UNIDAD POPULAR PRESENTÓ PROPUESTAS 
PARA RENDICIÓN DE CUENTAS E IMABA

Conferencia de prensa, 8 de agosto de 2018.

Conferencia.jpg

En conferencia de prensa Unidad Popular presentó este miércoles las propuestas que planteará en la discusión de la Rendición de Cuentas en Cámara de Diputados. Además se dieron detalles de la propuesta de reimplantar el Impuesto a los activos bancarios (IMABA). 
Aquí puede escuchar la conferencia completa, con la palabra del diputado Eduardo Rubio, Gustavo López, Gonzalo Martínez, el Ing. Federico Kreimerman, Cr. Luis Freda y el Dr. Michael Dicmarch.

A continuación transcribimos la conferencia que usted podrá volver a escuchar aquí: https://www.ivoox.com/conferencia-prensa-unidad-popular-sobre-propuestas-audios-mp3_rf_27703682_1.html

 

 

Eduardo Rubio: Hemos convocado a esta instancia de información a la prensa, y a través de la prensa, a toda la ciudadanía en relación a nuestro posicionamiento con la Rendición de Cuentas que está en discusión. De más está decir que nosotros tenemos una visión absolutamente crítica y contraria a este proyecto de Rendición de Cuentas que no hace más que consolidar el modelo neoliberal impuesto por el gobierno del Frente Amplio postergando la inversión social, la inversión pública, el rescate de la soberanía, manteniendo el privilegio a la inversión extranjera en manos del gran capital trasnacional y al sistema financiero.
Podríamos decir, porque además hoy va a ser, más que la posición crítica que tenemos vamos a abundar en qué propuestas va a hacer la Unidad Popular en esta Rendición de Cuentas, que han sido además fruto del trabajo colectivo de todos los integrantes de la Unidad Popular. Como todos los años, hemos conformado el equipo de trabajo vinculado al tema Rendición de Cuentas y allí surgen propuestas que nos parece, si bien no pueden cambiar el contenido de fondo de esta Rendición, buscamos dentro de ella resolver algunos elementos básicos, problemas, necesidades vitales en algunos ámbitos, ya sea de la educación, de la vivienda, de la salud.
Pero sintetizando esta propuesta de Rendición de Cuentas es la confirmación de un país que está en crisis y de un modelo que está en crisis. Una Rendición que presenta el ministerio Astori corrigiendo todas las proyecciones que hizo, como ha hecho en cada año. El déficit fiscal que cada año promete bajarlo, sigue en alza. El crecimiento económico que cada año promete incrementarlo, está a la baja. La inflación por encima del rango meta, la desocupación oficial superando todos los pronósticos. El endeudamiento a niveles inéditos en el Uruguay. Esto habla de una crisis de modelo, que la respuesta del gobierno para salir de esta crisis es más de la misma política que nos trajo a esta crisis. Podríamos sintetizar que la única bandera que el gobierno tiene, el único proyecto que este gobierno tiene hoy, es la instalación de la tercera planta de celulosa en el Uruguay, con las consecuencias negativas que han traído las dos anteriores. O sea que no hay respuestas, no hay salidas, no hay propuestas de solución.
Esta Rendición de Cuentas sigue postergando la educación, el 6% del PBI para la educación sigue siendo una quimera en la propuesta del gobierno, la Unidad Popular tiene propuestas para llegar a eso, la política de vivienda sigue siendo la cenicienta de la inversión pública, no llegamos ni al 0,4% del PBI en inversión de vivienda.
Se avanza en la política de incentivo de zonas francas, se avanza en la entrega del país a las multinacionales, todo lo que se propone en materia de inversión con recorte del gasto en algunos ámbitos es para consolidar las obras de infraestructura para UPM, y se incrementan los rubros para el pago de las PPP, otro de los únicos caminos que el gobierno tiene como propuesta de desarrollo de la obra pública, esta vez en manos privadas.
Pero no me quiero extender, yo quiero arrancar con la primera propuesta que ya hemos hecho pública y que queremos remarcar hoy en esta instancia de contacto con la prensa.
En la Rendición de Cuentas el gobierno propone que el excedente de 180 millones de dólares del Fondo de Estabilización Energética de UTE se destine a las obras de UPM; esto nos parece criminal, nos parece además de un nivel de sometimiento a las necesidades de las multinacionales impresentable, para un país que se respete a sí mismo.
Por tanto la Unidad Popular va a presentar un sustitutivo, lo estamos conversando con los demás partidos para que esos 180 millones de dólares, dividido en 2 partes para el 2019 y 2020, vayan directamente para las políticas de construcción de vivienda nueva en todos los planes que existen obviamente con la expectativa de que también incorpore el Plan Nacional de Vivienda Popular de la Unidad Popular.
Esta es la primera propuesta que queríamos hacer pública y que nos tocó a nosotros, no defenderla sino presentárselas, vamos a defenderla en la Comisión y vamos a defenderla en sala.
Y ahora voy a pasar a darle la palabra a los distintos compañeros que formaron este equipo de trabajo, hay una propuesta en relación al uso de las reservas internacionales que le pedimos al compañero Gustavo López que la desarrolle

