco diversificada tu economía, cuando tenés problemas internacionales, si se te complica tenés poca canasta de exportación, no sólo en los países a los que exportás o en los destinos sino también en los productos, podés tener problemas.
Pero además te generan también problemas de crecimiento, porque todos sabemos que en realidad también las principales empresas exportadoras de nuestro país están extranjerizadas. Hoy de las 30 principales empresas que exportan en Uruguay, 29 son extranjeras y solo 1 es nacional que es Conaprole. Y ese también es un desafío, y eso es lo que tenemos que discutir cuando discutimos de política e inserción comercial del Uruguay, no de panfletos sino de cómo hacemos para diversificar nuestra economía y cómo hacemos para generar mayores capacidades para nuestros trabajadores. Y cómo hacemos para hacerlo en un mundo de hoy, no en el que existía la Unión Soviética, que existía el campo socialista sino el de hoy, el que está complicado, el que el Mercosur se cayó, el que tenemos a Temer y a Macri al lado en el Mercosur. Porque nosotros somos principales defensores de la integración, es verdad, pero de una integración que apueste a la integración de las cadenas productivas, que apueste a las capacidades nacionales, a la integración de la educación, a la integración del conocimiento.
Pero eso hoy con este Mercosur está bastante complicado, por lo menos ponerlo arriba de la mesa; entre otras cosas porque los países que están al lado nuestro no están aplicando políticas muy progresistas que digamos, y un día lo podemos discutir.
Entonces me parece que lo fundamental es eso. ¿Y cómo hacemos para discutir modelo de país? Y yo celebro que en esta sala muchos coincidamos en que en realidad tenemos una vocación exportadora de alimentos, y somos una fábrica de alimentos al mundo. Y que nuestro modelo de desarrollo es ese.
Porque hace muy pocos años, cuando yo iba a la escuela, el modelo de país no era de exportación de alimentos, era ser la lavandería de este rinconcito de América Latina. Y apostamos a ser un país plaza financiera y de servicios.
Por suerte, ese es otro de los logros del gobierno del Frente Amplio, hemos logrado dar un salto en calidad en nuestra inserción comercial. Y por suerte coincidimos también en eso, me parece que es muy importante y eso también es parte de las cosas que tenemos que sacar como conclusión hoy.
Yo creo que para un país tan chiquito como el nuestro, nosotros tenemos que concentrarnos en ser quizás algo parecido a una boutique, nosotros podemos producir alimentos de mucha calidad, y eso es lo que está demandando hoy el mundo, no sólo cantidad. Porque cuando se habla de producir alimentos, y yo no soy un conocedor de estos temas, pero estamos hablando de los recursos naturales, estamos hablando de las capacidades nacionales y estamos hablando de cosas que son finitas, que son difíciles de producir y que sobre todo generan muchas erosiones en el suelo y en el medio ambiente.
Entonces, nosotros como país tenemos que aprovechar a tener esa capacidad de poder producir alimentos de calidad; y también tener inteligencia comercial, inteligencia y visión a largo plazo. Porque que hoy China sea nuestro principal exportador o nuestro principal destino de exportación, China, la China comunista, no es un logro solamente de los gobiernos del Frente Amplio, es un logro de hace 30 años de entre otros el canciller del Partido Colorado, se me fue el nombre ahora, que logró establecer relaciones comerciales con la China comunista y logró que hoy, gracias a la incorporación de tecnología también a nivel cárnico y sobre todo a la posibilidad de abrir un mercado tan importante como el chino, hoy sea nuestro principal socio comercial sin tener un Tratado de Libre Comercio.
Porque cuando nosotros hablamos de comercio siempre hablamos del libre comercio y sobre todo de los aranceles, pero no hablamos realmente de las cosas que le ponen valor agregado y le ponen sobre todo contenidos que nos permiten diferenciarnos con nuestros principales competidores.
Y creo que eso es parte de la discusión que tenemos nosotros por delante, no si aprobamos este TLC con Chile, no si seguimos apostando a tener mayor apertura comercial, sino en cómo hacemos realmente para generar mejor calidad de vida para los uruguayos logrando diversificar nuestra matriz productiva y sobre todo generando mejores condiciones de calidad y de cantidad de nuestra producción.
Muchas gracias señor presidente.

 

Escuche aquí el debate entre el diputado Rubio y el diputado Caggiani: https://www.ivoox.com/daniel-caggiani-eduardo-rubio-sesion-del-31-7-audios-mp3_rf_27489964_1.html

 

 
El diputado del 26 de Marzo-Unidad Popular responde a la alusión del diputado del MPP: “para justificar las volteretas ideológicas no alcanza con calificar: hay que fundamentar y tener cierta coherencia en el pensamiento

Eduardo Rubio: Gracias presidente, se hizo una clara alusión a nuestra intervención, calificada generosamente de panfleto. Creo que algunos deberían enterrar historias de panfletos porque lo que dijimos acá es lo que históricamente se dijo; capaz que ahora son panfletos.
Porque el mundo ha cambiado en un sentido de profundización del modelo que combatimos. Que yo sepa, esencialmente el mundo no ha cambiado. El imperialismo sigue vigente. Nunca hablé de imperialismo chileno, capaz que hay que atender más cuando uno habla. Hablé de Chile como peón del imperialismo, hablé del Chile pinochetista, que sentó las bases de este Chile de hoy.
Entonces, me parece importante que se entienda lo que uno dice. Obviamente, todo el mundo tiene la libertad de calificarlo, pero para justificar las volteretas ideológicas no alcanza con calificar: hay que fundamentar y tener cierta coherencia en el pensamiento. Sostenemos lo que decimos con la humildad de pretender expresar un pensamiento, muchas de las cosas que dijimos acá, leímos estudios de gente que sabe.
Aprovecho para hacer una aclaración. Acá se dijo que en el consejo laboral participaban los trabajadores. ¡No es así! Participan representantes institucionales del gobierno, vinculados a temas laborales; los trabajadores están ajenos a ese consejo.
Creo que algunas intervenciones anteriores desalojaron la poesía del medio ambiente, de la equidad de género y de las PYMES porque eso es envoltorio.

“La realidad de un TLC es abrir camino al capital monopólico,
a las multinacionales”

Esto no es panfleto, es la realidad. Es la realidad.
Y no podemos ocultarla con un dedo porque además están las experiencias de los TLC, no estamos hablando en abstracto. Estamos hablando de la realidad. No hay TLC en abstracto; son una herramienta, como los tratados de protección de inversiones, como el TISA. Entonces, lo que se debe explicar es por qué antes eran malos y ahora son buenos, como el Fondo Monetario. Y esto no es panfleto, esta es la realidad.
Acá vemos un consenso muy grande; hasta ahora, a excepción nuestra, que viene muy bien aquello de quién vota con la derecha o quién vota propuestas de derecha. Nosotros seguimos votando como habríamos votado hace diez años, porque el mundo cambió, pero no para mejor: ¡para peor! Cuando hablamos de liberación nacional y de socialismo, debe estar implícito que queremos cambiar ese mundo y no asimilarnos a él.
Gracias, presidente.


*Puede ver aquí todo el debate parlamentario sobre  la firma del tratado de Libre Comercio con Chile: https://www.youtube.com/watch?v=GoGIf9BleD0