NARANJALES DONDE EXPRIMEN A LA GENTE
Los arrancadores de naranjas cobran 7 pesos por bolso.
Azucitrus dice que  “al que no le sirva, que se vaya”


 
Azucitrus sigue dando la nota, y la gente trabaja en condiciones más propias del siglo XIX que del siglo XXI. Los arrancadores de naranjas cobran 7 pesos por bolso, pero deben pagar a la empresa “la cuota” de 56 sacos; es decir, para poder trabajar y cobrar deben “pagarle” diariamente a la empresa 56 bolsos de naranjas, y a partir del bolso 57 empiezan a cobrar $7,70 por cada uno. Quienes no llegan a completar la cuota de 56 bolsos, vuelven a casa con las manos vacías, y cuando pueden superarlos “no ganás ni para los caramelos”, dijo un arrancador. “La valencia está chiquitita, ¿cuántos bolsos tenés que hacer?”, manifiestan. En estos días, hay gente que juntando mandarinas apenas llegó a los 40 bolsos, y la cuota es de 65.
“El problema que hay es que dijo el capo de acá que al que no le sirve, que se vaya; así dijo”, manifestó el trabajador, y lo que se rumorea en todas las cuadrillas es que está la orden del jefe a los capataces de que el que anda enchillando, que lo arranquen nomás.
El descontento es grande y creciente entre la gente, que cada vez están más convencidos de parar la producción. ¡Se vuelven a la casa con $30 luego de trabajar todo el día!
Azucitrus empezó esta semana con una carpa instalada por el sindicato en la puerta de la empresa; no les habían pagado la quincena ni el medio aguinaldo, el domingo Día del Niño los obreros que cobran de a 4.500 ó 5.000 pesos no pudieron llevarle un par de medias ni un juguete a los hijos. El reclamo de los trabajadores estuvo en todos los medios locales, se rodeó de la solidaridad de otros sindicatos y cobró dimensión nacional en importantes medios masivos de comunicación; un par de días después, la plata apareció para tapar el escándalo. Pero las condiciones de trabajo siguen estando tremendamente postergadas.
En dicha oportunidad, en declaraciones para CX36 y diario La Juventud el dirigente de los trabajadores Nilson Boulloza contó que Ariel Ferrari, subsecretario de la cartera de Trabajo recibió meses atrás la denuncia, y que ahora que tomó estado público descaradamente dijo no estar al tanto de la situación. En sus propias palabras: “Nosotros estuvimos pidiendo al Ministerio de Trabajo, por determinados factores, que nos dé una mano con un seguro de paro especial, argumentado obviamente, y para eso se necesita un proyecto de ley, el tema es que tuve la oportunidad de estar con el compañero Ferrari, el número 2 del Ministerio de Trabajo, fuimos con una delegación de la citricultura, yo fui por parte de plantación de Azucitrus, fueron otros compañeros delegados sindicales de packing, fueron otros compañeros delegados de Caputto, y en su escritorio le manifesté mi preocupación, y ahora como esto salía al aire, el compañero Ferrari ha dicho que él no estaba al tanto de esta situación. Yo le pregunto, quién es el responsable de informarle al Ministerio de Trabajo, ¿mi presidente sindical? Porque el compañero Ferrari me dijo adelante de ellos, que él no hablaba de ese tema, que lo manejara con Luis Osoria. Yo me pregunto, si mi presidente que es responsable de un sindicato, no informa de estas cosas, ¿dónde estamos parados?”.
“Al que no le sirve, que se vaya” dice Azucitrus, y el sindicato de Paycueros viene denunciando desde comienzos de año que Paysandú está en “emergencia laboral y social”. Ayer, el Parlamento aprobó que el gobierno ponga un millón y medio de dólares para pagar los adeudos con trabajadores y productores de la lechera Pili.
Esta realidad de los arrancadores de naranjas que presentamos en el día de hoy abofetea una vez más a la reivindicación del Ministro Murro y todo el gobierno de haber decretado las 8 horas para el peón rural. ¿Recuerdan cuando el Presidente Vázquez le llamó desagradecida a una jubilada rural en Nuevo Berlín?
Esperemos que para el diputado de la lista 711 Felipe Carballo, ex dirigente de la naranja en Salto (Sudora), esto no sea también parte del Plan Atlanta.