CONVENCIÓN DE UNIDAD POPULAR: “ES PARA NOSOTROS UN DESAFÍO CONVERTIR ESE PROCEDIMIENTO PROTOCOLAR EN UN ACTO POLÍTICO DE CAMPAÑA”
Entrevista al candidato a la Vicepresidencia por Unidad Popular, Gustavo López,  30 de julio de 2019

 

 

 

 

 

 

 

Gustavo López, candidato a la Vicepresidencia por Unidad Popular, compartió la mañana de la 36 con Hernán Salina y Diego Martínez para hablar de la actualidad política del país comenzando con UPM2, así como la postura de dirigentes del Frente Amplio respecto a Venezuela. También habló del tema desde el punto de vista sindical y comentó las declaraciones de la dirigencia del Pit Cnt. Respecto a las declaraciones de los más altos dirigentes frenteamplistas sobre Venezuela, subrayó que “ahora podemos decir rigurosamente que Donald Trump, Jair Bolsonaro, Mauricio Macri, Daniel Martínez, Danilo Astori y José Mujica piensan lo mismo”. Además convocó a participar en la Convención Nacional de Unidad Popular que sesionará el 10 de agosto en Convención 1165. “Es para nosotros un desafío político, organizativo, nosotros tenemos que poner los 500 convencionales juntos y hacer de eso una demostración de responsabilidad, de compromiso, de fuerza y convertir ese procedimiento protocolar en un acto político de campaña, en un acto político de interpelación al gobierno, en solidaridad con los pueblos que luchan y en particular con el pueblo de Venezuela en esta situación; en un acto político de denuncia a UPM, en un acto político donde vamos a levantar nuestros programas”. A continuación transcribimos la entrevista que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/gustavolopezup

 

Hernán Salina: Estamos recibiendo con mucho gusto a Gustavo López, integrante del Coordinador nacional de Unidad Popular, candidato a la Vicepresidencia por la izquierda uruguaya.
Bienvenido Gustavo.

Gustavo López: Buen día, siempre un gusto.

 

HS: Bueno Gustavo, ha sido un comienzo de semana movido, temas que van cargando la campaña hacia octubre y que la Unidad Popular también va tomando su postura de la que queremos conversar contigo. Pero elegimos comenzar con UPM, los temas de contaminación, de lo que implica en el modelo productivo y abordar también desde lo sindical porque UPM cuenta con el aval de los dos sindicatos involucrados a la construcción de la planta, hablamos del SUNCA y de la UNTMRA.
En las últimas horas el PIT CNT emitió un comunicado -firmado por el presidente Fernando Pereira y el secretario general Marcelo Abdala del Partido Comunista en este caso- refiriéndose a como ha sido el proceso por el cual se va a dar el relacionamiento laboral entre UPM y los trabajadores organizados. Por ahí apareció desde el gobierno un decreto que viene de la época del pachecato, tomo un minuto para mencionar algo del comunicado que cuestionan esto de que ya se están mencionado mecanismos de negociación, antes de que esté comenzando el trabajo en sí de la obra, de la construcción dicen que, cuando hay negociación colectiva y de haber convenio recién cuando está constituido el sujeto de la negociación, es decir los trabajadores en el lugar de trabajo -vos podes explicar un poco más qué sentido, qué lógica es esta-; después cuestionan y rechazan esa aplicación de esa ley del gobierno de Jorge Pacheco Areco, que crea una comisión de productividad y que por resumirlo de alguna manera obliga a que hay que avisar más de una semana antes si pensas hacer una huelga, tomar algún tipo de medida, después dicen que están de acuerdo con que UPM es una buena noticia para el empleo, etcétera.
Pero desde el punto de vista de los trabajadores y de esto que está pasando con el gobierno, la estructura que forma para las relaciones laborales, ¿cómo lo ves vos?

GL: Algunos comentarios sobre un tema que juzgamos de una gravedad sustantiva, la instalación de UPM en Uruguay es mucho más que la instalación de un emprendimiento productivo de carácter extractivista.
La instalación de UPM en Uruguay viene a modificar un conjunto de elementos vinculados a la relación del estado con las empresas y los trabajadores y particularmente viene a modificar elementos vinculados a la legislación laboral, esto ya estaba apriorísticamente establecido en el contrato inicial que firmó Uruguay con UPM, el mismo que le concedió el ferrocarril, el mismo que le concedía la venta de energía, el mismo que concedía un volumen extraordinario de agua para la operativa fabril, en ese mismo contrato se establecían mecanismo vinculados a la excepcionales de regulación laboral. Esto quiere decir que UPM tiene respecto a sus trabajadores, de acuerdo a ese contrato y hoy confirmado a partir de la comunicación oficial del gobierno, un trato preferencial, un trato distinto del que cualquier empresa tiene respecto de sus trabajadores; llegando incluso a extremos tales de generar mecanismos de prevención que uno podría decir que son casi que virtuales porque uno no puede prever lo que no existe, verdad, de manera que para que existan mecanismos de prevención de conflictos o mecanismos de regulación de la acción sindical deben ser previamente acordados entre las empresas y los trabajadores, una vez que existan empresas y trabajadores, todavía no hay un solo trabajador de ninguna de estas dos ramas ni de la construcción ni de la metalurgia, vinculado a la empresa porque aún no han comenzado las obras, lo que pasa es que precondición, requisito previo para la instalación de la obra, es decir para el desarrollo de la inversión prometida por UPM es que el gobierno asegure la paz social, la paz social la asegura a partir de mecanismos como estos, tal es así que el gobierno ha dispuesto la instalación en la propia planta de UPM de una oficina del Ministerio de Trabajo.
Luego el gobierno recurre para la prevención de conflictos efectivamente a decretos y leyes del pachecato, esta no es la primera vez que lo hace, hay una recurrencia a recurrir (valga la redundancia) a legislación represiva a la hora, recordemos la sucesión de decretos de esencialidad que el gobierno ha tenido para quebrar huelgas, recordemos -esto fue a nivel del gobierno municipal pero también con la misma fuerza que hoy gobierna a nivel nacional- el episodio de militarización del servicio de recolección de residuos para quebrar la huelga de los municipales, podía ser una esencialidad más pero no lo es porque  además de la esencialidad terminó militarizándose el servicio, en un episodio que no recuerda la historia de las relaciones laborales en este país.

