OCUPACIONES: “LA LEY DE URGENTE CONSIDERACIÓN EQUIPARA AL TRABAJADOR PRIVADO CON EL PÚBLICO”
Entrevista al Dr. Pablo Mires (PI), 10 de febrero de 2020

El designado Ministro de Trabajo y Seguridad Social por el gobierno que encabezará  Luis Lacalle Pou, compartió la mañana de la 36. Pablo Mieres, abogado y sociólogo, habló en primera instancia del Partido Independiente, que se reunirá el próximo domingo para realizar una evaluación del resultado electoral “que resultó muy malo”. Luego se refirió a las propuestas de trabajo del gobierno que entra el 1° de marzo y sostuvo que “están las líneas básicas” y que “después el tema son los contenidos pero las líneas básicas institucionales están” y las detalló: “Creo que hay cambios en materia de empresas públicas, del rol del Estado, del fortalecimiento de los controles”, de “las Unidades Reguladoras que van a ser mucho más potentes de lo que han sido en estos años”; así como “la reducción de las excepciones para el uso de las licitaciones que ya era un relajo, había más de 40 excepciones en el Tocaf que se fueron incorporando durante los últimos años que hacen que el Estado se saltee las licitaciones de manera cada vez más sencilla. Eso se ajusta y se exige más”. Incluyó el tema de una reforma educativa: “yo soy partidario profundamente de una reforma educativa”, dijo. También se refirió a los contenidos de la Ley de Urgente Consideración, “sobre este tema de ocupaciones, yo lo he dicho varias veces, en realidad lo que estamos haciendo es equiparar al trabajador privado con el público, porque este gobierno tiene un Decreto que prohíbe las ocupaciones de los lugares de trabajo en el sector público”, afirmó. Transcribimos la entrevista que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/pablomierespi

 

María de los Ángeles Balparda: El profesor Pablo Mieres está con nosotros. Ministro designado, pero ya parece que estuviera en funciones por todo lo que  ha pasado.
Buen día.

Pablo Mieres: Buen día, un gusto, gracias por la invitación.

 

Diego Martínez: Si le parece comenzamos con una especie de evaluación o análisis del Partido Independiente, lo que sucedió antes de las elecciones y en las elecciones; hasta hoy, donde Usted ha anunciado cambios. ¿Cómo es esa evaluación pasado el tiempo electoral?

PM: Bueno, justo el domingo próximo tenemos reunión de Junta Federal, que es el organismo internacional intermedio entre la Convención y la Mesa Ejecutiva, y es la fecha que habíamos definido para hacer una evaluación de todo el proceso electoral.
Un resultado electoral muy malo para el partido que perdió representación parlamentaria, perdimos un número importante de votos, por lo tanto es ineludible tener una instancia de análisis, de evaluación, de analizar cuáles fueron los errores, cuáles fueron los cambios  que ocurrieron en el tablero que muchas veces son independientes de uno, pero que nos afectan y uno tiene el desafío de ver cómo enfrentarlos.
El Partido tuvo un golpe fuerte, un golpe duro. Y me parece que lo primero es reconocerlo y trabajar  a partir de ellos; y para eso hay que evaluar y analizar los datos. Al mismo tiempo, un partido que en su campaña electoral con claridad dijo que quería que hubiera un cambio, y a su vez condicionaba el apoyo al cambio a ciertos criterios o condiciones, que después de la primera vuelta, el candidato más votado de la oposición que fue (Luis) Lacalle Pou, se comprometió a incorporarlas en su gestión de gobierno y eso facilitó, hizo posible, que nosotros participáramos en un acuerdo, un documento que firmamos 'Compromiso con el país' el 5 de noviembre; un documento que para nosotros estaba bien. Es decir, no había nada forzado ahí para el Partido Independiente.
Nosotros sentimos que cómodamente podíamos acompañar y por eso firmamos y por eso participamos del gobierno. Y a mi me toca particularmente esta responsabilidad, que es muy intensa, muy exigente, pero que ya estamos asumiéndola -porque de hecho estamos manteniendo reuniones. La semana pasada nos reunimos con el Pit Cnt, tuvimos una reunión con COFE, con las Cámaras de Industria y de Comercio; hoy tenemos varias entrevistas más y así durante los próximos días-; con toda la convicción de que es un desafío muy grande.
Y el Partido firme. En el tema de la definición estratégica podrá haber algún compañero que no está tan contento, peor básicamente fue una decisión tomada con total apoyo.

 

MAB: En esa diversidad que es la coalición que accedió al gobierno, ¿qué lugar piensa que tiene el Partido Independiente? ¿Qué papel?

