“EN URUGUAY EL TÉRMINO DE SOCIALDEMOCRACIA ES BATLLISTA, ES EL BATLLISMO”
Entrevista a José Pablo Franzini Batlle (Movimiento Avanza País), 28 de noviembre de 2019.

José Pablo Franzini Batlle, compartió el jueves 28 de noviembre ‘Mañanas de Radio’ en CX36. Bisnieto de José Batlle y Ordóñez, sobrino de Jorge Batlle y líder del movimiento Avanza País, Franzini Batlle de 52 años, con “educación terciaria orientación Ciencias Económicas; diplomado en Comunicación Corporativa en Chile, dirigente deportivo por  diez años, militante político siempre, padre y esposo feliz” –según se autodefine- habló de la decisión de Pablo Mieres (Partido Independiente, PI) de romper la alianza con su sector, que provocó una carta abierta de Avanza País en la que acusa a Mieres de faltar a la verdad y piden que aquel reconozca los casi 5.000 votos que aportaron para que el PI mantenga una banca en Diputados. Además Franzini Batlle se ubicó políticamente: “somos batllistas, liberales y progresistas”, dijo; explicó su alejamiento del Partido Colorado y reivindicó que “en Uruguay el término de socialdemocracia es batllista, es el batllismo. Porque lo destacable del batllismo es que operó cambios sociales sin lucha social. Acá hubo conquistas sociales y no se derramó una gota de sangre”, señaló. Transcribimos esta nota que Usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/josepablofranzinibatllemovavanza

 

Hernán Salina: Estamos recibiendo en la entrevista central de este jueves a José Pablo Franzini Batlle, de Avanza País, mientras el Uruguay está esperando que en unas horas se confirme formalmente quién será el nuevo presidente, que será Luis Lacalle Pou.
Nos gusta ir abriendo las visiones de la situación política, ir sumando visiones de la situación política general del país, de las trayectorias políticas, los caminos que se han recorrido. Con ese espíritu también estamos recibiendo con mucho gusto, agradeciéndole que esté esta mañana con nosotros a Franzini Batlle.
Bienvenido a Radio Centenario.

José Pablo Franzini Batlle: Bueno, muchísimas gracias, les agradezco a ustedes la oportunidad, a los medios siempre hay que ir, es una oportunidad de poder charlar con la audiencia de ustedes.

 

HS: Por supuesto, ya los apellidos van dando datos a la audiencia, ya están acostumbrados a que a enseguida aparezca la referencia porque estamos hablando en este caso de un bisnieto de José Batlle y Ordóñez y sobrino de Jorge Batlle.

JPFB: Sí, mire, yo, como siempre digo, sin ningún mérito, uno no elige nacer y menos elige dónde nacer.
Yo estoy orgulloso del lugar donde nací pero realmente siempre ha sido como una especie de "ya me recuperé" del helado en la frente, porque ser el bisnieto de una persona de ese peso, es impresionante.
Entonces, a uno muchas veces le hacen méritos por el hecho de nacer, méritos que no tiene y deméritos que tampoco tiene. Entonces siempre hay que tratar de equilibrar eso, pero a veces si uno no es medio de carácter decidido, es difícil llevarlo, es difícil llevarlo.
Por eso, uno de los motivos en el apoyo personal que le hemos hecho a Lacalle Pou, una de las cosas es esa, no es fácil lidiar con eso y con los estereotipos que se tienen en Uruguay que están haciendo daño además.

 

María de los Ángeles Balparda: Y en su caso le tocó además Franzini.

JPFB: Y en mi caso me tocó Franzini, yo nací en un país donde un inmigrante de Italia se podía ennoviar y casar con una nieta del Presidente más importante que tuvo el Uruguay. Mi bisabuelo Giuseppe Franzini era albañil, y así vino en 1870 cuando todavía Italia no estaba unificada, cuando todavía Italia no era país.
Y bueno, esa es nuestra historia y esa es la historia de todos los uruguayos, y esa es la que no podemos perder.

 

HS: Por supuesto toda esa historia lo marcó en una identidad política desde niño me imagino.

JPFB: Por supuesto, por supuesto.
Y por defender esa identidad política es que hemos hecho todo el camino que hemos hecho.
Nosotros somos batllistas, somos liberales, somos progresistas, somos republicanos. Socialdemócratas también, yo el término socialdemócrata en Uruguay lo tengo un poco...
A ver, en Uruguay el término de socialdemocracia es batllista, es el batllismo. Porque lo destacable del batllismo frente a todo lo que hay en el mundo es que el batllismo operó cambios sociales sin lucha social. Los cambios vinieron desde las elites, no vinieron desde abajo, no vinieron desde la lucha social. Acá hubo conquistas sociales y no se derramó una gota de sangre.
Con las mujeres, con los derechos de las minorías en el caso de las mujeres lo mismo. Hubo un incentivo desde el gobierno para que esos cambios se produjeran y esos derechos se reconocieran, que fue lo mismo que pasó ahora, es la historia del Uruguay. Con eso no quiere decir que no haya habido militancia, que no haya habido luchas, por supuesto que las hubo, pero fue desde el gobierno.
Desde el gobierno se incentivó a los sindicatos, desde el gobierno se incentivó a los gremios, entonces, yo soy producto de eso, yo soy eso, yo creo en eso.

 

Diego Martínez: Y en eso de la carga del apellido, de la familia, ¿le costó salir del Partido Colorado?

