“HOY LA AMENAZA NO ES LA PASIVIDAD SINO LA PSEUDO ACTIVIDAD. O SEA, HACER COSAS QUE EN DEFINITIVA SON FUNCIONALES AL SISTEMA”
Entrevista al profesor Luis Maseda, 7 de marzo de 2019.

“Este tema que tiene que ver con las preocupaciones cotidianas que atraviesan a los educadores, a los ciudadanos en general y que son un componente insoslayable de lo que es hoy la realidad educativa, porque la violencia traspasa los muros de las instituciones educativas y se replica en los ámbitos educativos. Nosotros vamos a hablar hoy de violencia y educación, una aporía de nuestro tiempo, de este tiempo pos-moderno, donde curiosamente ha habido, según nos aporta un autor francés muy importante que es Gilles Lipovetsky, una suavización de las costumbres”, dijo el profesor Luis Maseda al presentar en ‘Mañanas de Radio’ la segunda parte de su diálogo con la audiencia de la 36 sobre violencia y educación. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/entrevista-al-profesor-luis-maceda-07mar19-audios-mp3_rf_33161269_1.html

 

María de los Ángeles Balparda: Bueno, creo que el hecho de empezar con una canción hace que los oyentes ya se encaminen hacia quién es el invitado. El profesor Luis Maseda está con nosotros acá, bienvenido.

Luis Maseda: Buenos días Ángeles y buenos días a la audiencia.

 

MAB: La última vez que vino Luis a acá estuvo hablando de educación y violencia, y dijimos que nos habíamos quedado muy cortos con el tiempo, que daba para otro programa y acá está la segunda parte

LM: Exactamente, la segunda parte de este tema que por supuesto no se agota en dos charlas, pero que tiene que ver con nuestro tiempo, que tiene que ver con las preocupaciones cotidianas que atraviesan a los educadores, a los ciudadanos en general y que son un componente insoslayable de lo que es hoy la realidad educativa, porque la violencia traspasa los muros de las instituciones educativas y se replica en los ámbitos educativos.
Nosotros vamos a hablar hoy de violencia y educación, una aporía de nuestro tiempo, de este tiempo pos-moderno, donde curiosamente ha habido, según nos aporta un autor francés muy importante que es Gilles Lipovetsky, una suavización de las costumbres

 

MAB: Antes de que vos sigas, aporía, "es una aporía de nuestro tiempo". ¿Qué es aporía?

LM: Una aporía es una contradicción. Entonces, la contradicción es entre la violencia y la educación. ¿Por qué? Porque justamente en nuestro tiempo ha habido una suavización de las costumbres, entonces, no hay una apología de la violencia sino, por el contrario, un elogio de la pacificación, un rechazo y una condena a las distintas formas de violencia.
En este sentido nosotros decíamos la vez pasada, en los ámbitos educativos se trata de transmitir el valor del diálogo, del entendimiento, de la comprensión. El discurso de la escuela, el discurso de las instituciones educativas es un discurso antagónico al de la violencia.
Incluso hay una organización que se formó hace poco, en nuestro tiempo, que se llama "Educadores por la paz" lo cual también nos habla de esta idea de que la violencia y la educación se anteponen.
Podemos hablar de la canción también...

 

MAB: Bueno, justamente, estábamos hablando nosotros antes de que empezara el programa, escuchando la canción, y es una canción que hace mucho tiempo si vos ponés las radios por ahí no lo vas a escuchar ¿no?

LM: Claro, claro

 

MAB: De este hombre, que a mí me llamaba la atención, ahora vos me decías la edad que tenía cuando murió y era recontra joven

LM: Muy joven, 33 años, Tabaré Etcheverry, un cantor olvidado, uno de los mayores cantores de nuestro canto popular que ha sido significativamente olvidado.
Era un cantor de protesta...

