“LA NADA ES UNA POSIBILIDAD Y ES UN SÍNTOMA QUE REVELA EL FRACASO DEL SISTEMA”
Contacto con el profesor Luis Maseda,

Con el título “La Nada global” el profesor Luis Maseda compartió la mañana de la 36 para reflexionar y pensar junto a la audiencia de la Centenario, sobre el cambio necesario para la propia  superviviencia  humana. “Tener en cuenta esta posibilidad de la Nada, nos alerta, nos pone en sintonía con la posibilidad de transformar la realidad, con la posibilidad entonces de pensar en cursos alternativos, o en formas alternativas de vida, en alternativas a este capitalismo globalizado. Pero para eso, para tener esa inspiración digamos debemos tener presente que la Nada es una posibilidad, y que la Nada es un síntoma que revela el fracaso del sistema”, dijo. Y agregó que “todos aquellos que pensamos en otros caminos, en otra forma de vida, en otra sociedad, no simplemente en el consumismo, no simplemente en dilapidar recursos, no simplemente en contaminar, no simplemente en ganar dinero, sino en una sociedad más justa, más solidaria, en una sociedad donde los valores humanos sean los fundamentales, deberíamos tener, deberíamos pensar en la Nada en esta interpelación que la Nada nos hace”, indicó Maseda. Transcribimos la nota que Usted puede escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-05-06-prof-luis-maseda

 

Diego Martínez: La semana pasada, comenzamos a conversar con el profesor de Filosofía Luis Maseda sobre La Nada y hoy vamos a culminar el tema.
Le damos la bienvenida Profesor, buen día, ¿cómo está?

Luis Maseda: Buenos días. ¿Cómo están?

 

DM: Muy bien.
Luis, seguimos hoy con el tema de La Nada como concepto filosófico también. Hablamos la semana pasada de las dificultades que se tuvo para poder estudiar La Nada en sí, pero también la podemos llevar a algunos ejemplos.

LM: Bueno en primer lugar, el título de la charla hoy es “La Nada Global”, con lo cual intentamos vincular el tema de La Nada a otro tema muy importante que es el tema de la globalización.
En esta semana he tenido algunos retornos, de algunos compañeros que me comentaban sus opiniones acerca de la charla de la semana pasada, nosotros dejamos planteadas 3 preguntas.
 La primera pregunta es ¿qué pasa con la Nada?
Era la pregunta si se quiere, más grosa desde el punto de vista teórico.
La segunda pregunta que dejamos planteada es, si es posible el advenimiento de la Nada. O sea la llegada de La Nada, ¿La Nada puede llegar a ser?
Y la tercera pregunta es, si alguien en este mundo en el que vivimos, en esta sociedad del capitalismo globalizado, piensa en La Nada, o si por el contrario es una cuestión, digamos, olvidada. O sea, ¿hay gente que tiene en cuenta La Nada, en algunas de sus actividades o en alguna de sus preocupaciones?
Bueno, esas son las 3 preguntas que planteábamos. Con respecto a la primera pregunta creo que habíamos avanzado con las dificultades del caso. Una compañera y amiga, Coral González, me decía: ‘sabés que por momentos perdí el hilo de la charla’
Y le digo- ¿Qué hilo?  Porque, si estamos hablando de La Nada, no hay ningún hilo. ‘No podés haber perdido ningún hilo. Estamos hablando de La Nada’.
Entonces, habíamos llegado a través de Sartre, a la idea de que estamos rodeados de nada, sobre eso habíamos trabajado, y habíamos avanzado en la segunda pregunta con respecto al advenimiento de La Nada.
Habíamos mencionado la idea que plantea un filósofo argentino muy importante, del cual vamos a hablar al final de la charla que es José Pablo Feinmann, quien dice que a partir de la caída del muro de Berlín, y el derrumbe posterior del socialismo real, se instala el capitalismo globalizado. Hay una revolución burguesa, dice Feinmann, y como consecuencia de esta revolución, pareciera ser que la burguesía ha enterrado a su enemigo histórico, el Proletariado. Pero además está la amenaza de que tal vez dice Feinmann enterrará al mundo entero, y uno ahí se queda medio impactado con esta afirmación.  
Y a su vez Eduardo Galeano, a quien citamos al final de la charla, planteaba  que había habido una operación por la cual se había extirpado el comunismo -así lo decía Galeano- y se había implantado el consumismo, y que la operación había sido un éxito. Pero también decía Galeano, lamentablemente el enfermo se muere. Y creo que por ahí habíamos quedado, preguntándonos en primer lugar ¿de qué enfermo está hablando Galeano? y ¿qué es esto de que el enfermo se muere, por qué se muere el enfermo?
Bien, hoy voy a traer a esta discusión en torno a la Nada, a un pensador post moderno.
La postmodernidad es una etapa que sucede a la modernidad, que comienza allá por los años ‘70, y hay un teórico muy importante que es Jean Francois Lyotard, que en 1979 escribe un libro paradigmático que se llama “La Condición Post Moderna”.
 Lo que dice Lyotard es que la postmodernidad básicamente es la incredulidad respecto de los grandes relatos.   
Plantea que se han caído los grandes relatos, bueno este pensador postmoderno, tiene un librito que se llama “Lo Inhumano”, y en ese libro plantea una cosa muy sorprendente, y es; cuál es para él el mayor problema de la humanidad, entonces dice  lo siguiente; “hoy está nublado, hoy no se ve el sol” . Y  dice Lyotard que el sol tiene 4500 millones de años de vida, y que dentro de 4500 millones de años, va a explotar. Eso dice él.
 Parece como un hombre que ha llegado a la mitad de su vida y al cual le queda, digamos ese tiempo.  Ahora bien, cuál es el tema?, que cuando explote el sol, no va a quedar nada?.  
O sea que la explosión del sol, ese fenómeno natural que no depende del hombre, va a generar el advenimiento de la Nada. Porque no va a haber nada después.  Ó sea, no va a haber nadie que pueda pensar en la muerte que sucedió… Ó sea que a ese fenómeno natural, nada va a subsistir.  Y dice Lyotard, después de la muerte del sol, no habrá pensamiento para saber qué es la muerte.  
Claro, porque nadie va a poder pensar en lo que ha pasado.
Ó sea que, después de la explosión del sol, el pensamiento va a cesar, se va a detener el pensamiento, y dice él, “el horizonte mismo se va a anonadar”,
Está hablando del advenimiento de la Nada.
Simplemente que lo difiere a algunos miles de millones años. Pero dice Lyotard, que este es el problema más importante que afronta la humanidad,  porque como que no tiene salida, ó sea no hay para dónde disparar. El día  que explote el sol se termina todo absolutamente y se da el advenimiento de la Nada. Por supuesto  nosotros hoy, no nos tenemos que angustiar por ese tema porque estamos lejos, pero él lo plantea.

