“SOMOS EL ESCALÓN ENTRE LO QUE SUCEDE Y LA GENTE” POR ESO HAY QUE “SER ABSOLUTAMENTE HONESTOS Y TENER UN GRAN RESPETO” POR ESTA LABOR
En CX36 celebramos los 90 años de Nelly Fernández, 25 de noviembre de 2019

El lunes 25 de noviembre de 2019 Nelly Fernández festejó con “su radio” -como dice ella- 90 años de vida y 67 de carrera profesional en la radiofonía uruguaya. En efecto, Nelly fue agasajada en ‘Mañanas de Radio’, donde contó anécdotas de su extensa trayectoria y ubicó los principios básicos y esenciales que deben cumplir los periodistas y comunciadores. Al Estudio ‘Germán Araújo’ llegaron por sorpresa primero sus dos nietas –Catalina y Laura- y luego su hija –Laura- que llegó directo del aeropuerto pues regresaba de un viaje. Además recibió -vía telefónica- a amigos y colegas que la saludaron y destacaron su bonhomía, su compromiso no sólo con el trabajo que ha realizado –y realiza- sino también con las causas que hacen a los derechos de la mujer; que la emocionaron. “Cumplo 90 años y hace más de 67 años que empecé en los medios", dijo y recordó que al principio trabajaba en una agencia de viajes y fue Gloria Levy –“amiga y comadre- “que me dice 'estoy en la 36 vení conmigo' y así empecé”. Transcribimos esta nota que Usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/nellyfernandez90anos

 

María de los Ángeles Balparda: Esa canción que estamos escuchando es para recibir aquí a una persona muy querida en la radio, Nelly Fernández que está de cumpleaños.
Buen día.

Nelly Fernández: ¿Cómo están queridísimos integrantes de mi gran familia?

MAB: ¡Feliz cumpleaños!

NF: Muchas gracias y allá está la nena.
¿Cómo anda?

 

MAB: La nena del otro día es Adriana Dambrosio…

NF: Sí, tiene una voz preciosa, la escucho en los comerciales, es divina.

 

MAB: Nelly es impresionante. Primero festejar un cumpleaños como el tuyo y que vos vengas a la radio el día de tu cumpleaños, cuando mucha gente trata de no venir, no estar. ¿Por qué venís a la radio el día de tu cumpleaños?

NF: Siempre había dicho que iba a venir hoy pero al mediodía. A la hora de mi programa, para darles un besito -ustedes vieron que yo soy muy besucona- los abrazo, los beso, les traigo ticholos cuando les tengo que levantar el ánimo, si hay que venir a trabajar se viene a trabajar.
Esta es mi radio, esta es mi gente.

 

MAB: ¡Qué maravilla!

NF: Una anécdota. Despotrico permanentemente contra la gente que cuelga carteles publicitarios de cualquier tipo, ni te digo si es político.
En la calle, ponen un cartel frente a mi casa de árbol a árbol y yo lo veía al revés porque estaba en mi vereda, yo estoy en el octavo piso, miro y veo que es de Unidad Popular, entonces viene alguien y dice “lo vamos a sacar”. Les dije: No, déjenlo hasta después de las elecciones.
Y lo tenemos ahí como de consuelo, pero no importa.
 
De izq. a der.: Catalina, Nelly, Laura y Lucía en CX36

MAB: ¿Podemos decir cuántos años cumplís?

NF: Pero por favor, 90 años, tengo que hablar con este chico de Canal 10 que hace los policiales el Nano Folle, que cuando me pase algo no diga una nonagenaria, que diga una nona de 90 y tantos.

 

MAB: Es horrible, como octogenaria también.

NF: Además fíjate que por curiosidad empezamos hablar con (Juan José) Serré por el tema de qué mujer está haciendo periodismo en radio a los 90 año. Entonces él con esa paciencia -es tan obediente-, empezó a investigar, investigó en todo el país y ninguna mujer llegó a los 90 años haciendo periodismo.
Yo hace 67 años, más todavía que empecé en medios de comunicación, tuve algunos entrerreños ahí cuando estuve casada, cuando me descasé, al año siguiente entré a trabajar en radio porque no quería trabajar en la radio pero no pude…

 

MAB: ¿No querías trabajar en radio?

