GUILLERMO "PITOTO" FERNÁNDEZ: “UNA VIDA CONSAGRADA A LA ORGANIZACIÓN Y A LA CAUSA, A LA REVOLUCIÓN”
Entrevista a María de los Ángeles Balparda y Miguel Beloqui,  13 de noviembre de 2018.

 

Miguel Beloqui y María de los Ángeles Balparda, integrantes de la Dirección Nacional del 26 de Marzo compartieron la mañana de la 36 con Diego Martínez y Hernán Salina para recordar a Guillermo “Pitoto” Fernández a seis años de su desaparición física. Beloqui indicó en primer término que “es un entrecruzamiento de sentimientos pero predomina el recuerdo grato de la vida de Pitoto, de la presencia, del compañero en todas las tareas, que participó durante tantos años, un compañero tan cercano, de los más cercanos que hemos tenido en nuestro militancia, se nos alejó de esta forma y sin embargo lo sentimos tan presente en todo lo que hacemos”. Agregó que “es una gran fuerza de renovación, entusiasmo para continuar las tareas cotidianas como si estuviera junto con nosotros”. “Su memoria era un recurso, lo practicaba y lo ejercitaba, como preparando un plan de un acción”. Por su parte María de los Ángeles dijo que a Pitoto “lo reivindicamos en toda su trayectoria política. El MLN, toda su vida tupamara, desde el principio hasta el día de su muerte. Un enfoque para estar preso, encontrarle un objetivo a la cárcel y después eso transformarlo en la Organización que tenemos hoy”. Durante el programa también se escucharon tramos de notas y entrevistas realizadas a Guillermo “Pitoto” Fernández. Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/homenaje-pitoto-13-11-2018-audios-mp3_rf_30025862_1.html

 

Diego Martínez: Bueno, los -no sé si decirles entrevistados- son los compañeros Miguel Beloqui y María de los Ángeles Balparda que van a estar con nosotros esta mañana recordando al compañero Pitoto, a Guillermo Fernández, al cumplirse 6 años de su fallecimiento, a quien extrañamos mucho en la Radio además.

María de los Ángeles Balparda: Y los oyentes también, porque muchos oyentes lo tenían muy identificado a Pitoto desde todo punto de vista, y por lo tanto también ellos, no es que son observadores nomás sino que los oyentes tienen para decir sobre quién fue Pitoto y lo que consideren que es necesario destacar sobre él.

 

DM: Bueno, me gustaría comenzar por ¿qué importancia tenía Pitoto para la Organización? ¿Por qué hoy lo estamos recordando? Porque es importante claramente lo que él fue para la organización, para el 26 de Marzo.

Miguel Beloqui: Bien, bueno, buenos días.
Primero que sin ningún lugar a dudas, una presencia que a pesar de las circunstancias no es física, por supuesto, pero que con un entrecruzamiento de sentimientos indudable también, pero que predomina claramente el recuerdo grato de la vida de Pitoto, de la presencia de su actividad, compañero en todas las tareas que hemos participado durante tantos años y que sin duda, bueno, un compañero tan cercano, de los más cercanos que hemos tenido en nuestra militancia y de tantos años, el que más podemos sentir que se nos alejó de esta forma y que sin embargo lo sentimos tan presente en todo lo que hoy hacemos.
Justamente el motivo de recordarlo aquí es hacer más vivo ese recuerdo, porque de todos los que, yo desde ayer que me propuso Sandra participar en esto, he estado repasando y recordando justamente todos los momentos compartidos y vividos. Y bueno, es fundamentalmente eso, es una gran fuerza de renovación y de entusiasmo, para continuar las tareas cotidianas. Hoy mismo, como si lo tuviéramos junto a nosotros.

 

DM: ¿Vos lo conociste en el Penal?

MB: Seguro, personalmente sí. Él era de los más veteranos en el penal ya. También estaba tratando de recordar el número, porque para nosotros, los que estuvimos por allá, el número es como una marca, es casi como una medallita ahí.

MAB: Pitoto era un fichero de los números además de los presos.

MB: Él tenía una memoria impresionante.
Entonces, yo creo que él era por el 200 y algo, no estoy seguro.

 

MAB: Ahora, alguno nos va a decir.

MB: Yo llegué bastante después cuando el Penal estaba más organizado, él era maestro de cocina y tenía una gran actividad en la parte que nos permitían hacer en el Penal.
Y luego, por supuesto, a lo largo de toda la actividad en el Penal, fue de los del desarrollo de todos los estudios y la formulación de los famosos 6 puntos y todo aquello. Fue un hombre clave en la transmisión justamente, con esa característica de memorizar, era grandioso.
También, una característica que después se puede retomar en cuanto a la participación de él en la formación teórica y en las escuelas, en los grupos de estudio, que nosotros siempre hemos aprendido y desde las épocas del MLN también, el tema que para cada actividad y para cada tarea había que hacer un plan y que el plan tenía que estar por escrito, si no estaba escrito no era plan.
El asunto es que en aquella época y en los primeros tiempos, en los tiempos del MLN más bien y afuera, el tener las cosas por escrito a su vez era un riesgo, y en el Penal ni qué hablar, tener textos y libros de estudio por escrito, que se hacían por supuesto pero había que esconderlos muy bien.
Entonces, la memoria de él era un recurso impresionante, lo practicaba y lo ejercitaba permanentemente. O sea, cada cosa que se iba a hacer luego, a él le quedó como método incorporado en toda su vida prácticamente, que él repasaba de memoria todas las cosas cómo se tenían que hacer y cómo se iban a hacer y cómo se iba a llegar a tal punto y a tal lugar y tal momento, todo de memoria permanentemente como repasando un plan de un operativo o de una acción.
Eso fue el período del Penal donde nosotros todos hicimos ese proceso de aprendizaje y de estudio con ese mecanismo de memorizar y transmitir las ideas y los textos hasta de memoria.
Él fue muy valioso en ese trabajo porque además tenía esa facilidad y tenía conocimiento de muchos compañeros que ya desde esa época era muy respetado, ni qué hablar.
O sea que fue también en ese período ya una referencia importante en la actividad de la organización que fue, digamos, la organización que conocemos hoy fue como fundada o refundada en esas condiciones del Penal. Porque hubo mucha cosa que se llevó de la historia anterior pero mucha cosa que hubo que recrear o refundar vamos a decir para continuar con la perspectiva y para mantenerse firmes allí en esas condiciones. Porque el objetivo siempre fue salir bien preparado, mejor que como entramos, y ese objetivo se logró perfectamente.
Y bueno, Pitoto fue uno de los que logró pasar ese período y todo ese transcurso con grandes méritos, con grandes logros.
Y bueno, y son desde entonces, tantos años que han pasado y que a veces, en lo personal, juntos en muchas cosas y otras veces a la distancia, porque nos tocó estar hasta en diferentes partes del mundo

 

DM: ¿Llegaron a coincidir en el exterior igual un tiempo?