JPFB: Me costó afectivamente, porque es mi casa. Es mi casa de construcción, no es mi casa hoy en las ideas.

 

DM: ¿Pero por qué llegó a esa decisión dolorosa, como usted lo describe?

JPFB: Y porque uno siempre es uno y lo que viene, es uno y sus circunstancias, como decía Ortega y Gasset.
¿Entonces cuál es el problema? ¿Cómo hago yo para explicarle mañana a los que vienen debajo mío, decirles, no mirá, papá durante 15 años no se sintió representado pero igual siguió ahí porque hay un tema emocional?
Los partidos políticos no son fines en sí mismos, no hay que recuperar al Partido Colorado, el año de la resurrección -como dice Sanguinetti. ¿Qué es el año de la resurrección? ¿Votar peor que el anterior?
Entonces, los partidos no son amebas que uno los va, y ustedes saben bien de eso. Si hay alguien que sabe bien de eso son ustedes, porque uno no busca cuantitativamente los votos, uno busca cualitativamente los votos. ¿Por qué cualitativamente? Porque uno es lo que es, y pretende que lo voten los que comparten esa idea, porque sino empieza la prostitución, che, vamos a meter a este y vamos a meter al otro, vamos a hacer un partido cachón, vamos a meter todo adentro, total hacemos un acuerdo y vamos.
Me parece que no va por ahí, por lo menos no va por ahí el cerno del partido. Uno puede decir, porque en la contienda electoral la parte electoral si tendrá importancia y hay que desarrollarla que de repente uno, hay liderazgos que enamoran a todos, le pasó a Batlle y Ordóñez como a tantos. Todos los que son electos presidentes de la República es porque enamoran a todo el espectro social, sino es imposible que lo voten. Cuando lo votan un millón de personas, por algo es.
Más allá de que el sistema hoy, este sistema esté hecho para que eso pase, y termina castigando este sistema que habría que cambiar, termina castigando a las minorías de forma terrible

 

HS: ¿En qué habría que cambiar, por ejemplo? ¿Cómo se podría cambiar para que contemple a esas minorías?

JPFB: Y para que contemple esas minorías, por ejemplo, hay que ver, hay una cantidad de regímenes y hay una cantidad de cosas comparadas, pero yendo a lo que ha sido nuestro, si hoy usted quita la instancia interna, deja como estaba el doble voto simultaneo, y de ahí hace un ballotage, es un boyo. Es un boyo, porque entonces ustedes ahí pueden competir todos.
¿Por que qué pasa? En la interna, el que no queda dentro del oficialismo, quedó muerto, y está comprobado por números. Cuando mira así cómo votan las listas, a veces hay alguna excepción pero si no se cuadra ahí atrás del líder, nada. Entonces, en cambio antes podía haber 54 candidaturas a la Presidencia de la República, y bueno, y ahí votarán, ahí se forma la convención.
Entonces, a mí no me gusta el ballotage, pone al individuo frente a la necesidad de tener que elegir a lo menos malo muchas veces. El pueblo uruguayo lo entendió porque los votos anulados o en blanco son mínimos en los 3 ballotages que ha habido, son mínimos, siendo siempre la tendencia. Pero no me gusta ese sistema, y además si lo que se buscaba era legitimar al presidente con mayor cantidad de votos, este tampoco lo hace.
Y otra cosa que a mí no me gusta es que votamos 3 veces por una persona. Votamos en la interna por una persona que va a ser candidato a la Presidencia, después votamos eso que dice, en octubre votamos al Parlamento. No, eso es una cosa que uno hace, de intención nadie vota así, vota al presidente y después vota al presidente por fuera de los partidos, vota la fórmula por fuera de los partidos.
Y aquellos que venimos con la convicción del colectivo, se da cuenta que es eso, que no es de recibo, es casi un monarca, 3 veces votado en 6 meses

 

MAB: ¿Cuándo fue que salió del Partido Colorado?

JPFB: En abril del 2018. Yo salí del Partido Colorado porque, bueno, porque entendía que no podía prestarme más a una cosa que no creía.
Después vino todo eso que vino, esa melange que hasta hoy sigue así, que después nos dimos cuenta la cantidad de votantes cabildantes que había dentro del Partido Colorado y todo lo demás. Y después ahí entonces, yo ya había tenido algunas conversaciones con el Partido Independiente y entonces ya habíamos hecho...

 

HS: Surge aquello de la alternativa.

JPFB: Sí, pero nosotros habíamos estado antes, habíamos acordado antes. Pero después surgió muy concomitantemente el tema de la alternativa. Y bueno, ahí estuvimos en la alternativa, después la alternativa por absoluta pericia política pasó lo que pasó. Porque, a ver, éramos grupos distintos, no tan, tan distintos como para no llegar a un acuerdo, yo siempre digo que una cosa es ser distinto y otra cosa es no poder arribar acuerdos.
Pero para arribar acuerdos lo que hay que hacer es tratar los temas difíciles de entrada.
¿Entonces, qué temas difíciles teníamos? Yo lo planteé en la primera reunión, ahora lo voy a decir porque ahora ya pasaron las cosas y si no habla bien uno de uno mismo, no hay nadie que lo vaya a hacer.
Pero no, yo lo planteé, dije, bueno, tenemos un tema difícil que es el que nos va a separar que es el ballotage. Encontremos el método decisorio, no lo que tú vas a decir que yo no te voy a decir a ti lo que tú tenés que decir, pero encontremos el método de decisión. Que no tiene nada de malo, es un método, encontremos ese método.
Y bueno, se rehusó a esa reunión, porque claro, hay gente que cree que lo difícil hay que postergarlo y yo creo que lo difícil no hay que postergarlo. Y además estábamos muy sobre la fecha.
Y ahí se optó por no discutir, entonces no será bueno que digamos lo que va a hacer cada uno. Bueno, no, capaz que hasta octubre no, y empezaron todas esas cosas, y  después hubo aquel reportaje con aquella pregunta...

