“ESA POLÍTICA DE JUSTIFICAR QUE TODO ESTÁ MEJOR QUE ANTES ES TAN AUTOCOMPLACIENTE QUE ES LA NEGACIÓN DE LA IZQUIERDA”
Entrevista al diputado Eduardo Rubio (26M-UP) en “Entrevista Central” de 1410 AM

 

“En este espacio intentamos que nuestros entrevistados nos muestren algunas otras cosas que normalmente de los políticos, de la clase política, de las personas más relevantes, conocemos poco. Porque lo vemos en el Parlamento pero qué hacía cuando era chico el diputado Rubio, cómo era su familia”. Así comenzó la entrevista que le realizó Ruben Villaverde al diputado Eduardo Rubio en su programa “Entrevista Central” de 1410 AM. A continuación transcribimos esta entrevista que Usted puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/eduardo-rubio-1410-am-17-8-audios-mp3_rf_27905096_1.html

 

RV: En la jornada de hoy un invitado especial, le estamos dando los buenos días al Diputado Eduardo Rubio, ¿cómo te va, Eduardo?

ER: ¿Qué tal Ruben? La verdad es que gracias por la invitación, vino media corrida porque en estos días que se nos proponía, estábamos en medio de la Rendición de Cuentas, pero terminamos anoche y bueno, con muchísimo gusto poder compartir la mañana con ustedes.

 

RV: Bueno, muy bien, Rendición de Cuentas es casi como cantado, tenemos que hablar en algún momento alguna cosa de esas, pero en este espacio intentamos que nuestros entrevistados nos muestren algunas otras cosas que normalmente de los políticos, de la clase política, las personas más relevantes, conocemos poco porque a veces uno mira en el Parlamento y “ah, está el Diputado Rubio y ¿de dónde vino Rubio? ¿Qué hacía cuando era chico? ¿Qué familia?” Por ahí, leyendo algunas cosas, descubrí que naciste en Montevideo, que estuviste criándote en Trinidad y que tu papá era un médico muy destacado, vinculado a la política, ¡empecemos con algo de eso y terminamos en la Rendición de Cuentas!

ER: Primero una aclaración: nací en Montevideo de casualidad.

 

RV: ¡Ah, de casualidad!

ER: Sí.

 

RV: ¿Trinitario, poronguero?

ER: Sí, para ser más específico, si. Mi familia, mi viejo oriundo de Rocha, hijo de un dentista también profesor de liceo, obviamente en aquel principio de siglo pasado, hubo que hacer preparatorios en Montevideo, se instaló acá, fue médico y ni bien se recibió se fue al interior. Yo no conocí esa etapa, no era nacido pero tengo los cuentos familiares de lo que eran los médicos de campaña.

RV: ¿A él le tocó ser médico de campaña?

ER: En Mansavillagra, una estación de tren que lamentablemente no existe más como estación de tren, que está ahí en…

 

RV: Masa Villagra la ubico en Florida, ¿puede ser?

ER: En Florida, entre las inmediaciones de Sarandí del Yí.

 

RV: Ruta 6, para esos lados.

ER: Ruta 6, pasando Capilla del Sauce, a mano izquierda está la entrada a Mansavillagra y Salud Pública tenía médicos en campaña. Cuando la campaña estaba poblada.

 

RV: ¿En los años 50, por ahí?

ER: No, antes

 

RV: ¿Antes inclusive?

ER: Sí, sí, debe ser cuarenta y algo, 45, 46

 

RV: Y para entrar a Mansavillagra habría que andar a caballo.

ER: Me contaban que fueron en tren con toda la mudanza, había un auto en toda la zona que se alquilaba, era una especie de taxi que lo alquilaba Salud Pública para el médico

 

RV: El Uber del 40

ER: ¡El Uber del 40! Y después carro.

 

RV: O sea que atendía a la población rural de Mansavillagra.

ER: Así arrancó después por razones familiares terminó en Flores mucho antes de que yo naciera y bueno, mi vieja tenía la familia en Montevideo, se ve que estaba en Montevideo, embarazada, nací acá pero ya a los cinco días mi viejo me llevó para Flores de vuelta.
Así que nací casualmente aquí pero..

 

RV: ¿Escuela y liceo en Trinidad?
ER: Todo en Trinidad, hasta Preparatorios, ya ahí metido de lleno en la política, año 71, para ser más preciso: fundación del Frente, fines del 70, 71. Mi padre era un dirigente de la Democracia Cristiana, era un cristiano del Concilio Vaticano II.

 

RV: ¡Y vos le saliste marxista! ¿Él te bancaba el viejo?

ER: Yo tenía 16 años y mi viejo me regaló “El Capital”

 

RV: ¿No me digas?

ER: No leí ni la primera página como te imaginarás, ¡con 16 años era demasiado!
Y después me acercó el Manifiesto Comunista y ahí sí, ya empecé a tomarle más gusto a la cosa, pero era una cosa más efervescente, además el diálogo, era la época del diálogo cristiano – marxista. Mi viejo estaba en toda esa línea y de la fundación del Frente.
Por mi casa pasaban dirigentes nacionales del Frente, mi padre había sido “leuco” -es cuando son practicantes- de (el Dr. Juan José) Crottogini, cuando hizo la carrera. Hizo una relación con José Pedro Cardoso; e indirectamente, mi hermana casada con un militar que era ahijado de armas de (Liber) Seregni y entonces, conocimos a Seregni mucho antes de ser

 

RV: Candidato, la figura.

