“SI SEGUIMOS AMONTONANDO GENTE” EN LAS CÁRCELES “NO SE PUEDE ESPERAR LA RESOCIALIZACIÓN DE LOS RECLUSOS”
Entrevista al Fiscal Juan Gómez, 17 de febrero de 2020.

“Hay algunos parches que han sido muy buenos pero muy limitados en cuanto a que no les llega a toda la población carcelaria” y “un elemento clave es cómo tratar a los reclusos, cómo recuperarlos, cómo cumplir con la Constitución de la República que manda a la resocialización de aquellas personas privadas de su libertad”. Ese “es un debe muy importante, que tiene costos muy relevantes, en términos materiales y políticos”, dijo el fiscal Juan Gómez, al ser entrevistado en CX36.  “Son decisiones que debe tomar la autoridad de qué tipo de cárceles” precisamos porque “si seguimos amontonando gente en espacios que son insuficientes, se está violando la dignidad de esas personas y mal se puede esperar respecto a su resocialización”, aseveró. En ese marco dijo que “uno de los dramas de esta vida es no tener mañana. Y si no le damos la posibilidad de que la gente tenga un mañana que construir, que trabajar, fundamentalmente trabajar” y “complementarlo con otra vía de formación de valores”, debemos saber que “estamos asumiendo un riesgo”. Añadió que “seamos conscientes de que seguir en esta forma de penalizar, si no tienen un mañana estamos en el mismo problema. Y entonces, eso sí se transforma en la famosa puerta giratoria que tantos hablan, muchas veces para criticar al sistema”. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/fiscaljuangomez

 

María de los Ángeles Balparda: Hoy nuestro invitado es el fiscal Gómez, que uno se da cuenta que pareciera que el nombre de él es Fiscal, como que el primer nombre fuera Fiscal, todos lo conocemos por el fiscal Gómez, que accedió a estar con nosotros acá.
¿Cómo le va?

Juan Gómez: Bien, bien, comenzando la semana

 

MAB: Con mucho trabajo siempre ustedes ¿no?

JG: Sí, mucho trabajo y la verdad la entrevista estaba pactada para mañana pero yo no advertí que mañana comienzo un juicio importante, que lleva toda la semana, que es el juicio, entre otros temas, el del golfista del Cerro que fue un tema muy sonado en su momento ¿no?

 

MAB: Sí, muy sonado. ¿Ese empieza mañana?

JG: Empieza mañana a las 9:00, es decir que se complicaba para estar presente y a mí no me gusta faltar a la palabra, había dicho que cuando pudiera venía y acá estoy

 

MAB: Le agradecemos mucho eso.
¿Es el tiempo que demoran siempre en que, aquel caso que recordamos del golfista y ahora, demoran siempre este tiempo en celebrarse?

JG: Y sí, la preparación de un juicio es una tarea muy ardua, uno tiene que estar muy seguro de lo que va a plantear ante un juez. Los jueces naturalmente han elevado la vara de la prueba, lo digo con conocimiento de causa de haber trabajado en lo que era antes el proceso penal y de lo que es ahora. Entonces, los fiscales tenemos que tener mucho cuidado en cuáles son las pruebas, si es posible, el tema de los testigos, los testigos de identidad reservada o protegidos, como quiera llamarse

 

Diego Martínez: ¿Se puede considerar más garantista, digamos, para las personas?