MB: Sí, sí, en distintas ocasiones, en distintos lugares. En Suecia, en alguna visita en Cuba, en Nicaragua, en algunos pasajes también, unas visitas. O sea, siempre conectados desde ese momento con un plan general que era el de la actividad de la organización desde el momento en que salíamos del Penal.
Que se mantiene y se viene afirmando en las nuevas etapas que nos toca vivir, aún en estas circunstancias donde no contamos con él físicamente acá pero que sin duda está más presente que nunca

 

DM: Perdón que se me despierte una curiosidad muy cortita, pero no eran tiempos ni de internet ni de telefonía celular, era otro tiempo, estaban en diferentes partes del mundo ¿cómo era la comunicación?
 
MAB: Por correo

MB: Sí, correo, telex

MAB: Yo creo que una cosa para decir de Pitoto también es que nosotros lo reivindicamos en toda su trayectoria política. El MLN, toda su vida tupamara, desde el principio hasta el día de su muerte.
¿Por qué vos podés reivindicar a alguien así en toda su trayectoria?
Porque tuvo una coherencia extrema. Entonces él, la parte de la que está hablando el Ñato, desde el ‘73 que es cuando vos lo conocés, de ahí para adelante lo que reconocemos nosotros es todo el período que viene después de la reconstrucción. O sea, una forma de estar preso, un enfoque para estar preso, encontrarle un objetivo desde el punto de vista de los militantes, de la organización a la cárcel, y después eso transformarlo en la reconstrucción de una organización que es la que tenemos hoy, con un diputado, con agrupaciones, con todo lo que tenemos. Pero Pitoto es toda esa línea y la reivindicamos de punta a punta.
Digo porque hoy, aunque parezca mentira, vimos una especie como de esos afiches que hacen en internet, el MPP mencionando a Rómulo Rodríguez.
Rómulo Rodríguez que nosotros lo escuchamos en esta Radio muchísimas veces diciendo lo que había hecho el MLN, con lo que no había cumplido el MLN y siendo parte de esta construcción que nosotros tenemos hoy.
Y ellos hoy parecería que como está muerto vos podés decir lo que se te antoje.
Y nosotros creemos que hay que ser muy fieles a una trayectoria en este caso de Pitoto que fue una vida entera consagrada a militar y a hacer la revolución. De punta a punta, con los defectos, con las carencias, pero con las grandes luces que es lo que nosotros destacamos.

 

HS: Esto más que una entrevista es un intercambio entre compañeros que tuvimos el privilegio de conocerlo. Incluso anoche, escuchándolo a él, seleccionando tramos de audios de entrevistas que vamos a escuchar, entrevistas aquí en la Radio, participaciones en la Radio, él habla de eso que decía Ángeles también de los traidores homenajeando a compañeros u olvidándose de compañeros, del uso de la memoria, de todo eso que lo vamos a escuchar, entre otras cosas hablando de sus comienzos también en el MLN.
Yo recuerdo, el momento exacto en el que lo conocí al Pitoto en un Encuentro Nacional del 26, que él viajó desde Río, era un salón allá en el Local Central lleno. Entonces, cuando lo vi ya estaba él en la mesa hablando, lo presentaron como el compañero de la agrupación de Río y yo tendría 19 años, por ahí.
Y él arrancó -me quedó eso- diciendo, bueno, primero que nada tenemos que agradecer que nosotros estamos acá por el Cotorro, el Rata, no sé, dijo todos los apodos que ya causaron gracia, y empezó. Lo primero que hizo fue acordarse de los compañeros que habían quedado trabajando en Río, en los boliches que se tenían en Río para generar finanzas, sobre cargados de trabajo para que él pudiera viajar al Encuentro.
Entonces ya me enganchó con esa actitud, más allá que además dijo los apodos que también eran llamativos, ya eso como joven me acuerdo que en un Encuentro lleno de informes y cosas, ya me enganchó la atención como arrancó agradeciendo y recordando a los que no podían estar ahí en el Encuentro.
Adriana escribe y dice: "Hay que destacar esa coherencia en la trasmisión que hacía de la ideología y los valores revolucionarios también, particularmente a los jóvenes pero con todos los compañeros. En el mano a mano era insustituible, te trasmitía una fuerza...
En la diaria siempre estaba presente, preocupado por el compañero, dando una mano en todo y a todos. ¡Arriba los compañeros!"
Vamos a escuchar a Guillermo Fernández, a Pitoto, hablando precisamente de sus comienzos en el MLN, de sus comienzos en la militancia revolucionaria:

Guillermo Fernández: (...) Yo tenía 17 años, estaba trabajando y buscando.
Me acuerdo una pintada que había en la calle que se llamaba Ganaderos todavía, por donde pasaba el ómnibus 147 en el que iba a trabajar que decía "El que siembra hambre, recoge tupamaros". Siempre me llamó la atención esa frase pintada en un muro ahí, no sé si la calle era Susviela, una más acá o una más allá, por donde pasaba el 147, a mí siempre me llamó la atención.
Lo que pasa que, para ubicarse, hacía un mes que habían sido las elecciones en Uruguay. No sólo que ganó Gestido, el problema es, porque ahora dicen los tupamaros empezaron a accionar cuando estaba la Constitución vigente y no sé cuánta cosa más, pero había triunfado la reforma naranja que era una centralización. Era un golpe de Estado institucional, era la concentración de todos los Poderes en el Ejecutivo, en esos años empiezan, ya había terrorismo de derecha por donde quisieras, muerto un bebito en la calle Yí en un local del Partido Comunista con una bomba incendiaria.
Era un nivel de enfrentamiento, de lucha brutal. O sea, lo que pasa es que la caída de Flores marca un momento que dice, bueno, acá fue el primer compañero caído en combate.
El día de las elecciones mismo, de noche, se había robado la armería El Cazador ahí en la calle Uruguay aprovechando las elecciones que estaba permitido jugar a la taba, todas las cosas esas, se provechó eso y se llevaron decenas de armas de esa armería.
O sea, siempre salían noticias en los diarios lo que despertaba la expectativa sobre todo de los jóvenes, pero tampoco era sencillo dar con la organización, era un Uruguay convulsionado sin duda de aquella época. Ahora que sentís que dicen, digo para los jóvenes de ahora, cuando dicen, sí, pero nosotros habíamos ganado las elecciones -dicen los blancos- a través de elecciones democráticas y en ese momento comenzaron acá con la lucha armada pero ellos tenían los golpistas Algarrondo y todos esos dentro de sus filas con amenazas de golpe concreto a partir de la situación que se vivía en América Latina, en Brasil concretamente.
El asunto es que ahí, a partir del 59 para adelante que la Revolución Cubana despierta en todos lados, empiezan las manifestaciones, a canalizarse la lucha por otros caminos. A mí me reclutó el Gorila Ramos, Horacio Ramos. Nosotros andábamos buscando con un compañero de trabajo que ahora es suplente de senador, ni lo voy a nombrar tampoco, andábamos buscando cómo engancharnos con la organización y sentíamos olor a lucha y todo eso en la Escuela de Bellas Artes, entonces nos arrimamos ahí, sin tener ni idea de lo que eran las Bellas Artes ni nada por el estilo, pero buscando que por ahí capaz que podía estar la cosa.
Y realmente había ahí militancia y todo eso pero no era lo que exactamente buscábamos. Nosotros lo que buscábamos era a los tupamaros, esto te hablo de fines del 67, el 68, Líber Arce, todo, imaginate la convulsión que había, hasta que al final en el 69 damos con un compañero donde trabajábamos que dice, mirá, ustedes me parece que andan buscando más que el sindicato, una cosa más. Yo voy a ver, tengo un amigo que me parece que los puede atender.
Y fuimos, nos encontramos en los Cuernos de Batlle con Horacio, que tampoco lo conocíamos por ese nombre, era Nicolás, nos dio un portafolio y dijo: tomá, llevame esto y mirá para abajo así no ven a dónde vamos.
Y fuimos, llegamos a una casa que relente hasta hoy no sé dónde es, sé que es por las inmediaciones de los Cuernos de Batlle, y me dice, bueno, ponelo ahí arriba. Y yo había llevado confiado el portafolios, como que llevaba adentro unos papeles, que me iban a explicar algo, me pide que abra el portafolios y cuando lo abro, adentro había una 45, un 38, el reglamento de la organización -de esto te hablo a mediados del 69- el reglamento del MLN, el Documento Nro. 1 que había salido en el 68, un año antes y un Manifiesto Comunista. Para que vean el nivel de los compañeros, después me enteré que Horacio Ramos era un compañero cristiano, militante, combativo y nos recluta así. Dice, bueno mirá, la organización es esto, nos muestra el Documento Nro. 1, está regido por esto y nos muestra el reglamento, lo que busca es esto y nos muestra el Manifiesto Comunista y lo vamos a lograr a través de esto y nos muestra las armas.
Una síntesis brutal en 5 minutos que era el tiempo necesario para la impaciencia natural, lógica y propia de un joven que te dicen, tomá, leete estos 3 tomos de El Capital y después te tomamos una prueba, ahí hay parámetros, si nos hacían todo eso antes. ¿Porque qué pasaba? Era tal el ambiente que había en el país, el nivel de la lucha de clases era tal, los asesinatos como estos, la Toma de Pando, los asesinatos de Curtelli, Zabalza, Salerno también que cuando los agarran y los ejecutan ahí, todo dentro del gobierno constitucional”.

 

DM: Escuchábamos ahí la palabra de Pitoto un día donde se recordaba al primer tupamaro caído en una charla que tuvimos con él aquí.
Nos manda Clapton un mensaje que dice: "¿Cuál fue la razón por la que se deja el nombre MLN por 26 de Marzo?"

MB: No se deja ninguno sino que el 26 de Marzo surgió en la campaña electoral del ‘71 que respondió a lo que se le llamó la tregua electoral, una tregua del MLN para participar democráticamente o legalmente en las elecciones.
Entonces, el 26 de Marzo fue desde ese momento la organización política legal y de masas que expresaba, en el plano de la lucha legal, las concepciones y la estrategia. O sea, el MLN apoyó y activamente participó en la campaña del acto electoral del ’71.

MAB: Exactamente.
Y hay que decir también que lo que se hizo fue que se tomó la decisión de reconstruir el 26 de Marzo. Se suponía, porque esa decisión está tomada en la cárcel, la reconstrucción del 26 de Marzo, y se suponía que los dirigentes del MLN que estaban presos en ese momento, rehenes ya, a la salida o antes iban a llamar a su reconstrucción también.
O sea, esto era desde militantes que no eran de primera línea, o sea, no eran los jefes los del 26 de Marzo.

MB: Claro, no. Y la expectativa, por supuesto, cuando salíamos del Penal con todo el proceso de organización interna que se había tenido y con el pan de reconstruirnos en el exterior, el objetivo número uno era encontrarse con los restos o vestigios de organización que debería existir o mantenerse en algún lugar en el exterior.
Y la buscamos por todos lados, desde Cuba hasta Rusia, hasta Moscú.

