“POR ESO ES QUE LES DIGO SIEMPRE QUE YA TENEMOS EL ÉXITO, EL TRIUNFO, ES NUESTRA DIGNIDAD”
Programa homenaje a Delia Villalba, 12 de octubre de 2019.

Este sábado 12 de octubre Delia Villalba estaría cumpliendo 85 años. Profesora de Idioma Español y Literatura trabajó activamente en organizaciones de defensa de los Derechos Humanos.
Edil del Frente Amplio del 2000 a 2005 en Río Negro, candidata a la Vicepresidencia de la República por Asamblea Popular, referente en la lucha ambiental en Uruguay y Argentina. En el prólogo de su libro el maestro Gonzalo Abella dijo “una mujer que ha dedicado la mayor parte de su vida a la defensa del medio ambiente, a la lucha por un país justo y soberano, que al decir del historiador”.
“Delia molestaba a los corruptos, Delia molestaba al poder, Delia molestaba a las transnacionales pero Delia también molestaba a los vacilantes, a los que querían un pacto, a los que querían arreglar las cosas, a los querían bajar los niveles de combate cuando había condiciones para pelea”.
CX36 realizó un programa especial en homenaje a Delia, con la participación de quienes conocieron a Delia y militaron junto a ella contra Botnia.
A continuación transcribimos el programa que usted podrá volverlo a escuchar aquí: https://archive.org/details/deliavillalba_201910

 

 

José Luis Vázquez: Fue proclamada por la Asamblea Nacional de la Asamblea Popular como candidata indiscutida por aclamación a la Vicepresidencia de la República, la profesora de Literatura, de Idioma Español, Delia Villalba. ¡Fuerte el aplauso!

Delia Villalba: De la fuerza que hoy gobierna nos fuimos con mucho dolor, pero al mismo tiempo con mucho convencimiento, y parece mentira que hoy, a 9 días de las elecciones del 25 de octubre estemos así, con  esta fuerza, con este convencimiento, con esta energía y sobre todo con esta dignidad, con esta vergüenza, con este convencimiento de ser uruguayos y buenos señores.
Yo les voy a decir por qué pasa esto. Cuando nos fuimos nos llevamos con nosotros el ideario, los principios y el espíritu de Artigas. Nos llevamos también los proyectos de la mayoría de los uruguayos. Nos llevamos también con nosotros las ilusiones y las esperanzas, y nos llevamos también la manera de poder hacer que los uruguayos que hoy están viviendo mal y que todos los problemas del Uruguay se puedan ir solucionando. Por un mejor Uruguay, por un Uruguay en el que podamos vivir con dignidad y con decoro...

 

María de los Ángeles Balparda: Buen día, Gonzalo Abella…

Gonzalo Abella: Buen día, muy emocionado de recordar todo esto

 

MAB: Parece que hace tanto tiempo…

GA: Sí.
Yo había pensado incluso empezar este hilvanado de recuerdos, no por Delia persona sino por lo que esta pequeña gigante desató, el campamento de Arroyo Verde, la trinchera continental de Arroyo Verde. Es decir, ese lugar en la ruta entre Gualeguaychú y el puente donde se paró toda la dignidad del pueblo argentino y toda la dignidad continental para enfrentar por primera vez a las pasteras. Tan incomprendido de este lado por culpa del doctor Tabaré Vázquez y su gobierno, serviles a las transnacionales; pero tan glorioso cuando uno lo ve en la perspectiva.
Vos sabes que en lo que era la tapera que se ocupó en Arroyo Verde, había un muro blanco que lo habían pintado y habían dibujado al indio Patoruzito a caballo enlazando la chimenea de UPM, la chimenea se arqueaba y Patoruzito desde el caballo hacía fuerza. Patoruzito que además era un dibujo animado argentino que tenía algo también de nacionalista, de identidad indígena

 

Hernán Salina: Tehuelche…

GA: Tehuelche, claro, del sur.
Y salteando, ahora me hiciste acordar, yo después estuve visitando a los mapuches en el sur de Chile y una machi en una comunidad me dijo, escribime en imprenta -me dice- porque yo no sé leer otra letra.
-¿Qué cosa?
-El nombre de ese pueblo heroico "Garaichú" donde están peleando por América

 

MAB: ¡Qué bárbaro!
Vos conociste a Delia, estabas contándonos antes de empezar el programa. ¿En qué época y en torno a qué la conociste?

GA: Bueno, uno de los trabajos que hice cuando andaba orejano, muy dolorido con el Frente en los años 80, 90 trabajé en el Centro de Investigación y Experimentación Pedagógica (CIEP). Y un proyecto en el que yo participé fue descubrir innovaciones educativas en el Uruguay. Eso era parte de una red que auspiciaba la Iglesia Católica, en ese momento yo era funcionario del CIEP y éste estaba muy vinculado a la Iglesia Católica.
Bueno, estuve trabajando en la policlínica de UTAA con Charito Estefaneli, con Colacho Estévez en un proyecto vinculado a la educación para la salud, estuve supervisando y me metí, porque uno se arremanga y se mete; y ahí conocí a Delia.
Recuerdo todavía cuando íbamos después con Isabel, siempre en la casa de Delia con la modestia de siempre, siempre nos tenía esperando con un té y unos bizcochitos, esa calidez que tenía ella en su casona vieja y grande.
Y ahí, a uno lo que le impresionaba era cómo la fragilidad aparente física, que resultó real, escondía un alma de acero. Un alma donde la ternura y la decisión eran, eso lo hablé mucho después con Pablo Antoria, en los momentos donde fue difícil pelear en Gualeguaychú y ahí estaba Delia con nosotros, a veces Delia para que no la frenaran en el puente...

 

HS: En realidad en Fray bentos, fue difícil pelear en Fray Bentos…

GA: ¡Ah, fue dificilísimo!
Y ahí, en ese momento, aparte de la Unidad Popular, hay que decirlo, en los primeros momentos también nos acompañó el Ingeniero Vega, después se borró, supongo que no habrá podido ir más. En los momentos duros, duros él ya no estuvo, pero en los momentos iniciales sí estuvo.
Y éramos nosotros solos, y a Pablo Antoria le hicieron juicio penal, lo hacían volver después a Fray Bentos por una calumnia fenomenal instrumentada en la frontera por gente, seguramente Sandra Dodero y toda esa mafia, y realmente nos hacían la vida imposible. Pero era llegar a Arroyo Verde y esa fraternidad con que nos abrazaba la gente, la pacha, la gente que estaba, recuerdo la emoción de comentar eso con Selva, era tan emocionante.
Y cuando llegaban las pizzas ese campamento artiguista que era en Arroyo Verde, llegaban las pizzas y se compartían, y nadie repetía hasta cuidar que toda la gente que estaba ahí comiera un pedazo de pizza y compartiéramos el mate. Nos recibían con una alegría y una sencillez, después a la Radio, a todos lados.
Realmente, el coraje del pueblo de Gualeguaychú, que acá demagógicamente se mezcló con la actitud demagógica del gobierno de Entre Ríos. Y de la actitud muy poco correcta de los Kirchner que dijeron primero que era una causa nacional Gualeguaychú, después se ofendieron, lógicamente se dolieron cuando Tabaré pidió una intervención militar norteamericana contra Gualeguaychú, que terminaron haciéndole juicio penal a los propios dirigentes de la asamblea ciudadana. Que eso terminó de quebrarlos porque ellos se sintieron -en un tiempo los Kirchner- como que les habían clavado un puñal por la espalda. Y eso dividió entre la gente minoritaria que quería seguir ocupando aunque fueran a la cárcel, y un sector mayoritario de ciudadanos que no estaban mentalmente preparados para eso. Y ahí se resquebrajó el cierre de la ruta.
Pero yo te digo que hubo anécdotas, te digo porque todo esto lo disparó Delia...

 

MAB: Sí, sí.
Ella en un momento cuenta, obviamente no iría sola pero tenía un papel protagónico, que iban a hablar con la gente de Gualeguaychú muy al principio, a alertarles lo que iba a pasar, porque claro estaba del lado de Uruguay, a alertarles lo que iba a pasar con el río. Y que no cuajaba, no cuajaba hasta que una vez una persona dijo en la asamblea, ¿y si tienen razón?
Y entonces ahí empieza, dice que empieza un nivel de organización y de convocatoria gigantesco

GA: Pero además, no hay nada más parecido a lo que uno imagina que fue un soviet en 1917 que el pueblo organizado de Gualeguaychú.
Me acuerdo una vez que llegó una carta, una solicitud de un club de fútbol importante de Buenos Aires que tenía que jugar en Montevideo y que pedía, no recuerdo si fue Racing por la Libertadores, y pedían que a la barra que era humilde la dejaran pasar.
Los hombres estaba dispuestos a dejarlos pero las mujeres dijeron que no, que no se trataba ni de reencuentro familiar ni de salud. Le mandaron una carta, el pueblo de Gualeguaychú diciendo, nosotros entendemos la preocupación deportiva, ustedes entiendan nuestro dolor y no tenemos duda que la grandeza de ese club nos va a acompañar en el próximo abrazo del puente

 

MAB: ¡Qué bárbaro!
Bueno, Desiderio, un oyente conocido por la audiencia por cierto, un compañero, es de Fray Bentos, y conoció mucho a Delia por supuesto. Y acá nos dicen, Desiderio escribió unas palabras de lo que representó Delia para él, él las leyó, las tenemos acá grabadas para escucharlas ahora, por supuesto que es muy diferente leerlo nosotros que escucharlo a él diciéndolo y habla de esta gran mujer revolucionaria que nos defendía a todos con gran valentía y soledad en contra del poder y de los intereses de unos pocos que pisotean nuestros recursos y derechos, y de los otros, que con indiferencia, se dejan pisotear acatando las barbaridades que hace el amo e hipoteca generaciones futuras. Esto nos dice Carmen Carrero que además agrega que Costa 1 suscribe a las palabras de Desiderio, recordamos que en su lucha por el medio ambiente fue pionera.
Fue un gran honor conocerla y acompañarla y llaman a seguir esta lucha. Escuchamos a Desiderio...