NF: No. Me había puesto a trabajar, me habían llamado, en una agencia de viajes. Porque yo no soy turista soy viajera concientudinaria, siempre que puedo viajo. Y me llamaron, gente amiga. Yo conocía mucha gente me ponía hablar de viajes y convencía a una piedra, el problema que llevaba las estatuas en vez de los seres vivientes pero no importa.
Pero en un momento me encuentro con una amiga muy querida, comadre mía, Gloria Levy, que me dice: “yo estoy en la 36 por qué no venís a mi programa, estás conmigo”. ‘Aquí y Ahora’, se llamaba el programa de Gloria.

 

Hernán Salina: Que iba los sábados.

NF: Sí, exacto.
Mi programa también iba los sábados de mañana, cuan do me fui a la 38 tenía 5 horas, de 7 a 12, un programa periodístico.
Bueno, entré a la radio, no perdón yo soy una mujer de definiciones, entré y dije eso no es una radio qué suerte. Esto es un apartamento con dos micrófonos uno acá y otro donde ustedes se reúnen siempre.

 

MAB: Donde se grababan las tandas.

NF: Porque esto era la mitad, era más chico, aquello donde está control era un poco más chico y esto era como un vestidor entonces ahí se hacían los radioteatro, trabajábamos todos de pie nada de sentarse queriditos.

 

MAB: El micrófono colgado del techo.

NF: Sí, el famoso hexagonal que se hablaba de los dos sentidos, incluso en cualquier lado era perfecto.

 

HS: ¿Toda la conducción se hacía de pie?

NF: Siempre.
Después ya empezó Ruben Castillo a hacer radio en serio digamos.
Empezó con Discodromo, para mí la imagen que tengo de Ruben Castillo es un hombre con un libreto, fue el hombre que tiró el libreto, más allá de todo el poder de comunicación fantástico.

 

MAB: Mas espontaneidad.

NF: Todo.
A nosotros nos ponían el libreto buenas tardes, amigos entonces era para arriba o para abajo el gancho que hacíamos para indicar, no te fueras a salir. Entonces, yo que soy la distraída número uno, de repente estaba diciendo cosas que no estaban en el libreto, cuando vino Ruben Castillo aplausos generales para muchos de nosotros.
Fantástico.

 

HS: Porque hasta ahí la radio era todo guionado, hasta Ruben Castillo.

NF: Todo era guión. Y no solamente guión, no había ni siquiera -en los momentos en los que yo empecé a hacer radio no cuando volví que fue mi segunda época en radio- yo empecé el 2 de mayo de1952 de vuelta en la radio en la esquina de 18 de Julio y Barrios Amorín ¿puede ser?

 

MAB: ¿No sería Olimar la del medio?

NF: Había un bar en la esquina a una cuadra de acá, había un bar en la esquina.
Bar Rucci creo que era. Ahí por una escalera subíamos a una gran extensión, una superficie grande, teníamos delante la CX14, detrás la Sport, y ahí empecé yo.

  
HS: ¿En cuál de las dos empezaste?

NF: En El Espectador, CX 14.

 

HS: En el ‘52, todavía estaban comentando el maracanazo…  

NF: Sí, había dos periodistas que hacían comentarios, esos no tenían libretos, que eran Julio y Nebio Caporale Scelta, muy conocidos, ustedes no tienen por qué haber oído hablar de ellos o conocerlos porque ustedes a Artigas y Lavalleja tampoco los conocieron.

 

MAB: Vos tampoco.

NF: Pero estuve ahí arañando, década más década menos.
Ellos promovieron su programa periodístico muy serio, promovieron la búsqueda de una pareja joven para el elenco Elida Costa y Floreal  Cavalieri, yo distraída como siempre me voy a inscribir…
(Ingresan al Estudio las nietas)
Ah mis nietas, una hace meses que no la veo, mi vida porque estaba viviendo en Brasil, esta hace años que vive conmigo, esta tiene 22 y la otra 20, no se las presto.