 

DM: Hay seguramente muchos oyentes que estén escuchando y no saben por qué se está hablando de este hombre, por qué era tan importante. ¿Cómo era Pitoto? ¿Qué cosas lo caracterizaban? ¿Cómo era su personalidad, su trato hacia los compañeros?

MB: Yo creo que en el primer audio que se escucharon las palabras de él, él transmite muy genuinamente, muy claramente, la vivencia que tenían los jóvenes o los que teníamos en esa época, él es un poco anterior a nosotros pero, el espíritu o las emociones, las vivencias que se tenían de la sociedad y del mundo, en ese momento eran muy justicieras como lo que alude también Hernán me parece en base a la canción Rebeldes, pero la rebeldía basada en la injusticia, la rebeldía más profunda, sana y genuina contra las injusticias de la sociedad. ¿Por qué alguien tiene poder y tiene riquezas, y tantos que la sufren porque no la tienen y tienen que soportar el poder y los abusos? Y bueno, eso ha sido para todos los revolucionarios siempre las primeras detonantes o los primeros sentimientos más que los argumentos teóricos y las razones que explicaban y siguen siendo la explicación racional profunda de las causas de por qué surgen esos fenómenos contradictorios y antagónicos que inevitablemente se resuelven con la rebeldía. La rebeldía organizada, madura, sólida y firme, pero que siempre también contiene esos sentimientos más profundos.
Bueno, las características de Pitoto en muchos aspectos también nacen de eso, en un espíritu muy sensible, muy claro de interpretar la esencia de la naturaleza humana misma que lo lleva a ser intransigente, a ser radical.
Una palabra que usaba Ángeles, el compromiso consagrado.

MAB: Sí, había consagrado.

MB: Había consagrado.
Porque esa definición ya que es una definición madura de comprometer la vida en pos de la causa que resuelva todas estas contradicciones, es una de las características que Pitoto se ve como transparente, trasluce todos sus actos y todas sus opiniones a veces que parecen hasta chocar, pero que son la esencia en definitiva del revolucionario que ante muchas situaciones pueden manifestar hasta impotencia pero que cuando se comprende a través del estudio, a través de la maduración política, ideológica de la necesidad de la organización y de consagrarse para darle a esa organización todas las fuerzas, toda la vida, y es cuando se ve la transformación que se logra en el trabajo permanente y constante en esa dirección.

MAB: Pitoto, una forma de ser con la gente, con los compañeros y con los que no son compañeros, muy cálida, muy cercana, acortaba todas las distancias, sacaba todas las distancias; seguramente en el entendido de que todos pueden ser compañeros, si no son jodedores.

MB: Claro, intransigente e implacable.

MAB: Totalmente abierto con cualquier persona capaz de establecer una conversación con cualquier persona que so no todos lo pueden hacer, hay algunos que sólo pueden hablar con un "determinado nivel", de un determinado nivel para arriba. Pero con cualquier, no cualquier puede conversar, mantener una conversación.
Vos lo veías, yo recuerdo en pueblo Abayubá un día en una reunión en casa de familia, como si hubiera estado toda la vida sentado ahí en esa reunión, conversando con la gente. Cercano, alegre, alegre por el entusiasmo, no alegre manijero, el entusiasmo de la convicción de lo que pensaba y de lo que estaba haciendo con sus compañeros, un entusiasmo desbordante.
Yo lo conocí en Cuba, llegué cuando había sido la invasión a Granada, al otro día o ese mismo día, no me acuerdo, y él estaba en el aeropuerto esperando. Yo no lo conocía, pero me imaginé que era él porque era todo una cosa, así como si estuviera en el estadio, ¡vamo' arriba!, así, una cosa impresionante y cuando llegué al lado me dice: ¡no sabés en qué momento llegás a acá! Era el mejor momento de la historia del mundo con ese pueblo cubano que quería defender a Granada, contra el imperialismo. Un entusiasmo así, contagioso y con mucho contenido, profundo, verdadero, auténtico, ese entusiasmo. Que es imprescindible para la lucha, es imprescindible el acortar las distancias con el pueblo y es imprescindible estar entusiasmado. Es imprescindible tener buen clima, crear buen clima, Pitoto acá en la Radio nos creaba un buen clima enseguida, a los apurones, a os empujones nos creaba el buen clima, a veces diciendo cualquier disparate. Vos decías algo y te lo tiraba abajo pero así de un palazo, pero en un clima que enseguida te incluía.

 

DM: Con todo el respeto al resto de los compañeros, era la mejor puerta de entrada para la Organización.

MAB: Sí, sin duda

 

DM: Para los que recién llegamos hablar con él, que él nos contara cosas, era una forma muy apetecible de aprender.

MAB: Sí, y yo creo que por eso también lo de los jóvenes, porque siempre se dice el apego de los jóvenes con Pitoto, parece que fuera por una cuestión marxista leninista, que lo es, y la formación, pero también era por esa condición, en la cercanía que él tenía con los jóvenes. Y por eso los niños también, a los que Pitoto nunca les hizo un cursillo, los niños también lo querían mucho a Pitoto, siempre lo identificaron. Todos los niños identificaban a Pitoto como uno de los buenos.
Y eso también, por esas condiciones, que no lo digo para hacer la apología de Pitoto, digo, aprovecharlo a Pitoto consagrado para decir que esas cosas son necesarias en la militancia. Digo en una organización como la nuestra, si fuera en otro tipo de organización, con que llegues en hora a la reunión, firmás el acta, alcanza. Pero en una organización como la nuestra donde se juega todo y es para siempre, vos tenés que tener por lo menos la preocupación de ser así, de ser como Pitoto.

 

HS: Vamos escuchar otro tramo de declaraciones de Pitoto, Guillermo Fernández, aquí en la Radio, valorando lo que se sentía al ingresar al MLN en aquella época, previo a la dictadura, mencionando la importancia que él daba al mantener la lucha en honor también a los que cayeron combatiendo en distintas circunstancias, y también hablando un poco ya del presente más cercano de estos años.

