INCENDIOS EN LA AMAZONIA: “SON UN PROBLEMA DE CLASE Y CONSECUENCIA DE LA ACUMULACIÓN DE CAPITAL DESENFRENADA QUE ESTÁ DEVASTANDO EL PLANETA”
Contacto com Plinio de Arruda Sampaio Junior desde Brasil, 22 de agosto de 2019

 

“Sin equidad mínima no es posible defender la Amazonia. ¿Quién defiende en realidad la Amazonia? Es la gente que vive en la Amazonia, los indígenas, los pequeños productores y ahí viven en una relación sana con los bosques. Si esta gente no es preservada y si estos territorios no son preservados de la exploración del capital, la Amazonia se va. Entonces yo creo que para hallar un problema nacional, en realidad es un problema de clase y está relacionado con la necesidad de meter freno a esta acumulación de capital desenfrenada que está devastando el planeta. Yo creo que así se ve la cosa”, dijo el Economista, Analista Político y Catedrático brasileño Plinio Arruda Sampaio Junior en su contacto semanal con CX36. Esta –dijo- “es una política deliberada del nuevo gobierno brasileño y si el gobierno no cae esto va a seguir, con mayor o menor intensidad, pero va a seguir, los interesados ya se dieron cuenta de esto y tomaron la iniciativa”. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/20190822pliniodearrudasampaiojrbrasil

 

Diego Martínez: Con mucho gusto nos vamos al contacto con Plinio de Arruda Sampaio Junior desde Brasil, economista, amigo de la casa.
Bienvenido a los micrófonos de Radio Centenario, buen día.

Plinio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego, siempre es un gran gusto hablar con Radio Centenario.

 

DM: Brasil está atravesando momentos muy difíciles por varios aspectos, arde la Amazonia, la selva amazónica. Contanos un poco qué sucede ya hay efectos en ciudades como San Pablo.

PASJ: Mira les hago un testigo personal, el humo del incendio en la Amazonía llegó a San Pablo hace unos dos o tres días atrás. Y la ciudad quedó oscura, completamente a  oscuras, a las tres de la tarde como si fuera de noche. Una cosa que jamás se ha visto aquí en San Pablo, lo más impresionante es que al día siguiente los titulares de la gran prensa informaron del evento como si fuera una cosa digamos natural. Como si fuera una gran lluvia, una cosa inusitada pero no dantesca como de hecho es. Una cosa realmente impresionante y en la opinión pública brasileña esto impactó de manera muy, muy fuerte, sobre todo porque estas nubes de humo que son comunes en las ciudades cercanas de las regiones donde hay caña de azúcar y donde está la forestación, no ocurría aquí en San Pablo, donde viven 20 millones de personas.
Entonces esto fue shock que provocó mucho malestar y hay en la opinión pública un rechazo muy grande a esa ofensiva brutal contra la Amazonía.

 

DM: ¿Sobre las causas de este incendio, el carácter político que tiene también el haber dejado que esto se propagara de esta manera qué se podría decir?

PASJ: Mira, para que tengan una idea el Presidente reaccionó a este escándalo atribuyendo la responsabilidad a las organizaciones no gubernamentales, las ONG. Él dice que son las ONG las que ponen fuego en los bosques para perjudicar su imagen en el extranjero. Es una declaración de tamaño porte que no vale ni la pena comentar mucho.
La opinión pública tiene una visión un poco superficial.
La razón inmediata del aumento del fuego en la Amazonia es la liberación que hace el gobierno federal de que los productores ganaderos y los madereros tiene una especie de carta blanca, porque el IBAMA (Instituto Brasileño de Medio Ambiente) -que es el organismo de fiscalización- está muy intimidado por Bolsonaro. Entonces esto le da a los grandes propietarios de tierra una especie de “bueno es la hora de empezar la quemada porque esto se hace y abre terreno”. Esta es la causa inmediata.
Pero el problema de la Amazonia es más profundo, tiene que ver con el modelo económico brasileño cuando se mete el extractivismo mineral y el agro negocio como frente de expansión de la economía brasileña, entonces la Amazonia queda inmediatamente vulnerable a una devastación sin precedentes. Es lo que está pasando.
Cuando uno ve los datos de incendios y devastación de los bosques, son todos en escala exponencial, entonces es realmente una situación gravísima y tiene un fondo político profundo que es el modelo agro exportador que se quiere implantar a toda costa aquí en Brasil y en América Latina además.

 

Hernán Salina: Pero además de esa retórica a que nos tiene acostumbrados, ¿está haciendo algo en concreto el gobierno para responder a esto?