 

DM: No creo que lo veamos a ese momento.

LM: No, no lo vemos al sol hoy y tampoco vamos a ver la explosión del sol. Ahora bien, ¿cuál es la preocupación fundamental? se  pregunta Lyotard.
La Ciencia.  
Y da una serie de ejemplos, yo no los voy a dar para hacerlo un poco más ameno a esto, pero dice que todos los esfuerzos de la Ciencia se encaminan a una sola cosa; preservar el pensamiento humano, más allá de  las condiciones terrestres.
¿Qué quiere decir esto? Tratar de procurar que haya un pensamiento sin cuerpo, o sea preservar el pensamiento fuera de las condiciones terrestres de vida.

 

DM: Sí, o sea se entiende lo que decís, no sé si el concepto total superando la Nada, digamos, se entiende.

LM: Claro, porque el único camino dice Lyotard, para poder pensar, es que el pensamiento se pueda ejercer sin cuerpo, o sea que puede haber un pensamiento más allá de las condiciones terrestres de vida.  Entonces la ciencia, todas las investigaciones, la genética, la física, habla de la química, en fin, como que todas las ciencias, todas las distintas disciplinas científicas, se encaminan a eso, a preservar el pensamiento humano, más allá de las condiciones terrestres. O sea hacer posible un pensamiento sin cuerpo.
Esto es lo que plantea Lyotard que es un postmoderno y que de alguna manera plantea el problema del advenimiento de la Nada en las condiciones futuras o en una situación futura.
Vamos a ir ahora a un concepto, y vamos a volver en el tiempo hacia el presente, y vamos a hablar de un concepto que es “La Huella Ecológica”.  Esto es un concepto que surge a partir de un trabajo del Fondo Mundial para la Naturaleza, que es una Organización Ambientalista que tiene su sede en Suiza, y que está preocupada por todos los temas medioambientales, no sé si han oído hablar de “La Huella Ecológica”
No hay que confundirla con la huella de (Gerardo) Sotelo, porque oí que el director del SECAN (Servicio de Comunicación Audiovisual Nacional).
Gerardo Sotelo dijo que quería dejar huella de su gestión, no sé si lo oyeron a eso, entonces no hay que confundirla con la huella que quiere dejar Sotelo en el SECAN.
La Huella Ecológica es otra cosa, bueno ¿qué es la Huella Ecológica?
La Huella Ecológica, es un indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana de los recursos naturales existentes, en los ecosistemas del planeta, relacionándola con la capacidad que tiene la tierra de generar sus propios recursos. Es decir, cuántos recursos demanda determinada forma de vida, frente a los recursos existentes en el planeta.  
Entonces el objetivo de esta Huella Ecológica es medir el impacto sobre el planeta que tiene determinado modo de vida, y compararlo con la capacidad, con la bio capacidad que tiene el planeta.
Vamos a dar un ejemplo, que es bastante claro, si nosotros dividiéramos la cantidad de hectáreas productivas que tiene la tierra, por el número de habitantes que la habitan hoy, tendríamos que la Huella Ecológica sería de 1.4 hectáreas productivas disponibles, por cada habitante de la tierra . 7700 millones de habitantes versus las hectáreas disponibles que son 11 mil y pico de millones, de un índice de 1.4 de hectáreas necesarias.