PM: Yo creo que nosotros tenemos un papel importante desde el punto de vista simbólico, porque desde el punto de vista cuantitativo en el Parlamento, el partido lamentablemente no tiene capacidad de condicionar en cuanto sus votos. Pero sí en cuanto a su posición política en el espectro del sistema. Y ese es un elemento que creo ha pesado mucho. Por ejemplo, desde el punto de vista cuantitativo estricto, contar con un ministerio en el gabinete no era necesariamente acorde a los pesos electorales|. El Partido sacó el 1% de los votos. Pero el Partido tiene ese rol, somos un partido socialdemócrata, de centro izquierda, somos -como hemos dicho en alguna oportunidad- la punta izquierda de la coalición.
Y para este gobierno eso es importante. Mostrar un Partido con más sensibilidad social, con más preocupación por las políticas sociales, por los débiles...

 

MAB: Seguramente por eso lo mandan al Ministerio de Trabajo.

PM: Si, claro.
Es que seguramente porque también como decía el presidente del Pit Cnt, Fernando Pereira, 'con Mieres hay más diálogo' y creo que esas cosas ayudan y espero que sean útiles. No porque eso cambie las posiciones, en democracia los conflictos, las contradicciones, son parte de la vida democrática. Es uno de los componentes de la democracia, el pluralismo, la diversidad, los conflictos...
El tema es que cuando hay buen diálogo y hay posibilidad de encontrarse más allá de las diferencias, ayuda.

 

DM: ¿Corre riesgo ese elemento simbólico, del lugar que ocupa políticamente el Partido Independiente al integrarse a la coalición?

PM: Bueno, en la vida siempre hay riesgos. Creo que no porque nos sentimos cómodos y porque el Partido tiene suficiente personalidad como para en los momentos que haya que marcar diferencias, hacerlo. Pero siempre hay riesgos porque puede haber mucha gente  que piense que el Partido Independiente al asumir un acuerdo político de estas características deja de ser lo que era; yo creo que no. Estoy seguro que no porque además, lo que hemos firmado es totalmente firmable, estaba en nuestro programa de gobierno. Y las condiciones -por decirlo así- condiciones o planteos o formulaciones que pusimos arriba de la mesa después del 27 de octubre, al otro día de la elección de primera vuelta, fueron tomadas. Y yo creo que el Partido le va a poner su impronta a esto en algunos lugares donde nos va a tocar actuar.

 

MAB: Ahora vienen las municipales, ¿van a ir a las elecciones con el lema del Partido Independiente? ¿Fue trabajoso lograr eso?

PM: Si, con el lema nuestro.
Sin duda fue muy trabajoso. 

 

MAB: No digo sólo por lo de encontrar candidato, que al final apareció Laura Raffo; sino por qué lema usar, lo de Cabildo Abierto, etc.

PM: Yo pensé que era más fácil porque nosotros nunca pedimos ni propusimos y menos aún exigimos que el lema fuera Partido Independiente. Lo que hicimos fue, cuando nos plantearon que podía ser la mejor opción y tenía lógica porque era otra vez el Partido  que está más hacia la competencia con el Frente Amplio; entonces, el que puede competir mejor como imagen. Eso por un lado.
Y por otro lado, era un lema de un Partido que no estaba entre los tres que sacaron más votación. y siempre dijimos si, pero sobre la base de un candidato común que nos represente a todos, no un envase vacío donde van tres candidatos de los partidos grandes  y nosotros lo que ponemos es el lugar. Nos parecía que eso además era impracticable, porque el manejo de la Convención Departamental era imposible; es decir, mandatar a los convencionales que voten un tercio a cada candidato de un partido distinto era muy complicado. Todo eso era el límite que nosotros teníamos.
Y aparece el nombre de Laura Raffo que es un excelente nombre, la verdad les digo que yo creo que es una figura nueva desde el punto de vista político, pero que comunica muy bien, que tiene una mirada de mucho compromiso con la reivindicación de los derechos de la mujer, con experiencia de gestión...

 

MAB: ¿La llegada al territorio puede ser una parte del trabajo?   

PM: Es clave. Porque además la imagen de Laura Raffo es una imagen con un sesgo del punto de vista del nivel socio económico. Entonces hay que mostrarla que es capaz de dialogar y de atender y entender y participar en los sectores populares. 
Ese es un desafío.

 

DM: ¿Y la llegada de acuerdo en ese sentido fue trabajada también desde lo conceptual o apareció un nombre que podía reunir determinados apoyos y fue 'vamos con ese nombre'? 

