“NOSOTROS VAMOS A MEDIR EL RESULTADO ELECTORAL EN RELACIÓN A LA CANTIDAD DE ORGANIZACIÓN QUE SEAMOS CAPACES DE DESPLEGAR”
Entrevista al candidato a la Vicepresidencia por la Unidad Popular Gustavo López, 23 de abril de 2019

“Imaginamos una campaña de contenidos, nosotros queremos una campaña en donde en clave de análisis se piense el país, una campaña en donde se interpele al gobierno con objetividad, con contundencia y se coloque al servicio de la población en el debate político el conjunto de ideas y soluciones que la Unidad Popular plantea para los problemas del país. Esa es la campaña que imaginamos. ¿La estamos encontrando? Francamente no. No encontramos contenidos en la campaña, encontramos campañas como decimos siempre, con gigantografías en las rutas nacionales, con rostros maquillados, con creativos jingles, con inversiones multimillonarias en la televisión, pero ausente de cualquier idea”, dijo Gustavo López, candidato a la Vicepresidencia por Unidad Popular, horas después de haber llegado de actividades en Durazno junto al candidato a la Presidencia Gonzalo Abella. Con Gustavo López se abordó en ‘Mañanas de Radio’ la actualidad de la campaña electoral, la realidad del movimiento sindical frente al próximo Primero de Mayo, y el Encuentro de Unidad Popular del próximo sábado 27 de abril. Transcribimos la entrevista que puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/gustavo-lopez-23-4-audios-mp3_rf_34823091_1.html

 

Hernán Salina: Estamos recibiendo a Gustavo López candidato a la Vicepresidencia por Unidad Popular, integrante del Coordinador Nacional de Unidad Popular, que llegó en la madrugada de Durazno ya en actividad de campaña.
Buenos días, gracias por estar esta mañana.
 
Gustavo López: Buenos días compañeros y audiencia, gracias a ustedes como siempre por la invitación.
Efectivamente, salimos poco antes de las seis de la mañana  de ayer y llegamos hoy a las cero treinta de la mañana con el compañero Gonzalo Abella. Naturalmente con un poco de cansancio físico pero un cansancio que se ve compensado por el éxito de la actividad en Durazno, éxito en cuanto al vínculo con la gente, a la incorporación de nuevos compañeros a la militancia, a una febril actividad de prensa por la mañana hasta la noche con participación de espacios en vivo en la televisión, con una interacción con la audiencia, ojalá la prensa de la capital -me refiero a la prensa grande- se contagiara aunque sea con un poco de ese espíritu democrático de la prensa del interior que habilita los debates, la participación en vivo, en fin... La semana pasada estuve en Minas en un debate con una senadora del Partido Nacional, la senadora Carol Aviaga, con el presidente de la Mesa Política y Edil del Frente Amplio; con un ex Diputado del Partido Colorado; y estuvimos 2 horas y tanto en la televisión debatiendo abiertamente, eso no ocurre en Montevideo, creo que es una lástima.
 

HS: ¿Qué más hubo además de la prensa? ¿Hubo acto, actividades con la militancia de la UP ayer en Durazno?
 
GL: En primer lugar dejame decir que tenemos que expresar siempre el reconocimiento, el agradecimiento a la militancia de la UP en todo el país, en este caso particularmente de Durazno, porque uno advierte el crecimiento, el desarrollo, el resultado del trabajo consecuente, compañeros que en situaciones mucho más adversas de las que vivimos hoy supieron mantener la bandera, defender la bandera y hoy es el fruto de esa siembra. Un alto en el local, un local pequeño pero muy bien ubicado en el centro mismo de Durazno sobre la Avenida 18 de Julio, con el local desbordado de gente, con la incorporación de gente nueva. Previo a eso se realizó una caminata por el micro centro de Durazno –le llaman ellos- repartiendo la plataforma electoral, una noche agradable, la gente estaba en la plaza, mucha gente joven, nos sorprendía que nadie rechazaba el volante, una actitud diferente a la que uno ve incluso en las ferias de Montevideo, la gente se paraba a conversar, preguntaba, una actividad con banderas en la plaza.
El local es una cosa también a resaltar, es un local ubicado en el centro de Durazno que es el fruto exclusivo del trabajo organizado de los compañeros. En tiempos ahora donde se abre un local por semana del resto de los sectores políticos, saber que atrás de ese local no hay un solo peso de una empresa, no hay un solo peso de alguien que viva del trabajo ajeno mucho menos de las transnacionales, sino que es el esfuerzo de la acción organizada de la militancia de los compañeros. Esto es relevante y hay que señalarlo porque ese es el modo en que nosotros elegimos reconstruir la izquierda en Uruguay, volviendo a las raíces, volviendo al génesis mismo de la construcción política, el encuentro mano a mano, de la organización, de la militancia.
Decíamos ayer, hay sectores políticos que medirán su resultado electoral en función del dinero que inviertan, conseguirán más votos en relación a la cantidad de dinero que inviertan, nosotros vamos a medir el resultado electoral en relación a la cantidad de organización que seamos capaces de desplegar. Y esto de Durazno fue francamente maravilloso.
 