Gustavo López: Gracias, buenos días a todos, gracias a los periodistas y medios presentes.
Como ustedes saben el Estado dispone reservas internacionales por el entorno a los 17.000 millones de dólares, de los cuales 7.800 millones de dólares son reservas disponibles, es decir, reservas que el Estado puede disponer de forma inmediata.
Este aditivo será, como se señaló, defendido en sala por nuestro diputado, propone el uso del 10% de los activos de reserva del Banco Central destinados a programas vinculados a la infraestructura educativa, a la ANEP, a la UdelaR, al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) y a la implementación de la ley vinculada a la violencia de género.
Este 10% utilizable de los activos de reserva del Banco Central suponen 780 millones de dólares. En esta Rendición de Cuentas el gobierno ya toca las reservas para disminuir el déficit fiscal, nosotros proponemos que el destino del 10% de las reservas se direccione con un objetivo preciso a estos programas vinculados a la infraestructura edilicia de la educación pública, de la Universidad de la República, al Ministerio de Vivienda y a la implementación de la ley vinculada a la violencia de género.
Esto es una presentación naturalmente general, hacemos llegar a los medios y a la población en general el texto final de este aditivo que será presentado en sala y que aspiramos termine finalmente aprobado si conseguimos que la sensibilidad del resto de la oposición y del gobierno comprendan la justeza de utilizar un monto tan insignificante como el 10% de las reservas públicas para satisfacer necesidades y demandas populares.

 

Eduardo Rubio: Gracias Gustavo. Le pedimos ahora al compañero Federico Kreimerman para fundamentar una propuesta que tiene que ver con temas de la salud