PM: Yo creo que hay que desarrollar el programa, me parece que eso no está desarrollado. Sin duda que el énfasis estuvo en encontrar el candidato que no fue fácil y es lógico, es una coalición que lleva tres meses y que no fue creada para esto. La coalición fue creada para gobernar a nivel nacional, que es lo que estamos preparándonos para hacer, aunque parezca que ya estuviéramos haciendo pero que estamos preparándonos para hacer. 
Y de hecho en el resto de los departamentos del país, en los 18 departamentos restantes no hay coalición de todos los partidos. En casi todos los departamentos hay divisiones, hay un candidato de un partido, otro de otro.

 

MAB: Y en algunos lados con un lío bárbaro.

PM: Hicieron unos líos bárbaros, si.
O sea, lo que se hizo en Montevideo realmente era muy difícil de hacer, era una gran incógnita y se logró. Pero es verdad que postergó el debate más sustancial que es qué hay que hacer en Montevideo.
Yo creo que está bastante obvio lo que hay que hacer en Montevideo, porque además hace muchos años que  está planteándose siempre la misma historia, los mismos problemas, los mismos asuntos. Me parece que más allá de que las posiciones ideológicas sean de un lado o del otro, lo que habría que hacer en Montevideo rompe los ojos.
Y me parece que el lanzamiento que va a ser mañana de noche en el Club Cordón, es de un equipo también, no sólo Raffo, sino que hay un equipo en donde Gerardo Sotelo nos representa a nosotros en ese equipo de suplentes, y vamos a ver... Yo creo que Montevideo necesita un cambio, estamos convencidos de eso, y hay un cambio que tiene una sensatez básica que es hacer las obras que hay que hacer, recuperar la integración.
Creo que uno de los problemas de la ciudad es que está muy segmentada, que efectivamente desde el punto de vista social hay un problema de integración, de división cada vez mayor de lugares, o sea una división geográfica que refleja la división social. Y en eso hay que buscar mecanismos de  entramado urbano mucho más integrado.

 

DM: Todos los procesos que vivió el Partido Independiente con un proceso de alianzas que se fue frustrando ¿cambia la mirada hacia adelante, hacia esta etapa?

PM: No. Fue un fracaso.
La estrategia de alianzas del Partido Independiente fue un fracaso.
Nosotros arrancamos el período que ahora termina a fines de 2015, lanzamos la idea de construir un espacio socialdemócrata, lo buscamos por todos lados, lo que al final logramos a fines de 2018 no funcionó por distintas circunstancias. 
Y decidimos meter marcha atrás, probablemente esas cosas también afectaron el resultado electoral, no tanto por si sí o si no, sino por los movimientos. Creo que una cosa que en la ciudadanía pesa, es cuando un Partido no está nítido en su lugar, se mueve para un lado para el otro y al final pagas el costo, y creo que eso fue lo que nos pasó.
Pero seguimos pensando que es necesario un acuerdo que sea capaz de trasponer fronteras, que seguimos pensando que hay gente que piensa parecido a nosotros en otros partidos, y ese fue el objetivo que tuvimos. Pero también la constatación final es que las fronteras partidarias son muy duras y que a la hora de la verdad, que es la hora de los votos, el tironeo a mantenerse a cada uno en su sitio es muy fuerte y termina frustrando cualquier esfuerzo de entendimiento coherente desde el punto de vista de las ideas, pero que a la hora de la verdad, cada uno en su casillero y nos fue mal.

 

MAB: Bueno, hoy una reunión importante ¿no? Ley de Urgente Consideración, el anteproyecto de ley, hoy se define ya qué cambios se le hace

PM: Yo creo que va a llevar unos días más, cada partido estamos terminando los documentos. Nosotros, por ejemplo, en el correr de esta semana seguro el diputado Iván Posada y un representante de nuestros equipos técnicos Javier Lasida, se van a reunir con Argimón y Ferrés para entregarle el documento con nuestras propuestas de modificación, de ajustes, etc., y creo que otro tanto va a pasar también en estos días con el Partido Colorado y con Cabildo Abierto.
De ese modo el gobierno va a tener que reformular el anteproyecto, yo creo que fue muy valiente, lo digo con franqueza, de parte de Lacalle Pou, tirar arriba de la mesa al público, a la ciudadanía en general, ese borrador diciendo además que es un borrador, como lo es

 

DM: Podía haber esperado este proceso, dice usted...

PM: Podía haber hecho los cambios en una discusión interna y largar el proyecto de ley, como en general se ha hecho en los gobiernos. O sea, los gobiernos no presentan anteproyectos para que después se discutan, esto es muy interesante porque además nos ha permitido escuchar. Escuchar voces que dicen, mirá, acá hay un problema, acá hay una inconstitucionalidad o acá hay una dificultad, los fiscales por ejemplo el otro día, y cantidad, la Universidad de la República. Y yo creo que eso va a permitir afinar la puntería, evitar problemas y evitar errores. Otras cosas van a ser polémicas sin duda, como no puede ser de otra manera, porque estamos en una democracia donde hay posiciones distintas sobre cuestiones de gobierno.
Pero me parece que va a permitir que el 2 de marzo, cuando se presente el proyecto de Ley de Urgencia en el Parlamento, primero, la bancada de la coalición esté bastante alineada o definitivamente alineada, y por otro lado se hayan eliminado un montón de posibles errores o de flancos que podían haber quedado en una primera instancia

 

DM: Reconociendo los pesos que tiene cada espacio pero, ¿hay algún punto que usted diga este así no lo podemos llevar?