HS: Porque esa reconstrucción de la izquierda en la que se está todavía, es un golpe duro sentir que se desvió de su camino histórico el Frente Amplio y volver a construir una alternativa; si no se hace bien desde ese punto de vista, si los cimientos no están claros y no se mantiene firme; esto hay riesgo de que se tuerza, hay una responsabilidad muy grande más allá del año electoral también.
 
GL: Sí, en cualquier proceso de construcción precisamente los cimientos, el método que se elije para edificar es determinante de la calidad de lo que se edifique y determinante de la duración de lo que se edifique. Entonces nosotros cuando decimos este es el método que elegimos para reconstruir la izquierda es porque estamos seguros que esos son los cimientos sólidos, los que hacen a la militancia, nosotros militamos en contra de la idea que la política puede construirse a partir simplemente de dirigentes lúcidos; militamos en contra de la idea de que nosotros tenemos un Diputado y después una organización, es al revés, tenemos una organización y después uno, dos tres o media docena de Diputados, pero primero la organización; militamos a favor de la idea que sostiene que nuestra fuerza está en el colectivo social, militamos a favor de la idea que sostiene aquello que decía el Che en la carta a sus hijos “cada uno de nosotros solo no vale nada”, vale en relación a la organización, vale en relación al colectivo, en relación a la capacidad de desplegar fuerzas organizadas y además nos fortalecemos en eso.
Yo estoy, como ustedes saben y la audiencia también, en Unidad Popular desde Asamblea Popular desde los primeros y augurales pasos. Yo vi todo ese proceso.
Ayer estábamos en la casa de (Martín) Barrero almorzando y uno conversaba amenamente con gurises que los había visto hace 10 años en la panza de su madre, entonces uno vivió todo ese proceso y vio como se van fortaleciendo los compañeros, como van creciendo, como vamos creciendo colectivamente a partir de esto. Y un elemento central para evitar -o por lo menos establecer ciertas alertas frente a los riesgos de desviación- está en el Programa y en la participación. Pero nuestro Programa es una orientación muy clara -Programa en tanto cuerpo de ideas que explica nuestra visión de país- allí está muy claro el rumbo que redefinimos para el trabajo.

 
Diego Martínez: Se ha resaltado siempre la diferencia en el interior en relación a Montevideo, esto que mencionabas recién, la posibilidad de tener acceso a los medios de comunicación, el diálogo directo con la gente que es un poco más abierto que acá, hay alguna explicación para esto. ¿A qué se debe? ¿Al trabajo de los compañeros o se debe a una diferencia entre el gobierno central y cercanías con los medios de comunicación acá en Montevideo, algunas historias comunes que puedan tener dirigentes políticos aquí, como se puede explicar eso?

GL: Habría que buscar una explicación multi causal, seguramente sea más área de acción de la sociología entender ese tipo de cosas.
 

DM: Me parece que se dijo al revés, que el interior era más duro, que era más conservador.
 
GL: Me parece que está pasando lo contrario, en el interior hay una apertura mayor de los medios de comunicación, eso tiene que ver con la cercanía, con el vínculo más directo entre la gente, creo que hay una apertura mayor de la gente en general al mensaje político y particularmente al mensaje político de la Unidad Popular. Creo que hay mucho menos prejuicio que en Montevideo, creo que el peso del oficialismo es mucho menor, en Montevideo el oficialismo controla fuertemente, hegemoniza la opinión pública a partir del control de ciertos medios y también el movimiento social en su conjunto, esta hegemonizado por lo menos en sus direcciones por la fuerza que hoy gobierna y luego el trabajo de los compañeros, se les reconoce en función de su consecuencia. Nuestros compañeros en el interior y en todos los departamentos, con particularidades, con especificidades pero son compañeros muy reconocidos. Esto no quiere decir que tenemos decenas de miles de votos, quiere decir que a los compañeros se los reconoce por su accionar, por su consecuencia, por su honradez, por quiénes son. Si volvemos al caso de Durazno pensar en el profesor Barrero o pensar en un maestro (Daniel) Charlo que allí estaba, estamos hablando de las referencias de compañeros de distintos sectores incluso.
Pero las dos referencias que había ayer en las reuniones, los que nos acompañaron con la prensa fueron un maestro y un profesor, que además todos vienen de una militancia dilatada en el tiempo que pasaron por un momento social, que estuvieron en el Frente Amplio, eso se le reconoce a nuestros compañeros y estos son –insisto- tiempos de cosecha, tiempo de cosecha de aquella siembra que comenzó hace bastante años.   
 

HS: Gustavo, ¿qué campaña estás viendo? Ahora comienzan a asomarse un poco más (José) Mujica y (Danilo) Astori hablando en actos públicos; con esta irrupción de (Juan) Sartori en la campaña con todas las características, quedó un poco de lado (Edgardo) Novick, ¿qué balance haces a esta altura de la campaña?
 