Federico Kreimerman: Así es, buenos días y muchas gracias.
La propuesta que estamos haciendo tiene parte de la base de los resultados de la encuesta que realizó el Ministerio de Salud Pública (MSP) referida al riesgo de enfermedades no transmisibles en donde aparece como resultado que la obesidad en los uruguayos ha aumentado un 65%, es decir, el índice de quienes tienen sobrepeso u obesidad, un valor que hace 10 años estaba en 56%, hay un aumento claro.
Y dentro de estos problemas hay uno que aparece como de gravedad referido a la salud pública general del país que tiene que ver con el azúcar elevada en sangre asociada al problema de la diabetes de tipo II.
En el Uruguay, según los datos del MSP, aproximadamente un 7% de la población adulta tiene riesgo de diabetes o tiene diagnosticada la diabetes; un número que se elevó desde el 5% que tenía en el año 2006.
El factor importante más relevante que está detrás de esta realidad es el consumo de bebidas con azúcar agregada, principalmente los refrescos usuales que conocemos y los jugos. Que aumentaron su consumo en todo el mundo pero concretamente en el Uruguay se pasó de 45 litros per cápita en el año 2000 a 123 litros per cápita en el año 2013, un aumento del 170%.
Uruguay ocupa el cuarto lugar en América Latina en consumo de bebidas con azúcar, y más preocupante aún, el segundo lugar en América Latina si se mira como población solamente a los niños y adolescentes.
La propuesta que hacemos es la de utilizar instrumentos fiscales para incidir en los ámbitos de consumo de la población, son prácticas que se han implementado en México, en Chile, en Brasil, en España y que han dado resultados concretos y positivos disminuyendo el consumo de bebidas con azúcar.
Concretamente proponemos actuar sobre el impuesto que ya existe sobre las bebidas que es el IMESI, el Impuesto Específico Interno, donde hoy las bebidas tienen una tasa de un 30% que proponemos elevar al 50% cuando una bebida tiene azúcar agregada en su proceso, dejando en el mismo nivel de 30% a las que usan otro edulcorante o directamente no se le agrega azúcar.
Según los cálculos -tirando a la baja y siendo conservadores- que hicimos, esto implicaría un incremento de la recaudación de unos 10 millones de dólares anuales. Proponemos en el mismo proyecto utilizar ese dinero para que el MSP compre, a través del Fondo Nacional de Recursos las bombas de insulina que requieren una parte de los uruguayos que están diagnosticados con diabetes y que implica un sustantivo cambio en su calidad de vida porque las bombas de insulina están entre la última tecnología en cuanto a tratamientos terapéuticos para la diabetes.
Y existe un petitorio realizado el año pasado por la Asociación de Diabéticos del Uruguay (ADU) que no ha tenido andamiaje porque desde el Ministerio de Economía se le ha respondido que no existen los recursos. Por lo tanto nosotros lo que proponemos es un proyecto que consigue recursos para dar una solución.
Proponemos con el mismo dinero también crear un equipo multidisciplinario que elabore los protocolos para el uso de la bomba e insulina y capacitar en su uso y para comprar nuevas tecnologías para el monitoreo y tratamiento con insulina de los pacientes.
Proponemos también complementar con una parte de los recursos que se conseguirían con este proyecto, el dinero destinado a las obras de infraestructura del Hospital de Clínicas.
Gracias.

 

Eduardo Rubio: Gracias Federico.
Ahora pasamos a tres propuestas que va a fundamental el compañero Gonzalo Martínez. Una que viene siendo una propuesta ya permanente de la Unidad Popular que tiene que ver con el subsidio de las carreras de caballos. Otra propuesta que planteamos en cuanto a recortar gastos de funcionamiento para inversión en áreas estratégicas. Y la otra que tiene que ver con el interés que pagan algunas cooperativas de vivienda por los préstamos que reciben.
Así que Gonzalo, he enumerado las tres propuestas para fundamentar

