“LOS PRODUCTORES TABACALEROS QUERÍAMOS CONCIENTIZAR A LOS LEGISLADORES Y AL GOBIERNO DE LA SITUACIÓN QUE ESTÁBAMOS VIVIENDO”
Contacto con Delmar Suárez, tabacalero de Artigas, 27 de noviembre de 2018.

 

Desde Artigas, Delmar Suárez productor tabacalero y padre del trabajador agredido por el gobierno en un acto realizado el día lunes 26, en contacto telefónico con Mañanas de Radio habló de la situación del sector. Suárez que trabajó 48 años en la actividad, hoy está jubilado y parte de su familia aún continúa en la actividad. Dijo “espero que continúe de generación en generación”. Explicó que en estos momentos en Artigas hay 64 familias productoras de tabaco y hay 17 mujeres al frente de los cultivos. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/delmar-suarez-tabacalero-27-11-2018-audios-mp3_rf_30351507_1.html

 

Hernán Salina: Seguimos con contactos con el norte del país, hablábamos con Salto recién y nos vamos al departamento de Artigas ahora.
Tenemos en línea a Delmar Suárez, productor tabacalero del departamento de Artigas. ¿Es así? Suárez, buen día

Delmar Suárez: Buen día, a sus órdenes.

 

HS: Gracias por recibir a Radio Centenario desde Montevideo que intentamos siempre estar cerca de las realidades de la vida de nuestra gente en todo el país.
Cuéntele primero a la audiencia de la Radio dónde está establecido usted con la actividad de productor, en qué zona de Artigas

DS: Bueno, yo estoy al sureste de la ciudad de Artigas, a 12 km de la ciudad, en una zona nueva que se denominó Chacras del Pintado porque justamente hay dos arroyos, el Pintado y Pintadito, está entre esos dos arroyos y por eso lleva ese nombre. Y bueno, yo soy tabacalero desde el comienzo, comenzó en el año 70

 

HS: ¿Tantos años dedicado en particular a la producción tabacalera?

DS: Sí, 48 años, pero tampoco me dediqué sólo al tabaco, dejé de estudiar para seguir en el tabaco, pero como aprendizaje en las temporadas de descanso, buscaba todo con el oficio nuevo, buscaba de ir a trabajar y aprender y así lo hice.
Entonces, no voy a decir que soy profesional pero de todo tipo de trabajo sé hacer, lo aprendí trabajando, conociendo y sabiendo cómo es la vida entre un patrón y un peón

 

HS: ¿Está con toda la familia dedicado a esta actividad? ¿Cómo está compuesta su familia?

DS: Bueno, estamos mi esposa, yo y nuestros 3 hijos. Pero un hijo mío es maestro, trabaja en una escuela pública, y también en el otro horario trabaja en el INAU. Y el otro también, trabaja en una empresa de repartición que tiene que ver a lo departamental, pero también, ese sí, el muchacho que fue detenido, el que estaba con la camiseta negra, ese es mi hijo, por ahora tiene una parte en el cultivo que nosotros le dimos y cuando él está trabajando en otro lado, si él no puede estar, se contrata a una persona para que ayude.
Porque yo ya estoy jubilado pero mi esposa sigue todavía, porque no está en edad de jubilarse, le falta poquito, y después de jubilados los dos, ahí va a seguir este hijo que fue detenido ayer, es el que va a seguir adelante en el cultivo del tabaco.
Esto viene de generación en generación y yo espero que siga por muchas generaciones más

 

HS: ¿Cuántos productores aproximadamente, para tener una idea, pueden quedar hoy en Artigas en esa producción?

DS: Bueno, hoy hay 64 familias, fueron más pero ahora últimamente son 64 familias podemos decir productoras porque son familias tabacaleras donde dentro de esos 64 hay 17 mujeres que están frente al cultivo por distintas razones, en este caso está mi esposa adelante de la empresa. Y bueno, y otras mujeres también con distintas situaciones están llevando adelante el cultivo de tabaco

 

Diego Martínez: ¿Y es principalmente en Artigas o hay otros departamentos también productores?