GL: Aún tenemos una campaña incipiente que empieza a tomar en estos días el ritmo propio de la campaña electoral, pero con algunas particularidades que ya se pueden señalar, algunas inéditas.
La primera de ellas, un oficialismo en descomposición franca, que no consigue siquiera expresar niveles de unidad interna. Un oficialismo que por primera vez sabe que el gobierno está en riesgo, en serio riesgo, que a juzgar por los sondeos de opinión, el Frente Amplio no va a reeditar el cuarto gobierno, por otro lado una oposición fragmentada, dividida, con un planteo muy tradicional desde el punto de vista de su programa, es muy curioso comparar el programa económico del Frente Amplio con la propuesta de (Luis) Lacalle Pou, porque casi que no se advierten diferencias en el fondo, en una cuestión más conceptual. Entonces una oposición dividida, pero que también sabe, es consciente, que esta es su oportunidad, sobre todo el partido Nacional y por tanto va a desplegar todas sus fuerzas, y sobre todo todos sus recursos, porque sabe que esta es su oportunidad.
Y por otro lado una izquierda en reconstrucción como la Unidad Popular, pero en franco crecimiento. Esto también es inocultable, la Unidad Popular crece en todo el país, más allá de que las encuestas lo reflejen con fidelidad o no, nosotros estamos seguros convencidos, y con sustento esa convicción en la realidad, que la Unidad Popular crece en todo el país y que va a multiplicar su bancada parlamentaria y eventualmente, por lo menos existen posibilidades serias de tener una bancada bicameral, es decir de colocar un compañero en el Senado.
¿Qué otras particularidades uno puede señalar como elemento destacable de este  comienzo de la campaña electoral? La irrupción en Uruguay del empresariado vinculado directamente a la política ya no como financiador de partido, ya no como haciéndose representar, sino de forma directa, aquello que alguna vez se llamó el gobierno de los dueños, cuando aparecen de forma directa, esto también se corresponde con un proceso que nosotros vemos de pauperización de la política, de empobrecimiento de la política. ¿Quién podía imaginar hace 40, 50 años atrás que alguien en Uruguay podría estrenar su credencial siendo candidato a presidente como Sartori? Sería una cosa impensable, que un individuo que es incapaz de reproducir el himno nacional, se proponga a ser candidato a la Presidencia de la República, con la sola condición de tener una billetera abultada. Esto es producto de la descomposición de la política.
Lo mismo ocurre con Novick, aunque claramente está en caída libre, producto de un junto de errores y de su propia impericia para la construcción política. Este fenómeno Sartori no sabemos cuánto va a durar, no sabemos cuáles son sus propósitos de fondo, pero en última instancia es un fenómeno preocupante por lo que viene a significar, y porque además entronca con un proceso regional y mundial que va en la misma dirección. Gente que aparece fugazmente con mucho dinero e interviene, recientemente en Ucrania un comediante, un cómico, terminó ganando las elecciones; un payaso callejero en Brasil terminó siendo Diputado, si le sumamos a eso la aparición de un partido militar encabezado por Manini Ríos, y con un discurso mesiánicamente populista y nostálgico del pasado, ahí nos damos cuenta cómo Uruguay no es distinto a la región y al mundo.
Aquí podrá haber una tradición democrática más arraigada, podrá haber tradiciones diferentes, Uruguay puede ser más lento, para Uruguay no es distinto el mundo, el mismo proceso que se da en la región, de agotamiento del ciclo progresista y de auge de ciertas posiciones de derecha, o incluso fascistizantes, también está presente en Uruguay con diferencias de grado, pero está presente en Uruguay.
Luego lo que nos importa a nosotros. ¿Qué campaña imaginamos nosotros?
Una campaña de contenidos, nosotros queremos una campaña en donde en clave de análisis se piense el país, una campaña en donde se interpele al gobierno con objetividad, con contundencia y se coloque al servicio de la población en el debate político el conjunto de ideas y soluciones que la Unidad Popular plantea para los problemas del país. Esa es la campaña que imaginamos. ¿La estamos encontrando? Francamente no. No encontramos contenidos en la campaña, encontramos campañas como decimos siempre, con gigantografías en las rutas nacionales, con rostros maquillados, con creativos jingles, con inversiones multimillonarias en la televisión, pero ausente de cualquier idea. Nadie dice de fondo qué se va a hacer con la economía del país, nadie dice de fondo cuáles son sus propuestas en torno al trabajo, a la vivienda, a la educación, a la salud, a la seguridad pública, etcétera; más allá de titulares muchas veces abstractos y otras veces demagógico, como propuestas de creación de 100 mil puestos de trabajo, como propuesta de resolver los problemas de la seguridad militarizando las calles, etc.
Entonces, yo creo que nos corresponde a nosotros con la dimensión de nuestras fuerzas, insistir en la idea de una campaña de contenidos, de una campaña de ideas, de una campaña de propuestas serias, sólidas, fundamentadas, que de alguna manera también contribuyan a que la Unidad Popular, la izquierda en Uruguay, defienda su propio proyecto de país.

 

DM: En ese esquema que planteás de que en la región, el mundo, se va derechizando la política, ¿pero es sólo responsabilidad del mundo cómo funciona, lo sistémico, la cuestión de la globalización y de los intereses generales que hay por parte de determinados sectores de poder o también hay una responsabilidad local, una responsabilidad de los propios partidos, está todo ya definido desde otros lados o hay también cuestiones locales que podrían hacer que la política uruguaya sea distinta?

