“LOS PRINCIPALES SECTORES DE LA ECONOMÍA ESTÁN EN CAÍDA Y ESTO LO REFLEJAN LAS ÚLTIMAS CIFRAS DEL INE”
La columna del contador Dardo Arigón, 7 de setiembre de 2019.

Desde Mercedes en su contacto de análisis quincenal de Cx36, el contador Dardo Arigón se refirió a los indicadores de inflación y reducción consumo.  “Se han publicado los indicadores del mes de agosto del IPC y lo más relevante de este informes es que en los meses de junio-julio- agosto los precios de frutas y hortalizas han aumentado, lo cual se refleja en una caída del consumo”. Transcribimos este análisis que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/20190907crdardoarigon

 

Hernán Salina: Bueno, la bienvenida al contador Dardo Arigón desde Mercedes, Soriano. Buen día, Contador

Dardo Arigón: Buenos días. ¿Cómo están?

 

HS: Bien.
Para los temas de hoy, Contador, hay indicadores que siguen marcando la preocupación en cuanto al saldo, al balance que hay que hacer de la economía de estos años, indicadores sobre el tema inflación, reducción del consumo que queríamos repasar.

DA: Ah, bueno, sí.
Se han publicado los indicadores del mes de agosto de Índice de Precios al Consumo (IPC), y lo más relevante de este informe es que en los meses de junio, julio y agosto, los precios de frutas y hortalizas han aumentado en estos 3 meses. Lo cual evidentemente se refleja en una caída del consumo.
Y tenemos que acotar que también en la canasta frutihortícola que elabora el Mercado Modelo, hay un aumento del 9,7% de la canasta, 9,7 por kilo de la canasta que elabora el Mercado Modelo

 

HS: ¿En qué período sería eso?

DA: En el mes de agosto, o sea que fue un aumento importante.
Entonces, vemos que hay una reducción en el poder adquisitivo de la familia fundamentalmente, de la familia de menores ingresos, pero esto va acompañado con, de acuerdo a cifras oficiales, una caída del consumo en general en Uruguay. Ahora, estas son todas cifras oficiales.
Pero en estos últimos días nosotros tenemos que recurrir a lo que es la percepción del consumo. Y observamos, por lo menos acá en Mercedes, que hay una reducción importante del consumo en almacenes y supermercados. Una reducción tan importante que parecería que no estamos a principio de mes sino que estamos a fines.
Eso es lo que vale en este momento, por lo menos aquí en Mercedes.
Evidentemente que esto es un reflejo de toda la situación de desempleo, de pérdida de horas de trabajo, etc., etc. Lo cual va a provocar una deflación, es decir, cuando el consumo cae, los precios también van a la baja porque lo que se pretende es que se venda la mercadería.
Entonces, estamos en una situación que es complicada, por no decir de crisis. Porque si bien las últimas cifras del Producto Bruto Interno (PBI) indican que hay estancamiento en el PBI, en realidad es un estancamiento que está disfrazado por el aumento de ventas de telecomunicaciones que sigue disfrazando al PBI. Los principales sectores de la economía están en caída, y esto es reflejado por las últimas cifras también del Instituto Nacional de Estadística (INE) donde muestra que el desempleo está en el 9,1%. Este es el desempleo de julio, es un poco menor al de junio que había llegado al 9,8% pero está sobre el 9% que es superior a todo el año. O sea que vemos que las cifras muestran que la situación es de crisis pero fundamentalmente es de crisis porque no se está ensayando ninguna solución para resolver este problema.

 

HS: estaba mirando algunos datos que maneja el índice de ejemplos de subas e la alimentación, contador. Estoy viendo, por ejemplo, el azúcar 11% varió el mes pasado, la carne picada 6%, los aceites 10%, son algunos ejemplos de subas

DA: Exacto, exacto.
Las subas son muy importantes porque vemos que cada vez hay que destinar mayor cantidad de los ingresos a la alimentación.

 

HS: Hay que recordar también que la inflación, el hecho de que no se dispare más, aunque ya está en el entorno del 7%, cuando era el máximo de lo previsto para todo este año por parte del gobierno, no es sólo no es que sea tanto por mérito del gobierno sino que por precisamente el hecho de que hay bajo consumo, de que la gente cada vez gasta menos.

DA: Exactamente, sí. No es mérito de las autoridades mantener la inflación en ese nivel sino que es consecuencia de la reducción del consumo. Eso es muy importante porque va a tener consecuencias sobre la salud en el mediano o largo plazo.
Bueno, decimos, va a tener consecuencias sobre la salud en el mediano y largo plazo para los que consumen. Los que no obtienen ingresos para consumir ya tienen efectos inmediatos y ya vienen con efectos acumulativos ¿verdad?
Es decir, la desnutrición que no se ha resuelto, los problemas de vivienda que no se han resuelto, todo eso se agrava día a día.