GF: Que te reclutaran era como un honor, era haber dado con una cosa, y todavía te decían, bueno, pero no contestes ahora, llevate el reglamento y dentro de 2 o 3 días me contestas. Lo llevábamos escondido en la media, después escondido en el colchón en la casa de uno para que no lo pudiera ver nadie, ya empezaba también el anonimato que era una cosa que te cortaba el cordón umbilical con el resto de los que te conocían de la otra vida vamos a decir.
Bueno, a partir del 66 para adelante comienza la clandestinidad de los compañeros cuando la organización es casi diezmada ahí y se reconstruye de vuelta.
Ya cuando nosotros entramos en el 69 ya era una organización andando, fijate vos que en ese año se hace la Toma de Pando cuando habían matado al Che hacía 2 años, en octubre, manteniendo en alto la antorcha de la lucha armada cuando la caída del Che es un menos para todo el movimiento guerrillero de América Latina.
En cambio ese es el gran acierto de la organización.
Entonces, sólo el hecho, el aspecto moral este, el que te educaron de chico a vos, aunque sepas que te van a cagar a piñazos, no abandones a tu amigo en la escuela, en el liceo, o venir con un ojo morado o que el otro fuera con un ojo morado. Imaginate cuando convivís con compañeros de estos, a nosotros todavía que éramos militantes, éramos cobertura de un boliche donde iban muchos compañeros, teníamos la suerte de conocer a muchos compañeros, entrañables compañeros, que algunos murieron y otros no.
Es una cosa que nos tiene siempre pendientes de qué hubiesen hecho ellos, por ejemplo, ante tal cosa. Ante tal cosa qué hubiese hecho fulano, el Canario Enrique. Me acuerdo con el Canario Enrique, él también era cristiano, para que veas qué maravilla el MLN. Determinaba, el enemigo principal, la contradicción era oligarquía - pueblo, los oligarcas eran esos y pueblo era todo el resto. Llegabas a aquellos sectores que no llegaban los partidos tradicionales de izquierda por su concepción, por el gran anticomunismo existente por supuesto en este país, pero también con una concepción de la lucha porque muchos llegaban al Penal con esto así, por ejemplo: Ah, bueno, yo por suerte voy a salir antes porque por suerte no tengo hechos de sangre.
Entonces, "por suerte no tengo hechos de sangre" es una cosa que si la analizás muy al fondo al final era un razonamiento de mierda. "Por suerte no tengo hechos de sangre", yo digo, lamentablemente no tengo ningún hecho de sangre. Porque una vez que hacíamos una recorrida haciendo la campaña por los 10 años de la prisión de Raúl Sendic, en el año 82, una actividad que se hizo en Cuba brutal. Todos los años se hace la semana por Uruguay, pero ahí se cumplían los 10 años de prisión de Raúl Sendic.
Y teníamos charlas en los comités de defensa de la revolución, y ahí la gente decía, yo me quiero ir a pelear al Uruguay, decían los cubanos. Y algún viejo decía, yo estoy convencido que en esta vida el que no mata a un fascista no cumple su papel sobre la Tierra.
Cómo ha cambiado toda esa mentalidad, cuando hoy los muertos son todos del mismo color, se indemniza por igual, no hay justos e injustos, se hacen declaraciones lavadas sobre las confrontaciones, según los medios generales la frontera venezolana - colombiana hoy vos no sabés quién está por agredir a quién. Entonces, lo de las guerras justas y guerras injustas se fue para el carajo, ahora es la lucha por la paz.
¿Pero qué paz, la paz de los sepulcros?
No, la lucha es, hay que conseguir la paz a través de la guerra, a través del enfrentamiento. Y cada uno en su lugar, con el aliciente que te traen los compañeros caídos ya en buscar eso, por un lado y por otro, en la búsqueda de un mundo mejor para los hijos, porque tampoco es sólo por ahora. Todos los días recordamos a los muertos, todos los días hacemos algo positivo por esto y todos los días nos llevamos alguna puteada por teléfono también por pensar como pensamos.
Y también alguno estará de acuerdo y no llamará porque dice, no, si yo estoy de acuerdo para qué voy a llamar, por lo general llaman los contra.
Nosotros tuvimos compañeros, cuando en otros pilar de la historia esto reconstruyendo la organización nuevamente, después de salir de la cárcel, haciendo finanzas, fuera del país, nos asesinaron a un compañero en un boliche que teníamos en Brasil para juntar plata para la organización. Fueron asaltantes comunes, víctimas de este sistema, que entraron ahí y nos mataron al compañero nuestro, Aírton Amaral.
Para nosotros es un compañero caído en combate. Caído en combate porque estaba en defensa de la organización haciendo finanzas para poder hacer posible lo que va todos los días teniendo acá nuestra organización. Para todos estos payasos que hablan de una manera tan fácil como si las cosas no hubiesen costado nada y te opinan de atrás de una computadora como todas las letritas salen iguales y del otro lado puede haber un tarado, un nabo, estos que pasan todos los días escribiendo documentos y no hacen un carajo, no saben lo que han costado las cosas porque no lo han vivido.

 

HS: Leemos mensajes que se suman, que nos ayudan también a recordar, con la participación de ustedes a Guillermo Fernández, a Pitoto.
Dice Gloria Sellera: "Recuerdo su trabajo incansable por los derechos humanos. Reciban un fuerte abrazo, los que lucha contra la injusticia como lo hizo él no mueren".
Denis dice: "Buen día compañeros, escuchando a los invitados, qué buenas charlas y qué importantes, efectivamente hay que hacer audios para difundir por Whatsapp. Yo ando buscando lo mismo que el compañero. Abrazos".
María José dice: "Los que no tuvimos la suerte de conocerlo, lo vivimos a través de estos programas, de los compañeros que lo recuerdan, siempre con sonrisas o emoción, su relación con los jóvenes, su sensibilidad y firmeza, su vida consagrada, sus bromas, sus chistes, hasta parece que lo conocimos de verdad", dice María José que es joven militante de esta época.
Hay un mensaje en audio de Alba desde Sayago, el barrio de Pitoto: “Buen día. Yo en realidad no conocí mucho a Pitoto, lo conocí así medio como de lejos pero tengo muchas referencias de él. Y una en especial que es de mi sobrino que vivió en la imprenta, él me habla mucho de Pitoto, me dice que Pitoto era su protector, que lo trataba como a un hijo. Ahí marca un poco la sensibilidad humana que tenía el Pitoto.
Pero aparte de eso, otros compañeros me han dado esa imagen del compañero que era sobe todo un tipo muy humanista. Está bueno resaltar esas cosas, sobre todo en estos tiempos que cada uno es medio egoísta.
Me alegro que le estén haciendo un homenaje a un buen compañero”.