 

HS: Se ve que la quieren a la abuela, las caras reflejan que la quieren, los que siguen la radio por YouTube ven todos estos saludos.

NF: Sigo, porque pobre audiencia no sabe ni dónde está, llegaron mis nietas, Lucía (Lu) que es la mayor de 22 años que no la había visto todavía llegó el miércoles de Brasil, estuvo trabajando en Pipa un Balneario en Río Grande del Norte, es cocinera, le encanta la cocina.
La otra es Catalina (Cata) que tiene 20, que está viviendo conmigo porque estudia, ellos viven en Solymar entonces decidió ella venir a vivirse con la abu, tiene a dos cuadras la UTU, a cinco la Facultad, sale con los amigos.

  
HS: Y la abuela ahí cerca, otra carrera es vivir con la abuela también.

NF: Seguimos porque se nos termina el tiempo.
Tres cientos y pico de personas escribieron, resultamos sorteadas cinco, de esas quedamos dos para hacer la parejita joven, cuando yo era joven, éramos Huber Salcedo y yo.
Una época divina haciendo radioteatro ‘Viviendo Vidas Ajenas’, mi primer rol, yo era la princesa Duga, una princesa indígena por ahí no sé de qué, hablaba medio entrecortado pero era divertidísimo.

 

HS: ¿Lo primero que hiciste en radio fue radioteatro?

NF: Fue radioteatro, debutamos el 2 de mayo de 1952, elenco Elida Costa y Floreal Cavalieri.

 
MAB: Palabras mayores en su época.

NF: ¡Por favor! Era uno de los tres mejores elencos de radioteatro.
Había que escuchar esos radioteatros donde se sentían no solamente caballos sino que se sentía toda una caballería, íbamos navegando y se sentía el ruido del mar, las puertas que se abrían, todo hecho en estudio.
Nosotros teníamos una práctica para golpearnos el muslo porque trabajábamos parados o el hombro del que teníamos al lado para hacer el paso del caballo y sino el tranco ya hasta el galope.

 
HS: Terminaban con algunos moretones a veces.

NF: Nos pasábamos, porque era la época que disfrutábamos muchísimo la radio.

 

HS: ¿Tuviste alguna preparación antes de empezar radioteatro o te fuiste haciendo sobre la marcha?

NF: Ralamente mi iniciación en todo lo que tiene que ver con el espectáculo tuvo su origen cuando yo tenía 17 años, 16 años y algo, que de  Montevideo me fui a Rocha. Estaba terminando liceo, empiezo preparatorio y tenía un muy buen compañero, Carlos Colapiña, que me decía ‘¿por qué no hacemos un elenco dramático en Rocha’?
Yo siempre dije que soy de sí fácil, tengo que aclarar, y dije que sí.
Y empezamos a golpear puertas.
Al final hicimos un radioteatro con el apoyo incondicional y fantástico del maestro Rosalío Pereira, entonces debutamos en Rocha, yo debuté en teatro el 19 o 20 de julio de 1947, debuté a ‘Mercedes en Familia’ de Florencio Sánchez. Yo era la señora, hacía de mujer grande, tenías que llorar en escena y lo maravilloso fue que cuando debutamos, cuando empecé actuar, cuando empecé a trabajar tuve la escena de confrontación con mi marido que lo hacía Carlos Colapiña también, porque éramos muy unidos, tenía que llorar y lloré entonces eso asombró a la prensa “especializada” de Rocha que me apodaron la señorita Nelly Fernández de excelente interpretación. Una serie de ditirambos fantásticos, pero ahí debía haber estado, porque yo quería actuar de repente ‘Vidas Ajenas’, no sé la comunicación…
Alguien ayer me puso, el papá de estas nenas que me conoce muy bien, me puso que yo había dedicado toda mi vida -es cierto- a comunicarme con la gente, la comunicación en todas sus formas.

 
MAB: “Felices ejemplares 90 plenos de envidiable actividad”, dice Maité.
(Entra la hija al Estudio)
Reencuentros familiares, está ella, están sus nietas que dijimos habían llegado, pero ahora llegó la hija también que viene del Aeropuerto, no llegó ni a pasar por la casa, viene de viaje, ahora vamos hablar también con Laura que está acá en el estudio, pero está Juan José Serres en el teléfono, del que se puede decir que es un compinche y un subordinado también.