 

MAB: Sí, cuando había cantores de protesta

LM: Cuando había cantores de protesta.
El olvido de este cantor es significativo porque en este tiempo ya no existen cantores de protesta, ya nadie protesta, parece que eso que dice la canción de que no está bien lo que está, se dio vuelta, porque en general no se protesta.
Ahora bien, esta canción habla de lleno del tema de la violencia que es el tema que nos convoca a hablar aquí. Pero justamente habla de un tipo de violencia que es una violencia que apunta a la transformación social, una violencia revolucionaria, porque a través de la violencia, como dice la canción, se trata de dar vuelta las injusticias de este mundo y de mejorar la situación de la sociedad.
Es interesante esto porque esta violencia revolucionaria surge en la época moderna, en la modernidad. En la época moderna, junto al advenimiento del sujeto racional, del individuo como tal que pasa a ocupar un lugar central, aparece también la idea del cambio, de la transformación social, de la revolución. O sea que la violencia revolucionaria y la emergencia del individuo son inseparables.
Y aquí esta canción y esta cuestión de la violencia que se plantea acá nos lleva a una idea muy importante y a un pensador muy importante que fue Renato Descartes. Porque en la modernidad, uno de los constructores de la modernidad es Descartes.
A través de Descartes surge el sujeto racional y surge un movimiento muy importante que es el humanismo. A través del humanismo el hombre se hace cargo de la historia, o sea, pasa a ser un sujeto activo en la historia, deja de ser meramente un sujeto pasivo que estaba en manos de la voluntad de Dios y pasa a cumplir un rol activo

 

MAB: ¿De qué época estamos hablando?

LM: Estamos hablando del siglo XVII, descartes es un hombre que vive en la primera mitad del siglo XVII y bueno, Descartes pone el sujeto racional en primer lugar. Eso que aprendíamos en el liceo y que uno no entendía muy bien por qué todo el asunto aquel del "pienso, luego existo" ¿verdad? Una cosa a veces tan lejana, tan teórica.
Sin embargo hace posible que el hombre pase a ocupar un lugar primordial en la historia

 

MAB: ¿Porque hasta ese momento qué estaba en el centro?

LM: Bueno, la Edad Media se puede definir como una edad de la espera porque los hombres esperaban el milagro o la redención divina, acceder al reino de los cielos. Eso cambia en el Renacimiento y en la Modernidad a través de este pensador que tuvo la osadía, que nadie había tenido hasta ese momento, de dudar de todo. Por eso se tuvo que ir de Francia a Holanda que era el país más liberal del siglo XVII, y después se tuvo que ir de Holanda. Porque cuando los protestantes, que eran más liberales, empezaron a leer lo que había escrito Descartes, dijeron, no, no, un momentito, ¿cómo es esto de que se puede dudar de todo?

 

MAB: Claro, es que en esa época eran todas certezas, o sea, nadie dudaba

LM: Exactamente, claro

 

MAB: Digo porque uno de repente lo ve a la luz de lo de ahora y dice, ah, dudaba de todo... Bueno, en aquel momento era un avance dudar sobre todo

LM: Claro, por supuesto. Hoy también es un avance

 

MAB: Hoy también, hoy en este momento volvemos a que es un avance

LM: Claro, que vuelva Descartes ¿no es cierto?
Fue un revolucionario y al decir de José Pablo Feinmann que es un filósofo argentino muy importante, fue un asesino, porque fue el que mató a Dios

 

MAB: Claro, flor de asesino ¿no?

LM: Un asesino conceptual, aclaremos

 

MAB: Exactamente.
Bueno, Descartes allí cumple ese papel...

LM: Claro, cumple el papel de fundar el humanismo, de poner al hombre en el centro de la historia, y si el hombre es el centro de la historia entonces, entre otras cosas puede hacer lo que plantea Tabaré Etcheverry en esta canción, a través de la violencia cambiar el orden social y fundar un orden social nuevo. Puede hacer la revolución

 