 

HS: Gracias a Alba por ese mensaje.
Dice Graciela Baristussio: "Buen día compañeros, el día que lo conocí fue en un plenario, en el local del 26, y me llamó la atención que se refirió a los que sacábamos apuntes. Dijo algo como que no deberíamos andar con ello porque el enemigo no había desaparecido aún. Nos hacía un alerta para que no pensáramos que ya estábamos en el socialismo".

MB: Yo quiero aprovechar a saludar a Alba  y a Sergio, el sobrino, que por supuesto es cierto totalmente, puedo atestiguar lo que decía Alba sobre el aprecio de Sergio por Pitoto, ni qué hablar. Y claro que es un buen ejemplo también de eso.

 

DM: Bueno, y esto es siempre para adelante además, porque recordar a un compañero que físicamente hoy no está, si es solamente mirando hacia el pasado y el recuerdo, queda como medio flaco, queda medio como que le falta algo.

MAB: Es una trampa.

MB: Y es que él además ha tenido una gran actuación en los últimos tiempos de la vida de la Organización en las actividades cotidianas. Capaz que no todas son tan épicas como algunos de los relatos o de los argumentos que planteaba, pero que eran cotidianas que, por ejemplo, en la confección del diario, en la elaboración del diario La Juventud que él tuvo siempre una participación muy activa. Y además, desde el punto de vista de la concepción, él tuvo una gran preocupación permanente por el análisis de coyuntura que él lo hacía prácticamente todos los días con la selección de noticias. Él yo creo que arrancaba temprano el día como a las 5 de la mañana y llegaba, en esa época a la Radio que era donde se estaba haciendo el trabajo de redacción, a ver y estudiar todas las noticias, actualizaba toda la situación desde las noticias más generales del mundo y seleccionaba.
La anécdota que me parece destacable de esa época, que fue de los últimos tiempos, los últimos años, que teníamos una dificultad, como en la confección del diario tenemos muchas, una era la del diseño de la edición, de cada edición todos los días que llevaba un tiempo importante y que siempre necesitamos compañeros, no teníamos. Teníamos que contratar especialistas que eran jóvenes, que en todo esto de la informática y de la cibernética y los programas de diseño, lógicamente, andan volando porque es una de las facilidades. Pero no teníamos a nadie de los compañeros que pudieran, teníamos que contratar siempre.
Y siempre era problemático con los horarios, siempre allí había una dificultad, él estaba muy preocupado por eso y quería solucionarlo, quería resolverlo. Pero claro, él ya tenía cierta práctica con el manejo de internet, por el tema de la búsqueda, pero no tenía nada que ver lo que es internet con lo que es un programa de diseño. Sin embargo, como él cuando paraba, redactaba y seleccionaba las noticias, trabajaba al lado de un diseñador que era el que iba haciendo, él se ve que iba interesándose por cómo se resolvía eso, iba aprendiéndolo.
Y un día me dice, yo quiero ver cómo hacer esto porque no puede ser tan difícil.
Un hombre como cualquiera de nosotros con 60 y pico de años, aprender a manejar un programa de diseño, parecía como una fantasía. Pero él había estudiado muy bien el tema, lo había comprendido también. Entonces, él no pretendía ser diseñador, él lo que quería era diseñar su propio diario, lo que él hacía con el diario.
Yo pienso que puede hacerse de 2 o 3 maneras, me dijo, hacer un esquema, irlo alternando, variando, le voy a pedir a los diseñadores que me expliquen. Y así fue, de esa forma Pitoto logró diseñar el diario durante más de un año hasta que la enfermedad no le permitió seguir, pero fue la peor época que tuvimos en el diario donde él hacía la parte de redacción que le tocaba a él y temprano ya lo tenía diseñado, las páginas bien armadas. Y cuando seguían llegando las demás partes del diario, las demás secciones, las completaba y las armaba él también. De manera que el diario salía con la mejor puntualidad, la mejor selección, todo completo, como nunca lo tuvimos.
Y aún hoy, aunque las condiciones son distintas y hemos mejorado en muchos aspectos, sin embargo pienso que esa época que fue casi dos años, o más de un año por lo menos, fue la mejor época que tuvimos, fue la última temporada que tuvimos de la redacción aquí en la Radio. O sea, ya hace como 6 años.

 

DM: Y tuvo un lugar de batalla también en los teléfonos, en un momento.

MAB: Ese fue un destaque, eso era el primer lugar en la trinchera, primero cuando empezamos a criticar antes de que ganara el Frente, los meses previos, cuando ya empezó (Danilo) Astori a mostrar la hilacha de lo que iba a hacer. La hilacha ya la había mostrado hacía mucho pero ahí empezó a mostrar lo que iba a hacer en el gobierno. Y nosotros empezamos a criticar y fue cuando empezaron a decir que nos calláramos la boca porque estábamos poniendo en riesgo que el Frente Amplio ganara. O sea, era muy duro atender los teléfonos, después cuando nos fuimos del Frente más todavía, y Pitoto allí en el teléfono era otra que trinchera. Donde, cuando tenía que fundamentar fundamentaba y cuando tenía que terminar la conversación la terminaba.