Gonzalo Martínez: Muy bien, bueno, muchas gracias.
Las propuestas que en este caso vamos a presentar justamente tienen como objetivo generar justeza en cuanto al gasto actual y en cuanto a cumplir con las necesidades sociales. Una primera de ellas es justamente la eliminación del subsidio que hoy están recibiendo los premios de carreras de caballos, principalmente de la multinacional Hípica Rioplatense, la cual obtiene un 10% de las ganancias de las 5 salas de juegos de la Dirección General de Casinos, lo cual anualmente fluctúa en torno a los 13 millones de dólares. Nosotros proponemos justamente que el Estado vuelva a tener como principio el no financiamiento de las carreras de hípica. Y en este sentido proponemos que el 5% de las ganancias generadas de estas 5 salas que son 18 de Julio, Montevideo Shopping, Geant, Las Piedras y Pando, tengan como destino la Universidad de la República, principalmente cumplir con la necesidad de infraestructura edilicia del Hospital de Clínicas.
En el mismo sentido proponemos generar una fuente de financiamiento para otra necesidad vinculada a la educación, en este caso la construcción de escuelas nuevas y contemplar su funcionamiento de Educación Primaria construidas bajo la modalidad tradicional para los centros de tiempo completo, educación común y escuela rural. En ese sentido la propuesta es reducir un 5% del destino utilizado para los objetos de gasto de funcionamiento de todos los Ministerios. En este sentido del recorte se plantea hacerlo en lo que es papelería, propaganda, es decir, cuestiones secundarias de funcionamiento de los organismos. Y esta reducción de un 5% permitiría una recaudación mayor a 5 millones de dólares y por lo tanto le vendría muy bien a la educación pública, sobre todo a la infraestructura, esta inversión de dinero.
Y por el otro lado, en cuanto a lo que es la tasa de interés a la cuota de las viviendas, nosotros proponemos justamente hacer ley un capricho y una discriminación que ha llevado adelante el presidente vía decreto, el cual discrimina a las cooperativas constituídas desde el 2008 en adelante imponiéndole una carga impositiva, un interés a la cuota de un 5,6% mientras otras tienen un 2%. Esa diferencia repercute en el pago de la cuota de los cooperativistas así como también de cualquier familia trabajadora que se endeuda para comprar una vivienda.
Por lo tanto nuestra propuesta es justamente reducir al 2% todo (...) y todos los préstamos que brindan los organismos públicos en materia de vivienda ya sea en cooperativa o en endeudamiento por préstamo de familia individual; y establecer justamente que la diferencia ya pagada entre el 2% y el 5, se utilice para amortizar el valor final del capital.
Obviamente somos cuidadosos de los beneficios que ya gozan las distintas personas, por lo tanto establecemos que no se podrá alterar ningún beneficio que ya estén utilizando las familias que se han endeudado o están en el proceso de compra de la vivienda.

 

Eduardo Rubio: Gracias Gonzalo.
Otra propuesta que vamos a presentar también es la reiteración de una iniciativa que tomó el Sindicato de Trabajadores de la Aduana (SITRAD) y es la de colocar una tasa del 1 por 1.000 a toda la mercadería en tránsito que hay hoy en zonas francas del Uruguay. Así que es el gran contrabando legal que circula por el Uruguay, que no paga nada, que usa nuestras rutas, que usa nuestra infraestructura, colocarle una tasa del 1 por 1.000. Con esto podríamos estar recaudando más de 8 millones de dólares por año. Y proponemos destinar parte de ese dinero a cumplir con una reestructura que adecúe los salarios de los trabajadores de la Aduana, y el resto a financiar los llamados medicamentos de alto costo que hoy son realmente una odisea para enfermos de este país que no tienen posibilidad de acceder a estos medicamentos y que el Estado sistemáticamente les niega.
Por último, y de forma muy sintética porque esto tiene muchos aspectos, como Unidad Popular vamos a tomar y vamos a presentar como sustitutivo o como aditivos todos los artículos presentados por la Universidad de la República ante la Comisión de Hacienda y Presupuesto que no fueron contemplados por el gobierno. Esto para nosotros es un compromiso esencial y que pasa entre otras iniciativas, por ejemplo, la gente debe saber que la educación privada no paga un solo peso, no aporta un solo peso de aportes patronales a la seguridad social en tanto que la Universidad de la República paga el índice más alto.
Si no pudiéramos por este camino, incluso iríamos por un camino alternativo que es fijar el aporte patronal de la Universidad en lo que aportan otras empresas públicas como UTE y como ANCAP que está en el 7%.
Por tanto esto va a ser parte también de las propuestas de la Unidad Popular.
Y por último queremos hacer una propuesta que no tiene que ver con la Rendición de Cuentas, porque no la podemos presentar en el marco de la Rendición de Cuentas, pero es una propuesta que la Unidad Popular va a trabajar en el marco parlamentario y es consolidar una fuente de financiamiento genuina para poder ayudar al gobierno a que haga realidad una consigna, que no ha cumplido, que es que pague más el que tiene más.
En realidad, si fuéramos a explicitar hoy como se compone el ingreso que tiene el Estado Uruguayo, creo que es el 75% viene de impuesto a los trabajadores.
En el Uruguay quien tiene más son los bancos, y en realidad los bancos son los que menos impuestos pagan. Por tanto vamos a llevar adelante una propuesta, insisto, no va en la Rendición de Cuentas pero vamos a trabajarla, la queremos hacer pública, para reinstalar el impuesto a la actividad bancaria y queremos que el compañero contador Luis Freda y el Dr. Michael Dicmarch nos fundamenten esta propuesta