GL: Claramente existe una responsabilidad local, particularmente del gobierno, determinante. Es más, nosotros deberíamos oponernos ideológicamente  a esta idea de que existen tendencias predeterminadas en el mundo; la organización política es siempre la acción organizada de los hombres en función del manejo de los recursos particularmente de la cuestión económica. Y eso determina otros aspectos, hasta los culturales.
Entonces yo creo que en la región está muy claro y en Uruguay también, los progresismos por decirlo de alguna manera, son responsables a un grado determinante de este proceso de descomposición, de descreimiento, de desvalorización de la acción política. Cuando uno encuentra a alguien diciendo todos son iguales, en el fondo uno entiende el origen de ese tipo de planteo, de ese descreimiento, el origen es que precisamente, nuestro pueblo particularmente y otros de la región, estoy pensando en Brasil por ejemplo, desarrollaron un proceso de acumulación de fuerzas durante muchos años, construyeron un programa de parte del campo popular, se enfrentaron a la clase dominante y sus partidos, y luego cuando colocaron en posición de gobierno a la fuerza social de la transformación, lo que había atrás era el continuismo en todos los planos, y a veces el peor de los continuismos como ocurre en Uruguay, con medidas incluso más regresivas en algunos casos que las que uno imaginaba de los gobiernos del neoliberalismo clásico. Entonces ahí hay una batalla cultural para dar muy fuerte, porque el oficialismo es responsable de esto y ha instalado además esa lógica en la cabeza de la gente.

 

DM: Uno tiene la sensación de que se ha puesto un tope hacia la izquierda con los gobiernos progresistas de esta parte del mundo, y por lo menos en el Uruguay no hay una experiencia por parte de los actores políticos de cómo lograr que cuando se pone ese tope, que se va corriendo además hacia la derecha cada vez más, destrabarlo, sacarlo y generar en la gente una expectativa de izquierda. ¿Cómo se trabaja eso también en el seno del Coordinador de la Unidad Popular, en el seno de la campaña electoral para que la gente vuelva a asumir el discurso de izquierda como propio, vuelva a asumir la necesidad de los trabajadores como propias? Porque antes era más fácil, antes del otro lado estaba la derecha más conservadora, más reaccionaria, ahora hay como varias maneras de entender la política que está arriba del escenario.

GL: Sí, nosotros tenemos que trabajar mucho esta idea de que vale la pena militar en política y vale la pena organizarse para transformar el mundo. Y vale la pena organizarse para luchar por causas justas. Esta es una idea que parecería muy básica, sin embargo en el mundo de hoy es necesario insistir mucho en eso, luchar mucho contra el refugio de lo individual, contra el sálvese quien pueda, contra el hacé la tuya, contra el ser es igual a tener, luchar contra estas cosas que están presentes en la sociedad, es una batalla necesaria.
Decían los clásicos del marxismo que la ideología de una época siempre es la ideología de la clase dominante, y la ideología de la clase dominante hoy es esa, la que sostiene estas cosas, la que sostiene esta lógica que es lo mismo una cosa que otra, que ya no hay más izquierdas, ni derechas, contra eso hay que luchar mucho.
¿De qué manera la gente asume un protagonismo? Cuando se vincula directamente a sus necesidades, esa es una experiencia que ya hemos hecho, por ejemplo el Plan Nacional de Vivienda Popular generó un movimiento social importante a escala país, porque se vinculaba una necesidad concreta insatisfecha  de los sectores populares y se le ofrecía una idea posible, concreta que entusiasmaba, que enamoraba en un sentido.
Nosotros no vamos a crecer simplemente teniendo un análisis justo de la realidad, un discurso pre claro y combativo, vamos a crecer si nos metemos en el movimiento popular de verdad, y estamos creciendo en la medida que nos metemos en el movimiento popular de verdad. No hay transformación de la realidad contemplándola, es operando sobre ella y ahí es capaz que hay que reconocer algún retraso incluso que hemos tenido, sin ninguna reserva.
Precisamos meternos más en el corazón del movimiento popular, en todas sus expresiones, incluso en aquellas expresiones más contradictorias, como por ejemplo ha ocurrido estos días en el movimiento sindical donde de los lugares más insospechados, surgen contradicciones que dan a luz, reafirman digamos, lo que nosotros veníamos diciendo durante mucho tiempo, ahora lo dicen desde el propio seno del oficialismo. Cuando hace muchos años atrás -yo no me quiero atribuir paternidad de nada- pero cuando hace 10 o 15 años atrás en estos mismos micrófonos decíamos, el movimiento sindical es el furgón de cola del gobierno, los actos del 1º de Mayo se han convertido en actos en donde el gobierno y los empresarios en primera plana y rodeado de vallas. Bueno, hoy lo dicen desde las corrientes del oficialismo sindical, ustedes recordarán lo que se nos decía por aquella época y de que se nos acusaba, hoy esa contradicción ya estalló en el seno del movimiento sindical.
¿Qué tenemos que hacer? Lo que tenemos que hacer es acompañar ese proceso, no importa quién se dio cuenta primero, no importa quién rompió antes con quién, lo que importa es llegar a la misma conclusión. No importa llegar más rápido, sino llegar juntos. Y si llegamos juntos a la conclusión, por ejemplo a la conclusión a la que llegó (la Secretaria General de ADEOM, Valeria) Ripoll, -que no tiene nada que ver políticamente con nosotros, que viene de una corriente que orienta entre otros Richard Reed- la conclusión a la que llegó es que a ese acto no puede ir porque es un acto del oficialismo en donde hasta las patronales están presentes. ¿Eso es una conclusión avanzada o no? Es una conclusión avanzada.
Ojalá seamos capaces de convencerla a ella y a muchos más de que hay otro acto u otros actos, pero en este caso otro acto aquí enfrente, en donde se pueden expresar los gremios en conflicto, la gente que lucha, en donde no va a haber una valla que separe a un invitado especial de un trabajador. Eso ya es tarea de la organización en su conjunto, de cómo interactuamos con esos sectores.
Lo mismo ocurre en otros planos, ayer lo veíamos en Durazno con la prensa, cuando se nos plantea, lo de siempre: ¿el planteo de ustedes es posible? Es utópico, parece una utopía, esto no se puede hacer, te dicen. Y cuando uno desarrolla medida por medida, cuando uno plantea de qué modo se podría generar empleo en Uruguay, enseguida cambia, ya es tan sólido nuestro programa, y al mismo tiempo es tan dura la realidad, cualquier departamento del interior tiene desempleo por encima de la media nacional, y si el desempleo lo aplicamos por ejemplo en los jóvenes y en las mujeres, es aún mayor, supera los 2 dígitos altamente. Entonces es tan dura la realidad de esos sectores, que las propuestas encuentran terreno fértil.