NF: Nosotros nunca supimos definir  

Juan José Serres: Muchísimo más que eso.
Acabo de mandarle un mensajesito a Nelly  con motivo de su aniversario y yo le comento que mucha gente no entenderá, porque yo hago referencia a mi muy querida hermana mayor.
 

HS: Sos bobo para elegir hermana mayor también.

NF: Cuando yo empiezo a trabajar en esta radio conozco a Juan José Serres y ahí empezamos a trabajar juntos hasta ahora, donde yo voy, va él siempre.

JJS: Hay una coincidencia para mí también, hoy es el aniversario de mi hermana.

 

NF: Sí, la verdadera hermana.

JJS: Eso hace que esta relación con Nelly sea muchísima más estrecha, mucho más familiera, la gente que está en el Estudio sabe el aprecio que siento por Laura, por las chiquilina, eso es de toda la vida, la relación que tuvimos con Nelly ha sido mucho más, de hermanos realmente. Las familias estamos muy relacionadas, no sé si decir pero tengo la llave de la casa de Nelly por ejemplo, es una relación de confianza extraordinaria porque primero que nada nos unió el trabajo en la radio.
Ese cariño que nosotros tenemos por Radio Centenario es el cariño por el lugar de trabajo, por el lugar de expresión, por el lugar de vida, para nosotros la radio también ha sido nuestra casa, ha sido la forma de llevar adelante  esa relación familiar. Nosotros no podemos pensar de tener un espacio en Radio Centenario y no estar juntos y eso nos ha llevado a través de los años a ese relacionamiento tan particular que tenemos con  el resto de la gente de la radio. Los amigos de siempre, que además como muchas veces lo hemos comentado y a veces lo comentamos con gente de afuera esta relación tan particular que nos dicen: ‘¿pero ustedes están en la 36?’, con un dejito de qué cosa rara ¿no?.
No es raro, hay una amistad, hay una relación permanente con cada uno de los amigos con los que nos hemos relacionado en este trabajo y en esta cuestión.
Es extraordinario por ejemplo que hoy estemos celebrando y que sea la radio la que se adhiere a este aniversario de Nelly, que no es un aniversario cualquiera, son 90 años de una persona que está trabajando, una persona que piensa, que razona, que ayuda, todos saben lo que es Nelly.
Entre Nelly y alguna otra amiga me han llevado por ejemplo a SICAM a hacer un trabajo voluntario, un taller de prensa con veteranos. Nelly me ha llevado al Centro de Residentes de Rocha a hacer un trabajo de promoción y me he integrado a ese grupo humano.
Lo que ha sido todo el tema a través del programa de la relación con Jiménez, esa asociación que siempre hubo entre todos nosotros. Aquí hay mucha vida, en estos 90 años de Nelly hemos convivido y hemos tenido experiencias extraordinarias.

 

NF: Juanjo lo que era la radio, esta radio durante la dictadura.

JJS: Sí.

 

NF: Las trasmisiones, decíamos lo que no se podía decir entonces qué hacíamos, buscábamos la vuelta para decirlo, hacíamos alegorías, era toda una trasmisión en un plano metafísico, no tenía nada que ver con la realidad, los pañuelos blancos saludando a Wilson eran gaviotas: ¡Qué cantidad de gaviotas en el Puerto de Montevideo! ¿Qué es lo que pasa? Cuántas gaviotas.
 
JJS: Hablamos de las gaviotas, de los helicópteros, hablamos del recorrido del barco que se cambiaba y todo se dijo.
Pero mucho antes que eso, en plena dictadura estuvimos en cosas bastantes complicadas y además lo que convocábamos en la radio, la gente sabe cuántos informantes teníamos de los distintos  sectores que venían a la radio a traernos información, los expedientes que hemos tenido.

 

NF: Éramos una CIA en pequeño. Perdonen la palabra, pero nosotros éramos una CIA en chiquito.