 

Diego Martínez: Con Ana Olivera.

GL: Con Ana Olivera desde los tiempos donde para quebrar la huelga de la resistencia de la dictadura, se llevaban los trabajadores a punta de bayoneta a sus puestos de trabajo.
Con UPM ocurre una cuestión aún más grave, el gobierno le está garantizando la paz social y el movimiento sindical responde con una posición timorata diciendo bueno esto está mal, pero evidentemente no pueden aceptar si una expresión crítica este tipo de posiciones y después terminan diciendo, celebramos el advenimiento del progreso que esta inversión eventualmente traería.
Para que existan mecanismos insistimos de regulación laboral tienen que ser acordados y tienen que ser parte de un convenio, luego cuando una empresa supone que para la realización de cualquier medida sindical deba existir la suerte de protocolo preestablecido, donde alguien deba avisar al patrón 7 días antes de que va a tomar una medida, eso durante toda la historia de relaciones laborales en este país se llamó intento de reglamentar el derecho de huelga, no hay otra forma de decirlo.

 

HS: Claro, la famosa reglamentación.

GL: La reglamentación del derecho de huelga respecto a la cual nos hemos opuesto históricamente los trabajadores y se ha opuesto históricamente la izquierda, el pensamiento crítico y yo diría hasta un liberal sensato, porque sabe que el reglamentar el derecho de huelga no es otra cosa que favorecer los intereses del capital, que limitar la capacidad de acción e intereses de los trabajadores, que limitar la organización y desarrollo de la vida sindical y por tanto que limitar el ejercicio de la lucha, cuando decimos el ejercicio de la lucha decimos la lucha en tanto generadora de conciencia, en tanto generadora de la organización, en tanto un momento, un lugar en donde el trabajador comprende qué lugar ocupa del mundo y su camino para transformarlo, entonces es también un golpe duro para la organización sindical, en el sentido que es una reglamentación explícita del derecho de huelga.
A esto se le suman cláusulas de paz, se le suman protocolos anti ocupacional, pero pongamos un ejemplo concreto, resulta que los trabajadores comienzan a trabajar el día lunes, ese día lunes se produce un episodio de inseguridad laboral o un episodio de atropello contra los derechos de los trabajadores, un episodio de incumplimiento del pago si eventualmente ese lunes tenes que cobrar.

 

HS: Como hace el SUNCA, cuando muere un trabajador decreta un paro.

GL: ¿Qué tendrían que hacer respecto de esta reglamentación que el gobierno impone? Avisarle que el lunes, 7 días más tarde, vamos a ver si hacemos una medida en función de atender los aspectos de seguridad o los aspectos vinculados a la lógica salarial o cualquier otro tipo de atropello patronal y si los trabajadores deciden, por ejemplo, realizar una asamblea para evaluar el curso del cumplimiento. ¿Deben avisar 7 días antes? ¿Cuál es la fuerza del movimiento obrero cuando se enfrenta a la fuerza del capital que es naturalmente del punto de vista material la fuerza de capitales mucho mayor, la fuerza es su organización?
¿Qué hace un paro? Para la producción.
¿Qué hace un piquete? Para la circulación de mercancías.
¿Para qué? Para obligar eventualmente a la patronal o a sentarse a negociar o a conceder las demandas que el trabajador plantea.
Esta ha sido la historia porque de lo contrario se desnaturaliza la acción sindical y se convierte al sindicato en un  sector de la paz social y en un actor proactivo en la relación capital trabajo, el sindicato acá parece ser un socio que si algún día se pone díscolo, bueno hay reglas de juego que permiten que esa rebeldía sea contenida, regulada, reglamentada, en fin.

 

DM: En todo lo que han sido los antecedentes, uno tiende a pensar que hasta el PIT CNT dice que está mal  como se ha llegado acordar.

GL: Porque es Diego de una grosería inadmisible para la historia del movimiento sindical, es decir que antes que un solo trabajador se ponga el mameluco de la empresa ya está reglamentada el modo en que tiene que organizarse sindicalmente o el modo en que deberían establecer las medidas frente a cualquier tipo de controversia laboral es inadmisible, entonces el propio PIT CNT tiene que reconocer cuando el gobierno recurre a un decreto, a una ley del pachecato para regular las relaciones laborales yo digo que la propia genética del movimiento sindical lo obliga a decir esto es inllevable, ahora arregló enseguida porque también tienen que dar una señal de responsabilidad, sobre todo en este año electoral donde la cúpula del movimiento sindical los sectores que lo hegemonizan, explícitamente están más preocupados en la suerte del gobierno que en la suerte de los trabajadores, entonces cómo está eso en juego termina el comunicador del PIT CNT saludando la inversión.
Recordemos que en el comienzo del proceso que da origen a convertir a Uruguay en un emporio celulósico, en la génesis del modelo celulósico forestal el movimiento sindical se opuso fuertemente, incluso mantuvo en sus definiciones programáticas de congreso a congreso la oposición a la instalación de la planta de celulosa y al modelo forestal, hasta que de súbito y a partir de la llegada al gobierno del FA y en un congreso del PIT CNT, cuyo número ahora no me acuerdo fue en el Club Aguada se modificó esa posición, primero para pasar a tener una suerte de apoyo político porque habría que ver, porque eso generaría empleo, etcétera y la contradicción ahí estaba entre el desarrollo de la fuerza productiva.
 

