“EN LA CAUSA DE NUESTROS HIJOS, LOS DESAPARECIDOS, SE CONJUGAN TODAS LAS LUCHAS POR UNA SOCIEDAD MÁS LIBRE Y JUSTA”
Conferencia ante la 25° Marcha del Silencio, 19 de mayo de 2020

 

 

 

 

En una conferencia de prensa realizada el martes 19 de mayo en la sede de la Institución de Derechos Humanos, la asociación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos dio detalles de lo que sería la vigesimoquinta Marcha del Silencio, que se realizó en forma virtual y con distintas de instalaciones en varios puntos del país, durante toda la jornada. En la oportunidad, Alba González, madre de Rafael Lezama, militante de PVP detenido en Buenos Aires en 1976, leyó el mensaje de la organización que compartimos en Radio Centenario, lo transcribimos a continuación y lo puede volver a escuchar aquí junto a la nota que le hicimos a Alba González tras la conferencia:
https://archive.org/details/2020-05-20-conferencia-y-nota-madres-y-familiares

 

“Este será un 20 de mayo excepcional, marcado por la pandemia y la necesidad de limitar la distancia física entre nosotros. Eso determinó nuestra decisión de no realizar la marcha como siempre, en la calle.
Esta situación especial de alguna manera potenció la cercanía emocional y redobló el compromiso de incontables compatriotas que con su sensibilidad han logrado hacer de Mayo un mes de la memoria.
La marcha ya comenzó a andar con esa participación y se multiplicó exponencialmente con cada margarita, cada balconera, cartel, pintada; cada aporte creativo de muchísima gente, hasta hacerla más visible y extendida que nunca.
Por lo tanto, lo primero que queremos hacer en esta conferencia es agradecer a todas las personas, familias, que, en cada casa, barrio, plaza, lugar de trabajo, individualmente o desde distintos agrupamientos, colectivos, sindicatos, cooperativas a lo largo y ancho del país desplegaron su creatividad y sensibilidad demostrando que esta causa es de todos.
Que no tiene color partidario, ni barrera generacional, que es real que Todos somos Familiares.
Agradecer la solidaridad inmensa de nuestro pueblo; la misma que vemos todos los días con las ollas populares que surgieron junto a la pandemia y la pérdida de trabajo.
Siempre hemos dicho que ésta es una lucha por la vida.
Nuestra búsqueda, plagada de obstáculos e impunidad, no se agota en la justicia concreta por la que seguiremos batallando en los juzgados, sino en la empecinada exigencia para generar garantías de no repetición; y necesita de la conciencia de un pueblo que la acompañe.
La responsabilidad del estado en esos hechos y las acciones que debe asumir para corregirlas, son la piedra angular para esas garantías.
Es el Estado desde sus tres poderes que debe trabajar para ello.
Ese fue el motivo que nos decidió a solicitar la cadena. Esta cadena se negó y nos pareció una mala decisión. Pues era la oportunidad de dar una señal simbólica y política sobre la importancia permanente de afianzar el sistema democrático.
Más aún cuando en el parlamento, un senador que integra la coalición de gobierno, hace una reivindicación de los criminales de estado y se extiende en el menosprecio del poder Judicial. No es novedoso, pero sí una alarma que nadie debiera ignorar.
Reiteramos nuestra preocupación por la participación de ese partido militar en las decisiones gubernamentales.
El Presidente dio su palabra de continuar la búsqueda de nuestros/as desaparecidos. La ley aprobada pone esta tarea en manos de la Institución Nacional de Derechos Humanos, y los trabajos de campo no han perdido continuidad hasta el día de hoy.
Pero encontrarlos/as, no es solamente mantener el presupuesto de las excavaciones, que obviamente es necesario.
Hemos dicho hasta el cansancio que quienes actuaron torturando, asesinando, desapareciendo personas no actuaban por su cuenta. Que fue la Institución misma, columna vertebral del golpe de estado, quien violó todos los derechos, y por tanto la información sobre los desaparecidos no es propiedad exclusiva de los perpetradores directos sino de esa Institución que los formó, los mandató, los cobijó y continúa haciéndolo.
De allí debe venir la información. Del Comandante en Jefe del Ejército, el Subsecretario y el Ministro de Defensa. Así lo hemos exigido desde el 85, gobierno tras gobierno, y lo reiteramos hoy.
Somos conscientes que este será un durísimo año, para todos.  A la generalización de los seguros de paro, por el cese de actividades laborales, cierres de empresas y desocupación que todos conocemos, se suman los cambios regresivos que propone la Ley de Urgente Consideración, con muchísimos artículos que restringen derechos ganados, desarticulando años de avances y luchas.
Esta circunstancia, ha hecho que este 20 de mayo tenga una significación mucho más clara para el involucramiento de la gente.
Esa conciencia creció de a poco desde aquellos lejanos días, casi en soledad, cuando con un puñado de personas levantábamos las fotos cada viernes en la Plaza Libertad, hasta las gigantescas marchas de estos años.
Marchas que crecen también como un abrazo protector para nuestros jóvenes. Nos recuerdan que el crimen de la desaparición se sigue cometiendo hoy y representa una amenaza permanente para las nuevas generaciones.
Ellas deben vivir libres y luchar por sus sueños sin esa carga y tener las garantías para poder expresarse.
Todas estas demandas, confluyen en esta enorme movilización: la marcha del 20 de mayo que este año la transitaremos virtualmente, pero que su expresión ya está en la calle, los muros y balcones de todo el país.
Recordamos cada vez y muy especialmente hoy, aquella primera marcha, aquella primera idea que impulsó la familia Michelini a los 20 años de los asesinatos de Michelini, Gutiérrez Ruiz, Whitelow y Barredo y la desaparición de Manuel Liberoff.
Hoy extrañaremos la temprana ausencia de Felipe, hijo de Zelmar, comprometido trabajador por los Derechos Humanos. Nos faltará también nuestra compañera Mela Gadea integrante de nuestra Asociación.
Como tantas y tantos luchadores que estarán siempre presentes este día.
La Marcha del Silencio, se ha constituido en uno de los jalones de la expresión popular.  En la causa de nuestras hijas e hijos, los uruguayos desaparecidos, se conjugan todas las luchas por una sociedad más libre y justa.
La memoria de nuestros desaparecidos, nos recuerda lo que nunca más debe suceder en nuestro país.
El 20 a las 19 hs., juntos por todo el país, que resuene el ¡PRESENTE!, por la memoria de ellas y ello, por las hijas e hijos de hoy, por las nietas y nietos del mañana.
Son Memoria. Son Presente
¿Dónde están?
Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos”