MAB: Sí, eso es lo que está planteando Tabaré Etcheverry en la canción

LM: Exactamente.
Esa violencia revolucionaria está bastante alejada de la violencia de nuestros días, a la cual Lipovetsky define como una violencia salvaje o una violencia "hard" -dice él- dura, que no tiene proyecto histórico, o sea que no tiene como meta la transformación social, que no tiene como meta cambiar la sociedad, que no tiene como meta hacer la revolución.
Y si uno repasa los hechos de violencia con lo que tan simpáticamente los noticieros nos ponen en contacto todas las noches, se entera que por ahí por Toledo mataron a una pobre mujer para robarle dos frascos de perfume. Entonces, no hay proporción entre las características de la violencia y los objetivos que se llevan adelante ¿verdad? O que matan a alguien para robarle una bicicleta.
Entonces, esta violencia, sin proyecto, sin futuro, sin pretender cambiar nada, es una violencia distinta de la violencia de la que nos habla la canción

 

MAB: Ahí está.
Importante, porque la gente está, estamos todos muy bombardeados, vos decías la televisión todas las noches. Los fines de semana pareciera, si vos mirás un informativo de televisión, que no hay otra cosa más que la violencia que asesina personas en los barrios. Y el hombre mató a la mujer, y la mujer por otro lado mató a un hombre, todo eso. Acá estamos distinguiendo, vos decías, los objetivos, para qué, por dos frascos de perfume o por una bicicleta, estás hablando de otros objetivos muy superiores

LM: Claro, claro, de dos tipos de violencia que tienen que ver con dos etapas históricas diferentes, lo que sería la modernidad y lo que atravesamos hoy que es la pos-modernidad

 

MAB: Bueno, les decimos a los oyentes que estén atentos, ustedes están acostumbrados a Luis viene y trae siempre algo que nosotros ponemos a consideración para que la audiencia opine y después, entre todos los que opinaron sorteamos, en este caso es un disco nuevamente, tremendo disco, Son dos discos en realidad en una caja, Alfredo Zitarrosa "Mis 30 mejores canciones". Al final del programa sortearemos entre todos los opinen sobre lo que se va a poner a consideración de la audiencia.
Bueno, decíamos de esta situación que él trae, que vamos a leer ahora, sobre un caso concreto real, una situación verídica...

LM: Sí, debo decir dos cosas, porque mi compañera Valeria me decía la vez pasada que estuve, quiero hacer una pequeña observación me decía, primero que llevaste un caso de la Argentina, y segundo que pusiste a León Gieco que también es Argentino, tendrías que haber aludido al Uruguay...

 

MAB: Está bueno

LM: Bueno, entonces, como el tema es violencia y educación vamos a presentar un caso que sucedió en nuestro país con respecto a la educación y que tiene que ver con las consecuencias que tuvo una decisión de un conjunto docente que sirve muy bien para reflexionar acerca de las relaciones tan peculiares que tienen la violencia y la educación.
Así que Ángeles te pongo, como hago con mis alumnas, te pido que leas

 

MAB: Ahí está, bien por Valeria, vamos a leer esto.
"UN FALLO MORTAL
En el invierno de 2015, una reunión de profesores de Formación Profesional Básica (FPB) de una escuela técnica de Montevideo, evaluó a un grupo de estudiantes cursantes del primer semestre.
En esa reunión se resolvió que cuatro estudiantes que cursaban ese semestre no habían desarrollado el rendimiento exigido para pasar al segundo semestre, por lo cual, debían recursar.
El FPB es un plan alternativo que brinda una formación primaria en diversos oficios para alumnos que han fracasado en el Primer Ciclo de Secundaria o que presentan problemas de aprendizaje importantes. En general, pese a que habilita a acceder a segundo ciclo, acceden a él estudiantes con carencias importantes procedentes de contextos críticos (asentamientos, zonas de marginalidad, barrios muy pobres).
Quienes no aprueban el primer semestre, quedan fuera de la Institución y del sistema educativo; no pueden retornar hasta el año siguiente para continuar sus estudios.
Algunos profesores planteaban -en función de esta realidad y de que la conducta social de los estudiantes era correcta- , se diera por aprobada su actuación. Otros docentes, poniendo énfasis en la falta de logros académicos, sostenían que el bajo desempeño de los estudiantes impedía su aprobación. En un caso, se consideraba prioritaria la contención que la institución podía brindar a los estudiantes; en el otro, se estimaba que el rendimiento en el aula era lo prioritario.
Luego de un debate entre las dos posiciones, se resolvió por mayoría que cuatro estudiantes del grupo repitieran el semestre, quedando a partir de entonces fuera de la institución.
Un mes y medio después, uno de los cuatro estudiantes reprobados que tenía múltiples carencias a nivel familiar y una muy precaria situación económica, resultó muerto. Recibió un tiro en la cabeza durante el asalto a una panadería de la zona.  Esto generó consternación en la comunidad educativa.
Preguntas:
¿La decisión de reprobar a los estudiantes fue adecuada o inadecuada?
¿Las instituciones educativas deben desentenderse de los logros educativos y priorizar la función de contención social?
¿La tarea de las instituciones educativas es la contención social o el desarrollo de procesos de enseñanza - aprendizaje?
¿Este desenlace trágico pudo haberse evitado si el alumno hubiera exonerado o, simplemente, adelantó un final previsible?"
Tremenda situación y tremendas preguntas...