Luis Freda: Bueno, la idea que tenemos nosotros es comentar un poco el trabajo que nos llevó algún tiempito, de cómo se estructura, de qué implica la restitución del IMABA, y básicamente la idea es contarles un poquito qué es el IMABA porque a veces puede estar muy lejos de la gente. Ir un poquito para atrás, unos pocos minutos y contarles que el IMABA es un Impuesto a los Activos Bancarios que ya existió en Uruguay, que desde el año 1942 el Uruguay grabó la actividad financiera con distintos impuestos. Al principio a las colocaciones, luego se fueron haciendo cambios y aditamentos hasta que en 1964, en una Rendición de Cuentas, como la que se está trabajando ahora, se hizo un impuesto único a la actividad bancaria.
Este impuesto único a la actividad bancaria siguió vigente hasta noviembre del 79, en plena dictadura, donde se quitó ese impuesto y no se puso ningún impuesto en sustitución a él. Ni bien volvió la democracia, volvió el IMABA, o sea, el IMABA se restituyó y se restituyó con ese nombre.
En el año 1986 se creó el Impuesto a las Actividades Bancarias.
Ese impuesto siguió rigiendo un largo tiempo y básicamente, para tomar idea de la magnitud del impuesto, entre el año 96 y el 2000, en promedio, por año recaudaba cerca de 93 millones de dólares, un impuesto con un importante aporte a la recaudación del país. Impuesto que luego se traduce en políticas sociales, de vivienda, educación, etc.
¿Qué pasó? Que en el 2002, no podemos pasar por alto en este análisis que hubo una crisis bancaria. Una crisis bancaria donde los bancos arrastraron a toda la población, donde toda la población tuvo que hacer esfuerzo para rescatar a esos bancos, porque el país se endeudó para que esos bancos siguieran funcionando y la crisis supuestamente no fuera mayor. Y asumido el primer gobierno del Frente Amplio se operó una reforma tributaria conocida por todos básicamente porque fue la que trajo el IRPF, que no existía en ese momento en el 2017.
Pro no debemos pasar por alto que en esa misma reforma tributaria se eliminaron otro montón de impuestos que gravaban la actividad financiera. ¿Qué se eliminó? El IMABA, el impuesto a las tarjetas de crédito, el impuesto a las comisiones, el impuesto a las entidades aseguradoras, todo en el argumento de una racionalización del sistema tributario y una reducción de la cantidad de impuestos.
¿Luego de esa reducción qué pasó? Pasó que empezó a (...) el nuevo sistema tributario y debemos agregarle otro condimento a esta historia que es que existió la bancarización obligatoria.
Entonces, una ley le multiplicó la cantidad de clientes a los bancos, y no sólo eso sino que hubo un incentivo a la mayor utilización de los bancos. ¿Por qué? Porque el propio Estado renunció a recaudar IVA, si uno pagaba con un instrumento emitido por un banco o una entidad financiera, le reducían determinados puntos del IVA.
Y aparte, un poquito más fue eso, porque qué pasó. Todas esas transacciones que se pueden producir, por ejemplo, en un comercio minorista, ahora tienen 3 agentes de compra, el que vende y el que cobra la comisión por la utilización de toda la red electrónica que soporta esa transacción.
El IMABA era un impuesto importante, era el quinto impuesto en cuanto a recaudación, y vimos que una de las justificaciones importantes para su implantación, primero es que vamos a gravar el capital que está -como dijo recién Rubio- cada vez se grava menos y se grava más al trabajo, al consumidor o a la cadena de venta de bienes.
Segundo es que es un impuesto que ya sabemos que existió, que sabemos que puede convivir perfectamente con este sistema que tenemos ahora, porque no existía el IRAE pero existía el IRIC cuando estaba el IMABA, el impuesto al patrimonio también estaba. O sea, la estructura básica tributaria puede convivir perfectamente, se puede complementar.
Es de fácil control, porque es muy fácil el control ya que está todo en soporte electrónico, es muy fácil su control.
Es muy fácil su liquidación y la evasión va a ser prácticamente nula, debemos esperar de eso.
Dejamos de grabar al trabajador, al consumidor, al jubilado, etc., y después vemos que el sistema financiero le aumentó por tanto su capacidad tributiva. Entonces, como en el 2002, la sociedad hizo un tremendo esfuerzo por los bancos, ahora capaz que es un buen momento para transferir rentas desde ese sector que tiene una buena capacidad hacia otros que hoy por hoy lo están necesitando como vemos todos los días.
¿Cómo es la característica del IMABA que plantemos? No tiene demasiadas diferencias con cómo existía, en la estructura, sí tiene algún tinte, algunas exoneraciones que, por ejemplo, no compartimos que estén en este nuevo IMABA.
¿Qué se entiende por activo? Son todos los bienes y derechos que tiene el banco para realizar su negocio.
¿Gravámenes activos qué son? Las disponibilidades rentables, o sea las colocaciones, la tenencia de activos, los créditos; y cualquier otra inversión que pueda realizar el banco que no sea objeto de su actividad propia.
¿Cuál es la tasa propuesta? Proponemos un 1%, es una tasa extremadamente baja, un 1%. Obviamente que podemos plantear una franja, entre 0.5 y el 1.5 para que dependiendo de distintas situaciones, eso pueda ser modificado.
¿Quiénes serían los sujetos pasivos, como se dice en términos técnicos? Bueno, para nosotros sería quiénes tienen que pagarlo, los bancos, las casas financieras, los cambios, los bancos de inversión, los administradores de ahorro y crédito, las redes de pagos y cobranzas que cuando el antiguo IMABA prácticamente no existían, los fondos de inversión y los fideicomisos financieros que también son algo habitualmente porque oímos hablar de fideicomisos en todo momento pero en los años 80 y 90 no era algo común.
Después, los activos gravados básicamente ya los mencioné, y tienen algunas exoneraciones. ¿Qué exoneraciones tienen? Aquellos créditos que sean morosos, la tenencia de deuda pública nacional, el crédito social del Banco República y los créditos que pueda conceder el BHU para vivienda.

