“SEA CUAL SEA EL GOBIERNO NO PUEDE REGATEAR EL DINERO PARA LA ATENCIÓN DE LA SALUD DE LA GENTE”
Contacto con el doctor Eduardo Lebrato, 26 de agosto se 2019

 
Médicos del Centro de Salud de la Costa en conflicto contra el desmantelamiento del centro

El doctor Eduardo Lebrato, del Centro de Salud de la Costa en contacto con Cx36 denunció el desmantelamiento de los servicios de puerta de emergencia. Explicó que se apunta a desmantelar los equipos, la mayoría de las veces queda un médico lo cual es insuficiente. La razón que pone ASSE es que no hay fondos para cubrir suplentes y en segundo lugar una razón de productividad, “miden la puerta como si esto fuera una fábrica, solo puede tener esa razonamiento un economista”. Reiteró que es intolerable que en puerta de emergencia solo se encuentre un médico, en un lugar que está a 45 minutos de Montevideo, es un reclamo básico de salud. “No estamos reclamando salarios, estamos reclamando condiciones laborales”. Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/20190826dreduardolebratocentrosaluddelacosta

 

Hernán: Estamos recibiendo en Radio Centenario al doctor Eduardo Lebrato, que es Médico de Emergencia en el Centro de Salud de La Costa, de Salud Pública.
Buen día, doctor Lebrato, gracias por estar con Radio Centenario.

Eduardo Lebrato: Muy amable por el llamado.


HS: Recibimos el fin de semana la información de que ustedes, sobre todos desde el núcleo del Sindicato Médico del centro, están denunciando la realidad que están viviendo.

EL: Exactamente. Es decir, existe un problema grave en puerta, en Emergencia, en donde los equipos son de 3 médicos -2 médicos de adultos y un pediatra-, desde hace 5 años a esta parte que se ha mantenido, ahora en pleno invierno existe una especie de desmantelamiento de los equipos. Es decir, sobre todo en el horario de 20 a 8 horas, que es el más problemático, porque de 20 a 8 el médico acá en la Costa está solo, es decir,
no funciona la radiología, no funciona el laboratorio, y se encuentra prácticamente a 3/4 de hora, 1 hora con buena voluntad de los centros de atención secundaria, los hospitales generales, como pueden ser el más cerca el Clínicas o el Pasteur.
En estas circunstancias, es decir, cuando se produce el desmantelamiento de los equipos, se deja un solo médico de adulto con un pediatra, o en el mejor de los casos, dos médicos de adultos, pero la mayoría de las veces queda un médico de adulto y un pediatra, lo cual resulta sumamente insuficiente y es una cosa bastante intolerable en la salud.
La razón que pone Asse es que no hay fondos para cubrir suplentes, esa sería la razón básica y fundamental.
En segundo lugar, da una razón de productividad. Es decir, miden la puerta como si esto fuera una fábrica de hacer dulces o un espectáculo público, lo cual es decir solamente puede tener ese razonamiento, con perdón de los economistas, un economista, que coloca todo al más alto interés, hasta tal punto que lo que mata es el capital humano, acá el que hace puerta, acá una puerta es un caos, porque usted tiene en un lado un síndrome  agudo, en otro tiene una fractura, en otro tiene un asma, un bronquítico crónico con bronco espasmo, un trabajo de parto… Y hay que dividirse, para abarcar todo eso.
El problema, el gran drama de las puertas, es que uno nunca sabe lo que va a venir, o lo que va a pasar a través de una puerta, y cuando hay dos pacientes graves, o viene un paro cardio respiratorio y otro paciente grave, es imposible, prácticamente imposible o hacer una medicina de mala calidad, tratar de atender con un solo médico de adulto los dos pacientes.
Si bien hay un pediatra con el médico de adulto, el pediatra tiene una formación que es completamente distinta a la del médico de adultos. Es decir, cuando viene por ejemplo un paro cardio respiratorio, los pediatras dan masajes con los pulgares, pero uno con la palma de la mano con la presión del cuerpo que hasta a veces en el apuro y en el afán, se fractura hasta alguna costilla. Es decir, la formación del médico de adultos y del pediatra es completamente distinta, si bien el pediatra es fundamental en la puerta, y colabora con el médico de adulto, como el médico de adultos colabora con el pediatra, el problema es que toda puerta de Emergencia tiene que funcionar con por lo menos con dos médicos de adultos y un pediatra, esa es la realidad de la puerta.
Yo sé que en la medicina -y esto tiene que entenderlo cualquier gobierno que venga, y cualquier presidente como sea de Asse- que la Salud sale dinero, y sale dinero pura y exclusivamente para curar. Y como el que pretende curar es el médico, tiene que tener la vocación fundamental para lograr curar y en la puerta la verdad es intolerable que se encuentre un solo médico de adulto de horario de 20 a 8 en un lugar donde no tiene ningún respaldo de laboratorio, ni radiológico, y en un lugar apartado de Montevideo, que en el mejor de los casos se encuentra a 45 minutos o a 1 hora de Montevideo.
Ese es el gran reclamo y el reclamo básico de salud que realizan todos los médicos del Centro de Salud de La Costa que trabajan en puerta, yo creo que quedó claro y redondeada la idea de que esta situación en cualquier puerta de emergencia del Uruguay es insostenible, y es un atentado contra el binomio médico paciente, porque se quebranta la salud del paciente y se quebranta la salud del médico porque trabaja en una situación de continuo estrés, lo que es intolerable, entonces eso que yo digo siempre, la salud sale dinero, dinero pura y exclusivamente para curar.
Acá no se puede regatear el dinero para la atención de la salud de la gente, la salud de la gente es el bien preciado, primero, que tiene el ser humano, porque el dinero va y viene, pero la salud una vez que se va, no viene nunca más. Eso es claro y lo entiende todo el mundo. Y lo que nosotros aquí estamos peleando no es por dinero, sino que es por condiciones de trabajo, condiciones de trabajo dignas, estamos en el siglo XXI, donde es intolerable e inexcusable que un solo médico de puerta atienda en estas condiciones en el siglo XXI.


