“LA INFECCIÓN POR EL CORONAVIRUS SE TRANSMITE POR VÍA RESPIRATORIA, NO POR LOS PIES NI POR LOS ZAPATOS”
Contacto con el Dr. Álvaro Galiana, Pediatra, Microbiólogo e Infectólogo, 29 de mayo de 2020

“A los padres hay tranquilizarlos que los niños es muy poco probable realmente que se vayan a infectar yendo a la Escuela. Y a los maestros y maestras explicarles que es muy poco probable que ellos, los maestros o maestras, vayan a infectarse por estar con grupos escolares. Me parece que con las medidas que se han planteado tomar, estamos en una situación claramente orientadora y que claramente deben tomar la actividad los niños”, dijo el Dr. Álvaro Galiana, Médico Pediatra, Microbiólogo y Pediatra Infectólogo, en diálogo con Radio Centenario. En ese sentido dijo que “esto va a seguir en la nueva realidad  y adecuémonos a esta nueva realidad cuidando como siempre los tres puntos centrales: la correcta higiene de manos, con agua y jabón o alcohol, el tapabocas  -sobre todo cuando estamos en lugares en contacto con otra personas-; y el distanciamiento físico, en lo posible siempre”, subrayó. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-05-29-dr-alvaro-galiana-pediatra-infectologo

María de los Ángeles Balparda: Nos da mucho gusto y mucha responsabilidad poder hablar con el doctor Álvaro Galiana.

Álvaro Galiana: Buenos días, muchas gracias por llamarme.

 

MAB: Le recordamos a los oyentes que el Dr. Galiana es Pediatra, Jefe del Servicio de Infectocontagiosos del Pereira Rossell, además de otras actividades que tiene. Que hoy está jugando un papel muy importante sobre todo nosotros lo vemos desde el punto de vista que se pueda comunicar, desde la manera que él lo hace, acerca del comportamiento durante todo este tiempo de pandemia que sabemos cuándo empezó pero veremos hasta cuando nos lleva.
Doctor por supuesto que nos vamos aprovechar de su carácter de Pediatra además de Infectólogo porque comienza este lunes la primera etapa del retorno a la presencialidad al sistema educativo y como usted sabe hay muchos temores, mucha tensión entre lo que hay que hacer y lo que se quiere hacer. Pensamos que lo están escuchando con atención padres y maestros, maestras que nos han hecho llegar sus inquietudes. Lo primero ¿se puede mandar con tranquilidad a los niños a la Escuela?

AG: Nosotros pensamos que si. Yo, personalmente pienso que si; que estamos en una situación muy buena del punto de vista que se llama circulación viral ciudadana, hay realmente muy pocos casos nuevos diariamente y tenemos una buena situación en relación a la necesidad -si fuera necesario- de controlar algún foco nuevo. O sea, tenemos disponibilidad de test, entendemos como es más o menos la situación desde el punto de vista médico, y realmente con la baja cantidad de casos que aparecen por día en nuestro país, parece lógico que no deberíamos seguir restringiendo el acceso de los niños en las Escuelas y retomando la actividad. En el entendido que además de todo, los niños no parecen ser los más preocupantes del punto de vista de la enfermedad, en cuanto a padecer la enfermedad y en cuanto a transmitir la enfermedad.
Entonces, creo que a los padres hay tranquilizarlos que los niños es muy poco probable -esto es Medicina, uno no puede decir 100% las cosas- pero decirles que sus niños es muy poco probable realmente que se vayan a infectar yendo a la Escuela.
Y a los maestros y maestras explicarle es muy poco probable que ellos los maestros o maestras vayan a infectarse por estar con grupos escolares. Me parece que con las medidas que se han planteado tomar, estamos en una situación claramente orientadora, que claramente deben tomar la actividad los niños.

 

MAB: ¿Cuánto infectan los niños a los demás? Al principio se dijo que la enfermedad atacaba a los adultos y que los niños eran vectores, los que contagiaban más. ¿Eso se ha comprobado así después de estos meses?

