“CON EL NUEVO CÓDIGO CADA DÍA TENEMOS MÁS PACIENTES JUDICIALES, LO CUAL TRANSFORMA AL HOSPITAL EN UNA CÁRCEL”
Contacto con Pablo Silva, de la Comisión Interna del Hospital Vilardebó, 26 de noviembre de 2018.

 

El presidente de la Comisión Interna del Vilardebó, Pablo Silva, denunció la internación –por orden judicial- en el Hospital Vilardebó de un “paciente extremadamente peligroso” cuando el nosocomio “no tiene los recursos materiales ni recursos humanos como para poder albergar a un paciente de esta peligrosidad”. Al respecto dijo que “al hospital lo están convirtiendo en una cárcel de extrema seguridad, siendo que nosotros somos un Centro de Salud”. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/pablo-silva-vilardebo-26-11-2018-audios-mp3_rf_30325188_1.html

 

Diego Martínez: estamos en contacto telefónico con Pablo Silva, presidente de la Comisión Interna del Hospital Vilardebó a quien le agradecemos estos minutos. ¿Pablo, qué tal? Bienvenido a los micrófonos de Radio Centenario, buen día

Pablo Silva: ¿Qué tal? Buenos días para todos los oyentes de Centenario y para todos ustedes

 

DM: Bueno, hay un tema que ha estado en la opinión pública y que ustedes han tratado también de que así sea que es este traslado de este preso, de esta persona que asesinó a otro preso, al Pelado Roldán, en la cárcel y que sería o fue derivado al hospital Vilardebó. Contanos vos en qué está eso, y sobre todo por qué ustedes están en contra de que él sea trasladado allí

PS: Bueno, lo que sucedió fue lo siguiente, el día viernes en las horas de la madrugada fue derivado al hospital Vilardebó a evaluación psiquiátrica, ante un psiquiatra. Bueno, el psiquiatra lo que decidió fue la internación.
En el momento en que se decide la internación nosotros vemos con profunda preocupación porque estamos hablando de un paciente sumamente peligroso y que el hospital Vilardebó no tiene ni los recursos humanos ni los recursos materiales como para poder albergar a un paciente de esta peligrosidad. Muchas veces nosotros creemos que al hospital lo están volviendo más que nada una cárcel de extremada seguridad siendo que somos un centro de salud.
Entonces, lo vimos con mucha preocupación, fue ahí que tomamos una reunión con la Dirección Técnica del hospital para intentar buscarle una solución a esto, y lo que se resolvió fue la reapertura de una nueva sala de seguridad donde va a haber un sector sólo para él donde va a estar acompañado por quien está, desde el pasado viernes acompañado por personal especial con un enfermero y con vigilancia.
Pero este caso está bueno que salga a la luz pública, es uno de los tantos casos que se da habitualmente en el hospital. En donde con el nuevo CPP (Código de Proceso Penal) cada día tenemos más pacientes judiciales, cada día tenemos más pacientes con características penitenciarias, lo cual transforma al hospital en una cárcel. Todos sabemos que el hospital Vilardebó tiene un anexo que es donde está la ex Cárcel Central, es para los pacientes imputables. Lo que sucede es que ese anexo está totalmente abarrotado y este tipo de pacientes, con esta peligrosidad, recaen en el hospital Vilardebó.
¿Pero por qué no tenemos los recursos materiales ni humanos? Porque ustedes no se olviden que hay una ley que dice que en el año 2025 el hospital Vilardebó debe cerrar. Pero esa ley en ningún punto habla de los pacientes judiciales.
Entonces, por un lado vos te encontrás con ASSE que por un lado dice, bueno, no puedo invertir más recursos en el hospital. ¿Por qué? Porque hay una ley que dice que lo tiene que cerrar. Pero por otro lado te dicen que no lo pueden cerrar porque este tipo de pacientes a dónde va a ir.
Y a su vez está comprobado, o sea, también se da lo siguiente, vienen los derechos humanos y te dicen, los calabozos, los cuartos fuertes, los tienen que cerrar. Pero a su vez viene un paciente de estos por orden judicial. ¿Entonces qué hacemos? Violamos los derechos humanos y entren a los cuartos fuertes o entramos en desacato y no dejamos que ingresen este tipo de pacientes.
Entonces, hay una controversia tremenda, esto viene totalmente mal rumbeado desde la cabeza, desde ASSE, ASSE tiene que tomar una postura, porque qué va a hacer con el hospital Vilardebó.
Bueno, si la ley hace agua, si la ley estuvo mal diagramada en este punto, bueno, el hospital Vilardebó no puede cerrar. Pero si no puede cerrar hay que dotarlo de recursos.
Ustedes no se olviden que a partir del 1º de enero del 2019 la Rendición de Cuentas votó un dinero para la salud mental, quedó estipulado eso.
Bueno, nosotros lo vemos con profunda sorpresa, cuando nos encontramos que prácticamente no está en los planes de ASSE que parte de ese dinero vaya para el hospital Vilardebó. Sí para (...) de medio camino, sí para construcciones de algunas salas psiquiátricas en otros hospitales, pero hoy en día el que tiene el mayor problema para brindar asistencia es el Vilardebó

DM: Bien, para la gente que por ahí no conoce allí, ¿cómo son los lugares donde están los que tienen problemas judiciales además de los problemas psiquiátricos?