 

HS: Estas contradicciones que se están dando en el Pit-Cnt sobre todo rumbo al acto del 1º de Mayo en año electoral, donde por lo que revela Ripoll y escribió por ahí algo, Joselo López -el dirigente del Inau y de Cofe- se le planteó directamente que no se estaba de acuerdo con que hablara Ripoll porque iban a plantear otra visión y que este año particularmente era importante, parece que esa discusión hubo a nivel de Secretariado, de Mesa Representativa, plantear toda esa visión de los dos bloques, ahí se metió realmente la plancha, porque otros años se contempla que hablen, han habido hasta 3 oradores, las distintas corrientes, en año electoral eso se cierra, va a hablar sólo Fernando Pereyra, el presidente, hasta con el ingrediente de que le ofrecieron parece como atenuante, como premio consuelo algún viaje, un viaje a Cuba de esos que va siempre el Pit-Cnt, eso también está hablando de una descomposición, ¿Eso cómo debería tomarlo la izquierda para desarrollar conciencia a nivel de los trabajadores?

GL: Esta parece ser la confirmación más objetiva de que el movimiento sindical oficial es el legitimador social de la política del gobierno. Eso está hoy incontrastablemente claro. Hay una intensión de disciplinar, precisan que los trabajadores no reciban otro mensaje que esta idea de que hay dos bloques y en uno de los bloques está el gobierno y los trabajadores y en el otro la derecha conservadora y reaccionaria, precisan decirle a los trabajadores que en ese bloque que pretenden defender, es el bloque de Astori, de UPM, las trasnacionales, de López Mena, en fin.
Entonces como no pueden discutir contenidos porque si se discute contenidos de fondo, cualquiera advierte que este gobierno no gobierna en defensa de los intereses de los trabajadores, sino del capital, entonces hay que disciplinar tras grandes ideas o tras incluso discurso de volvemos al pasado, en fin. Y luego qué ocurrió en concreto, en la primera fila de este acto, del 1º de Mayo oficial, va a estar entre otros Daniel Martínez, que es el patrón directo de Ripoll, con el sindicato ha tenido una relación marcadamente patronal, ha tercerizado servicios, precarizado contratos laborales.


HS: Lo mismo dicen los trabajadores del Ministerio de Industria de Carolina Cosse.

GL: Pero, ¡claro! Porque hicieron la experiencia concreta, porque no podían imaginar que una intendencia del Frente Amplio iba a militarizar un servicio para quebrar una huelga como lo hizo Ana Olivera con la basura; porque no podían entender que un gobierno del Frente Amplio le llevara una propuesta como la de Daniel Martínez diciéndole, voy a privatizar la basura. Entonces, ¿qué había que evitar con la intervención de Ripoll? Había que defender a Daniel Martínez, que iba a estar sentado allí en primera plana y que es -a juzgar por los sondeos de opinión- el favorito en las internas del Frente Amplio.
Entonces lo valiente de Ripoll -si se puede decir así- es haber señalado que este es un acto del oficialismo. Eso es objetivamente cierto, rigurosamente cierto, y desnuda una contradicción a la interna del movimiento sindical, contradicción objetiva, todavía no subjetiva. ¿Qué quiere decir? Que estos trabajadores objetivamente ya rompieron con el gobierno, lo dice explícitamente: “Ahí no voy, este es mi patrón”.
A los trabajadores de la educación no hay que explicarles que el gobierno del Frente Amplio les mintió con el 6%, no precisan que se lo explique nadie, lo viven de forma concreta.


HS: ¡Y les decretó la esencialidad!