AG: No, justamente eso es lo que se interpretó de acuerdo con lo que ocurre con el resto de las infecciones virales respiratorias, donde habitualmente los niños son los vectores y los adultos son los receptores. Entonces normalmente, no hablando del coronavirus sino de los otros virus respiratorios, es frecuente que los niños en las guarderías se contagien de los virus respiratorios y los transmitan después en sus casas. Eso que parecía permitía suponer que iba hacer la misma situación para el caso del coronavirus no se ha demostrado y hasta el día de hoy no habido registro claros de niños contagiando a adultos o de niños contagiándose entre sí. Cuando aparecen niños infectados en general son adultos intradomiciliarios que han contagiado al niño y el niño en general paso asintomático y cuando se le hace el test, porque había un padre una madre infectados, ahí aparece algún niño -ni siquiera todos los niños- infectados entonces eso es un punto central. No son los niños los vectores del coronavirus por lo menos eso hasta ahora ha sido así en el mundo; de hecho en nuestro país, si miramos para atrás desde el día que se plantea la emergencia sanitaria, ha habido 14 casos de niños infectados y desde hace mucho días que yo sepa no ha habido ningún nuevo caso de niño infectado, prácticamente no habido. Y esos 14 fueron al inicio que fueron contactos familiares cuando hubo los picos al inicio de la pandemia.

 

MAB: A la vez se hace necesario que los niños vuelvan, no digo por el calendario escolar que por supuesto es muy importante, ¿pero desde el punto de vista del propio desarrollo del niño qué importancia tiene la vuelta a la presencialidad?

AG: Particularmente trascendente. Esto genera una alteración en la dinámica familiar muy importante y una alteración de la dinámica del desarrollo de los niños, como muy bien tu decías. Particularmente para los niños más pequeños, para los preescolares y para los niños escolares en los primeros años de Escuela -primero, segundo y tercero- que alteran realmente esa etapa tan importante que son los primeros contactos escolares, los primeros aprendizajes escolares, que son imprescindibles.
Y desde el punto de vista pediátrico también, específicamente, para los preescolares es un problema realmente la falta de control, muchas veces la falta de control médico y la falta de contacto de esos niños preescolares con la sociedad, porque quedan en sus domicilios y realmente desde el punto de vista social y del desarrollo, es muy importante que estos niños entren en contacto con otros niños y con otras personas que sean capaces de evaluarlos y de controlarlos.

 

MAB: ¿Se ha detectado alguna consecuencia negativa en ese sentido sobre este confinamiento de los niños respecto a su sociabilidad?

AG: Sin duda que en todos los aspectos esto es negativo. Pero en los aspectos de las poblaciones más comprometidas desde el punto de vista social, sin duda la concurrencia a un centro de salud y a un centro educativo, con todo en lo que implican los aspectos alimentarios del niño y del control del Estado de esos niños, es fundamental y se visualizan y se detectan defectos y problemas. Porque ustedes recuerden que no sólo han dejado de ir a las escuelas, también han dejado de ir a las Policlínicas, han dejado de controlarse en Policlínica; entonces nosotros pensamos que en primera instancia, sin lugar a dudas, hay que restaurar el control médico pediátrico de todos los niños, de manera que cuando reinstalen también su actividad a nivel escolar también estén con la posibilidad de concurrir al Médico Pediatra, al Pediatra que los controla habitualmente para ver cómo van evolucionando esos niños.

 

MAB: Es cierto que los niños de esta época pasan muchas horas con las pantallas con las computadoras y demás pero también es cierto que en época normales los niños juegan con sus amigos vecinos, en la cuadra, placitas. ¿Qué consejo dar con respecto a eso que se debe hacer?

AG: Bueno lo que nosotros pensamos, yo personalmente pienso, es que hay que retomar la actividad y hay que tratar de volver a disminuir las horas permanentes de pantalla. Porque hay un mensaje también muy contradictorio en que queremos decir que los niños se cuiden que no estén con las pantallas y después la única forma de actividad que tienen de escolares es estar 4 o 6 horas con las pantallas eso es un problema.
Las pantallas tienen su beneficio, es probable que las pantallas con el tiempo vayan quedando, porque si han tenido efecto de alguna manera en algunos aspectos y para los niños más grandes de 5°, 6° de Escuela o los primeros años de liceo es un efecto beneficioso que puedan manejarse y conectarse; pero no hay tampoco como la presencialidad.
La presencialidad se hace imprescindible, para los niños pequeños es imprescindible y para los adolescentes y los niños intermedios digamos en la Escuela también es imprescindible la presencialidad. Porque sino estamos fomentando niños de computadoras que no saben que está pasando en el mundo, no miran para afuera, están adentro todo el día y eso es un problema para la salud, para la vista, para su desarrollo neurológico. Y pueden hacerlo los niños que tienen posibilidades y no pueden hacerlo otros niños; o sea que además transmite una profunda inequidad, porque no es lo mismo en todos los niveles socioeconómico la capacidad de conectarse con la información y con la educación por vía de la computadora.