LM: Tremendas preguntas.
Esto pasó efectivamente aquí en Montevideo en el año 2015, el FPB es un programa que se hace para alumnos que tienen carencias intelectuales o fracasos a nivel de la educación media y le da una formación básica en oficios como mecánica, carpintería, peluquería, podología, etc., de modo que estas personas puedan llegar a trabajar en esos oficios como ayudantes, como medio oficiales digamos, y de esa manera aportarle una salida laboral.
Ahora bien, el problema es que los rendimientos son bajos, y en este caso que se relata aquí, estos estudiantes no cumplieron con los logros que establecían los docentes para el primer semestre.
Luego de eso la decisión que se toma es que cuatro de ellos quedan fuera. Esto a diferencia de lo que pasa en otros ámbitos, como son semestrales los cursos, hicieron que estos chiquilines quedaran directamente en la calle porque no podían continuar en julio, o sea, quedaron ara marzo del año siguiente.
Y el final de esta historia, por lo menos de una de las historias, no sabemos qué pasó con los otros tres, es que uno de los chiquilines resultó muerto porque participó en el asalto de una panadería, le pegaron un tiro en la cabeza y murió, a los pocos días de haberse generado esta decisión.
Entonces, lo que nosotros nos preguntamos, y nos preguntamos sinceramente porque tenemos dudas, si la decisión de reprobar a los estudiantes fue adecuada. Luego, si las instituciones educativas deben desentenderse de los logros educativos y priorizar lo que es la contención social, que era un poco el discurso de algunos docentes, no podemos dejar a estos chiquilines en la calle porque puede pasar lo que pasó. Y finalmente si este desenlace pudo haberse evitado o si de todos modos, más allá de lo que hacen las instituciones educativas, el final era previsible, porque capaz que este chiquilín seguía en el sistema un tiempo más y después se iba. En fin, si este desenlace trágico pudo haberse evitado si el alumno hubiera exonerado o simplemente adelantó un final previsible.
Estas son preguntas que dejamos planteadas y sobre las cuales es interesante saber qué es lo que...

 

MAB: Sí, me parece que están, que son muy vivas esas preguntas, que mucha gente se las pregunta. Porque además, uno mismo, vos pensás y decís, encontrás elementos a favor de uno y del otro, de los dos

LM: Exactamente

 

MAB: O sea, si vos decís, bueno, no importa si no pudo pero estuvo acá, lo tenemos contenido, pero se supone que tiene que aprender, y si no sabe no puede pasar. Pero es una tremenda responsabilidad que se le da a la educación, que sea la de la contención

LM: Claro, entonces, ahí vamos hacia una cuestión que nosotros mencionamos la vez pasada que tiene que ver con los fines de la educación ¿no?