 

HS: Serres, más allá de estas vivencias que estás mencionando, de la radio, el papel de la radio, yo sé que es un poco incómodo elogiar cuando el elogiado o la elogiada está escuchando, pero en definitiva en estos 90 ¿qué te gustaría que la gente conociera de ella?

JJS: Su humanidad.
No te puedo decir, no se puede resumir lo que es Nelly ayudando. Yo me emociono te juro, pero la he visto actuar en todo momento y en toda circunstancia y darse hacia los demás.
Para las nietas que están ahí que puedan apreciar cómo apreciamos en mi casa lo que es Nelly Fernández.

 
HS: Lo hicimos emocionar.

MAB: Sí, está muy bien que se viva así el aniversario.
Nosotros estamos  pensando la radio como medio de comunicación tiene mucho que agradecer a Nelly Fernández por el entusiasmo, por la capacidad que tiene además en la comunicación y por el entusiasmo a los 90 años. Creo que hay mucha gente joven que desearía poder tener el entusiasmo y la pujanza de Nelly.

JJS: Claro que sí

 

MAB: Y la cantidad de amigos que ha cosechado, está llamando alguien más por ahí que quiere salir al aire.

JJS: Sí es impresionante Ángeles, pero creo que en eso que yo les decía está resumida su humanidad

 

MAB: Exactamente. Juan José, te agradecemos mucho el haber participado en esta rueda, que -por supuesto- daría para mucho más pero queríamos que estuvieras presente.

JJS: Y perdonen que uno a veces se emociona más de la cuenta, pero creo que en este caso es altamente justificado.

 

MAB: Al contrario, hay que agradecer a la emoción.
Un abrazo.
Tenemos a Silvia Tron en el teléfono, la amiga de Nelly, bienvenida Silvia, te decimos que anda revolviendo la cartera.

Silvia Tron: ¿Qué busca en la cartera, los 90 años?
 
NF: Muchas gracias mi amor, siempre tengo un alma gemela por acá que me está alcanzo los pañuelitos de papel.

ST: Estás llorando de emoción por los 90.

NF: Silvia Tron. ¿Cómo estás mi vida?

ST: Yo estoy bien y estoy mejor después que oí al Presidente.
Que dijo una frase lindísima que ya decía su papá que es “acordate que hay nubes pero siempre queda el azul”.  

NF: Sí es cierto  

ST: ¿No es preciosa esa frase?

 

MAB: Es preciosa. Silvia, ¿hace mucho que conoces a Nelly?

ST: Toda la vida útil, ella sabe, ella se acuerda.

NF: Yo todavía no tenía cargo oficial en la radio pero trabajaba con Gloria Levy, un día alguien me dice: -Mirá que están convocando periodistas, mujeres de radio para conformar una Asociación de Mujeres Periodistas.
-¿Pero para qué?
-Es una señorita que está en el diario El Día, la capa del diario El Día, Silvia Tron.
- ¿Silvia Tron?, entonces sí.
Fui estuve con ella, tú estás trabajando en radio sos periodista, bueno pienso que sí que soy periodista, bueno vení que vamos a fundar una Asociación de Mujeres Periodistas del Uruguay.
Entonces -yo ya lo dije el sí fácil, vieron- allá fui, me convocó nada menos que Silvia Tron, aquella Silvia Tron, con ese físico privilegiado, con aquellas estupendas telas llenas de flores, aquella mujer tan colorida y yo que siempre fui chaucha nunca sabía de qué color me ponía lo de arriba lo de abajo, no.

ST: Ahora se cambiaron los roles.  

NF: No pobre corazón que vas a cambiar de roles. De repente te pones esos collares... Bueno ahí empezamos con la inquietud de las mujeres periodistas, pero por qué mujeres periodistas si no tenemos ningún problema, los techos, las limitaciones y que a ustedes las mandan, no les decíamos todas, esperamos unos 6 meses, ahí nos dimos cuenta todas que Silvia tenía razón.
Ella me enseñó mucho.

ST: No me dejas hablar.

NF: Nunca me dejar hablar tú, dale hablá.
 
