“LOS MEDIOS DEL ESTADO TENEMOS QUE DEMOSTRAR QUE ESTAMOS SÓLO AL SERVICIO DEL INTERÉS PÚBLICO”
Ciclo de periodistas en CX36, Gerardo Sotelo, 13 de mayo de 2020.

“Es mi convicción de que el Presidente del Secan o Director y que yo sea además director de Televisión Nacional, no debe intervenir de ninguna manera en los contenidos periodísticos. Salvo para fijar los grandes lineamientos, de política editorial en el sentido más amplio, porque son políticas públicas”, dijo el nuevo titular del Servicio de Comunicación Audiovisual Nacional (Secan), Gerardo Sotelo, que participó en el Ciclo que desarrolla CX36, bajo el título, “Ley de Medios en tiempos de miedos”. Sotelo subrayó que “alguien que está ocupando un cargo político no debe interferir ni condicionar los contenidos periodísticos de los medios (públicos) en los que trabaja porque eso sería hacerlo, marcar el paso que quiere el gobierno aunque más no era de manera indirecta”. Comentó también su idea para la grilla de los medios públicos: “contenidos principalmente informativos, periodísticos en un sentido amplio, programas más de tipo documental, también realizados por nosotros, en todo caso en co-producción con productoras privadas pero teniendo un control muy estricto sobre la calidad de los materiales que se produzcan”, señaló. Transcribimos esta nota que puede escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-05-13-ciclo-periodistas-gerardo-sotelo

 

Diego Martínez: Recibimos con mucho gusto a Gerardo Sotelo, periodista, director del Secan (Servicio Audiovisual Nacional).
Bienvenido, buen día.

Gerardo Sotelo: ¿Cómo están?
Gracias por la llamada y la oportunidad de conversar con ustedes.

María de los Ángeles Balparda: Gracias a vos por conversar acá también.

 

DM: Te contamos, Gerardo, que estamos en un ciclo de entrevistas a periodistas, a gente vinculada a los medios de comunicación, ciclo que titulamos  "Ley de Medios en tiempos de miedos", que tiene mucho que ver con todo esto, con la libertad de expresión, con la libertad a nivel de los periodistas y en torno a los medios.
Lo primero que queremos preguntarte es, ¿desde el Secan, cómo se evalúa el tema de la libertad en temas vinculados a la opinión, a la expresión? ¿O cómo pensás vos como Director?

GS: Es un tema obviamente con el cual uno convive, he estudiado, tengo una posición muy firme desde hace décadas con respecto a estos temas.
Y uno de los asuntos que yo quería despejar, que quedara fuera de toda duda preparándome para asumir el cargo, es mi convicción de que el Presidente del Secan o Director y que yo sea además director de Televisión Nacional, no debe intervenir de ninguna manera en los contenidos periodísticos. Salvo para fijar los grandes lineamientos, de política editorial en el sentido más amplio, porque son políticas públicas.
Entonces alguien que está ocupando un cargo político no debe interferir ni condicionar los contenidos periodísticos de los medios en los que trabaja porque eso sería hacerlo, marcar el paso que quiere el gobierno aunque más no era de manera indirecta.
Como además venimos de tres décadas y media de democracia donde siempre chispeó por lo menos la sospecha de que los medios públicos estaban al servicios de los gobiernos de turno, y no quiero entrar en polémica sobre esto, si uno le hizo más, si otro le hizo menos porque todos sabemos que hay márgenes de incidencia, de influencia más evidente o más discreta pero que siempre la oposición le ha reprochado al oficialismo que en algún grado utilizó los medios en su beneficio.
Entonces, digo, yo quiero alejarme y transmitir una señal de que yo no voy a interferir en los contenidos, entonces se me ocurrió crear una figura que no existe en el organigrama que es la de Coordinador Periodístico, el Coordinador en materia informativa y periodística, para lo cual fui a buscar a una persona que conozco desde hace muchísimo tiempo, que es, además de una excelente persona, un excelente profesional, sé que puede compartir conmigo estos valores.
Entonces, andando nos vimos en la necesidad de clarificar cuáles eran sus ámbitos de incumbencia. Y marcamos cuatro principios como política editorial marco para todos los contenidos periodísticos de nuestros medios. Los principios son: que nuestros programas y contenidos sirvan al interés público, que estén debidamente balanceados, que se incluyan todas las opiniones necesarias para entender las cosas y que sea de manera imparcial. Eso es lo que se coordina, porque esto va en línea además con las prácticas de los medios públicos de los países que más han avanzado  este tipo de cosas. Y me refiero a los países de la Europa nórdica, del Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá, España, en fin.
¿Y esto por qué? Porque los medios públicos son parte del Estado, por lo tanto lo que pueda hacer la 36 u otra radio u otro diario, es decir, nosotros formamos parte de un colectivo que tiene una ideología, tiene una finalidad...