DM: La vigilancia.

GL: En fin, para pasar desde ese apoyo crítico y cierta esperanza depositada en la generación de empleo y el desarrollo de la fuerza productiva que esa inversión iba a generar, algunos años después un apoyo explícito, explícito yo diría hasta militante, si viajan a Finlandia.

 

HS: Exacto, con el gobierno.

GL: Previo incluso fíjense ustedes en tiempos donde uno debería también reivindicar el internacionalismo proletario como valor de los trabajadores, previa a la instalación de la planta de celulosa en Fray Bentos, la ex Botnia hoy UPM, se produce en Finlandia en esa misma empresa Botnia el despido masivo de trabajadores más grande que recuerde la historia de Finlandia.
3000 trabajadores juntos fueron despedidos para luego instalar la planta acá, entonces es evidente que estos capitales se mueven por el mundo buscando tres o cuatro cosas, la primera es a propia lógica en esencia, el núcleo constitutivo del capital es reproducir su ganancia, cómo reproducen su ganancia, utilizando los mecanismos  que la realidad le plantea, primero las condiciones naturales, el mismo árbol que allá le demora 20 años en crecer acá lo talan en 8, ese es un elemento objetivo que le permite maximizar las ganancias y dividir los costos.
El segundo, las exoneraciones impositivas y la actitud del gobierno, si es un gobierno que le ofrece todas las condiciones claras que la empresa  plantea a partir de este contrato vergonzante y vergonzoso que ha sido aquí debidamente desmenuzado en su esencia entre otros por el doctor Lutz, en una entrevista en donde con una meridiana claridad estableció las contradicciones respecto a la soberanía nacional que ese contrato tiene y el tercer elemento que motiva a estas empresas a invertir por el mundo, tiene que ver con las relaciones laborales, con el costo de la mano de obra y con el tipo de resistencia que el trabajo puede oponer a sus emprendimientos. En ese marco una vez el gobierno viene a cumplir el sueño de oro de las clases dominantes, cuál es el sueño de oro de las clases dominantes, un gobierno que le asegure la paz social y la reproducción de su ganancia, ese es el sueño de oro de las clases dominantes, en Uruguay eso lo ha cumplido respecto a las empresas transnacionales el gobierno del FA.

 

DM: ¿Cuáles serían los modos que la clase trabajadora tiene para combatir este tipo de políticas, este tipo de modelo a las propias empresas y  a las decisiones de los gobiernos que eso son en definitiva dos cosas distintas pero que van con intereses comunes en este caso?

GL: Sí, felizmente la promesa de instalación de esta segunda planta en Pueblo Centenario ha generado un umbral de resistencia infinitamente mayor a lo que fue la primera, entre otras cosas por  la propia evidencia de la realidad, porque la parte del movimiento social y los trabajadores ha comprendido que aquellas promesas de prosperidad y de paraíso productivo en que se iba a convertir Fray Bentos, la propia realidad lo desmiente a niveles tales que hoy Río Negro es de acuerdos a cifras oficiales el departamento con mayor desempleo del país, entonces efectivamente hay un amplio movimiento heterogéneo, complejo, podríamos decir poli clasistas, pero hay un movimiento de resistencia a UPM y eso hay que celebrarlo, ojalá ese movimiento consiga unificarse, ese movimiento consiga aumentar los niveles de  movilización y combatividad para enfrentar este emprendimiento.
Por otro lado los trabajadores, un movimiento sindical que apoya la inversión, que tiene en la discusión, digamos no hace explícito los efectos negativos que esta inversión tiene desde todo punto de vista, particularmente desde las relaciones laborales porque sientan un precedente luego aplicable al resto de las relaciones laborables, imagínense ustedes las cámaras empresariales una vez que esto se haga realidad, van a exigir naturalmente lo mismo para sí mismo y para sus trabajadores.

 

HS: Ya lo están diciendo, en materia impositiva.

GL: En materia impositiva y en materia de relaciones laborales, es decir, esta reglamentación explicita el derecho de huelga porque no es otra cosa, insistimos, que la reglamentación y la regimentación del derecho de huelga, luego será extendido a otras ramas de la producción. Entonces, aquí está faltando un actor de peso en el combate, el único diría yo sin subestimar al amplio heterogéneo momento social que lucha, el único que puede parar UPM que son los trabajadores, ese sujeto social es el que está faltando, el trabajo organizado contra un proyecto extractivista, primarizador, depredador que ahora viene incluso a diezmar a la clase trabajadora del punto de vista de sus derechos.

 

HS: Pero no lo va hacer eso Gustavo, va a priorizar el hecho de que significa una fuente de trabajo por un par de años de la construcción.

