BRASIL ESTÁ ESTANCADO: “PARA EL MERCADO Y LOS SACERDOTES DEL ORDEN, ES UNA SORPRESA”
Contacto con Plínio de Arruda Sampaio Jr. Desde Brasil, 7 de febrero de 2020.

“La economía está parada, por eso los precios caen, caen porque la recesión es brutal, no hay demanda que sostenga los precios. Y el gobierno ya sintió esto, bajó una vez más la tasa de interés, lo que en principio es bueno, pero que en un país con elevada vulnerabilidad externa como es Brasil y todos los países subdesarrollados de manera general, en momentos de crisis bajar mucho la tasa de interés, empieza a fomentar la huida de capital, la salida de capital”, dijo el Economista y Analista Político brasileño, profesor Plinio Arruda Sampaio Jr. en su habitual contacto con CX36. “Entramos en una situación turbulenta, la verdad es que el gobierno reconoce que estamos estancados y trata maniobras de masaje cardíaco para ver si saca la economía adelante”, comentó.  En otro orden, se refirió a lo que se viene para Carnaval donde destacó que las sambas enredo “reflejan la realidad, dicen lo que la gente conversa”. Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/20200207pliniodearrudasampaiojrbrasil

 

María de los Ángeles Balparda: Plínio Arruda Sampaio Jr. está ya en contacto con nosotros. ¿Cómo te va Plínio?

Plínio Arruda Sampaio Jr.: Muy bien Ángeles, siempre un gusto hablar con Radio Centenario.

MAB: Y aquí estamos en estos contactos del Cono Sur, por lo menos Argentina y Brasil esta mañana y con muchas ganas de escucharte.
Acá nos recordaba Hernán que ibas a hablar de carnaval, pero antes le tenemos que robar un poquito de otros temas.

PASJ: Perfecto, estoy preparado para el carnaval.

MAB: Muy bien.
El tema de los precios y la economía, simplemente eso, que estábamos leyendo que los precios al consumidor de Brasil subieron 0,21% en enero que es menos de lo previsto, no sé si eso significa algo o es una cuestión de números.

PASJ: Mira Ángeles, aquí en las últimas semanas hubo un cambio en la percepción de cómo va la economía. Como ya discutimos esto aquí en el programa varias veces, en el final del año siempre hacen predicciones muy optimistas, como si la economía a reaccionar a un shock psicológico de optimismo. Pero nosotros alertamos que no había ninguna base real para esto.
Entonces, como todos los años, el gobierno y el mercado empiezan a corregir las distorsiones. Lo que se nota aquí en Brasil es una percepción general que el mismo gobierno ya lo asumió de que la economía está muy, muy deprimida, estamos en un estancamiento y el estancamiento no fue superado.
Cuando el gobierno hace algunas maniobras de liberar plata de los trabajadores, que es plata que queda confiscada, él la libera y esto anima un poco al mercado. Pero cuando pasa el efecto, la economía vuelve a sentir el impacto recesivo que es estructural.
Entonces, esto es lo que se vio ahora en el final del año pasado, cuando salieron las estadísticas y ahora en el comienzo del 2020.
Entonces, la economía está parada, por eso los precios caen, caen porque la recesión es brutal, no hay demanda que sostenga los precios. Y el gobierno ya sintió esto, bajó una vez más la tasa de interés, lo que en principio es bueno, pero que en un país con elevada vulnerabilidad externa como es Brasil y todos los países subdesarrollados de manera general, en momentos de crisis bajar mucho la tasa de interés, empieza a fomentar la huida de capital, la salida de capital.
Empezamos a entrar en una situación turbulenta, la verdad es que el gobierno reconoce que estamos estancados y trata maniobras de masaje cardíaco para ver si saca la economía adelante.
Esta es un poco la situación económica en que estamos. Lo que para nosotros de Radio Centenario no es ninguna novedad, pero para el mercado y para la gente que escucha, digamos los sacerdotes del orden, es una sorpresa.

 

MAB: Está muy bien.
Bueno, y nos vamos al carnaval, sino quedaríamos en falta

HS: Íbamos a hablar de si hay esa realidad de política social brasileña, Plínio, que ya no es nuevo que esté reflejado en las letras, en las sambas enredos, está este año también.
¿Qué se sabe de los contenidos que va a tener ese carnaval?