GL: ¡Y les quebró una huelga decretando la esencialidad!
¡Y curtió a palo a un conjunto de gurises que ocupaban alguna oficina del Condicen! Entonces, ya lo vivieron objetivamente.
¿Por qué todavía esa ruptura no es subjetiva? Porque aún persiste en la cabeza incluso los que dicen “a ese acto no voy”, la necesidad de terminar votando a ese gobierno por ausencia de alternativa, porque todavía no ven en nosotros una construcción social lo suficientemente sólida, o porque discrepan con nosotros en algunos aspectos seguramente menores, pero que no les permiten todavía dar ese paso.
¿Cuál sería el rol de la organización política en esta etapa? Incluso en esta etapa de campaña electoral, juntar esa ruptura objetiva con el factor subjetivo, es decir, generar la herramienta capaz de hacer converger a esa decena de miles de trabajadores que ya hicieron la experiencia con este gobierno, que ya saben de qué se trata y que no encuentran todavía la herramienta.
Eso es muy peligroso en todo sentido el resumen en la cabeza de un trabajador después que hizo esa experiencia, porque puede ser el resumen del apoliticismo, no me interesa nada, yo no voto, me dedico a la micro política y entonces salgo del sindicato y me voy a la Comisión de Fomento no sé qué o a la chacra del barrio. Todas cosas muy nobles, pero que en el fondo no contribuye a la transformación de la estructura social en su conjunto o puede incluso derivar a propuestas derechizantes, porque un número importante de los trabajadores que votaron a Lula, terminaron votando por Bolsonaro, y no es que las masas eran lúcidas hace 5 años atrás cuando votaron a Lula y eran atrasadas e ignorantes 5 años después cuando votaron por Bolsonaro: hubo un proceso de descomposición objetivo y no hubo un acompañamiento de la construcción de la herramienta capaz de disputar esa síntesis, de quedarse por lo menos con la parte más consciente de ese proceso de lucha.
La Unidad Popular creo que hoy tiene condiciones para eso, para salir a disputar ese descontento creciente y evidente con el gobierno en la militancia social y política.


HS: Se da otro nivel de contradicción, Gustavo, en el movimiento sindical, en esto del 1º de Mayo, en que se ha rechazado la oratoria, la mayoría del Pit-Cnt resolvió dar la palabra a la denominada intersocial feminista, que nuclea organizaciones por ese tema, que están muy en boga en estos últimos años, pero hay sindicatos que cuestionaron haber dado la palabra a eso, porque cuestionan a Ong´s que integran esa intersocial feminista en su actitud como patrones.

GL: Claramente. Escuché aquí mismo en la radio, a un querido compañero -Sergio Sommaruga, Secretario General del Sintep, el Sindicato de los Trabajadores de la Enseñanza Privada.- con una posición que me pareció muy lúcida, muy clara, porque la presencia de la oratoria femenina el 1º de Mayo es una cosa avanzada, todos deberíamos defender que la mujer trabajadora se expresara el 1º de Mayo. Ahora, aquí se expresa una organización que es poli clasista, y que la integran patronales. Eso es la intersocial feminista. Son Ong’s -y algunas que ni Ong´s, son directamente empresas que contratan mano de obra.
En la entrevista Sommaruga se planteaba el tema de El Abrojo, el tema de otras organizaciones que van a los Consejos de Salario a sentarse al lado de las patronales, es decir, son la patronal que representan a ese sector en los Consejos de Salario.


HA: Y no les permiten que utilicen horas sindicales, por ejemplo.

GL: Y otras cosas, tienen salarios diferenciales, y no pagan antigüedades.


HS: Contratos a término.

GL: Precarizan como ninguno el trabajo, y tienen violaciones sostenidas de los propios laudos y de las condiciones que establece los Consejos de Salario.
Entonces es muy grueso que de un lado, arriba del estrado estén los trabajadores que luchan por sus derechos y quien representa a la patronal en los Consejos de Salario, simplemente porque los une una perspectiva de género, aquello de ‘el género nos separa y la clase nos une’ ¿Dónde está el tema acá?
Entonces me pareció muy correcta también esta posición de decir, una cosa es defender desde la perspectiva de clase la perspectiva de género, la lucha de la mujer, el feminismo avanzado, por supuesto nosotros queremos que la mujer se exprese, que la mujer trabajadora el 1º de Mayo se exprese con contundencia porque vaya si tiene cosas para decir la mujer trabajadora de este país, y otra cosa es que quién representa ese espacio, sea la intersocial feminista, una creación afín al gobierno, integrada, –insisto- una organización marcadamente policlasista, integrada por patronales, que no va a colocar por cierto la perspectiva de género desde el punto de vista de la mujer trabajadora, sino desde el punto de vista, para decirlo políticamente correcto, de la ‘nueva agenda de derechos’.


HS: Va a haber toda una gran apuesta en este acto del 1º de Mayo, me imagino, mucho ómnibus a disposición para llevar gente. ¿Cuánto peso va a tener esa idea y de eso hablaba Ripoll, de lo que se discutía en la cúpula del Pit-Cnt para definir el orador, de que acá lo que está en juego es, o Frente Amplio o Lacalle Pou, y el Frente Amplio es menos peor que Lacalle Pou? Mirando a Bolsonaro, mirando a Macri, sí, hay muchos problemas, pero lo otro sería aún más desastroso, ¿no va a pesar fuertemente eso?

GL: Podrá tener cierta utilidad, digamos, esta lógica de seguir integrando la idea de los menos malos es una lógica condenada a fracasar. Nadie puede orientarse en la vida, en sus decisiones y en la acción política, entre lo malo y lo menos malo, y mucho menos en el movimiento sindical. El movimiento sindical debe orientarse por la perspectiva que considera buena y la buena es el programa histórico de los trabajadores, la buena es una sociedad donde nadie viva del trabajo de otro, y eso es lo que tiene que colocar en su perspectiva cotidiana todos los días y particularmente el día de mayor significación para la clase obrera en el mundo que es el 1° de Mayo. Entonces yo creo que fracasa.
Y si nosotros vemos en imágenes, año tras año, lo que ha ocurrido en los últimos 1º de Mayo con estas características, lo evidente es que cada año concurren menos cantidad de trabajadores a estos actos, creo que este año, lo veremos el 2, no va a ser la excepción


HS: Va a haber un especial empeño en llevar gente.