Desiderio: Queridos amigos, distinguidos visitantes de la entrañable ciudad hermana de Gualeguaychú, tratándose de tan merecido homenaje a quien fuera en vida esa persona que supo enfrentar con altruismo y valentía su responsable decisión de luchar por un mundo mejor, como amigo de siempre y como fraybentino, me adhiero emocionado a la semblanza de tan recordada compañera Delia Villalba.
Un día, de visita en su casa, en aquello donde casi nadie estaba dispuesto a comprender su lucha, se me ocurrió decirle: Mirá, Delia, algún día va a llegar que en Fray Bentos vas a tener alguna plaza o alguna calle recordando tu nombre.
Delia se sonrió como algo que era para ella muy difícil de esperar y hoy con todas mis fuerzas lo afirmo y lo digo, sí, Delia, lo merecías y te lo ganaste, eso es más que justo. Un día será.
Un abrazo a todos, muchas gracias.
Desiderio.

MAB: Muy bien, por supuesto que estas cosas después las vamos a compartir también para que todos la puedan tener, obviamente incluyendo a la gente de Gualeguaychú.
Bueno, vamos a hacer la primera llamada a Gualeguaychú, Gonzalo Abella va a estar con nosotros acá como si fuera periodista también...

GA: Sí, sí

HS: En ese sentido la mañana de lluvia fue cómplice para que podamos sacarte un poco de las actividades de calle por un rato y estar en esto

GA: Exacto

HS: Que también nutre el trabajo que hay que hacer en el mano a mano

MAB: Sin duda.
Y aprovechamos para decirle públicamente el reconocimiento de todos los compañeros que lo ven a Abella que no para, bueno, a todos los compañeros que están adelante con la bandera, que no pasa desapercibido el esfuerzo

 

HS: Bueno, el gusto de recibir a un compañero de esta Radio como Fabián Magnotta, director de Radio Máxima de Gualeguaychú donde hemos tenido la suerte de estar en varias oportunidades y hacía tiempo que no conversábamos con él.
Bienvenido Fabián, acá estamos con Gonzalo Abella en los estudios

Fabián Magnotta: Bueno, un gusto saludar esa mesa potente y de lujo que nos recibe en esta mañana. ¿Cómo les va?

 

GA: Muy bien, una enorme emoción retomar este diálogo contigo Fabián

FM: Qué lindo, sí, la verdad, levantar aquellas banderas que nos enseñó Delia en buena medida, me pareció muy buena idea

 

HS: Sí, queremos recordarla particularmente tomando como pretexto esta fecha, tenemos previstos varios contactos con amigos de Gualeguaychú pero queremos tener en estos minutos tu semblanza, tu reflexión respecto a Delia Villalba y mirando este presente de nuestros países también, de los temas que generaron su lucha que siguen presentes.
¿Qué te genera el nombre de Delia Villalba?

FM: Bueno, Delia fue del minúsculo grupo de gente informada, conceptualmente clara que vino a Gualeguaychú a sacudirnos y a decirnos, miren, ayúdennos, miren lo que se viene. No teníamos ni idea de lo que se venía, estamos hablando de los primeros años de la década 2000.
En realidad el primer proyecto era Ence (Empresa Nacional de Celulosa de España) en Fray Bentos y después apareció lo que fue Botnia que le cambiaron el nombre a UPM.
A partir de lo que nos enseñó Delia, que Delia le agregó algo fundamental a todo esto que es el concepto, o sea, nos enseñó la contaminación, del riesgo de este tipo de plantas, que los países desarrollados se sacan estas plantas a nuestros países donde necesitamos trabajo y hay funcionarios más permeables, por decirlo suavemente. Pero nos enseñó el concepto político de por qué ocurre esto de entender cómo funciona el mundo y que todo esto...

 

MAB: Se cortó la comunicación...

HS: Vamos a tratar de reubicar a Fabián Magnotta, director de "Máxima" de Gualeguaychú, que dicho sea de paso, Gonzalo, un medio de comunicación que se puso al servicio de esa lucha ¿no?

GA: Ah sí, hacía el audio de las inmensas marchas del Abrazo al Puente y siempre fue, uno se sentía en esa Radio realmente en casa, ahí uno se hallaba realmente porque era una radio donde uno vibraba ese sentimiento, uno sentía que esa radio era el epicentro de todo el sueño de Gualeguaychú por aguas limpias, por cielos limpios, por una economía sustentable.
Porque además, el pueblo de Gualeguaychú en su propio proceso fue descubriendo cosas muy importantes sobre su propia identidad, sobre su propia dignidad montielera

 

HS: Eso pasa en las luchas cuando...

GA: Claro, claro. Es decir, es un dominó, la gente empieza a descubrir su dignidad, empieza a descubrir su fuerza, empieza a descubrir que el paso del pueblo es invencible. Y si no hubiera habido varios puñales por la espalda, inclusive de ONG's que se decían ambientalistas y que no querían perder financiamientos externos apretando el acelerador a fondo, si no fuera incluso por esa traición conjunta, el pueblo de Gualeguaychú hubiera seguido escribiendo esa página histórica del campamento de Arroyo Verde.
Hubo canciones, algunas ustedes las procesaron acá como cortina, pero también hubo canciones uruguayas ¿no? Arazá escribió "La procesadora de ilusiones" que es un himno todavía hoy en Gualeguaychú.
Y a mí me pidió María Elena en un momento unas décimas, que no tengo la altura de Desiderio pero las hice de corazón, que ella las llegó a cantar, sobre el tema de la lucha contra las pasteras.
Y realmente, poesía, arte, las veladas, las noches en Arroyo Verde, esas noches a veces de frío con unas estufitas ahí calentándonos y con todo el calor de un pueblo que iba y venía. Yo te decía hoy, tengo la memoria imborrable de cuando un compañero, un ciudadano de Gualeguaychú que tenía una pizzería, traía esas bandejas chatas, la pizza compartida y los sueños compartidos.
Y venía gente de todas las provincias a enterarse de la lucha de Gualeguaychú, ambientalistas de todos lados, de toda América

 

HS: Es cierto, es cierto.
Y con Delia, uno piensa, en otra realidad, si Delia Villalba hubiera estado en otro país, de repente nos llegaban los afiches, los documentales, toda una repercusión que, bueno, todo parece más chico acá en nuestro país, y además con una intencionalidad se intenta acotar su ejemplo.
Pero la dimensión de ejemplo de lucha que ella ha sido en cualquier país sería destacado como a veces acá se replica el caso de otras mujeres y de hombres que toman estas luchas ¿no?

GA: Que yo sepa en Uruguay no hay una placa a Delia Villalba excepto en los locales de la UP, pero en Arroyo Verde hay. Y fuimos con Isabel, nos invitaron Pablo Antoria y Selva, fuimos un grupo de uruguayos a descubrir esa placa en lo que es la tapera de Arroyo Verde donde quedan las ruinas de aquel campamento, está la placa de Delia Villalba que la descubrió Pablo Antoria, los compañeros montieleros le pidieron a Pablo Antoria que descubriera él la placa e hiciera unas breves palabras sobre Delia

 

MAB: Bueno, ahí retomamos, Gonzalo, el contacto con Fabián Magnotta, que lo seguimos atentamente en este recuerdo que estabas haciendo del papel de Delia como integrante de aquel puñadito de compañeros que entendió de qué se trataba esto al principio ¿no?

GA: Sí, y esa chispa de Delia hizo brasa, hizo rescoldo, calor, incendio en el generoso pueblo de Gualeguaychú, patriótico, enamorad de su paisaje y consciente de una causa americana. Por eso, para mí el pueblo de Gualeguaychú también es mi patria. Yo siempre digo, del otro lado del río Uruguay hay compatriotas, a veces en los Ministerios hay extranjeros

FM: Sí, totalmente.
Bueno, y Delia nos enseñó varios puntos importantes. Yo la veía a Delia cuando, ya en los últimos tiempos, se cansaba de las caminatas en las movilizaciones y se sentaba en el campamento que hacíamos de la Radio para cubrir la movilización. Delia era una persona pacífica, era una persona que transmitía eso y feliz, no hace falta tener cara de perro para tener los conceptos firmes porque de última era en defensa de la vida la movilización, lo que ella nos enseñó.
Y además, y es clave esto, ustedes saben que en este tipo de asambleas y demás hay distintas corrientes, y lo de ella no era técnico, nos enseñó el concepto político de por qué este tipo de empresas nos eligen a nuestras regiones para instalarse. Porque además encuentran necesidad de trabajo que siempre hay y encuentran funcionarios permeables, por decirlo suavemente

 

MAB: Claro

FM: Bueno, y todas esas cosas nos enseñó Delia, que yo creo que ni siquiera ha sido las voces oficiales, así como no reflejaron nítidamente la impactante y profunda movilización de Gualeguaychú, que no estaba solo, bueno, Fray Bentos fue quien nos enseñó con Delia a la cabeza. Tampoco por ahí se ha reconocido aquí la figura de Delia Villalba. Delia Villalba tendría que ser una figura en Gualeguaychú.
Y ayer gente, cuando le comenté del programa de ustedes, me decían: Mirá qué buena historias y no la conozco. Gente común de Gualeguaychú ¿no?

 

MAB: Claro, claro

FM: Pasa un poco eso.
Bueno, y ella nos enseñó cómo funciona el mundo, por qué Botnia, y tampoco nos reconocieron los grandes medios, la historia oficial que la movilización de Gualeguaychú que había nacido, que nos iluminara un pensamiento como el de Delia, logró que no se encarara la empresa nacional de celulosa de España, Ence, que era la primera pata de aquel proyecto nefasto. Nefasto para los pueblos, para el ambiente.
Así que es muchísimo lo que uno encuentra como semilla, como iluminación.
Fíjense, la cosecha de ella que era la movilización se parece mucho a ella que era la siembra. ¿Porque la cosecha qué era? Niños, abuelos, padres, novios marchando con alegría, y ella era así, uno la veía, a veces se sentaba y no hablaba nada con nosotros, simplemente quería estar, nosotros estábamos trabajando para la Radio y ella disfrutaba de estar con nosotros, era una tarde de fiesta para ella ver eso de los pueblos luchando ¿no?