ST: No me dejas decirte que sos la mejor amiga que uno tiene a los años 90, precisamos a los años 90 tener amigos, con eso estás cumpliendo tu misión.
Así que un abrazo grandote y nos vemos pronto.
 
NF: Sí nos vemos pronto. Ahora ella está en Valdense pero va a venir antes de fin de año.

ST: Un abrazo para Serres que te banca.

NF: Esta radio es así, esto es muy casero.  

ST: Pero yo no tengo un Serres.

NF: A veces te lo presté pero me lo dejaste agotado, hace esto, hace lo otro, anda para allá, porque además uno piensa que cuando llega a los 93 como tiene la Silvia Trol, además decimos la edad, ahí se van aquietar las aguas. Mentira. No facilites, el año pasado, no, este año presentaste el libro ‘La Historia de tu Madre’.

ST: Ni en tu cumpleaños me dejas hablar.
Yo te quiero agradecer en el día de tu cumpleaños todos los años de amistad y los gestos de amistad que has tenido para conmigo. Me has hecho muy feliz y no digas nada yo voy a cortar. ¡Muy feliz cumpleaños!
 
NF: Y ni digo yo todo lo que me has dado.

 
MAB: Y ya cortó.
Ya estamos pensando acá que tiene que ir a la Facultad de Ciencias de la Comunicación, lo decimos en serio.
A ver Kaplún, todos los capos ahí de la facultad.

NF: Kaplún, el padre de Kaplún imborrable, inolvidable Mario César. Pertenecía a mi agencia de publicidad, Gallardo Propaganda y había dos jefes fundamentales que eran Mario César -que era Mario Kaplún- y después estaba Nigia Oragen que se llamaba Inés no me acuerdo cuanto era el apellido. Eran todos argentinos y tenían seudónimos para trabajar, ahí trabajé mucho y utilicé mucho esa cosa de “y si hacemos esto”. Uno de mis grandes defectos, porque habría que hacer y todo el mundo decía dale hacelo, pero y ustedes?  no porque la idea es tuya dale metele.
Cosa que no aprendí de Silvia Trol porque ella tira ideas y te obliga a ti a seguirlas.

 
HS: A Laura no la hemos escuchado todavía, recién llegada. Capaz que le cuesta a Laura hablar de la madre delante de un micrófono, ¿recién llegada?

Laura: Recién aterrizada sí, una sorpresa pero una sorpresa linda del destino que alinea las cosas como tienen que alinearse y aquí estoy. Es difícil hablar de mi madre porque es una persona con millones de dimensiones, hay muchas Nelly conviviendo en la misma.
El otro día me pasó una cosa muy curiosa, trabajo apoyando a la Asesoría de Género de la Intendencia, entonces estaba haciendo dentro de nuestro proceso de apoyo a los equipos, hicimos una jornada con las históricas, con las personas que dentro de la Intendencia, habían aportado a la mirada de género y de repente aparece Elvira Lucci y dice, pero acá adentro hay un evento muy importante que fue clave para esta historia que fue el disparador de todo esto y fue la CONAPRO. Entonces pone sobre la línea de la vida que estábamos haciendo una foto, un recorte de diario, y aparece mi madre.
Entonces yo era facilitadora pero hija de.

NF: Y con Silvia Tron también porque era un artículo de Silvia Tron.

Laura: Yo creo que admiro a mi madre como mujer sobre todo, como persona, como ser humano, antes quizás todavía que como mujer, pero también por su generosidad, por su apoyo constante. Es la persona que en ese sí fácil nunca te va a decir que no cuando la necesites, cuando necesites su apoyo, su sostén siempre genuino nunca es porque tiene que ser. Y admiro a mi madre también como mujer por supo hacerse de nuevo, reinventarse como mujer y ayudar a muchas otras mujeres a reinventarse, a encontrar su lugar también el mío y tengo dos hijas mujeres.
Entonces es muy importante recordar que como hija, como madre, como hermana -no tengo hermana de sangre pero sí de la vida- como abuela supongo que me tocará, no es solamente esto del vínculo sino quienes somos nosotras como inspiración y la verdad que la Cata y mi madre van a las marchas del 8 de marzo, son activistas las dos, la Cata va adelante con el saxo mi madre va al costado sacándole fotos.
 