ER: Entonces me crié en un medio de mucha vida política, me acuerdo cuando era chico mi padre siempre fue candidato para no salir ¿no? ¡Imaginate, en Flores un candidato del PDC! Pero de acompañarlo a todos los actos.

 

RV: El PDC en el ‘71 tuvo una buena votación.

ER: Claro, pero te estoy hablando del ‘62, en el ‘66, yo ahí iba a todos los actos con mi viejo que hablaba para diez, doce personas, entonces yo me río cuando me dicen: “che, pero vos estás en la minoría”…

 

RV: ¡Estás acostumbrado!

ER: ¡A lo que nunca me acostumbré fue a ser mayoría!
Bueno, después de la fundación del Frente en Flores, mi viejo fue el primer candidato a la Intendencia por el Frente (Amplio), con todas las implicancias que eso tenía. Mi viejo tenía un prestigio muy grande, era muy querido, pero en aquella época el fascismo campeaba y nos tocaron, como a toda la gente, los enchastres de la casa, a mi viejo le fundieron el auto le echaron arena.
 

RV: A pesar de que en aquella época el médico era un individuo respetado…

ER: Sí, pero ahhhhh…
Hay que acordarse de aquella campaña, con el oso ruso viniéndose.

 

RV: ¿Fue dura la campaña? En el año 71, si, ¿tenés ese recuerdo? Porque una cosa se vivía en Montevideo pero el interior…

ER: ¡Durísima, durísima, me acuerdo de ser muy dura, sí!
Mirá, nosotros salíamos a volantear casa por casa, teníamos un grupo lindo de gente y nos llevaban presos cada vez que salíamos porque nos querían hacer pedir permiso para volantear y nosotros nos negábamos a pedir permiso para volantear

 

RV: Bueno, algunos relatos hablan de algunos tiros en caravanas en Castillos y en Rivera ¿no?

ER: No, en Lascano mataron un chiquilín cuando llegaba la caravana, en Rocha quisieron apuñalar a Seregni -que ahí lo salva Ruben Sassano que esconde de un piñazo al tipo que venía a apuñalarlo- y después atentados en las casas, de romperte los estrados, fue dura, fue dura.
Me acuerdo el día que llegó la caravana, llegaba la caravana final a Flores todo el día andaba un carro parlante con este texto: “Señora, no deje salir su niño a la calle, llegan los asesinos del Frente Amplio”. ¡A ese nivel era la cosa!

 

RV: ¿Y alguien se identificaba con ese mensaje? ¿Decían: firmado Partido Colorado o Partido Nacional?

ER: No.
Pero era identificable, estaba activa la JUP, tenía actividad oculta.

 

RV: Los paramilitares de vuelta…

ER: Sí, de la derecha.
Pero bueno me vienen con que “son minoría” ¿minoría? Minoría éramos antes. Y sin embargo quebramos ese muro, porque además la gente, eso es algo que aprendí, los procesos de toma de conciencia a nivel social no son espontáneos, lleva un tiempo, lleva un tiempo largo.

 

RV: Cuesta mucho.

ER: cuesta y hay una experiencia.
Una cosa es lo que un individuo puede hacer como experiencia propia, se da cuenta de que la sociedad es injusta, que hay que cambiarla o se da cuenta que aquellas divisas que te agitaban, Flores es un Departamento blanco por excelencia. Mi familia viene además de origen blanco y pesaba mucho la historia, vos fijate que en aquél momento, en el año 71, 1904 no estaba tan lejos.

 

RV: Claro, ahora lo vemos ¡114 años! Pero en aquél momento…..

ER: Hoy vos decís, cuando hablás del 71 estamos hablando de ¿cuántos años atrás? Cuarenta y pico, cincuenta años atrás, es casi la distancia que había en aquel momento. Entonces las identidades pesaban mucho, hasta que la gente se fue dando cuenta que aquellas divisas que identificaban luchas justas, no se correspondían con la forma que tenía ese partido, que es lo que nos pasa a nosotros hoy con el Frente Amplio.
¿Cómo no voy a querer yo, cómo no vamos a querer esa historia que vivimos?
¡Es parte nuestra! De nuestra familia, del sufrimiento, de renunciamientos, de lucha, de separaciones, pero eso tenía como sentido, el objetivo por el que se luchaba.
Ideales, un sueño, una sociedad distinta.
Y ahí aprendimos, tratando de convencer a los otros, a gente pobre, a trabajadores del Partido Nacional, del Partido Colorado, pequeños productores, hicimos barriadas, bueno… íbamos en un camión, íbamos todos y nos íbamos a pueblos de campaña que todavía quedaban, a recorrer rancho por rancho, lo que llamaban antes “pueblos de ratas”. Una forma muy fea de hablar, pero me acuerdo del pueblo de Pintos, por ejemplo, un pueblito donde había una misión socio pedagógica de extensión universitaria, aquella que la dictadura suspendió.
Y llegábamos y los alambradores, los peones, gente que se escondía, nos tenía miedo, entonces.
Ese proceso de toma de conciencia a nivel social lleva tiempo para poder ubicar “bueno, por lo que yo peleé o peleó mi padre, peleó mi abuelo, por lo que yo quiero pelear, ya no se identifica con esa divisa”.
Este es un proceso que lleva, por eso

 

RV: Es algo así como ir lanzando semillas a las que hay que abonar.

ER: Como ir lanzando semillas que después multiplican.
Yo, después que volví, después de la dictadura para el pueblo, vos venís con historias, a veces hasta con resentimiento y te encontrabas que gente que antes capaz que ni te saludaba o te tiraba una pedrada, te abrazaba y te saludaba. También entendimos el valor de que la gente puede cambiar, esa confianza en el ser humano y que vos no le podés culpar a una persona “che, vos pensaste hasta ayer así” y la gente puede cambiar, en eso tenemos que tener una cabeza abierta.