DS: Bueno, tiene Rivera. Y le explico, nosotros acá en Artigas trabajamos con el tabaco Virginia que es el tabaco claro, para el cigarrillo rubio. Y en Rivera se planta el tabaco Burley que es un tabaco más oscuro, va como para el tempero del cigarro, atemperar el tabaco así para dar distinto sabor.
Nosotros acá en Artigas estamos con más de 250 hectáreas y en Rivera creo que andan alrededor de 170, casi 200 hectáreas de tabaco Burley

 

HS: ¿Para quién va actualmente la producción de ustedes, a qué empresa, hacia dónde la están ubicando?

DS: Nosotros tenemos un contrato, año a año se firma un contrato con la empresa Monte Paz donde ella se compromete a darnos la asistencia técnica y proporcionarnos todos los insumos, todo lo que es necesario, hay un almacén en la empresa donde se levanta todo a precio de costo y el peón paga al finalizar la cosecha, cuando se hace la liquidación, el cheque final, cuando se liquida.
Y bueno, se arreglan las cuentas, porque hay una cuenta corriente productor a productor con la empresa. En esa cuenta corriente (...) con los insumos, los adelantos en efectivo que la empresa otorga a los productores de 15 en 15 días. Y después, cuando se empieza a vender tabaco, cada tabaco tiene su precio, cada calidad, cada posición de la planta. Entonces, esto ya se va llevando la empresa, eso ya va acumulando como parte de pago, cada kilo que entrega se suma como parte de pago hasta liquidar la cosecha.
Cuando termina vendemos el último kilo de tabaco, se cierra la cuenta, porque tampoco hay intereses, todo es en Unidades Indexadas (UI), la entrada y saliente de todo.
Si nosotros pagamos algún interés (...) también nos pagan por otro lado.
Y bueno, después, en la liquidación al finalizar la cosecha, se nos descuenta.
Pero quiero destacar que todo esto también, la producción de tabaco es financiada por la empresa Monte Paz y nosotros estamos comprometidos también a venderle toda la producción, y todo tipo de producción, desde la buena a la peor calidad que sea vendible, ellos tienen el compromiso de comprarlo. Eso es importante y es lo que mantiene en pie el cultivo del tabaco también

 

HS: ¿Solamente con esa empresa, desde hace cuánto tiempo está el acuerdo?

DS: Bueno, esto se inaugura el 29 de setiembre del año 70, se inaugura oficialmente el cultivo de tabaco en Artigas y ahí fueron 5 o 6 productores, pero también tenía el Hogar Rural de Varones que también, yo como productor y los chiquilines trabajaban ahí todo el día cuando trabajaban el tabaco, al segundo o tercer año empezó crecer, en el 75 ya creció  y en la década del 80 prácticamente era lo único que existía, como hoy, es lo que existe en la zona

 

HS: Pero digo, ¿siempre con Monte Paz ha sido?

DS: Sí, siempre con Monte Paz, creo que es la única empresa que planta tabaco en Artigas. Además creo que no hay otra empresa de tabaco en Uruguay, a no ser esta que hace poco se descubrió que dice, que lamentamos que el gobierno no sabía...

 

HS: En una zona franca, la china dice usted...

DS: Exactamente. Que acá por medios de prensa capitalinos y locales escuchamos que el gobierno no tenía conocimiento, no sé. No creo que vaya una fábrica a instalarse en un lugar dentro del territorio y que no tengan conocimiento.
Pero yo no sé si habrá otras fábricas, a oficial que conozco, porque la Phillip Morris se fue y tengo entendido que queda sólo la empresa Monte Paz, la que está acá en Uruguay

 

HS: Bien.
Para ubicarnos, llegar a lo que pasó ayer, tengamos en cuenta que lo está escuchando gente a cientos de kilómetros de donde está usted, de su vida cotidiana, gente que está en otras actividades, y lo que más le llega ha sido toda esta campaña que ha impulsado Tabaré Vázquez desde el punto de vista de la salud contra el cigarrillo, contra las consecuencias del tabaco. Esa es una realidad que le llega a mucha gente en las ciudades, en Montevideo, y por otro lado está la vida de ustedes que nos cuenta hace décadas dedicada a esa producción. ¿Qué es lo que ha pasado que lo llevó a manifestarse ayer, a poner una pancarta en esa reunión del gobierno, del Consejo de Ministros? ¿Por qué se llegó a plantear esa reivindicación ayer con esa pancarta?

DS: Bueno, no sé cuántos minutos tiene...