NF: Sacándole fotos y con el agua porque toma mucha agua.

Laura: Luli también, son muy de la marcha de la diversidad, entonces creo que nos ha enseñado una conciencia que va más allá de los colores partidarios, va más allá de las afiliaciones políticas, es ese deber que tenemos como seres humanos de no quedarnos quietos o quietas.
  

MAB: No mirarnos el ombligo solo.

Laura: Exacto.
Yo creo que además de todo lo que la quiero está este vínculo y voy a contar algo de Cata, que no me mate después.
El destino, nosotros vivimos afuera de la ciudad y a Cata se le ha dado por convivir bastante este año porque está estudiando, este año y el pasado y el otro día me decía: ‘mamá yo a la abuela la quería como abuela pero ahora que la conozco la quiero como persona’.
 
NF: ¡Por favor!

Laura: Entonces ella estaba como consternada porque no le entraba ese amor.

HS: ¡Que definición!
¿Qué más podes pedir Nelly?

NF: No, vos sabes que yo tengo mucho sentido del humor y además soy muy de imaginar cosas, no estoy siempre con los pies en la tierra. ¿De donde sacó ella esto? Lo saca de mí.
Por ejemplo un detalle, porque estos son detalles, ella en casa entra y sale, vieron el físico que tiene entra y se nota; entonces yo trato de tener cosas como para que ella se alimente, por ejemplo si hago una comida abundante.

 

HS: ¿Vos le cocinas?

NF: No siempre, pero cocino bastante. Pero además trato de proveer para las dos.
Entonces sobra un poco de comida bueno yo esto lo voy a guardar y voy a la olla no queda nada, que pasó, dice Cata, miren los ojos de Cata porque son fabulosos me dice: ‘abu entraron ladrones y se comieron todo’.
Una vez merenguitos: abu volvieron los ladrones, no, sí se comieron todos los merengues y dicen que compres mas.

Laura: Eso del cocinar se hereda

 

MAB: Justamente, la hermana viene de Brasil de cocinera.

Laura: Lo que más extrañamos de Luli cuando se fue era la cocina.

NF: Por dios extrañamos a Luli horrible, impresionante. Es una presencia que se intuye, una cosa de intuición que uno siente que está, pero también siente mucho que no está.

Laura: Nosotros decimos que la abuela es bruja que sabe todo, esa es otra cosa que el ser intuitivo excede nuestra intuición divina si quieren y Luli tiene también eso

NF: Seguimos gastando radio

HS: Ustedes no tengan miedo, digo las nietas, Laura algo de radio ha hecho, de que estos sean temas con referencias muy puntuales o familiares, sino que nosotros queremos que la radio también sirva para reflejar estas cosas, no solo andar atrás de lo que pasó cada día con el parlamento, el gobierno, el reclamo de los trabajadores, etc.
El día que esta radio no esté dispuesta a reflejar estas cosas perderíamos nuestra identidad.

NF: Exactamente

 

HS: Además particularmente en un  mundo donde cada vez se intenta separar las generaciones, que los más viejitos queden recluidos en sus casas y que no trasmitan a las otras generaciones lo que vivieron, lo que caminaron, lo que tuvieron para enseñar. Y las otras generaciones que estén correteando los padres entre el trabajo y los hijos, los hijos con los celulares y perdamos eso, vamos rumbo al abismo Nelly si perdemos esto.

NF: Indudable  

HS: A Laura la hicimos hablar, las nietas están más difíciles de hablar pero algo dicen que se van a emocionaron ya varios se fueron emocionando mientras hablábamos, así que Lucía, Catalina para que todas las generaciones estén presentes en la charla.

Catalina: Yo voy hablar. Soy Catalina y nada, este año me tocó convivir con mi abuela un año entero, la verdad tuvimos encontronazos pero…
Dijeron todos cosas lindas pero eso, lo que dijo mi madre, que la conocí no como abuela sino como mujer, como persona, me abrió mucho la cabeza sobre el feminismo que yo venía con mi versión y con las cosas más actuales. Me mostró toda su trayectoria en esos temas, como ayudó, cómo investigó y cómo trabajó en toda su vida y la amo.