 

MAB: Tenía gran admiración y agradecimiento ella al pueblo de Gualeguaychú, todo el tiempo, porque esto ha ido pasando por distintas etapas, y bueno, uno la ve a ella en el 93, 94 ya enterándose de que estaba la intensión de poner allí una planta de celulosa y fue pasando por etapas muy diversas. Así como en una época en su ciudad de Fray Bentos había quien cruzaba la calle cuando la veía venir, para no verla de frente, ahora la gente dice tenía razón, al final tenía razón

FM: Eso habrá pasado, en una ciudad como Fray Bentos, embarcarse en una causa así cuando todo era triunfalismo, promesas de trabajo, computadoras, pelotas que llovían, ella diciendo, miren que esto es así.
Ella, hay que rescatarla como dirigente social y política, su gran compromiso de estudiar, de formarse y de transmitirlo. Porque cuando uno ve los mamarrachos políticos de los dirigentes, la mayoría de los que hay ahora, que no se forman, que no estudian, menos aún van a advertir a las poblaciones de estas cosas, arreglan como locos, esa es la verdad. Bueno, que haya personas como Delia, debe reivindicarse y mucho, y mostrarle incluso a las nuevas generaciones de dirigentes políticos y sociales, bueno, esto, así hay que hacerlo, estudiá, capacitate, liderá

 

MAB: Sin duda

FM: Iluminanos a los comunes

 

MAB: Sin duda, una lucha que está vigente hoy, que sigue adelante, bueno, ustedes saben todo lo que ha pasado acá, la nueva planta de celulosa que se puso después de aquella con la que empezó Delia y ahora la instalación de otra. Cada una de las que viene dice que es la más grande del mundo.
Vamos redondeando ya Fabián, pero saber que esta es una lucha que continúa ¿no?

FM: Bueno, totalmente, yo los felicito a ustedes por detenerse en figuras como la de Delia, uno con el paso del tiempo reivindica su figura y su compromiso en la vida de dejarnos esto. Me parece totalmente justo, me parece que hay que revalorizar más aún la figura de Delia y contarle a las nuevas generaciones quién fue.
Sigue la lucha, continúa totalmente, nosotros nos podemos distraer y ellos no, claramente es así

 

MAB: Exactamente.
Bueno, Fabián, nosotros te agradecemos muchísimo por haber participado en esto, queríamos empezar contigo en estas llamadas a Gualeguaychú y por supuesto que seguimos cultivando esta identidad que no se detiene con el río Uruguay. El río Uruguay nos une más todavía

FM: Es así.
Un abrazo para todos los que integran la mesa y a la gente de Uruguay que nos está escuchando que siempre entendió de qué se trataba, no era la falsa pelea de uruguayos contra argentinos que nos quisieron sembrar

 

MAB: Exactamente.
Un abrazo grande, Fabián

FM: Un abrazo para ustedes, muchas gracias por llamar

 

MAB: Al contrario, gracias a vos por responder.
Bueno, acá llega un mensaje de María José desde Paysandú que dice, "Mi abuelo y mi mamá tenían que cruzar a Colón, Entre Ríos para ir a trabajar. Entonces, para poder cruzar llevaban el diario La Juventud todos los días que en su encabezado tenía "Sí a la vida, no a la celulosa"

 

HS: Entre tanta gente entrañable que conocimos en Gualeguaychú, en ese pueblo hermano, está a quien vamos a recibir ahora en la mañana de Centenario también desde esa ciudad Juan Veronese, uno de los referentes históricos de esa Asamblea Ambiental Ciudadana de Gualeguaychú.
Juan, bienvenido una vez más a Radio Centenario...

Juan Veronese: Mucho gusto, muchas gracias por esta invitación, para mí es un honor sobre todo retomando el esfuerzo que venimos haciendo siempre de considerarnos realmente hermanos y dialogar sobre las cuestiones que a todos nos atañen.
Gracias

 

HS: Exactamente.
Y qué fácil se hace esa hermandad cuando ayuda a construir la gente como Delia Villalba a la que estamos recordando hoy Juan

JV: Así es, bueno, nosotros tenemos el más grande recuerdo y el profundo respeto hacia una persona como ella que se ha esforzado en participar y en unirnos a todos los que estábamos detrás de este problema que se nos venía que era Ence y luego Botnia...

 

HS: Bueno, se nos cortó la comunicación, aprovechamos mientras esperamos la reconexión para decir que Juan Veronese es una figura muy representativa de la Asamblea, Gonzalo ¿no?

GA: Sí, realmente es desde ese núcleo imprescindible que articuló toda la resistencia, desde la diversidad de pensamientos políticos pero desde la convicción de la patria grande americana en un sueño artiguista realmente de confraternidad. Y lo que él dijo que somos compatriotas es importantísimo.
Incluso ellos definían, recuerdo, en una audición en radio, a Sampayo como "el oriental más entrerriano. Y realmente es un honor, porque Sampayo sin duda hubiera estado hoy en la Unidad Popular, de él lo podemos decir in ninguna duda porque integró el 26 de Marzo

 

HS: Pero cuando se dice que es artiguismo también, bueno, ahí está el artiguismo en Delia Villalba también, eso se puede decir así, sin mucha vuelta...

GA: Pero es que fue emocionante, con delia estuvimos una vez en Concepción del Uruguay, Arroyo de la China, donde fue el primer encuentro de la Liga Federal de todas las provincias, oyendo cantar a María Elena Melo, era emocionante el sentido simbólico. Y gente que venía de la provincia de Misiones que estaban en ese momento tratando de reivindicar el rescate del cuerpo de Andresito Artigas para repatriarlo y hacerle honores en la provincia de Misiones. Y todo confluía en la lucha contra las pasteras.
Hay una anécdota de los Arazá allá, Pablo Antoria y Selva lograron una gestión para que alojaran a los Arazá, fuimos el sábado y nos alojaron en una escuela pública de la periferia de Gualeguaychú. Cuando nos levantamos la mañana del domingo ya para ir a la marcha vimos que en el pizarrón la maestra el día anterior en letra caligráfica de maestra, había anotado las tareas domiciliarias. Y decía el pizarrón de la escuela: "Recordar a mamá: el domingo al puente"

 

HS: ¡Qué excelente! Habla de ese espíritu...
Estamos de vuelta con Juan Veronese, estamos con Gonzalo Abella también en estudio escuchándote

GA: Un abrazo

JV: Mucho gusto y un abrazo para todos los que están ahí

 

MAB: Veronese, estamos diciendo, te damos la bienvenida de nuevo, y te escuchamos, porque sino cada vez que estamos hablando contigo se corta y queremos escucharte a vos sobre Delia

JV: Bueno, respecto a lo que hablábamos, a Delia Villalba, tenemos el mayor reconocimiento hacia su valentía, yo he participado en reuniones incluso con los jerarcas religiosos, y ella ha dado el testimonio que da una mujer sin tener en cuenta orientaciones de creencias o lo demás, pero en defensa del ser humano, defendiendo el ambiente que es básico para la concepción que ella nos enseñó, tener en cuenta en este caso a todos nosotros. Así que con mucho gusto y mucho cariño recordamos a personas así.
Hay otras también que tal vez estén sin tanta manifestación pública, pero convencidas de que o nos defendemos entre nosotros o nos seguimos deteriorando, es el desafío que hoy nos pide el mundo y creo que Delia lo expresó a su modo de una forma muy valiosa y ojalá que la sepamos imitar

 

MAB: Por supuesto que hoy le decíamos a Magnotta y con cada uno creo que vamos a terminar igual, diciendo que esta es una lucha que continúa, que se ha desarrollado y que ha demostrado que es una lucha que había que tomar

JV: Por supuesto, aprendimos muchas cosas en este tiempo, con esta lucha. Y máxime, yo personalmente me he convencido muchísimo más de lo que estaba antes, de que o nos unimos los seres humanos en defensa de nuestros propios intereses y de nuestra vida o realmente los que manejan la plata del mundo, el dinero del mundo, los intereses materiales, nos pasan por arriba.
Así que bendigo el hecho de que estemos hoy compartiendo y admirando a una persona que nos supo dar el ejemplo, y que entre todos realmente nos defendamos de lo que nos perturba y lo que arruina el planeta, nuestra casa común.
Así que estamos en la misma lucha, ojalá que tengamos el ánimo de seguir y reconocernos cada vez más interesarnos en defender nuestra propia vida

 

MAB: Muy bien, te agradecemos muchísimo por haber participado

JV: Un agradecimiento grande hacia todos ustedes, y sigamos porque la lucha seguirá a lo largo de toda nuestra vida. Un gran abrazo a todos, y saludo a todos los oyentes también

 

MAB: Un abrazo para vos también, un saludo al pueblo de Gualeguaychú.
Ya estamos contactando al siguiente entrevistado que es Gustavo Rivollier, a todos sinceramente cuando los llamamos les da mucha alegría escuchar que está Gonzalo acá también, porque vos has estado varias veces ¿no?

GA: Sí, yo tuve el honor de vivir los momentos más hermosos de aquella ocupación, de aquellos sueños, de aquella ocupación de un corte de ruta que en realidad se volvía sueño americano y donde la gente descubría la inmensa magnitud de lo que estaba haciendo como testimonio de futuro. Esa siembra no se va a olvidar nunca, y lo que queda del campamento de Arroyo Verde, es una señal de todo eso.
Mirá que las presiones fueron grandes, a mí, no había nacido todavía, estaba gestándose la Asamblea Popular en esos momentos y a mí me llaman de una radio de Montevideo porque yo había defendido al pueblo de Gualeguaychú, y dice mire, tiene la llamada de un oyente, entonces me dice una persona, Abella, estoy sin trabajo, ¿cuánto pagan por traicionar a la patria y apoyar a los argentinos contra la pastera nuestra? Así me dijeron...

 

MAB: Así nomás...