 

HS: Tranquilo, hay tiempo

DS: Entonces le cuento, el tema es que se viene dando que el gobierno viene presionando a la empresa, los altos impuestos que aproximadamente un 87% de lo que se consume de tabaco va para el gobierno, es de los impuestos más altos del país. Y viene presionando a la empresa con un montón de cosas, que ya es de conocimiento de ustedes, y ahora por último la cartilla plana, todas esas cosas.
Y nosotros vemos que la cosa se viene cercando. Es como te dije, el día 10 de noviembre tuvimos una asamblea de productores tabacaleros que lo que queríamos era concientizar a los legisladores nacionales y departamentales, y el gobierno departamental de la situación que estábamos viviendo. Porque lo que estamos viendo es que a nosotros directamente aún no nos han afectado en nada y es que ellos no van a querer mostrar lo que van a hacer. Andan por acá técnicos y gente del gobierno, vamos a terminar con esto, no queremos plantar tabaco, vamos a buscar un invento. Hicieron un invento acá de una usina supra alcoholera con el boniato azul que fue un fracaso, más de 1.280.000 dólares fueron tirados afuera porque trabajó sólo una zafra y ahí está tapada de herrumbre

 

DM: ¿Boniato azul?

DS: Sí, es un boniato que es el más apropiado para producir alcohol

 

HS: ¿Fue como un intento del gobierno de presentarles una alternativa para que ustedes dejaran la producción tabacalera?

DS: Claro, pero lo que pasa es que producir, nosotros sabemos producir lo que venga, porque como somos productores tabacaleros somos técnicos ya en esto porque el cultivo de tabaco es un cultivo muy técnico, entonces ya nos adaptamos a la tecnología que usa la agricultura hoy y entonces para nosotros nos queda re fácil de poder trabajar y producir nuestras tierras, ya producíamos en épocas anteriores con nuestros padres, nuestros abuelos y nuestros vecinos todos hacían esa cosa pero hoy ya no es rentable. Y el precio que tenía era 2,30 por un kilo de boniato, ¿qué rendimiento le va a dar?
Entonces, hubo gente que intentó plantar, se plantó algunas hectáreas, pero hubo gente que dejó pudrirse, dijo, por ese precio ni voy a arrancar, dejó en la tierra.
Algunos sí, porque tampoco había un contrato de por medio, era un compromiso verbal entre la Intendencia del Frente Amplio de esa época y Alur, se comprometían a dar una mano al productor y comprarle el boniato.
Y bueno, eso fue un fracaso, por eso como decía, el cultivo del tabaco es lo que sobrevive y nosotros empezamos en esa asamblea a concientizar a los políticos o nuestros representantes, con la situación que venía, que están apretando la tuerca, están apretando allá arriba, a la empresa, a la Monte Paz. Que aprietan y aprietan la tuerca ¿y dónde rompe? En la parte más débil, la parte más débil somos nosotros que estamos abajo. Porque esta empresa no va a tener problemas porque ya está instalada con la fábrica y plantando lo mismo que acá en Uruguay o más en Paraguay. Brasil y Argentina están de brazos abiertos a la empresa, si te mata Uruguay nosotros acá estamos de brazos abiertos porque saben que es una empresa que genera mucha mano de obra y mucho impuesto.
Entonces, decirle al gobierno uruguayo que nosotros acá en Artigas, en Uruguay pero es entre Artigas y Rivera, producimos un 4% de lo que elabora la fábrica, el 96% es importado, viene tabaco de Argentina y de Brasil.
Y bueno, si está permitido, se está trabajando. La campaña del gobierno es terminar con el cultivo de tabaco, no que no fumen y todo eso.
Lo que nosotros como productores nos dimos cuenta, quiero dejar bien claro que la empresa no está involucrada en esto en ningún momento, tampoco nos han afirmado que se van a ir pero dicen que si no viene este año, porque nos damos cuenta por la manera que se trabajaba, se viene ajustando mucho, buscando bajos costos, que la financiación a estufas que la empresa ahora está importando estufas a aire comprimido que es una técnica que hay en Brasil que es más práctica, traía y lo financiaba, a precio de costo financiado al productor en 2, 3 o 4 años y ahora hace 2 años que no traen, nos dicen: no, por ahora no se puede, no sabemos, no se sabe nada todavía y ahí nos llevan.
Pero nosotros no somos tontos, nos dimos cuenta. ¿Se han cerrado cuántas fábricas en Uruguay? ¿Cuántas miles de personas están sin mano de obra? ¿Cuántas industrias han cerrado? Y nos damos cuenta que están por cerrar la nuestra.
Y si cierran a Monte Paz, quedamos nosotros a la deriva, esta es nuestra preocupación. Y que nos escuche el señor presidente que la campaña antitabaco él la tomó totalmente equivocada, porque con poner en la cajilla a personas enfermas, que están en CTI y todas esas cosas, eso no hace que la persona deje de fumar, porque nada más que cubre con la mano aquello, saca el cigarro de adentro y sigue fumando. Y ahora viene la cajilla plana, eso no es una campaña educativa. Las campañas educativas tienen que ser como ellos están haciendo con el cannabis, "tabaco no, cannabis sí". Ellos incentivaron el cultivo de cannabis y ahora están diciendo, por lo menos en los medios se escucha que dicen que el consumo de cannabis hace mal.
Entonces, si hay una campaña direccionada al consumidor, el consumidor tiene que ser consciente de que no se puede, que le hace mal el tabaco y que puede perjudicar su salud. Estoy de acuerdo que cualquier gobernante vela por la salud de su pueblo, estamos de acuerdo, pero que haga una campaña direccionada por el lado correcto, no totalmente equivocado como está tomado de este gobierno. Me atrevo a decir que está equivocado, en complicarle a la industria y levantar el precio. ¿Qué pasó? Ahora hace poco hubo un comentario en fin, una noticia de la casa de gobierno que dice, un 20% de uruguayos dejaron de fumar porque bajó un 20% el consumo de tabaco nacional. Bajó un 20% el tabaco nacional pero creció en 80 o 90% el cigarro de contrabando como da para ver en el video que el chiquilín ayer mostraba el cigarro que viene importado de otros países...

