POR DECISIÓN DEL SUNCA TRABAJADORES NO PUEDEN ACCEDER A UN PUESTO DE TRABAJO
Entrevista a Valentín Mosse y Cristian Bosch, 20 de agosto de 2018.

 

Valentín Mosse junto a Cristian Bosh, trabajador de la construcción de Santa Lucía, compartieron la mañana de la 36 con Hernán Salina y María de los Ángeles Balparda para hablar de la situación en que se encuentran por falta de empleo, con el agravamiento que el Sunca les ha trancado las posibilidades de acceder al mismo. Ellos luchan por el trabajo, pero el accionar del Sunca y sus dirigentes que les ha impedido acceder a posibilidades de trabajo concreto, la última acción del Sunca fue hace una semana, media horas antes de firmar el contrato con la empresa Stiler. “Seguimos peleando para que se generen las condiciones”.  Indicaron que el problema no es el sindicato, sino los dirigentes sindicales que arreglan con las empresas y trabajan para las empresas. Para comunicarse con los trabajadores pueden llamar al 093652904. A continuación Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/valentin-mose-cristian-bosch-20782018-audios-mp3_rf_27938651_1.html

 

Hernán Salina: Le damos los buenos días y la bienvenida aquí en estudios a Valentín Mosse, trabajador de la construcción, de Santa Lucía, está acompañado de Cristian Bosch.
Gracias a ambos porvenir esta mañana a la 36.

Valentín Mosse: Buenos días, gracias a ustedes por recibirnos y abrirnos los micrófonos de nuevo.

 

HS: Bueno, en los últimos tiempos hemos recibido noticias, la verdad que nada positivas de la lucha que libran ustedes por el trabajo, desde hace tiempo seguíamos la situación de organización dentro de la situación de falta de trabajo, de desocupación; pero además a eso hay que agregarle situaciones que a veces la mayoría de la gente no conoce que ha sido el accionar del sindicato de la construcción, de sus dirigentes, en fin, ustedes dirán, que lo hemos visto en las páginas de La Juventud que les ha impedido en concreto acceder a posibilidades de trabajo que les surgían.
De eso queríamos hablar con ustedes en esta mañana. ¿Qué es lo que ha pasado, y además en distintas situaciones que han surgido? Esta con el Sunca es una de ellas pero también otros que les han prometido trabajo y que no se ha cumplido.

VM: Bueno, gracias por recibirnos, hicimos el esfuerzo de estar hoy acá con ustedes.
La verdad que es lamentable lo que nos está pasando, hace un año que conformamos la Comisión de Trabajadores Desocupados, que no sólo fuimos a reclamar sino que en al entender de nosotros, de la mano del reclamo tenía que venir el aportar determinadas soluciones también. Una de ellas era el tema de la capacitación donde golpeamos puertas habidas y por haber, fuimos a hablar con distintos diputados de distintos sectores políticos y logramos en algún momento que se llevaran algunos cursos a Santa Lucía de Inefop (Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional).
A esos cursos algunos compañeros pudieron acceder pero la mayoría no.

 

HS: ¿Por qué?

