“EL DE BOLSONARO ES UN GOBIERNO QUE YA ENTRA MUY GOLPEADO POR SOSPECHAS DE CORRUPCIÓN GRAVES”
Contacto con Plínio de Arruda Sampaio Jr., 13 de diciembre de 2018.

 

Desde San Pablo, en su contacto semanal con CX36, el economista y analista político brasileño, profesor Plinio de Arruda Sampaio Jr., se refirió a la designación del gabinete de Jair Bolsonaro y señaló que este gobierno ya entra muy golpeado, por sospechas muy graves de corrupción. “El gabinete ya se define con un claro muy cercano al discurso homofóbico y retrogrado de Bolsonaro”, que ya empieza a enfrentar problemas importantes. “Hay problemas de corrupción con el hijo de Bolsonaro, Flavio senador electo por Rio de Janeiro a quien le encontraron movimientos de dinero que no pudo explicar que terminaron en la mujer de Bolsonaro. Es un lio grande que muestra su relación con el sistema tradicional político brasileño y comenzaron las disputas fuertes y públicas entre el otro hijo de Bolsonaro, Eduardo también electo senador y una mujer por ver quién va a ser el líder del partido en el parlamento” a lo que se agrega un enredo con la iglesia y los evangelistas. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/plinio-arruda-sampaio-jr-13-12-audios-mp3_rf_30767542_1.html

 

Hernán Salina: Estamos en contacto con San Pablo, Brasil, reencontrándonos con nuestro hombre en la ciudad paulista, Plínio de Arruda Sampaio Jr., bienvenido una vez más.

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Hernán, gran gusto volver a hablar con Radio Centenario.

 

HS: Bueno, te tuvimos algunas semanas ausente por las actividades en las que estás, pero queremos pasar un poco en limpio esta recta final ya rumbo a la asunción de Bolsonaro el 1º de enero en donde a nivel de la región se va confirmando quiénes van y quiénes no van; Macri no va, por ejemplo, el presidente de Argentina.
Y a la vez se van confirmando las orientaciones a través de los hombres y mujeres que va eligiendo Bolsonaro para el gabinete, Plínio.

PASJ: Sin duda alguna, el gabinete de Bolsonaro ya se define como con un color claro, va a tener un color muy cercano del discurso homofóbico, del discurso retrógrado de Bolsonaro.
Entonces, cuando parecía que podría ser un Ministerio un poquito más ameno, no, yo creo que viene con el color de Bolsonaro. En esto no hay mucha sorpresa.
Lo que yo creo que sí es importante resaltar para los hermanos uruguayos, es que el gobierno ya empieza a enfrentar problemas importantes, aún antes de asumir la Presidencia. Hay problemas de corrupción con el hijo de Bolsonaro, Flavio Bolsonaro que es senador elegido por Río de Janeiro, se encontraron movimientos de dinero no explicado de un asesor suyo y esta plata termina en la mujer de Bolsonaro.
Este es un lío grande que ya muestra la relación muy orgánica de Bolsonaro con el sistema tradicional de la política brasileña.
Además, antes de asumir ya empiezan las disputas muy, muy fuertes y públicas, peleas muy escandalosas en el partido de Bolsonaro; entre su otro hijo que se llama Eduardo y una mujer que se llama (...) por ver quién va a ser líder del partido en el Parlamento, en la Cámara de Diputados.
Y por fin también se enredó bastante Bolsonaro con la iglesia, con los evangélicos, porque había un líder evangélico que era un senador (...) que quería ser ministro. Y no se sabe por qué, porque esto quedó escondido, Bolsonaro no lo nombró, nombró a su asesora. Y eso también despertó mucha, mucha reacción adentro de la iglesia evangélica.
Lo importante de todo esto es mostrar la fragilidad del gobierno. Es un gobierno que ya entra muy golpeado por sospechas de corrupción graves, dificultades internas de arreglar el equipo, entonces yo creo que tendremos un período de mucha inestabilidad hasta que el gobierno tenga capacidad de dar un mínimo de coherencia a su gestión.