 

MAB: Exacto

LM: Si el fin de la educación es servir de contención social y entonces tenemos a todo el mundo en las instituciones educativas, nos quedamos tranquilos porque ahí están protegidos pero no importa lo que pasa adentro

 

MAB: Sí

LM: Yo no sé si conté acá lo que nos contaba un docente de Argentina, con un profesor justamente de mi materia, de filosofía, que llegó a un colegio secundario del conurbano, recién recibido y entonces venía con todo el bagaje teórico y con todas las ganas de presentar a la filosofía y a los filósofos, entonces lo recibió el director de la escuela y le dijo: Mirá, yo te voy a decir una cosa, hacé lo que quieras, pero estos pibes de acá no se pueden ir. O sea, vos hacé lo que quieras, está todo bien, pero de acá estos pibes no se pueden ir.
¿Cuál era el metamensaje? Que la función de la institución educativa era contenerlos y que no importa si él en vez de hablar de filosofía se ponía a contar anécdotas personales o a jugar al ludo

 

MAB: Ahora, eso después se les cobra socialmente a los docentes y a la educación. Se dice, bueno sí, pero fíjense el tanto por ciento de los estudiantes en las pruebas de matemática, o no saben leer, no entienden lo que leen, todo eso se le cobra a la educación como bajo nivel.
Que vos decís, sí, bueno, pero mirá en las condiciones que atienden; pero hay que volver a los fines de la educación

LM: A los fines de la educación, que en definitiva yo creo que subyace a la discusión esta que generó este fallo tan polémico o por lo menos que tuvo esas consecuencias tan trágicas

 

MAB: Me imagino que se den presentar, sino idénticas, muchas situaciones similares por día que tiene que estar resolviendo, ¿qué hacemos?

LM: Claro, sí, en otros, salvando las distancias, también situaciones donde uno a veces en rigor se pregunta acerca de la pertinencia del rigor académico, para decirlo elegantemente.
Pero bueno, esas son algunas de las cuestiones que tenemos planteadas

 

MAB: Bueno, voy a leer mensajes que nos llegan de los oyentes.
Adrián de La Curva dice, "En primera instancia la peor violencia no es la de clase, y segunda que el sistema capitalista tenga ejércitos de desocupados para poder tener superexplotación. El tema teórico es muy importante para poder entender el por qué de las cosas. Saludos al entrevistado"

LM: Bueno, muchas gracias

 

MAB: Dice otro oyente, "Qué interesante análisis, debiéramos escucharlo todos los padres y abuelos" -dice Hilda.
Y Mauro el chofer quedó agarrado con la canción y el cantor, "Busco rabón" -dice y pone una cantidad de signos de admiración y manda saludos.
"Con respecto al problema planteado por el profesor, creo que cada uno debe llevar a cabo su rol, por eso los educadores deben educar y el Estado brindar mediante la toma de las medidas pertinentes, la contención y seguridad que la población necesita" -dice Mayté desde Buenos Aires.
Teóricamente está bien...

