“EL CONSEJO DE SEGURIDAD DEBE QUITAR EL ESTIGMA DE QUE ESTE ÓRGANO ES PRECISAMENTE ESTADOS UNIDOS”
Intervención del canciller de la RPDC Ri Yong Ho en Asamblea General de ONU

 

El canciller coreano Ri Yong Ho, quien presidió la delegación de la República Popular
Democrática de Corea, hizo uso de la palabra en la reunión plenaria de la 73ª sesión de la Asamblea General de la ONU, celebrada en Nueva York. “Con la firme voluntad de convertir la Península Coreana en la tierra pacífica sin armas y amenaza nucleares, el Presidente del Comité de Estado de la RPDC, Kim Jong Un, trajo la nueva fase de alivio dramático de la situación de la Península Coreana al abrir la brecha importante en la mejora de las relaciones entre el Norte y el Sur de Corea y entre RPDC y EE.UU. y en la activación de los vínculos de amistad y cooperación con los países circunvecinos mediante las actividades diplomáticas con los cumbres”, dijo el Canciller.
Añadió que “el problema clave en consolidar la paz y la seguridad de la Península Coreana es la implementación estricta de la Declaración Conjunta RPDC-EE.UU. acordada y aprobada en el histórico encuentro y conversaciones Cumbre RPDD-EE.UU., sostenidos en junio pasado en Singapur. A fin de ejecutar satisfactoriamente ese documento hay que eliminar la desconfianza entre los dos países, acumulada durante varios decenios y, para el fin, los dos países deben prestar más atención que antes a la creación de la confianza”, señaló.
Al mismo tiempo dijo que “para la desnuclearización de la Península Coreana hay que realizar por etapa los trabajos posibles anteponiendo la creación de la confianza y ateniéndose a los principios del establecimiento del sistema de paz y de la acción simultánea, lo que es nuestra posición. Pero, no podemos observar ninguna respuesta correspondiente de EE.UU.”
El estancamiento “de la ejecución de la declaración conjunta se debe enteramente al país norteamericano que se vale del método arbitrario inconveniente a la acumulación de confianza. La atmósfera de mejoramiento y cooperación creada en estos días en las relaciones intercoreanas demuestra bien la importancia de la creación de la confianza”.
Kim Jong Un sostuvo que “los opositores políticos norteamericanos frecuenta no cesa de hablar que no puede confiar en la RPDC utilizándolo como pretexto para atacar a su rival político e imponen a su administración que presentar la demanda unilateral inaceptable por la RPDC, poniendo los obstáculos en la marcha del diálogo y negociaciones.
Recurrir a la manera coercitiva inculcando la desconfianza en el interlocutor no dará ninguna ayuda a la creación de la confianza, sino agrandará la desconfianza en la contraparte”.  
El espíritu importantísimo de la Cumbre RPDC-EE.UU. es que acordaron solucionar de manera completamente nueva, los problemas liberándose del viejo método.
En este momento tan clave, EE.UU. debe tomar el juicio clarividente de que la ejecución sincera de su promesa hecha en Singapur es favorable al interés estatal de EE.UU. y tiene que mantener el nuevo método para la resolución de las relaciones bilaterales, indicó.
Entonces, la declaración conjunta RPDC-EE.UU. tendrá la perspectiva de ejecución.
Si ese documento se convierte en la víctima de la política interior de EE.UU., éste será la mayor víctima de las consecuencias imprevisible.
La solución de las relaciones RPDC-EE.UU. y del problema de la Península Coreana constituye un artículo más fundamental para realizar el tema de la Asamblea General: ‘Construir la ONU necesaria para todos y el liderazgo mundial y la responsabilidad común para la sociedad pacífica, igual y sostenible’, afirmó.
La ejecución de la declaración conjunta RPDC-EE.UU. deviene la responsabilidad común de estos dos países y la ONU juega un papel decisivo en ella.
No se puede calificar de normal el hecho que el Consejo de Seguridad de la ONU, que solía a expresar la “preocupación”; por la situación tensa de la Península Coreana, da espalda al precioso ambiente pacífico, creado este año en la Península Coreana.
Al contrario, el Consejo de Seguridad muestra una actitud extremadamente de negar hasta la propuesta de algunos países  miembros de publicar la declaración presidencial en apoyo a la Cumbre RPDC-EE.UU. y la declaración conjunta”, indicó.
“La ONU debe practicar el tema de la presente reunión en su acción real para la resolución del problema de la Península Coreana, de modo que el Consejo de Seguridad  de la ONU debe quitar cuanto antes el estigma de que este órgano es precisamente EE.UU”, finalizó.