 

ALBA GONZÁLEZ: “QUERÍAN CAMBIAR EL MUNDO, QUERÍAN QUE TODO EL MUNDO VIVIERA MEJOR, UN POCO MÁS DE JUSTICIA”

Diego Martínez: ¿Qué importancia tiene este 20 de mayo? Más allá de los años de lucha que vienen desarrollando día a día, esta no es una fecha más.

Alba González: Mirá, en este momento lo que más quiero decir es cuánto agradezco… agradecemos -hablo en plural porque estoy incluida- al pueblo uruguayo por todo lo que está haciendo.
En este momento que no se puede hacer… lo de las comidas en la calle (ollas populares) y lo de trabajar por este 20 de mayo virtual que es tan difícil. Para mí esa palabra (virtual) es horrible porque no la entiendo, pero como sé que no se puede de otra forma… Pero que todo el mundo está, y todo el mundo joven además ¡que eso es lo lindo! Digo lo lindo… eso es lo positivo. Porque ustedes son jóvenes y son los que van a quedar, y son los que tienen que seguir en la lucha.

 

DM: Quizá es porque la lucha es justa.

AG: Digo, la lucha, no sólo por esto nuestro de los desaparecidos. Pero esto viene a ser, yo pienso que es como levantar, así como se ha hablado de Artigas y de todo lo bueno que ha pasado en el mundo y en nuestro país y -lo malo también-, los desaparecidos son un conglomerado de jóvenes que luchaban por todos ¡por todos! Y cómo de forma horrenda se los ha liquidado… (mejor dicho) se los quiere liquidar. Y la forma de no liquidarlos, a sus ideas y a ellos mismos, son como héroes si fueran, pero son ellos que los han puesto, nos los han puesto a nosotros -los familiares y las madres desesperadas- y a ustedes, los que continúen en la lucha.
(La lucha) No solo por los desaparecidos, ¡pero es que es la misma lucha! Con pequeñas diferencias, de un poco más de esto o un poco más de lo otro, pero es todo eso, ¡la sociedad libre, con justicia para todos!
Y la justicia es muy amplia, ¿viste? Es la pobreza, es poder hablar, es poder hacer, es poder estudiar, es poder tener agua caliente para bañarte… todo eso es justicia.
Así que a ustedes les toca seguir la lucha. Pero tienen que aferrarse a esto, que no lo quieren reconocer. Es lo peor que han hecho; no es solo haberlos torturado y matado, el crimen, ¡pero es que no se arrepienten, no reconocen lo que han hecho! Eso es espantoso; para todos ustedes es espantoso además.

 

DM: Entiendo por lo que dice que la reivindicación de justicia no tiene solamente que ver con las consecuencias, con los hechos que ocurrieron y terminaron con la vida o en algún caso con la desaparición y todavía no sabemos dónde están, sino también con sus propias luchas; la reivindicación de sus pensamientos.

AG: ¡Claro, de su pensamiento! Porque no fue que estaban robando a la gente rica nada más que lo hicieron eso, que se dedicaban a eso. ¡No! Querían cambiar el mundo, querían que todo el mundo viviera mejor, un poco más de justicia.
Y por esas ideas, porque además había muchos que luchaban de una manera y otros con sus ideas, y mirá lo que quedó de ellos… Y además esta gente, que es lo horrible, hay pueblo que no lo entiende todavía.

