“EEUU TIENE UNA POLÍTICA MUCHO MÁS AGRESIVA CONTRA IRÁN, ESTÁ PREPARANDO LA GUERRA”
El análisis de James Petras en CX36, 13 de mayo de 2019

 
El mundo vuelve a estar en vilo por la ruptura del acuerdo por parte de EEUU con Irán

 

“Hoy en día hay noticias, acusaciones, de que hay un barco de Arabia Saudita que fue atacado y algunas voces en Washington dicen que fue una provocación iraní. Pero la mayoría del público aquí no lo cree e Irán lo niega. Irán dice que quiere una investigación porque entienden que es una agresión, un pretexto para lanzar la guerra contra Irán”, dijo el sociólogo norteamericano, profesor James Petras, en su columna de los lunes de análisis de la coyuntura internacional en CX36 (*). “En todo caso la situación es muy precaria, las fuerzas de guerra de EEUU están a los límites con Irán en este momento; Israel -que tiene mucha influencia en el gobierno de Trump- está presionando por una guerra, con (Benjamín) Netanyahu apoyando y empujando a Washington para atacar a Irán. Es una situación mucho más explosiva que en cualquier otra parte del mundo en este momento”, indicó. Además, comentó lo que está pasando en Venezuela, explicó la profundización de la guerra comercial de EEUU contra China y se refirió a la situación de Julián Assange. Transcribimos esta nota que Usted puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/james-petras-13-5-audios-mp3_rf_35754250_1.html

 

Hernán Salina: Con una soleada Montevideo, recibimos a nuestro compañero en Estados Unidos, el profesor James Petras.
Buenos días, James.

James Petras: Buenos días. Pero no tan buenos, hay que caminar con paraguas.
Mucha lluvia y poco sol.

 

HS: Tenemos un EEUU que está con problemas en varios frentes y comenzamos con la guerra comercial con China, que acaba de anunciar la suba de varios aranceles de bienes estadounidenses. ¿Una nueva etapa de esta guerra comercial?

JP: Si, cierto. Era algo que esperábamos aquí. Por un tiempo China intentó resistir para tomar represalias, pero la campaña de (Donald) Trump no tiene término y está hablando de subir los aranceles a 300 mil millones de dólares de exportaciones de China. Y finalmente, las corrientes nacionalistas chinas, empezaron a gritar y a presionar al gobierno para que responda.
Finalmente hoy el gobierno decidió actuar. Y tiene rasan, porque en este momento hay gran oposición en los EEUU sobre las posibilidades de mantener los precios, particularmente en las grandes  tiendas como Wall Mart y otras; que se están quejando mucho. Es que van a perder mil millones de dólares con este problema, porque también los consumidores van a perder porque los precios van a subir, incluso algunos hasta el 40%. Esto afectará las compras y las ventas.
Y no hay posibilidad de un acuerdo, hablan de continuar las negociaciones pero nadie lo cree; es un conflicto con raíces profundas y va a tener grandes consecuencias. No hay posibilidad de que EEUU pueda escapar de eso. Además, hablan mucho del daño que le causan a la economía china pero ya China está tomando alternativas, buscando y encontrando mercados en otras partes del mundo, puede ser que tenga algunas bajas pero tiene mucha capacidad de recuperación y de avanzar.  
En otras palabras, ambos se van a ver afectados, pero en este caso EEUU enfrenta mucho más resistencia, porque todo el mundo entiende que la culpa la tiene Trump porque estaba frente a este conflicto y es el provocador que ha generado esta situación que perjudica a los importadores norteamericanos. Y todos los sectores agrícolas, que son los que más favorecen a Trump, se están quejando porque  el mercado agrícola de EEUU principalmente son los chinos que compran más del 80% de la soja y la pérdida de ese mercado va a provocar catástrofe entre los agricultores.

 

HS: Además de los agricultores, ¿qué otras consecuencias puede tener esto? Que incluso genera caídas en las bolsas, arrastra la economía internacional.

JP: Si, tenemos que tomar en cuenta que algunos de los grandes capitalistas, pese a que van a sufrir algunas pérdidas, están a favor de la agresión contra China porque creen que es de poca duración y creen que una vez que China empiece a capitular ellos van a captar los mercados de China. Pero eso es una esperanza más que una realidad, porque más allá de algún beneficio con las pérdidas de China sobre el mercado norteamericano, es insuficiente y más que nada, los precios para los consumidores van a aumentar por todo tipo de mercancía que tiene que ver con la casa. Y ese es el factor más importante en el sector manufacturero.