GL: Sí, esta idea que se ha instalado, esta idea del posibilismo claudicante que se vence frente a la realidad, esta idea que se ha instalado que hay que oponer trabajo a salario o que hay que oponer trabajo a cualquier otra condición incluso, el tipo de modelo que el país necesita.
Evidentemente que esta dirección sindical lo dice explícitamente, digamos el negro sobre blanco está apoyando esta inversión, esta inversión que en el mejor de los casos generará empleo mientras dure la construcción de la infraestructura que la planta necesita, luego todo el mundo sabe funciona con un alto nivel de automatización en donde algunas decenas de trabajadores controlan el ciclo productivo.
Lo dijimos muchas veces y esto se puede verificar fehacientemente con cifra, estas empresas en el mediano y el largo plazo no solo no generan empleo destruyen empleo en otras áreas de la economía, sobretodo  en la agroindustria, destruyen empleo entonces el movimiento sindical, naturalmente no esta dirección por el rol que está cumpliendo, pero los trabajadores son el sujeto de mayor potencialidad para frenar este tipo de emprendimiento o por lo menos eventualmente para contener sus aristas mas regresivas, como esta de la reglamentación sindical.
Nosotros tenemos siempre cifradas esperanzas, abrazamos la esperanza de que en el seno de la clase trabajadora surja la resistencia y la homogenización del movimiento de lucha, mientras tanto la denuncia permanente, la construcción de una herramienta política, fíjense en qué soledad quedó la Unidad Popular en el plano político respecto de eso, este anuncio se hacía el mismo día que los presidenciables se encontraban en un evento vinculado a las cooperativas  agraria federadas, eso posibilitó que la prensa los entrevistara a todos, bueno solo Gonzalo colocó la oposición en términos justos, la oposición a este tipo de modelo, entonces para nosotros como Unidad Popular es un enorme desafío empalmar con ese movimiento social y plantear el debate en el seno de la clase trabajadora.
 

HS: Está el otro capítulo que recién comienza a verse, abrirse camino en este panorama que es incluso la inserción en la educación, en el sistema educativo de UPM, los gremios docentes fundamentalmente secundaria comienzan a manejar ese tema, investigadores como Alma Bolón -prestigiosa a nivel universitario- ya están alertando, no es menor eso tampoco.

GL: No, escuché ciertamente un brillante análisis de Alma Bolón respecto al ingerencismo de estas empresas en el proceso educativo, por eso decíamos desde el comienzo esto es mucho más que un emprendimiento productivo de carácter extractivista, esto viene a modificar no solo la ecuación productiva y la idea de qué tipo de producción tiene que tener Uruguay o cómo se inserta en la Dirección General del Trabajo. Esto viene a modificar aspectos centrales de la relación, cuando decimos en esto se pierde soberanía no es solo porque se desnacionaliza una parte del territorio, no es solo porque se le otorga una vía férrea al servicio exclusivo de la empresa, se pierde soberanía porque ya no tenemos el control sobre la legislación laboral, se pierde soberanía porque estas empresas quieren controlar parte de la currícula educativa, es decir qué se enseña y cómo se enseña, entre otras cosas porque en su horizonte, en su imaginación a futuro imaginan precisamente educar a nuestros gurises para que sean mano de obra barata del mercado de los servicios y eso es lo que precisan, entonces si precisan soldadores formarán soldadores, si precisan cualquier otra profesión vinculada al ciclo industrial de su emprendimiento el estado uruguayo tendrá que colocarse al servicio de ese desinterés particular, como ya lo viene haciendo, el Estado uruguayo se ha puesto con el dinero de todos nosotros al servicio de esa empresa para construir un ferrocarril que empieza en la puerta de su fábrica y termina en la puerta de su barco y que eso se utilizará 24 horas 365 días al año.
El Estado uruguayo si puso al servicio de esa empresa con el dinero de todos nosotros, cuando se compromete a comprarle toda la energía que genere la precise o no la precise a un precio sensiblemente mayor que el que nos sale producir en la represa, además esto es importante decirlo porque la gente dice le compramos la energía, para comprar la energía hay que hacer el tendido del cableado hasta la planta a costo del estado, es decir a costo de la sociedad en su conjunto, por un estimativo de 120 y pico millones de dólares y al mismo tiempo la energía por biomasa que genera la planta es un residuo del proceso industrial, la tienen que hacer sí o sí es parte del ciclo industrial, entonces como ya la tienen dicen esta también se la vendemos al estado, como me sobra esto, como esto es un derivado de la planta ahora se la vendo al estado con un precio además que yo establezco que insisto, sensiblemente mayor a lo que le sale al Estado producirla en la represa.

 

DM: Ni siquiera va como contrapartida por las exoneraciones que tiene en algo que no tiene que hacer nada.

GL: Ni siquiera, porque estas empresas no establecen contrapartidas mucho menos de carácter social o filantrópica, en todo caso le regalan alguna pelota de fútbol algún cuadrito de fútbol de la zona o construyen dos o tres plazas, ahora evidentemente esto es interesante comprenderlo incluso del punto de vista del tipo de relaciones que se están estableciendo en el mundo, desde querer definir la estrategia del imperialismo como la fusión del capital industrial con el capital financiero, desde que el mundo se reparte entre monopolios la producción, desde que esas cosas ocurren el imperialismo se ha transformado también.
Este tipo de empresas no son iguales que la del imperialismo británico del siglo XIX que por ejemplo construyeron las vías férreas en Uruguay, que desarrollaban fuerza productivas, esto es el extractivismo, es la acumulación por deposición y saqueo, vienen a llevarse lo que hay e irse y trasladar  el grueso de sus ganancias a la casa matriz, esa es la lógica.

 

DM: ¿Por qué un gobierno del Frente Amplio casi en el final -porque quedan pocos meses para la elección y el pronóstico no es muy halagüeño para los intereses del FA de poder repetir un nuevo gobierno- por qué toma esta decisión que es tan perjudicial a ojos vista de cualquiera?

