INVESTIGACIÓN: LOCURA Y CONTROL SOCIAL EN URUGUAY, SIGLOS XIX Y XX
Contacto con el profesor José Buslón desde Salto, Sábado 1º de junio de 2019.


 
Desde Salto, en contacto telefónico con CX36, el profesor José Buslón se refirió a un estudio que se encuentra realizando sobre ‘locura y control social’. Explicó que el tema surgió de forma colateral, cuando realizando una investigación se encontró en diarios de época con titulares acerca de personas remitidas a prisión por “locos”, y que se convirtió en delito a partir del gobierno de Lorenzo Latorre, definido como un comportamiento en contra de la racionalidad". Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/20190601ProfJosBuslnSalto

 

María de los Ángeles Balparda: Bueno, nos vamos a Salto para recibir al profesor José Buslón; que los oyentes lo identifican porque ha estado en contacto con nosotros con temas muy específicos. Nos ha dado elementos sobre cosas que tienen que ver con el conocimiento de nosotros mismos, de este país, docente que -siempre lo presentamos igual- no trabaja metido entre libros y cuadernos solamente sino que sale, investiga en el lugar, investiga en las fuentes; que es la mejor manera de trabajar la historia, seguramente él sabe mucho más que nosotros de esto.
Primero que nada buen día José.

José Buslón: Bueno, muy buenos días, halagado por las palabras que tal vez un poco exageradas pero (...) así que vamos a centrarnos por ahí

 

MAB: Bueno, hoy para hablar de un tema que, vos decís que salís a investigar otras cosas y encontrás determinadas publicaciones que te dan pistas y te ayudan a entender, a conocer algunos temas.
Y hablar del tema de la locura, en estos tiempos, tiene muchas puntas, cómo se encara, qué es y cuáles son sus límites, qué es lo que es y qué es lo que no es. Pero hablar de la locura y del control social me parece que ya enfoca la cosa.

JB: Exacto, y una cosa, cuando leíamos para preparar este trabajo y repasábamos algo que se había escrito también sobre la "Historia de la locura" por parte de Michel Foucault, veíamos que esto se remite prácticamente, lo que hay documentación 300, 400 años que hay una documentación muy fuerte, hay datos anteriores pero no tan concisos, no tan precisos.
Pero lo que llama mucho la atención, uno e historia siempre lee los cambios y permanencias, es que muchos de esos elementos que antes generaban escándalo y que permitían que a una persona se la catalogara de loco, hoy siguen vigentes de repente a través de otros mecanismos más sutiles, pero están aún presentes.
Cuando surgió la idea de hacer este trabajo, este trabajo surge como tú lo presentabas, haciendo la investigación de otro tema, estaba analizando la situación de Saturnino Ribes y sus astilleros en Salto, pero me llamaban la atención títulos pequeños que aparecían en el diario, por ejemplo, "Presunto demente", "Demente fue remitido al manicomio", "Confuso, situación de un demente y violencia en la calle", "Preso por loco", pero estos anuncios estaban prácticamente en la página de todos los diarios y todos los días

 

MAB: Se anunciaba que iba preso por loco.

JB: Se anunciaba que iba preso por loco y ahí no se escapaba nadie.

 