JG: Obviamente es un código que establece más garantías y dentro de esas garantías también establece una serie de obstáculos y dificultades que por lo general los debe atravesar quien acusa, el fiscal en definitiva. Porque no basta decir pasó tal cosa, hay que acreditar que tal cosa pasó. Para eso hay que ser muy meticuloso, requiere un gran esfuerzo de mucha gente, imagínese que el juicio que mencioné tiene 5 días de desarrollo de recepción de la prueba y los alegatos que deben hacer las partes. 5 días que supone la atención de muchas personas, tanto de la autoridad policial, la policía científica, técnicos del Instituto Técnico Forense. Es decir, todo lo que se debe probar, se debe hacer en juicio, se terminó aquello de que agrego un papel y eso es suficiente sino que hay que incorporar ese papel a través de la persona que lo creó. Por ejemplo, un protocolo de autopsia el médico forense lo hizo para incorporar en juicio debo contar con su testimonio.
Entonces, es muy trabajoso, da garantías, es cierto, pero requiere una actividad mayor

 

MAB: Es muy interesante en estos tiempos que se escucha mucho más a los fiscales, y que se aprende más sobre cómo funciona el sistema. Y también uno a veces escucha hasta clases de sociología, digo los más diversos casos, ayer escuchábamos a la fiscal en el caso de Pando, de la muerte del cuidacoches, que explican las cosas que antes no. Yo me acuerdo que antes uno, primero que no conocía a los fiscales, hay una aparición pública que está siendo favorable me parece

JG: Si debo señalar un mérito del Código del Proceso Penal, es la transparencia, es mostrar efectivamente lo que pasa, es que la gente aprecie la realidad de lo que acontece.
Usted me señalaba a la Dra. Yanieri, es una excelente colega, personas y muy buena fiscal. Me alegro de que pudiera dar una respuesta como la sociedad demanda, la sociedad quiere saber exactamente lo que ocurre, y en estos tiempos esto es una exigencia nueva y que los fiscales tenemos casi la obligación diría de transparentar las cosas, de informar a la gente. Y no siempre las informaciones que uno puede dar corren por el andarivel que uno quisiera, ojalá

 

MAB: Exacto

JG: A mí me preocupa cuando alguna gente me pregunta qué es lo que más me está preocupando, yo diría siempre es, a toda la gente que todavía no encontré respuestas razonables, serias de saber qué pasó con su ser querido. Eso es lo que me preocupa, más allá de los logros que uno pueda ir teniendo en el ejercicio de la función como fiscal ¿no?

 

MAB: Sí.
Hay que decir que en el caso, mucha gente lo sabe, pero el fiscal Gómez es un hombre de Rivera, fue a la escuela rural cerca del Valle del Lunarejo, está en Fiscalía de Crimen Organizado desde 2012, ¿es así?

JG: Bueno, mi trayectoria como fiscal, en realidad ingresé en Rivera, vaya paradoja, porque se dice que en el pueblo de uno nadie puede...

 

MAB: Sí

JG: Sin embargo tuve una muy buena experiencia en mi departamento como fiscal, después eso fue en el año 1997 - 1998, después de 9 años y 3 meses, creo que el destino más largo en Maldonado, después ya en el 2009 en Montevideo en la Fiscalía Penal de 1º Turno. Después en el 2012 fui por dos años al crimen organizado y estuve casi 4. En el 2016 volví a la Fiscalía Penal de 1º Turno y en el 2017 con el Nuevo Código, pasé a ser fiscal de homicidios

 

MAB: ¿Usted es el único fiscal de homicidios?

JG: No, no, la colega Mirta Morales precisamente, al principio sí, el primer año con mi equipo me las tuve que bancar y teníamos mayores competencias. Yo digo, los códigos se van ajustando, era imposible que nosotros atendiéramos a todos los homicidios, a los homicidios culposos, a las lesiones y se ha ido ajustando.
Hoy en día la Dra. Mirta Morales, la fiscal de homicidios de 2º turno, nos dividimos el mes. Quien habla del 1º al 15, ella del 16 al 30/31, y bueno, vamos intentando cumplir con esa...

 

MAB: Uno sólo me imagino lo que sería...

