UN SOLO URUGUAY PIDE AL GOBIERNO APELAR A CLÁUSULA DE CONTRATO CON UPM PARA SUSPENDER LA PLANTA
Contacto con Marcelo Nogué, 20 de marzo de 2020

 

El movimiento Un solo Uruguay emitió un comunicado donde dice que es el momento de suspender el contrato con UPM por el cual instalarán la segunda planta de la multinacional en nuestro país. En el comunicado titulado “Otra oportunidad en medio de la tormenta”, Un solo Uruguay recuerda que antes y cuando se derrumbaba el precio de barril de petróleo apareció una oportunidad y planteó al gobierno la posibilidad de suspender el aumento del precio de los combustibles y eso por ahora se va concretando, por lo que creen que ahora existe una oportunidad inmejorable en este momento para suspender -al menos por unos años- la segunda planta de UPM. Transcribimos esta nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/20200320joseluisconunsolouruguay

José Luis Vázquez: Por este comunicado consultamos al ingeniero Marcelo Nogué, uno de los voceros de Un solo Uruguay que mencionaba lo siguiente:

Marcelo Nogué: El efecto y el impacto que esto va a tener desde el punto de vista económico y social, el Uruguay necesita imperiosamente empezar a tomar medidas, empezar a ser creativos además en las medidas, porque ya en las otras crisis hemos visto que siempre los que pagan los costos son los más vulnerables y las pequeñas empresas, las Pymes. Por lo tanto hay que empezar a tomar medidas en la medida -valga la redundancia- que es necesario re direccionar gastos y recursos públicos.
En este marco, nos parece más que pertinente apelar a alguna de las causas que tiene el contrato con UPM, para por lo menos suspenderlo ya que estamos en una situación de epidemia como expresa el documento, eso permitiría a lo largo de algunos años re direccionar dinero que estaban destinados para ese proyecto para atender el  impacto que va a tener el coronavirus sobre la sociedad. Ese es un poco uno de los planteos.
Vamos a ir sacando distintas propuestas, tratando de ser creativos, tratando de no machacar siempre sobre el mismo lugar, pero me parece que está primera actividad, esta primera medida, sería fundamental, sería un golpe de timón muy importante, porque liberaría muchos dineros públicos confluidos con una sola empresa.

 

JLV: ¿La cláusula habla solo de la epidemia o habla de otras posibilidades también?

MN: Habla de que se puede superar en caso de epidemia, de guerra, de emergencia social, de distintas cuestiones de la naturaleza, terremotos, todo aquellos que implique que un Estado tenga que desviar fuertemente recursos para sostener una posible crisis social. Por lo tanto, hoy estamos parados arriba de eso. Por eso es que además le pusimos una nueva oportunidad a la tormenta, así como Uruguay tuvo una oportunidad -y así lo dijimos- con la baja del petróleo para no aumentar combustible, también entendemos que esta es otra oportunidad que hay que saberla aprovechar. Hay que tener la madurez como país para saber dónde están las prioridades y sin dudas que hoy las prioridades no pueden estar en la instalación de la segunda planta de UPM por toda la gente que va a quedar muy complicada después que pase esta epidemia. Ni que hablar de las urgencias del día de hoy. Pero pensando en el mañana, nosotros necesitamos reconstruir rápidamente y poner a funcionar todo el sistema productivo privado que es el que en definitiva el que genera el empleo.

 

JLV: Hablaste de suspensión del contrato, pero pensamos que puede ser algo definitivo.

MN: Ojalá sea definitivo, creo que el impacto de la epidemia va a ser muy grande y va a ser de largo plazo, por lo tanto esa suspensión puede tener muchos años. Y por lo tanto ahí además se verá si después se puede instalar o no.
Pero la necesidad de suspenderlo ahora a nuestro entender es primordial.
Reitero, para destinar dinero que ya estaba obligatoriamente destinado a esta empresa. No nos olvidemos que el costo de las rutas está presupuestado, el costo de la instalación de la línea de alta tensión para gastar la energía que va a generar la planta hay que hacerlo, es mucho dinero. Ni que hablar de los 405 mil dólares por día destinados a la vía del tren una vez que funcione.
Son muchos millones de dólares que los uruguayos los vamos a precisar para volver a generar empleo, para volver a reflotar un montón de pymes que van a quedar hundidas, para volver a hacer funcionar el motor del sector privado como fuente de generación de empleo y de riqueza. Si eso no ocurre seguiremos teniendo que apuntalar la instalación de una sola empresa, de una forma casi que increíble.

 

JLV: Allí estaba la palabra del ingeniero Marcelo Nogué que hacía referencia, a la plata que se va a tener que pagar por una vez finalizada la obra de UPM, se van a empezar a pagar 409 mil dólares por día durante 22 años.
Además, hizo referencia al contrato que se firmó -que es por el diseño, la construcción y el mantenimiento de la obra del tren de UPM-, que son 3 mil 500 millones de dólares lo que va a costar el tren; si a eso le agregamos la zona franca, el puerto de Montevideo, si a eso le agregamos la zona franca a orillas del Río Negro, y el Río Negro todo. Es una inversión de miles de millones de dólares que hizo o propició el gobierno anterior. Estamos hablando de 8, 9 mil millones de dólares, es la inversión pública más grande del Uruguay que propició el Frente Amplio y no fue ni para la educación, ni para la salud, ni para la vivienda, fue para una multinacional, de eso hablaba Nogué.
Pero para poder suspenderla, -según manifestaba Nogué- el gobierno tiene que apelar a la Ley 18.621 que establece el ‘estado de desastre’, a partir de situaciones excepcionales, entre las que se cuenta obviamente un tema de pandemia, de afectación a la salud pública. En ese mismo artículo la ley expresa que ante el ‘estado de desastre’ se impone la toma de decisiones y el empleo de recursos extraordinarios económicos para mitigar y controlar los efectos. La Ley señala que el ‘’estado de desastre’ puede ser declarada por el Poder Ejecutivo y eso determina la activación operativa inmediata del Sistema Nacional de Emergencia y de todos los recursos disponibles sociales y económicos en atención a las características de los fenómenos que lo hubieran motivado. Ese es el ‘estado de desastre’ que debería declarar el Poder Ejecutivo para direccionar, en este caso, recursos económicos.
Por ahora lo único que se ha establecido son anuncios económicos que ha hecho la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche.
Sin embargo, Marcelo Nogué, sostiene que no es necesario, porque ateniéndose al contrato lisa y llanamente se puede suspender. Se refiere a una cláusula que es la 7.1 y 7.2 del contrato con UPM que habla de la posibilidad de esa cláusula, habla de la posibilidad de suspender el contrato por una epidemia, y esto que hay es una epidemia.
Tiene 20 días Uruguay, para apelar al mismo y suspender el contrato por esta cláusula; o sea
20 días a partir de que el gobierno declara que tenemos una epidemia, que estamos afectados por la epidemia del coronavirus.