MAB: El 51...

DS: EL 51, es un cigarro. Ahora, digo una cosa, ¿si usted va en Montevideo y en algún boliche no encuentra el 51? Yo no creo que alguien me diga, no, acá no hay. Sabemos que en cada rincón está lleno de cigarros de contrabando y que no pagan impuestos.
Y otra cosa que hace el contrabando de cigarros, nos va a llegar el gobierno a decir, miren, esto es lo que corresponde por los impuestos al tabaco, y yo contrabandeé y te toca esto. ¡No, no van a pagar nada!
Y el tabaco nacional que incluso al consumo de tabaco nos sale muy poco, el cigarro del Uruguay es un cigarro de tan buena calidad, es controlado por el Ministerio de Salud y por el Ministerio de Industria, es controlado el proceso del tabaco, es de muy buena calidad.
Incluso Japón, que es gente muy delicada en todos los sentidos, la mayoría del tabaco  de Uruguay, de cigarros, se van a Japón, muy poco se vende acá.
Pero el tema es que le están facilitando, sacando la oportunidad, fíjese una cosa, que acá está quedando en $U 160 a $U 180 una cajilla de cigarros nacional y está a $U 25 o $U 30 en cualquier boliche una cajilla de cigarros de contrabando.
Y yo decía en la asamblea mismo les estaba diciendo a nuestros legisladores que no es lo mismo, porque muchos de los que estaban ahí fuman. Y fumar un cigarro nacional, la persona fuma un cigarro nacional y recién a las 4 o 5 horas va a encender otro cigarro, y sin embargo el 51 yo he constatado, yo he probado y es así, uno fuma un cigarro y a los 2 o 3 minutos fuma otro porque no tiene el mismo placer de fumar, está fumando un cigarro de mala calidad, que no se conoce, se está envenenando más al ciudadano uruguayo gratuitamente

DM: Delmar, queríamos preguntarle por el hecho de ayer también porque se nos está acabando el tiempo, y queríamos ver cómo se había tomado por parte de ustedes lo que ocurrió. ¿Cuál era un poco la intención de la participación en esta inauguración? Y bueno, también qué pasó después con su hijo...