 

DM: Alba, cuando usted ve hacia los países vecinos como Argentina por ejemplo, que han procesado de manera distinta todo lo que fue el tratamiento de estos temas ¿qué le genera a usted con tantos años de lucha, el hecho de que en algunos países se haya logrado un avance importante a nivel de justicia y en Uruguay todavía estemos tan atrás?

AG: Es el dolor que te da de en lo que tanto has creído en algunos, y que ves que no llegaron a casi nada. Porque en el fondo, lo poco que hicieron -hicieron, pero poco- no fue profundo; entonces al no ser profundo, no sirve. Siguen tal cual las cosas como antes; porque las pocas que hicieron bien -que las hicieron bien-, vienen después otros y pasan el pie y las borran.

 

“LA JUSTICIA SIEMPRE HA ESTADO EN EL DEBE CON RESPECTO A LOS PUEBLOS”
Entrevista a Oscar Urtazún, 19 de mayo de 2020

Tras la conferencia de prensa, nuestro compañero Diego Martínez también conversó con  Óscar Urtazún -hermano de José Luis Urtazún, militante de MLN desaparecido el 13 de agosto de 1978 en Argentina con 32 años- dijo que “la Justicia siempre ha estado en el debe con respecto a los pueblos, no podemos esperar mucho de lo que sale de una Universidad como la de Derecho, donde ganó siempre la derecha. Entonces estamos en manos… cada vez menos tal vez, porque hay elementos que están trabajando muy bien, pero no los jueces. El Poder Judicial tiene un debe con la historia, en general”. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/nota-a-osacar-urtazun-myfdd

 

DM: Se viene una nueva jornada de lucha para Madres y Familiares, como vienen desarrollando todos los días desde hace muchísimos años buscando a sus familiares, pero en este caso una jornada especial.
Es una jornada especial.

Óscar Urtazún: ¿Qué connotaciones tiene?
Las connotaciones es que se va aumentando la participación de la gente en general, por suerte no le dan bolilla a lo que planteamos a veces nosotros en forma indebida como es “no marchen por tal lado o no marchen por tal otro”, cuando lo único que quisimos en esta instancia es no asumir la responsabilidad por una marcha que nosotros convoquemos, porque íbamos a ser responsables en cierta forma de muertes o de enfermedades que provengan del virus.
Vemos a un periodismo un poquito más maduro, no nos han hecho como siempre la pregunta de “¿qué expectativa tienen de este gobierno?”. Creo que la respuesta está en el propio gobierno, no está en lo que nosotros digamos; está en ese encuentro con las Fuerzas Armadas dentro del partido de gobierno, eso de por sí habla de lo que podemos esperar del gobierno.

 

DM: En la consigna de este año se habla de “memoria”, de “verdad”, de saber dónde están. En este contexto que hacía referencia usted recién a cómo está armado el gobierno actual, ¿qué lugar juega la justicia y las posibilidades de avance en ese tema que para los familiares es muy sentido también?

OU: En mis 72 años de vida le puedo decir que la Justicia siempre ha estado en el debe con respecto a los pueblos, no podemos esperar mucho de lo que sale de una Universidad como la de Derecho, donde ganó siempre la derecha.
Entonces estamos en manos… cada vez menos tal vez, porque hay elementos que están trabajando muy bien, pero no los jueces. El Poder Judicial tiene un debe con la historia, en general.

 

DM: Hace pocos días apareció un relato en El Observador de un militar que tendría archivos de otro militar -de Rodríguez Buratti- que contienen información. ¿Qué lugar ocupa para Familiares el acceso a la información? ¿Qué preocupación tienen en torno a estas apariciones de un militar que incluso dice “se lo doy si me dan plata, si me pagan”?

OU: Ah, eso hace años que vienen trabajando con la venta de elementos, que la mayoría son truchos.
Pero nosotros confiamos en los grupos que están a nivel de la Universidad, un trabajo que están haciendo desde hace muchos años una gente muy bien ¡muy bien! Entre ellos está Blixen… Entre ellos están unas compañeras que son hermosas compañeras -lo digo como personas-… Y confiamos en ellas, pero estamos nadando contra la corriente en un mar de mierda como es el Poder Judicial.

 

DM: Porque aparecieron otros archivos en su momento… los microfilms de Berrutti, el caso Castiglioni por ejemplo…

OU: Sí, sí, sí… Y aquel que se lo habían llevado, que aparecieron… Seguro, aparecieron… Sí, sí, los de (el ex marino, Daniel) Rey Piuma ¿no?, que ya aparecieron… ¡pero no nos llegan a nosotros!

 

DM: Alguien la tiene…

OU: Alguien la tiene, sí. El que tiene el Poder.
Un saludo para la gente de la 36, que siempre han demostrado que… mal o bien, a veces no tan bien, pero que han demostrado que están comprometidos y que son una ayuda tremenda para nosotros que buscamos la noticia y buscamos la verdad.

 

DM: Nosotros buscamos la verdad también.

OU: Exactamente

 

DM: Y la justicia

OU: ¡Cómo no!