 

RV: Eduardo, tu estuviste preso

ER: Sí

 

RV: ¿Por qué?

ER: Bueno, yo milité en el 26 de Marzo desde su inicio. El 26 de Marzo era una organización legal -a veces se confunden las cosas- pero tenía una vinculación con el MLN y por esa vinculación con el MLN caí preso y estuve seis años y medio en un par de cuarteles y después en el Penal de Libertad.

 

RV: ¡Y eso te interrumpió los estudios, el trabajo?

ER: Sí.

 

RV: Cuando saliste, ¿qué hiciste?

ER: ¡Me rajé!

 

RV: ¿Ahí fuiste a dar a Suecia?

ER: Sí, vía Brasil con mi compañera que también había salido hacía poco de la cárcel, nos fuimos en un plan definido por la Organización, evidentemente recién salido del Penal.

 

RV: ¿Pero ahí saliste clandestino?

ER: No, nos escapamos, clandestinos, no podíamos salir, teníamos que firmar.

 

RV: ¿No tenías permiso para salir?

ER: No tenía permiso para salir de Montevideo.

 

RV: ¿Y ahí fuiste como refugiado?

ER: Claro, firmamos, en Río de Janeiro había una oficina de ACNUR.

 

RV: Ahora, muchos uruguayos fueron a dar a Brasil pero Brasil estaba en una situación de dictadura, pero medio peculiar

ER: Una dictadura ya en plan de afloje.

 

RV: Había aflojado.

ER: Había aflojado para nosotros, los brasileros estaban bajo la pata pero nosotros llegamos a Brasil en el ‘79, principios del ‘79, febrero creo que fue. Y nos encontramos con muchos compañeros, había uruguayos, argentinos, hasta chilenos había porque en Argentina también había una oficina de ACNUR ¡pero había que ir a Argentina!
Entonces mucha gente rajaba para Brasil y recuerdo que las últimas semanas que estuvimos ahí en Brasil, antes de ir a Suecia, estoy hablando del año ‘79, es cuando se dan las grandes huelgas del ABC paulista, en donde surge la figura de Lula.

 

RV: Ese es el momento.

ER: Para ubicar, que ya la dictadura admitía una huelga de esa magnitud en San Pablo.

 

RV: ¿De ahí es que vas a Suecia? ¿cuánto tiempo estuviste ahí?

ER: Y en Suecia, llegué en el año ‘79, mediados llegamos ahí y cuatro años y poco, porque ahí nosotros salimos con un plan que era reorganizarnos.

 

RV: ¿Reorganizar el movimiento?

ER: Reorganizar el movimiento, recuperar incluso los vínculos con todos los compañeros que estaban en el exilio desde hace mucho tiempo, cosa que se fue haciendo y retornar.

 

RV: ¿Uds. vuelven con el grupo del 85 digamos? ¿En ese momento?

ER: Nosotros primero, teníamos una buena estructura en Brasil, de cercanía con Uruguay y antes de la apertura acá, ya estábamos en Brasil con un grupo de compañeros, con trabajo político legal en Brasil.
Allí ya estaba (Leonel) Brizola gobernando Río de Janeiro, ya había una apertura grande en Brasil, la campaña por las “direitas”, ya era otro clima, ya había más libertad y nos permitía trabajar mucho sobre Uruguay.
Después cuando ya se da la amnistía podemos entrar, yo vuelvo al Uruguay pero vuelvo vía terrestre nomás, con toda la familia.

 

RV: ¿Y participás del Frente Amplio, de la incorporación al Frente Amplio?  

ER: Claro. Nosotros como 26 tuvimos una situación extraña porque estábamos en el Frente Amplio en el exterior como Comité Ejecutivo y cuando volvimos a Uruguay, el Frente se reorganiza con grupos que ya se habían ido, el PDC se había ido y volvió y ahí hay un cuestionamiento muy grande al reingreso del 26 al Frente, porque por situaciones de la vida, de lo que fue el desarrollo político del 26, también del MLN, aparentemente allá por el ‘74, ‘75 había habido una carta de renuncia del 26 al Frente Amplio.

 

RV: Nunca quedó claro.

ER: A mí nunca me quedó claro.
Entonces tuvimos que pedir el reingreso con una oposición fuerte de algunos sectores, el más claro era el Partido Demócrata Cristiano, que termina yéndose del Frente el PDC con la 99, y ahí ingresamos nosotros al Frente y también ingresa el MLN en el año ‘89. De cualquier manera, sin estar formalmente adentro, fue toda nuestra militancia dentro del Frente Amplio.

 

RV: ¿Cómo fue esa etapa del Frente y esa salida del Frente?
La salida se produce dos años después del gobierno.
 
ER: En 2007 nos vamos, entre 2007 y 2008.
La militancia fue para nosotros fue muy buena, fue espectacular, fue la etapa primera de reconstrucción en el país, aquella gran batalla por el Voto Verde, con Germán (Araújo) a la cabeza, esa derrota que la verdad que dolió y duele todavía porque eso persiste.
Yo siempre que se habla del 27 de junio, se hace un homenaje o una recordación en el Parlamento, yo siempre recuerdo ahí “esta democracia tiene una renguera que es la persistencia de la impunidad”.
Pero no una impunidad en abstracto que todos son malos, no, concreta porque si todos son malos al final a nadie podés culpabilizar, acá hay gente concretamente responsable.