DS: Bueno, fue así, esto (...) en asamblea el día 10, como le dije, quisimos dar conocimiento y bueno, esperamos que nuestros diputados, nuestros representantes tomen cartas en el asunto. No vamos a esperar mucha cosa pero vamos a poner un pie en el freno, como se dice.
Y el sábado, un poco por llamadas y un poco por whatsapp, hemos estado en contacto con un grupo de productores, somos 64 pero con 15 o 20 productores o personas que vayan ya es suficiente porque vamos en delegación, vamos a llevar las maquinarias, los tractores, los vehículos a los que estaban más cerquita. Acá en Chacras del Pintado el que está más lejos está creo que 6 o 7 km del lugar de concentración, y hay otras personas que tienen alrededor de 18 a 20 km.
Entonces, preferimos que esa gente que está lejos no se moviera, pero mismo así hubo 3 o 4 que están a más de 20 km y estuvieron ahí en la concentración. Nosotros únicamente queríamos mostrar la pancarta, una pancarta que decía: "Basta de presión, la familia tabacalera quiere trabajar en paz".
¿Y qué pasa? Habíamos notificado a la policía y todo que nosotros íbamos a hacer eso, todos los trabajadores de acuerdo, aprobado en la Seccional, pero cuando estábamos ahí justo pasó la Caminera y dijo, bueno, todos fuera de la parte de bitumen, nos retiramos, dejamos totalmente despejada la pista y dijimos, nosotros acá no queremos que paren para hablar con nosotros, nada más queremos que lean nuestro cartel y se den cuenta que estamos acá. Ese era nuestro propósito.
Y cuando vimos allí habían como 3 camionetas llenas de policías que estaban allí, a cada rato aparecían 2 seguridades del gobierno que venían de Tranqueras, de allá de Ruta 5, venían unos cuantos minutos adelante de la comitiva y estuvieron allí parados. A la policía le dijeron que no, que no podían dejar que llegáramos a la pista, que podíamos abrir el cartel pero fuera de la ruta, que no estuviese cerca de la ruta, que no era para dejar mostrar.
Entonces, cuando vimos que se arrimaba la comitiva, fuimos a abrir la pancarta, cuando se aproximen nos retiramos y que pasen tranquilos.
Entonces cuando vinieron nos interrumpió, hubo algunos empujones allí empujando a la gente que estaba y no permitieron que se abriera la pancarta, se pusieron adelante como tapando la visión. Mismo así hubo alguien que paró la camioneta, después que pasó el presidente y todo, paró la camioneta, leyó y dijo: ¡muy bien lo que están haciendo! y siguió la marcha...

 

MAB: ¿Quién dijo eso?

HS: Uno que pasaba...

DS: Sí, uno que pasaba, de dentro de la comitiva, fue el único que paró y dijo, muy bien lo que están haciendo

MAB: De la comitiva...

 

HS: ¿Su hijo fue detenido un rato, digamos, cuándo fue liberado?

DS: Yo les cuento, eso fue la manifestación frente al camping deportivo que está más o menos a unos 2 km de donde estaba la concentración de la comitiva del presidente que hizo uso de la palabra y todas esas cosas, de donde estaba el acto, y entonces la gente se quedó indignada, decía, pero no pudimos mostrar el cartel. ¿Hacer kilómetros, perder horas de trabajar para estar acá y que no leyeran nuestro cartel?
Dicen, no, vamos a hacer una cosa, vamos a llevar, vamos a ponernos allá adelante, en algún lugar vamos a poder pararnos, abrir nuestra pancarta y la van a poder leer.
Y fue cuando llegaron, había tan poca gente, no sé qué pasó, capaz que el sol, no sé, o la gente muy cansada o qué que había muy poca gente en la inauguración. No es de las cosas comunes como se ve siempre en otros actos que siempre hay bastante gente.
Pero había poca gente en realidad (...) comitiva política del partido, pero ahí entró el chiquilín, yo iba detrás con mi esposa y con la bandera uruguaya, ellos iban con la pancarta y un grupo de productores que nos seguían, ellos fueron, se adelantaron para ponerse direccionados frente al que estaba hablando que en ese momento era el ministro Rossi, y que alguien tomara la imagen lo que se estaba haciendo, que tuvieran conocimiento. Se cruzaron por detrás del ministro Bonomi, en el video está clarito, se cruzaron por detrás y se pusieron un par de metros pasados de donde estaba y abrieron.
Ahí los militantes del Frente Amplio, incluso el presidente del Frente Amplio de acá de Artigas, también se juntaron 4 o 5 para cubrir la pancarta, se pusieron adelante como para que o se viera.
Entonces, si vieron el video, ahí se ve claramente que el ministro se acerca, lee, se pone de espaldas y da unos empujones de espaldas. Él provoca todo eso.
Y pacíficamente, es decir, no hicieron nada los gurises, sólo dijeron, si vos no me dejás así yo me agacho, si no puedo estar parado me siento. Al sentarse, abrieron la pancarta, la seguridad lo tomó, lo llevaron y llamaron a la policía. La policía sabía que no podía proceder en eso, pero estando el jefe de ellos allí, el ministro, lógico, yo no culpo a la policía. Yo creo que la policía normalmente no iba a proceder porque no había nada malo, nada más que la seguridad llamó a la policía para que llevaran.
Ellos lo llevaron y lo pusieron en el calabozo. Después nos enteramos que el encargado de guardia que estaba cuando llegó mandó a retirarlo, que no correspondía y al rato llegó un abogado