VM: Por distintas circunstancias como ser, por ejemplo, que uno de los cursos tenías que tener acceso a internet libre en tu hogar para hacer las tareas, una computadora, y bueno, es lógico que los compañeros que están pasando por esta situación bastante jodida se les complique para pagar internet y algunos ya hasta han vendido la computadora que tenían en la casa.
Entonces, ahí ya es una de las patas que nos queda renga porque los compañeros no pudieron acceder. Algunos porque no tenían terminado el Ciclo Básico, y en otros casos porque tenían más de 3º aprobado. Habiendo hecho 4º, por ejemplo, como Cristian que tenía 5º de Liceo, ya tampoco te correspondía hacer estos cursos.
Todo pensado como para que no los molestes mucho.
Después de eso, bueno, nosotros seguimos golpeando puertas, en Santa Lucía hicimos distintas movilizaciones, ustedes siempre estuvieron cubriendo con notas y acompañándonos con algunos compañeros allá. Para nosotros era muy importante porque pasamos todo el invierno haciendo un esfuerzo bárbaro el año pasado, llegamos a las fiestas haciendo rifas y demás donde logramos la posibilidad de que Papá Noel se hiciera presente en la casa de algunos compañeros, por lo menos en las familias que entendíamos que estaban más jodidas.
Y bueno, fue todo en base a rifas, en base a beneficios que hacíamos vendiendo alimentos en algunas actividades que habían en las localidades y demás.
Y por allá por el mes de febrero el alcalde de Santa Lucía, Raúl Estramil, lo llama un compañero del grupo, Rafael, él no quería hablar conmigo porque decía que yo lo debatía mucho, si pensás mucho no sirve.
Pero ahí logramos tener una reunión con el alcalde y con algunos concejales y nos ofrecen la posibilidad, mediante compra directa de la Alcaldía, la construcción de dos baterías de baño en dos espacios públicos distintos de la localidad; lo que vimos con muy buenos ojos, no sólo por la mejora de la localidad sino también porque nos generaba una fuente de ingreso. Pero para acceder a ese trabajo nosotros teníamos que conformar una pequeña empresa, una sociedad de hecho.
En ese momento 7 compañeros del grupo estuvimos dispuestos a tirarnos al agua y el 14 de febrero, acá están los papeles, la constancia de que nos anotamos en DGI, en BPS y todo lo que pagamos. De porque tuvimos que pagar $U 15.000 lo que juntamos con mil sacrificios, cortando uvas, haciendo changas.
Estuvimos más de 3 meses pagando DGI y BPS, tuvimos que darle de baja a la empresa, al final aguantamos el chaparrón hasta con un compañero solo inscripto y los otros socios que quedaban los dejamos en stand-by ahí entre DGI y BPS, no pagábamos y era más llevadero el último mes, pero para cerrar la empresa otro tanto de dinero como lo que hicimos para abrirla. Y nos llevó a la condición de que terminamos contra las cuerdas.
En el día de hoy hemos visto que hace aproximadamente una semana o 15 días que empezaron la obra de los baños en Santa Lucía con una cuadrilla de empleados públicos de la Intendencia. Entonces, no entendemos todas esas cosas, es como una burla que sentimos que han hecho sobre nosotros

 

HS: ¿Y cuando ustedes iban a preguntar por esto qué pasaba?

VM: No hemos tenido respuestas.

 

HS: ¿Pedían hablar con el propio alcalde y no los recibió?

VM: Nos evitaron, no está en la Alcaldía o no te contesta los mensajes. Y llega un momento en que, más allá de desocupados y todo también somos hombres, somos padres de familia y a muchos compañeros se les salta la térmica como se dice vulgarmente. Porque digo, tampoco tenés que estar todos los días preguntándole cuando ya te das cuenta que es un cachetazo que te están dando.

 

María de los Ángeles Balparda: ¿Pero hicieron lo que él les dijo?

VM: Sí, ahí está, ustedes tienen la prueba en la mano.

 

MAB: Hicieron lo que él les dijo, acá están los papeles de la DGI.
Invertís en fundar una empresa, pagás todo lo que hay que pagar porque vas a trabajar y con eso vas a recuperar esa plata pero además vas a tener trabajo y te hacen esto.

VM: Para nosotros ese era el puntapié inicial y después había conseguido distintos contactos de otros alcaldes en el departamento donde nos íbamos a presentar como empresa y con la salvedad de ya haber hecho un trabajo para otra Alcaldía, entonces eso era la entrada para nosotros para trabajar en el territorio y generar mejores condiciones para 8 o 10 familias de los compañeros que estuvieron dispuestos a hacer esto y tirarse al agua.
Y la verdad que hoy nos vemos contra las cuerdas mal porque, bueno, después de que nos pasa esto en febrero, estuvimos todo marzo y los primeros días de abril, en lo personal me surgió una changa en el departamento de Rocha, en las afueras de la ciudad de Lascano donde tuve la posibilidad, uno siempre va con eso, de meter 5 compañeros ahí a trabajar.
Estuvimos 3 meses, se terminó el trabajo, era un trabajo de albañilería de hormigón, la instalación de una bomba en una estancia grande que hay ahí. Ese trabajo se terminó pero eso nos llevó a que la empresa que nos había contratado ahí, que trabaja como subcontrato para Stiler, nos ofreciera trabajo y agrandar la cuadrilla hasta un máximo de 10 trabajadores en una planta de bombeo que se está haciendo frente al Parque Capurro, detrás de la planta de biodiesel allí.
Cuando el viernes 3 nos citaron, la empresa nos citó, nos dijo que nos teníamos que presentar el lunes 6 a primera hora, con las valijas, con todo para trabajar. El que conoce la construcción sabe lo que es mover la valija de un oficial herrero o un carpintero, no es nada fácil andar con todas esas herramientas al hombro. Vinimos, estábamos haciendo la charla de inducción que por convenio colectivo es obligatoria donde se habla de la seguridad en el trabajo y demás.
Y media hora antes de terminar la charla y de firmar los contratos, porque inmediatamente que te dan la charla en todas las empresas se firma el contrato, nos llama el dueño del subcontrato y nos dice que por decisión del sindicato no podíamos entrar a trabajar a la obra.