PS: Son salas que se denominan de seguridad. Cuando se es denomina salas de seguridad justamente es porque son salas de seguridad para pacientes psiquiátricos inimputables. O sea, el espíritu de esas salas es de que justamente los pacientes que tienen mala conducta o que de repente están atravesando por agresividad, auto y heteroagresividad, tanto para ellos como para otros pacientes, ser derivados a esas salas.
Lo que sucede es que, claro, a veces te llegan este tipo de pacientes que son imputables, que son los que no queremos en el hospital porque no estamos capacitados para tener que son los que te recaen en estas salas que para ese tipo de pacientes no tenemos la seguridad adecuada. Son salas con rejas, con extremada seguridad para el paciente, para que no se puedan fugar. Que a su vez tienen algunos los famosos cuartos fuertes que son también para brindarle, es un cuarto, tiene baño y todo, son justamente para brindarle seguridad a los pacientes de auto y heteroagresividad, por eso recalco en esto.
Pero es como yo digo, son para pacientes imputables, pero no para este tipo de pacientes que son extremadamente peligrosos

 

MAB: Pablo, en el caso concreto, suponete que tuvieran que ir a ahí, ¿para cuántos hay lugar?

PS: Depende, la respuesta tiene dos puntos, para los pacientes inimputables, la sala tiene una capacidad de 36. Ahora, para este tipo de pacientes, no, no es el espíritu de la sala 11, ahí tendríamos a sentarnos, reformular y ver qué es lo que va a suceder. Si se va a traer este tipo de pacientes al hospital y ahí tendríamos que ver en asamblea la voz de los trabajadores qué es lo que piensa

 

MAB: Claro.
¿Y en otros países del mundo qué se hace con pacientes con estas características?

PS: Y en el mundo hay hospitales penitenciarios, que son hospitales que obviamente no albergan sólo este tipo de patologías sino que también albergan como lo que pasó en Traumatología hace un par de meses atrás para donde un paciente tuvo que ser trasladado por una afección médica. Todo ese tipo de cosas que van a un hospital penitenciario.
Acá, como en Uruguay no tenemos hospital penitenciario, que también eso es una controversia porque si en Uruguay tuviéramos un hospital penitenciario, ¿cuántas camas necesitaríamos para este tipo de pacientes? Porque hay una realidad, como ya le digo, el hospital penitenciario puede servir, claro, ¿cómo no? Y es necesario para cuando tenemos pacientes como ha pasado en el Maciel, cuando tenés pacientes extremadamente peligrosos que los tenés que internar en una sala de medicina general, pero son los menos.
Ahora, ¿cuántas camas de psiquiatría le tenés que poner a un hospital penitenciario para albergar un 78%, por ejemplo, de judiciales que tenemos en el Vilardebó?
Realmente es una utopía pensar que se pueda armar un hospital penitenciario con una gran cantidad, teniendo 200 camas que sean solamente para pacientes inimputables.
Por eso nosotros decimos y estamos convencidos de que el hospital Vilardebó tiene que cambiar el modelo, pero definitivamente tiene que haber una propuesta para el hospital Vilardebó, y ASSE está totalmente desconcertado, no sabe ni para dónde va a ir desde mi punto de vista y por las cosas que yo veo. Y me tengo que guiar por eso porque tampoco nunca tuvimos una reunión con nadie del directorio ni nada que nos diga, nos plantee y nos muestre cuáles son los planes que tienen para el hospital Vilardebó.

 

DM: ¿Pablo, ha habido algún otro caso en la historia del Vilardebó reciente, o sea que ustedes conozcan, de un paciente con esta situación así?

PS: Mirá, si te digo, de las mismas características así como se habla de este paciente, no recuerdo. Sí, obviamente de pacientes de alta peligrosidad, sí, claro, se me vienen muchísimos casos a la mente que no puedo nombrar pero que sí hemos tenido casos de esos que golpean en la sociedad, esos casos que son crímenes que suceden en la sociedad, qué horrible, qué horror, y recaen en el hospital Vilardebó. Sí, sí, hemos visto muchos de esos

 

DM: Muy bien Pablo, te mandamos un abrazo, gracias por estos minutos y estaremos atentos y a la orden obviamente de lo que ustedes vayan resolviendo

PS: Por favor, siempre a las ordenes...

 

MAB: ¿Hay alguna reunión prevista para estos días con las autoridades?

PS: Y ahora estamos a la expectativa a ver qué es lo que sucede con el paciente, eso ya deja de depender de nosotros porque el paciente está en manos médicas, lo que sí obviamente que nosotros vamos a intentar (...) a ver cuánto tiempo puede llegar a estar, cuánto no, por más que eso es impredecible porque es toda responsabilidad y decisión médica. Él está en manos de médico y nosotros en eso no podemos inferir absolutamente en nada.
Sí ir preguntando e intentar saber cuánto tiempo puede llegar a estar para saber cuánto tiempo duraría más este mini proyecto que se hizo de dejarlo en una sala para él.
Lo que sí el paciente está con todas las garantías, está muy bien cuidado, está con un enfermero sólo para él, un vigilante sólo para él, con personal policial, así que en ese sentido, la mayor de las garantías

 

MAB: Muy bien, muchas gracias por este tiempo

PS: Muchas gracias, un abrazo.