 

DM: Con Selva Andreoli ¿no?

JPFB: Qué quizás Selva la contestó apurada, no la entendió o dijo lo que quería, yo qué sé, no sé.
Pero cuando uno ve que si eso fue, ahí hubo una pérdida de confianza o vaya a saber qué, porque uno después con el tiempo yo veo también que aquella, en un momento dije, bueno, acá hay pérdida de confianza, recuerdo haberle dicho a Pablo, ¿qué te puedo pedir? Yo no te puedo pedir que tengas confianza en quien no la tenés.
Pero después uno cuando mira y cuando mira todos los acontecimientos que vinieron posteriormente, uno dice que bueno, claro, de repente Mieres, cuando tiene a alguien que le puede hacer una mínima sombra, elige irse porque sabe que en la competencia...

 

MAB: Qué problema ese en la política...

JPFB: Ah, es un problema, es un problema.
Todos los líderes que han hecho ellos, que en vez de enaltecer a aquellos que tienen al lado, y si son mejores más los enaltezco, todos esos han quedado muy pequeñitos

 

HS: ¿Y en este caso quién sería, Valenti quien le haría sombra?

JPFB: Selva o Valenti, Valenti es una persona de una personalidad importante, no es una cosita que uno tiene al lado, no es para llevárselo por delante. Selva lo mismo, Selva ya desde su voz marca una presencia, se impone.
Eso no quiere decir nada, eso quiere decir que de repente, si estamos todos en una mesa, de repente unos se destacan más que otros, unos atraen más que otros. Y hay quienes, esos liderazgos que están sostenidos en base de la exclusión de aquellos que pueden ser notorios, bueno, ahí, este es un caso quizás

 

HS: ¿Pero Mieres es el líder indiscutido del Partido Independiente?

JPFB: No, indiscutido no lo es, es el líder de hecho, por eso es que el partido está cada vez más chiquito.
Entonces dice, bueno, -Yo tenía un partido que venía creciendo, era el líder.
-Bueno, bárbaro, pero se me arrimó este
-No, sacalo.
Achica un poquito, achica un poquito y entonces él, yo creo que el statu quo del Partido Independiente, no es sólo Pablo Mieres, es el statu quo, son 3 o 4 los que lo rodean, son siempre los mismos candidatos, siempre. Hace 25 años que las listas son iguales, 20 años, siempre son los mismos. Y no hay la más mínima posibilidad de contienda interna.
Pero de contienda que uno puede decir, no, yo no voy a hacer elecciones internas porque soy un partido pequeño, gasto una fortuna, no puedo hacerlo. Bueno, pero algo, una reunión de 200 personas, la convención que elija a alguien. No, eso no está en la agenda.,
Entonces, eso lleva a que el liderazgo es, porque es de hecho, es de facto, pero no es refrendado entonces quedo más chiquito.
Entonces, si usted en una elección pierde el 68% de los votos, que no hay antecedente en el Uruguay, perdieron 55 mil votos, 2/3 de los votos. Si pierde toda esa cantidad y está contento por seguir liderando, entonces lo único que le interesa a usted es estar usted. Es por fuera del partido, es la negación del político.
O sea, el político, en línea general, lo que quiere es sumar. Y bueno, y la suerte que corra cada uno, que la corra.
Nosotros en nuestro grupo tenemos esa convicción, yo siempre digo, muchachos, miren que me ponen primero en la fila pero así como me ponen sáquenme, porque también es estar primero siempre es una responsabilidad que a veces uno se cansa también de tener. Entonces, va por ahí la cosa. Uno se tiene que ganar el liderazgo todos los santos días, si quiere ser líder, y algunos son líderes sin quererlo. Hay muchos casos de liderazgo de gente que no quisieron ser líderes, Gestido es uno, y hay otros también

 

MAB: Y fue presidente

JPFB: Y fue presidente, hay muchos que no han querido pelear los liderazgos

 

MAB: Y ahora Mieres no quiso y es ministro casi

JPFB: Bueno, es probable que sea ministro. Yo lo único que deseo es que él esté a la altura de las responsabilidades que va a asumir, porque si va a hacer lo mismo que hizo en la carrera en los últimos tiempos, no le va a ir bien a él, no le va a ir bien al gobierno y no le va a ir bien a la coalición.
Yo explicaba ahora, quería explicar cómo se fueron dando esas desavenencias

 

MAB: Bueno, hay que decir que estamos hablando con José Pablo Franzini Batlle y hay que decir de su movimiento, Avanza País. ¿En qué situación está hoy?

JPFB: Bueno, estamos en una situación de pareja que no se quería divorciar pero le mandaron el abogado...

 

HS: Le tiraron la ropa por la ventana

JPFB: Claro, sí, pero sin llegar tarde y sin haber hecho la sopa fría

 

HS: ¿Ustedes se habían integrado al Partido Independiente?