JG: No, no, hoy por hoy, con la realidad en nuestra sociedad, es imposible

 

DM: Se ha acusado al Nuevo Código, o a la actuación de los fiscales en general, de ser como muy flexible, de que por la cuestión del tiempo, incluso del exceso de trabajo muchos fiscales generaban acuerdos que facilitaban a algunos acusados a tener algunos fallos más benévolos. Esto se ha hablado incluso en el proyecto o el borrador que hay planteado de la Ley de Urgente Consideración, hay algunas consideraciones en este sentido de intentar que no se logre el proceso abreviado, que no se llegue a acuerdos. ¿Cómo se visualiza esto desde los fiscales, esta mirada que hay desde algún sector de la sociedad, desde algunos medios?

JG: Bueno, mire, para mí es muy sencillo, en primer lugar, los ejemplos que se manejan de benignidad de algunas soluciones, también son situaciones humanas y hay que estar en el momento en que se debe adoptar una decisión o una solución, pero es transparente, la gente lo conoce. Si hay errores la gente los analiza, los comenta y obviamente permite a los operadores la necesaria reflexión para mejorar.
Mire, hablo con el tiempo en mis espaldas, he visto tantas cosas de criterios, de benignidad. Antes se dispuso el procesamiento y prisión de equis, pero nadie sabía cuánto iba a estar equis privado de su libertad. Y a nadie le interesaba, no creaba la conmoción que hoy se diga, bueno, fulano de tal por tal situación acordó en un proceso abreviado una sanción de tanto tiempo que lo debe cumplir efectivamente.
Esa es la realidad, la información.
Y si usted va a analizar lo que pasaba antes, yo le diría sin temor a equivocarme, que en este actual sistema procesal hay un por lo menos igual, por lo menos para no exagerar, igual tratamiento punitivo a los temas.
Lo que pasa es que, y felizmente diría, nuestra sociedad lo toma, lo analiza, se considera siempre los casos muy aislados que efectivamente puedan ser contrarios al sentido común. Yo no soy quién para andar corrigiendo a colegas, pero contrarios al sentido común, y se toma esos casos, que no son más de 4 o 5, se toma como una bandera para desmerecer todo un sistema cuando en el mismo momento cientos de fiscales en todo el país, esto no se trata de uno, de equipos de fiscales, están haciendo acuerdos correctos, soluciones de conflictos en forma adecuada y nos quedamos con la luminosidad de esos casos y perdemos de vista el enfoque.
Y me extiendo en un instante, el acuerdo abreviado supone que 2 de las 3 partes del proceso es defensa de imputado, fiscal y juez cuando hablo de partes, lleguen a una solución acordada que consideran adecuada y yo no advierto razones para que se desconfíen de ese tipo de acuerdos que son la única forma de un funcionamiento normal del sistema penal en estos tiempos.
La prueba es, si el tema es poner gente presa hoy por hoy hay más presos que en el año 2017, 1º de noviembre, cuando empezó este Código.
Si el tema es que haya más gente con sentencia, se pasó de número redondo, yo no soy especialista en números, del 30% a un 70% que tienen sentencias de condena.
Es decir, también hay argumentos absolutamente legítimos y compartibles que hablan de que este sistema que se aplica en el resto de casi todos los países, tiene sus virtudes.
Y voy al tema central de su pregunta, cuando hablan de cambiar el sistema del proceso abreviado, en opinión muy personal y muy humilde, yo no represento a nadie, yo creo que se está dejando de observar las consecuencias que ello tendría. Le diría sin ningún temor a dudas, y si hay algo que no me pesa es el trabajo, es que es imposible llevar a juicio.
Cuando le digo que un juicio en este caso me lleva 5 días, no todo el día pero sí requiere una preparación de antes y mucho estudio y muchas entrevistas, le estoy diciendo que cientos de juicios no se pueden hacer en un día, no se puede programar en pocas horas o en poco tiempo. Antes uno se sentaba en una máquina, tomaba la referencia de un expediente, tomaba la confesión de la persona que normalmente se lograba o en la policía o en las sedes judiciales, y eso daba el pie suficiente para hacer una acusación y ahora no.
Entonces, desde mi modestia señalo que todo sistema requiere ajustes, requiere adecuar determinadas situaciones, y veo que lo que se proyecta en estos temas, no son las que me parecería que significaría un mejor funcionamiento del sistema.
Por ejemplo, y largo un sólo ejemplo o dos para que se tenga en cuenta, las evidencias que en el período de investigación recoge el fiscal, evidencia que le permite ir ante un juez y decir, mire, vengo a formalizar a fulano por tal delito, en la actual legislación no tiene ningún valor probatorio. La persona puede confesar y después en el juicio decir no, yo no hablo, y eso es suficiente para el juez.
Cuando esas evidencias se recogen en presencia de la defensa y del fiscal, por lo menos debería preverse una norma que diga se puede incorporar eso en el juicio y nos evitaría un montón de trabajo.
Eso, flexibilizar, simplificar, había alguien que decía simplificar todos los días y es necesario simplificar las cosas para que no se vuelva en una prueba de imposibles