 

Diego Martínez: Bien, Petras, el relacionamiento de EEUU con Corea del Norte volvió a fojas cero. ¿Ha aumentado el escenario bélico allí?

JP: En absoluto. Washington con el canciller (Mike) Pompeo y (John) Bolton, pensaban que Corea del Norte era fácil, pensaron que el discurso de Trump podría engañarlos y desnuclearizar su economía. Pero los norcoreanos son duros, no aceptan engaños, ellos estaban en una negociación con relaciones recíprocas. Ellos pensaron que en cada paso de desnuclearización EEUU bajaba las sanciones, pero cuando entendieron que todas las promesas de Trump eran mentiras y Pompeo tenía sobre la mesa más agresiones Corea del Norte responde con misiles de corto alcance y ahora preparando, misiles de largo alcance que termina con las ilusiones de EEUU de que Corea del Norte es tan fácil de comprometer en políticas contraproducentes para su defensa.
Hay que entender que Corea del Norte no son venezolanos, no son iraníes; cuando ellos han pasado tiempo bajo las agresiones estadounidenses, incluso una guerra; ellos son más capaces de resistir a Washington y tomar la defensa que necesitan para enfrentar cualquier peligro. No confían en los rusos, no confían en los chinos, confían sólo en su propia defensa.

 

HS: Petras queríamos mirar a Brasil, que ha sido señalado por el Pentágono como socio principal incluso planteándolo hacia la OTAN. ¿Hay una ofensiva en ese plano de EEUU hacia Brasil?

JP: Entendemos que hay una gran división entre el discurso de (Jair) Bolsonaro y los militares que no quieren subordinarse a la política norteamericana; podrían simpatizar con algunas medidas pero en ningún caso están dispuestos a ponerse bajo el mando estadounidense, ni por OTAN ni por otras aventuras, incluso contra Venezuela.
Los militares pueden estar muy en contra de Venezuela, muy en contra de los rusos, pero bajo un cálculo económico, político y social cualquier medida que los militares brasileños tomen, primero en relación con su economía, con su propia defensa, lo último que quieren es bajar su guardia y pasar al control norteamericano.
En ese sentido, hay una división profunda, y si Bolsonaro sigue tomando medidas prácticas en favor de EUUU, creo que lo podrían echar del gobierno. No sé exactamente la forma en que podrían hacerlo pero las presiones sobre Bolsonaro están creciendo. En los últimos días no se ha pronunciado sobre las políticas de Brasil con Washington, por lo menos no habla en voz alta de cómo se va a subordinar.
Creo que es una reflexión de los debates internos.
La familia Bolsonaro ha insultado a los generales del mando militar, y con eso se puede jugar un tiempo pero tarde o temprano los militares van a contraatacar y limitar la cuerda que utilizan los Bolsonaro para actuar contra los intereses estratégicos de Brasil.

 

DM: Nos queda el tema Irán, la salida del acuerdo del 5+1 cansado de los incumplimientos de EEUU y la posición europea sobre esto.

JP: Europa no ha jugado limpio en esto. Primero dijeron que van a observar el acuerdo con Irán pero no toman medidas para forzar a sus empresas a seguir colaborando con Irán. Total, la empresa petrolera de Francia, no cumple, ya abandonaron sus acuerdos con Irán.
En segundo lugar, EEUU está haciendo una política mucho más agresiva contra Irán, como que está preparando la guerra, tiene la flota naval en las costas iraníes, tiene preparaciones para montar aviones nucleares frente a Irán; es una situación que muchos debates si vamos a una guerra inmediata o es una intimidación, un bluff de Trump.
En ese sentido, hay una división también en Irán que tienen dos posiciones: los auto titulados moderados o reformistas, sostienen que todas las presiones de Washington simplemente son un bluff, que buscan una forma de ganar ventajas y van a seguir esa política de presiones pero no irían más allá de un ataque.
Hoy en día por ejemplo, hay noticias, acusaciones, de que hay un barco de Arabia Saudita que fue atacado y algunas voces en Washington dicen que fue una provocación iraní. Pero la mayoría del público aquí no lo cree e Irán lo niega. Irán dice que quiere una investigación porque entienden que es una agresión, un pretexto para lanzar la guerra contra Irán.
En todo caso la situación es muy precaria, las fuerzas de guerra de EEUU están a los límites con Irán en este momento; Israel -que tiene mucha influencia en el gobierno de Trump- está presionando por una guerra, con (Benjamín) Netanyahu apoyando y empujando a Washington para atacar a Irán. Es una situación mucho más explosiva que en cualquier otra parte del mundo en este momento.  