LM: pero como dice Serrat, detrás está la gente ¿no? Detrás está la gente y están los sujetos que después protagonizan estos hechos tan tremendos.
Bueno, este caso que nosotros estamos comentando, el del alumno que fue reprobado en el primer semestre del FPB y después resultó muerto de un tiro en la cabeza en un asalto a una panadería, nos habla de una de las dimensiones de la violencia que es la violencia subjetiva.
La violencia subjetiva es la violencia visible, la que está en la superficie de la sociedad, esa que gentilmente los medios masivos de comunicación se encargan de mostrarnos día a día y noche a noche. Y siempre tiene que ver con sujetos individuales, con el Cotorra Loca, el Pelado, el Cosita, el Caramelero, siempre son sujetos individuales y claramente identificables.
Esta es la violencia hard, la violencia sin proyecto, sin futuro, donde no hay una racionalidad, donde no hay una distinción entre lo que pueden ser los medios a emplear y el fin a conseguir, es una violencia que no tiene futuro. No es la violencia de la canción que si se quiere es una violencia al servicio de un proyecto histórico, la construcción de una sociedad nueva. Esta es una violencia irracional, por eso Lipovetsky la llama "violencia salvaje".
Ahora bien, nuestro amigo Zizek, el filosofo esloveno que hemos citado la vez pasada, nos dice, primera cosa que esta violencia se convierte en un señuelo atrapante porque uno se encandila con esta violencia. Es decir, a uno le resulta difícil tomar distancia de ella entonces uno se queda pensando en el chiquilín que murió en el asalto a la panadería y en si el panadero realmente lo tendría que haber matado o si la asamblea de profesores lo tendría que haber aprobado y entonces uno se queda allí pegoteado en lo que es esta violencia subjetiva.
Y lo que dice Zizek es que esto es un señuelo que nos impide ver otras formas de violencia. Y él habla de un triunvirato de la violencia. O sea que hay 3 dimensiones de la violencia.
Esto lo menciona en un libro que nosotros mencionamos la vez pasada, y bueno, como el público se renueva lo vamos a citar de nuevo que se llama "Seis reflexiones marginales sobre la violencia". En ese libro él plantea la tesis del triunvirato de la violencia, es decir, está esta violencia, la violencia subjetiva, la visible, la de los sujetos concretos y fácilmente identificables. Se me ocurre también los barras de las hinchadas en el fútbol. Pero además -dice él- existe una violencia discursiva y una violencia sistémica.
La violencia discursiva o simbólica tiene que ver con el lenguaje, porque a través del lenguaje uno puede ejercer violencia. Cuando alguien se dirige irónicamente hacia otra persona o cuando directamente lo descalifica a través de un insulto, está usando el lenguaje también como un instrumento de violencia.
Pero además, -dice él- el lenguaje impone un sentido, y entonces esa imposición de un sentido a los hablantes, también es una forma de violencia. Voy a hacer una digresión que es bastante ilustrativa. Yo tenía una compañera de trabajo que era catalana, entonces me contaba que en la época del franquismo, en la dictadura de Franco, el régimen franquista, la dictadura había impuesto el idioma castellano en toda España con todo rigor.
Entonces, la gente en Cataluña seguía hablando clandestinamente digamos, en catalán. Entonces cuando la policía, la guardia civil o las fuerzas represivas los encontraban hablando en catalán, les decían a los catalanes, "hable, no ladre"

 

MAB: Porque hablar en catalán era ladrar

LM: O sea, lo rebajaban a una condición animal.
Entonces, se ve claramente cómo el lenguaje como imposición de un sentido es una forma de violencia también, él le llama la violencia simbólica o violencia discursiva

 

MAB: Exacto

LM: Y hay una tercera forma de violencia que menciona Zizek que es la violencia sistémica, que tiene que ver -dice él- con las consecuencias del sistema político y económico en el que vivimos. Este sistema que no es otro que el capitalismo globalizado, genera una violencia que es connatural. ¿Por qué? Bueno, porque según plantea Zizek, en este sistema subyacen relaciones de dominio y de explotación de grandes masas a cargo de una clase que es la que en definitiva trata de preservar el status quo.
Entonces, esa sería la tercera forma de violencia, la violencia sistémica que está presente en este triunvirato de la violencia. O sea, tenemos la violencia subjetiva, la violencia discursiva a simbólica y la violencia sistémica, las consecuencias del sistema político y económico vigentes

 

MAB: Sí, importante para tenerlo en cuenta en esta época que se habla mucho y se impone mucho el tema de la violencia pero estamos hablando de otra cosa

LM: De otra cosa, claro, porque acá hay una cosa interesante que dice Zizek y es que los medios masivos de comunicación nos distraen permanentemente acerca de estas otras dos formas que él llama la violencia objetiva, y sólo se habla de la violencia subjetiva.
Entonces, él dice que nosotros debemos cambiar de tema y da un ejemplo a través de un chiste, dice que hay un hombre que llega antes de su trabajo y entonces encuentra a su mujer en la cama con otro. Entonces el hombre le pregunta a la mujer, ¿qué hace este hombre aquí? Y la mujer le contesta, ¿y tú por qué viniste antes del trabajo?
Y cuando el hombre insiste, dice, bueno, ¿pero qué hace este hombre aquí? La mujer le dice, te pido que no me cambies de tema