 

HS: Bien, esto fue una decisión, para que quede claro, de ir con estos carteles, tomada por los productores de Chacras del Pintado, de la zona...

DS: Sí, sí

 

HS: Dio por si después aparecen versiones que le quieran a atribuir a otros que lo pensaron.
Lo que le queremos preguntar también para finalizar, Suárez, si en este panorama que usted describió, incluso con la experiencia esta del boniato azul que fracasó, si hubiera una propuesta seria de reconversión que a ustedes les permitiera, con los tiempos necesarios, que se dedicaran a cultivar otras cosas con este panorama del tabaco, teniendo en cuenta que en Artigas han fracasado varias experiencias de reconversión en estos años. ¿Si hubiera una propuesta seria ustedes la tomarían en cuenta?

DS: Por supuesto que sí, por supuesto que sí porque nosotros no estamos prendidos, no somos como decía la gente del gobierno de acá que nosotros somos dependientes de la empresa. La gente que trabajó en el Uruguay Rural prácticamente nos insultaban los técnicos, nos decían, no, ustedes son dependientes de Monte Paz y o quieren probar otra cosa. ¡No, probamos!
Yo me crié arrancando boniatos, destapando con el pie en la tierra, jugar como si fuese una pelota juntando boniatos para vender. Y vivíamos con necesidades, en la miseria.
Y después cuando empezamos a trabajar el tabaco fue diferente, ya conocemos ese trabajo.
Además que hubo un intento de la empresa Monte Paz de que se plantara cebolla, maíz dulce, sandía, zapallo cabutia, había un banco de semillas en la empresa, con los técnicos y todo el asesoramiento, tenía también el fertilizante, todo lo necesario, la empresa nos proporcionaba todo eso pero, claro, por supuesto que nos cobraba con (...) de tabaco a fin de cosecha.
Fracasó porque no hay comercio acá en Artigas, porque tenemos que competir con la frontera que los precios son muy bajos, y si vamos a vender para el sur del país estamos a una distancia que no hay flete que compense siendo que otros departamentos que están más cerca tienen mayor facilidad de transporte y mejora el precio.
Después vino cuando estaba el Dr. Lacalle el proyecto (...), se hicieron todos los intentos. Y lo que se hizo fue plantar tomates, morrones, de todo, y todo producido de mejor calidad y mayor rendimiento pero la comercialización siempre se fue abajo.
Entonces terminó con ese proyecto con los productores endeudados, muchos tuvieron que pagar con el tabaco. Y hubo unos productores que tenían deuda que tuvieron que vender sus tierras para poder pagar la deuda. Gente que estaba en edad de jubilarse ya, bueno, yo vendo mi chacra, pago la deuda y quedo libre, pero después a plantar tabaco y todo porque generó deudas para los productores todos estos intentos.
Después vino el proyecto de Uruguay Rural en el gobierno de Batlle que funcionó muy lindo hasta el 2005 en la parte de ganadería y todas esas cosas se tenía mucho apoyo. Hay productores que tenían 10 vaquitas y hoy están con más de 100 o 200 vacas porque empezaron con ese proyecto.
Pero después cuando en el 2005 cambia el gobierno, sigue el proyecto de Uruguay Rural pero con otra mentalidad, lleno de técnicos por todos lados porque nosotros acá levantábamos, yo era presidente de una asociación civil donde levantaba un millón y pico de pesos por mes para pagar técnicos para ver si se hacía algo. Y andan para acá y para allá e inventaron algo que nosotros ya habíamos dejado de plantar.
Entonces, no es que nosotros no queramos hacer otra cosa, si hay otra cosa, perfecto, pero que nos dé el mismo estatus que el tabaco. Porque plantar boniato o lo que sea, puede darnos el pan de cada día, en vez de comer un pan comemos medio o tres cuartos para sobrevivir. Pero la sobrevivencia y los chicos que van a estudiar, como antes de plantar tabaco no se tenían expectativas. Hoy tenemos hijos de tabacaleros que son médicos, contadores públicos, licenciados en enfermería, maestros, profesores, técnicos agropecuarios.
Yo qué sé, creo que en todas las profesiones hay hoy hijos de productores, incluso tengo un hijo que es maestro y la otra hija que tengo está haciendo el Magisterio. Y bueno, el director departamental de Primaria es hijo de la tierra tabacalera, es de esta zona.
Así que esto vino a traer progreso a la gente, el rancherío que había en la década del 70 hoy cambió todo por casas decorosas, con la misma tecnología que hay en la ciudad porque el tabaco permitió que avanzara y creciera la zona, vino la energía eléctrica. Entonces, nos dio la comodidad de vivir con las mismas condiciones que se vive en la ciudad, pero por otra parte es más tranquilo porque estamos con nuestros hijos, y también nuestro vecinos están cuidando a los hijos, que van a la escuela, saben a la hora que van, que llegan. El que va al liceo, se sabe a qué hora va y vuelve porque no es como en otros lados que se manda a los hijos a estudiar, los hijos van, no entran a clase y todas esas cosas, se juntan con malas compañías y se da lo que se está dando. Entonces acá no, en este caso la familia tabacalera está con sus hijos controlando, y el momento que sobra, el momento de descanso que ellos tienen, nos ayudan. En mi caso yo ya estoy, mi hija menor tiene 19 años, pero los vecinos acá, los hijos ayudan porque van aprendiendo, están aprendiendo desde chicos que hay que agachar el lomo, conseguir sus cosas y no hacer lo que está haciendo el gobierno este, incentivando a la gente a que no trabaje, que busque la tarjeta de Mides. Esas cosas así que ustedes ya están muy cansados de conocer, la campaña de Plan de Equidad y todas esas cosas, lo que vino a traer a nuestros ciudadanos perder el hábito de trabajar y de ser una persona honesta y honrada.
Eso es lo que viene pasando, y nosotros no queremos eso, no queremos que cierren la fábrica Monte Paz, porque si la cierran nosotros vamos a quedar sin trabajo. ¿Y vamos a volver a hacer qué? Mucha gente sale a trabajar en a esquila, a cortar la caña de azúcar que hoy también ya está siendo un fracaso. Y yo qué sé, otro trabajar en una estancia, pero tampoco, hoy ya hay poco trabajo, está todo con conteiners y con cosas más modernas que (...) la mano de obra