GA: Y yo le digo, mirá, acá en Uruguay somos pocos y nos conocemos, vos podés saber cómo vivo y podés deducir cuánto me pagan, y yo puedo deducir también quién te manda, le digo. Si eso me pasó a mí en Montevideo, imagínate lo que sería la presión sobre Delia en una ciudad que estaba alucinada con el progreso que le iba a dar UPM

 

MAB: Exactamente.
Bueno, ya está el contacto con Gustavo Rivollier, al que también hemos llamado muchas veces a lo largo de todo este proceso, largo proceso, desde que hablábamos de Botnia, después cuando vino UPM, y después que siguieron dándose distintas situaciones en torno a Fray Bentos, y por supuesto desde Uruguay tenemos que decir, sacado del Río Uruguay, el tema cobra hasta más gravedad todavía.
Pero la bienvenida para Gustavo Rivollier. ¿Cómo te va?

Gustavo Rivollier: Buen día para los dos. ¿Cómo les va?

GA: Bien

 

MAB: Muy bien, aquí recordando con emoción, con alegría también por lo que fue su participación, a Delia Villalba

GR: Sí, sí, la verdad que una luchadora, por ahí hay que recordarlo porque es el momento, pero ella es una de las que vino a abrirnos los ojos a Gualeguaychú de lo que se nos venía encima, de lo que iba a pasar en la zona, y no se equivocó en nada. Más allá que con alguna pequeña diferencia, es lo que realmente pasó en lo ambiental, en lo económico, en lo político, en todo. Así que, visionaria y con una claridad muy importante.
Que realmente, nosotros cuando la escuchábamos en un principio nos sorprendió porque pensábamos que era una exageración, después cuando fuimos entrando en tema, interiorizándonos, escuchando, abriendo las orejas y escuchando a todo el mundo, y aprendiendo, porque la verdad que llegamos al ambientalismo muchos a partir de esos momentos. Porque hasta ahí al ambiente lo veíamos como algo bastante abstracto, lejano, que no nos estaba tocando.
Pero bueno, hay que hacerle un gran reconocimiento a Delia y a otra luchadora que también vino con ella que fue Julia. Julia también cruzó en ese momento y varias otras personas de la zona

 

MAB: Exacto, en los 90 ya, esto empezó desde el 94 por ahí

GR: Claro, está en la época de Redes, y después ya más contundente fue cuando se vino encima el tema de Botnia, primero Ence y luego Botnia

 

MAB: Exactamente.
Delia desde aquellos años ya planteaba de cómo querían poner a los ambientalistas, o a los que estaban en contra de que se instalara una planta de celulosa, como gente que va contra el desarrollo, y ahí ponía sobre la mesa cuál es el concepto de desarrollo, que eso sigue vigente hoy, aunque ya con cartas a la vista

GR: Totalmente, sí. Y sigue siendo la discusión, y más en estos momentos de apremios económicos como está por ejemplo Argentina, que usted ve no hay candidato, salvo alguno de izquierda que todo el mundo lo primero que plantea es el extractivismo puro a la hora de tratar de levantar una economía totalmente destrozada como ha dejado este gobierno en los últimos 4 años, 3 años y medio. Y es la eterna discusión, cómo desarrollamos, cómo crecemos con ambiente sano, con ese ambiente que necesitamos para vivir, porque al fin y al cabo si seguimos así, el hombre es el que va perdiendo la cabida en este modelo que ya retrocede a pasos agigantados en su calidad de vida y todo Y ni siquiera le queda el consuelo de decir, bueno, pero en lo económico no, porque en lo económico también se lo llevó puesto esto, hemos ido para atrás

 

MAB: Eso también a destacar, ¿no? Tanto en Delia como en todos ustedes que han trabajado en esto fuerte, que hubo que confrontar con distintos partidos políticos en los gobiernos. Digo los gobiernos porque hablo de los dos países, pero además esfera municipal, esfera provincial para ustedes, nacional, a todo nivel hubo que estar, a los técnicos porque hay técnicos que juegan para este modelo de las papeleras, de la celulosa, y de la forestación

GR: Juegan y todo. Y no sólo por intereses directos económicos, sino también juegan por una mala educación que están recibiendo a través de las mismas universidades. En el caso, por ejemplo, del campo, nosotros tenemos un problema que las universidades, todos los agrónomos, veterinarios y demás que están saliendo, están siendo formados y de alguna manera usted tiene empresas como Monsanto y un montón más que vienen poniendo plata, vienen formando y perfilando ya a sus universitarios para sus necesidades y no para los necesidades ni de los países, ni de la gente.
Es todo un problema ese, es muy difícil, entonces, esas son precisamente también las personas que acceden a esos puestos públicos y con las que hay que lidiar de alguna manera para convencerlos, quebrarlos en algunas oportunidades. Bueno, por ahí encontramos con suerte algunos que realmente entienden o han abierto la cabeza a otra formación. Se está dando de alguna manera eso en estos días de que uno ve, por ejemplo, los ingenieros agrónomos usted ve gente que está abriendo la mente a otro tipo de cosas. Bueno, perfecto, pero la verdad que cuando ganamos uno nos metieron cien

 

MAB: Claro.
Y ahí se valora más mantener una actitud aunque sea minoría, aunque todo el mundo lo señale con el dedo, aunque va a contra corriente, pero que en un momento determinado de la historia de estos procesos, la importancia que tiene cada uno que se para firme en sus convicciones

GR: Sí, sí, y tiene su costo, desgraciadamente tiene un costo en todo sentido, no sólo en lo económico en lo que pueda afectar, en sentirse un poco aislado, sino también está el costo humano que precisamente Delia lo sufrió muchísimo el sentirse aislado en la sociedad. Porque uno hacia adentro, por más que es fuerte, a uno le afecta, es así, los momentos de la lucha dura contra Botnia en Fray Bentos para ellos fue muy duro

 

MAB: Exacto, y además no faltaron los que trataron de utilizar el tema, y lo usaron, para confrontar a los pueblos, esta es una lucha entre argentinos y uruguayos

GR: Sí, bueno, eso yo creo que es la maldad más grande, intentar pueblo contra pueblo fue una maldad muy grande. Y desgraciadamente se dio de un lado y del otro, porque era muy difícil convencerlos a algunos, porque claro, brotaba la bronca, y el hombre a veces reacciona más por instintos, y de alguna manera también nosotros nos equivocamos y mucha gente ayudó a eso.
Pero había reacciones, ayer estábamos comiendo un asado con un grupo de amigos y salió el tema de las bromas que gestábamos que terminaban repercutiendo como que fuera una cosa seria. Nosotros decíamos que para nosotros era la lucha “almada”, la lucha del alma esto, y del otro lado decían, armada, armada, hacíamos los chistes, poníamos un caño plástico arriba de un auto viejo y lo pintábamos como que fuera un misil, y decían, mirá... Ahí está Gonzalo que lo conoció mucho a Alfredo Casella, era un humorista, un niño grande era Alfredo. ¿Te acordás que Alfredo había fabricado unas ondas gigantes, unas gomeras gigantes con unas horquetas, hacía como que se paraba atrás del puente y como que tiraba un gomerazo hacia el otro lado? Eran humoradas, y sirvió para que después cuando queríamos cruzar el puente nos recibieran 200 efectivos de fuerzas de choques.
Yo me acuerdo una vez que fuimos a Nueva Palmira tuvimos 7 requisas en el camino, hacernos bajar de los autos, controlarnos abajo de los autos

 

GA: ¿Pero quién podía controlar la alegría? La alegría es un arma subversiva impresionante, la broma, el espíritu de fiesta que le daba el pueblo de Gualeguaychú estar unido, era un arma invencible

GR: Nosotros siempre decíamos que había que marchar con humor, que era fundamental

 

GA: Claro, no excluye la firmeza, la reafirma

GR: Todo lo contrario, a mí me pareció una genialidad cuando los chicos planteaban la lucha "almada", porque realmente era una lucha desde el alma con muy pocos recursos y mucho de voluntad y firmeza en lo que estábamos haciendo.
Todo eso fijate en qué terminó, en el reconocimiento de Tabaré Vázquez que fue a pedirle ayuda al gobierno norteamericano, una barbaridad, eso realmente fue una barbaridad

 

MAB: Pero ha quedado marcado eso

GR: Sí, está bien, quedó marcado, ¿pero sabés qué pasa? Podemos decir lo que quieras, pero pasó y no tendría que haber pasado, eso es lo terrible

 

MAB: Exacto, sí señor

 

GA: Vos sabés una cosa, a veces, hay una frase de José Martí en un momento muy duro de la Cuba colonial que dijo, “hay veces que hasta los pueblos parecen perder el decoro, pero siempre queda un puñado de seres humanos que asumen sobre sus hombros el decoro de todo un pueblo". Y vos hablabas de los agrónomos valientes, y yo quiero recordar en ese entrañable pueblo entrerriano de Federal, donde se hace el festival de Chamamé, al negro Arangui, y a un puñado de ingenieros agrónomos a contrapelo de todo el agro negocio que quisieron hacer de la pequeña Municipalidad de Federal un relicto sagrado de patria, de agricultura orgánica y de una propuesta de un desarrollo correcto

GR: Sí, sí, bueno, eso de a poco es como que se viene dando en lugares donde, cada vez más se ven esos intentos, pero está costando mucho, mucho sacrificio porque es muy difícil financiarlo. Vuelvo a insistir, estos 3 años y medio en ese sentido económicamente, para ese tipo de desarrollo fue para atrás, no hubo acompañamiento, muy poco. Han tenido que salir de los sacrificios de algunos Municipios, algunas provincias que han puesto algo, pero los fondos no abundan en esta época, así que hay que valorarlo mucho a eso, mucho, mucho porque es con mucho sacrificio

 

GA: Pero yo le dije al Padre Zini una vez, el del grupo Imaguaré, que mientras haya un aire de chamamé bajo el cielo entrerriano, la trinchera de Arroyo Verde renace y va a renacer

