“EN VERDAD EL PT YA NO EXISTE. ACABÓ BORRADO DEL ESCENARIO POLÍTICO BRASILEÑO”
Contacto con Jair Krischke desde Brasil, 11 de mayo de 2020.

 

“La oposición en Brasil “no existe. Porque cada día este gobierno comete un, dos, tres, cuatro, cinco, diez atropellos, a las leyes y a la Constitución, y no pasa nada. Absolutamente nada, no se escucha una palabra”, dijo Jair Krischke -activista por los Derechos Humanos, fundador del Movimiento de Justicia y Derechos Humanos de Brasil- en contacto con Radio Centenario. En ese sentido destacó que “no tenemos ninguna oposición, estamos viviendo un desierto político” y subrayó que “lo que pasó durante los gobiernos de Lula y de Dilma, que cometieron una cantidad de barbaridades políticas y jurídicas; corruptos, muy corruptos; son también responsables por esta situación que estamos viviendo”. Transcribimos esta nota que usted puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-05-11-jair-krischke-brasil

 

Hernán Salina: Ángeles volvemos contigo para recibir a alguien muy querido por esta Radio, con mucha historia de lucha y de solidaridad en el hermano pueblo brasileño.

María de los Ángeles Balparda: Exactamente, el querido Jair Krischke, que ya está por allí conectado.

Jair Krischke: Sí, cómo no, con mucho gusto acá conectadísimo para hablar con ustedes y con nuestros oyentes.

 

MAB: ¿Cómo te va, Jair?

JK: Che, viejo, acá en cuarentena por el coronavirus.

 

MAB: Estamos todos en cuarentena Jair

JK: ¡Qué barbaridad! ¿No, viejo?

 

MAB: Pero vamos a aprovechar a hablar contigo que estuviste en los estudios de la Radio hace un par de años, hemos hablado alguna vez más, pero queremos preguntarte sobre la actual situación política que tiene Brasil, la situación política, social, económica.

JK: Yo te diría, en Brasil estamos viviendo algo absolutamente raro, rarísimo, no tenemos gobierno ni oposición, porque este (presidente Jair) Bolsonaro, es un tipo muy peligroso y además con una gran dosis de locura. Un tipo  absolutamente ente incapaz, te digo para que imaginen su perfil.
Como militar, el ejército brasileño lo expulsó cuando era capitán, por lo tanto su formación militar es de bajísimo nivel.

 

MAB: Y como parlamentario tampoco se lució.

JK: Ahí se metió a ser político.
Primero fue edil en Río de Janeiro y después fue elegido Diputado nacional. Por 28 años fue Diputado nacional, sin la más mínima expresión política. No hace mucho se candidateó a la Presidencia de la Cámara de Diputados, sacó 5 votos. Es este tipo, acá en Brasil los llamamos los Diputados del bajo clero, son los Diputados que no tienen ninguna expresión.
Y esta persona llega a la Presidencia de la Nación.

 

MAB: Claro, y el vicepresidente, también militar pero más potente todavía que él desde el punto de vista de sus definiciones, del poder que tiene.

JK: Claro, yo te digo así, es un general, con las posiciones que adopta yo discrepo absolutamente, pero en este caso sí tengo que reconocer que es un tipo de excelente formación. Y está ahí él, en este cuadro muy complejo de la política brasileña.

 

MAB: ¿Ahora, cómo es que no hay oposición, Jair?

JK: Sí señor, no existe.
Porque cada día este gobierno comete un, dos, tres, cuatro, cinco, diez atropellos, a las leyes y a la Constitución, y no pasa nada. Absolutamente nada, no se escucha una palabra.
Yo te diría así que lo que es impresionante en Brasil, es que una y otra vez la prensa nos divulga comentarios de Fernando Enrique Cardoso, que con sus 90 y pico de años se alejó de la política hace mucho. Y entonces de repente viene Fernando Enrique Cardoso para hacer una y otra crítica. Pero los políticos que están en ejercicio de la política no, no hablan, no dicen nada.

 

MAB: Y los partidos, el espectro político que tiene desde ese punto de vista Brasil, uno en lo primero que tiene que pensar es en el PT. ¿Qué pasa con el PT después de todo lo que sucedió durante el gobierno de Lula y Dilma?