MAB: Exacto

JG: Y termino, los límites, los parámetros que se prevén en la Ley de Urgente Consideración, son, a mi juicio, desaconsejables para solucionar el tema que tanto preocupa

 

MAB: Habría que ajustar eso

JG: No, definitivamente, en el tema de los procesos abreviados, dejarlo sin modificación o alguna modificación mínima que hable de mínimos en determinados delitos. Pero de modo alguno establecer que no se podrá utilizar la de la vía del proceso abreviado en todo aquel delito cuyo máximo supere los 3 años.
Entonces uno mira el código, rápidamente se queda con muy pocos delitos y no son los que son relevantes a los efectos de considerar este tema

 

MAB: Bueno, leo mensajes que nos han llegado de los oyentes.
"Un saludo al Dr. Gómez, lo conozco desde la época de Queirolo Varela" -dice Juan Baccino de Las Piedras.
"Buenos días. ¡Qué lujo de invitado! Un referente de la ética y la moral y también de la parte humana. La pregunta que me hago es qué va a ocurrir el día en que el fiscal Gómez se retire. ¿Dónde van a parar esos atributos morales que él ha resaltado en su labor? creo que preocupa el tema" -dice Juan de la Aguada

JG: Un abrazo a los Juanes y en especial a Baccino, es verdad, yo también, en una larga trayectoria de trabajo, trabajé en una empresa privada en su momento, por más que siempre estuve ligado a la Fiscalía. Yo en realidad ingresé al Ministerio Público cuando era la única solución que tendría en mi vida, o eso era lo que pensaba, porque no podía seguir estudiando sin trabajar. Y tuve la suerte de ingresar en épocas muy difíciles de sufrir, de ver si me echaban, si bien ingresé o me podían echar en el año 1975. Pero con el tiempo trabajé en varios lugares y recuerdo con mucho cariño la etapa que trabajé en la parte de personal de la empresa Queirolo Varela. Ahí conocí a Juan Baccino.

 

DM: Bien, con respecto a lo que decía en el bloque anterior, es claro que cada uno de los poderes del estado tiene un rol y tiene que tomar decisiones, tiene que hacer lo que le compete. ¿Pero convendría en este caso cuando se establecen cambios? Me refiero a cuando se hizo el Código del Proceso Penal, o ahora que se plantean algunas modificaciones, llamar convocar, tener algún tipo de contacto con los actores. Supongo que habrá representantes que puedan ser voceros de lo que los fiscales viven. Pero en este caso usted está hablando de una función muy concreta que es la del fiscal y la modificación de la tarea puede ser distorsiva. ¿Le parece que podría ser conveniente una apertura en este sentido, o bueno, el Poder Legislativo que haga sus leyes y nosotros haremos lo que podamos dentro de lo que nos compete?