GR: Sí, ayer estábamos hablando casualmente de eso, ese grupo de amigos que nos habíamos juntado a comer un asado, y recordábamos eso. Alguno dice, yo no me explico cómo entré en ese movimiento, cómo me metí, cómo de alguna manera me aquerencié, se me prendió en el alma. Y entonces decía, ¿vos volverías?
Y le digo, hoy no, así en frío no, pero el tema es la mística, vos cuando entrás en ese movimiento, había un libro de un muchacho que creo que era (...) de apellido, que escribió un librito chiquito que está muy bueno, porque él decía que esto era una parada contra la invasión de, él lo comparaba, lo terminaba comparando con la vuelta de Obligado, porque decía que era una parada contra un modelo de desarrollo, un avance de las empresas contaminantes hacia el sur. Y a mí, de todos los libritos que leí, ese fue el que más de alguna manera me gustó porque lo termina redondeando muy bien.
Bueno, todo ese movimiento tuvo y tiene una mística, porque lo tiene hasta el día de hoy, más allá de aciertos y errores que hemos cometido viéndolos a la distancia, en ese momento a veces eran, o no nos dimos cuenta o fueron inevitables, a veces fueron como se dice en el tenis, errores forzados, pero valió la pena y había que hacerlo, y hoy habría que volver a hacerlo, obviamente que habría que volver a hacerlo

 

MAB: Gustavo, nosotros tenemos que ir cerrando, están saludando los oyentes, Mauricio dice, "Buenos días, saludos a Gonzalo y a los invitados. Delia se enamoró de pueblo de Gualeguaychú, Delia en su lucha ambiental y en épocas difíciles cuando la instalación de UPM encontró, junto a los ambientalistas, la contención necesaria para seguir en pie. Estoy seguro de que cada marcha hacia el puente, el espíritu de Delia parte de su santuario en Arroyo Verde para acompañar la marcha. Está siempre en nuestra memoria, querida Delia.
En nuestra lucha, no sólo vencemos a UPM sino que vencemos también a los que quieren hacer pelear a nuestros pueblos"

GA: Y en ellos la pacha, y tanta gente entrañable que ya no está

GR: Sí, muchos personajes surgieron ahí en esa lucha, Gonzalo vos fuiste y sos de los que vienen permanentemente, los conociste a muchos de ellos, realmente personajes que fueron incluso hasta tomados por los canales de televisión como místicos. El loco del mate, Pérez, ¿te acordás? El personaje del mate gigante que le ponía ramitas y todo para llamar la atención y distraer todas estas cosas.
Pero bueno, todo gente valiosa que a la hora de pelear estaban ahí

GA: Era un símbolo ese mate gigante, un símbolo de identidad

GR: Exactamente

 

MAB: Bueno, Gustavo, te agradecemos muchísimo por haber participado en el programa, mandamos un saludo y un reconocimiento, el de siempre hacia ese pueblo

GR: Muchas gracias a ustedes por permitirme recordarla a Delia en este programa, desde ya que nosotros siempre vamos a estar muy agradecido a ella y más que merecido reconocimiento

 

MAB: Un abrazo grande, Gustavo

GA: Un abrazo

GR: Otro para ustedes, que sigan bien.

 

MAB: Para los que llegaron después, Gonzalo, esto que estamos escuchando es un trabajo que se hizo donde vos estuviste de protagonista

GA: Yo colaboré, "La procesadora de ilusiones", una canción irónica, una polca de los Arazá, cantando contra la procesadora de pasta de celulosa

 

HS: En esta versión no aparece la voz de Gonzalo porque está resumida la parte musical, a lo de Gonzalo lo tenemos acá, pero la hemos escuchado y podemos recrearla también, están muy buenas esas canciones.
Pero ya tenemos a Enrique Bianchi en línea desde Fray Bentos, en esta mañana nos decía Enrique que nos está siguiendo por Youtube también, por la transmisión en cámara

 

MAB: ¡Qué bueno! Estábamos mirando que en el libro "Palabras, hechos y papel" de Delia Villalba, la primera dedicatoria es "a mi familia, que me apoya con su amor y comprensión"

 

HS: Enrique, un gusto, bienvenido a Radio Centenario en esta mañana especial que estamos teniendo

Enrique Bianchi: ¿Qué tal, cómo les va? Un placer, un saludo grande a todos los integrantes de la mesa, a Gonzalo Abella, un querido y respetado amigo, con quien nos encontramos cada vez que viene acá por Fray Bentos.
Valorar, agradecer y destacar el homenaje que ustedes le están haciendo a mi madre, en este caso recordando parte de su vida y trayectoria, muchísimas gracias

 

HS: Es lo que corresponde, primero que nada, agradecemos ese reconocimiento, pero Enrique es una figura muy reconocida en los medios de comunicación, en la prensa como periodista desde su Fray Bentos, tuvimos la suerte de estar en el estudio, en su emisora, cuando fuimos a la audiencia, esto fue por el tema de la Ley de Riego, que se dio hace poco, y donde vos recibiste integrantes de la Comisión del Agua, que estuvieron en tu programa en la tarde, donde hay mucha comunicación con la gente, y desde ahí también llevás a la reflexión sobre estos temas con la gente, ¿no?

EB: Sin duda, valorar la visita de ustedes, por supuesto.
Destacar, me emocionó muchísimo también saber que hay un movimiento que lleva el nombre de Delia Villalba. Y somos enamorados de la Radio, ese mágico vínculo con ni sabés a quién está llegando, pero está llegando a mucha gente.
Y vos sabés que recordaba, ahora, tratando de repasar parte de la historia familiar, que cuando ocurría algún hecho particular mi madre se metía en su dormitorio, agarraba el teléfono y decía, voy a llamar a Radio Centenario, de esto se tienen que enterar.
Y vos sabés que, cada vez que iba a Montevideo también, la visita a Radio Centenario conmigo, con su familia, con sus nietos y nieta, era religioso ir a Radio Centenario

 

HS: Exactamente.
Gonzalo creo que no te dejamos saludarlo todavía a Enrique al aire

GA: Una inmensa alegría, Enrique. Delia hablaba con particular ternura, ya enferma, del cuidado que le habían brindado sus nietos adolescentes, lo hablaba con especial emoción, pero eso también habla de una cohesión familiar muy linda

EB: Sin duda, un abrazo Gonzalo, por supuesto que sí, la queremos. Yo no quiero hablar en pasado porque creo que sigue viviendo en cada uno de nosotros de quienes la quisimos entrañablemente.
Vos sabés que, vos dijiste fragilidad, yo estaba pensando cuando a mi madre la distinguen con la responsabilidad de ocupar aquel histórico cargo a la Vicepresidencia por Unidad Popular, en aquel momento Asamblea Popular, yo pensaba en su fragilidad, no era la típica política que se sube a un escenario y con voz medio ronca convoca a la población a votar por Unidad Popular, era muy frágil. Y por supuesto, salvando las distancias, me hacía acordar al Mahatma Gandhi, un hombre frágil, pero con una convicción, y además dando sus ideas a través de la paz, siempre a través de la paz, jamás nunca convocando a la violencia

 

GA: Y su profundo catolicismo, que era parte de su identidad y de su compromiso comunitario

EB: Pero además, Gonzalo, vos recordarás, ella ocupando cargos, o por lo menos aspirando a ocupar cargos de Unidad Popular, tuvo sus diferencias en el tema del aborto, y recuerdo que lo hablamos, y ella me dijo, son temas de principios, pero a mí me respetan, ella me dijo así, a mí me respetan en la discrepancia por legalizar el aborto. Cosas como esas me parece que hacen la cohesión de un movimiento político

 

GA: Sí, y que hacen a la Unidad Popular un reflejo de nuestro propio pueblo, con sus diferentes creencias, con sus diferentes opciones, pero centrados en un programa artiguista, que eso es lo que distinguía también a Delia, su fervor artiguista que era lo que nos hacía estar en comunión permanente

EB: Ustedes saben que yo lo escuchaba a Desiderio recordarla a mamá, y ella decía, en algún momento llegará quizás el reconocimiento a través de una plaza, algún reconocimiento en lo material, pero yo no quiero ser pesimista, pero que por ahora pierda las esperanzas porque ¿sabés qué? Y salvando las distancias, por supuesto, a José Artigas lo traicionaron y lo siguen traicionando.
Entonces, esperar reconocimientos por tu legado, es difícil en este país, en esta América lamentablemente y por hoy

 

HS: Enrique, lejos de una victimización, pero para dar también idea del temple de Delia, es bueno repasar contigo, eso que le tocó enfrentar, que lo conversábamos cuando estuvimos contigo hace algunas semanas, de ese momento más duro donde Delia mostró su valía, cuando todo su pueblo, sus amigos o la mayoría de ellos, la enfrentaron en su postura de cuestionar UPM. Hay que ubicarse en esa realidad en Fray Bentos donde vos creciste, donde desarrollaste tantos afectos y que te enfrenta esa situación ¿no? Le tocó enfrentar momentos muy duros...

EB: Fijate, yo te contaba justamente algunas anécdotas de amigos entrañables. Bueno, amigos, es decir, uno valora ahí quizás la amistad, cuando se cruzan de vereda para no saludarte o dejan de visitar tu casa, uno valora que nunca fueron amigos en definitiva. Pero bueno, son anécdotas.
Pero claro, hay que redimensionar esa situación en un Fray Bentos, y yo siempre digo, mi madre podía, y tampoco, mirá que acá no se trata de victimizar ni nada porque ella lo hacía con mucha convicción, pero podía haberse quedado jubilada, profesora, cómodamente, le gustaba viajar, quedarse a tejer, a bordar y a leer en su casa, y sin embargo optó por este compromiso, con todas las consecuencias que esto le acarreó en su vida, y enfrentar en una ciudad muy pequeña como Fray Bentos, y muy particular como Fray Bentos, esta lucha. Pero yo sé que no tengo mucho tiempo

 

HS: Tenemos tiempo, pero además me importa anotar en ese aspecto que la historia se fue dando vuelta y comenzaron poco a poco, yo sé que no quizá en la velocidad y la cantidad que todos quisiéramos, pero empezaron a darle la razón a Delia también

EB: Vos sabés que no sé, la perspectiva, el tiempo es lo que hará su obra, yo no sé hasta el momento. Mirá, yo te lo contaba también cuando estuvimos acá en Fray Bentos, en vuestra visita, acá hay gente que dimensiona el crecimiento de la ciudad porque se puso una tienda grande, o porque una gran superficie abrió una sucursal. Entonces, ya partimos de un arranque distinto, si dimensionás el crecimiento de un ciudad porque una gran sucursal de tienda o de supermercado abrió sus puertas en Fray Bentos, estamos en problemas ¿no?