JPFB: Bueno, ahí está la cosa, cuando termina la alternativa y aquello fue como pisar un hormiguero y se iba Amado y se iba el otro y se iba aquel, nosotros respaldamos. Nosotros respaldamos porque por encima de todo nosotros creemos que Mieres, aún en el peor de los errores, con la incapacidad política de liderar nada que tiene, no es una mala persona; y a nosotros nos importa mucho el tema personal.
Nosotros en Avanza País lo que hemos hecho es un grupo de gente que no se mira de reojo, que es lo primero que hay que tratar de hacer. Que sean amigo, bueno, ese será otro tema, pero que no se miren de reojo, que no desconfían.
Eso nos pasaba a nosotros con Mieres, habíamos tenido cierta resistencia de ingresar al Partido Independiente antes de la alternativa

 

DM: ¿En la interna o propia suya?

JPFB: No, nosotros todos, el grupo.
¿Por qué? Y porque nosotros salíamos de un partido bicentenario de 150 años de gobierno, entonces ir a meterse en un partido pequeño no nos parecía y además era muy cercano en el tiempo, entonces habíamos dicho que no.
Pero cuando pasa esto de la alternativa nos plantean esto, tienen que ingresar al partido.
Sí, claro -les digo- no vas a hacer todo este movimiento para que nosotros entremos, no vamos a ser tan importantes. Sí, "jaja", "jaja", bueno, ahí ingresamos.
Ingresamos sin competencia en la interna, lo propusimos, no lo quisieron, bueno, era un ingreso al Partido Independiente

 

HS: Pero participaban de la conducción política

JPFB: No, por supuesto, nos habían puesto en la Mesa Ejecutiva Nacional, ahí estábamos en un carácter también extraño porque todo eso se dio luego de algún tipo de proceso.
Pero lo que sí es verdad es que el espíritu era eso.
Tanto fue el espíritu de eso que cuando hicimos el lanzamiento, la presentación del grupo, están las citaciones del Partido Independiente hechas a venir a ese evento cómo la incorporación, y hay un discurso mío y discurso de Pablo que dice: "venimos a acá a echar raíces".
¿Y por qué era así? Porque nos sentíamos bien, porque nosotros estábamos contentos de estar en un partido pequeño con buenos procesos, hasta ese momento creíamos, y porque ellos también tenían el honor de recibir a un grupo; cuando todo el mundo se iba y prácticamente el Partido Independiente tenía la lepra, nosotros que veníamos del Partido Colorado, de todo eso que reseñé del Partido Colorado, íbamos para ahí. Entonces también para ellos era un honor.
¿Pero dónde estuvo el punto de quiebre? El punto de quiebre, que yo no me lo esperé pero son los avatares políticos, cuando uno lo razona es clarísimo, es que algunos dirigentes, no pocos, algunos dirigentes del Partido Independiente, algunos ya habían renunciado, ya con eso le digo todo. Empezaron a ver en nosotros la capacidad de lo que ellos pedían, que se abriera la competencia, que se abriera la amplitud.
No olviden que nosotros venimos del tronco batllista, el Partido Independiente viene del PDC y del batllismo, y ya del batllismo queda muy poco, casi fue cooptado por todo lo que ha sido el PDC  en la historia. Por eso que nunca se nombra a Batlle y Ordóñez y se nombra a Juan Pablo Terra y otros referentes de ahí.
Entonces, aquellos batllistas que habían ayudado al Nuevo Espacio, que habían ayudado a la fundación de esto, empezaron a hacer simpatía con nosotros y a apoyarnos. Yo no digo a venirse con nosotros porque no es exacto, porque estábamos en el mismo sitio, pero empezaron a apoyarnos a nosotros.
Y ahí un día alguien, un dirigente importante le comunicó a Pablo Mieres que nos iban a apoyar a nosotros.
Ay, ahí no sabés lo que fue, yo no lo podía creer porque yo vengo de la raíz liberal. Entonces ahí empezó con que bueno, entonces lo tenemos que expulsar. ¿Pero cómo vas a expulsar? ¡Pero Pablo!
Bueno, eso que fue algo terrible ¿no?

 

HS: Ustedes iban con su lista...

JPFB: Nosotros íbamos con nuestra pero la encabezaba Pablo, o sea que es el único tipo que integra una lista y va contra ella.
Y ahí empezó una cosa medio sórdida, no frontal, por eso les hablaba hace un rato de la maravillosa autenticidad que tienen y de la que nosotros también tenemos y que espero mantener la vida entera.
Entonces empezó una cosa de che, votalo pero no lo voten, tengan ojo con este, una cosa perversa.
Y bueno, así fuimos recorriendo, después yo le avisé a Pablo que nosotros íbamos a abrir lista en todo el país y después todo eso que conté ahora empezó a darse en todo el país.
Cuando llegamos a registrar las listas, porque nosotros como somos un grupo chico todo lo hacemos nosotros, ustedes también, entonces en algunos lados dijeron, ay, qué alivio, ahora están ustedes y ahí empezó a haber una contra campaña de ellos hacia nosotros

 

DM: ¿Ellos qué, Pablo Mieres y quién?