 

MAB: Nelly para ser periodista ¿qué es imprescindible?
 
NF: Para mi criterio, yo tengo una visión muy especial, se tiene que tener en primer lugar imaginación, se tiene que tener gran honestidad, porque después ves otros periodistas o que ejercen o se dicen, lo que sea; que no respetan sobre todo lo de la honestidad.
Nosotros hacemos la interface, somos el escalón entre lo que sucede y la gente que está absolutamente desprevenida en su casa, nosotros estamos entrando en su casa y le vamos a contar que pasó, somos el escalón, fulanito hizo tal cosa, menganito está haciendo tal otra, está arengándonos para tal cosa; nosotros tenemos que ser absolutamente honestos y tenemos que comunicar eso.
Otra cosa el gran respeto -una cosa que se ha perdido bastante en la profesión, no solamente en el periodismo yo diría que en muchas profesiones-, es el dar un poco más de lo que se recibe, dar un poco más, nosotros tenemos que estar dando siempre porque somos los que tenemos la obligación de dar, nosotros damos las informaciones pero también damos la esperanza.

 

MAB: La perspectiva de la noticia.

NF: Exacto. Estamos dando las normas de vida, estamos hablando de medicina, ustedes lo saben porque yo lo hago acá, hay un sistema, una tendencia o un nuevo enfoque dentro de la medicina que nos puede ayudar en esto, pero tampoco nos vamos a olvidar de la historia, vamos a la historia, nosotros tenemos que ser los referentes. El periodista es el referente, usualmente se decía “si  lo dice la televisión sucedió”, ahora es este aparato, que estás mirando, las redes, el famoso celular, el celular te dice verdades y te dice mentiras. Pero nosotros tenemos como seres humanos, como profesionales, si no profesionalizamos una vocación no servimos para nada, voy hablar bien, si no profesionalizamos una vocación y el periodista tiene que tener una vocación de servicio, nosotros estamos al servicio del medio, somos los representantes del medio ante la gente, pero estamos también al servicio esencialmente y en primer término de la gente, del receptor.

 
HS: ¡Qué responsabilidad esa Nelly!

NF: Brutal, responsabilidad en todo, responsabilidad en la puntualidad.
Yo en mi vida llegué siete veces tarde a la radio porque vivía en un lugar cercano a donde pasaban las vías del tren, ahí se cerraban las vías y no pasaba ni un caballo.
Las siete veces que llegué tarde fue por eso, porque yo tengo una obligación y tengo que cumplirla, si yo no doy las señales,  si no doy las lucecitas no soy creíble.
Por eso es importante lo de creíble para esta radio porque nosotros somos creíbles y ese es el esfuerzo que hemos puesto para que la gente se sienta confiada en nosotros.

 
HS: “Un abrazo grande para Nelly de todo el colectivo de 60 y pico, estamos orgullosos de que forme parte  del mismo, saludos Gladys”.

NF: Obvio, me llamó hoy de mañana la gente del Centro de Residentes también.

 

MAB: Héctor del Buceo dice “que tenga un buen aniversario”.

NF: Muchas gracias. Falta Lucía, que diga alguna cosita, dos palabritas, es tan linda ella, son tan lindas…

Lucía: Bueno solo desearte un muy feliz cumpleaños, estuve bastante tiempo afuera pero nunca perdí lo que tenía acá, sabía todo lo que me esperaba acá siempre y una de las mayores razones por las que no esté ahora tomando caipiriña en la playa es para estar acá en tu cumpleaños. Así que estoy muy contenta de estar acá contigo.

NF: Es divina mi cielo, es tan linda

 

MAB: Solo felicitaciones y además agradecerte que te sientas parte de la Radio.

NF: Es que soy, me colé por ahí.

 

MAB: No, no te colaste no, sos de acá, en todo caso nosotros nos colamos.
¡MUY FELIZ CUMPLEAÑOS!

NF: Muchísimas gracias por todo

Laura: Le podemos cantar Las Mañanitas para terminar   
(Le cantan)

MAB: Muy bueno, gracias a las cuatro.