 

HS: ¿Y cuánto está incidiendo en este panorama de inflación y de reducción de consumo los niveles de desocupación? Que, bueno, además siempre con la discusión eterna de qué se incluye en las estadísticas oficiales de quién está ocupado y quién está desocupado. Porque se habla de esa pérdida del entorno de 50 mil puestos de trabajo en los últimos tiempos pero siempre abierta la polémica de si no son más ¿no?

DA: Bueno, evidentemente que esto es un espiral en caída, porque al reducirse el consumo se reduce también la cantidad de empleo, las empresas venden menos, precisan menos trabajadores, o sea que envían más trabajadores al seguro de paro y después quedan desempleados.
Pero en este último año podemos decir que aumentó el desempleo, de acuerdo a estas cifras, en 20 mil personas

 

HS: Bueno, íbamos a hablar de Argentina a propósito de tomar enseñanzas respecto a las causas que han generado las crisis en Argentina que a nuestra escala no hay tantas diferencias en los caminos que se toman ¿no?

DA: Bueno, sí, exactamente, porque es importante obtener conclusiones de las crisis anteriores, las crisis que ha tenido Uruguay, que ha tenido Argentina anteriormente. Si nosotros no vamos as las causas de las crisis, reiteramos. Y si no obtenemos conclusiones de la forma de resolver las crisis anteriores, que todas las pagó la población, no sólo directamente con un ajuste fiscal sino con endeudamiento público, tampoco vamos a llegar a buenas conclusiones.
O sea que si nos quedamos en la etapa del medio que es de lamentarnos, de criticar al otro, no estamos realizando propuestas serias para salir de esta crisis.
En Argentina está ocurriendo lo mismo que en Uruguay, vemos que están frente a una crisis, viviendo una importante crisis y tampoco van a causa. Vemos los diferentes programas periodísticos porque están hoy, lo importante de hablar de una crisis como la de Argentina es porque la tenemos cerca, porque la estamos viviendo junto con ellos y vemos que no se está yendo a las cusas de la crisis.
Y tampoco se están proponiendo soluciones para evitar los problemas que ya se están generando en Argentina y que se van a seguir generando en Uruguay. Problema fundamental es la desocupación, problema fundamental es el acceso a la alimentación de la población. Todo esto se está agravando en Argentina pero también se está agravando en Uruguay, lentamente se está agravando en Uruguay.
Bueno, acá tenemos una causa fundamental de la crisis que es el atraso cambiario, el valor de la moneda que ha llevado a que las empresas no sean rentables, no tengan ganancia y no puedan competir, ya sea con la producción que entra al país que entra con un dólar barato y compite fácilmente con la producción de Uruguay. O sea que el atraso cambiario es un verdadero subsidio a la producción extranjera, y por otro lado que los exportadores tengan dificultades para exportar o las exportaciones no le dejen la ganancia necesaria para mantener su empresa y tenga que clausurar su actividad.
O sea que causa fundamental es el atraso cambiario. Uno puede decir, ¿y por qué demoramos tanto en entrar en crisis en Uruguay? Este proceso ya lleva 15 años, podemos decir.
Bueno, se demoró en entrar en crisis porque hubo un aumento en el precio de las materias primas, en el precio de la soja, de la lana, de la leche, un aumento internacional importantísimo lo que encubrió el atraso cambiario en Uruguay.
Y por otro lado, hubo un aumento en la liquidez, es decir, en la cantidad de dólares que circulaban en el mundo, y ese aumento hizo que entraran dólares en la mayoría de los países como inversión extranjera. O sea que hubo abundancia de dólares, Uruguay tuvo abundancia de dólares, y no supo aprovechar ninguna de las dos cosas; ni la abundancia de dólares ni los precios elevados de la producción agropecuaria o la producción extractiva.
Entonces, vemos que por ese lado, si nosotros, si el Uruguay hubiera aprovechado la situación de atraso cambiario, Uruguay hubiera comprado más maquinaria, se hubiera industrializado porque el atraso cambiario la primera consecuencia que tiene es que reduce el precio de los bienes importados, porque el dólar está barato. Así como reduce el precio de los autos, de los celulares, de las computadoras, también reduce el precio de la maquinaria.
Esto llevó, y esta es una de las causas de la mayor desocupación también, a que las empresas sustituyeran mano de obra por maquinaria. Pero eso no lo supieron aprovechar las autoridades porque era el momento de instalar más industrias en el país que se hubieran podido instalar con precios menores de la maquinaria y generar una industria exportadora, y después no hubiéramos llegado a esta situación de desempleo.
O sea que, la situación de atraso cambiario no se supo aprovechar constructivamente por las autoridades, solamente lo que se hizo fue aprovechar para importar bienes de consumo que evidentemente le significó un buen ingreso al fisco, porque cobran buenos impuestos a esos bienes importados, pero no generó condiciones de incremento de la producción.
Esto evidentemente nos lleva a ver, porque lo mismo se ha dado en Argentina, exactamente lo mismo. Y nosotros vemos la situación de Argentina, cómo intentaron salir en estos últimos años de la crisis de atraso cambiario.
Bueno, el actual gobierno en Argentina en los dos primeros años intentó realizar una devaluación de la moneda lenta y progresiva; es decir, una devaluación non agresiva de la moneda a los efectos de no generar tantos efectos negativos.
Bueno, eso no le dio resultado. De esto tenemos que aprender, el Uruguay tiene que aprender porque Uruguay va a aplicar la misma receta que es la receta del Fondo Monetario y del Banco Mundial, la misma receta que está aplicando Argentina.
¿Por qué no le dio resultado la devaluación paulatina? Y, no da resultado porque la devaluación de la moneda es necesaria, pero para que no genere efectos negativos se tienen que generar fuentes de trabajo.
Previamente y al mismo tiempo de la paulatina devaluación hay que generar fuentes de trabajo, que no van a generar los particulares como no están generando hoy los particulares fuentes de trabajo...