JPFB: Es el statu quo, Pablo Mieres, Iván Posada, Daniel Radío

 

DM: Los que ocuparon algún cargo legislativo

JPFB: Sí, exacto, prácticamente éramos los revolucionarios, no sé. Claro, nosotros veníamos con otro aire, con aire más liberal, más emprendedor, más jugado, con un aire de esos de no pedir permiso para decir las cosas, de no ponernos rojos por decir cosas y militando desde la dificultad que eso siempre hace una cosa romántica y rebelde que a veces atrae.
Y bueno, y eso nos pasó, y entonces nos empezaron a sacar de todos los actos oficiales, nos sacaban de acá, de allá, del otro lado. Bueno, si bien nos permitieron hablar en una convención, creo que el apoyo que tuvimos a ese discurso fue peor. Porque como hicimos un discurso bastante centrado en lo que son los valores humanos que es lo que a nosotros nos interesa. En general nosotros lo que hacemos mucho hincapié en el ser, creo que el Uruguay ha dejado de hacer hincapié en el ser, pero ese es otro tema.
Entonces, bueno, todo eso, nos empezaron a sacar de todos lados y después viene la realidad. Y empezaron a embromar con el número de lista, todo era una demencia.
Entonces, bueno, nunca más tuve diálogo, nunca más tuve diálogo, un mes antes de la elección se cortó el diálogo, una llamada un día que me hizo en un estado de inestabilidad importante, y bueno, y de ahí no hablamos nunca más, yo busqué el diálogo después...

 

DM: ¿Cómo era hacer campaña?

JPFB: Era imposible, los votos que tuvimos en todo el país, los tuvimos a pura valentía

 

HS: Él no iba a los actos o actividades que ustedes hicieran...

JPFB: Olvidate, no iba, no iba nadie, ni él ni el vicepresidente, nunca le pedí tampoco, nadie iba, ellos era cuidar ese lugarcito que tenían y se vieron amenazados.
¿Entonces, qué pasó? Se obtuvieron 23.580 votos de los cuales 4.979 son nuestros. Esto es muy técnico y ustedes lo deben dominar. Con el 1% a uno se le adjudica porque la adjudicación de diputados es nacional, no es departamental, es nacional, entonces con el 1% usted tiene un diputado.
¿Entonces, ese diputado por cuántos votos salió? ¿Por 5.000? No, salió por 1.114 votos.
¿Quién otorgó esos 1.114 votos? Nosotros. Entonces el diputado está ahí parado, sentado, desde hace 20 años y en esta vez fue por nosotros, porque si no estaban esos votos...
Si además le sacamos los 5.00 votos que tenemos, al único partido que le queda en adelante es al Partido Digital y el Partido de los Trabajadores. Quiere decir que hubiera quedado antepenúltimo.
Bueno, eso que debió ser motivo de festejo, motivo de agradecimiento, fue el motivo de encono peor, decir, bueno, ahora nos vamos a quedar, salieron en ese comunicado, a mí nunca me llamaron

 

HS: ¿Nadie le habló cara a cara?

JPFB: Como yo apoyé, como nosotros apoyamos al candidato Lacalle Pou, a la fórmula, no quisimos tampoco armar un lío a 4 días de las elecciones o a una semana de las elecciones; pero recorrimos sí a referentes históricos del Partido Independiente para arreglar la situación. Es decir, che pero no hay diálogo, no hay diálogo.
Escribimos una solicitud de recepción a la Mesa Ejecutiva Nacional, y después la hicieron trascender, la mandaron a la prensa. Entonces ahí sí tuve que salir a aclarar cómo eran las cosas. Bueno, y ahora estoy un poco en ese sentido.
Pero yo creo que todo esto son anécdotas de alcoba que a la gente le fascinan, le encantan esas cosas, pero en realidad es faltar a la verdad en un compromiso que no era y la verdad es que es un acto inmoral. Esa es la verdad, es un acto de una inmoralidad terrible, porque eso no se hace

 

MAB: Desarmar lo que quedaba de una alianza después de las elecciones.

JPFB: Claro, lo único que yo no creo en lo que cree la mayoría del partido en cuanto a que hay una fuerza superior, yo nunca creí en eso, pero si hay, no tengan duda que si existe, va a quedar inexistente el Partido Independiente, porque ya es inexistente, porque los que están además no están de acuerdo. Esa es la realidad.
Y le están regalando esta participación en el gobierno y lo está complicando. Es el mismo caso del Partido de la Gente, que el diputado electo no responde al líder.
Y acá, si bien responde, en una sociedad rara que parece como una SRL, si bien responde, lo que hay es que quedó desguarnecida. Entonces llega con 17 mil votos, no llega con 23 mil.
Entonces, querer pararse de la misma forma que se paran los otros con un 10, con un 11, con un 8, no se puede parar, y eso lo está complicando al electo presidente sin la más mínima duda.

 

HS: Me queda siempre la duda respecto a este proceso que se vivió, la llamada Alternativa, si por ejemplo Mieres, como líder del Partido Independiente, cuando fue armando eso no vio que iba a llegar esa disyuntiva de que gente como Valenti y eventualmente no sé, (Fernando) Amado, podían inclinarse, apoyar en un balotaje al Frente Amplio, y por el lado de él, del Partido Independiente, no sé ustedes se iban a inclinar por Lacalle, ¿no vio a eso como una división central que iba a marcar?