HS: Sandra dice que “una de las características de Pitoto era ser un gran agitador, imprescindible en una organización revolucionaria. Me pregunto y me imagino qué estaría diciendo hoy cuando muchos ex tupamaros levanten la mano en el Parlamento para que vengan los yanquis con naves y logística a nuestro país".
Una condición de agitador que ya lo destacó, como muchos de ustedes nos han contado todos estos años desde el Penal de Libertad, desde la cocina que no era un lugar al que se iba por vocación gastronómica o culinaria, sino que era un lugar clave para la actividad política que se podía hacer dentro del Penal.
Lo vamos a escuchar a propósito del Penal y de los 22 de diciembre que fue, muchas veces Pitoto hablaba de ese día en la Radio, porque se toma el día de los caídos en combate tupamaros por el hecho de que ese día murió el primer tupamaro en combate que era Carlos Flores. Él aquí también, comienza hablando ente otras cosas de cómo se vivía ese día en el Penal por parte de quienes estaban luchando dentro del Penal:

GF: La fecha del primer caído en combate nuestro, tanto afuera como adentro después en la cárcel también, lo que pasa que en la cárcel las medidas que se podían tomar eran por ejemplo, pero ahí ya se mostraba el resultado que daba en algunos la cárcel. Por ejemplo, ese día no se hacía deporte, se ponía la pelota en el centro de la cancha y se caminaba.
Lo que pasa que también ahí estaba todo encadenado, una cosa traía la otra. Ahí la gente que estaba más comprometida con esto que era la gente del 2º piso y 1º piso, a los que no hacían deportes les gritaban: ¡Jueguen al fútbol que sino nos van a sacar de acá igual que sacaron a los otros rehenes!
Pero bueno, más presos de lo que estaban no iban a estar. Entonces, vos te dabas cuenta de cómo iba cambiando en mucha gente el carácter de dar la vida en el combate como Flores y todo eso, a después gritar que no dejen de hacer fútbol el día de los muertos que capaz que nos cambian de la cárcel y nos mandan para los cuarteles. Digo, fue totalmente cambiando lo que era el espíritu de combate, por parte de los que iban, de los que quedaban que no querían más como decíamos nosotros, los que ya no querían más.
En cambio siempre hubo un grupo de compañeros que siguieron recordando siempre y que lo seguimos recordando y que después seguimos teniendo otros muertos, porque yo los tengo muy cerca, gente con la que hemos militado juntos. El olvido tiene patas cortas.
No van a poder tapar esto. ¿Y no van a poder tapar sabés por qué? Porque mañana van a tener que tomar posición cuando haya una agresión a Venezuela a ver de qué lado de la vereda se ponen. El salame este, el Pepe Mujica va a tener que decir, sí, estamos con esto. Ay che, pero no saqués una declaración muy fuerte que capaz que no nos dan plata para Funsa, capaz que dicen, porque te lo manejan todo en términos de eso.
Pero ya, entonces empieza, la misma lucha de vuelta que está surgiendo lo va a desenmascarar otra vez, y como dijo Sendic una vez, la democracia burguesa tiene una cara y una careta, vamos a sacarle la careta para que el fascismo muestre sus fauces.
Algo así fue la frase, este gobierno tiene una cara y una careta, para los más avanzados y los más viejos, ya quedó desenmascarado, después hay un millón de gente atrás respaldando, a la cual con absoluto respeto le permitimos que se tome su tiempo, y si son muy viejos que no demoren mucho, pero que se tomen su tiempo para reflexionar y para que se fijen dónde está la gente que quiere pelear, sin ponerle nombres de organizaciones, de nada, simplemente un camino que te permita apoyar la cabeza en la almohada de noche y dormir tranquilo, decir hoy cumplí con mi deber.
Yo hoy voy a dormir más tranquilo que ayer porque anoche andaba con esto dándome vueltas por la cabeza, me desperté 3 o 4 veces porque, quieras o no cuando te enfrentás a las cosas, acá hemos vivido haciendo un berretín juntos con Fachinelli, con Enrique, y conversando de las cosas hasta donde se podía. Porque también, conversabas, yo era legal pero él no sabía, no me pudo contar que era de Mercedes por ejemplo, o que tenía un hijo pequeño. O por arriba, no me podía dar más detalles por el asunto de la compartimentación.
Pero nos queríamos por lo que éramos, no precisábamos la historia para atrás, por las actitudes de cada momento.
Entonces, 22 de diciembre son todos los días, pero hoy en particular va el reconocimiento de la Radio, del Diario, de nuestra organización, de los compañeros que aún siguen creyendo, a aquellos que dieron todo lo que tenían para una cosa tan simple y que es para el bienestar de los demás y que crezcan nuestros hijos. Bueno, antes decíamos "nuestros hijos", una frase trillada, ahora tenemos que decir "nuestros nietos". Mi nieta Florencia de 10 años, y bueno, ¿qué hizo el abuelo? Contarle estas cosas, ya que nosotros, en nuestra pequeña medida lo tratamos de hacer desde acá y pienso que debe ser, la curiosidad. Los jóvenes tienen que ser curiosos, saber cómo hemos llegado a esta situación.
Porque ya está, todo el mundo sabe lo que pasó y todo el mundo lo oculta.
Huidobro que decía, después de esto de la muerte de Carlos Flores, nos tenemos que levantar todos los días como si fuera un nuevo Moncada y en el 72 salía del Batallón Florida en un Mustang color mostaza con el capitán Calcagno y Camacho como un salvoconducto, hacer contacto afuera para llevarle el rendimiento que se planteaba a los milicos y afuera le decían, no te conozco. Había compañeros que si habrá que tenerles respeto que decían, disculpá, no sé quién sos, y lo dejaba clavado. Entonces le decía al oficial, no puedo, no me conoce, tengo que respetarle la compartimentación. Pero bueno, sería otra historia que tendríamos para contar, pero ellos son los que están encargados de todo, de ir a echarles una pala de tierra, trabajando, clasificando material, todo eso, para limpiar esa historia, que no la van a poder limpiar nunca y limpiarse ellos mismos, todo eso, pero que va a llegar el momento que en honor a Carlos Flores, y no quiero nombrar a los compañeros caídos porque de eso se encarga la Radio Centenario todas las mañanas.

 

DM: Bueno, tomamos esta fecha para recordarlo a Pitoto pero evidentemente entre los compañeros en infinidad de veces aparece el recuerdo, porque está presente en varias cosas que pasan dentro de la Organización, y está también en su familia que sigue.