GL: Para ensayar una respuesta a una pregunta compleja debe haber muchos por qué, entre ellos porque el renunciamiento a sus postulados históricos los lleva asumir como propios el proyecto del capital, entonces no imaginan otra forma, no imaginan un proceso de industrialización conducido por el estado y los trabajadores, no imaginan ir a prender la luz de FRIPUR y ponerla a producir, no imaginan el frigorífico nacional, no imaginan las curtiembres insertando en el mundo con valor agregado, con calidad, imaginan seguir vendiendo cuero en crudo y después tienen cuentas públicas con déficit fiscales, con el grado inversor comprometido y eso compromete los intereses del dinero a pedir, con una deuda externa que compromete 2 mil millones de años solamente en pago de intereses más la amortización, en fin…
Entonces en ese marco la tabla de salvación es imaginar la inversión extranjera directa como vía de escape y eso efectivamente le levanta algún punto del PBI, le genera miles de puestos de trabajo, subjetivamente genera esperanza y esto hay que comprenderlo también, porque si yo soy un joven de Pueblo Centenario  naturalmente que estoy desesperado para que venga una inversión para que me permita por lo menos trabajar y tener un salario medianamente digno en un lugar donde lo que hay es devastación y desempleo, entonces es natural que la gente tenga expectativa.
El otro día aquí, Adriana leía una nota en la tarde, del semanario Búsqueda, si mal no recuerdo, donde daba cuenta de la instalación de prostíbulos, incluso algunos decían con el tipo de relación que establecen con nosotros, estos prostíbulos tendrán salones VIP y entradas diferenciales para los gringos.

 

HS: Por su los gringos quieren tener privacidad.

GL: No lo decía, pero uno puede inferirlo en la lectura que también habrá chicas VIP para los gringos digamos, que hasta eso van a distinguir, entonces ese es el tipo de relación que establecen con nosotros, esto no puede ser admisible como parte de un proceso de desarrollo productivo.

 

DM: Ahora, ha penetrado bastante la cuestión de que eso va a derramar, que eso va a generar cosas; el otro día hablaba con un comerciante del barrio y decía que “el derrame” de lo que la gente va a cobrar allá va a permitir hasta puestos de trabajo acá. Y eso va a repercutir que la gente consuma más, como se hace para combatir ese pensamiento que ha penetrado mucho.

GL: En tiempo de recesión económica, en tiempo de dificultades de trabajo, en tiempos donde el propio gobierno reconoce los índices de desempleo mayores en los últimos 10 años cualquier anuncio de generación de empleo genera expectativa, eso es natural, es así y ciertamente durante un período de tiempo eso ocurre, hay miles de trabajadores que se movilizan, eso derrama en el mercado interno local y un poco más allá, vive desde el bolichero, el que levanta quiniela, el barraquero, el que vende milanesas en la puerta de la fábrica, el taximetrista, el dueño del prostíbulo, gana todo el mundo a partir de eso durante ese período.
Cuánto dura eso, dura lo que la vida de una mariposa y esto no es una afirmación caprichosa, veamos lo que ocurrió en Fray Bentos, hay evidencias para demostrar eso, ya no es que nosotros decimos que eso va a pasar.

 

DM: Y lo que queda no es igual.

GL: Lo que queda es infinitamente peor porque modifica los tejidos sociales o modifica las normas de convivencia, porque es muy invasivo en la lógica pueblerina un emprendimiento de esta naturaleza, donde desembarcan de golpe miles de personas al desarrollo de la vida social en todos los aspectos, entonces efectivamente drena un poco de dinero, efectivamente se genera la reactivación del mercado interno durante el proceso de construcción en esta estructura. Efectivamente eso dinamiza la economía local y en cierta medida la nacional también por el transporte, comunicaciones, en fin, ahora una vez terminado ese ciclo cuya duración podemos estimar en un par de años no más, lo que queda es mucho peor que lo que vino, entonces con ese dinero porque esta es la pregunta, ese volumen público, ese nivel de renunciamiento fiscal del gobierno puede o no ser reorientado a industrias de otra naturaleza, que generen más empleo. Todo el mundo sabe que un tambo, por ejemplo, genera por hectárea más que la forestación sin embargo están heridos de muerte los pequeños productores lecheros en Uruguay.  

 

DM: En el mismo momento que el gobierno anunciaba la llegada de UPM o la decisión de UPM, Danilo Astori, Daniel Martínez, José Mujica -principalmente, después hubo otros actores también que han salido en un tono parecido- dieron el último revés que faltaba por parte de este gobierno y del FA como fuerza política a Venezuela, al gobierno venezolano, al pueblo venezolano. ¿Qué se puede decir de esta visión que reparten por el mundo quienes han estado en los últimos 15 años mostrándose, como el rescate histórico de las fuerza revolucionarias latinoamericanas digamos?

GL: Se puede fácilmente establecer un vínculo estrecho entre una cosa y otra, porque las dos son parte del renunciamiento a elementos vinculados a los principios, a elementos vinculados a la tradición programática y yo diría hasta ética de la izquierda y del campo popular, ahora todo se ve mucho más claro, muchísimo más claro. Ahora podemos decir rigurosamente que Donald Trump, Bolsonaro, Macri, Martínez, Astori y Mujica piensan lo mismo sobre Venezuela.
¿Alguien podría imaginar esto? Con esta claridad con la que hoy se puede comprobar y repetimos, se ve tan claro porque hoy Bolsonaro, Macri, Donald Trump, Mujica, Astori y Daniel Martínez .

 

DM: O Lacalle Pou y Manini también.