JPFB: Yo creo que lo vio. En el caso de nosotros, nosotros tenemos ese filo anarco que tenemos, que nunca vamos a estar predispuestos a hacer algo ya de entrada, cuando vengan los plazos, diremos o nos enfocaremos para algo, nosotros no es que decimos, el Frente Amplio no, en este caso, que a mí como dije hace un rato, no nos sentimos contentos eligiendo hombres, porque parecen monarcas, Daniel Martínez para nosotros era una persona que no daba la talla, no había tenido un proceso bueno, por más que después yo creo que lo que pasó acá -es una interpretación muy personal- es que el espíritu del frenteamplista le ganó al mal candidato. O sea, el frenteamplista dijo “no, yo a este candidato no lo voto”. Tengo millones de amigos frenteamplistas que al otro día me reuní con uno, y me dijo, “mirá no puedo estar más contento, el Frente votó notable y no vamos a estar presididos por este tipo”. Eso es una cosa que anda ahí en la vuelta.
Entonces creo que en el momento de la polarización o de la sana polarización, porque tampoco fue una cosa terrible, en ese momento, en que el frenteamplista se vio, dijo, bueno no voto, anulo, y dijo no, voto, marco la cosa, y le salió bien a esos que votaban, que están convencidos por el candidato, votaba, como me pasaba a mí cuando tenía que votar a (Pedro) Bordaberry en el Partido Colorado. Cuando voté a Bordaberry en el Partido Colorado, pedía que una fuerza endógena no lo hiciera triunfador a Bordaberry, pero no dejar al Partido Colorado desaparecido, muchas veces los votantes estamos en esa cosa dicotómica que nos hace pensar y repensar mucho.

 

HS: Pero Mieres sí fue a esa búsqueda de alianza ya con la cabeza de apoyar a Lacalle.

JPFB: Bueno a esas cosas uno no las sabe de entrada, después las va construyendo. Porque creo que había sin duda, una relación importante entre Lacalle Pou y Mieres, a la vista está, que no tiene prácticamente respaldo de nada, y la verdad, esa coalición, imagínense los otros, cómo apretarán a Lacalle Pou, decir “che, pero pará, pero qué estás sobre-tratando a alguien que no tiene los votos”. Imaginen a Novick cuando le diga, “pero por qué si le vas a dar un ministerio a él, porqué no a mí que tuve más votos”, entonces son todas cosas que van haciendo que se dificulte.
Con todo eso, es el electo Presidente, hay que darle la derecha y además es alguien que ha tenido -a la vista de todos- ha tenido una capacidad de articulación importante, pero no de ahora, desde hace ya 10 años que tiene una muy buena capacidad de articulación

 

DM: En el caso de su movimiento, ¿cómo se trabajó esta situación? Con los compañeros del grupo político que conduce y con los votantes. ¿Cómo se está manejando?  

JPFB: Bueno hay un entusiasmo bárbaro, nadie va a dejar de pensar en política porque todos los que trabajamos en política además de tener una vocación importante, esto es una cosa como adictivo. Es como los que decís siempre salen a correr y empiezan las endorfinas, bueno acá más o menos lo mismo, tiene un componente importante decir, bueno yo soy vocacional, pero además no puedo resistir leer algo y no opinar, eso es lo que pasa generalmente, ustedes lo saben más que nadie, lo que pasa es que ustedes se sacan el vicio todos los días en el micrófono.

 

MAB: Nosotros somos privilegiados.

JPFB: ¡Claro!
Nosotros digo, se está pensando, muy reciente todavía, vamos a tener la primera reunión de grupo presencial, porque nosotros nos reunimos mucho por los medios electrónicos, nos da esa posibilidad de no gastar plata y estar en contacto. Vamos a tenerla ahora el 15 con seguridad en Maldonado, y ahí nos vamos a juntar e iremos cada uno con una cantidad de propuestas a ver qué hacemos en el futuro, pero vamos a estar presente, y vamos a estar presente me parece a mí de forma lo más independiente posible, yo no me veo haciendo un nuevo regreso a nuestra colectividad de origen ahora. No sé si algún día me veo.
Porque además lo que uno de repente no ha podido superar del todo es la parte afectiva, y quizás esa no se supere nunca, pero bueno cuando uno está en un proyecto que está convencido; y está convencido que no está deshonrando a sus mayores porque  va haciendo su camino de independencia, se siente mayor orgullo y responsabilidad.

 

MAB: ¿Y cómo lo ve al Partido Colorado hoy?

JPFB: Con lo mismo que yo escribí, con los mismos problemas está.
Ha sido (Ernesto) Talvi un comunicador como nadie, porque desde esa cercanía a las consignas más liberales en lo económico, más cercanas a lo que ha sido (Ignacio) De Posadas, Ramón Díaz, -dos destructores en lo que pudieron de la figura de Batlle y Ordoñez- desde esa proximidad ideológica y metodológica, se transformó en el batllista de primera hora que logra hacer volver batllistas al Partido Colorado.
Yo creo que con eso les digo todo.
La ‘mellange’ que hay, basta pararse y dar tres gritos y decir Batlle y Ordoñez -que yo creo que Talvi ha dicho siempre que él había hecho muchísimo en sus años-, ha hecho 20 años o más de políticas públicas, ha elaborado, bueno, no ha habido gobierno en 20 años que haya seguido una de las recomendaciones del instituto Ceres, eso es lo primero. Y no hay una mención a principios del siglo pasado del Instituto Ceres en 20 años de propuesta.
Entonces si yo veo eso yo automáticamente no puedo creer, la gente tiene derecho a cambiar, yo no digo que no tenga derecho a cambiar, pero realmente no creo en ese cambio, porque tampoco veo propuestas de eso. Los 136 liceos famosos esos, primero iban a estar administrados como los liceos Impulso y a eso lo cambió porque vio que eso era inviable, después dijo lo va a administrar Ceibal, que es peor, que es pasar por encima de todos los estamentos de control, y después dijo, bueno el Codicen, porque ahí Robert Silva que es una persona que tiene una visión clara de la Enseñanza…

 