 

MAB: ¿El Sunca?

VM: Pedimos explicaciones, intentamos hablar con el dirigente sindical de la obra, no fue posible, nos dijeron que el comité de la empresa no permitía a su delegado hablar con gente que todavía no estaba trabajando en la obra.

 

HS: Qué increíble.

VM: Legalmente nosotros no estábamos trabajando pero sí nos habíamos presentado, nos habían traído la ropa, los zapatos.

 

MAB: O sea, la empresa estaba para tomarlos, y porque el Sunca dijo que no ustedes no tienen trabajo.

VM: No pudimos entrar.
Nosotros hacemos responsables directos a la dirección del sindicato, porque en la vieja escuela, cuando yo militaba lo que nos enseñaron los veteranos era: si hay problemas con la empresa, primero que entren los compañeros, después le paramos la obra y después vemos lo que hacemos, pero no le podés negar la oportunidad de trabajar. Que entren 3, 4, 5 si no llegamos a los 10.
La explicación que nos dieron fue que el comité de empresa que tiene Stiler, que son todos los delegados de todas las obras del país, presionó a la empresa madre, presionó a Stiler para que el subcontrato no tomara más gente.
En lo particular no sé si es algo personal, yo he tenido varias idas y vueltas, es bien sabido que a la dirección del sindicato y al compañero más mediático que tiene el Sunca que es Oscar Andrade no les gusta mucho que les rebatan las cosas, entonces no sé si viene por ahí la mano.
La explicación que nos dieron es que no era personal pero bueno, tampoco hemos recibido, les mandamos mensajes, les hicimos llegar algunos audios de whatsapp al mismo Andrade y nunca recibimos una respuesta. Ni siquiera de decir, bueno, mirá, queremos tener una reunión con ustedes o vamos a hablar con la gente de Stiler a ver qué pasó.
Y hoy vemos que más de 10 compañeros que íbamos a entrar ahí otra vez estamos contra las cuerdas, no tenemos laburo, se endurecen las condiciones laborales porque hay muchos inmigrantes que están trabajando por 300 o 400 pesos en las viñas de 7:30 de la mañana a 5:00 de la tarde sin parar, sin comer, sin nada y eso endurece más las condiciones en las que nosotros tenemos que salir a buscar trabajo. Y sentimos que bueno, que a lo último no tenemos trinchera donde pelear, no tenemos cómo darle de comer a nuestras familias, cómo defenderla. Volvemos a la misma de que compañeros que hacía más de 2 años que estábamos sin laburo empiezan a verla, porque fueron 3 meses y poquito donde uno empieza a tapar los agujeritos, a recuperarse.
Veníamos hablando con Cristian ahora en el viaje y decíamos, mirá, se generó la condición de que tenías la chance de decirle a tus hijos, tomá, andá a ver una película al cine en las vacaciones de invierno o comprarle un par de championes.

 

MAB: Sí, cosas básicas.

VM: Nos pasa, nos pasa y es duro, es recontra difícil sentir compañeros que te llaman por teléfono o que te los encontrás por la calle el Día del Niño con lágrimas en los ojos o recontra angustiados porque no tenían o tenían que disimular ese Día del Niño llevándolo a algunas actividades que se hicieron en las localidades de beneficencia, o que hace una gran superficie para captar clientes. Y bueno, los llevas ahí, les dan algunos caramelos, pero no es lo lógico. Nosotros lo único que queremos es trabajar, siempre decimos lo mismo.

 

MAB: Nos dice Laura que llamó Wilson recién, un trabajador de la construcción que le conocemos historias como esta que está contando Valentín, para ver si podía salir al aire. Le decimos que sí, que llame que sale. Lo vamos a tener porque seguramente, esto que están contando ustedes le ha pasado a otros trabajadores, el problema es que cada uno tiene que pelearla en el rincón en el que está, ese es el lío, y enfrentar todos los días la olla y todos los gastos y todo lo demás. Pero por supuesto que sabemos que a otros les ha pasado.

VM: Es difícil, nosotros seguimos con esa condición, y seguimos intentando levantar la bandera de dar la pelea para mejorar las condiciones.
El otro día le planteábamos en una reunión a algunos compañeros, tenemos que pelear, por ejemplo, para cambiar los cursos que se dan en UTU, para formar a los compañeros que vienen atrás nuestro. Nosotros ya, yo ya paso los 35 años entonces entrás a descontarla, pero sí.
El otro día hablaba en una barbería que hay allá que le estábamos dando una mano a un muchacho a que generara las condiciones para tener una barbería pero que enseña a otros chiquilines que andan en la calle y los saca de ese entorno.

