“LO QUE ESTÁ OCURRIENDO EN BRASIL ES UNA MEDICIÓN DE FUERZA ENTRE BOLSONARO Y MORO”
Plínio de Arruda Sampaio Jr. desde Brasil, 7 de mayo de 2020.

“Sergio Moro es un dirigente de la extrema derecha brasileña junto con Jair Bolsonaro, y los dos líderes están midiendo fuerza para ver quién va a ser el ganador al final de la historia”, dijo el economista y analista político brasileño, corresponsal de CX36, Plinio de Arruda Sampaio Jr desde Sao Paulo. “Moro hizo una larga declaración en la Policía Federal el sábado, estuvo 8 horas explicando las acusaciones que había hecho a Bolsonaro. Tiene pruebas, tiene videos, y con esto profundiza la crisis política aquí en Brasil”, indicó, pero precisó que “realmente, por detrás de esta crisis, lo que está ocurriendo es una medición de fuerza entre Bolsonaro y Moro”. Transcribimos la nota que puede escuchar aquí:
https://archive.org/details/plinio-de-arruda-sampaio-jr-brasil-en-cx-36-07may-20

 

Diego Martínez: Estamos recibiendo con muchísimo gusto a Plínio de Arruda Sampaio Jr.
¿Plínio, cómo estás? Buen día

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego, gran gusto hablar con Radio Centenario.

 

DM: Plínio ¿cuál es la realidad política en Brasil y sobre todo en torno al poder de presidente, en qué está sustentado hoy?

PASJ: La crisis política aquí está en un momento agudo. La situación del presidente es de gran aislamiento y en el momento se mantiene por la posibilidad, que no se sabe si es real o no, de un apoyo de los militares. El domingo Bolsonaro volvió a las calles con su gente en autos, no es mucha gente pero son ruidosos, había más o menos unas mil personas en auto en Brasilia llamando para el cierre del Supremo y del Parlamento.
Y digamos, en realidad no se sabe cuál es la carta que tiene Bolsonaro, si está (...) o no pero por mientras no lo aprietan más y no lo sacan por temor que los militares reaccionen

 

DM: O sea es una carta verdadera la que juega Bolsonaro.

PASJ: No, es no se sabe.

 

DM: Pero genera temor verdadero, aunque no sea rea ese apoyo, ese respaldo, por lo menos el resto le teme verdaderamente.

PASJ: Seguro que sí, ese es el problema en el momento.
Las noticias que vienen de los militares son que los militares no quieren meterse en la pequeña política de manera tan directa. Pero al mismo tiempo Bolsonaro juega la (...) del golpe. En el final de la semana hubo noticias de que estaba tratando de sustituir al jefe del Ejército, al general Pujol, que es un general que no está tan alineado con Bolsonaro. Pero resulta que al final consultó a los militares y ellos dijeron que no, que era mejor dejar al general Pujol al frente del Ejército.
O sea que Bolsonaro sí se mueve para el golpe pero está muy debilitado para hacerlo. Y por otro lado las instituciones están todavía más débiles y no tienen fuerza para echarlo.
Entonces, en este impasse estamos y es el resultado de una larga crisis política que se va a proyectar para el futuro porque no hay solución a corto plazo para esto

 

DM: Bien.
Sobre la salida de Sergio Moro y este anuncio que aparentemente habría hecho Bolsonaro de que Moro está jugando una carrera político-electoral, que su fin es competirle a Bolsonaro en las próximas elecciones.

PASJ: Mira, esto sí es verdad, Moro es un dirigente de la extrema derecha brasileña junto con Bolsonaro, y las dos líderes están midiendo fuerza para ver quién va a ser el ganador al final de la historia.
Moro hizo un largo discurso en la policía federal el sábado, estuvo 8 horas explicando las acusaciones que había hecho a Bolsonaro. Tiene pruebas, tiene videos, y con esto profundiza la crisis política aquí en Brasil.
Entonces realmente, por detrás de esta crisis, en la pequeña política lo que está ocurriendo es una medición de fuerza entre Bolsonaro y Moro. Y por detrás de esto hay que ver si la solución autoritaria para la crisis brasileña que dibuja la burguesía brasileña es una solución por adentro de Estado, por ejemplo con Moro, o por fuera del estado en un golpe digamos totalitario con Bolsonaro.
Entonces, Bolsonaro, ya lo discutimos aquí, se considera un jefe supremo, y así se presenta en sus discursos, "yo soy el jefe supremo"

 

DM: Es una especie de rey digamos

PASJ: Sí, pero esta no es la tradición política brasileña, la tradición política brasileña es de intervención militar pero de intervención por adentro del Estado, no con jefe supremo.
Entonces, yo creo que  si viene la solución Bolsonaro, si él gana y logra tener fuerza para dar el golpe, sería una novedad histórica muy, muy fuerte en la historia brasileña.
Por lo tanto yo creo que Bolsonaro está en las cuerdas y vive de manera muy desesperada la tarjeta de su supervivencia política, pero no creo que le vaya a dar muy bien esto.