JG: Bueno, pero eso no sería una solución para estos tiempos. A mí me consta que actores fundamentales han mantenido entrevista con la Asociación de Fiscales. Que la Asociación de Fiscales ha transmitido en otros términos, yo no los conozco los términos pero han transmitido la dificultad que sería el tipo de modificación que se proyecta.
Y bueno, y uno, en un Estado de Derecho, tiene que confiar en el buen criterio de los señores legisladores que son en definitiva quienes establecen las leyes sean de urgencia o no. Y el buen criterio, yo creo que si hay algo que no se puede facilitar, es la impunidad, que es una de las cuestiones que más daño causa a cualquier sociedad.
Imagínese que si todos los procesos a partir de que se apruebe la modificación, deban ir a juicio oral y público, nadie, ningún juez de garantías le va a mantener una prisión preventiva por dos años, el máximo que actualmente se prevé, salvo algún caso muy excepcional y que dice relación con la actividad de la Fiscalía de homicidio, por ejemplo.
Entonces, como no se podrían hacer los juicios en tiempo, porque no dan las estructuras ni de la Fiscalía, no me gusta meterme en casas ajenas pero de afuera diría, ni de la Defensoría Pública que se lleva por lo menos el 90% de las defensas en materia penal, y tampoco las del Poder Judicial, ya que no cuentan ni con estructuras adecuadas para esa gran cantidad de juicios ni con la cantidad de jueces que permitan cumplir en tiempo y forma esa gran cantidad de juicios.
¿En qué termino? En que es una cuestión también de recursos. Así como el cuerpo que yo integro ha debido sufrir estos dos años y meses de aplicación del Nuevo Código, adaptando los cambios a la realidad y tratando de cambiar el temporal para llamarlo de alguna forma, porque los recursos no fueron los suficientes para llevar adelante la implementación del nuevo sistema, y eso es una realidad y no hace mal a nadie hablar de realidades, y esa es una.
¿Entonces, se pretenderá modificar en la forma en que estamos hablando un sistema sin al menos considerar los recursos? Yo creo que no.
Y hay un segundo elemento que me permito en función de mis años. He sentido mucho la protección, y estoy de acuerdo en que el sistema debe dar una protección especial a los funcionarios policiales de que se sientan seguros en el ejercicio de su función, siempre conforme a derecho, pero me llama la atención que la misma preocupación no se extienda a quienes somos los titulares del ejercicio de la acción penal.
Pero no por una cuestión de comodidad, de temor, pero sabido es que montones o algunas personas, como forma quizás de propagar un temor que no es bueno, que no ingresa ese temor a un fiscal viejo como yo, pero que a mucha gente joven le puede llevar a pensar, pah, caramba, si me van a demandar en juicio porque pedí una medida cautelar y está en riesgo mi casita o lo que tenga, es bueno que tengamos mensajes muy claros de que en el ejercicio de la función de fiscales no se admitirán ese tipo de riesgos. Obviamente salvo aquellos casos que infelizmente no tengo mayores registros, algún caso de corrupción que no admite defensa de nadie

 

MAB: Por supuesto

JG: Entonces, la mirada debe ser, si pretendemos mejorar los niveles de seguridad, yo creo que la mirada debería ser un poquito más amplia, con más sentido de la realidad, con respeto también por los operadores de no pensar que únicamente reforzando la atención sobre la fuerza auxiliar en este caso del Ministerio Público que buena cosa en algunos aspectos puede ser, se solucione el tema

 

MAB: Justamente queríamos preguntarle un poco, en esta posibilidad que tenemos de salir, estamos en un momento muy especial con el tema de las policiales ¿no? las noticias policiales son la estrella, sobre todo en los informativos donde hay imagen, la televisión, son el eje de los informativos, son los que ocupan más espacio. Se arma un relato sobre todos los temas, que es muy fuerte, que es el que después todos manejamos, todos hablamos de la misma versión.
¿Cómo lo siente usted eso? Porque el otro día obviamente de lo que más se habla desde que empezó el año es de los robos a los policías, que les roban los chalecos y las armas. Se sacan las cuentas cuántos hubo en la semana, cuántos van en lo que va del año, hay un montón de cosas con los números vinculados a esto.
El otro día el fiscal Díaz dijo, yo ya lo advertí esto hace tiempo y dijo que después iban a ir contra los fiscales. Entonces, usted que tiene una visión que no se queda en el relato policial, no digo que lo haga la policía, el que vemos en los medios ¿no? ¿Cómo se ubica frente a esto, y cómo nos ayuda a ubicar a los demás frente a esto? Se habla de estos robos, se habla del primer comando de la capital, los sicariatos, uno empieza a sumar todo eso y dice, bueno, ¿en qué rinconcito me acomodo?