 

MAB: En el caso de los niños en el uso del tapaboca que el Ministerio de Salud Pública emitió un comunicado que dice menores de 3 años no hay que usarlos y los mayores de tres que lo tienen que poner los adultos y tratar que lo usen. ¿Cuán efectivo es? ¿Cuán necesario es dentro de la escuela y cuán necesario es para jugar en la vereda para jugar en la placita?

AG: Es, a ver, el tapaboca del que estamos hablando es un tapaboca de tela cuya finalidad mayor es evitar que una persona, que este cursando una infección viral respiratoria en este caso por el coronavirus, en el período pre sintomático o asintomático, puedan transmitirlo a otras personas. Esa es la utilidad central del tapabocas.
Eso ese puede transmitir en áreas cerradas, en contactos directos, en contactos cercanos digamos; menores de 1 metro o 2 metros como es lo que se está promoviendo; ahí es que hay que tener cuidado y ahí eventualmente, en lugares cerrados para aquellas personas que puedan eventualmente y nadie sabe, tener el virus en su orofaringe y transmitirlo. Esa es la finalidad del tapaboca.
A nivel escolar tenemos que tener presentes ciertas cosas que son imprescindibles porque sabemos lo que son los niños: Menores de 3 años es implanteable que usen tapabocas, mayores de 3 años se puede usar en la medida que no estén con la nariz tapada, que no estén con mocos, que no tengan alguna dificultad respiratoria. Si son niños con alguna dificultad motora que le impide retirarse rápidamente el tapabocas tampoco lo pueden usar, eso tienen que quedar claro.
Ahora si tu vas después a las Escuelas bueno esto se está discutiendo, se está generando todavía la discusión, o sea que todavía no hay una decisión unánime pero queda claro que la utilidad de tapabocas es para aquellas personas que puedan estar cursando una infección asintomática y queremos evitar que la transmiten en lugares cerrados. Entonces sino se logra en una clase el distanciamiento físico sostenido o sea mantener 1 metro y medio o 2 metros de distancia entre los niños entre la maestra y los niños, bueno, eventualmente en algún momento la Maestra va a tener que colocarse el tapabocas sino en principio los niños son poco transmisibles y bueno habrá que ir viendo qué medidas definitivas después tomen las autoridades de acuerdo a lo que les fueron informando las personas que están en este estudio.

 

MAB: ¿Esto de metro y medio o dos metros, esa diferencia ahí no importa?

AG: Bueno, mínimo es un metro y medio.
O sea tiene que haber mínimo un metro y medio entre los niños y entre los niños y los maestros.

 

MAB: Bien, porque eso da sobre todo la cantidad de niños que pueden estar adentro del salón.

AG: Claro, por eso en todo caso habrá que evaluar el número de niños que estén en el salón. Recordar que en lo posible tiene que haber una ventilación del salón o sea que no se mueran de frío con las puertas abiertas, pero que tampoco este todo cerrado. Tiene que haber cierto movimiento de aire. Y tiene que además eventualmente no usarse el tapaboca o si fuera necesario que usaran el tapabocas; pero mantener el distanciamiento, mantener el alcohol en gel en las manos y bueno tampoco enloquecer a los niños y psicotizar a los niños con el tema de las infecciones que después también tenemos problemas sicológicos por el pánico que tienen los chiquilines.
Hay que tener ese equilibrio único de los maestros, de poder transmitirles con amor, de poder enseñarles con amor, y tratar de que vayan aprendiendo las medidas correctas porque esto en principio va a haber que mantenerlos.
De todos modos siempre hablamos de los efectos colaterales negativos que ha generado esta pandemia en cuanto a los problemas sicológicos, trastornos de ansiedad, falta de controles, falta de detección de abuso; ese tipo de cosas que son todos los efectos negativos. De alguna manera el efecto colateral positivo que ha tenido esta pandemia que ha habido, es una disminución en la transmisión de las infecciones virales por los virus respiratorios no covid, no coronavirus, que realmente eso es un beneficio; porque hemos tenido menos niños con broncolitis, menos niños con infecciones, con influenza, virus severos ese tipo de cosas también son importantes.

 

MAB: Doctor que nos dice del virus este caso de Cerro Largo que aparece un primer caso un muchacho de 18 años que no sale de Melo desde los primeros días mediados de marzo. ¿Qué nos dice eso sobre el virus? Porque evidentemente no se lo llevo de aquí de Montevideo.