Diego Martínez: Como que era un delito

JB: Exacto, exacto.
Ahora, ¿qué pasa? ¿Es un delito acá en el Uruguay a partir de cuándo? Es un delito a partir del gobierno de Lorenzo Latorre que comienza a establecer algunas prácticas que se entiende que son prácticas normalizadoras para atender la situación de aquellos que no necesariamente padecían de un estado de locura, de irracionalidad, sino que habían elementos que conducían a que ellos supusieran que era irracional. Verte tomando vino por la calle o saber que tenías esa práctica con frecuencia indicaba que eras un loco porque ibas en contra de la racionalidad.
La racionalidad decía que vos tenías que trabajar, que hacerlo con frecuencia, que aceptar las condiciones de trabajo, eso implicaba que estabas bien de estos aspectos (...) porque a su vez eras una persona virtuosa. Para ese nuevo sistema que se estaba generando acá producto de la modernización en el campo, del (...) de los campos que se llevaba adelante de varias formas. Por un lado la reforma de la educación de Varela, que si bien es cierto que es muy liberadora y que genera condiciones para que la persona se pueda desarrollar en la sociedad, que incluye y todas las virtudes que tiene, pero en el fondo hay un análisis interesante que hace Juan Grompone y es que esta reforma lo que lleva es que se genere mano de obra barata para alambrar los campos, para poner adoquines en la calle para poner columnas, cosa que no se podía hacer si uno no sabía multiplicar, restar y dividir si mínimamente no sabía leer.
Por un lado la reforma, pensando en el largo plazo, pero había que atender el tema de los que no querían trabajar en ese momento. La Asociación Rural del Uruguay formada en 1871, que desde 1865 con la revolución (...) e incrementar su ganancia de forma exorbitante, le preocupa la gente que no trabaja, le preocupa la gente que resulta molesta, y son ellos quienes llevan al poder al coronel Latorre.
Entonces, comienza una persecución hacia aquellas personas que eran peligrosas, claro, no querían trabajar, no se querían adaptar al sistema.
Pero no solamente el que no quería trabajar sino el que resultaba escandaloso a la imagen burguesa de la época.
Está (...) detenido en Salto que dice, bueno, se encuentra preso, atacado de una fuerte enajenación del abandono que hace de su cuerpo y la miseria que lo rodea. Este desgraciado alienado.
Como ustedes podrán ver en ningún momento se lo acusa de que él haya hecho algo contra alguien, acá el problema es él y su imagen.
Claro, esa imagen, a la sociedad burguesa de la época le molesta mucho, como el tema de los indigentes o las personas que ven en la calle hoy, eso molesta mucho, molesta mucho como imagen pero parece que no como problema. Y en la época eso era motivo de que te llevaran detenido.
Hay otro anuncio en el diario, por ejemplo, que habla de otro demente, dice: "El demente, fue remitido al manicomio nacional de la capital en completo estado de demencia el conocido lotero Domingo Gianotti".
De Domingo Gianotti se había alertado unas páginas antes, unos días (...), que andaba corriendo por las calles en estado de enajenación y pedían por favor que la policía hiciera algo.
A los pocos días lo detienen y el diario se congratula que producto de la denuncia que ellos realizaron este lotero fue detenido.
Entonces, claro, a esa (...) de la época, a esa moral que existía, esta gente era loca. Pero no eran los únicos, no es la única condición para ser loco en la época. Las muchachas incorregibles eran tildadas de locas, los homosexuales eran tildados de locos también, porque ahí se entendía que había algo que escapaba a la racionalidad de cómo debía ser su sexualidad según lo que establecen los parámetros cristianos y los parámetros sociales de la época.
También se entendía que eran las locas las personas deformes, porque se establecía una relación entre el físico, el alma y la moral. También los libertinos, porque en este caso los libertinos, además de esa falta a la moral, si uno se ponía muy libertino no iba a trabajar tampoco al otro día y ese era un elemento que afectaba la condición de productividad.
Bueno, los criminales también eran entendidos como locos, y los suicidas que habían fracasado también se entendía que eran locos y todos eran remitidos al manicomio junto con los que tenían enfermedades venéreas porque se entendía que el haber contraído una enfermedad de este tipo era por alejarse de las pautas morales.
Entonces tenemos una moral que se impone desde una sociedad burguesa, una moral que se impone desde una religión fuertemente conservadora.
Llegó a ser tanto la identificación de locos en Salto bajo estos criterios que el gobernador Latorre remite en un comunicado al jefe político de Salto que por favor deje de mandarle tantos locos porque en Montevideo hay unos cuantos y eso que no están todos los que son. Y le agrega "mándelos para Entre Ríos".
Entonces, aquellos considerados locos de Salto iban para Montevideo, iban para Entre Ríos. ¿Ahora, a dónde iban? Iban a lugares, a internados donde el internado funcionaba como mecanismo social a través de una práctica autoritaria donde le imprimían elementos de virtud, y allí se les aplicaba lo que ellos llamaban "rutinas normalizadoras".
Estas rutinas normalizadoras, por ejemplo, y uno de los que las diseñó fue el médico Adolfo Brunel, este aconsejaba que el horario de levantarse en un manicomio debía ser a las 5:00 de la mañana en verano y en el resto de las estaciones a las 7:00.
La rutina de la mañana, decía él, debía estar compuesta de paseos y ejercicios para luego ser atendidos por el médico, posteriormente el almuerzo. Continuaban con sus tareas, cenarían y a las 5:00 de la tarde ya debían acostarse, más tardar a las 8:00 de la noche.
Ahora, en la medida en que se percibía una recuperación entonces se entendía que la persona estaba teniendo respeto por la autoridad, apego al trabajo y se entendía que entones había logrado recuperar la razón. Nunca los diagnósticos eran certeros ¿no? sino que si respetás las órdenes y tenés determinado apego a rutinas y a horarios, entonces está listo.
Ahora, ¿qué pasa si tenés esta condición? Estás preparado para el mercado del trabajo, porque vas a ir a trabajar puntualmente, porque vas a obedecer lo que se te dice y porque vas a volver al otro día. Entonces vemos que la recuperación en realidad, para aquellos que a veces descreen que la infraestructura puede estar determinando la superestructura, acá se da justamente esa condición. Estás preparado si estás preparado para el mercado del trabajo.

 

MAB: Y es una etapa además que, los casos que vas dando corresponde a una etapa del desarrollo del Uruguay, cuando se instala el alambrado de los campos, todo lo que vos decías, que necesitaban poner a la gente a trabajar en lo que se precisaba en ese momento.
Ahora, escuchándote hay muchas cosas que uno parece que está leyendo los diarios de hoy.