 

RV: En estos días estuviste presentando una denuncia penal por el espionaje en democracia.

ER: Todavía no.

 

RV: ¿Pero está en proceso?

ER: La Comisión que investigó el espionaje militar en democracia, que lamentablemente yo digo, de magros resultados porque nadie sabía nada y muchísimos ni vinieron, el único que reconocía que había…..

 

RV: ¿Por qué no hay obligatoriedad de asistir al llamado?

ER: No. Ahí el que tiene que operar es la Justicia y a mí me dijo un militar un día: mirá, los militares funcionamos verticalmente.
Entonces si vos decís: “A ver, ¿vos eras jefe?” Si
¿Allí mataron tantas personas?” Ta. “Entonces ¿quién fue? No sé; sos vos” Ta.
Se acabó.
Y así y acá no se dio esa decisión política de decir: mire, acá hay responsabilidades claras en jerarquía, aquí tiene que asumir la  responsabilidad y si no quieren decir nada, macanudo, pero vos sos responsable.

 

RV: ¿Por la jerarquía?

ER: Y si era responsable de una Unidad donde mataron gente, no digas que no sabías, porque es mentira.
Sentimos que esa renguera existe y que existe porque no ha habido voluntad política o porque ha habido voluntad política de mantener esa impunidad. Será parte de un acuerdo, será, yo no lo sé, es lo que vivo.
En nuestra radio, todos los días a las ocho de la mañana se recuerdan los compañeros caídos en ese día, todos los días y es una presencia permanente y es una deuda permanente que tenemos.

 

RV: Yo he visto Página 12 a diario va colocando, día por día recuerda figuras desaparecidas

ER: En Argentina, es verdad, ese día.
Nosotros también, en la 36 lo hacemos todos los días. A veces puede parecer algo que reitera pero yo te confieso, cada vez que lo escucho, me emociono.

 

RV: Bueno, que sigan luchando Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

ER: Paaaaaa ¡y acá!
Y que se sigan recuperando nietos.
Es impresionante, es impresionante.
Lo que rescato ahí es la firmeza de la lucha. Y esas viejas…

 

RV: Perseverancia

ER: Paaaa, ¡esa firmeza!

 

RV: Entregaron su vida a esa causa.

ER: A esa, que vale la pena.

 

RV: Eduardo, veníamos con un relato tratando de ir ubicando en el tiempo, los momentos de ese movimiento. Participás en el arranque del primer gobierno del Frente Amplio y que es lo que a ustedes los lleva a pensar “bueno no, hasta acá llegamos”.

ER: Te cuento, antes participábamos activamente de toda la vida del Frente.

 

RV: ¿Dieron la pelea por llegar al gobierno?

ER: Pero no voy a decir más que nadie pero sí más que muchos. Y junto con otros muchos.
A mí me tocó estar incluso en el equipo de la Presidencia del Frente, era responsable de Propaganda. Esa fue una etapa muy rica, recorrimos el país con el grupo de Presidencia, con Ricardo Darré que ya falleció, un compañerazo socialista, con Fabricio Siniscalchi, con (Alfredo) Curbelo también a veces iba de Organización. Y tengo que decir, conocí mucho el país en los lugares que nunca habría soñado, gracias a esa recorrida que la hicimos, yo no sé cuántas veces. Preparando cada gira, recorriendo, armando, organizando.

 

RV: Sí, las Pueblo a Pueblo eran en serio, llegaba hasta el último rincón.

ER: Sí y cuando llegaba el candidato nosotros ya habíamos estado dos días antes.
Y lugares que fuimos que después no se pudieron ir.
Pero recuerdo eso, recorrer a pie los barrios más pobres del país, conocerlo, una etapa muy buena.
Yo diría que empezamos a tener una diferencia de fondo, una diferencia grande, después entendí que allí empezó, empezaba el quiebre real, cuando la crisis del 2002. En aquél momento se da un debate interno en el Frente.
El país estallaba -pero no estallaba porque Dios había designado que estallara sino por un modelo aplicado, por una política económica aplicada-, después viene todo, lo que pasó en Argentina, lo que pasó en Brasil, el tequila, todo bien, pero

 

RV: Habían errores propios que estaban en los fundamentos.

ER: En eso, como hoy.
O sea, está todo bien lo que pasa, no somos una isla pero vos enfrentás la tormenta de distinta manera: ¿construís a la orilla del mar o buscás lo más alto? ¿Protegés a los más débiles o querés proteger a otros.
Esas son las cosas y aquél momento fue un momento que nosotros lo entendimos, había que apurar la situación para que cayera el gobierno y elecciones anticipadas.
Y decíamos nosotros: con un pueblo en la calle, movimiento social, movimiento obrero y con la fuerza que tenía organizativamente la izquierda, agarramos un país en ruinas pero lo podíamos reconstruir desde nuestras propias bases.
Porque ahí la disyuntiva era ¿quién pagaba la crisis?

 

RV: Hubo una movilización muy importante que fue aquella “Concertación para el desarrollo”.

ER: Eso es previo.

 

RV: ¿Es anterior?

ER: Sí, a veces cuando se habla de Un Solo Uruguay, dicen de los oligarcas… Yo me acuerdo de la Concertación para el desarrollo que la consigna era “Rentabilidad o Muerte”

 

RV: Ah, tremendo.