 

DM: Delmar, nosotros le queremos agradecer, lamentablemente se nos ha acabado el tiempo, íbamos a hablar un poquito sobre la producción pero usted ha logrado transferirnos un montón de conocimiento. Seguramente podamos en otro momento también volver a este tema que es muy importante, sobre todo para los que vivimos en la capital, conocer profundamente lo que se vive en el interior del país, qué es lo que está pasando con la producción de todos los elementos. Usted habla del tabaco pero también deja entrever algunas otras producciones que también están pasando dificultades.
Le queremos agradecer mucho estos minutos y probablemente en los próximos días, luego de salir del escenario este que se ha planteado con esta situación con Bonomi, lo volvemos a convocar, ¿le parece?

DS: Sí, sí, siempre a las órdenes, ningún problema, no tenemos problema de difundir desde nuestra área. Agradecemos mucho a los medios de prensa porque nosotros lo que queríamos era mostrar nuestro trabajo y una verdad que fue que el brillo que tendría que tener la inauguración, el presidente inaugurando y sus ministros, esto quedó por tierra porque fue un fracaso total, porque lo que hicieron contra nosotros y los periodistas que estaban, fue un atropello. Hoy todos los medios de prensa locales y de otros lados, diputados de ahí de Montevideo y todo llamaron para las radios de acá y estuvieron hablando de todo como fue, la manera en que trataron a los periodistas, amenazando, incluso a mi mujer una persona amenazó con pegarle y yo qué sé, muchas cosas, cosas innecesarias.
Bueno, ningún problema con difundir sobre esta zona...

 

MAB: Muchas gracias, que pase bien

DS: Chau, chau.