María de los Ángeles Balparda: Ustedes vienen reclamando desde hace un tiempo y las respuestas no llegan, ¿qué medidas toman entonces?

EL: Como el servicio de puerta podríamos decir es un servicio esencial, el médico de puerta no puede parar, la única medida de lucha, sin comprometer la atención médica y sanitaria que es el fin fundamental de la medicina, es no hacer las historias clínicas electrónicas.
Hay unas historias clínicas electrónicas, se las pasa a computadora, y nosotros estamos pasando a papel, después que las autoridades las escaneen si ellos quieren y las pasan devuelta a electrónica, con lo cual no se compromete en absolutamente en nada la atención del usuario. Eso al usuario le tiene que quedar sumamente claro, que la atención acá del usuario es lo primero, no se compromete en absolutamente nada la atención, nosotros no perdemos tiempo porque prácticamente es lo mismo pasar a electrónico que a mano, en vez de teclear las teclas, uno lo hace con el índice y el pulgar y con la lapicera, es exactamente el mismo tiempo, no se demora más, ni se demora menos. El inconveniente lo tienen las autoridades, que esas historias que quedan en puerta, después las van a tener que escanear y pasarla a la historia electrónica del paciente, es exactamente eso, solamente eso.


MAB: ¿Esta medida ya se está aplicando?

EL: Esta medida se está aplicando desde el lunes, porque hubo una reunión con Asse el martes de la semana pasada, o el miércoles, a las dos y media de la tarde, y se le dio un tiempo a Asse, hasta el sábado de mañana, a las 8 de la noche del viernes no pudieron arreglar nada, por lo cual esta medida se está tomando desde el sábado a las 8 de la mañana, y sigue en vigencia. Por lo cual tiene el respaldo completo del Sindicato Médico, por otro lado, es decir, no es una medida aislada, sino que tiene el respaldo de un sindicato, de una gremial importante que agremia a todos los médicos de este país.

 

MAB: Doctor, no sé si usted quiere agregar algo más, a nosotros nos quedaría para hablar montones de cosas, pero sabemos que está trabajando, así que no queremos molestar.

EL: Le agradezco, muy amables por hacer público esta situación que de por si no debería estar porque no es una situación natural, sino que es una curva de la normalidad que no debería de aplicarse a las puertas de emergencia, que son justamente lugares más vulnerables que tiene el sistema de salud en este país. Muchas gracias.