 

MAB: Mirá vos.

VM: Y el muchacho nos decía, hablaba con los jóvenes y les preguntaba: ¿por qué dejaste la UTU? -No, dejé porque no me atrae lo que enseñan, yo no quiero ir a aprender panadería o costurería.
Yo les decía, ¿porque no te gusta trabajar en la construcción?
Y dice, sí pero tampoco quiero ir a barrer a la obra, si me enseñan a hacer cosas, me enseñan a leer planos.
Entonces, hay que cambiar la forma de enseñar en este país.
Yo es un desafío que se lo planteaba a cualquier línea política porque, si tienen la posibilidad de hacerlo y si hace 15 años que están en el gobierno, ¿por qué no lo han hecho? ¿Por qué no apostaron a que estas generaciones que vienen atrás no estén sufriendo lo que nos pasa a nosotros hoy?
Mejorar las condiciones, dejar de exportar materia prima.

 

MAB: Dar trabajo a la gente, seguro, exactamente. Sin trabajo es muy difícil.
Está Wilson Rodríguez por allí, buen día Wilson.

Wilson: Buen día. ¿Cómo andan?

 

MAB: Bien, estábamos pensando en vos, escuchábamos esto y pensábamos en cosas que nos has contado.

WR: Sí, yo llamaba para darle para adelante a los compañeros. Claro, ellos son más nuevos quizás y no les había pasado como nos ha pasado a muchos de nosotros que muchos ya están hasta afuera de la construcción porque no pueden entrar. Pero hay que ver que lo que hace Andrade no tiene nombre, pero hay que denunciarlo públicamente, porque uno lo ve en la tele y es otra persona.
En los zonales él pone gente para tratar de marcar a los que tiene que sacar, como mi caso cuando estábamos en el Antel Arena, me mandaron sacar por los delegados que él tiene ahí, los representantes.
Y le pregunto al capataz general, que lo conozco hace muchos años y me dijo, no, te apuntaron, te tocaron con el dedo a vos, porque la única cuadrilla que tenía laburo era en la que estaba yo y realmente nos sacaron, me tiraron para afuera.
Pero están en complicidad con las empresas ellos. ¿Qué pasa? Ellos dan manija por un lado, le dicen a la gente que tiene que pelear por un aumento salarial pero nosotros no los apoyamos; y entran en conflicto los trabajadores y ellos se matan de la risa. Después les dicen a las empresas, no, yo arreglo el conflicto. Entonces, entran a arreglar, pasan y arreglan, hacen levantar las medidas, una medida que hace perder jornales muchas veces a los trabajadores por pelear por algo que saben que no va a llegar.
Pero ellos están haciendo eso. Y Andrade uno lo ve y dice, "yo trabajé en tal lado" y no es cierto, él no trabaja, él cobra el sueldo de las empresas. Y como él hay un montón de funcionarios más.
Entonces, esas cosas como realmente a veces queda entre los trabajadores, muchos ya tienen miedo, se afilian algunos al Sunca por miedo para que no los corran, pero otros no quieren saber nada con el sindicato porque piensan que el sindicato es el enemigo. Y el enemigo no es el sindicato, el sindicato es la herramienta, los enemigos son estos dirigentes que hoy tiene el sindicato, muchos de ellos, que llaman a asamblea como llamaron el otro día y fue un acto político. No fue una asamblea, fue un acto político de Andrade, llevó a la gente de él, llevó a Abdala y algún otro más. Pero son cosas que la gente muchas veces no ve y se queda quieta porque tiene miedo de perder el laburo, por una cosa o por otra, pero esas cosas pasan. Hay que denunciarlas, pelearlas y hablar con todos los trabajadores de la construcción para decirles estas cosas como son.

 

HS: Ahora, Wilson, esto que les pasó a Valentín y sus compañeros de estar en la puerta ya prontos para entrar a trabajar, no es sólo que excluyen a los que pueden una actitud de cuestionamiento, crítica, que ya tienen una trayectoria de militancia sindical o ese tipo de cosas, excluyen en general cuando ya no estás alineado directamente al Sunca y al poder dentro del Sunca, digamos.

WR: Sí, es así. El tema es que ahí la mayoría, porque el otro día hablaba con la minoría que tiene el sindicato que antes estaban juntos y ahora están separados, y les preguntaba cuándo se reunió el Ejecutivo. Y me dicen, no, no esto viene de arriba y ellos no lo denuncian, porque si la minoría denunciara estas cosas creo que tendría que cambiar radicalmente todo esto.
Porque yo estoy seguro que hasta en el Ministerio de Trabajo saben todas estas cosas que están pasando porque hay gente allí que lo sabe. Pero tampoco nadie hace nada, está con el poder, le dan para adelante y quedan quietitos, nadie habla.