 

HS: Esto que decías de las denuncias de corrupción y de lo que involucra a su hijo Flavio que fue electo senador, también salpica y generó algún amague de explicación por parte del presidente electo Bolsonaro, sobre esto de las cuentas

PASJ: Mira, esto fue muy desmoralizante. Cuando le preguntaron ayer a Eduardo Bolsonaro sobre el problema, él dice, no, ese es un problema de mi hermano.
Bolsonaro dice, bueno, si tiene problemas, si hubo algún problema ahí, yo después pago lo que debo, pero son siempre frases de no más de dos, muy cortadas y eso sí es un problema, porque ahora cuando hacen entrevistas, la gente quiere explicaciones. Entonces, ya tienen que estar en la defensiva.
La realidad es que no dieron ninguna respuesta contundente, ni de ningún tipo. Y Moro, que es el paladino de la anticorrupción, también calladito, a espera que las investigaciones den mayores indicios.
Pero de cualquier manera la radio, la gran prensa, la burguesía brasileña, aprovecha esto para ver si deja un poco al gobierno Bolsonaro en la defensiva, porque yo creo que los propios segmentos importantes de la burguesía brasileña no tienen concordancia con los métodos y con los discursos muy, muy fuertes de Bolsonaro. Lo quieren domar.
Entonces, aprovechan esto para ver si le cortan el alita, para que quede más domesticado

 

HS: Y sumemos a ese panorama, al futuro jefe de gabinete de Bolsonaro, Onix Lorenzoni, que también cuando algunos periodistas lo apretaron por denuncias de aportes a campañas electorales no muy claros simplemente se enojó y se fue

 

PASJ: Ah bueno, esto yo agarré los escándalos de la última semana Hernán, pero es verdad que no hablo con Radio Centenario hace dos semanas, esos son los escándalos de la semana anterior y tienes razón.  Onix Lorenzoni, que es el hombre de su articulación política, ya tiene problemas gravísimos, no son pequeños problemas, de mucha corrupción.
Primero dijo que lo hizo una vez nomás, lo hizo porque todos los hacían y que pedía perdón. Después vino otra denuncia, y él dijo que ya pidió perdón a Dios y por lo tanto él se siente ya a cero.
Pero todo esto va a ocasionar problemas graves para Bolsonaro en el futuro, porque la burguesía espera, así funciona, y cuando ve el momento saca esas cosas para dejar al Ejecutivo en defensiva y para ver si lo conduce al camino que le conviene al capital.
Entonces, yo creo que es un comienzo muy, muy malo, esto ya llegó a la periferia, cuando uno va a hablar con obreros, y aún con gente no politizada, la gente ya viene y dice, bueno, pero este tipo ya empieza así, está muy mal. Entonces, es un gobierno que va a empezar bien debilitado.
Lo que es una excelente noticia para nosotros los de izquierda, que se le disminuya un poco la moral de poder atacarnos de manera muy virulenta como él tiene intensión

 

Diego Martínez: Plínio, haciendo un corte muy grueso, uno identifica a Bolsonaro como la antipolítica, por más que está cargado de política lo que él establece, pero como que no es el mismo lenguaje que estamos acostumbrados en el debate filosófico, ideológico, él juega a otro juego.
Ahora, ¿qué pasa con el resto de los partidos en Brasil? ¿Cómo se están organizando también para algunos de ellos mantener cargos, mantener su estructura financiada con puestos pagos, rentados en el Estado? ¿Qué está pasando con los posicionamientos políticos en Brasil en estos primeros tiempos de Bolsonaro que se vienen?

PASJ: Mira, los partidos convencionales del orden, Diego, ellos hacen, dentro de la tradición brasileña, buscan una manera de adaptarse a la nueva condición. Entonces hay una especie de transfiguración, de mutación de estos partidos y ellos intentan entrar en el gobierno Bolsonaro.
Pero esto todavía no se realizó, es un problema que va a tener Bolsonaro. Para que tengan una noción concreta, en el Senado a Bolsonaro le faltan 46 senadores para que tenga dos tercios de los senadores...

 

DM: La mayoría parlamentaria

PASJ: Sí, la mayoría calificada, la necesaria para cambiar la Constitución.
Y en la Cámara de Diputados le faltan 79 diputados. Entonces, es dentro de este marco que tenemos que pensar eso que colocaste, Diego. O sea, estos partidos van a negociar, son todos partidos fisiológicos, por lo tanto todos necesitan del Estado para sobrevivir.
Entonces, con esta moneda de cambio ellos van a negociar con Bolsonaro la entrada en el gobierno.
Pero esto no será una relación tranquila porque Bolsonaro tiene que mantener la imagen de hombre por arriba de los partidos, como dijiste, de la no política. Pero el movimiento de los partidos del orden es este, de manera muy clara, o sea nosotros cuál es la nueva música, danzamos la música que está, no hay problema.
Entre los partidos de la oposición hay una disputa todavía muy sorda, muy silenciosa entre el PT y Ciro Gomes para ver quién va a liderar la oposición dentro del orden. Y la oposición fuera del orden, digamos la izquierda, está en muchas reuniones y en compás de espera para ver concretamente cómo viene el gobierno Bolsonaro.
Más o menos este es el cuadro aquí partidario en Brasil

 

DM: ¿Pero se puede ver al PT integrando lugares del gobierno? No, no le da para tanto...