ER: Y la proclama en la puerta del Palacio Legislativo, la que se leyó, ¡la leyó Eduardo J. Corso! ¡Y ahí estaba todo el PIT CNT y el Frente Amplio!
Y ahí no hablaban de las 4 x 4… Pero en La República sale un reportaje a Mujica donde dice “la izquierda no entiende nada, ve 4 x 4 y piensa que son los oligarcas”.
Todo eso yo lo dije en el Parlamento, digo para asociar lo que pasa hoy con este Movimiento de los Autoconvocados, que es tan contradictorio como aquél, capaz que sí, es tan contradictorio pero con una diferencia: en aquél momento al frente de aquello estaba en la Sociedad Rural y la Federación Rural.

RV: ¿Y qué es lo que está pasando ahí?

ER: Yo creo que ahí hay, me voy del tema... Porque estábamos en la crisis del 2002.

 

RV: Volvamos, volvamos.

ER: Y ahí habían dos alternativas: la salida de (Alejandro) Atchugarry que acordaron y fue que los trabajadores perdían la mitad de su salario, porque en ese momento la crisis del sistema financiero la pagó el pueblo trabajador.
Los banqueros no, los banqueros en absoluto, porque la plata no se quema, en algún lugar estaba ¿verdad?
Aquella riqueza que se esfumó, alguien se la llevó. Entonces nosotros decíamos, es el momento de ir a una transformación de fondo.
Y primó un criterio, que fue la lealtad institucional. Esa frase se acuñó en aquél momento.
Tabaré da un discurso, preparamos un acto en el Palacio Legislativo, en la Sala que está allí en el primer piso, al lado del Salón de los Pasos Perdidos, lo preparamos porque fuimos antes, preparamos todo y ahí hay un discurso donde dice Tabaré, donde se marca la línea.
Y ahí tuvimos una, yo sentí que ahí…

 

RV: ¿Tuviste discrepancias ahí?

ER: Y sentí que había un cambio de fondo, porque en realidad hubo un pacto con el sistema financiero, en el que jugó también parte de la dirección del movimiento obrero, Juanjo Ramos -que hoy no está- fue clave, aquél famoso paro patriótico de la banca para evitar que la gente sacara los ahorros y se la llevara de los bancos. Brutal.
Eso lo veo hoy, en la profundidad en que lo veo. Pero en aquél momento era “bueno, nos quedan dos años, vamos a ganar, vamos a darle con todo”, era claro que ya no ganaban más los partidos tradicionales.
Pero aquel acuerdo con el sistema financiero pesó en lo que fue después el gobierno del Frente Amplio.

 

RV: ¿Te parece?

ER: Ah, ¡pero sin duda!
Sin duda y tanto es así que hoy los sectores más dinámicos de la economía, vos te vas a encontrar que es la parte de comunicaciones, la parte de servicios y la parte del sistema financiero. Es lo más dinámico.
Y que no genera empleo, no multiplica empleo. Pero la están amasando, bancarización mediante, por eso nosotros estamos proponiendo en la perspectiva, reinstalar un impuesto que antes pagaban los bancos, que era el IMABA.
El IMABA no lo pagan más.

 

RV: ¿El IMABA desapareció con la reforma?
ER: Con la reforma tributaria y nosotros habíamos hecho un cálculo, que con una tasa del 0,5 al 1,5.

 

RV: ¿Cuánto era el IMABA? ¿Te acordás?

ER: El IMABA andaba en el 1,25 de los activos bancarios. Nosotros proponemos una tasa diferencial del 0,5 al 1,5 exceptuando lo que sea créditos sociales, lo que es anticipo por importaciones.

 

RV: ¿Con un destino? Con un destino específico o como parte.

ER: No, no, para tener recursos para atender las necesidades de inversión pública, educación, recaudaríamos trescientos, trescientos treinta millones de dólares por año.

RV: ¿Con ese 0,5 a 1,5?¡Caramba!

ER: Ese es el cálculo que está hecho.
Esto lo queremos plantear ahora en el debate, no lo pudimos plantear en la Rendición de Cuentas, por aquello de que tiene que pagar más el que tiene más y nosotros hemos hecho un ajuste fiscal, nosotros no, el gobierno hizo un ajuste fiscal en la Rendición de Cuentas pasada, que implicó un crecimiento grande en la recaudación pero que cayó sobre los hombros de los trabajadores.
Pero bueno, las diferencias empiezan ahí.
Después ya cuando se nombra a Danilo Astori como el futuro Ministro y fue antes de las elecciones, ahí entendimos que la cosa venía mal. Pero bueno, ahí ya estábamos a un mes de las elecciones y siempre nos quedó -el razonamiento de nosotros- era que estaban primando los sectores más conservadores del Frente Amplio. Sin duda Danilo Astori era la propuesta, en el debate interno ya era la propuesta antagónica interna a la que estábamos haciendo nosotros y otros sectores y pensábamos que la alianza de los sectores de izquierda, dentro del Frente más las bases, más la movilización social, nos permitiría volcar el peso del gobierno a un retorno del programa original del Frente Amplio.
Pero dos años y pico y ahí viene (George) Bush y la alianza con Estados Unidos y lo que fue el Decreto, me acuerdo, 20 de mayo caminando y nos enteramos del decreto que vino a trampear el resultado del plebiscito del agua, permitiendo que se mantuviera la privatización del agua en Maldonado, las autorizaciones de UPM -en aquél momento BOTNIA- que Batlle le da la chance a Tabaré Vázquez de si firma o no firma y Tabaré decide firmar. Se lo preguntamos además en la primera Mesa Política que hay después del triunfo, que va Tabaré, le preguntamos por qué había dado ese paso y nos plantea que bueno, como está el Tratado de Inversiones con Finlandia, si no firmábamos eso nos iba a caer de entrada un gran juicio y que era, como digamos, parte de la herencia maldita.
En realidad después vinieron Montes del Plata y ahora UPM 2, o sea que no era parte de la herencia maldita sino que era asumir como propio.
Pasó con la Carta de Intención que se firma en abril de 2005, como decía el economista (Juan Antonio) Rocca, más lesiva que las anteriores.
Entonces, nosotros dijimos: acá entonces no hay un cambio de fondo sino lo que hay, obviamente por políticas sociales -que compartimos de entrada para hacer un “shock” ante la crisis que vivía el país- pero que quedaron como la única forma de mitigación del modelo liberal.
O sea, las políticas sociales de asistencialismo, nunca fueron el eje de una política de izquierda. Eran la respuesta a una situación de crisis pero eso tiene que traer aparejado o tenía que tener como resultado final, el cambio estructural que nunca llegó.