 

MAB: Claro

GS: Eso es absolutamente legítimo.
Ahora, en el Estado rige la lógica inversa. Tenemos que demostrar todo el tiempo -o por lo menos así yo lo entiendo- que no estamos al servicio más que del interés público, ese era un poco nuestro compromiso inicial porque nosotros no tenemos libertad, si lo leemos en un sentido estricto, todos los que trabajamos tenemos la libertad restringida.
Por ejemplo, tú podés decir a partir de hoy la 36 se convierte en una radio evangélica, o al servicio de la Cámara de Industrias, nadie te puede decir nada, pero yo no puedo hacer nada, lo único que puedo hacer es decir, mire, como dice el artículo 58 de la Constitución el Estado no puede hacer proselitismo de ninguna especie, y los que pagan -que son votantes del Partido Nacional, de Unidad Popular, del Frente Amplio, del Partido Independiente, de todos los partidos que hay-, tienen que recibir unos contenidos que les podrán gustar más o menos pero que nadie debería decir que están omitiendo, sub representando o ridiculizando a mi partido o a mi ideología.
Ese es un poco el sentido en el cual nosotros interpretamos lo que además solamente se puede hacer con libertad. Es decir, lo peor que te puede pasar es que los periodistas te obedezcan, porque entonces lo que tenés es una colección de amanuenses, no tenés periodismo, no tenés noticias, no tenés investigación, a la gente le va a dejar de interesar.
Es un vínculo, siempre, donde todas las partes tienen que estar atentos a que al otro no le sea avasallados sus derechos, o que el otro no se esté apropiando de los medios para utilizarlo en beneficio propio ¿no?

 

DM: En el caso particular de los medios públicos, que te toca justamente dirigir estos momentos, han pasado por varias etapas, desde tomar los medios públicos solamente como un canal cultural donde se muestran cosas que pasan a nivel del Sodre y algunos enlatados desde el exterior, a tener un canal un poco más vinculado a la información que me parece que es un poco lo que ha ocurrido desde hace algún tiempo.
Y ahí tiene que ver mucho la mirada que se tenga desde la orientación central.
A nivel periodistas, no tanto del enfoque central que tú recién manejabas, ¿va a haber algunos cambios? Ese balance que mencionabas, ¿pasa por generar cambios a nivel de la plantilla de programas y de periodistas que integra hoy los medios públicos? Digo porque esto también fue cuestionado en su momento que llegaba un gobierno, cambiaba a todos los periodistas y ponía a los suyos.