 

DM: Puedo hacer una pregunta que capaz que no tiene hoy la respuesta, ¿eso cuenta a los desiertos también?

LM: N. Las hectáreas productivas. Te digo por ejemplo, en el año 2005 cuando había 6 mil millones de habitantes en la tierra, las hectáreas disponibles digamos eran 1.8, en el 2020 yo hice la cuentita, que somos 7700 millones, las hectáreas disponibles que tenemos por habitantes, son menos, porque hay más gente. Y la cantidad de hectáreas, vamos a suponer que se mantiene, es 1.4 está claro, ahora bien, ¿cuál es la demanda que necesitaríamos actualmente?  
En el año 2005 el consumo medio por habitante y por año era de 2,7 hectáreas, o sea casi el doble, es decir que la humanidad está exigiendo el doble al planeta de los recursos que dispone. Esta es una cifra promedio. Hay países que exigen mucho más, y otros que exigen mucho menos, pero en principio hay un déficit, la demanda es mucho mayor que los recursos disponibles.
La humanidad está utilizando el 2,8 de hectáreas, cuando en realidad sólo dispone de la mitad de esas hectáreas.

 

DM: Sí, o sea se consume mucho más

LM: O sea que estamos gastando mucho más recursos de los que la tierra es capaz de producir.  Obviamente que esto no es igual en todos los países, por ejemplo, yo tengo aquí una estadística del año 2003 y fijate, en el año 2003  La Huella Ecológica en los Emiratos Árabes unidos era de 11.9, fijate qué lejos está del 1.4 que es lo que podríamos disponer 11,9 .  En Estados Unidos era 9.6, o sea también altísimo, en tercer lugar un país bastante familiar para nosotros en los últimos tiempos, Finlandia estaba en tercer lugar en el año 2003 con 7,6, después estaba Canadá, Kuwait, por ahí con 7.3, eso era La Huella Ecológica requerida en Kuwait, 7.3, después las cifras del 2005 vuelven otra vez a colocar a Emiratos Árabes Unidos en primer lugar en cuanto a La Huella Ecológica en 9.5, EEUU sigue segundo en 9.4, Kuwait pasa a tercer lugar con 8.9, después sigue Dinamarca, después sigue Australia con 7.8, muy por encima de las posibilidades reales que tiene el planeta que en este momento es de 1.4.
 Fijate que si un país necesita 9.5 está casi en 5 veces más.
¿En qué situación nos encontramos? En que si todos los habitantes de la tierra tuviéramos el mismo modo de vida que un francés, por ejemplo, se necesitarían aparte de la tierra, dos planetas más. Y si tuviéramos el modo de vida, el modo de consumo y la cantidad de deshecho que genera un norteamericano, un estadounidense, necesitaríamos 5 planetas más.
Estamos destruyendo los recursos a una velocidad superior a su ritmo de regeneración, o sea que estamos dilapidando los recursos de la tierra de una forma alarmante.
Por este camino hay un pensador francés, Paul Virilio que tiene un libro que se llama “Ciudad Pánico”, que analiza todo este asunto de La Huella Ecológica y de la necesidad. ¿Qué pasaría si creciera, si todos consumiéramos del modo que consume un francés, un norteamericano?, dice Paul Virilio. Ahí el acento puesto desde hace tiempo en la astronáutica, sobre la ilusión de la conquista del espacio, deja planteada de que esa dilapidación de los recursos que se está haciendo, puede llevar a pensar en un último refugio más allá de nuestro planeta, del planeta tierra.

 

DM: O sea la estrategia no es cambiar los hábitos de consumo o la forma cómo se está concentrando el consumo en algunos lugares, sino buscar otros planetas para consumir más.

LM: Exactamente.

 

DM: ¿Y esto cómo lo relacionamos con La Nada?