 

RV: Como quien no quiere la cosa, nos pusimos a conversar con Eduardo esta situación de la economía y surgía una iniciativa de Eduardo, decir: che, por qué no tocamos las reservas en determinado momento, ese es un tema que me parece muy interesante para compartir con la audiencia.
Veníamos conversando tu salida por diferencias, más o menos el proceso queda claro, hoy Unidad Popular está en otro camino, ha obtenido una banca en el Parlamento, las encuestas le dan las expectativas de tal vez continuar avanzando con más bancas en el Parlamento y ustedes tienen algunas ideas para superar este momento de un cierto enfriamiento de la economía.
Y una de las cosas que surgía en este intercambio en la pausa, era: che, miremos un poco las reservas, a ver que están pensando en eso.

ER: La última propuesta que hicimos ayer en la Rendición de Cuentas fue referida al uso de las reservas.
El Uruguay tiene como reserva 17.780 millones de dólares ahora de reservas, gran parte de esas reservas están comprometidas, son encajes bancarios o son compromisos de contraparte de deuda, que no las podés tocar.
Pero libres -y esto lo dijo el Ministro Astori en la Comisión, se lo preguntamos: Ministro, ¿cuál es el monto de reservas no comprometidas que se han utilizado?- Y está en las Actas y además lo confirmaron nuestros compañeros economistas en el último informe del Banco Central, 7.800 millones de dólares de reserva utilizables.
¿Quiere decir eso que puedas agarrar, entrar a saco y decir me llevo todo esto?
No.
Vamos a respetar las distintas sensibilidades, el gobierno utiliza estas reservas para la compra y venta de dólares para mantener el precio del dólar, una operación discutible pero vamos a dejar que el gobierno lo haga, no estamos en el gobierno.
Ha usado para cubrir el déficit fiscal, usó 180 y pico de millones en el 2017, va a usar 225 creo este año, también, no lo cuestionamos, hay que tapar el agujero, ahí está la plata.
Pero tenés 7.780 millones de dólares parados, en la cuenta del banco.
Yo digo, es como en tu casa ¿viste? Vos estuviste trabajando, ganaste de repente unas horas extras, metiste una changa más y lograste tener en el banco setenta mil pesos. Te quedaste sin trabajo, se terminó el seguro de desempleo, los gurises no tienen comida ¿y vos que vas a hacer? No, no, lo que está en el banco no lo toco porque es para una eventualidad, ¿cuál eventualidad, hermano? ¡Es ahora para darles de comer!

 

RV: Estás ante la eventualidad

ER: ¡Estás en la eventualidad!  Entonces, propusimos una cosa muy moderada, utilicemos el 10% de las reservas, 780, que en el marco de esta Rendición es un platal, ¿con qué destino estos 780 millones de dólares? Primero: obras de infraestructura en la ANEP, terminando con las PPP porque ¿qué pasa con las PPP?

 

RV: Pero qué, ¿para hacer escuelas de tiempo completo, algún liceo que esté faltando?

ER: Escuelas de tiempo completo, lo que la ANEP defina como prioridad, no le vamos a marcar nosotros, hay carencias ¿verdad?, Hay déficit.

 

RV: Básicamente en infraestructura estamos pensando.

ER: En infraestructura, porque esto es por única vez, no lo puedo comprometer con salarios ¿verdad?, esto es por única vez.
Pero lo que vos comprometas por infraestructura le alivianás al presupuesto de la ANEP que de repente sí puede después volcar en cumplir con los compromisos salariales.
Y digo porqué las PPP, porque las PPP son una gran trampa.
Se apela a las PPP porque no te crece la deuda, el privado pone la plata ahora, cuando la empezás a pagar…

 

RV: ¿Que te lleva, treinta años puede ser?

ER: Veintidós ¡pero te cuestan cuatro o cinco veces el valor de la construcción tradicional! Porque el tipo te dice: yo te pongo la plata sí, pero te cobro el financiamiento y te lo multiplico, porque además te vendo servicios.
Es lo que pasa con la cárcel de Punta de Rieles, ¡la cárcel de Punta de Rieles nosotros vamos a pagar son veintipico de millones de dólares por año, durante veinticinco años!

 

RV: Pero por ejemplo, sería mejor emitir bonos y capturar dinero para el Estado que eso?

ER: Yo creo que es más barato, es más barato. Nos han dicho los economistas que es más barato.

 

RV: Es una cuenta que habría que hacer.

ER: Ayer lo decía Iván Posadas referido al tren de UPM, sacó la cuenta y es monstruoso.
Entonces ANEP. Y a la UDELAR, la UDELAR estaba precisando invertir, en el interior multiplicó la matrícula, hay un desarrollo importante, entonces saquémosle el peso de la inversión en infraestructura y la Universidad queda liberada para invertir en investigación.