PM: Hay varias cosas que nosotros vamos a plantear pero que hemos asumido el compromiso de no hacerlas públicas hasta entregar el documento.

 

DM: Bien.
¿Y alguna fortaleza que le parezca importante resaltar?

PM: Yo creo que sí, creo que hay cambios en materia de empresas públicas, del rol del Estado, del fortalecimiento de los controles. Yo creo que hay una cosa ahí de las Unidades Reguladoras que van a ser mucho más potentes de lo que han sido en estos años. La reducción de las excepciones para el uso de las licitaciones que ya era un relajo, había más de 40 excepciones en el Tocaf que se fueron incorporando durante los últimos años que hacen que el Estado se saltee las licitaciones de manera cada vez más sencilla. Eso se ajusta y se exige más.
La reforma educativa, yo soy partidario profundamente de una reforma educativa y ahí están las líneas básicas, después el tema son los contenidos pero las líneas básicas institucionales están allí...

 

MAB: Sí, sobre qué hay que trabajar.

PM: O sea, tiene muchos puntos fuertes.

 

DM: Algunos cuestionaron que había temas dentro de la ley que no eran para urgente consideración porque era mejor un debate más amplio, más largo, tomarse sus tiempos.

PM: Puede ser. Por ejemplo, lo que sí se optó es por no incluir cuestiones de seguridad social porque evidentemente la reforma de la Seguridad Social necesita de un debate mucho más amplio y más profundo, y ojalá de Estado, con un resultado que sea de políticas de Estado.
O sea que hay cosas que a nosotros nos pareció que estaba bien que no estuvieran en la Ley de Urgencia porque merecen otra consideración.
Después hay debates que se van a dar igual, con Ley de Urgencia o sin Ley de Urgencia, y hay cosas que es verdad que no son urgentes en el sentido de que hay que aprobarlas ya pero aprovechás que hay un envase que te permite avanzar y que son cosas razonables, que no generan mayor polémica y que hay que aprovechar para aprobarlas.

 

MAB: Entrando en el tema de la reforma de la Seguridad Social justamente, si ustedes no van a hablar sobre las propuestas, primero las van a hacer directamente al Presidente de la República, pero seguramente en estas reuniones con el Pit-Cnt ya se ha hablado de eso. Capaz que podemos englobar, dentro de lo que han sido estas conversaciones con el Pit-Cnt, que me imagino que pasan por muchos lados.
Esas reuniones estuvieron precedidas por una aparición pública de 24 horas al día de Fernando Pereira, que habló mucho de Pablo Mieres, a cada rato mencionaba que Pablo Mieres y el origen cristiano y los años que hace que lo conozco...

PM: Es verdad.

 

MAB: Bueno, a ver, ¿cuánto hay de todo eso?

PM: No, es verdad.
O sea, yo creo que el hecho de que haya confianza personal, ayuda, porque más allá de las diferencias que hay en la cancha -que va a haber y que ya las hay porque estamos discutiendo sobre el tema de las ocupaciones y tenemos diferencias- el Pit-Cnt ha planteado que ese artículo tal como está redactado no les gusta porque ellos entienden que afecta el derecho de huelga.
Nosotros decimos que el derecho de huelga no está en discusión, lo que está en discusión es la medida de la ocupación, es el único alcance que pretendemos limitar. Que además lo dijimos durante la campaña electoral todos, incluido yo como candidato del Partido Independiente.
Y bueno, le buscaremos la forma de que esto quede bien delineado para evitar equívocos, pero va a haber diferencias. Y a pesar de que le encontremos la forma, igual el Pit-Cnt va a seguir diciendo que no acepta que se limite la ocupación, perfecto.

 

MAB: ¿Y cómo viene el gobierno este que se va, qué deja en ese sentido, qué reglamentaciones ha puesto? Digo porque a veces no se toma en cuenta eso.