JK: En verdad el PT ya no existe. Acabó borrado del escenario político brasileño.
Una u otra persona del Partido de los Trabajadores puede tener una expresión personal y propia. Pero ya te digo, la situación del PT es esa. Además de lo que pasó durante los gobiernos de Lula y de Dilma, estos gobiernos que cometieron una cantidad de barbaridades políticas y jurídicas; corruptos, muy corruptos; son también responsables por esta situación que estamos viviendo.

 

MAB: Pero se hablaba del PT como un partido, el propio PT decía como algo a su favor, que tenía varias corrientes internas. ¿Ninguna de las corrientes internas intentó salvar al PT digamos?

JK: Yo te diría así, ve lo que pasó ahora recientemente. En las últimas elecciones la gente eligió a Bolsonaro, claro que sí, pero el candidato del PT, Fernando Haddad sacó 43 millones de votos. Desde mi punto de vista político en este momento fue electo el líder de la oposición: Fernando Haddad.
Pero bueno ¿qué pasó? Al día siguiente de las elecciones, Lula mandó a Haddad callarse, quedarse muy quieto, porque en el PT nadie puede ser más grande que Lula.
Entonces sacó a Fernando Haddad del escenario político, que es otra de las razones por las cuales no tenemos una oposición, porque ese joven Fernando Haddad, debería estar al frente de la oposición

 

MAB: Pero Lula fue el que lo paró.

JK: Lula no lo permite, dentro del PT es él.
Y también ahí en el tema PT, Lula estaba en la prisión, el PT organizó una campaña fuertísima para liberar a Lula, bueno, ahí lo liberaron y el PT no sabe lo que hacer. No sabe lo que hacer, Lula está libre. ¿Y qué pasa? Nada, no pasa nada.
Así como en broma yo digo, escribieron solamente el capítulo uno, no pensaron el capítulo dos. ¡Lula libre, Lula libre! Ahora Lula está libre, ¿y, qué pasa? Nada.

 

MAB: ¡Qué grave!
¿Y esto que pasó últimamente con Sergio Moro?
Este juez que fue el que persiguió al PT, o digamos a Lula y a Dilma y todas las denuncias que hubo que él tramitó, pero que después se fue al gobierno, fue nombrado Ministro - que fue un hecho muy sonado, ministro de Bolsonaro- pero ahora renunció a Bolsonaro.

JK: Sí, el tema Moro es un tema bastante complejo, porque Moro condenó, no solamente a Lula, Dilma no está condenada en ninguna causa.
Condenó a Lula, pero también a una gran cantidad de personas involucradas con la corrupción, no fue solamente Lula.
Grandes hombres de negocios, presidentes de las primeras empresas trasnacionales de Brasil, esta gente en cana. Y los condenó Moro.
Y técnicamente correcta la condena, tanto que los abogados de Lula recorrieron a una instancia superior, ahí tres jueces mantuvieron, y además de mantener la condena, aumentaron la pena.
Los abogados de Lula recurrieron al Superior Tribunal Federal que otra vez mantuvo, se fue a la Suprema Corte que también mantuvo. ¿Entonces Moro hizo cualquier cosa que no estaba correcta? Creo que no, jurídicamente no.
Ahora, políticamente, claro que, con esta postura Moro ganó sí, logró en la opinión pública nacional un estatus importantísimo, es el tipo de combate la corrupción.
Bolsonaro, en una jugada bastante política lo invita a ser ministro de Justicia.
Bueno, ahí se fue, y desde mi punto de vista cometió un error brutal porque cuando la policía federal brasileña que está bajo el mando del ministro de Justicia se aproxima en las investigaciones de familiares de Bolsonaro, amigos de Bolsonaro, Bolsonaro llama a Moro y le dice que tienen que cambiar al director máximo de la Policía Federal.
Y es la razón por la cual Moro acaba de salir del Ministerio.
Ahí yo voy a especular nada más, yo creo que Moro tiene una ambición política de llegar a la Presidencia de la Nación, creo que todo esto es parte de una historia misma que quiere llegar a este punto. Y ahí estamos.

 

MAB: Claro, él puso presos a una cantidad de gente, como vos decías, políticos, empresarios, se sale de Bolsonaro, o sea, queda como que no está con nadie, sería como una tercera opción.

JK: Exactamente.

 

MAB: ¿Lo ve así el pueblo brasileño?