 

MAB: Sí, claro

EB: Vos sabés que yo, desde que me llamaron de Radio Centenario convocándome a esta linda charla, estaba pensando qué decir, vos sabés que se me venían a la cabeza un montón de cosas; pero si ustedes me permiten, porque yo creo que refleja lo que era mi madre, una carta que le deja, es cortito, una carta que le deja a mi hija Noelia cuando iba a cumplir 15 años.
Entonces viste que la tradición de los 15 años para una jovencita, una adolescente, tiene mucha importancia. La abuela tenía mucha llegada con su nieta, con Noelia que es nuestra hija más pequeña, iba a cumplir los 15 entonces con mi señora le dijimos, mamá, se vienen los 15 de Noelia, queremos que le grabes algo o le digas algo, algún mensaje. Y vos sabés que ya con la debilidad de la enfermedad perra y cruel que la atacó, logró escribir, que mi hija atesora como una de las 7 maravillas del mundo esta carta, y me la prestó ahora, so pena de que se la cuide, pero yo quería leerla porque me parece que acá está reflejado un montón de aspectos de la vida de mi madre, en esta carta a su nieta.
Dice así, si ustedes me permiten la leo, "Querida Noelia, llegaron los 15 años, deseo que en tu vida desarrolles los preciosos valores que tienes de ternura, entrega, responsabilidad y compasión. Sé libre, auténtica y honesta, y sueña mucho, nunca pierdas la facultad de soñar. Sé fuerte pero no invencible, después de todo, Noelia, tú lo sabés mejor que yo, la fuerza nos viene de nuestro máximo Jesús, o amado Jesús.
Ama a tus padres que ellos se desviven por ti. Nunca sientas odios, ni rencores, porque ensucian el alma. El que te agrede y quiera ofender, déjalo con sus miserias. Sé siempre alegre, y cuando estés triste, llora, llora, eso te ayuda a recomponer.
A partir de ahora eres una mujercita, pasas de niña a adolescente y joven. ¡Uff, cuánta cosa, Noelia! Vive, disfruta, deja tu huella en el mundo.
Noelia te amo entrañablemente, disfruta la vida que es hermosa".
Esta es la carta, la última carta que le deja mi madre a mi hija, su nieta, entrañable amor, y guía para mi hija, guía que está extrañando muchísimo en este momento. Pero esta carta yo creo que refleja la personalidad de mi madre

 

MAB: Sin duda, nosotros fuimos testigo de cuánto ella estaba pendiente de lo que pensaban y sentían, y las que tenían que pasar los hijos y los nietos, ella nos contaba muchas veces

HS: La acompañaron en distintas actividades

 

MAB: Ella sabía, todos saben que los hijos quieren que los padres se cuiden, que estén lo mejor posible, que no se expongan, ella lo sabía, pero ella les explicaba, era muy consciente de eso

EB: Hay una anécdota, acá vienen ambientalistas de Gualeguaychú en el momento quizás, uno de los momentos más difíciles, a debatir con gente de acá de Fray Bentos, y a la salida de la radio la agrede un grupo de vecinos de acá de Fray Bentos, la agreden con huevos, le tiran huevos.
En ese momento está mi hija justamente Noelia viendo toda la escena, te podés imaginar, que a su abuela la están agrediendo con huevos, y hubo insultos, apretujones y demás. Al rato o a la noche va a un almacén de barrio y estaban conversando del hecho, y llega mi hija, su nieta, llega y estaban hablando del tema, y ella tímidamente, pero levantó la voz y dice, esa señora es mi abuela.
A tal extremo en una ciudad pequeña como Fray Bentos, te podés imaginar cómo repercutía todo ese accionar de mamá en la familia. Fue difícil, sin duda, pero para ella principalmente

 

MAB: Pero por eso hay que destacarlo también y nosotros lo queremos reconocer, el respeto con que ustedes la trataron a ella siempre, y respetaron su opción de vivir la vida como la vivió, y también en lo que tiene que ver con nosotros, la Radio, que la llamábamos cuando estaba en campaña y de repente era el momento más inadecuado

EB: Ustedes la mimaron, perdón, ustedes la mimaron muchísimo y yo por eso valoro esa actitud de Radio Centenario. Y los amigos entrañables que allí tenía y tiene por supuesto

 

MAB: ¡Cómo no!
Pero hay que reconocerlo eso porque también me parece que es algo que la gente tiene que tenerlo como guía.
Y también a tu hermana, que me acuerdo que pasó por acá por la radio una tarde temprano, a decirnos lo grave que estaba Delia, como a decirnos, bueno, prepárense, que nosotros también lo valoramos muchísimo, que haya venido sólo a eso, a decirnos que es un momento bravo. Así que a toda la familia destacamos en este recuerdo a Delia

EB: Sí, sí, muchísimas gracias, lo atesoramos muchísimo, lo guardamos en un rincón de nuestros corazones, el saludo, ese recuerdo.
He escuchado además amigos entrañables de Gualeguaychú, por ejemplo, recordarla a mamá con mucho cariño y mucho respeto. Y bueno, valorar y agradecer eternamente este homenaje en este 12 de octubre, recordar esas mesas largas donde nos reuníamos la familia, le dábamos un beso, un abrazo con mucho cuidado porque era muy frágil, entonces, ese abrazo era con mucho cariño pero al mismo tiempo con mucho cuidado.
Por eso rescato lo que vos decías también, la cuidamos sí, en la medida de nuestras posibilidades la cuidamos, pero la dejamos actuar, y ese es el amor, me parece, cuidarlo pero dejarlo actuar. Es como un hijo, en este caso era una madre, pero al hijo lo querés entrañablemente, pero lo dejás actuar, lo dejás volar

 

HS: Enrique, te agradecemos estos minutos a cuenta de seguir conversando contigo, que nos ayudes también a conocer la realidad de aquellos pagos, donde recordemos, estás en Radio Rincón, en 1510 AM, recordanos los días y horario que estás, para la gente que quiera escucharte

 

EB: Estábamos, porque ahora estoy haciendo un pequeño alto, de lunes a viernes de 13:30 a 17 horas, con un compañero también.
¿Sabés lo que tratamos de hacer? En la medida de nuestra modestia y nuestro punto de vista, hacer pensar a la gente, de eso se trata nada más

 

HS: Exactamente, y acá quedamos con la presencia de Delia, cuando uno sienta un poco que afloja o que la realidad está dura, traerla al presente de los desafíos que tenemos, no hay mejor empuje que ese, que tener presente ese ejemplo de Delia. Te agradecemos este rato que nos diste para conversar esta mañana. Un abrazo a vos y a toda la familia

EB: Querido, muchísimas gracias, retribuimos ese cariño entrañable a ustedes, en cualquier momento y cuando andemos por Montevideo vamos a ir a visitarlos y darles un abrazo, y el agradecimiento personal

 

MAB: ¡Te esperamos!

EB: A Gonzalo Abella, la mejor de las suertes electorales, a Unidad Popular la mejor de las suertes electorales, sabiendo que no es fácil, este país no es fácil, pero bueno.
Yo termino con esta frase, por más que me dijeran que el mundo mañana termina, hoy plantaría un manzano

GA: Un abrazo enorme

 

MAB: Muy bueno, un abrazo.
Bueno, nos han preguntado por el  libro al que hacemos referencia, "Palabras, hechos y papel" de Delia Villalba, editado por Tupí Nambá, que hay ejemplares todavía acá en la Radio para el que lo quiera tener, es un compendio apretado de muchas publicaciones sobre el tema. Tiene gran valor, porque además uno se pone a leer lo que se escribía en 1993 y la forma en que lo planteaba Delia en 1994, y sirve muchísimo hoy, para entenderlo hoy.
Del libro todavía hay algunos ejemplares acá.
Y leer la dedicatoria que ella hace del libro en la primera página. "A mi familia que me apoya con su amor y comprensión. A CX36 Radio Centenario por su acción imprescindible en la difusión de la verdad. Al noble pueblo de Gualeguaychú, ejemplo de amor a la vida. A todas las personas que me brindan cariño, respeto y a las que comparten mi lucha", que creo que la pinta a ella también esto ¿no?

GA: Sí, sí

 

MAB: Y lo que decía ahora uno de sus hijos es tal cual, todos sentían la necesidad de cuidarla a Delia, todos los compañeros querían cuidarla y la cuidaban.
Tenemos una palabra también de recuerdo para la compañera Dra. Cristina Nestié de San Bautista, una compañera que estuvo de gira con Delia en Canelones hace unos años y que iba con una especie de de bolsito en el que llevaba un termo, lo que tenía que tomar Delia, ella como doctora, chocolate caliente acá y no sé qué otra cosa llevaba en el otro termo, y un paquete de galletas de no sé qué, todo era como que iba cuidando a Delia paso a paso.
Son esos compañeros que de repente no son tan conocidos y sin embargo cruciales.
Gonzalo, nosotros vamos a ir redondeando ya en esto...