PM: Bueno, sobre este tema de ocupaciones, yo lo he dicho varias veces, en realidad lo que estamos haciendo es equiparar al trabajador privado con el público, porque este gobierno tiene un Decreto que prohíbe las ocupaciones de los lugares de trabajo en el sector público.
Entonces, en realidad ya hay una postura limitada en ese sentido, que yo lo que le digo al Pit-Cnt, lo que estamos haciendo es ampliarlo al sector privado, pero no hay mayor diferencia que esa.
Después, desde el punto de vista político, yo creo que nos deja una herencia complicada económicamente que eso se traslada en un debate que va a ser difícil, tenemos un problema de empleo gravísimo, los indicadores de empleo son los peores en décadas, esa es la realidad.

 

MAB: Sí, ese es tema central, el tema del trabajo.

PM: Es un problema muy serio.

 

DM: ¿Peor que el 2002?

PM: No, seguro que no, el 2002 fue una catástrofe. Esto es en relación a por lo menos unos 15 años atrás, es una realidad.
Estoy hablando de la pérdida de puestos de trabajo, 50 mil, casi 60 mil puestos de trabajo que se han perdido, un nivel de desocupación que está acercándose a los dos dígitos, una desocupación juvenil que somos el quinto país con mayor desocupación en América Latina. O sea, tenemos unos indicadores feos, feos.
Y un déficit de la Seguridad Social cada vez mayor que nos obliga a hacer esta reforma, que veremos cuáles el contenido pero que hay que hacerla porque estamos en un problema.

 

DM: Desde muchos sectores lo que plantean también es que ha habido pérdida del tipo de empleo. Que ha aumentado mucho quizás determinados niveles de empleos de baja remuneración, que ha aumentado la subocupación y que las tareas que más requieren trabajadores son tareas con salarios bajos.

PM: Sí, ese es un gran problema, porque hay un debate de fondo en el mundo, no solamente en el Uruguay, sobre si la incorporación de nueva tecnología implica la reducción de puestos de trabajo o la transformación. Desde la revolución industrial en adelante, cada salto tecnológico implicó, en principio parecía que desaparecía el trabajo pero en realidad se multiplicaba nada más que con otras características.
Y ese es un gran problema social, porque gente que estaba preparada para cumplir ciertas tareas se quedaba de a pie porque esas tareas desaparecían y las que aparecían no estaban preparados para cumplirlas, entonces quedaban por el camino.
Y yo creo que acá estamos en esa misma circunstancia, trasladados los siglos digamos. Hoy hay un nuevo salto tecnológico donde el problema que tenemos es que mucha gente no tiene la preparación para los nuevos roles laborales que aparecen. Entonces, ahí hay un instrumento clave que yo espero poder potenciarlo lo más que podamos en este período que es el INEFOP (Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional).
¿Por qué? Porque ese es el instituto, y además hay recursos para eso porque todos los uruguayos trabajadores y empleadores aportamos todos los meses al Fondo de Reconversión Laboral que es el que alimenta a INEFOP y ahí está la llave. Es decir, cómo podemos predecir de la mejor manera posible la novedad, los cambios en los puestos de trabajo que se requieren para preparar a nuestra gente que de repente queda de a pie porque el puesto de trabajo que tenía ya no se usa más, ya no es requerido y no tiene formación para acceder a los nuevos.
Entonces, ese salto, para evitar que la gente quede por el camino y para evitar algo que tú decías que es que el resultado de la nueva estructura laboral sea de mayor segmentación, de mayor distancia. Que haya puestos de muy alta calificación y a la vez de muy alta remuneración y puestos de muy baja remuneración y baja calificación.
Entonces, en el medio, que se nos pierdan los puestos medios, y eso yo creo que hay que trabajarlo.

 

MAB: ¿Ahora, y eso no es lo que ha estado haciendo (Ernesto) Murro, el gobierno actual, el gobierno que se va? Lo ha dicho por lo menos, me acuerdo lo de Juan Lacaze fue lo más evidente, fueron todos para allá, ofrecieron cursos, el INEFOP dio cursos. Después decía la gente de Juan Lacaze que les dieron cursos para arreglar celulares y en todas las cuadras había uno que arreglaba celulares.
¿De qué sectores están pidiendo mano de obra que no tenemos?

PM: Es que ese es el tema, yo creo que hay que tener muy claro cuáles la demanda para preparar la oferta en relación a esa demanda, no hay vuelta.
Hay un problema con INEFOP, INEFOP hizo muchas cosas en estos años, muchos cursos, miles de personas se capacitaron, pero no tienen un indicador de eficiencia. Es decir, ¿cuántos de los que fueron capacitados obtuvieron empleo? Realmente, porque la eficiencia está ahí, que tú prepares a la gente...

 

MAB: Si sirve, claro

PM: Claro, porque si preparás para roles que después la gente no necesita, no vas a darle empleo a las personas

 

MAB: ¿Y ahora quiénes están pidiendo? Digo, pensando en cantidades, no digo en un ingeniero, de toda esa gente que antes iba a la construcción...