JB: Sí, es verdad.

 

MAB: Sacale las cosas más brutales, pero que una madre mande al hijo preso, que vos decís, ¡Pah, lo que debe ser!
Pero que una madre mande al hijo preso, se daba en aquella época y se da hoy, en los diarios de hoy está justo una noticia de esas

JB: Exacto, y se le asigna un rol importante a la familia ya que es la familia la que traza el circulo de la razón. Se entiende que más allá de la familia, con esa familia estructurada burguesa que más allá de ella amenazan los peligros de lo insensato. Y se entiende también que hay personas que por su conducta, puede ser también por su conducta sexual, deshonran a la familia. Entones, en ese caso es la familia la que denuncia a la persona para que sea corregido en estos internados.
Incluso si nosotros vemos el psicoanálisis hoy plantea que la locura puede tener un origen en la sexualidad perturbada, entonces acá tenemos otra vez locura, sexualidad como elementos que, si no estás acorde a las prácticas de la época, entonces podés ser alguien que ha perdido la racionalidad y por lo tanto es factible esa condena.
La iglesia también entendía que los pecadores eran locos porque entendía que faltaban a la razón y para eso debían curar el cuerpo y purificar el alma también y que se le aplicara una medicina moral.
Otras personas más simpáticas pero también considerados como locos eran los erotómanos o también llamados los perseguidores amorosos. Hay un caso que cuenta José Pedro Barrán en Poder y psiquiatría del Uruguay de un vasco que trabajaba en una estancia y que los patrones le quisieron gastar una broma porque se dieron cuenta que él estaba enamorado de la hija de los patrones y entonces le empezaron a escribir cartas simulando que era ella que estaba sumamente enamorada.
Esta persona respondía las cartas en los mismos términos de amor de lo que las recibía, y se generó ahí un amor epistolar porque de frente no se encontraron nunca.
El hecho es que cuando terminaron las vacaciones y la muchacha se volvió a la ciudad, este enamorado dejó de recibir cartas y comenzó a preguntarse qué había pasado con ese amor tan fuerte, tan intenso, que se terminó de golpe y sin ninguna explicación.
Y bueno, y como hace toda persona que se siente defraudada en el amor, pidió explicaciones. Se fue a la ciudad, la paró en la calle, fue a su casa, el hecho es que esto ameritó a que se o denunciara.
Cuando se lo denuncia se comprueba que él en realidad no había tenido una conducta de acoso ya que las prácticas que había llevado adelante tenían una razón de ser que estaba registrado incluso a través de las cartas. Pero la familia entendió que no podía ser liberado, y si bien el diagnóstico no dio que tuviera ningún desajuste mental, lo mantuvieron como loco 3 años en el manicomio hasta que después fue liberado, con todo o que esto le generó a esta persona además de perder su trabajo y cómo quedó identificado a nivel social.
Entonces vemos también como una práctica de control, aquel que se desajusta en las leyes va preso y aquel que no gusta a la sociedad también va preso

 

MAB: Sí, el que no se adapta a la sociedad, y además daría para abrir todo otro capítulo de cárceles y manicomios, mucha cosa

DM: Sí, los conceptos de normalidad también

 

MAB: La normalidad.
Es como que hemos pasado por un montón de temas que son de tremenda actualidad. Vos estás hablándonos de otra época en salto pero pasamos por los temas de hoy claramente.
Además me parece que muchos que nos preguntamos o que decimos, parece que hubiera más locos ahora que antes. O, ¿será que está loco o tiene razón y no banca lo que lo rodea? Digo porque tenemos que ir redondeando pero me parece que es un tema para darle una segunda parte, volver a conversar sobre el asunto

JB: Cómo no, cómo no

 

MAB: ¿Vos vas a publicar algo con esto?

JB: Sí, la idea es publicarlo, el tema es que me propuse avanzar en los primeros 30 años del siglo XX porque me parece que, si bien esto comenzó a manifestarse en el último cuarto del siglo XIX, hay algunas implicaciones importantes porque en los primeros años de siglo XX comenzaron a institucionalizarse los organismos donde se castigaba a los locos y se generó un avance si se quiere en reconocer algunas cosas que terminaron siendo de beneficio para aquellas personas que después acudían a esos lugares. Pero siempre con esa situación como hemos podido ver en los últimos años de miseria en la cual viven, abandono y que para nada hay una política de que se vayan a recuperar.
Entonces, bueno, mi idea es avanzar para que esto no nos quede tan colgado porque con el comienzo del siglo XX hay algunos cambios importantes.

 

MAB: Muy bien.
José, te agradecemos muchísimo que hayas compartido esto con nosotros y hacemos una segunda vuelta de esto...

JB: Bueno, cómo no, el agradecido soy yo y nos estaremos encontrando en breve, que pasen muy bien.