 

RV: ¿Tenemos un agujero grande en investigación?

ER: ¡Impresionante!
Entonces, UDELAR, para otro tipo de inversiones.
¿Y el cuarto rubro cuál era? Rúben, que nos parece que es fundamental, aprobamos la Ley de Violencia de Género, pero no se puede aplicar porque falta plata.
Gran parte de eso es inversión por única vez, en construcción de infraestructura, en generación y proponemos “vamos con esto” y ponemos a andar esta ley porque si no ¡es letra muerta, es un saludo a la bandera, es casi una acción demagógica!
¡Apruebo la ley y después no la aplico! Acá están los dineros.
Lamentablemente fue un voto, un solo voto en noventa y nueve. Un solo voto, el nuestro.
Yo estoy claro, aparte lo hemos hablado, que de los votos que faltaron eran muchos que querían estar, que hubieran querido votar, te mata la disciplina partidaria, no te voy a decir que no es lógico que no lo vote el Partido Nacional ni el Partido Colorado.

 

RV: Porque va contra su idea

ER: Pero yo ahí no le puedo reprochar ¿cambiaste?, mirá ahora, no. Ellos son coherentes, estamos en la vereda de enfrente.
¿Y los que estaban del lado mío? ¿dónde están?

 

RV: ¿Nadie te ofreció la posibilidad de una negociación, decir: bueno, no, se te fue la mano, son setecientos millones, bajá a trescientos?

ER: No, hubiera sido totalmente negociable. El diez no, pero el siete, el cinco, vamos a poner algo. Pero no, las reservas no se tocan y eso lo impone el equipo económico.
Te pongo otro ejemplo que propusimos ayer también: Ley de Inversiones.
La Ley de Inversiones es un, vamos a decir, es un dogma neoliberal de la década del ochenta así, absoluto, es el prototipo de la política neoliberal. Los compañeros que nos asesoran se tomaron hasta el trabajo de traernos las raíces, dónde arranca esta política de promover inversiones bajando las tasas ¿no? Y nace de la dupla Reagan/Thatcher, mirá que dupla y está el estudio hecho en Estados Unidos, las tasas en ese período bajaron un 50%, a la inversión. No se generó más empleo, porque viste que Trump, llegó este monstruo con la idea de generar empleo, una gran crisis de empleo y el uno por ciento más rico de la población de Estados Unidos triplicó su capital en ese período.
Y lo traje de ejemplo al Uruguay y con gráficas del 2005, ahora al 2017 ¿y vos cómo medís?, ¿creció la inversión?, ¿en qué creció la inversión? Midiendo la formación de capital bruto que es la inversión real, invertí cinco mil millones de dólares, ¿dónde está? No, está en aquella máquina, está en aquella planta, ese es el capital real que se formó, es la inversión.
Y vos mirás la gráfica del 2005 hasta ahora, tuvo un pico en el 2012 de inversión privada. Estamos en el 13 como en el 2005.  
Lo que sí se planchó fue la inversión pública, estamos por debajo del 4%.
Y en ese período, analicemos, ¿cuánto empleo se generó?
Hemos perdido 50.000 puestos de trabajo en los últimos ocho años.  
El tema medio ambiental ¿mejoró? ¡No hay un solo curso de agua que esté sano!
Ha habido depredación ambiental, ha habido extensión de monocultivo, ha habido expropiación de tierras a nuestros conciudadanos para las multinacionales.

 

RV: Ahora que mencionás medio ambiente, ¿qué pensás de la Ley de Riego?
ER: ¡Estamos en contra!

 

RV: ¿Qué riesgo le ves a la Ley de Riego?

ER: Yo recomiendo leer a la academia, porque yo soy un neófito absoluto pero trato de aprender.
Primero: privatiza el agua

 

RV: ¿Por qué?

ER: La privatiza y además la extranjeriza, porque esta ley lo que abre es el camino a la inversión extranjera especulativa, van a venir los Fondos de Inversión, ¿por qué la privatiza? Dicen que no, que no vende el agua, pero te vende el servicio de agua. Entonces, a vos te hacen “socio” entre comillas porque viste que nosotros somos socios de las AFAP también, te hacen socio de las AFAP.
Bueno,  acá te hacen socio del sistema de riego x, que el que puso la plata es el Fondo Morgan, entonces para amortizar la inversión del pobre Fondo Morgan que se construyó los canales y todo, tenés que pagar todos los años y el día que no pagás, tuvieron la benevolencia que ese año te dejan cosechar y el año que viene te cortan el agua, es brutal y la garantía que tenés por el agua que te dan, es tu campo ¡y acá ya tenemos historias de campos de garantía que terminaron en las manos de los bancos!
¡Se privatiza el servicio de riego!
¡Pero se privatiza pero absolutamente, se extranjeriza!

 

RV: ¿Y qué se debió hacer? En lugar de eso que le encontrás esos defectos, ¿qué se debió hacer? Identificás que teníamos un problema con el manejo del agua.

ER: ¿Qué dice la Constitución? El agua es un bien social que debe estar administrado y en manos del Estado. No es comercializable.

 

RV: ¿O sea que enteramente OSE tendría que haber hecho esta operación?