 

MAB: Está bueno, está bueno

LM: Entonces, lo que tenemos que hacer nosotros es justamente cambiar de tema, hay que cambiar de tema. Eso es lo que hay que hacer con respecto a este bombardeo que permanentemente los medios masivos nos imponen de la violencia subjetiva, porque de las otras formas no se habla

 

MAB: Es que además es muy difícil porque cualquier persona que haya ido a la escuela, lo mínimo que conozca de Artigas, del proceso artiguista, de Leandro Gómez, de todas las cosas que han pasado, son nuestra historia, vos decís, pero cómo, aquello era violento, vos hablás de batallas, hablás de triunfo sobre el enemigo. Parece todo como que estuviera dentro de una burbuja de la que se mira de afuera, porque si la violencia es todo esto, ¿y aquello qué era? ¿Dónde están las diferencias?
Bueno, pero no es el enfoque que se da en general

LM: Nosotros tomamos como referencia a este pensador muy importante que es Slavoj Zizek porque él plantea también que existe una falacia en cuanto a la violencia porque se pretende que exista un nivel cero de violencia. Es decir, se considera que nuestra sociedad, si no fuera por algunos que vienen a quebrantar la paz, existe una situación de paz y de no violencia, de nivel cero de violencia.
Esto queda clarísimo en el caso de los periodistas deportivos, cuando se arma lío en el estadio, cuando se rompe alguna cancha, aparecen los periodistas deportivos y dicen, bueno, hay hechos de violencia debido a los inadaptados de siempre. O, lo he oído también, a un grupo de inadaptados, o a un grupo de violentos, a los cuales se exige que las autoridades castiguen ¿verdad?
Ahí lo que se hace es plantear que si no fuera por este grupo de inadaptados todo estaría bien, no habría ninguna forma de violencia. El año pasado creo que fue, hubo un episodio que llamó la atención, trágico, me sonrío pero en realidad fue una cosa muy trágica que pasó en Las Vegas, un tipo alquiló el 5º piso de un hotel lujoso en Las Vegas, montó una ametralladora y entró a bajar a gente desde la ventana del 5º piso sin ningún motivo, sin ninguna cuestión...

 

MAB: No era una venganza contra uno

LM: No, nadie, gente que pasaba, entró a bajar y a matar gente, y claro, es una violencia salvaje. Y también ahí uno podía pensar, por culpa de este tipo sucedió, irrumpió la violencia. Pero si no existiera un tipo como este, en realidad estaría todo bien, en la sociedad norteamericana no hay un trasfondo de violencia ¿no?
Pero uno puede hacer otra lectura y decir, en realidad es un emergente

 

MAB: Y además cuántos emergentes tiene Estados Unidos, a cada rato están informando que entró uno a una escuela...

LM: Y no una excepción

 

MAB: No.
Ahora, eso es como una respuesta violenta a violencia...

LM: Claro, una violencia la cual no se habla que es esta violencia sistémica de la que habla Zizek.
Él cuenta otra anécdota que tiene que ver con Picasso. Como ustedes saben Picasso pintó el Guernica que es un cuadro monumental, una de las mayores obras de la historia de la pintura, donde recrea desde su visión el estado en que quedó la ciudad de Guernica después del bombardeo de las Fuerzas alemanas durante la Guerra Civil española. Que si no me equivoco fue por 1936, por esa época.
Resulta que cuando los nazis ocupan Francia, llegan hasta el estudio donde estaba Picasso y se encuentran con el Guernica. Entonces, el oficial alemán que llega a donde estaba Picasso miró el cuadro el Guernica y le preguntó a Picasso, dígame, ¿esto lo hizo usted? A lo cual Picasso le respondió, no, esto lo hicieron ustedes

 

MAB: ¡Qué impresionante eso!