GA: Sí, mirá, dos cosas nomás de reflexión. Una de las cosas que nos enseñó Delia es que en ciertos aspectos a la prensa grande no se le puede creer ni un tantito así, a raíz de la experiencia, de las calumnias que sufrió ella, de las mentiras que se dijeron. Cuando las encuestas nos daban a la Unidad Popular un 2% muchos dijeron, vas a ver que cuando lleguen más cerca las elecciones nos van a bajar a un 1 o menos. O sea, fue una predicción absolutamente lógica de entender cómo se manipula la opinión pública y cómo las encuestas dicen siempre una verdad a medias. No se arriesgan demasiado pero juegan también, levantan a ciertas unipersonales que no van a salir para nada y tratan de tirar para abajo a la Unidad Popular.
Pero yo creo que, en ese sentido, el mejor homenaje a Delia es participar en el acto de cierre del próximo viernes de Unidad Popular.
Decía Gustavo López en broma que parece que hay un requisito no dicho para ser vicepresidente de la Unidad Popular que es cumplir el 12 de octubre, porque fue Delia y es él.
Pero de todos modos, en el día del cumpleaños de Delia, exhortamos a todos los compañeros de todos los grupos que integran la UP, a todos los que somos independientes, también por ella estar el viernes en el acto de cierre de la Unidad Popular.

 

MAB: Es el acto de cierre, que no quiere decir que se termina la campaña ahí, va a haber mucho trabajo después, pero es un acto importante, y de acá al viernes hay que trabajar invitando gente sobre todo ¿no?

GA: Si nos invisibilizan deliberadamente, ¡vamos a hacernos visibles!

 

MAB: ¡Exacto!

GA: Mirá, cuando nos fue mal en las Internas, nuestra respuesta extraordinaria fue la Convención, porque nos dormimos en los laureles en las Internas pero respondimos con una Convención.
Bueno, ahora, frente a la invisibilización y la tergiversación de datos estadísticos que se están haciendo, nuestra respuesta es el acto de cierre

 

MAB: Exactamente.
Leo algunos mensajes de los oyentes. "Una altura en la lucha, una dignidad para sobrellevarla, una enseñanza actual, gracias" -dice Cristina, hablando de Delia.
El Pica dice, "Buen día, quiero saludar lo que hace la Radio, en primer lugar el homenaje que se le hace a Delia Villalba por su lucha incansable por el medio ambiente y además por la no entrega de soberanía de los pueblos, la confraternización de los pueblos, no sólo argentinos y uruguayos. La supimos votar en la Asamblea Popular cuando era candidata. Abrazo a todos allí a los de la Radio por el merecido homenaje".
"Hola compañeros, los estoy viendo desde Estocolmo, Suecia por Youtube. Aprovechado que está Gonzalo Abella en los estudios, al que siempre intento escuchar en las tardes, veo sus entrevistas y mensajes en Youtube, con tantos conocimientos de historia y la realidad del Uruguay. Un saludo y abrazo solidario desde acá de Peter Rodríguez"

GA: Un abrazo, Peter

 

MAB: Mauro dice, "¡Grande Delia Villalba, primera candidata mujer! Qué emoción esa carta a su nieta, por favor, me hizo llorar mucho".
Y Mauricio dice, "Prometo no molestar más, la carta de Delia a su hija describe a la perfección quién era Delia para los jóvenes de nuestra organización que nunca la conocieron. Sólo eso, abrazo".
Nunca molesta Mauricio.
Y Carlos Amir manda este mensaje...

Carlos Amir: En esta emotiva ocasión de quien en vida fuera Delia Villalba y en este sentido y emotivo homenaje que le están brindando quisiera adherir al mismo y escuchando emocionadamente las palabras de su hijo quien la recordaba, esa carta a su nieta. También es momento en que los uruguayos vivimos emotivamente la aparición de los restos de Eduardo Bleier y la evocación también de esta vida tan llena de dignidad y de convicciones. Un judío comunista que no quería que su hija mayor, Irene, fuese a Israel. Y después que la misma quería retornar de Israel, hablando con el padre, el mismo le decía. Y no quería que fuera porque era un comunista con fuertes convicciones antisionistas.
La hija fue a ahí, se afilió al Partido Comunista de Israel. El nieto se negó, cuando por la milicia obligatoria, a ir a prestar el servicio obligatorio en las tierras ocupadas. Cuánto mensaje de dignidad, esa dignidad que se lleva en el cuero y no se lleva a pasear a la feria con alabanceros ni con alharacas como tanto nos tienen acostumbrados varios hombres de paja que dirigen nuestros destinos nacionales. Cuánta evocación de la dignidad.
Aquel "porque no hay salvación si no es con todos" de Patxi Andión, me gustaría que pudiéramos escuchar "Elegía" de Miguel Hernández, otra gran dignidad humana, recordando que cuando restos mortales evocamos, vidas con mucha dignidad y ejemplo. "Elegía", Miguel Hernández, Joan Manuel Serrat.

 

MAB: Bueno, mensajes todos muy valiosos

HS: Gonzalo, no sé si querías decir algo en el cierre, para escuchar un poquito más de Delia en ese momento en que fue proclamada candidata a la Vicepresidencia. Esto fue en el año 2009, porque ahora está de moda todo el tema de las fórmulas paritarias, bueno, la Asamblea Popular la planteaba, y nos parece muy importante recrear además para los que no lo escucharon temprano. Por supuesto que esto se va a estar difundiendo, el lunes seguramente se va a estar enviando todo este programa especial.
Gonzalo, pero para liberarte porque además hoy vas a seguir con actividades...

GA: Sí, claro, esto no para, también por Delia y por los que van con nosotros siempre.
Para mí Delia es un ejemplo extraordinario de cómo a veces un cuerpo, un envase físico ya herido por la enfermedad, seguía con un coraje extraordinario. La Delia valiente de Gualeguaychú, la Delia querida en Gualeguaychú, no la puedo dejar de asociar con la Delia enferma en el cuerpo y con esa fuerza de alma que seguía peleando, seguía hablando por la 36 y seguía recibiéndonos con la misma alegría en su casa, hablando con pasión de futuro y con la misma pasión de su familia.
Así que bueno, un abrazo y sé que hemos compartido todos un momento importante

 

MAB: Sí, gracias Gonzalo

HS: Nos quedamos escuchando un poquito más de Delia y luego venimos para cerrar

DV: ...de la fuerza que hoy gobierna, nos fuimos con mucho dolor pero al mismo tiempo con mucho convencimiento. Y parece mentira que hoy, a 9 días de las elecciones del 25 de octubre, estemos así, con esta fuerza, con este convencimiento, con esta energía. Y sobre todo, con esta dignidad, con esta vergüenza.
Con este convencimiento de ser uruguayos y buenos uruguayos.
Yo les voy a decir por qué pasa esto, cuando nos fuimos nos llevamos con nosotros el ideario, los principios y el espíritu de Artigas. Nos llevamos también los proyectos de la mayoría de los uruguayos, nos llevamos también con nosotros las ilusiones y las esperanzas. Y nos llevamos también la manera de hacer que los uruguayos que hoy están viviendo mal y que todos los problemas de Uruguay se puedan ir solucionando.
Por un mejor Uruguay, por un Uruguay en el que podamos vivir con dignidad y con decoro. Por eso estamos hoy con la fuerza que hoy estamos demostrando, mientras en algún partido político, ese que hoy está gobernando, carece de propuestas y sólo están luchando, sólo están proponiendo los cargos. En fin, están dividiéndose la torta, como se decía en otro tiempo.
En cambio nosotros no estamos luchando ni estamos proponiendo cosas para el futuro tratando de solucionar intereses personales, estamos luchando por los intereses de un colectivo, por los intereses de un país. Por eso es que hoy tenemos la fuerza y el convencimiento que estamos demostrando.
Nosotros estamos con los intereses de los jubilados para que, a pesar de que un presidente el 1º de marzo del 2005 dijo "para que ser jubilado y viejo no sea una condena"; sin embargo hoy ser jubilado y ser viejo resulta una condena.
Nosotros estamos tratando de defender y comprometiéndonos con los intereses de esos jubilados. Pero a la vez estamos tratando de comprometernos con los intereses de los niños, de los que muchas veces están desnutridos. Por los intereses de los niños que no tienen oportunidades, que nacen en un lugar, a veces ni siquiera tienen un lugar donde nacer, nacen bajo chapas, bajo cartones o bajo el cielo y nada más.
Nosotros estamos tratando de comprometernos, de defender los intereses de esos niños, que no sólo son el futuro, son el presente que nos debe preocupar.
Estamos coincidiendo con los intereses y las preocupaciones del hombre y la mujer de campo, con los intereses de los jóvenes, tratando de que no sigan en la desorientación, que no sigan siendo presa fácil de la pasta base y del alcoholismo. Para que tengan un futuro, para que tengan un proyecto.
Estamos coincidiendo con los intereses y las preocupaciones de los discapacitados, para que puedan vivir una vida digna, decorosa, en donde se les solucione los problemas económicos, sociales y de salud.
Estamos defendiendo nuestros recursos naturales. ¿Por qué? Porque somos ambientalistas fundamentalistas como nos dicen a veces no, porque estamos tratando de defender la base de nuestra riqueza que es la tierra, el agua, el aire. Para que nuestros nietos, para que nuestros bisnietos dentro de unos años puedan tener alimento, puedan tener agua para beber y puedan tener aire para respirar.
Ustedes se dan cuenta que todos estos son propósitos muy nobles, propósitos que nos hablan de la defensa de la vida. En cierto modo son los principios de la Asamblea Popular.
Por eso es que yo les digo siempre que ya tenemos el éxito, que ya tenemos el triunfo, el triunfo es nuestra dignidad.
Somos el partido de la dignidad, por eso en todo el país, en todo el Uruguay, la Asamblea Popular es respetada, por su coherencia, por su responsabilidad, por sus propuestas, por su seriedad

 

HS: Queríamos decir que en este homenaje a Delia Villalba, también estaba previsto hablar con Jorge Campañá de la Asamblea Ambiental Ciudadana de Gualeguaychú y Óscar Vergas que lo teníamos marcado, él no había confirmado, pero si Jorge nos está escuchando le decimos que intentamos varias veces comunicarnos

 

MAB: Sí, desde las 10:30.
Daniel dice que conoció a Delia cuando fue a La Sala de Las Piedras, "del todo amable ella" -dice Daniel.
Bueno, anduvo por todos lados Delia, por todo el país.