MAB: Pero no es la de esos…

JPFB: No, no es esa, es como Eduy 21, Eduy 21 tiene una cosa para destacar de que es la necesidad de instalar el tema, instaló el tema, fenómeno, instaló el tema, pero nada más que eso. Hay una propuesta compartible para mí, porque además adolece de una cosa importante: no hay reforma sin docentes. No existe reforma sin docentes, entonces usted me dice, “no, pero están los que están de Fenapes sindicalizados”, sí, fenómeno, pero esos son menos de la mitad. Después hay 30 mil que están a la deriva, y acá hay un problema importante que tenemos que darnos cuenta que es que si bien la sociedad tiene que tener indicadores de alguna forma, tenemos una cosa que no queremos ver y que no queremos, que el uruguayo no la quiere ver porque duele, que es la calidad del quintil más bajo, porque no es lo cuantitativo. “En este hogar ingresan tantos miles de pesos, entonces está dentro del quintil más débil y es pobre”, no es así. Ahí tenemos la marginalidad. Hay que ver con el material que tienen que trabajar algunos maestros, algunos profesores, y no tienen equipo multidisciplinario, y no tienen nada. Entonces han hecho unos cambios brutales en la Utu por ejemplo para bien, ha subido la matrícula brutalmente, entonces digo pero eso como esos liceos que yo digo, no estoy a favor.

 

MAB: Eso te iba a preguntar, si estabas de acuerdo con esos liceos.

JPFB: No. No porque son proyectos evangelizadores, todos fueron católicos.

 

MAB: Estamos hablando de esos privados públicos que seleccionan a algunos.

JPFB: Exacto, seleccionan. Todos seleccionan.
Yo no tengo nada contra la religión pero si hay algo que el Uruguay ha hecho bien es eso, es la laicidad, 1918, después de 70 años ya de antecedentes, porque viene ya de 1850, llegamos a esa cosa que el Estado ya no es que no se meta, prescinde de la religión, que es un estamento más todavía. Y eso nos ha hecho convivir a todos de manera pacífica con nuestras convicciones espirituales y filosóficas, con nuestras creencias y nuestras cosas, y eso es brutal, eso es genial, ningún país del mundo tiene esto, ni los franceses, que además nosotros sigamos a la cosa, a los que creen que es un exceso y no es un exceso de cambiarle el nombre a las festividades religiosas, y eso es un logro del Uruguay. No es una cosa que diga, no porque nada más que, no, no, es así, acá el 8 de diciembre es el día de las playas, el 25 es el día de la familia, y eso me parece que es un motivo de orgullo que tenemos que tener, pero entonces volviendo a eso.

 

DM: Último bloque con Franzini Batlle, y habíamos dejado allí medio pendiente la resolución de ese tema de los liceos, básicamente son liceos vinculados a lo religioso

 

MAB: Hablás de liceos vinculados a lo religioso y a lo empresarial.

JPFB: Sí, la iglesia católica y me parece bien. Mal no debe ser porque si tiene 2019 años de historia, tan mal no deben hacer las cosas, claro, los creyentes tienen el deber de evangelizar, son militantes constantes, eso es lo que tienen de misión, por eso yo digo que son un proyecto evangelizador, porque así nacieron entonces.
Pero lo que quizá no sepa la gente, porque eso es lo que la gente no sabe, porque sino uno pensaría, ah, pero vos estás en contra y no, para nada. Lo que si estoy en contra es de que la pague el Estado. Y eso es lo que sucede.
Porque acá suceden dos cosas, hay una ley que tiene nombre y apellido, además porque es para algunos pocos.
Por ejemplo, esa ley no aplica a los museos, aplica a estos liceos, aplica a la Teletón, y aplica a alguna cosa más.
Entonces por medio de exención fiscal le devuelve al que pone el dinero el 83%, quiere decir que cuando usted ve en la Teletón que -voy a decir una marca, perdónenme- el Shopping Punta Carretas dona 100 mil dólares, en realidad no donó 100 mil dólares, donó 17 mil dólares y estuvo 24 horas en la televisión. Le salió mucho menos que gratis la publicidad, ganó plata en la publicidad.
Eso pasa en los liceos, porque en los liceos le otorgan esa cantidad de dinero y después se lo devuelven. ¿Alguien sabe si el liceo no le devuelve el otro 17%? ¿Quién controla eso? ¿Quién controla a dónde va ese dinero? ¿Qué se hace con eso? cuánto es?
Yo no sé si se controla eso.
Después otra cosa, ¿quién fija las políticas sociales del Uruguay? ¿Saben quién?
El grupo Disco y Banco Santander dicen vamos a poner la plata ahí en el Casavalle. Después está la administración de ese liceo, cómo se lleva adelante ese liceo, de dónde sacan a los alumnos, porque dicen que no seleccionan que después tiene una entrevista con la familia a ver si la familia se compromete ¿y eso no es seleccionar?
Si fuera tan fácil que las familias se comprometían, nosotros no tendríamos problemas sociales, y no tendríamos asentamientos, y no tendríamos grietas, y no tendríamos nada de esto que tenemos si las familias se comprometieran.

 

HS: Es que por sorteo no entran.