Michael Dicmarch: Bueno, como bien decía el contador Freda, marcar que esto es un impuesto al capital, y que no tiemblen un poco las estructuras al decir esto, nosotros lo planteamos de esta manera y con el cumplimiento del programa de la Unidad Popular.
El efector segundo, como bien explicitaba el compañero, está gravando a un sector que tiene un amplio margen de ganancia y hoy en día no está gravado de ninguna manera. No tiene ningún tipo de gravamen y que sería lo que proponemos, un mínimo de porcentaje de las ganancias que tiene en la actualidad.
Tener en cuenta que en la época que fue derogado este impuesto, había incluso sujetos pasivos o actores que no existían. Hoy tanto con lo que es el dinero electrónico y cómo incluso las redes de cobranza no existían y hoy en día sabemos que tienen una importancia mayúscula en la vida de los uruguayos y en las operativas bancarias que se realizan a nivel nacional, incluso sustituyendo al Estado en prestaciones que mismo ellos daban.
Como bien detallábamos también, esto no es nada incompatible, no es in invento extraño sino que este es un instrumento de política económica y política tributaria. O sea, este impuesto también es responsable en ese sentido, con esto también marcamos una filosofía de dónde recaudar, a quién podemos volcar y a quién podemos brindar las prestaciones.
Porque en un principio se manejaba, de acá puede salir dinero para vivienda, incluso para infraestructura edilicia tanto para la Universidad como para la ANEP, también hoy en día asediada por las PPP.
Marcar algo importante, dos aspectos a tener en cuenta son que esto no viene en el crédito social ni del BROU ni tampoco las cooperativas que marcamos están expresamente exoneradas ahí. O sea, para marcar que no habría nada que pudiera ser vinculado a lo social en principio que se ve aceptado. Y hay un tema también muy importante a marcar que es que nosotros proponemos directamente que estén también comprendidos la banca offshore y la zona franca, que no escapen de esto y que en eso también comprendemos que eso tiene que ser gravado porque también ahí se realiza una gran parte de la actividad bancaria que sucede en el país.
Creo que esto es una propuesta parea marcar que es un sector que hoy en día no está comprendido, entendemos que es a favor del pueblo precisamente y un poco para desmitificar que muchos dicen que hay que sumirse a la política del imperialismo o de las multinacionales, que tiene que venir un salvador como las inversiones extranjeras directas o zonas francas como única solución y la entrega de la soberanía, nosotros marcamos que hay otro camino y otra alternativa como Unidad Popular.
Y bueno, esto es un poco la propuesta que nosotros establecemos, incluso en la propuesta nosotros marcamos también la importancia del control que tiene que haber también de parte del Parlamento en la fijación de las tasas como un factor importante para evitar caprichos del Ministerio de Economía o del Poder Ejecutivo a la hora de variación de tasas.
Eso es un poco la propuesta que estamos marcando y un tema importante también, estamos hablando que ese impuesto solamente con los datos que se cuentan del Banco Central en su momento, puede llegar a cobrar por año 40 millones de dólares