PM: Mirá, en el área de informática, pero no de formación de ingeniero de informática, en el área básica de informática hay una demanda insatisfecha pero absolutamente de miles de puestos de trabajo. Te lo dicen las empresas que necesitan trabajadores.
Por ejemplo Tata Consultancy, que es una empresa india, está trayendo personal de la India para ocupar lugares que de pronto podrían ser uruguayos, porque los uruguayos no están, no tenemos gente preparada.
Entonces, ese desajuste entre oferta y demanda de empleo, que tiene que ver también con la formación básica para los jóvenes, es decir con la UTU, con la Universidad Tecnológica, ahí hay que ajustar la formación para que calce con las necesidades de laburo y a la vez con la gente que queda por el camino que eso se encarga INEFOP. Es decir, ya no los jóvenes sino la gente que queda por el camino en la mitad de su trayecto laboral.
Es un desafío enorme, enorme y complejo

 

MAB: ¿Y piensa que se puede?

PM: Para mí es la prioridad número uno. Si a mí me dicen en el Ministerio de Trabajo cuál es la prioridad número uno, es esta, es el empleo, sin ninguna duda.

 

MAB: Sí, pero además hombre, mujeres, jóvenes, maduros, en todas las capas hay problemas. Y no es de ahora, llevan muchos años ya con problemas.

PM: Exacto, porque hay un cambio dinámico de la sociedad, no sólo de la sociedad uruguaya, del mundo pero también la sociedad uruguaya, que lleva a que se te cambie qué oportunidades laborales hay y hay gente que se te queda por el camino y es mucha, sobre todo los jóvenes, y bueno, tenemos que buscarle la vuelta.

 

MAB: ¿Renunciamos ya definitivamente a las otras? No digo de volver al pasado pero fabricar zapatos, por ejemplo. La otra vez el presidente de la Cámara del Calzado hablaba acá y decía que había mucha gente preparada pero que no hay lugar acá para eso.

PM: Bueno, yo no creo en eso de que se renuncia a todo tipo de industrias. No, hay industrias que sí, industrias que no, hay que saber dónde están nuestras oportunidades y generar opciones que realmente tengan futuro.
Hace una semana se reinauguró una planta láctea en Nueva Helvecia, la que era Ecolat que ahora es Gloria de un grupo peruano.
¿Qué quiere decir? Y quiere decir, yo creo que las agroindustrias, nosotros seguimos teniendo oportunidades y capacidad competitiva, hay que generar las condiciones, que ese es el otro gran tema, en la economía lograr condiciones de competitividad del sector industrial para poder crecer.

 

DM: ¿Una reforma de la Seguridad Social que afecte la edad jubilatoria, que vaya a favor de aumentar la edad para poder jubilarse, no conspira en contra del trabajo juvenil? Pensando en este otro elemento...

PM: Es una buena pregunta.
A ver, hay varias cosas allí. Uno, las condicionantes de nuestra estructura demográfica nos llevan a un dato de la realidad que es la insostenibilidad actual de la Seguridad Social porque cada vez tenemos menos población activa en relación a la población pasiva. Porque la gente por suerte, y eso es una gran cosa de la sociedad uruguaya, la gente vive cada vez más largo, por razones positivas que tienen que ver con la salud, con la atención de la salud, con la solución a los problemas de enfermedades, de muy diversas enfermedades.
Y también hay otro tema que es la baja de la tasa de natalidad, que también es muy evidente y que también tiene que ver con la modernización de las pautas de comportamiento de los ciudadanos, porque la gente tiene menos hijos y eso es parte del proceso de la incorporación de la mujer al mercado de empleo, de su satisfacción profesional, etc., etc.
Entonces, todo eso va en la dirección de que la estructura demográfica es contraria a cómo sostener un sistema de Seguridad Social sobre las viejas bases que eran de solidaridad intergeneracional exclusivamente, por eso se ingresó al tema del sistema mixto.
Yo soy más partidario de la idea de generar incentivos para postergar la edad de retiro que fijarla de manera categórica. Por ejemplo, hoy la edad de retiro es 60, la jurídica, pero la real es 63.
O seas, en promedio la gente se jubila a los 63 o 64 años. ¿Por qué? Porque ve que si se queda unos años más mejora su jubilación y entonces trata de quedarse un poco más. Y además puede, porque a ver, yo tengo 60 años, y yo digo, uno siente a los 60 años que tiene mucha posibilidad de seguir activo por varios años más, cosa que antes no.
¿Entonces eso qué quiere decir? Quiere decir que en realidad tenemos la posibilidad de seguir trabajando. Y creo mucho en el retiro parcial, porque me parece que psicológicamente la gente no pasa de un día para el otro de totalmente capaz a totalmente incapaz de trabajar.
Y eso es un golpe muy duro, cuando la gente se retira y de golpe deja de trabajar.
Entonces, el retiro parcial, ¿qué significa? Que vos puedas reducir horas de trabajo y jubilarte por una parte de tu trabajo, por lo tanto cobrás jubilación por la mitad de las horas por ejemplo, y trabajás la mitad de lo que trabajabas antes.
Tú preguntabas sobre los jóvenes, dicen los que saben, yo no soy especialista en Seguridad Social, que la prolongación de la edad de retiro no genera un impacto sobre el empleo juvenil.
Pero yo creo que hay que tener mucho cuidado y además me parece que tenemos que tener una estrategia muy específica porque, repito, estamos entre los 5 países con mayor porcentaje de desempleo entre los jóvenes y eso nos tiene que hacer prender la luz amarilla.