PASJ: No, no, el PT es la izquierda del orden, no, de ninguna manera, no quiere, ni que quisiera tendría alguna chance.
De Ciro Gomes, del PDT (Partido Democrático Laborista) para la izquierda, se va a hacer un bloque de oposición; y la disputa es ver quién va a ser y cómo va a ser la oposición. Por mientras la oposición se manifiesta de manera muy, muy tímida.
Para que tengan una idea, en la época de la dictadura militar nosotros teníamos dos partidos, había una broma que decía, el partido del "Sí" y el partido del "Sí señor". Por mientras la oposición a Bolsonaro se manifiesta muy cercana al partido del "Sí"

 

HS: Hablábamos antes de salir al aire contigo, Plínio, que para nosotros es importante y es interesante que podamos ir conociendo a través de los contactos contigo qué proceso se va dando en la cabeza del PT, en la conducción del Partido de los Trabajadores con Lula preso que cada tanto da alguna declaración. Pero es importante ver, tras la responsabilidad que ha tenido ese partido en todo este proceso en Brasil, ¿qué pasa ahora desde la derrota? ¿Qué pasa desde perder los lugares de poder de acceso a lo económico con todo lo que eso implica, los miles de cuadros que tendría en el gobierno, la cooptación de las organizaciones sociales, seguir lo más cerca posible ese proceso de derrota del PT y de lo que vaya surgiendo de él?

PASJ: Seguro que sí, Hernán, yo creo que parte del carácter de la oposición en el período futuro dependerá mucho del comportamiento del PT y de los movimientos y sindicatos vinculados al PT, de cómo se van a comportar.
En el momento en el PT existe una gran confusión, ellos sintieron el golpe que fue muy fuerte y no saben mucho qué hacer, porque ahí todo funcionaba sujeto a las decisiones de Lula. Y con Lula fuera del juego, por lo menos por un buen rato, el partido queda muy, muy sin saber qué hacer. Entonces, la noticia que tenemos es que hay una especie de guerra civil para ver quién manda ya que Lula no tiene más condiciones de imponer el mando como tenía antes.
Una de las disputas mayores es quién va a ser la figura pública del PT. Entonces, Fernando Haddad intenta ser el hombre pero encuentra mucha, realmente mucha dificultad dentro del partido.
En los movimientos sociales lo que predomina es una especie de un gran temor que los movimientos sean objeto de una persecución muy, muy fuerte; lo que me parece que no es nada improbable, que tengamos una especie de criminalización de los movimientos sociales. Esto ya viene pero ahora puede cambiar para mal, las dirigencias pueden ser encarceladas, los movimientos pueden ser puestos fuera de la legalidad. Y no es imposible que esto sea hecho por el camino de buscar asociar los movimientos con corrupción.
Entonces, no es nada imposible que hagan investigaciones muy fuertes en las cuentas. Los movimientos mientras están muy en la defensiva

 

DM: Muy bien, Plínio, como siempre un gusto, nos pone muy contentos haber retomado el diálogo contigo, tendremos dos más antes del cierre del año, capaz que de evaluación  un poco de lo que ha sido todo este año realmente con mucha información, ha pasado de todo en Brasil durante este año con elecciones incluidas

PASJ: Perfecto. Y este final de año para mí está mucho más tranquilo, o sea que no voy a faltar con mi compromiso con Radio Centenario

DM: Muy bien, para nosotros mejor

 

HS: La gente se pregunta, nos ha mandado mensajes, por qué estás tanto en aviones, qué es lo que hacés, si trabajás en alguna compañía aérea o algo así

PASJ: No, no trabajo pero la única ventaja es que tengo coleccionados estos puntitos que te dan con los viajes. Estoy bien en el programa de fidelidad.
Hay que ver el resultado, la conspiración es intensa, el resultado no tanto

 

MAB: Bueno, un abrazo Plínio

PASJ: Un gran abrazo, un gran gusto volver a hablar con Radio Centenario.