AG: No me llama mucho la atención. En realidad me llama la atención que haya tanta discusión porque me parece que es algo de lo esperable sobre todo en adolescentes. Este es un gurí de 18 años que lo más frecuente es que haya transmisión viral asintomática entre personas jóvenes y un día cuando se hagan los estudios serológicos se irá viendo que cantidad de personas tienen anticuerpos o sea han tenido la infección por el virus  y prácticamente ni se enteraron o no se dieron cuenta. Y eso es más común  en los adolescentes y en los niños.
Entonces es posible que este muchacho haya estado en contacto con otras personas, las cuales nunca presentaron síntomas, y él es la punta del iceberg de las personas que puedan tener síntomas respiratorios y él tuvo síntomas, pero con una sintomatología muy mínima.

 

MAB: ¿Eso no tiene nada de malo ni de raro?

AG: Y no me llama la atención.
Cuando ocurren estas diseminaciones virales, estas epidemias de infecciones virales respiratorias, lo que pasa es que me parece que ahora estamos un poquito también con la lupa. Pensemos en cuantas veces nos ocurre que digan ‘hay yo al final salí de casa y estoy engripado’. Y eso pasaba y si eso pasaba con otros virus, también puede pasar con el coronavirus. No es algo que me diga a que cosa más excepcionalmente rara.
Es importante tratar de buscar si encontramos un nexo, porque si realmente encontramos un nexo con otras personas, pero por la búsqueda de los casos para poder aislarlos rápidamente hisoparlos, detectarlos y aislar, pero en el contexto de una epidemia de infecciones virales respiratorias no me llama particularmente la atención va a ocurrir puede seguir ocurriendo no es un hecho excepcional. Ya apareció hace poco en Colonia también otro niño que iba hacerse una intervención quirúrgica y le apareció positivo y después fue negativo, pero esas cosas siempre ocurren, me parece.

 

MAB: Sobre el tema Brasil y la preocupación de la frontera, obviamente Rivera es el departamento que más ha llamado la atención por los casos por las características los otros departamentos fronterizos no han presentado problema especial. ¿Cuánto valora usted la importancia que puede tener Brasil en el contagio o a la extensión de esta enfermedad?

AG: Es nuestro Talón de Aquiles, realmente Brasil es un problema que tenemos con las ciudades como Santa Ana, específicamente que comparten fronteras, que comparten que sea una sola ciudad con dos nacionalidades. Porque ahora yo justamente estaba leyendo en el diario que el sistema de evaluación que tienen del otro lado del lado brasilero es totalmente diferente al sistema nuestro y de muy baja calidad y baja capacidad de detección de casos nuevos y de casos infectados. Esto es un verdadero problema porque no tiene ningún sentido comparar los estudios que se hacen en Uruguay -con detección por PCR en tiempo real, del ácido ribo nucleico viral-; con lo que se hace en Brasil que por una decisión -a mi entender errada- pero bueno otras razones tendrán, estudian solamente anticuerpos y esos anticuerpos son de aparición tardía y de interpretación muchas veces dudosas. Entonces no se puede comparar una cosa con la otra y es muy difícil pretender detener un brote en el lado brasilero, con esa metodología de estudio. Eso es un problema real.

 

MAB: Lo otro, yo lo escuche la otra vez que usted decía este virus se va a quedar con nosotros este año y el año que viene fundamentando que cuando llegue la normalidad después como que hubiera una fecha se termina y después volvemos a lo que éramos antes. ¿Hay que acostumbrarse a convivir con esto?

AG: Cuando aparece un virus nuevo respiratorio, el virus se instala, está en la población se va difundiendo y tiene que quedar que no hay ningún indicio por ahora que de un día para otro esto se acabe. No hay, de repente tenemos mucha suerte y el virus acaba su actividad por unas características propias epidemiológicas. Pero por ahora las perspectivas que yo pienso que uno tiene, es que el virus va a persistir.
Este virus se va a instalar en la población va a formar parte de la etiología de las infecciones respiratorias virales que todas las personas pueden tener; pueden ser más leves, pueden ser más graves, pueden ser muy graves o pueden pasar desapercibidas y lo que nosotros tenemos que cuidar y siempre es el planteo desde un inicio, que lo que pretendemos es no saturar los servicios de Salud. Que la diseminación viral va a continuar de acá y se va a instalar para siempre, no va a haber grandes maravillas, no va a haber de un día para el otro que se acabó el virus y pongan en los titulares de los diarios se acabó el virus y ya vuelve todo lo mismo.