JPFB: Pero claro.
Entonces nosotros -y eso es lo que hay que determinar- ¿yo quiero que haya liceos evangelizadores? Sí, que los haya, pero que los paguen ellos, no se los voy a pagar yo.
Porque además es inconstitucional eso, yo no sé como nadie ha hecho un recurso, pero es claramente inconstitucional, porque es pasar por encima o violar el Artículo 5° de la Constitución.
Entonces yo creo que acá el responsable de la Educación Pública en Uruguay es el Estado. No tercericemos la Educación.
Si no estamos en la teoría del voucher, que ya es siniestro, es el principio del fin -que se llegó a plantear y hay algunos que la plantean-, entonces a veces también hay que tener un mayor conocimiento y sacarse los estereotipos.
En Estados Unidos, que todo el mundo cree que en Estados Unidos el 98% de la gente va a escuelas públicas, porque es lo que funciona y funciona bien, y a donde usted le suba medio centésimo de colaboración en un Estado, pierde la elección; la escuela pública es así. Y es el modelo que nosotros tenemos. De ahí salió, de ahí lo sacó (José Pedro) Varela, por recomendación de (Domingo Faustino) Sarmiento era el modelo gringo.
Entonces nosotros tenemos que mantener eso, contra eso no hay otra opción.
La escuela, la Educación Pública en Uruguay la otorga el Estado, la gestiona el Estado, -que a veces se dice ‘por aquella cosa de la modernidad’ y no, acá no hay modernidad posible- y acá lo tiene que hacer el Estado.
Y luego tiene que estudiar esos quintiles donde se necesita por supuesto muchísima más presencia del Estado.
Porque ¿qué incentivo tiene una maestra para ir a los contextos más difíciles?
Hay que pagarles el doble, hay que darles seguridad, porque hay problemas sociales importantes. Ahí es donde van las madres y les dicen, “no me repitas a mi hijo porque…”, ya lo hemos visto.
Entonces ¿quién habla con la maestra? ¿Quién representa a la maestra? ¿Quién representa a los docentes?
A veces se habla de la ‘educación inclusiva’. Y voy a contar una experiencia que conozco: Un muchacho -con todo el sacrificio que es para un muchacho que tiene problema de ese tipo de discapacidades- iba a la escuela en 5° año y la maestra tenía que llevarlo al baño, tenía que cargarlo, abandonaba a los otros ese tiempo… Terminó saturada. ¿Qué pasó? La maestra saturada y el tipo sin Educación.
Entonces eso al final es mal negocio para todos.
¿Queremos hacer las cosas bien? ¿Lo hacemos bien desde una concepción y lo hacemos mal desde la práctica?

 

DM: Es una falsa integración además, porque no está la capacidad para integrar.

JPFB: Exacto, porque tenemos filosóficamente la convicción de que hay que hacerlo, y después tenemos que decir materialmente -que nos damos la cabeza contra la pared- que esto no se puede hacer. Pero esa resignación no puede ser tal, porque hay mil formas de hacerlo, hay convenios, hay otras cosas.
Yo creo que se ha avanzado mucho, y creo que se va a seguir avanzando, creo que también a veces las mediciones de la Enseñanza cuando uno dice, bueno que se repita, hay que ver dónde, a mí díganme cuáles escuelas de la Costa son malas. Los profesores además, tenemos una cosa que es bien uruguaya, por suerte, que los médicos nos atienden en la privada y en la pública son los mismos; que los maestros que nos dan en la pública y la privada también son los mismos y son formados por los mismos lados. Entonces, a no ser dos o tres Institutos Docentes que hay ahora privados, los demás son formados en los mismos lados. Eso es una cosa a favor que tenemos para instrumentar los cambios, pero los cambios son eso, se podrá cambiar la gobernanza -porque es una gobernanza compleja- se podrá cambiar muchísima cosa, lo que no se puede cambiar es la raíz de esto y por eso la Enseñanza Pública no se terceriza.
Esto tiene que ver con una discusión muchísimo más rica que la discusión entre la especificidad y lo universal. Y el Uruguay tiene que apostar siempre a lo universal, a los conocimientos universales, en gente que se tiene que reinventar todo el día, hay mucho programa de filosofía aplicada para niños, porque nuestra realidad nos dice que de repente hay muchos niños que por sus condiciones, no pueden seguir estudiando después de los 12 años, cuando terminen 6to de escuela. Entonces nosotros necesitamos un hombre capaz de cuestionarse a sí mismo, capaz de pensar con su propia cabeza, y eso desde la única forma que lo lográs es con filosofía, porque el tipo va a tener en un Smartphone va a tener todo el conocimiento del mundo, pero el tema es cómo hace para cuestionárselo, cómo hace para entenderlo, cómo hace para seleccionarlo, y no terminar viendo dibujitos.
Entonces ese es el desafío, y eso se hace con profunda convicción filosófica de las raíces filosóficas de los primeros maestros filósofos, ahí está el secreto.

 

DM: Quedan temas seguramente abiertos para conversar, sobre todo este tema de la Educación, profundizar un poco más sobre por qué desde su mirada está corriéndose en sentido inverso, en el sentido de la especificidad.

JPFB: Porque ya no pasa más en el mundo además, porque el mundo ya dio vuelta ya se educó específicamente con la tuerca, vos poné el tornillo, yo pongo la tuerca.

 

MAB: Bueno, habrá que volver a conversar de lo que va a pasar, yo no sé qué va a pasar con la coalición de gobierno, por ejemplo, ayer fue Talvi, pero no fue solo  a hablar con Lacalle, fue con Sanguinetti.

JPFB: Esas son las cosas que pasan, en los partidos liberales, Mieres va solo.

 

DM: Gracias por haber venido.

JPFB: Muchas gracias a ustedes, me sentí muy cómodo.