GL: Exacto, piensan lo mismo sobre Venezuela y nosotros podemos tener desde luego la visión que se quiera respecto de los avances y límites del proceso venezolano, podemos tener un posicionamiento crítico, de hecho Venezuela y la Unidad Popular conviven mucho, eso es muy legítimo, la izquierda estuvo acostumbrada toda la vida a discutir en los tiempos del socialismo real, cuánto significaba eso en materia de avance, la características de las revoluciones latinoamericanas se discutían en torno al sandinismo, a los procesos de liberación nacional en El Salvador, la Revolución Cubana fue objeto de discusión y crítica durante toda la vida.

 

HS: La China…

GL: La China ni hablar, dividía movimientos en torno luego más adelante la situación del zapatismo, ahora eso es natural, es lógico, incluso se puede discutir apasionadamente en torno al rumbo de Venezuela o la conducta de Maduro, lo que no se puede hacer es convertirse en un lambeta del imperialismo, lo que no se puede hacer es arrodillarse frente a la eventualidad incluso de una confrontación bélica en Venezuela, es decir están abriendo la puerta a eso, están pavimentando la pista de aterrizaje para una invasión extranjera en Venezuela, entonces cuando se alinean todos en una misma dirección uno tiene el deber no solo de denunciarlo, sino la obligación de la solidaridad con el agredido, la obligación de la solidaridad con el agredido y acá el agredido es el pueblo de Venezuela.
Uno se pregunta a quién le hace este favor Mujica, quién es el patrón que contrató esa changa que en el mismo día y al unísono todos salen a decir lo mismo, uno en el Twitter, otro acá, uno matizado otro más o menos y a la fuerza de gobierno los otros sectores, los de Andrade por ejemplo cuyas decenas de miles de votantes en junio votaron contra Astori y ahora en octubre van a votar al candidato de Astori, eso a los votantes de Andrade no les hace, no hay no tiene una contradicción a resolver de fondo, de fondo porque su candidato, el candidato que triunfó en el FA se acaba de alinear en materia política internacional inexorablemente del lado del imperialismo.

 

HS: Con Almagro por ejemplo.

GL: Por ejemplo con Almagro, entonces en ese lugar se han ubicado, esa es una contradicción de fondo que nosotros tenemos que plantearla francamente e ir al encuentro de esa gente para ofrecerle lo contrario, para decirle montemos un amplio movimiento de solidaridad con el pueblo venezolano contra la intervención imperialista y sean parte de ese amplio movimiento que se debe expresar en Uruguay como se ha expresado toda la vida, en acciones públicas, en declaraciones, yo estoy esperando la carta de los intelectuales, de los académicos, estoy esperando el recital de los cantores porque así se construye la solidaridad.

 

HS: Cantores que han viajado a Venezuela, muchos de ellos varias veces.

GL: Pero si fuera una relación de costo beneficio Uruguay ya sería una cosa de un desagradecimiento extraordinario.
 

HS: Otra que deuda externa.

GL: Claro, ahora mucho peor porque es un servilismo gratuito, es la lógica del converso, que tiene todos los días que dar un examen nuevo para  mostrarle que efectivamente ya no piensa lo que pensaba antes, que ahora es un hombre responsable, por eso uno entiende por qué en materia de política internacional Uruguay es el aliado estratégico de los Estados Unidos en la región. Por eso uno entiende por qué aquel asesino serial de George Bush realizó en Uruguay la visita más larga que un presidente de los Estados Unidos haya hecho a un país de este continente, por eso uno entiende, por eso uno entiende por qué el FMI no escatima elogios a la política económica de Astori, porque es parte de ese proceso de alineamiento de reconversión, lo terrible es que esto se hace sobre las banderas de una fuerza política que supo ofrecer la vida de jóvenes luchando contra el imperialismo, entonces sobre esas banderas, sobre las banderas de la izquierda se produce este renunciamiento.
 

DM: Y se corre el riesgo también de alinear a mucha gente sana diciendo, bueno pero si hasta Mujica…

GL: Y es el propósito, disciplinar en torno a la ideología dominante, que lo hizo la izquierda toda la vida a la hora de analizar situaciones internacionales, primero desconfiar del imperialismo, eso era casi que instintivo.

 

DM: Ellos están en un lado nosotros en el otro.

GL: Esa era pre racional, casi que instintivo pre racional, si el imperialismo dice una cosa, los asesinos del mundo, los colonizadores del planeta, los de la bomba atómica contra población civil, si eso dice una cosa nosotros los que estamos al lado del pueblo deberíamos decir otra, es un relacionamiento instintivo, pero más allá de lo instintivo qué es, qué analizaba la izquierda para posicionarse, la correlación de fuerza internacional, los recursos que estaban en juego, la suerte de los pueblos, la correlación de fuerza en favor de los sectores populares, ese era el análisis que te permitía decir en qué lugar ubicarse y ahora qué pasa, a quién le sirve decir que en Venezuela hay una dictadura, a quién le sirve, inexorablemente no le sirve al pueblo venezolano.