PASJ: Mira, Hernán, yo cumplí parcialmente la tarea, porque fui a buscar el samba enredo de Mangueira que fue la campeona del año pasado y una de las principales referencias de escuelas de samba de Río de Janeiro.
Les voy a mandar por Whatsapp después la letra porque es bien larga, bien compleja, pero muy dura, durísima, y llega al punto de mencionar al presidente Bolsonaro. No por el nombre Bolsonaro sino por su apellido porque él se llama Jair Messias Bolsonaro. Entonces menciona el "falso mesías".
Entonces, siguiendo la tradición del año pasado que también salieron con una letra muy fuerte reivindicando la lucha de los pueblos oprimidos, de los negros, de los indígenas, ahora vuelven también con un samba de protesta muy fuerte.
Entonces, esta es la parte que yo hice, pero todavía no escuché el resto de los sambas y en realidad la próxima semana es cuando los grupos de carnaval van a las calles y ahí es que empiezan a salir por Whatsapp y por Youtube las diversas músicas.
Pero estoy seguro que va a haber mucha protesta porque la situación aquí es muy, muy dura el sentimiento del pueblo es de mucha rabia. Entonces seguro que habrá.
Y el tono ya fue dado por Mangueira.

 

HS: ¿Y quién escribe esas letras, son músicos reconocidos o se hacen en equipos de los propios conjuntos como a veces se hace aquí en nuestro país con el carnaval?

PASJ: Mira, las escuelas de samba son comunidades musicales, comunidades de sociabilidad. Las músicas son generalmente hechas por los poetas de las escuelas. En varias secciones, en un proceso de mucha construcción poética.
Entonces normalmente siempre son autores vinculados a la vida cultural de las escuelas, no creo que exista la posibilidad de un samba enredo que caiga como con paracaídas. Eso está vinculado a la vida cultural de la escuela.
O sea, refleja en realidad, dice lo que la gente conversa.

 

HS: Correcto.
¿Hay algo en el cierre que quieras mencionar de la realidad política de estos últimos días?

PASJ: Nada más puntualizar una crisis de agua potable en Río de Janeiro monumental, entró el colapso el sistema de abastecimiento de agua tratada en Río de Janeiro, es una cosa que muestra un poco el desmontaje del Estado en Brasil y nuevos ataques de Bolsonaro a los pueblos indígenas liberando la floresta para todo tipo de explotación, minera, agropecuaria, turística, de pesca, de caza.
Entonces, un poco no es novedad pero es bueno que tengamos esto en el horizonte

 

HS: ¿Y se puede decir que el movimiento indígena es uno de los sectores de los cuales se puede esperar una respuesta organizada a ese ataque?

PASJ: Mira Hernán, Brasil tiene casi 305 naciones indígenas, y más de 274 lenguas diferentes. Pero, al contrario de la América Latina andina donde el pueblo indígena está muy organizado y es muy numeroso, en Brasil el genocidio fue brutal. Entonces son pueblos que luchan bravamente pero están muy aislados y no tienen fuerza por sí solos para defenderse.
Entonces la lucha de ellos tiene que ser parte de la lucha de los trabajadores, de los oprimidos como un todo sino quedan muy vulnerables.
Yo digo que después de la naturaleza, del árbol, del agua, los más vulnerables en Brasil son el pueblo indígena, digo que más que la naturaleza porque son humanos, la naturaleza ni correr puede y el pueblo indígena tiene siempre el escape de meterse en la selva y huir del hombre blanco.
Entonces, son pueblos realmente muy vulnerables aquí en Brasil

 

HS: Muy bien, temas para seguir conversando, Plínio, un abrazo grande y la seguimos en la próxima.

PASJ: La seguimos en la próxima ya en casi pleno carnaval.

 

HS: Es cierto.

PASJ: Porque aquí hay el antes, el durante y el después.

 

MAB: Claro, claro.
Un abrazo y muchas gracias, Plínio.

PASJ: Un abrazo y gracias a ustedes.