GL: Sí, pero de cualquier modo creo que esa tendencia a que el acto oficial pierda convocatoria, es una tendencia de no modificarse.
Difícil de revertir de no modificarse las condiciones en las que se está conduciendo a este movimiento sindical. Este mismo Pereyra que va a hablar en el acto del Pit-Cnt, fue el mismo que entre otras cosas dijo que los maestros no precisaban ganar más dinero porque iban a consumir más y otra serie de tonterías hace algunos años atrás. Y es un hombre que dice que hay que defender el gobierno a toda costa, porque sino lo que se viene es la restauración conservadora. Habría que preguntarse qué tiene de avanzado o que tan no conservador es un gobierno que tiene entregada más tierra a manos extranjeras que nunca antes en la historia del Uruguay, desde Hernandarias hasta ahora, o que permite que los salarios de la inmensa mayoría de la clase trabajadora sean salarios de hambre.


DM: Gustavo se viene otro Encuentro de Militantes de la Unidad Popular, este próximo sábado, es una instancia importante que va a definir gran parte de lo que queda de campaña electoral, una estrategia, un plan de campaña, ¿por qué la Unidad Popular sigue generando este tipo de encuentros? ¿Por qué no resuelve el Coordinador todo y se ahorra espacio, tiempo?

GL: El 10º Encuentro Nacional de Militantes de la Unidad Popular, si uno recorre del 1º al 10º, entiende la historicidad, el proceso, la construcción de la Unidad Popular, uno dice 10º encuentro y piensa en 13, 14 años de construcción política común, cuando algunos vaticinaban que no durábamos 2 días. Cuando uno ve en el espectro político peleas permanentes, pase de sector a sector en función de cargos, y nosotros lo que vemos es cómo hemos sido capaces de construir unidad, hemos construido unidad sólida en el programa, fraterna en el vinculo entre los compañeros, y ese es el producto no se puede explicar de otra manera que no sea a partir del método en que elegimos construir, del método democrático que elegimos.
El Coordinador es el Coordinador, ahora el Encuentro es la máxima expresión democrática en la vida de la UP, ahí es donde se vota el Programa, ahí es donde se reafirman los candidatos, ahí en esta oportunidad se definen los ejes de la campaña para todo el país, este es un encuentro pensado, yo diría casi que exclusivamente para afinar los ejes de campaña de la Unidad Popular, para salir de ahí con un plan de campaña que nos aproxime al objetivo que nos trazamos, con un plan de campaña afinado, plan de campaña preciso, plan de campaña acorde, plan de campaña posible en todo el país, este encuentro va a funcionar desde la mañana en la Fonoplatea ‘Gustavo Nocetti’, en Convención 1165 esquina Maldonado, desde la mañana con informes de compañeros de todo el país, lo que nos van a permitir saber el estado real del desarrollo de la fuerza en cada rincón del país, y luego en la tarde abordar un documento común que orienta a la militancia en relación a las tareas de la campaña, tareas que suponen no sólo el compromiso de la militancia en su conjunto, sino colocar mucho pienso, mucha cabeza, al servicio de cómo obtener los recursos necesarios, de cómo suplir ciertas deficiencias organizativas por ejemplo, para cubrir la totalidad de los circuitos en el país, nos estamos proponiendo para que la audiencia tenga una idea, recorrer el país con Gonzalo, dos veces por lo menos de acá a octubre, el país en su conjunto, esto supone no sólo tiempo y disposición, supone mucho recurso organizativo y económico, que en el caso de nuestra fuerza política sólo puede provenir del esfuerzo militante. Entonces para estas cosas es el Encuentro, para reafirmar colectivamente el camino que venimos trazando, para proyectar las actividades de campaña, y para reafirmar que hay condiciones como nunca antes en la historia reciente de Uruguay para el crecimiento de una fuerza política de izquierda como la Unidad Popular. Por tanto los objetivos que nos trazamos de multiplicar nuestra presencia en el Parlamento, son objetivos posibles, y que dependerá en gran medida de las definiciones de este encuentro que esos objetivos sean alcanzados. Es decir, dependerá en gran medida del tipo de campaña que nos propongamos hacer y de los recursos que despleguemos, que esos objetivos sean alcanzados. Ahora -insisto con esta idea- nunca hubo en el pasado reciente de los últimos 15 años, mejores condiciones para el crecimiento de una fuerza política de izquierda en el Uruguay como en estas elecciones.