PASJ: No, el gobierno no está haciendo nada, al contrario, el gobierno es el responsable directo por la escalada de los incendios. Esto ya venía, pero venía de manera más o menos contenido, había algunas fiscalizaciones, había unas contradicciones. Ahora es como si Bolsonaro dijera “mira gente es el momento de ganar terreno en la Amazonia”, entonces es como un jubileo para el incendio, para que avancen más.
Entonces al contrario el presidente es el responsable directo por eso, pero él lo niega porque este es el sistema de Bolsonaro. Él niega el hecho entonces dice no hay nada de eso lo que hay son ONG que hacen pequeños incendios, filman y meten en el WhatsApp para asustar la gente brasileña y que esto es una operación de los extranjeros que quieren apoderarse de los bosques amazónicos. Es así que funciona Bolsonaro, no es tan absurdo que en algunos momentos difíciles de saber cómo contraponerse a esto.

 

DM: Plinio, más allá del respeto lógico a la soberanía de cada país ¿cómo se puede manejar esta situación que afecta a la humanidad?

PASJ: En realidad Bolsonaro intenta transformar la cuestión amazónica en un problema nacional cuando en realidad primero, es un falso nacionalismo de Bolsonaro porque él no está preservando  la Amazonia, él está destruyendo la Amazonia en nombre de los grandes intereses y estas mineras que muchas de ellas, la mayoría, son extranjeras además no son brasileñas.
Yo creo que la cuestión ambiental está íntimamente relacionada con la cuestión democrática profunda.
Es decir, sin equidad mínima no es posible defender la Amazonia.
¿Quién defiende en realidad la Amazonia? Es la gente que vive en la Amazonia, los indígenas, los pequeños productores y ahí viven en una relación sana con los bosques. Si esta gente no es preservada y si estos territorios no son preservados de la exploración del capital, la Amazonia se va.
Entonces yo creo que para hallar un problema nacional, en realidad es un problema de clase y está relacionado con la necesidad de meter freno a esta acumulación de capital desenfrenada que está devastando el planeta. Yo creo que así se ve la cosa.
Hay sí presión de afuera pero esta presión cuando llegue a la Amazonia no tiene mucha eficacia y Bolsonaro está deshaciendo todos los convenios internacionales que había para fomentar la recuperación de los bosques, fiscalización del desmantelamiento para dejar el terreno libre para que el capital avance.
Entonces, esta es una política deliberada del nuevo gobierno brasileño y si el gobierno no cae esto va a seguir, con mayor o menor intensidad, pero va a seguir, los interesados ya se dieron cuenta de esto y tomaron la iniciativa.

 

Macarena Pintos: Los líderes indígenas se están movilizando en Brasil, líderes indígenas de Rondonia -que es uno de los estados más afectados- presentaron 1.100.000 firmas en la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados. ¿Para qué se presentaron estas firmas y qué pueden lograr?

PASJ: Mira, los indígenas están resistiendo a la ofensiva contra los bosques desde hace 500 años aquí en Brasil y en toda América Latina, en el último período los indígenas son unos de los objetivos más fuertes del gobierno de Bolsonaro, uno de los enemigos –digamos- más definidos y bien definidos por el gobierno.
Para que tengan una idea en la FUNAI (Fundación Nacional del Indio) que es la fundación encargada de cuidar de los indios, del Estado, del gobierno federal, colocaron a cargo, como presidente, a un hombre que es conocido por matar indios.
Entonces, esto es muy bueno que lo hayan hecho, es importante, es un movimiento de resistencia, pero muy insuficiente para detener esta ofensiva muy, muy agresiva del gobierno.
Esto se va a resolver con movimientos en las calles, movimientos muy fuertes de opinión pública y sin esto la cosa queda en el plano formal. Es decir, da una apariencia de que hay una contradicción pero en realidad no la hay porque el sistema legislativo brasileño es casi que puramente formal cuando es para resistir, aunque sea muy eficaz  cuando es para liberar la acción del capital.

 

HS: ¿O sea si no hay una movilización importante en la interna de Brasil y una presión efectiva de organismos internacionales sobre el gobierno de Bolsonaro, no se puede esperar una acción de respuesta eficaz a este tema de los incendios?

PASJ: Exactamente Hernán. Los más vulnerables hoy día en Brasil a los ataques del capital y del Estado son los trabajadores, los negros, los indígenas y la naturaleza; que son los más débiles. Bueno, si los de abajo no se levantan para defender sus derechos, la naturaleza quedará prácticamente sin tener quién la defienda, porque la presión extranjera es más moral, más formal que efectiva, la Amazonia es muy grande  y en realidad en el terreno concreto si el Estado no está presente, si la gente no está con fuerza, organizada; estos retos, estas alertas; de hecho no sirven para nada.
Entonces es un problema político, que tiene un matiz de clase y que no se va a resolver sin mucha pelea en el corto plazo.
Claro que estas manifestaciones de afuera siempre ayudan, son importantes, pero son insuficientes, como son insuficientes las iniciativas que quedan restringidas al campo legislativo, porque esto ya no funciona para detener la ofensiva.