 

HS: Hay sectores como el Partido Comunista que se muestran molestos, pero ahí va a predominar la estrategia electoral, decir bueno el FA tiene que pelear el centro, el votante de centro para ganarle a blancos y colorados y eso pasa también por tomar distancia de Venezuela y cabe que los sectores que rechazan esa estrategia de condena a Venezuela se vayan al mazo -por usar una expresión popular- en aras de que bueno si marchamos lo que viene es peor, toda esa lógica…

GL: Claramente, incluso pueden aceptar situaciones como estas apenas con una suerte de pirotécnica verbal diciendo, no son felices las declaraciones de Mujica, esto que hemos leído hasta de la propia Cosse en su nuevo rol de aliada de Andrade. Ahora, estas expresiones persiguen el propósito de disputar el electorado del centro e incluso una parte electoral de la derecha y por otro lado los sectores críticos del FA están disputando el electorado de izquierda. Es decir las expresiones de Andrade van en dirección de disputar el electorado de izquierda, en el marco de un cambalache donde eso sí que La Biblia y el Calefón, porque uno dice una cosa y otro dice exactamente lo contrario, parecido aquel discurso de la señora Villar planteando la contradicción entre oligarquía y pueblo y 5 minutos más tarde o menos de 5 minutos en el mismo acto y en el mismo momento es una cosa, parece como una hemiplejia política, en un costado se dice una cosa y en otro se dice lo contrario, 2 minutos más tarde Martínez diciendo que promovería un diálogo con Talvi y con Lacalle para encontrar acuerdos de estado para gobernar.
Si tomáramos aquella referencia en el discurso de Villar, desde la lógica de la izquierda qué diríamos nosotros, efectivamente una sociedad dividida en clase hay contradicciones de carácter antagónico que pautan la vida de la sociedad, capital trabajo, imperio nación, oligarquía pueblo por ejemplo, ahora declaraciones como esta y el primer punto que abordamos en el diálogo de hoy planta de celulosa, van en dirección del pueblo o de la oligarquía, hay que responderse esa pregunta y me parece que la respuesta surge casi que obvia, oigan comentarios al respecto porque van en la dirección de fortalecer a la oligarquía.

 

DM: Gustavo, se vienen momentos intensos de campaña, de estar en la calle, de Convención, varios elementos importantes. ¿Qué se le puede decir a los compañeros, a los simpatizantes y a esta gente que vos recién mencionabas, que cada día que pasa encuentra como un nuevo golpe a lo que son sus relaciones emocionales con el Frente Amplio?

GL: Sí, nunca como ahora, en mi opinión, se presenta con tanta claridad la necesidad de la Unidad Popular, la necesidad política, la Unidad Popular es hoy una necesidad política de esta etapa, para reunificar a la izquierda, para reagrupar la dispersión, para reconstruir la esperanza y para promover lucha, entonces la Unidad Popular es una necesidad política de esta etapa a la cual debemos invitar a ser parte abiertamente al conjunto de compañeros y compañeras que hoy comprende objetivamente el rumbo que toma este gobierno, ese es un desafío de la campaña, que tiene que ver con la multiplicación de los votos y la bancada como objetivo central y en ese proceso o dicho de otro modo, sólo vamos a poder multiplicar los votos y la bancada a condición de desarrollar ese proceso de apertura a decenas de miles de compañeros que aún no han dado ese paso. Y que están en condiciones de darlo porque la realidad así se lo indica, porque comprende que la izquierda necesita ser reunificada, necesita seguirse construyendo en esta herramienta, y nosotros tenemos que ser muy responsables a la hora de entender la dimensión histórica que la Unidad Popular tiene, hoy es la herramienta unitaria más importante que tiene la izquierda uruguaya, y así debemos considerarla y de ese modo construirla. Estuve en Paysandú el día sábado, durante todo el día, cubrimos la totalidad de los medios de comunicación, en donde uno además comprueba el conocimiento que la prensa ahora sí tiene, digamos por ejemplo la acción parlamentaria y el interés que despiertan algunos proyectos, en Paysandú particularmente la ley de emergencia e industria del cuero, y el plan nacional de vivienda siempre está presente en el conjunto de las entrevistas, y finalizamos en la noche con una reunión a mi juicio increíble, de las más estimulantes de las que he participado en los últimos años, y lo digo con toda claridad, 40 compañeros, en una reunión de evaluación de la cuestión interna que era casi que una reunión que uno imaginaba que podría ser de entre casa.


HS: Quedó medio chico, ¿en el local lo hicieron?

GL: Hubo que solicitar, semi alquilar un local en la esquina, donde había, históricamente había un viejo bar allí, que era un lugar un poquito más amplio, donde poder hacer la reunión, los compañeros quedaron sorprendidos, había media docena de gente joven, joven, cuando digo joven digo entre 20 y 30 años, un poco menos incluso, estudiantes, se integró de esa reunión, lo puedo decir porque ella lo dijo públicamente, la directora del instituto de formación docente, frenteamplista de toda la vida pidió la palabra para decir que venía, finalmente a integrarse, explicó sus razones que en general son más o menos las mismas que todo el mundo, en tiempos distintos va arribando a la conclusión de que esa fuerza política ya no los representa, o por lo menos no siente el estimulo que sintió a la hora de consagrar una parte de su vida a la militancia del Frente Amplio, y hoy lo encuentra en la Unidad Popular.
Es una cosa muy importante esa, que crecemos en cantidad y en calidad, Paysandú debe ser hoy o sin debe, el departamento en donde tenemos mayor desarrollo en relación incluso naturalmente a la población, crecimos ahí en votos, por ejemplo, y crecimos en interacción de compañeros a la militancia, reflejo de eso fue, entonces digo estimulante porque yo estoy en la Unidad Popular desde su génesis, y yo diría desde antes, antes de la concepción, y he ido en el curso de estos 13 años, inúmeras veces a Paysandú, y el comienzo recuerdo reuniones de 4 y de 5, esa era la tónica, y ahora reunimos 40, entonces cómo no vamos a tener razones para el estímulo, para la alegría de ver lo que colectivamente estamos construyendo, y en lo cuantitativo y en lo cualitativo, el tipo de compañero, yo digo, nunca será suficiente las expresiones de gratitud que nosotros los que ocupamos algún lugar de mayor destaque público, tenemos que tener respecto a la militancia de Unidad Popular. Pero nunca es suficiente, yo llegué a Paysandú a las 5 y 10 de la mañana, y en el andén de la terminal habían compañeros esperándome con un termo y una mate, y una bolsa de galletas de campaña, y así fue siempre, entonces, esto no es una anécdota, esto es el modo en el que la Unidad Popular se desarrolla, se construye, en todos lados, con sus particularidades, sus especificidades, sus cosas propias, pero en todos lados es así, entonces de Paysandú vengo como me parece que se nota, con muchísimo entusiasmo y convicción de que ahí estamos haciendo un muy buen trabajo.
Y luego ustedes también lo mencionaban sobre el final la Convención Nacional, está confirmado el sábado 10 de agosto Fonoplatea ‘Gustavo Nocetti’, estamos a la espera de la confirmación oficial de la nómina de convencionales electos a partir de las elecciones del 30 de junio y esto no es simplemente un requisito formal que la legislación electoral nos establece para poder presentarnos a la elección. Esto es para nosotros un desafío político, político organizativo, nosotros tenemos que poner los 500 convencionales juntos y hacer de eso una demostración de responsabilidad, de compromiso, de fuerza y convertir ese procedimiento protocolar que la Corte confirma la elección de los candidatos a vicepresidente, etcétera, convertir esa instancia en un acto político, en un acto político de campaña, en un acto político de interpelación al gobierno, en un acto político en solidaridad con los pueblos que luchan y en particular con el pueblo de Venezuela en esta situación, en un acto político de denuncia a UPM, en un acto político donde vamos a levantar nuestros programas, en un acto político propositivo, entonces queremos que la convención sea eso, tenemos muchísimo trabajo, yo imagino que buena parte de la audiencia dirá la convención es una cosa, la ley, yo qué sé.