HS: Algunos mensajes y complementamos esta convocatoria del sábado.
“Desde Paysandú, un saludo para Gustavo”, de Marcelo Boffano, periodista, compañero corresponsal de la 36.
Mensajes de la audiencia que han llegado vía whatsapp: Maité desde Buenos Aires dice: “un gusto como siempre escuchar al compañero López”.
“Buen día, compañeras y compañeros, saludos a Gustavo, opino que los progresismos han cumplido y cumplen con la función que cumplió el gobierno provisional en la Rusia zarista, ha faltado y falta la alternativa revolucionaria, abrazos”, Silvio.
Adrián de La Curva, dice: “vivimos en una sociedad en guerra para mantener la esclavitud moderna que es la explotación, las armas que tienen los trabajadores a través de sus dirigentes sindicales, son la organización y lucha contra el sistema, y hoy hay sindicalistas que ponen estas armas al servicio del sistema, por un 1º de Mayo clasista, arriba los que siguen luchando, abrazos”, dice Adrián de La Curva.
“Un abrazo grande a Gustavo López, el lunes 29 tenemos actividad en San José con Gonzalo y Gustavo, desde tierras maragatas”, escribe Darío Camilo.
Y hay alguien que opina que: “es un delirio el acto paralelo el 1º de Mayo”, y cuestiona “el camino de la Confederación Sindical y Gremial del Uruguay”, lo atribuye al 26 de Marzo, sólo esto. Si querés hacer algún comentario de esto


GL: Fugazmente…


HS: “¿Estás alineado con el 26?”, dice alguien en el mensaje que no firma, si nos quiere poner el nombre.

GL: En primer lugar el agradecimiento como siempre a la activa audiencia y el saludo a los compañeros del interior, a Boffano, a Camilo, a los compañeros que están activamente siempre siguen a La 36.
Luego, creo que era Silvio que planteaba cuál ha sido el rol de los progresismos, y efectivamente es así. Estos gobiernos vienen a oxigenar la derecha, es decir, una vez que defrauda, una vez que abandonan sus propósitos originales, generan condiciones para el crecimiento y el advenimiento de la reacción, esto ha ocurrido siempre en la historia, sobre todo con la social democracia. Por eso la lucha contra el oportunismo, la lucha contra este tipo de gobierno adquiere un rol central, no se puede luchar consecuentemente contra la derecha, si no se lucha consecuentemente contra el oportunismo, esto es una definición que hay que interiorizar en la militancia, eso también se corresponde con un debate ideológico de esta época, y otra vez con lo menos malo, yo digo en ese sentido cuál es mi posición: no se puede luchar consecuentemente contra la derecha, si no se lucha consecuentemente contra las expresiones de la derecha en el movimiento obrero que es el oportunismo, claramente.
Luego referían al rol del movimiento sindical, que efectivamente han puesto la herramienta de los trabajadores al servicio del oportunismo, a eso hay que decirlo con toda claridad.
Y luego alguien que opina en torno a que estoy alineado con no sé qué, tienen el derecho a opinar, yo estoy también opinando en torno a mis posiciones políticas, sociales y a mí visión del movimiento obrero, y creo que lo estoy haciendo desde una posición de respeto, cuando alguien dice “es un delirio” convocar a un acto paralelo, a mí me parece que un delirio es pretender colocar a los trabajadores a la saga de los patronales y compartir un acto que es un cambalache donde está todo el mundo entreverado, el explotador y el explotado, el gobierno y los trabajadores. Pero más allá de delirio sí o delirio no, el problema central acá es cómo se construye la herramienta del movimiento obrero con independencia de clase, en favor de la lucha de los trabajadores y del proyecto histórico y social de los trabajadores.

 

HS: Acá hay una muestra de las distintas visiones que coexisten dentro de la Unidad Popular: me aclara que es Fernando de Compromiso Socialista, y no es ningún misterio, ni nada que ocultar que hay distintas visiones en cómo responder a esa realidad del movimiento sindical.

GL: Es un debate siempre abierto, y si es entre compañeros, mucho mejor, y si no fuimos capaces de expresar o de explicar nuestra posición con mayor detenimiento, siempre estamos dispuestos al encuentro con los compañeros a efectos precisamente de clarificar cuál es nuestro punto de vista, que no pretende ser nunca verdad revelada, ni cosa parecida, sino simplemente una percepción que tenemos respecto de la realidad.

 

DM: ¿Después del Encuentro ya tienen agendado visitas a algunos lugares?

GL: Lo decía Camilo hace un rato, el lunes estamos en San José, está previsto Soriano y Fray Bentos las próximas semanas, creo que Gonzalo tiene también una bastante larga digamos que comenzaría por Río Negro y terminaría en Bella Unión, iremos ajustando estos días la agenda. Ayer ni Gonzalo ni yo estuvimos en el Coordinador Nacional, por tanto tampoco sabemos si ahí hubo algún avance en materia de agenda, nos enteraremos en estos días. Pero lo relevante hoy, lo más importante está en la convocatoria al Encuentro Nacional del próximo sábado.

 

HS: Gustavo, ¿en el Encuentro va a haber una parte abierta?

GL: Sobre el cierre del Encuentro, en horas tempranas, estamos pensando en las 16, 16:30, va a haber naturalmente un acto público, abierto, con la intervención de los distintos compañeros de los diferentes sectores que compone la Unidad Popular, hablará Gonzalo Abella y quien habla también.
Queremos invitar abiertamente a todos los compañeros a también hacer de este Encuentro un hecho político de trascendencia, un momento para la confraternización, para la consolidación, pero también para que ahí esté el mensaje político de la Unidad Popular.

 

HS: Gracias, Gustavo.

GL: Gracias a ustedes como siempre.