Luis Freda: A ver, el tema es el siguiente, el tema de la recaudación, para ver exactamente la recaudación del IMABA, lo que tenemos que ver es cuánto son los activos de los bancos hoy. Básicamente esa información es disponible, porque la actividad bancaria es una actividad regulada por el Banco Central del Uruguay. Entonces, en el reporte del sistema financiero que se emite trimestralmente en el Banco Central, los activos de los últimos 5 años, o sea desde 2013 a 2017, en promedio fueron 36.800 millones de dólares. O sea que eso sería como la masa a la cual se le aplicaría el impuesto.
Obviamente que no todo eso es gravado, porque hay un montón de operaciones no gravadas, incluso el impuesto a la prefinanciación de importaciones tiene una tasa ínfima, hay que hacer un montón de depuraciones. Hicimos un cálculo de mínima, o sea, en un cálculo siendo totalmente cautos y tomando los supuestos que lleven a no tirar un número más grande del que podría ser y básicamente la recaudación del IMABA podría llegar a ser como un mínimo de 300 millones de dólares al año. O sea, es una cantidad importante.
Que obviamente, intuitivamente la podemos comparar con aquel 90 y pico de millones de dólares que dijimos hace un rato, de fines de la década del 90, cuando no había la actividad financiera de ahora. Hoy por hoy la actividad financiera está súper concentrada, todos son bancos internacionales salvo los públicos, hay un montón de agentes que antes no existían, el uso de tarjetas de crédito hoy por hoy es enorme, o sea que existe un buen lugar donde aplicar un impuesto, conocido, de fácil aplicación que grava el capital y que genera fuentes genuinas para financiar necesidades específicas.
O sea que básicamente eso sería un poco la explicación del IMABA. Incluso hasta tenemos un borrador ya de lo que sería la reacción.

 

Eduardo Rubio: Bueno, gracias compañeros. Esta última es una propuesta que vamos a hacer en el debate político, no incluye el debate de Rendición de Cuentas pero nos parece cardinal. Acá cuando se dice que no hay recursos, acá hay recursos, las otras sí van a ser elementos de trabajo y de debate parlamentario en estos días en Rendición de Cuentas.
Por acá agradecemos la presencia de todos y veremos qué pasa en estos días con el debate parlamentario, ojalá que alguna de estas propuestas puedan estar.