 

MP: Otro de los temas que queríamos conversar contigo es sobre la noticia de que el ex candidato a presidente de Brasil por el Partido de los Trabajadores, Fernando Hadad, fue condenado a 4 años y 6 meses de cárcel en régimen semiabierto por el Juez de San Pablo, culpable del delito de financiamiento irregular de la campaña 2012 que lo llevó a la Alcaldía.

PASJ: Mira, esta noticia salió, es una condena en primera instancia, yo no acompaño este proceso entonces no sé los detalles, pero parece que todavía hay mucha agua para pasar por debajo del puente hasta que se sepa exactamente lo que está pasando.
El problema de la corrupción política en Brasil es un problema sistémico, yo no tengo duda ninguna que todos los grandes partidos están involucrados en alta corrupción. Por lo tanto el PT, por el volumen de plata que tuvo en su campaña, evidentemente tuvo algún tipo de financiamiento digamos ‘no legal’. De ahí a que esta condena tenga la base objetiva para poder condenarlo hay una distancia.
Entonces, en realidad es el mismo problema de Lula y es el mismo problema de la crisis política brasileña. O sea el sistema es corrupto, pero para la ley algunos pueden ser corruptos y otros no. Y para probar esto la Justicia funciona de manera muy arbitraria y que también se va desmoralizando, porque la gente percibe eso.
Entonces, es dentro de este contexto mayor que está el problema de Hadad. Para que esto se convierta  en una prisión de hecho, hay todavía un gran camino por recorrer y la reacción de Hadad fue una reacción de quien por mientras no está muy preocupado con esto. Yo creo que es más la pelea política para intimidar el PT, para tener la iniciativa de la extrema derecha que una cosas más objetiva. Pero todo está en un plan de especulación porque yo no conozco los detalles del proceso.

 

DM: ¿Plinio cuánto dura el crédito de una Justicia que se maneja con estos parámetros?

PASJ: Es una buena pregunta Diego, el plazo de funcionamiento de la Justicia en Brasil es arbitrario, depende de la política y depende del poder económico de la persona. Esto puede ser sumario, por ejemplo en Brasil hay más de 300.000 presos, gente pobre, sin juicio, sin condena, o sea están presos, no tienen abogados, no logran salir de la cárcel, porque no logran cumplir el proceso legal para poder salir de la cárcel.
Y hay gente que fue condenada, que son corruptos, que tienen décadas y que van apelando, apelando y la cosa se prolonga. Es el caso por ejemplo del ex alcalde de San Pablo, Paulo Maluf, que fue preso cuando ya tenía 86 años, que por su edad ganó el privilegio de ser preso en su mansión en San Pablo, que es una cuadra entera en el barrio más rico de San Pablo.
Entonces así funciona la Justicia, depende de la plata y del juicio político que haya.
Por ejemplo, en estos casos de corrupción con el PT son más o menos rápidos y se nota -ahora salen las informaciones más claras- que son muy arbitrarias. Con Aecio Neves es a paso de tortuga, no sale del camino; con Renan Calheiros que es un hombre muy poderoso, un senador muy fuerte, con mucho poder, ni empieza el proceso, nunca empieza. Entonces, así funciona. Y claro que esto tiene una repercusión grande, porque como está siendo público, hay mucho debate sobre esto, va desmoralizando la política y agravando la crisis institucional profunda que es donde estamos metidos y que es en realidad lo que explica toda la degeneración a la que estamos asistiendo aquí en Brasil.

 

HS: Si no fuera una tragedia sería una metáfora impresionante esto del incendio del corazón de Brasil, respecto a lo que le ha estado pasando estos años como país.

PASJ: Sin duda alguna. Lo que estamos asistiendo yo creo que en América Latina entera y en Brasil ahora de manera más evidente, es un proceso de reversión neocolonial. Nos están transformando en una colonia en nombre de los negocios y así como en la colonia se hicieron disparates, digamos violencias increíbles, como la esclavitud, la matanza de los indios, la devastación ambiental, bueno esto todo está volviendo pero ahora a un ritmo ahora más alucinante, porque vuelve al ritmo del capital monopolista ultra poderoso. Entonces sí, es una situación gravísima y que exige una solución también fuerte. Y esta solución sólo vendrá de abajo para arriba, de arriba para abajo lo máximo que se puede esperar es que la velocidad de la devastación sea digamos disminuida.

 

HS: Gracias como siempre Plinio, un gusto escucharte, te seguimos escuchando la semana próxima y leyendo, recomendando la lectura aunque esté en portugués, es accesible, de Contra Poder, que pongan Contra Poder Brasil y aparece esta plataforma donde se está nucleando la izquierda brasileña, la izquierda revolucionaria, por decir de alguna manera.

PASJ: Muchas gracias, sí es cierto. Ojalá tengamos muchos lectores uruguayos porque al final los problemas no son nacionales, los problemas son de clase y la lucha de los trabajadores es una sola lucha.
Muchas gracias.