 

MAB: Bueno, nos dice Quique Salari, trabajador ferroviario, "Pregúntenle a Mieres si va a recibir a la Confederación Sindical y Gremial del Uruguay y al Modeju o sólo al Pit-Cnt y a los jubilados oficialistas de hoy" Y manda un abrazo...

PM: Está bien, es una buena pregunta, sí, yo creo que hay que dialogar con todo el mundo, esa es la política, me parece que es muy bueno tener abierta la posibilidad de dialogar con todos los actores y esa es la línea que vamos a seguir.

 

MAB: Y hay otra pregunta que dice, "Buen día. ¿Quién está a cargo de la Ley de Flexibilización Jubilatoria y cómo está avanzando?", agradece alguien con un teléfono que termina en 633.

PM: No sé a qué se refiere porque no hay nada en este momento en el Parlamento que se llame así, sí va a haber una discusión sobre una reforma de Seguridad Social que no está redactada, ni siquiera se va a elegir. Se va a nombrar un equipo de expertos que va a trabajar en diálogo con las organizaciones sociales y con los actores vinculados al tema y luego va a haber un proyecto de ley, que además yo espero que ojalá tenga la representación de todo el sistema político.

 

DM: Usted hablaba sobre diálogos, sobre políticas, ¿quién va a tener la determinación, el poder de las políticas en el Ministerio de Trabajo? ¿Usted, el Partido Independiente, la coalición, el presidente a través suyo, quién va a determinar?

PM: Yo creo que es una cuestión de sintonía gubernamental, no es que yo decida nada, yo voy a tener una participación fuerte en los temas correspondientes a la cartera, pero es indudable que hay que sintonizar y que la orquesta tiene que sonar afinada.
Por lo tanto, los planteos y las iniciativas son cuestión de diálogo.
Yo creo que Lacalle Pou piensa reinstalar una cosa que a mí me parecía que era muy buena y que durante los gobiernos del Frente Amplio se eliminó que es el acuerdo ministerial, es decir, las reuniones bilaterales entre el presidente y cada ministro.
Que se dan cuenta que desde que Tabaré Vázquez asumió en 2005, después Mujica y luego nuevamente Vázquez, ellos fueron siempre por la vía del Consejo de Ministros y no por los acuerdos. Yo creo que las dos cosas son necesarias porque el diálogo bilateral con el ministro es muy importante si el presidente quiere estar encima de los asuntos. Y dialogar es lo que va a permitir que esa sintonía en la política de empleo, en la política salarial. La política salarial también tiene un componente de articulación con la política económica que también hay que tener en cuenta.

 

DM: Sobre la negociación colectiva hubieron, en lo previo a la elección, varias dudas que se generaron sobre cuáles iban a ser las políticas. ¿En ese sentido hay algo concreto que ya se pueda decir de cómo se va a manejar la negociación entre las distintas partes? Con el gobierno también supongo como actor allí jugando...

PM: Sí, ahí había muchos miedos y muchos pronósticos apocalípticos sobre que iba a desaparecer la negociación colectiva. Bueno, eso yo creo que quedó despejado con la reunión que tuvimos el 7 de enero con la participación del presidente electo y de la ministra de Economía designada además de quien habla con la cúpula del movimiento sindical en el sentido de que los consejos de salarios se van a mantener, que van a funcionar...

 

MAB: Siguieron convencidos

PM: Es que es así, va a ser así, va a ser por ramas.
Va a haber sí, y yo quiero conversarlo en el Consejo Superior Tripartito algunos mecanismos de descuelgue para situaciones de empresas en dificultades o trabajadores con riesgo de perder los puestos de trabajo, pero esa es la flexibilización, lo demás va a ser... Que ya existe además porque el temas de los descuelgues ocurre, lo que pasa que ocurre casuísticamente cuando alguien lo pide.
Yo creo que tenemos que tener reglas más establecidas y más claras para cuándo ocurre la necesidad de un descuelgue

 

DM: Había trabajadores incluso que se quejaban que llegaban a acuerdos a nivel del Ministerio de Trabajo, que después la empresa cerraba, quedaban en la calle y que no había ningún derecho a reclamo.
Pero si negociamos que ibas a mantener determinadas cuestiones...