 

JLV: La Radio hoy tuvo un programa especialísimo, comenzó desde muy temprano aquí en la mañana con Hernán Salina, con María de los Ángeles Balparda y con el maestro y candidato de la Unidad Popular Gonzalo Abella que estuvieron haciendo un homenaje en nombre de la Radio a Delia Villalba porque se cumplía un año más de su nacimiento.
Hablamos con muchísimos compañeros y amigos de muchos años de la vecina orilla, de Gualeguaychú particularmente y nos faltaron algunas personas para conversar con ellos. Uno de ellos fue Jorge Campañá que quedó y ahora lo tenemos en línea.
Jorge, muy buenos días, bienvenido a los micrófonos de la Centenario...

Jorge Campañá: Hola, muy buenos días.
Bueno, lamento no haber estado en el horario junto con Gustavo y Oscar porque hubiera estado mejor complementado y todo pero tuve un inconveniente de urgencia. Para colmo el sábado pasado los vi a todos por Youtube así que la vi a Ángeles, a todos, un abrazo y un saludo muy grande para todos

 

JLV: Bueno, Jorge, no importa el horario esto es toda una unidad que tenemos con los compañeros de Mañanas de Radio y cuando sigue La Joven Guardia también. Así que es un placer recibirte ahora.
Y bueno, hemos estado escuchando hermosas y justas palabras para el recuerdo de nuestra querida y entrañable Delia Villalba, queremos escucharte a vos también, los recuerdos y de paso agradecerte también porque gracias a vos hemos tenido la posibilidad de hablar con muchos de estos amigos que vos nombrabas y otra cantidad

JC: Sí, mirá, un montón de gente, medio Gualeguaychú tendría que hablar de Delia, no alcanzarían varios programas, pero fue algo increíble, una pequeña gran mujer dije yo. Y ahí la escuchaba a Ángeles hoy cuando hablaba de ese señor que decía que cuando la vio a entrar a Delia, esa señora chiquita y nosotros lo vivimos.
Recuerdo cuando allá por 2013 que era delicado todavía pasar para el Uruguay, después les voy a contar algo, cuando dimos esa charla con Delia que nos presentó Pablo Antoria con Gustavo López, Víctor Rebosio y yo en la fonoplatea Nocetti, y también la ovación que fue cuando entró delia, una gran luchadora a la que conocemos desde un montón de años. Una de las que nos abrió los ojos por allá por el año 99 cuando se empezaron los movimientos asamblearios, el medio ambiente y aquella famosa lucha de Transpapel en la que triunfaron y no se instaló.
Lamentablemente después la causa nacional fue la de los medios, los políticos y todos en contra de los pueblos que luchaban por el medio ambiente

 

JLV: Sí, Jorge, a Delia la recordamos permanentemente, durante todo el año porque la lucha ha continuado, hay un objetivo que parece tener las multinacionales en complicidad con este tipo de gobiernos, de que tienen objetivos de muchas plantas de celulosa para nuestro territorio. Y era una de las cosas que decía Delia, cuando empezó Delia decía, esto es el inicio de un plan que comenzó hace mucho tiempo atrás cuando empezaron a plantar los primeros eucaliptus pero esto es el inicio. Y ese es otro acierto que decía Delia de esto que estamos viviendo hoy

JC: Sí, totalmente. No te olvides que la lucha allá en la otra orilla empezó allá por el año 96, cuando crean el MOVITDES (Movimiento por la Vida, el Trabajo y un Desarrollo Sustentable) en toda esa historia. Y era sabido.
Pero por ahí la gente, el que escucha, lo que no entiende es, no sólo la instalación de estas pasteras, sino la dimensión. En Europa no tienen ni una sola pastera que sea de las dimensiones que hay acá, y eso es lo grave. Ellos tienen a lo sumo creo que eran 700 mil toneladas y acá son todas de arriba del millón y medio, es algo increíble para un río manso como es el río Uruguay. Por ahí se ve que se está tomando consciencia, pero están cada vez más fuertes ellos y los gobiernos son los que las ayudan y cómplices, por eso es que pelearon tanto contra nosotros.
Vos fijate que nuestra lucha empezó en el 2003 y recién 10 años después pudimos llegar a allá gracias a ustedes, gracias a ese encuentro que hicimos.
Pero por ahí, la anécdota que quería contarles hoy, es que fuimos perseguidos por los Servicios de Inteligencia esa noche. Cuando nos lleva Pablo Antoria por la Rambla, íbamos en mi auto, manejaba Rebosio y tuvimos que voltear en "U" en la Rambla porque íbamos seguidos por un auto de los Servicios de Inteligencia. Y nos gritaron de todo, nos pudimos esconder y pasar ahí hasta la noche, al otro día nos volvimos juntos con Delia Villalba que la dejamos en Fray Bentos y yo seguí a Gualeguaychú.
10 años después de la lucha, cuando empezó el primer cruce al Uruguay por la instalación de estas pasteras que queríamos saber, pasó eso, ¿no es cierto? Y fue una anécdota que quería decirla porque hasta dónde llegaba, como fue el suceso de Plaza Independencia, totalmente preparado, nos garantizaron que íbamos a poder charlar con la gente, hablar con todos los que tuvieran dudas y todo y nos esperaron para masacrarnos. Había autos del gobierno, desde Cultura de Montevideo que no recuerdo el nombre, "el colorado" creo que le decían, que pasaban permanentemente con móviles arengando a la gente. Y no mataron a las personas que estuvieron fundamentalmente gracias a ustedes.
Porque no sé si dijo Gustavo, fue protegido en la 36, sino lo masacraban en la calle. Totalmente preparado y zona liberada por el gobierno. Cuando nos habían garantizado que la Asamblea del Pueblo y nosotros podíamos llegar tranquilamente.
Por eso tenemos tantos recuerdos y ahora que los veo en los estudios del cariño y el amor que tuvieron ustedes con nosotros y la protección que hicieron para nuestros compañeros

 

Lorena Jesús: Una consulta antes de finalizar, porque viste cómo es el tema del tiempo acá en el programa es tirano

JC: No, totalmente, la culpa es mía

 

LJ: No, no, para nada.
Más que nada quería hacer referencia a esto, hoy en día cuando vemos que varias personas utilizan la figura de Delia Villalba sacándose cartel en cuanto a amistad o de lucha, en realidad viene más por el lado oportunista de sacar una tajada, ¿qué sería para vos lo que representa en sí la figura de delia Villalba, no solamente para el Uruguay en sí sino para el Río de la Plata en cuanto a la lucha en contra de este tipo de emprendimientos de multinacionales y en todo? ¿Qué transmitirías tú como mensaje para la audiencia que nos está escuchando en este momento?

JC: Yo creo que lo de Delia, más allá de lo puntual del tema ambiental, va para todo. Representa lo que es luchar por sus pensamientos, por sus ideas, la tozudez de llevarla adelante. No se olviden que estaban solos ellos, ella, Julia, el marido, gente sola peleando y viendo lo que iba  a pasar y eso es único. Ojalá las generaciones venideras tengan algo de lo que tuvo Delia, hay un montón de gente acá que luchó, que peleó, que clarificó como me acuerdo del homenaje en la Nocetti que le hicimos a Ricardo Cayssials, el grado 5.
Lo mismo de Galeano, que si la naturaleza fuera banco ya la habrían salvado y un montón de cosas.
Pero Delia resume todo eso, resume de lo político, la pelea, el no entregarse. A pesar de su edad, de su enfermedad, la lucha. Es un ejemplo, ojalá nosotros le lleguemos a los talones a ella y hubiéramos logrado muchísimo más. Por ahí el tema es que cómo se planteó la lucha en el Uruguay es cómo no pudieron tener en cuenta los pensamientos de estos libertarios ¿no? Acá fue una contra total, la causa nacional no fue nuestra sino fue del Uruguay pero una causa nacional en favor de las multinacionales. Y fueron todos, acá no nos podemos hacer los distraídos, yo creo que el único medio allá en Montevideo, que tampoco la pasaron bien, fueron ustedes. Después, de los partidos políticos, el 99,99% de sus integrantes jugaron para la multinacional.
Y lo van a ver en el futuro, no se pueden cambiar 300 puestos de trabajo por el futuro del Uruguay.
Lo mismo cuando decían de nosotros que acá no se instalaron por las coimas y mentira, no se instalaron porque había un movimiento ambiental muy fuerte que no permitimos en aquellos años 90 la instalación de Paraná, de las represas y todo eso. Busti con nosotros en Gualeguaychú no iba a cruzar tampoco.
O sea, usaron todos esos elementos para fortalecer la contra de la (...) Y Delia lo luchó contra todo, muchos la escucharon y hoy creo que la están escuchando muchos más. Y eso es lo importante del legado de Delia y toda su lucha.
Uno se emociona, por ahí a uno se le entrecorta la voz pero esa chiquita que tanto peleó tendría que ser un gran ejemplo para el Uruguay y para nosotros. Es amor, es amor lo que a uno lo une

 

JLV: Muy bien.
Jorge, te agradecemos muchísimo, te mandamos un abrazo a la distancia y la lucha sigue, porque las multinacionales siguen teniendo esos privilegios aquí, en América Latina en forma importante y la lucha sigue o sea que el ejemplo de Delia seguirá de parte de ustedes y de nosotros también. Así que un abrazo para vos y para toda la gente en Gualeguaychú, nos seguimos encontrando cuando la lucha nos convoque

JC: Bueno, muchísimas gracias, y sí, no se olviden, estamos hablando de que se vienen en total como 6 millones de toneladas de pasta de celulosa, va a ser el desastre y la muerte de nuestro río Uruguay.
Muchísimas gracias, un abrazo grande a Sandra y toda la gente que estuvo en todos estos años en la 36, y un saludo muy grande para los familiares de Delia y de todos los luchadores ambientales de ustedes. Muchas gracias

 

JLV: Muchísimas gracias, un abrazo.
Estaban escuchando a Jorge Campañá de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú que nos había quedado conversar con él del programa anterior, de Mañanas de Radio que estuvieron homenajeando a Delia Villalba en un año más de su nacimiento.
Jorge Campañá es parte de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú que trabajó durísimo y sigue trabajando por el medio ambiente en aquella parte, del otro lado del río Uruguay.