JG: Bien, son realidades que no las podemos negar

 

MAB: Eso es real

JG: Son realidades.
El análisis de este tipo de temas debe ser desde un punto de vista de contexto, de ver, hay algunos casos en que se puede encontrar determinado tipo de ligazón que puede vincular a determinados grupos criminales y eso no se debe perder de vista, es trabajo de inteligencia policial y se debe hacer y se debe apoyar. Y hay otro tipo de situaciones, acciones individuales que muchas veces no toma en cuenta que la víctima es un funcionario policial.
Y ahí se dan dos tipos de situación, por lo menos el funcionario policial no deja de serlo por ir en una vía pública y por más que esté de particular, tiene un deber, montones de defensa tanto de su persona como de terceros...

 

MAB: Muchas veces actúa, está de particular y actúa

JG: Y muchas veces actúa y ahí los resultados pueden ser muertes que no hacen otra cosa que ampliar el espectro de la violencia. Es una vieja frase, la violencia engendra más violencia y eso tiene sus riesgos.
Yo creo que es un tema de sentarse, pensarlo con la máxima inteligencia y la máxima dedicación de ver si efectivamente hay, en aquellos casos, no en todos, ya le digo, hay casos que uno advierte fácilmente que se trató de una acción aislada de personas que muchas veces sumidas en su adicción por las drogas tratan de conseguir cualquier mochila que ande por ahí sin importarle si es un policía, si no lo es, si es un trabajador, si es un estudiante. Esas son las cosas graves también que ocurren en nuestra sociedad y que llevan a que la novedad o la noticia policial tenga tanta demanda que en otras épocas no tenía

 

MAB: Es verdad.
Bueno, con el fiscal Gómez aquí en los últimos minutos de este encuentro, no vamos a entrar en los casos particulares por supuesto pero nos preguntan por el caso de San Luis, los acusados de matar a Gustavo Barón de San Luis en 2017 que había muchas pruebas pero -dice- siguen sueltos los acusados.
No sé si está dentro del tiempo, 2017 fue eso...

JG: Sí, me consta, me consta el trabajo de muchas colegas en ese caso y de resoluciones del sistema judicial que en algún caso modificó la sentencia de primera instancia. Pero entenderán que no puedo opinar de un caso en el que no actúo. Y por respeto a mis colegas que me consta que actuaron con esmero, que yo no tengo ningún elemento para andar señalando aciertos u errores en la actuación. Lo que sí sé es que estaría todavía mediante recursos a resolver respecto de alguno de los involucrados, otros ya fueron modificadas las decisiones del juez de primera instancia

 

DM: Hoy le preguntábamos sobre los legisladores y a la hora de hacer leyes si visibilizaban cómo se llevaban adelante los procesos, y le quería preguntar si los fiscales también están al tanto, perciben y también forma parte de la vida de las decisiones que toman el estado de situación de las cárceles.
No sólo el estado físico sino también todo el proceso que las personas que son penadas, que tienen una sentencia, viven en las cárceles de Uruguay. Son 12 mil presos, es una cantidad muy alta, y lo que dicen organismos de derechos humanos, tanto nacionales como internacionales, es que el estado es muy malo el de las cárceles, que no hay proceso bueno posible que se viva allí