 

HS: Bien Petras, ¿qué otro temas se destacan para mencionar en su columna en la 36?

JP: Primero, lo que está pasando en Venezuela.
Tuvimos noticias de que (Juan) Guaidó pidió que el Comando Sur de EEUU intervenga en Venezuela. Es el reconocimiento del fracaso de Guaidó, no pudo conseguir apoyo en ningún lado, ni en Venezuela ni en el exterior, en los países latinos. Busca la intervención directa de Washington porque las movilizaciones que convoca Guaidó han bajado mucho. Hay una gran vuelta de muchos ciudadanos venezolanos que se habían ido a otros países, como Perú, Colombia, etc. Más de 14.000 personas han retornado a Venezuela porque la idea de un levantamiento militar ha fracasado y no consiguen ningún apoyo.
Acá en Washington a Guaidó le llaman ‘el señor fracaso’, porque dice mucho, habla de levantamientos, deserciones, conflictos, confrontaciones, marcha sobre el palacio; nada pero nada de eso pasa. Guaidó ha perdido entonces mucho prestigio, no sólo afuera del país y en Washington; sino también en Venezuela. Incluso muchos opositores del presidente (Nicolás) Maduro, no confían más en Guaidó.
Y Guaidó ha visto cómo sus grandes socios, como el señor (Leopoldo) López que se fugó a la Embajada de España; y su propia familia ha dejado el país.
Entonces, es una situación para los venezolanos muy desfavorable para la oposición cuando solo cuenta con…

 

HS: La pregunta de todas las semanas es cuán cerca puede estar una acción militar de EEUU ante el debilitamiento de Guaidó y cuánto lo frena Rusia a EEUU.

JP: Simplemente con su presencia, (Vladimir) Putin presenta a Trump un problema. Porque si Trump piensa derrocar al gobierno venezolano ahora tiene que enfrentar y hacer daño contra la presencia de Rusia; debe hacer mucho daño a la economía y a las inversiones chinas; no tiene suficiente apoyo dentro del país y enfrentaría un Ejército de 267 mil soldados venezolanos comprometidos con la defensa; tiene que enfrentar a más de 500 mil milicianos venezolanos. Trump no es tonto, si lanza un ataque  sin ningún apoyo interno, con el peligro de hacer daño a la presencia rusa, es muy costosa. Y más allá de la locura de Trump, no quiere involucrarse en un conflicto prolongado, costoso y con consecuencias inciertas.
En esta situación, la política actual de Washington es estrangular la economía. Están insistiendo, hoy en día, que cualquier empresa que trate con Venezuela va a sufrir sanciones. Entonces, está tratando de eliminar el comercio entre Venezuela y el resto del mundo; y hasta ahora no ha tenido éxito pero si ha tenido algunos efectos. No sabemos cuántas empresas han sido afectadas, pero por lo menos la táctica de Trump es maximizar las sanciones económicas para estrangular la economía.

 

HS: ¿Quería mencionar algún tema más?

JP: El único que quiero mencionar es el proceso contra (Julian) Assange. Los ingleses ya lo tienen encarcelado supuestamente porque escapó de una multa y faltó al juicio; eso sería un año de cárcel.
Ahora, los suecos, los famosos socialdemócratas, insisten en que él debe volver a Suecia para enfrentar una violación que fue sexo consensuado con una mujer; que antes negaron porque decían que el problema no era el sexo sino por el no uso de contraceptivos. Pero el Juez de una de las mujeres, que aparentemente  está en contacto con la CIA, insiste en que deben abrir la causa por lo que pasó en la cama hace más de siete años.
Hay que ver qué puede pasar en este momento, la apuesta es que Inglaterra va a entregar a Assange a los EEUU donde lo expondrían a un juicio devastador. Pero hay muchos ingleses, incluso abogados, que sostienen que no deben entregarlo porque las leyes norteamericanas no permiten un juicio equitativo.
Entonces es un conflicto pero  hay peligros, particularmente con los suecos que son hipócritas como los ingleses, que hablan mucho de ley y de protección constitucional, pero la primera oportunidad que tienen optan por seguir a la cola de Washington.

 

HS: Petras, muy agradecidos por todo este análisis, nos reencontramos la semana próxima.

JP: Muchas gracias. Un abrazo