JK: Como te comentaba, no tenemos ninguna oposición, estamos viviendo un desierto político. Yo no veo, así mirando el escenario político brasileño, personas que podrían ejercer un liderazgo importante político. No hay, hay un desierto.
Entonces, un tipo que aparece mucho en la prensa, que hasta el día de hoy nunca habló de su ideología, Moro nunca habló de cómo piensa ideológicamente. Entonces, el tipo sí, él puede ponerse a concurrir y tiene bastantes chances de ser elegido.
Ahora, será otro peligro, una vez más un peligro.

 

MAB: Bueno, lo otro que queríamos preguntarte es por el tema de derechos humanos porque todos los días vemos lo que está pasando que pone sobre la mesa el coronavirus y la atención de la salud, cómo vive la gente y demás, pero también hay declaraciones que se han hecho últimamente por parte de algunas figuras muy conocidas que hablan sobre la última dictadura de Brasil, concretamente hablamos de Regina Duarte, esta mujer que fue muy conocida como actriz de las novelas, de la O Globo, pero que también está en el gobierno de Bolsonaro, y que habló, despreció el tema de la violación de los derechos humanos durante la dictadura, dijo no quiero arrastrar un cementerio, siempre hubo tortura, por qué hablan tanto de la muerte, si hay vida hay muerte, por qué mirar a atrás que esa es una cosa que siempre dicen los que defienden la impunidad, no hay que mirar atrás.
¿Cómo evaluás esto, Jair?

JK: Yo diría así, es interesante porque esta señora, políticamente cero, no tiene ninguna significación política, nada, de repente va a un programa de televisión, la CNN Brasil nada menos.
Acá en Brasil decimos, cuando una empresa periodística se identifica con el gobierno la llamamos "chapa branca", la CNN Brasil tiene este perfil, de apoyar al gobierno. Entonces, invita a esta señora y arma una situación por la cual ella acaba diciendo estas barbaridades.
Y yo te digo así: a mí me parece que querían, que la CNN tenía la intensión de servir al gobierno Bolsonaro, expone a la señora para que Bolsonaro pudiera echarla. Porque en esta función en que ella está como secretaria de Cultura, hay una cantidad de personas de estas "iglesias", que quieren ascender a esa función.
Entonces, te digo así, esto fue lo menor.
En esta misma semana Bolsonaro, en el despacho de la Presidencia de la Nación recibió al coronel (Sebastião) Curió. Este coronel Curió es un criminal de lesa humanidad, fue el que combatió la guerrilla del Araguaia donde tenemos 62 desaparecidos, y este señor fue el autor de estas barbaridades. Y fue recibido oficialmente en el despacho de la Presidencia de la República, luego fue homenajeado diciendo que era un héroe de la Nación, y esto no tuvo ni la mitad de la repercusión que tuvo el tema de esta señora.
Este coronel Curió, es un pájaro brasileño, ahora no me acuerdo del nombre de este tipo, pero ahí en la Amazonia -en la guerrilla del Araguaia que está bien al centro de la Amazonia- él usaba este seudónimo Curió, es un pájaro que tiene un canto muy lindo.  

HS: Jair, él se llama Sebastião Curió Rodrigues de Moura

JK: Exactamente.
Un torturador y responsable de este tema. Ahí había una guerrilla importante, la guerrilla de Araguaia en el interior de la Amazonia, donde un pequeño grupo enfrentó al ejército, a la aviación brasileña, te imaginas si fue una primera tanda de militares ahí y no resolvió la cosa. Fueron derrotados por esta pequeñísima guerrilla.
Después el ejército brasileño manda paracaidistas, esta gente especializada en combates especiales y eso, otra vez fueron derrotados.
Y ahí mandó a este Curió con la gente de Inteligencia. Este tipo es responsable, porque comandó, de la desaparición de 62 personas.
No te imaginas la represión, la barbaridad que hicieron ahí, cometieron crímenes horribles allí, bajo el mando de este señor. Y el presidente de la Nación lo recibe en su despacho oficialmente e inmediatamente presta un gran homenaje. ¡Héroe de la Nación! ¿Pero cómo, señores? ¡Es un criminal!

 

MAB: ¿Esto no tuvo tanta repercusión, no se escuchó hablar de esto?