 

HS: Un trámite.

GL: Nosotros tenemos nuestros mecanismos de democracia interna resueltos, ahora insisto con la idea que nosotros tenemos que hacer que esa convención sea efectivamente un momento de encuentro, de unidad, de reafirmación, de lucha, de lanzamiento y un acto político de dimensiones que merezcan ser registradas, es decir que incluso la prensa hostil a nosotros tenga que reconocer que la convención de la Unidad Popular fue una actividad de trascendencia política, un acto de campaña pero un acto masivo, un acto de jerarquía, un acto en donde colocar nuestra visión del país en debate.

 

HS: Y más allá de la convención cuál es el camino de trabajo concreto de campaña, partiendo de las limitaciones que tiene Unidad Popular en materia de recursos económicos a diferencia del resto de los partidos, ese tipo de cosas.

GL: Suplir la orfandad de recursos con creatividad y osadía militante, multiplicar nuestra capacidad de hacer.
Yo te ponía el ejemplo de Paysandú y creo que esto funciona casi como un axioma así, donde hay organización hay crecimiento, donde hay organización estable y permanente en el tiempo y con trabajo planificado hay crecimiento, esto es así, entonces de qué se trata, de construir organización, trabajo estable y planificado, crecer organizar luchar, ese es el camino que nos tenemos que plantear, si lo vemos en Montevideo podemos llegar más o menos a la misma conclusión, si desarrollamos organización, si a la organización le sumamos los recursos que disponemos, si los optimizamos, si a los recursos que disponemos optimizados le sumamos creatividad, si a la creatividad le sumamos osadía, coraje para decir bueno pá delante nosotros vamos a obtener los resultados que nos proponemos porque las condiciones están, nosotros estamos sembrando ideas de izquierda en una tierra que está fértil para eso. Es cierto que avanzan las posiciones reaccionarias en la región, ahora también es cierto que hay un sector importante de nuestro pueblo en donde estas ideas germinan si las desarrollamos correctamente y con el tiempo que nunca es digamos inmediato en el sentido del proceso de riego de esa semilla para convertirla en otra cosa.
Nosotros a las ferias, a las plazas, a utilizar todos los medios, todos redes incluidas, sin oponer uno a otro sino comprendiendo la complementariedad que eso tiene, poniendo mucha cabeza en los aspectos comunicacionales, en qué tipo de comunicación precisamos, cómo, cuáles temas, esto es lo que viene siendo objeto de discusión en los órganos de dirección de la Unidad Popular y en sus comisiones.
  

HS: En esto de sembrar ideas estás con la audición en la radio que empezó el viernes, de lunes a viernes ¿no?

GL: Sí, empezó el viernes, una experiencia de comunicación nueva, una columna radial de lunes a viernes, imagino que iremos mejorando día a día también en esa experiencia, que agradecemos desde luego la generosidad de la radio porque esta columna no es la columna de Gustavo, es al mismo tiempo una contribución al trabajo colectivo y a la campaña electoral, ahora ojalá esa columna se convierta en un vehículo de ida y vuelta con la audiencia, en un lugar que propicie la organización el crecimiento, en fin, que no sea simplemente un espacio para el análisis que de hecho lo es, sino que contribuya a dinamizar la organización, así que en el día de hoy una parte de la audiencia -la que no se mueve de la radio- nos tendrá por partida doble porque en un rato, 14 y 30, estamos aquí con la columna.

 

HS: Todos los días estamos recibiendo, vamos a ver cómo organizamos eso más bien queda en la órbita de la Unidad Popular, en sus redes, nos están pidiendo el audio, que le enviemos vía celular el audio de la audición también.

GL: Sí, me lo han pedido también a mí pero la verdad no sé cómo se hace eso.

 

HS: Sí, vamos a ver como lo instrumentamos.
Gustavo López, gracias por este rato, seguimos conversando.

GL: Gracias a ustedes como siempre.