JG: Bueno, hay algunos parches que han sido muy buenos pero muy limitados en cuanto a que no les llega a toda la población carcelaria. Es un elemento clave el cómo tratar a los reclusos, cómo recuperarlos, cómo cumplir con la Constitución de la República que manda a la resocialización de aquellas personas privadas de su libertad.
Es un debe muy importante, que tiene costos muy relevantes, no sólo costos en términos materiales sino también políticos. Son decisiones que debe tomar la autoridad de qué tipo de cárceles, si seguimos amontonando gente en espacios que son insuficientes, se está violando la dignidad de esas personas y mal se puede esperar respecto a su resocialización.
Y el tema es importante por más que la gente no lo vea y no aprecie, decir cuando la persona cumple su condena, sea mucha, poca, pero inevitablemente y por Constitución de la República, llega un día en que debe salir y debe enfrentarse con la vida y debe enfrentarse con el esfuerzo de cada día.
Y si no se prevén situaciones de ayudar, y me dirán 500 oyentes en este momento a ayudar, y nosotros que vivimos honestamente estamos sin trabajo, y sí, pero yo no veo otro tipo de solución, si pensamos globalmente en la salida de determinados temas.
Yo diría que uno de los dramas de esta vida es no tener mañana. Y si no le damos la posibilidad de que la gente tenga un mañana que construir, que trabajar, fundamentalmente trabajar...

 

MAB: Es lo más difícil parece cuando salen, conseguir trabajo...

JG: Y complementarlo con otra vía de formación de valores y todo, estamos asumiendo un riesgo, por lo menos seamos conscientes de que seguir en esta forma de penalizar, de someterlo a las personas a que cumplan prisiones preventivas, grandes, cortas, medianas, un día salen, pero si no tienen un mañana estamos en el mismo problema. Y entonces, eso sí se transforma en la famosa puerta giratoria que tantos hablan, muchas veces para criticar al sistema

 

DM: ¿Y tiene algún peso en el fiscal a la hora de tomar la decisión cuando dice, bueno, esta persona según el Código le corresponde tanta cantidad de tiempo, pero yo sé lo que va a pasar ahí adentro? ¿Tiene un peso, se maneja esto a la hora de tomar una decisión?

JG: Mire, es un peso relativo, muy relativo.
El fiscal no puede, digo yo y desde mi postura, si bien puede mantener una postura de respeto que debe ser en todos los casos a los seres humanos sea cual sea la situación en que se encuentren, pero no podemos estar asumiendo un rol que no nos pertenece. El rol que nos pertenece es actuar la ley frente a los tribunales, es ser titular de la pretensión penal.
Imagínese todos los problemas que conlleva y es el objeto de la entrevista, el propio ejercicio de la pretensión penal para estar pensando. Estoy hablando acá como un simple ciudadano que visualiza los temas en cuanto a dificultades, desde una mirada humana a los temas digo, no hay peor cosa que no tener un mañana por lo menos posible, un mañana posible. Y eso lleva a situaciones que van en desmedro de nuestra calidad de vida.
La calidad de vida de las personas, de la gran mayoría de las personas que trabajan, que luchan, que se levantan muy temprano, que cumplen con sus horarios de trabajo, que lo hacen con sacrificio, también requieren esa paz y esa tranquilidad y esa posibilidad de inculcar a sus hijos valores de respeto para crear una sociedad mejor, no seguir con ejemplos que lo único que hacen es que van en detrimento de esa sociedad. Ideal me dirán algunos, utópicos me dirán otros, pero si no tenemos eso en la mente, esa utopía en la mente de que es posible, bueno, yo diría, sin ser el pesimista del año, es muy difícil pensar en soluciones mágicas

 

MAB: Y hay mucha gente, en otros niveles de la sociedad que tiene que lidiar con esto todos los días. ¿Cuántas veces acá los maestros nos han planteado esto?
Porque claro, ven la realidad social a través del niño, la familia, el barrio y muchas veces son gente que está o una parte de la familia presa o reciñen salió, el chiquilín se educa en ese medio o sea que si no se apuesta a eso hay riesgo en serio. Personal de la salud que trabaja en cárceles, en la mutualista, en el hospital y también conviven con toda esta realidad ¿no?