PM: Bueno, por eso, esas son las cosas que yo creo que hay que avanzar. Yo tengo la expectativa de generar desde el Ministerio de Trabajo un ámbito de generación de información sobre la realidad en las distintas ramas que sea compartible por los dos actores, por las dos partes.
Porque me parece que muchas veces el conflicto parte de la base de que cada uno tiene un diagnóstico distinto y por lo tanto es muy difícil acordar cuando cada uno cree que el otro tiene tal o cual situación.
Entonces, me parece que tenemos una oportunidad de lograr ahí una unidad estadística de producción de información que sea validable para, por ejemplo, el Instituto Cuesta Duarte y los asesores de la Cámara de Industria y de la Cámara de Comercio. Me parece que eso va a ayudar a encontrar entendimientos porque si el mapa es el mismo, las soluciones se acotan ¿no?

 

DM: Bueno, para las elecciones Municipales el Partido Independiente, además de en Montevideo ir en coalición, ¿cómo se va a trabajar en el resto del país?

PM: Tenemos tres distintas situaciones, allí como siempre hemos preferido dejar en manos de las departamentales que saben cuáles la realidad del departamento. La elección departamental es muy marcada por lo local y por los candidatos que están aquí o allá, hay varios departamentos donde el Partido no se va a presentar porque efectivamente entendemos que no tenemos. Las elecciones departamentales, y ustedes lo saben, son muy, muy difíciles para partidos chicos, porque no hay incentivo para votar a un partido que no pelea la Intendencia. No hay segunda vuelta, no hay representación proporcional, el cargo de edil no es muy valorado, se valora solamente al intendente o el alcalde pero no el edil. Entonces, es muy bravo, o sea que hay varios departamentos donde no nos vamos a presentar. Hay otros departamentos en donde el partido se presenta por sí mismo, de manera independiente que es el caso de Maldonado, Lavalleja, San José y Durazno. Y hay otros departamentos donde ha habido acuerdos para apoyar a un candidato de otro partido, en general son casos de candidatos del Partido Nacional donde se ve que hay una figura que nos merece apoyo y respeto. Son decisiones autónomas de cada departamental

 

MAB: Claro.
Tenemos que ir terminando, estamos en la entrevista y estoy pensando quién sabe si después nosotros lo llamamos y viene Mieres cuando sea ministro.
¿Cómo está pensado para este período que viene? Lacalle Pou ha dicho que quiere un gobierno transparente, que hable mucho con la gente, que esté en comunicación. Yo estoy en cosas medio así, caseras, de con quién tendremos que hablar en el Ministerio.

PM: Bueno, no, a ver, yo he tenido siempre una actitud muy abierta...

 

MAB: Claro, pero hay cosas que de repente uno no va a estar llamando al Ministro por cuestiones de una reunión. ¿Está pensado eso?

PM: Puede ser, pero mi idea es tener una línea de comunicación fluida, como ha sido siempre mi característica y me parece que uno tiene que buscarle la vuelta. Por supuesto que vas a estar en la máquina pero el diálogo con los medios de comunicación que es el diálogo con la ciudadanía, porque en definitiva cuando uno viene a un medio de comunicación está llegándole a un sector de la ciudadanía que es la audiencia de cada uno de los medios, y vamos a seguir con esa línea sin ninguna duda.
Quiero decir una última cosa que realmente siento así, me parece una pérdida para el país, la pérdida de representación parlamentaria de Unidad Popular. Lo digo con total franqueza y no para pasarles la mano por el lomo, es una realidad, yo creo que cumplieron un papel muy valioso en el período pasado que Eduardo tuvo una actuación muy, muy positiva con una gran capacidad de iniciativa y con una postura muy abierta también al diálogo.
Y bueno, esta campaña electoral ha sido muy rara, yo les digo simplemente esto, que no es un consuelo pero es una realidad me parece a mí, esta configuración que quedó en la elección del 2019 no es un punto de llegada de una configuración de un nuevo sistema de partidos sino que es un punto de reformulación que se va a redefinir en los próximos años.
O sea que para los que nos fue mal, hay oportunidades.

 

MAB: Es verdad, eso es verdad.
Mieres, muchísimas gracias por haber venido.

PM: Un gusto.

 

MAB: Y bueno, vamos a mantener el contacto.

PM: ¿Cómo no? Encantado, un gusto.