 

DM: Bien.
Por otro lado Lula, que recibió una especie de revés en estas horas, no sé realmente qué fuerza tiene lo que pasó en la Justicia de que se confirmó la sentencia, contanos vos, Plínio, te usamos para que nos ayudes a comprender esto, qué importancia tiene lo que ha aparecido de la ratificación de la sentencia contra Lula

PASJ: Mira, ahí hay que ver si Lula para ser condenado y preso por la Ley brasileña tiene que agotar todos los recursos posibles, y sólo ahí podría ser apresado.
Yo no tuve oportunidad, todavía no leí lo que pasó porque yo creo que esto fue ayer por la noche, no tengo la noticia. Te quedo debiendo esto porque no leí la cosa segura...

 

DM: Sí, fue ayer, un Tribunal de Brasil rechazó la apelación de Lula por el caso Atibaia y mantiene la pena de 17 años de cárcel

PASJ: Bien, todo eso son peleas de la Justicia.
Todos los problemas de Lula se van a resolver en el Supremo Tribunal Federal. Porque en las instancias inferiores, sobre todo del Tribunal Regional de Río Grande del Sur, Lula va a perder todo esto porque esto ya está muy (...) desde el punto de vista ideológico.
Entonces, esta medida era más o menos esperada y no creo que cambie en lo sustancial los problemas de Lula que se van a resolver, como dije, arriba.
La importancia de Lula que quería aprovechar para mencionar es que hay una especie de alianza escondida entre Lula y Bolsonaro contra Moro, porque no le conviene ni a Lula ni a Bolsonaro disputar con Moro, entonces los dos hacen una alianza para desmoralizar a Moro. Lo que es muy curioso porque Lula en esta pelea de Moro con Bolsonaro, en la práctica se colocó al lado de Bolsonaro desmoralizando a Moro, y todo esto en la idea de que van a disputar elecciones y cada uno sabe que Moro sería un adversario difícil.
Entonces los dos apuestan en el cuanto peor, mejor para mí. Entonces, el mejor adversario para Bolsonaro es Lula y para Lula es Bolsonaro. Ninguno quiere que Moro se meta en la pelea

 

DM: ¿Y para la izquierda hay alguno que pueda ser el mejor o en realidad la izquierda debería generar ya una figura representativa o tener alguien que represente las ideas del pueblo y no después quedar a la cola de lo que debatan estos 3 dirigentes políticos de la derecha?

PASJ: Sí, el dilema de la izquierda ya hace un tiempo es romper esta situación binaria que hay aquí en Brasil entre la derecha del orden, ahora la ultra derecha del orden y ahora la izquierda del orden que cada vez es menos izquierda todavía.
El problema de la izquierda contra el orden es crear un proyecto político alternativo al neoliberalismo, y esto todavía camina de manera muy lenta, pero sí camina un poco

 

DM: Bien.
Plínio, no sé si hay algún tema más que te interese en estos momentos comentarnos pero queríamos obviamente, como todas las semanas, seguir profundizando en este análisis sobre la realidad política de Brasil, que a nosotros además nos preocupa mucho porque Brasil lamentablemente ha sido vanguardia en lo malo que le ha pasado a nuestro país también y cada cosa que pasa allí, por su tamaño, por su influencia, termina repercutiendo en nuestro país sin lugar a dudas

PASJ: Sí, aquí yo creo que lo importante es observar la crisis política de Bolsonaro que está en un momento agudo, algo tiene que pasar en el corto plazo, pero los problemas más estructurales de la crisis política y de la crisis nacional brasileña, esa sí no tiene horizonte alguno para ser resuelta. Porque sólo será resuelta cuando la burguesía materialice una solución autoritaria o cuando la izquierda logre colocar en la agenda una solución democrática de abajo para arriba lo que todavía no está puesto

 

DM: ¿Con respecto a la marcha atrás que dio Bolsonaro con el jefe de policía, algo que se pueda agregar?

PASJ: Sí, en realidad Bolsonaro da marcha atrás pero no realmente. Él da dos pasos hacia adelante y un paso atrás, entonces en realidad él marcha.
La verdad es que él,  en la pulseada para ver quién tiene más fuerza él o la Justicia, su decisión en realidad es un desacato a la Justicia. Entonces él continúa profundizando la crisis institucional.

 

DM: Muy bien, Plínio, te mandamos un fuerte abrazo, como siempre un gusto conversar contigo.

PASJ: Gracias Diego, un saludo para todos ahí.