JK: No, no tuvo tanta repercusión, esto que para mí es extraordinario.
Esta señora, esta tonta dice estas barbaridades, canta una musiquita de la selección de fútbol de Brasil del tiempo de la dictadura y habla muy mal. "Siempre hubo tortura", sí, es verdad, pero tortura del Estado, fue la dictadura, es algo muy distinto, y los muertos y tal, sin respeto alguno. Y es una persona que no está formada, no tiene ninguna preparación.
Ahora este Curió, Sebastião de Moura va al despacho del presidente y la prensa brasilera no le da la debida dimensión.
Esto es lamentable

 

MAB: Terrible, terrible sí.
Bueno, sobre el tema derechos humanos vos has asistido mucho al pueblo uruguayo en el tema derechos humanos también en los más duros tiempos y después seguiste los temas, tal vez el más conocido el del coronel Manuel Cordero que estaba en Brasil que vos denunciaste, que se fue para Argentina

JK: Sí, fue una larga lucha hasta lograr, primero que lo llevaran de Brasil y después para mantenerlo en prisión. Bueno, fue una lucha pro con muchos y queridos compañeros uruguayos y argentinos que nos ayudaron para llegar a este punto.
Pero, de cualquier manera tenemos acá en Santana do Livramento otra figura del mismo nivel de Cordero.

 

MAB: ¿A quién?

JK: Pedro Antonio Mato Narbondo o Narbondo Mato, como quieras, está en Santana do Livramento, hace poco fue condenado por la Justicia.

 

MAB: Claro, juegan a que pase el tiempo y ellos hasta por la edad puedan evadir la Justicia definitivamente. Este también, coronel, este prófugo

JK: Sí, es un coronel.
Pero lo que pasa es lo siguiente, como su mamá es brasileña, él tomó su partida de nacimiento, la presentó ante la Justicia de Brasil, y la Constitución de Brasil dice que hijo de padre o madre brasileña que vive en territorio nacional, será brasileño, y entonces adoptó su ciudadanía brasileña.
¿Por qué razón? Porque esta misma Constitución dice que a los brasileños no se los extradita. Entonces está acá tranquilito, con una condena por la Justicia penal de Roma y está acá tranquilo. Es impresionante.

 

MAB: Y estaba cobrando su jubilación, vino a Uruguay, pisó territorio uruguayo a cobrar la jubilación, entró a un cuartel y no lo detuvieron.

JK: Sí señor. Por muchísimo tiempo cruzaba la frontera, ingresaba por Rivera y bajo protección militar.

 

MAB: ¡Exacto!

JK: Bajo protección militar iba a cobrar su jubilación.
Entonces, esto es un disparate, es un disparate

 

MAB: Sí, más que impunidad.
Bueno, Jair, no sé si hay algo más que vos quieras decir hoy e este encuentro...

JK: Sí, porque empezamos diciendo que debería hablar sobre derechos humanos y yo quería decir que Bolsonaro se eligió con un discurso en contra de los derechos humanos, un discurso muy fuerte y como presidente sigue en la misma línea, es contra los derechos humanos, creando toda y cualquier dificultad para impedir que el tema derechos humanos tenga un espacio político en el escenario brasileño y gubernamental también.
Entonces, en Brasil vivimos una situación muy, muy grave, además de la situación política que es gravísima. El tema derechos humanos en Brasil es muy preocupante, hubo un retroceso inmenso, volvimos a los peores días de la dictadura, con una policía de gatillo fácil.
Yo siempre digo, porque ahí en Uruguay ustedes también discuten el tema de la seguridad pública.
Brasil tiene la policía que más mata en el mundo, Brasil tiene la tercera población carcelaria más grande del mundo y no tenemos seguridad, ¿por qué será?
Entonces, en una próxima oportunidad me gustaría mucho hablar con ustedes, conversar de esta manera tan afectuosa que tenemos, sobre derechos humanos en Brasil.

 

MAB: ¿Cómo no? Para nosotros es un honor recibirte, estaremos en contacto por supuesto.

JK: Muchísimas gracias.

 

MAB: Un abrazo grande, Jair

JK: Otro para vos y para todos los que nos escuchan, porque tengo mucho cariño por la Radio Centenario.
Te cuento lo siguiente, bajo dictadura yo llegué a Montevideo y la primera radio que me entrevistó fue la Centenario.

 

MAB: Abrazo grande.

JK: Otro para todos ustedes.