 

MAB: Está claro.
Capaz que es bueno que se encuentren, que conversen, porque en esto lo peor es el aislamiento de un trabajador, o de un grupo de trabajadores como nos consta en este caso de varias familias que están buscando salida en forma conjunta

WR: Claro, porque vos imaginate lo que es la escena de ellos, están para entrar y los cortan. ¿Por qué los cortan? Porque Mosse, este compañero que ha tenido algunos choques con Andrade quizás o con la dirección mayoritaria del sindicato, pero eso lo vemos en las obras.
Uno lo ve, tiene más años, lo ve más seguido, estos últimos tiempos. Antes uno se sentía orgulloso cuando las empresas, por defender a los trabajadores los corrían, pero hoy en día los corren los dirigentes del sindicato, no son las empresas. Y en complicidad con los dueños

 

MAB: Está claro. Bien, Wilson, te agradecemos que hayas llamado, es importante hacerse presente también

W: Sí, y darle para adelante a los compañeros, de a poco, hay que seguir hablando, conversando y participando en todos los lugares donde hay movimientos para poder revertir esto.

 

MAB: Mandó Cecilia también un mensaje que dice, "Un afectuoso saludo a los entrevistados, les agradecemos por mostrarnos esta cruda situación que están viviendo. Uno siente un dolor muy grande e impotencia de ver jóvenes que quieren trabajar dignamente. Nos queda difundirlo y militar para el cambio".

VM: Muchas gracias.

 

MAB: Nosotros vamos a seguir en contacto, obviamente.
No sé si queda algo más que quieras agregar ahora.

VM: No, no, agradecerle a Wilson, nosotros vamos a seguir con esta pelea. Sabemos que esto nos lleva contra las cuerdas como dije anteriormente, como decía Wilson nos cierran las puertas de las obras. Yo no soy una persona de quedarme cayado, esto también lo que hizo fue debilitar la fuerza de la Comisión de Trabajadores Desocupados, nos pasó acá, les pasó a los compañeros que están en Treinta y Tres, el otro día hablaba con una de las compañeras de allá y nos decía que los han ido debilitando.

 

MAB: Es que juegan al desgaste.

VM: Les pasó a los compañeros de Soriano, por suerte está Cristian allá que se pone el cuadro al hombro y sale a pelear con el cuchillo entre los dientes, como se dice siempre.
Pero bueno, nosotros vamos a seguir por este camino, sabemos que el año que viene y ya a fines de año es año preelectoral y entonces algunas puertas se pueden abrir donde golpear, donde pararse en una esquina en un acto y demostrarles la realidad.
Lo que decía de Oscar Andrade, la verdad, es lamentable, es lamentable la actitud de Oscar y del séquito que tiene alrededor, de cerrar las puertas, porque yo creo que esos debates se dan puertas adentro en el sindicato, tendrían que abrir las puertas tiramos la llave y bueno, como decía el compañero Ponte, uno de los más veteranos allá en Santa Lucía, "si es tuerto es gallareta, pero no te pueden..."
Nosotros tenemos un compañero de 40 años de militancia sindical, social y demás, le cerraron tanto las puertas que lo dejaron sin trabajo, se quedó hasta sin casa, quedó viviendo en un camping en un momento, y esas cosas son las que a nosotros nos siguen chocando, molestando y lo que vamos a denunciar siempre.
Yo quiero agradecerles.

 

HS: ¿Valentín, querés dejar algún teléfono por si alguien se quiere comunicar con ustedes o por trabajo?

VM: Sí, 093 652 904 es mi número de teléfono.
Vamos a seguir en esta pelea, allá es muy difícil, el alcalde nos hizo lo que les contaba antes, después se han hecho casi mil metros de vereda con la empresa que estaba haciendo la Ruta 81, vereda entendamos contrapiso de hormigón que lo podíamos haber hecho los trabajadores de la localidad. No se cumple con el llamado de la ley de mano de obra local, se sigue sin cumplir, ahora hay otra empresa que está haciendo pluviales y saneamiento, trajeron gente de otros lados y no llamaron ni a un peón en Santa Lucía.
Entonces, es complicado, da para hablar mucho, pero bueno. Nosotros agradecerles a ustedes y vamos a seguir en esta pelea.

 

MAB: Un saludo a los demás trabajadores y a las familias.

VM: A todos, gracias.