ER: OSE o el Estado, o el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, encargarse de los sistemas de riego.
Porque además, este sistema que te permite la generación de grandes estanques de agua -lo dice la Academia- multiplica la formación de floraciones algares, porque estos cursos ya están contaminados de fósforo por esta política depredadora al servicio del agro negocio, que pudrió todos los cursos de agua.
Porque hoy el modelo impuesto del agro negocio que es el modelo de las multinacionales, que está en Brasil, que está en Argentina, que está en Uruguay, no tiene una proyección de nuestro campo, de nuestra tierra, como un bien estratégico a preservar, para garantizar la vida de las futuras generaciones.
Está visto como una oportunidad de negocios, para generar la mayor tasa de ganancia en el menor tiempo posible y de ahí el uso abusivo de los fertilizantes, de los agrotóxicos. De ahí la concentración brutal de la tierra.
Rúben, en estos años -y esto es uno de los motivos también de nuestra ruptura con el Frente Amplio- no hay en la historia del Uruguay un proceso mayor de la concentración de la tierra que estos últimos años. Pero no ha habido.
Yo siempre me acuerdo de cuando empezábamos a militar, me acuerdo la consigna de los peludos contra -que era en realidad una inspiración del viejo Sendic- la denuncia de los latifundios de los Silva y Rosas, era en Salto. ¿Sabés cuánto tenían? Treinta mil hectáreas, una chacra.
¡Hoy UPM tiene con Montes del Plata, un millón de hectáreas! ¡Un millón de hectáreas!

 

RV: O la AG.

RV: O AG del “amigo” Bulgheroni…
Entonces, la consigna de la reforma agraria no es una consigna vacía, porque yo hablando en los diálogos de pasillo, el otro día uno de los Diputados de la izquierda del Frente hizo una intervención y vino a preguntarme ¿qué te pareció?
Un buen diálogo.
Y vos sabés que yo estaba caliente, dolorido, sabés que cuando hablan algunos Diputados que están claramente identificados con la línea económica y la defienden, yo ya lo asumo como: bueno, acá está la representación de una política neoliberal pero cuando eso se justifica desde una postura de izquierda y se justifica, la verdad es que me duele, de gente además que yo sé que son locos de izquierda.
Porque en realidad, ¡lo que estás haciendo es resignándote al pensamiento único de que lo único posible es esto!
¿Quién dijo en el mundo que el único camino posible es el camino que nos impone el Fondo Monetario?
Te dicen: no, ¡mirá cómo le fue a Cuba! O ¡Mirá como le fue a Venezuela!
Y yo les pregunto: mirá como le va a Honduras! ¡Mirá como le va a Méjico! ¡Mirá como nos está yendo a nosotros!
¿Nos va tan bien?  Porque después está el mundo.
Esa política de justificar que todo está mejor que antes es tan autocomplaciente que es la negación de la izquierda. La ausencia de autocrítica.
También se lo digo a los diputados del Frente, no me pongan como punto de referencia el 2004, cuando veníamos de una crisis en el 2002 que arrasó el Uruguay, los trabajadores perdieron el cincuenta por ciento, el sesenta por ciento del salario, donde se suicidaba la gente, entonces a partir de ahí todo va a ser mejor.
El Instituto Cuesta Duarte dice: mirá, hoy el poder adquisitivo del salario real está un treinta por ciento por debajo del salario real de la década del 70, ¿es así o no es así?

 

RV: Sí, es así.

ER: ¡Y en la década del 70 incendiábamos las calles por salario! Y contra la injusticia y contra el Fondo Monetario.
¿Estábamos locos entonces?
¿Aquella historia hay que enterrarla?
O como me dijo el otro día un diputado, no sirven los panfletos,..
¿Aquello era un panfleto?
¿Liber Arce murió por un panfleto?
Los compañeros desaparecidos, ¿la quedaron por un panfleto?
Ah, ¡no se puede vulgarizar la política para justificar lo que está pasando!
Yo acepto que alguien me diga: mirá, no creo más en aquellos cambios por los que luchamos. Lo respeto, mirá, el tipo pensó, Gonzalo Mujica, que se fue del Frente, yo le digo: che, te vas del Frente, mirá que la Unidad Popular, me dijo: no, Eduardo, no

 

RV: Se fue para el otro lado

ER: Me fui para la derecha, pero me lo dijo: “me voy para la derecha”.
Y estoy en las antípodas del pensamiento de Gonzalo ah, pero ¡la honestidad se la reconozco!
Porque todo el mundo puede cambiar, capaz que estamos equivocados nosotros y somos empecinados y tozudos y sesentista, ¡mentira! ¿60? ¿Cuándo hablamos nosotros del medio ambiente en los sesenta?
No existía, lo que seguimos es un compromiso por los cambios de fondo que esta sociedad precisa.

 

RV: Y cuando Eduardo Rubio se había entusiasmado

ER: ¡Se le terminó el tiempo!

 

RV: Pero bienvenido a esta casa y por cierto, esperemos que nos acompañe nuevamente.

ER: Con gusto.

 

RV: Porque nos quedan muchos temas por delante y yo tengo ganas de meterme con esto de las reservas.

ER: ¡Pa, que aliado que tengo, he encontrado un gran aliado!

 

RV: Supe tocarlo en su momento, es más, el Cuesta Duarte se reunió con el Ministro Bensión en el momento previo a la crisis y una de las cosas que decía era: toque trescientos millones, Ministro.

ER: ¿Y qué decía (Alberto) Bensión?

 

RV: Y Bensión dijo que no

 

ER: ¿Y qué dice Astori?

RV: Bueno no, no me haga esa comparación, yo no asumo esa comparación.
Yo soy más moderado, soy más moderado que el entrevistado de hoy.
Pero le agradezco mucho la venida, Diputado.

ER: Muchas gracias por la invitación.