GS: Claro, bueno, dicho así la respuesta es no.
Es decir, lo que estamos diciendo es, miren, nosotros no venimos ni a restaurar lo que había en el 2004 ni a cortar cabezas, no tendría ningún sentido ni se corresponde además con nuestras convicciones. Lo que venimos es a marcar estas pautas, quien se maneje dentro de estas pautas, seguiremos caminando juntos.
Acá hay un tema y es que, para empezar, la programación siempre cambia, no sólo porque cambia el gobierno, cambia porque hay programas que bajan y otros nuevos que los sustituyen, todavía no entramos en ese detalle pero seguro que los periodistas que trabajan en la generación de noticias y en los contenidos periodísticos que dan un sentido amplio, que a la mayoría de los cuales conozco y con algunos trabajamos allí en esa casa; es más, en la 36, conozco cómo trabajan y no me merece ningún tipo de objeción su trabajo.
Es más, si escuchan los informativos, el programa de la mañana que es el periodístico propiamente o el informativo del canal, está hecho por profesionales y en todo caso lo que tenemos que hacer es mejorar algunas cosas. Pero no iremos viendo políticas de programación que tienen que ver con miradas un poco más amplias porque el Secan como institución es muy nueva y lo que yo interpreto es que nunca he tenido una mirada global.
Es decir, para dónde va el público primero, y ahí nuestra presencia es extremadamente débil.
¿Entonces, qué pasa? Y esto tiene que ver sobre el debate sobre lo público. Si nosotros no vamos generando o apuntando, migrando con el público, lo que va a pasar es que alguien un día va a venir y de verdad va a decir, ¿che, no será mejor cerrar los medios públicos? Porque la gente está en otro lado, tienen cero audiencia -no digo que lo tengan- quiero decir, esa mirada que hay de que acá nadie mira, nadie escucha, lo cual además de que es falso, lo que tenemos que hacer es, con el dinero que tenemos que no es poco, ojalá tuviéramos más pero, vamos a hacer algo que a la gente le interese y vamos a buscar a la gente donde está.
Bueno, esa mirada que supone además orientar recursos humanos, capacitar gente, contratar algunas habilidades que no tenemos, es una mirada obviamente política que dese mi punto de vista nunca existió y si existió no se nota. Esa es un poco la línea general pero eso no pasa por echar gente ni por cambiar.
Y recién estamos tratando de articular, porque nos encontramos además con una gran receptividad de la gente, porque creo yo que interpretan, primero hablamos el mismo idioma y segundo tenemos buenas intenciones, comunicamos cosas que alguno podrá discutir pero quiero decir, están regidas por el interés de servir a la comunidad de la mejor manera posible.
Ahora, sí, estos procesos de cambio nunca son gratis, eso es cierto, en el sentido de que puede ser que alguien no esté, porque además tenemos restricciones presupuestales, pero no va a ser hecho ni con el afán de echar a nadie ni mucho menos de recortar puestos de trabajo o miradas por razones de persecución política. Es decir, se va a regir por esas ideas macro que tienen que ver justamente con la defensa de lo público en lo genuino. Es decir, pongámonos, no al servicio…
En lo paradójico, discúlpenme que me extienda, lo paradójico de toda la polémica que se armó es que si vos mirás el comunicado y lo lees al menos lo que yo quise decir, que acepto que alguien tenga una interpretación distinta, cuando vos decís, vamos a hacer las cosas de manera balanceada, incluyendo todas las voces y de manera imparcial, ¿quién se beneficia? Se beneficia la oposición, porque el gobierno nunca tiene problemas para acceder a los medios públicos.
Cuando vos te comprometés a balancear la información, a ser imparcial, el que tiene más chances es el que está más lejos, por ejemplo la oposición, o por ejemplo los sectores minoritarios de la oposición. Porque si tienen una opinión distinta a la de la mayoría de la oposición, ahí en nuestro medio vas a decir, no, momentito que acá hay otro grupo minoritario que tiene una mirada distinta.
Te pongo otro ejemplo que parece menor, es habitual que en Semana Santa los medios, los canales vayan y entrevisten al cardenal Sturla, hagan la recorrida por las iglesias, porque es una cuestión no sólo religiosa sino una tradición. Pero en los medios públicos no podés cubrir así.
¿Quién se va a ver beneficiado en la imparcialidad? Bueno, los grupos religiosos minoritarios.
¿Me explico a lo que me refiero?
Ese es un poco el espíritu que tenemos que tener para defender un espacio que es público, o sea que es compartido por todas las miradas, por las más diversas orientaciones políticas y filosóficas.

 

MAB: Claro.
Gerardo, con respecto al Secan -no recuerdo nunca haber dicho "Secan" en todos estos años, nunca hablé del Secan- ¿desde cuándo existe y qué opinión tenés vos del papel que ha jugado?

GS: Yo creo que se creó con la denominada Ley de Medios. Recuerdo cuando la polémica sobre la Ley de Medios, yo decía que en realidad la Ley de Medios lo que tiene es que regula algo que está saliéndose del foco del tema que son los medios tradicionales audiovisuales, que como tienen un espectro restringido es necesario que el Estado regule.
Ahora, en el medio digital puede haber radios digitales de 4 mil.
Ahora, creó algunas cosas que eran interesantes porque de algún modo van en línea con lo que pasa en el mundo que es sacar a los medios públicos de la esfera directa del Ministerio de Educación y Cultura. Es decir, en rigor hoy, tanto yo como el Ministro, incluso el Presidente, pueden hacer lo que quiera con los medios. Eso está mal.
Pueden hacer lo que quieran o pueden controlar o exigir cosas en un sentido muy complicado.

 

MAB: ¿Pero el Ministerio ahí no actúa, no es un servicio del Ministerio?