LM: Esto lo hicieron ustedes, no lo hice yo.
O sea, el otro le preguntó por la causa eficiente en términos de Aristóteles, y Picasso le contestó hablando de la causa final. O sea, la causa final no fui yo, fueron ustedes los que me llevaron a mí a haber elegido esta forma de expresar lo que pasó.
Entonces, cuando yo oigo hablar de los inadaptados de siempre y de lo que hicieron a veces me dan ganas de contestarle a los periodistas deportivos, esto lo hicieron ustedes, igual que contestó Picasso. Porque los inadaptados y los fanáticos no surgen por generación espontanea.
Entonces, este ejemplo de Picasso viene bien como respuesta a muchos que exigen castigos ejemplares sobre los grupos violentos y que forman parte del problema también

 

MAB: Sí, además estamos en una época en que ante situaciones de este tipo se dice, vamos a poner cámaras, todo está con las cámaras. Entonces, por ejemplo, para los violentos del fútbol y los inadaptados, un sistema de cámaras que esté donde esté en el estadio lo van a agarrar, lo van a ubicar y lo van a sacar de ahí. Eso no va a resolver el problema de violencia, lo que hace es cuidar el espectáculo como dicen. O sea, en eso son muy sinceros, es para cuidar el espectáculo que hace la empresa, no es por el fútbol es por el espectáculo, que sería otro tema también.
Digo porque también, ¿esto a qué viene, este comportamiento, es de la esencia humana, nace la gente así?

LM: ¡Ah, qué pregunta!

 

MAB: ¿Ahora nace más así que antes? ¿Por qué antes se podían pelear? Como acá se ha relatado mil veces, mi padre se peleaba, espalda con espalda iban con el cuñado y se peleaban con medio barrio después que terminaba el partido de básquetbol. ¿Por qué eso era y no era una cosa como ahora que es poco menos que anti humanidad?

LM. Bueno, y volvemos a lo que dije al principio que es lo que plantea Lipovetsky a propósito de las violencias actuales, que se ha dado un proceso de pacificación en la sociedad, de suavización de las costumbres, y donde los episodios de violencia son condenados y son...

 

MAB: Pero es violencia ahora tirar un baldazo de agua a alguien en carnaval, jugar con agua, tomarlo de sorpresa y tirarle un baldazo de agua, eso es violencia

LM: Eso es violencia

 

MAB: Antes no, antes era juego

LM: Claro, eso tiene que ver con ese proceso que es propio de la pos-modernidad, donde el individuo ha pasado a un primerísimo lugar y donde todo se subordina a la lógica individual y donde no se resigna nada al protagonismo del individuo. Por eso esa ola pacificadora que es la contracara de la revolución individualista de estos tiempos pos-modernos ¿no?

 

MAB: Sí, exactamente

LM: Bien, como un último apunte, Zizek habla de un falso sentido de urgencia, y esto es importante marcarlo también, constantemente se nos pide, la gente dice, hay que hacer algo, esto hay que pararlo, hay que hacer algo, algo tienen que hacer.
Y justamente lo que dice Zizek es que acá hay un límite anti teórico en estos llamados a la actuación, en este tener que hacer algo. ¿Por qué un límite anti teórico? Porque si yo me pongo a hacer algo, entonces no tengo tiempo de pensar.
Y para poder realmente operar sobre estos temas, hay que tener tiempo. Y él dice una cosa muy provocativa, dice que hoy la amenaza no es la pasividad sino la pseudo actividad. O sea, hacer cosas que en definitiva son funcionales al sistema, o sea, el problema no es la pasividad, es la pseudo actividad

 

MAB: Hacer cosas como que estás actuando frente a algo y en realidad no

LM: Exactamente

 

MAB: La simulación

LM: La simulación y el salir rápidamente a resolver, echar un manto para aquietar las cosas o para salir de esa cuestión sin pensar, porque el desafío, tú lo dijiste hoy, es justamente es desafío de pensar, de reflexionar, aunque no suene muy simpático

 

MAB: Sí, que no está reservado para los sabios el pensar

LM: No, no, claro

 

MAB: Es una facultad humana básica

LM: Es una facultad humana

 

MAB: Luis Maseda, muchas gracias

LM: Gracias a ustedes por la invitación y por este clima tan ameno.