JG: Es así

 

MAB: No es cierto que quede adentro de los muros de la cárcel.
Acá una oyente con un teléfono que termina en 918 dice, "Buen día. Pregunto al fiscal qué porcentaje tiene en delitos la adicción a la droga. Pienso como ciudadana que es muy alto", y agradece por la respuesta que le dé

JG: Yo le diría sin casi temor a dudas que más del 80% de los delitos están vinculados con la lamentable, sobre todo con la pasta base que es realmente un flagelo y eso se deriva a las armas, a pretender conseguir algún dinero mediante cualquier medio y ahí pasamos a la falta de respeto, a la falta de respeto por la vida de las personas

 

MAB: Sí, hay un vínculo con la muerte...

JG: Terminamos viendo muertes de trabajadores, de luchadores, ocurren por 100 pesos, y eso es lo que no puede ser.
Hoy hablé de que no es que uno ande buscando protección, tranquilidad para que los fiscales puedan cumplir su actividad sin ese temor de que mañana le van a sacar la casita que se compró o la tranquilidad de su familia. Me consta y es honesto decirlo, que hay o ya está una resolución de la Fiscalía General de la Nación que prevé que en todos los casos de reclamos al accionar de algún fiscal, porque mire, la sociedad reclama, actúe y ponga preso. Los jueces pueden disponer absoluciones. Las personas reclaman. Entonces la culpa es de quién, siempre recae en los fiscales. Digo me consta y por honestidad quiero decirlo, que estoy informado de que habría una solución parcial porque hay una ley que protege a los jueces de ese tipo de reclamos, que creo, debo suponer y supongo con alguna información, es lo que pretende la Asociación de Fiscales del Uruguay.
Y otra cosa que quería dejar en claro, yo conozco a la mayoría de los fiscales del Uruguay, me consta el espíritu de trabajo que tienen. Quizás algunos no tienen la exposición pública que puedo tener yo, que ya lo asumo y agradezco muchas veces el cariño de la gente por más que digo, yo a esta altura no me creo nada y trato de que cada día sea un desafío, y si puedo hacer mejor las cosas, así lo voy a seguir intentando y luchando.
Entonces, la actividad de los fiscales requiere un voto de confianza de la población, somos los que vamos a representar a la sociedad. Y muchas veces, admito por cuestiones que pueden ir contra el sentido común, la gente toma eso y se olvida del trabajo arduo que, sin quejarse, montones, cientos de colegas hacen día a día en pro de la sociedad.
Y si estamos con una especie de desconfianza a la labor que cumplen los fiscales, no es buena cosa

 

DM: Muy bien, fiscal, le agradecemos mucho que haya estado por acá. A nivel gremial no está teniendo actividad...

JG: No, yo renuncié

 

DM: En el 2018 ¿verdad?

JG: Sí, el tiempo pasa tan rápido, lamentablemente, a veces hasta me arrepiento de la decisión tomada, pero soy un hombre que toma una decisión y la tomé.
Y bueno, son motivos muy personales, que no me impide, cuando pueda, alzar la voz en nombre de tantos colegas que quizás estén lejos y que me consta que tienen aprecio hacia mi persona, al igual que el aprecio que recibo de mucha gente, que no me canso de agradecer y digo siempre que es una responsabilidad más. El tener esto no pasa por poderes, de poder hacer algo, sino de responsabilidad de hacer lo que la gente requiere, necesita.
Y una de las cosas que necesitas es que se le diga la verdad, que se actúe defendiendo los intereses generales por encima de partidos, de ideologías.
Yo diría, me siento orgulloso, soy un fiscal

 

MAB: Muchas gracias fiscal Gómez.