MAB: Sin duda, Charo, sus hijos, Pablo y Luciano, la nieta Florencia que yo no sé cuántos años tiene ahora, ya debe estar muy grande, es una muchacha ya. Pero que eran muy importantes todos ellos para él, siempre los consideraba muchísimo en todo lo que hacía, todo lo que significa la familia él lo tenía muy, muy presente y con mucha reflexión acerca de todo lo que ha sido su vida, como cualquiera, como cualquier compañero.

MB: Yo quisiera terminar el recuerdo, continuar recordándolo con dos palabras que ya las nombramos, lo de la consagración de su vida a la organización y a la causa, a la revolución. Y el recuerdo de un hombre de los que se llaman imprescindibles, que fue y seguirá siendo.

 

HS: Hay un mensaje de Nubel que dice: "Yo lo conocí en un plenario, me invitó un compañero textil en 1989 que a través de José Luis que hacía todo el conflicto y estaban 'Si querés pueblo y lucha vení con el 26'. Siempre que voy a la 36 miro para donde está la biblioteca que escribía sobre el ventanal antes de enfermarse y en el último plenario ya fundada la Asamblea Popular. Pasaría horas hablando...".
Y dice Alejandro: "Recuerdo a un gran compañero y que tenía un excelente relacionamiento con los jóvenes".

DM: Hay un mensaje de Elizabeth Iturrioz que dice, "Toda aquella persona que tenga un familiar desaparecido tiene que seguir luchando".

 

HS: Bueno, cerramos esta recordación escuchando a Pitoto, que va a seguir transmitiéndonos sus orientaciones, su claridad de compañero que va a seguir marcándonos el camino hacia adelante y va a seguir también su voz sonando aquí en la 36, sus ideas reflejadas en las páginas del diario La Juventud.
Vamos a escucharlo hablando ya en estos últimos años cuando se abría la etapa de trabajo rumbo a las elecciones de 2014. Pitoto no llegó a ver que Eduardo Rubio entró al Parlamento.

MAB: Esa es la mayor pena de todas, que no haya podido ver a Rubio en el Parlamento.

 

HS: Pero él hablaba de la necesidad de trabajar, perfectamente válidas esas palabras para ahora, para el año que viene, para siempre hablando entre otras cosas.
Escuchamos a Pitoto:

GF: Hay tanta cosa para elegir que capaz que a veces le erramos el biscochazo a cuál es el tema principal, por lo general, en definir exactamente hoy quién es el enemigo principal, cómo atacamos ahí, la necesidad de que la gente participe.
Esto no es sensiblería ni nada, pero me parece también que la participación es fundamental porque una cosa que adolece en general la izquierda, no sólo acá en Uruguay, en todos lados, que ha tenido siempre como un desafío es el problema de los recambios en la gente y todo eso.
Me parece que antes se militaba todo el año y cuando había que pasar por las elecciones se resolvía, se votaba y se seguía militando. Entonces vos te ibas en la formación día a día, trabajando, viendo tus limitaciones, qué tenías que poner, todo eso.
Eso, el progresismo, el darte las cosas masticadas, hechas, por parte de todos estos atorrantes que están en el gobierno y los llamados de izquierda en general, toda la dirigencia esta, el Pit-Cnt, toda la manga esta de corruptos, ha hecho, te cambiaron el vocabulario, hay malas palabras como son "lucha de clases", entonces me parece que han dejado para el pueblo en general que la participación política es sólo el día ese del voto nomás, vamos a decir así, ¿pero quién prepara todas las condiciones hacia eso tan necesario que vamos a precisar nosotros que va a ser tener un representante que amplifique la voz del 26 de Marzo?
Entonces, me parecía importante llamar a la participación, sobre todo de la gente que está metida dentro de la realidad de los barrios y todo eso, y han hecho crecer también me parece un poco a la gente con una idea de, ‘bueno, ya marchamos, ya la quedamos, la izquierda se hizo bolsa, qué vamos a hacer, vamos a esperar’.
Por ejemplo, no te dejan otra opción, en la vida no te dan otra opción que si no votás de vuelta a estos mismos vas a caer de vuelta en lo mismo de los otros, vas a caer en los blancos y colorados de vuelta. Entonces te están planteando una falsa contradicción entre este gobierno y los blancos y colorados.
¿Entonces, cómo se construyeron los movimientos revolucionarios, como decían siempre los amigos coreanos? De la nada a lo poco y de lo poco a lo mucho.
Nosotros cómo sobrevivimos durante todo el tsunami este que hubo después de la caída de la Unión Soviética, después del triunfo de estos progresismos, todo eso, ¿cómo quedamos vivos con las ideas sin renunciar a eso?
Precisamente estando y siempre transmitiendo y recordando cómo, para cada situación que se planteó, que iba planteando la cosa que tendía a la desaparición de los grupos, sobreviviendo. Ahora el asunto, ya eso pasó, ya está. Para tirar abajo a esta gente precisamos un poco más que eso, precisamos la sabiduría de la gente, esa sabiduría diaria que tiene para sobrevivir, la precisamos que se la aplique a la política hoy en los hechos diarios ahí y que lo eleven un poquito de categoría, ya de problema personal y doméstico de cada uno a que es un problema general y que todos juntos vamos a ser mucho más fuerza que esa protesta de que son todos iguales estos sinvergüenzas, ¿quién iba a decirlo? ¡Traidores!
Después de traidores no hay un calificativo mayor porque sino seguiría, pero también pierde un poco el contenido, si le decís a todo el mundo traidor... Eso no es así, es un puñadito. Como los ejércitos tienen un puñado de torturadores y los enemigos de clase son un puñado. Yendo un poco, saltando a lo internacional, no extrañamente la contradicción principal se plantea en Estados Unidos que es la cabeza del imperialismo, cuando los de Occupy Wall Street ponen 1% - 99%. O sea, el 1% tiene en la máquina al 99% de la población mundial. Así se refleja la contradicción en el mundo hoy.