GS: Por eso te digo, el Ministro puede decir, che, mirá, no quiero que fulana o mengano estén más y además a esta hora quiero que pongas este programa y que no hagas más tal cosa.
Yo puedo renunciar o aceptar o proponerlo yo mismo, estamos facultados para hacerlo y eso está mal. Porque en los países donde hay más garantías los medios públicos están en un área con mayor independencia bajo la tutela de los parlamentos en los países de régimen parlamentario como son buena parte de los países que más han avanzado en esto, o bien exigen el voto en el Senado de los directores.
Por lo tanto, ya no es que te designó el Ministro o el Presidente sino que te votó una mayoría especial en el Parlamento. O sea, tenés más margen, como los entes autónomos y servicios descentralizados.
Bueno, eso estaba en la ley, estaba también un  Consejo Consultivo, ¿por qué el Frente Amplio nunca lo aplicó? Cada uno que haga la interpretación que quiera, pero es una ley que votó el Frente Amplio.
Si la hubiera aplicado, hubiéramos tenido por lo menos en estos últimos años a los medios mucho más lejos del poder político. Y teniendo que rendir cuentas de una manera mucho más clara ante el Parlamento, es decir, no pasaría esto de que nadie sabe qué es el check out de la misma manera porque tendría una mayor consideración institucional, entonces estaríamos varios pasos más adelantados en una cuestión que para mí es fundamental y que está también en parte dentro de este lío que es la necesidad de ser transparentes en nuestras decisiones. Es decir que cualquier ciudadano, sindicato, Cámara Empresarial o lo que sea, diga, che, a ver, explíquenme porque yo no entiendo por qué hacen esto y no hace aquello, por qué entrevistas sistemáticamente a fulana y no a mengano.
Entonces, si todo estaba en la ley, se debió haber aplicado y no se aplicó, lo cual esperemos que en la nueva ley, como está escrito por lo menos, sea un servicio descentralizado que tenga mayores garantías para la gente de que no vas a estar sirviendo los intereses del gobierno de turno.

 

DM: Bien, hay un tema que también ha generado controversia en los últimos tiempos, el tema de algunos recortes de contenidos en el Canal Vera TV que no sé si integra el Secan. ¿Está dentro de la órbita estatal? Está dentro de los medios que desde el estado se están promoviendo con una clara influencia de Antel en este caso, una empresa pública. Y el tema TV Ciudad también que ha generado en su momento algunos choques entre el gobierno central digamos y el municipal. ¿Se piensa a través de esta ley o incluso desde el propio secan tener reuniones, evaluar también los contenidos que desde estos medios públicos o por lo menos estatales dependientes del Estado se emiten? ¿Cuál es un poco el alcance que crees que pude llegar a tener?

GS: Bueno, yo tenía la idea que era veamos el nuevo gobierno qué quiere hacer con el caso concreto de Vera TV porque tiene dos organismos del Estado, uno Antel y otro el Secan o la Televisión Pública, generando contenidos audiovisuales. Con la ventaja para Antel que tiene, además de caja propia, tiene tecnología, es además una gran empresa y nosotros somos los parientes pobres.
Pero nosotros estamos encomendados por ley específicamente para esa tarea, tenemos la ocupación, la gente adiestrada, etc., y no tenemos caja ni la autonomía que tiene Antel para hacer cosas.
Entonces, pedí una entrevista al ministro de Industria y él me adelantó todo esto que después se publicó con respecto a Vera TV y a la idea de que los organismos públicos, las empresas públicas se dediquen a lo que es específico, en fin, un tema en el cual no quiero entrar porque no tiene que ver con mi área de trabajo.

 

DM: ¿Y combinar la caja y la tecnología de Antel con los medios públicos?

GS: Yo sospecho que la caja no me va a llegar.
Lo que leo, yo pedí otra entrevista al Ministro para ir avanzando, es que Antel no va a invertir más en la generación o en la compra de contenidos, eso es lo que yo entendí. Pero esto de verdad que es muy prematuro.
Ahora, de cualquier manera todo va a quedar en el ámbito del Estado, o sea, va a ser el mismo Estado a través de Antel o a través de Secan o vaya a saber bajo qué forma jurídica administrativa, se va a procurar mantener una oferta como la que tiene ahora Vera TV. Pero la verdad que estamos en una fase muy prematura por lo menos en lo que a mí respecta porque yo hablé con el Ministro y él me planteó su idea, al menos en primaria, de que lo que hoy es Vera TV desde el punto de vista de los contenidos, pasara a la esfera del Secan. Con lo cual, es más o menos como que yo te regale una Ferrari y vos me digas y cómo hago para pagar el seguro. O sea, gracias por la generosidad...
Es decir, este ejemplo yo se lo planteé, obviamente él se rió porque conoce bastante mejor que yo los detalles del negocio tecnológico. Obviamente no es que nosotros vamos a agarrar lo que es hoy Vera TV y vamos a hacer contrato con otras empresas.
Naturalmente hay un ámbito de entendimiento, de afinidad, de cercanía con quien tiene el soporte tecnológico y lo va a seguir teniendo que es Antel, pero me parece bárbaro  además que hablemos de todos estos temas públicamente.
Es decir, que la gente se interese, se discuta y podamos avanzar hacia un modelo que sea más eficiente y que a la gente le genere iguales o mejores resultados.