 

HS: Tiene que ser políticas de Estado

DA: Tiene que ser una política de Estado.
Así como a esta crisis la provocaron las autoridades, la tienen que resolver las autoridades. El mercado lo que hace, y las empresas que están en el mercado lo que hacen es buscar ganancia. Cuando no hay ganancia, no invierten.
Y el Estado, las autoridades generaron esta situación donde las empresas no tienen ganancia y no invierten, o sea que la salida la tienen que buscar las autoridades.
Y en Argentina, a esa política devaluatoria lenta que no le da resultado, la tuvieron que seguir con una política devaluatoria más agresiva. Lo que evidentemente afecta a toda la población, ya sea porque genera desocupación, ya sea porque los bienes de consumo aumentan drásticamente de precio y se hacen inaccesibles, pero que evidentemente no se resuelve el problema.
Y el problema, las autoridades lo dejan en manos del mercado que va a empezar a  actuar cuando los salarios sean muy bajos y tengan buena rentabilidad. O sea que se la están jugando las autoridades a una drástica reducción del salario, lo cual no es solución

 

HS: Bien, contador, en los minutos finales que tenemos de redondear, vinculado a esto que usted viene hablando, uno de los argumentos que maneja, que intenta plantear como positivo el equipo económico, el gobierno, es el manejo de la deuda pública en nuestro país que señalan que no es elevada.
¿Esto se puede dimensionar así?

DA: Sí, bueno, ya hemos visto en realidad que la deuda pública, como dicen las autoridades y como lo arrojan las cifras oficiales, está alrededor del 65%. Lo que se admite como una deuda pública que puede hacer frente cualquier Estado es un 60% del PBI aproximadamente.
Uruguay en realidad no puede hacer frente a ninguna deuda pública, porque Uruguay tiene un déficit fiscal que está demostrando que no puede pagar intereses de deuda pública. O sea que la deuda pública en Uruguay es inaccesible, debería de ser cero, pero no es así.
Ahora, actualmente la deuda pública es aproximadamente un 65% del PBI, pero este porcentaje es debido a que el precio del dólar está frenado, es debido a que hay atraso cambiario.
Porque si hay una devaluación de la moneda en Uruguay, el PBI en dólares cae, porque tenemos que aclarar que el PBI se calcula en pesos, es toda la producción nacional que se calcula en pesos, en moneda nacional.
Bueno, si lo pasamos a dólares y el dólar supongamos que va al doble, bueno el PBI va a caer un 20% o un 30%, lo que hace que la deuda pública aumente a un 90% o 100%.
O sea que el atraso cambiario está jugando en este momento en favor de este porcentaje de endeudamiento, que en realidad, si el dólar tuviera el valor que debería tener, el PBI sería mucho menor y el porcentaje de endeudamiento pasa todos los límites posibles.
O sea que vemos que el endeudamiento, este porcentaje de endeudamiento no refleja la realidad, y el atraso cambiario beneficia las cifras del gobierno.
Exactamente lo mismo ha ocurrido en Argentina. Allá en julio del 2019, recién, el endeudamiento era un 70% del PBI, nada más. Pero ahora, en agosto, a fines de agosto y debido a las devaluaciones de la moneda, la deuda llegó al 85% del PBI. O sea que se está llegando a las cifras reales del endeudamiento exagerado que tiene el país.
Entonces vemos que el atraso cambiario beneficia a las cifras oficiales macroeconómicas que le permiten generar a las autoridades una situación de aparente bienestar frente a la población

 

HS: Bien, contador, tenemos que dejar por aquí, agradeciendo siempre, sabemos que estos temas quedan para seguir desarrollando en futuras columnas. Un abrazo le mandamos desde Montevideo, hasta la próxima

DA: Bueno, un abrazo, saludos a todos y hasta la próxima.