 

MAB: Para los adultos, tal vez hasta dejar la palabra confinamiento que parece que fuera en una catacumba.

AG: Claro. Porque esto tiene que pensarse a largo plazo. Igual uno se va poniendo… Yo el otro día escuchaba al doctor Rafael Radi y con muy buen  criterio establece bueno cuál es la siguiente etapa: sobrevivir lo mejor posible estos tres meses de invierno que se nos viene y bueno después seguiremos viendo como adecuamos el cuerpo a la realidad.
Ahora nuestra meta es esta ¿por qué? Porque vamos a tener otros virus respiratorios que si pueden saturar y que normalmente han saturado de forma espontáneamente sin el coronavirus el sistema de Salud en algunos días, no es que los saturen definitivamente,  pero bueno tenemos que asumir que vamos a tener los virus comunes y más el coronavirus y tenemos que sobrepasar estos primeros tres meses y después iremos viendo como adecuamos la situación.

 

MAB: ¿Y ya se puede empezar con toda la responsabilidad y con las medidas sanitarias recomendadas, empezar a retomar todo la normalidad en la medida de lo que es posible?

AG: Y bueno retomar con los cuidados adecuados, con las precauciones adecuadas, reactivando y retomando todas las actividades. Porque esto va a seguir en -como se dijo en algún momento- la nueva realidad  y adecuémonos a esta nueva realidad cuidando como siempre los tres puntos centrales: la correcta higiene de manos, con agua y jabón o alcohol, el tapabocas  sobre todo cuando estamos en lugares en contacto con otras personas; y el distanciamiento físico, en lo posible siempre. Pero bueno retomemos todas las actividades de la vida y nosotros tenemos a favor en nuestro país, la situación que hace que estemos tranquilos de que partimos de que tenemos una muy baja circulación viral, entonces eso nos da cierto aval, cierta tranquilidad, para decir podemos seguir avanzando en las actividades de la gente.

 

MAB: En el caso de ustedes como especialistas en el área de Medicina ustedes dicen que se debe hacer, como debe hacerse esto es lo ustedes recomiendan. Ahora después, por ejemplo si en la escuela no hay alfombra sanitaria y ponen un trapo de piso con lavandina, eso son cosas que tienen que ver con el sistema educativo, como lo aplica el sistema educativo, o si les avisan que hasta el 14 no le va a llegar los productos de limpieza.

AG: Eso si es posible, estamos de acuerdo. De todos modo yo resalto que el problema central no es el problema de los pies ni de los zapatos, el problema central en principio son los adultos mayores. El problema central es la transmisión desde los adultos a los adultos mayores y los niños no son el problema.
A mí me parece que está bien cuando se toman las medidas de precaución enumerarlas todas, pero tienen diferente trascendencia una con otras.
La infección por el coronavirus se transmite por vía respiratoria. No se transmite por los pies ni por los zapatos. Está bien igual intentar tener este concepto de higiene global, no digo que no lo esté, pero entendamos cuáles son las prioridades y cuáles son las cosas importantes.
Lo importante es el distanciamiento físico, el lavado con agua y jabón o el alcohol en gel en las manos, el tapabocas cuando sea necesario. Pero creo que a nivel de las Escuelas, de los niños, tenemos que entender que a veces las cosas se pueden hacer o no se pueden hacer. Las normas dicen lo mejor de lo posible en todo. A mí me preocuparía si la clase tiene 42 niños y se mantiene los 42 niños en un salón, eso si me preocupa. Si no hay en tiempo y forma la cuestión para los zapatos no es algo que me quite el sueño.


MAB: ¿Pero si el tema de la cantidad de niños por salón?

AG: Claro, me preocupa que haya una menor cantidad de niños por salón, me preocupa también que los niños puedan concurrir a clase, yo quiero que concurran los niños a clase que concurran los más posibles a clase, porque hay mucho entusiasmo en los niños y no quiero generar frustración. Hay situaciones de angustia en los niños. O sea que me preocupa más de todos modos -a mi, esta es una opinión mía exclusiva y personal- lo que más me preocupa es que quiero que los niños retomen las actividades escolares y tengan esa felicidad de ir a las Escuelas y puedan encontrarse con sus amigos. Eso es lo que más me preocupa en este momento.

 

MAB: Muy  bien Doctor, muchísima gracias por este tiempo y por toda esta información y seguramente estaremos en contacto próximamente.

AG: Muy bien, muchas gracias a ustedes y un saludo a la audiencia.