LM: Justamente porque lo que dice Feinmann también, dice que los poderosos de este mundo, los millonarios de este mundo están pensando en que cuando esto se desbarranque totalmente y el mundo colapse, están asegurándose una huída ¿hacia dónde? Hacia el espacio extraterrestre.
O sea los poderosos, los multi millonarios -dice Feinmann- piensan en huir.
Y también dice, en la Filosofía y el barro de la Historia, ya codician el espacio como la última tabla de salvación.
Es decir que si la tierra colapsa, si en definitiva no queda nada en la tierra, si se da el advenimiento de La Nada en la tierra, la última tabla de salvación a la que están apostando los poderosos, los millonarios del mundo, es el espacio extraterrestre. De ahí las inversiones, la preocupación por conquistar otros planetas, los viajes a Marte, en fin, porque es la tabla de salvación dice Feinmann, de los poderosos.
Entonces yendo a la última pregunta, desde dos visiones, desde la visión de Lyotard, que hablaba de la explosión del sol, así como la visión de Feinmann, que tiene que ver con el presente y que tiene que ver con esto de La Huella Ecológica, con el posible colapso del mundo, y en definitiva si el mundo se va al diablo, va a sobrevenir la Nada, o sea no va a quedar nada.
Desde estas dos visiones, se anticipa el advenimiento de la Nada como algo digamos, que puede sobrevenir en el futuro de la humanidad. Es decir que en ambos escenarios, uno mucho más lejos en el tiempo, otro no tan lejos, lo que menciona Feinmann, lo que menciona Paul Virilio, lo que mencionan los ambientalistas, mucho más cerca se podría dar el advenimiento de la Nada, con lo cual aterrizamos el tema de la Nada en esta sociedad que dilapida los recursos, contamina sin ningún reparo, este mundo en el que vivimos, esta casa en la que vivimos. Ahora bien, la tercera pregunta que nos hacíamos es, hay gente pensando en la Nada?, y sí! hay gente que está pensando en la Nada en la medida en que se está buscando un refugio extraterrestre. El último refugio, el último bastión es huir del planeta. Obviamente no van a huir todos, van a huir los que puedan huir, como dice Feinmann, los poderosos, los multi millonarios, si esto se va al diablo que tengan una última salida al espacio extraterrestre.
¿Qué reflexión podemos entonces extraer de todo esto?
Hay una cosa que dice Feinmann que es muy interesante, dice que hoy en día el tema del Ser -dice Feinmann- es praxis es acción. El Ser debe convertirse en acción, la Nada no es, la Nada no puede ser acción porque la Nada no es.
Pero sin embargo, sería interesante señalar que la Nada, el advenimiento de la Nada, revelaría el fracaso del sistema, el fracaso del capitalismo globalizado para hacer frente a las necesidades de la humanidad, o sea podríamos pensar en la Nada como un síntoma del fracaso del sistema.
O sea la Nada sería un síntoma, revelaría el fracaso del sistema, y si bien la Nada no es acción, el tema de la Nada, debe alertarnos acerca de la necesidad de hacer algo. Acerca de la necesidad de pensar en una praxis, en una acción para evitar el colapso del mundo al que nos condena el capitalismo.
Entonces ¿por qué me parece importante hablar de esto? Porque tener en cuenta esta posibilidad, la posibilidad de la Nada, nos alerta, nos pone en sintonía con la posibilidad de transformar la realidad, con la posibilidad entonces de pensar en cursos alternativos, o en formas alternativas de vida, en alternativas a este capitalismo globalizado. Pero para eso, para tener esa inspiración digamos debemos tener presente que la Nada es una posibilidad, y que la Nada es un síntoma que revela el fracaso del sistema.
Yo creo que todos aquellos que pensamos en otros caminos, en otra forma de vida, en otra sociedad, no simplemente en el consumismo, no simplemente en dilapidar recursos, no simplemente en contaminar, no simplemente en ganar dinero, sino en una sociedad más justa, más solidaria, en una sociedad donde los valores humanos sean los fundamentales, deberíamos tener, deberíamos pensar en la Nada en esta interpelación que la Nada nos hace.

 

DM: Muy bien Luis, estamos ya un poquito pasados de la hora. Creo que de todas maneras nos vas a decir vos, que redondeamos un concepto bastante difícil y profundo, que en dos programas con media hora cada uno, pudimos desarrollar.

LM: Claro, seguramente los filósofos, si hay algún filósofo que nos está escuchando, debe estar enojadísimo conmigo porque en dos programas de media hora liquidar el tema de la Nada es sacrílego para la Filosofía. Pero tratamos de aportar desde un tema árido y aparentemente alejado, algún elemento para reflexionar acerca de la perspectiva de cambio.

 

DM: Muchas gracias, Profesor, un fuerte abrazo.

LM: Gracias. Nos vemos.