 

DM: ¿Y sobre los recursos que planteabas la idea es seguir vendiendo espacios dentro del Canal 5 por ejemplo, y entre otros espacios de las radiodifusoras públicas?

GS: Bueno, ahí tenés, lo ideal sería que nosotros generáramos el 100% de nuestro contenido, no podemos convertir a los medios públicos en una especie de taxímetro que el que se sube paga el trayecto, eso es un modelo totalmente contraindicado por distintas razones.
De todas maneras el modelo ha sido siempre híbrido, el canal tiene sus propias producciones y otras que son producciones o co-producciones, en ese modelo nosotros por lo pronto, a ver, tenemos la idea de ocupar más horas de la pantalla, en la radio es otra la realidad incluso comercial.
En la pantalla nuestro objetivo es ocupar muchas más horas de producción propia y en vivo además.
Y volviendo a lo que comentabas en la pregunta anterior, con contenidos principalmente informativos, periodísticos en un sentido amplio, programas más de tipo documental, también realizados por nosotros, en todo caso en co-producción con productoras privadas pero teniendo un control muy estricto sobre la calidad de los materiales que se produzcan. Ese es un poco el modelo...

 

DM: Cada uno de estos temas obviamente que abren un montón de flechas para poder profundizarlos, incluso en cuanto a con quienes poder realizar diferentes co-producciones, cuáles serían un poco las cuestiones buscadas desde el Canal 5 para participar o co-participar en los contenidos también, que es un tema más que interesante

GS: Sí, ahí hay como dos caminos, es decir, qué bueno sería tener un programa de tales características y luego alguien que te traiga un programa que no te imaginás y que te puede parecer muy bueno. Y un tercero es exploremos en torno a esta idea -esto ya se hace- a ver quién tiene la mejor oferta.
También tenemos urgencia de programación, por ejemplo, antes de que yo asumiera había que tomar algunas decisiones y se pensó un programa pensado para destacar el rol de la mujer en la sociedad uruguaya de una manera que nos permita ver la presencia y el valor que tiene esta presencia a todos los niveles, si digo un programa sobre la mujer parecería la mirada tradicional de la cocina y la familia ¿no? Pero nada que ver.
Bueno, en todo eso se trabajó con una productora, se está avanzando en cuanto a reproducir ese programa con el equipo de programación del canal, siempre tratando de que sea.
Estamos también avanzando, no quiero entrar muy en detalle porque supongo que el anuncio lo hará quien corresponda que es el presidente del Codicen, tratando con el Plan Ceibal y el Codicen de apoyar al sistema educativo en estos meses tan complicados para la docencia, desde la pantalla, desde el Canal. Y eso también lo hacemos, parte de la energía de la capacidad de desarrollar el programa, lo pone la gente que trabaja en el Canal y también los organismos públicos involucrados y una productora privada que le da un formato y un final bastante calificado.
Es decir, trabajar en este sentido pero entorno a lo que nosotros creemos que son las cosas que tenemos que hacer, ese es el cambio si querés, sino es qué bueno que vino fulano que me trae un programa así, me resuelve una hora por día y resulta que el programa no se parece en nada a lo que vos crees que tiene que ser la televisión pública. Eso tenemos que tratar de restringirlo o de eliminarlo

 

DM: Gerardo, nosotros queremos agradecerte muchísimo estos minutos, obviamente como te decía que cada cosa dispara mucho más profundidad o por lo menos intención nuestra. Pero ya volveremos para conversar sobre cada uno de estos temas.
Un fuerte abrazo y gracias

GS: No, gracias a ustedes, a mí me encanta además, no sólo que es mi obligación explicar estas cosas, me encanta también que esto se haya convertido en un tema de interés público, porque lo peor que pasa era que a nadie le importaba, nadie hablaba, nadie sabía cómo se tomaban las decisiones ni cuáles eran las políticas que se aplicaban. No digo que hayan sido todas malas, pero me parece que es una buena cosa este ciclo que están haciendo ustedes.

 

DM: Un saludo y gracias.

GS: Un abrazo, gracias.