“NOSOTROS TENEMOS QUE PONER POR LA IZQUIERDA LA DEMOCRACIA SUSTANTIVA”
Contacto con Plínio de Arruda Sampaio Jr. desde Brasil, 28 de mayo de 2020.

“Brasil vive una crisis profunda, en esta crisis la derecha presentó una solución para la crisis que es la negación de la política, la violencia como solución de los problemas, que esto es lo que propone Bolsonaro” y “la izquierda no propone, no discute el futuro, la izquierda quiere revivir la Constitución del 88. El problema es que la Constitución del 88 está en completo descrédito, tenemos que salir del pasado, disputar el futuro y eso no se hace. Entonces el pueblo cae en una desesperanza porque la situación es muy mala y no hay nada que apunte a algún camino alternativo al camino tradicional de las soluciones autoritarias que caracteriza la historia brasileña”, reflexionó el economista y analista político Plinio de Arruda Sampaio Jr en su con tacto semanal con CX36. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/2020-05-28-plinio-de-arruda-sampaio-jr-brasil

 

DM: Muy bien, Plínio, muchas gracias por este contacto.

PASJ: Nada más para rematar la conversación, lo que nosotros tenemos que poner por la izquierda es, no la negación de la democracia sino la democracia sustantiva ahora, y esta osadía que no hay todavía en la izquierda y como no hay, el pueblo queda sin alternativa a la solución violenta.

 

 

Diego Martínez: El contacto es con Plínio de Arruda Sampaio Jr. a quien como siempre agradecemos mucho tenerlo entre nuestros corresponsales. ¿Cómo estás Plínio? Buen día

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego, siempre un gran gusto hablar con Radio Centenario, un oxígeno en la prensa mundial.

 

DM: Plínio, en estas horas así como tratamos de estar un poco al tanto de lo que pasa con el Covid, nos interesa mucho hacer un relevamiento día a día de lo que pasa en Brasil políticamente, y en las últimas horas se dio un elemento por demás importante, el allanamiento de casas de aliados de Jair Bolsonaro y hoy la respuesta de Bolsonaro a la Justicia, nuevamente enfrentándola.

PASJ: Sí, aquí la situación en Brasil es de una agudización muy fuerte de la crisis institucional. El último viernes la Justicia obligó al gobierno a divulgar un video de una reunión y el video es una cosa realmente espantosa, porque discuten abiertamente el saqueo del país y el golpe de Estado.
Entonces esto provocó una reacción muy fuerte del Supremo Tribunal Federal y en el momento estamos en una situación yo creo que muy cercana de algún tipo de resultado de esta pelea. Porque el Supremo está haciendo una investigación que coloca, que complica la propia elección de Bolsonaro, una investigación sobre fake news que termina en los gabinetes del Planalto. Y Bolsonaro ya dijo que va a partir para una ruptura si el Supremo sigue en esta línea.
Entonces es una situación bien complicada aquí.

 

DM: ¿Y qué pude ocurrir en este marco, Plínio?

PASJ: Diego, creo que todas las hipótesis que se consideran son posibles. Es posible un autogolpe y es posible la apertura de un proceso de impeachment por el Supremo Tribunal.
Todas las posibilidades existen, es una situación realmente de mucha incertidumbre porque el gobierno es un gobierno muy aislado, muy débil. Si Bolsonaro no es frenado va para el autogolpe porque sabe que está en una situación de desesperación.
Todas las encuestas de opinión pública que salen demuestran que la población está, el nivel de rechazo al gobierno crece muy rápidamente y el nivel de aprobación disminuye, ya está reducido al 25% cuando antes tenía 30.
Y los que rechazan el gobierno son más el 50%.
Entonces, es una situación muy polarizada y algo yo creo que va a pasar en el plazo de semanas.

 

DM: ¿Cómo se prepara el pueblo organizado para este nuevo escenario que tú estás planteando que parece inexorable?

PASJ: Digamos que de manera simbólica, en varios lugares de Brasil, manifestaciones contra manifestaciones fascistas por así decirlo, y manifestaciones con distanciamiento social contra el gobierno, en varios lugares, por ejemplo ayer en Río de Janeiro.
Son manifestaciones pequeñas pero demuestran que la izquierda empieza a salir a las calles, porque si estamos fuera de las calles el golpe vendrá de manera inexorable.

 

DM: Bien, Plínio, esto que nos estás contando nos genera una expectativa diferente, el hecho de que los acontecimientos estén tomando este carácter nos pone a todos muy atentos, pero toda la realidad política y económica de Brasil parece estar en un momento realmente muy angustiante para la población.
Recién señalaba una información que está en uno de los peores momentos de su historia, la economía brasileña.

PASJ: Ah, seguro que sí, la crisis que está en curso es la mayor de la historia de Brasil. Ahora salieron los datos de desempleo de abril, en ese período Brasil perdió 4.9 millones de empleos, eso en un mes nomás.
Entonces, vamos para una crisis social aguda.

 

DM: Bien, Plínio, cuando hablás de que por más que sea simbólico hay un cambio en alguna parte del pueblo ¿Se puede tener alguna pretensión de que ese pueblo se organice, de que ese pueblo genere un espacio proclive a tomar alguna parte de los derechos que le fueron quitados?

PASJ: Diego, claro que sí, y el propio gobierno Bolsonaro considera esta hipótesis en sus cálculos políticos. El problema es que hay una corrida contra el tiempo, Bolsonaro sabe que si no cierra régimen, no tendrá la menor condición para mantenerse en el poder, porque la violencia sanitaria, la violencia social va a despertar una reacción el pueblo.
Entonces, él tiene plena consciencia de esto, quiere cerrar el gobierno lo antes posible y el pueblo no tiene instrumentos porque el PT no hace nada, la izquierda es muy débil, entonces se está tratando de todo para ver si el pueblo reacciona. Pero no se sabe cuándo vendrá esto, porque vendrá de manera espontánea, los actos, las manifestaciones tienen más un valor simbólico de llamar al pueblo, pero el pueblo tiene que salir y nadie controla este tiempo del lado de la izquierda. Bolsonaro sabe de esto y digamos, acelera el golpe

 

DM: ¿Y liderazgos incipientes que aparezcan, gente que pueda llegar a ser una referencia?

PASJ: No creo, por ahora no, los movimientos son espontáneos, los dirigentes públicos de más a la izquierda están muy callados. Para que tenga una idea, Lula podría tener un papel importante ahora, la última declaración pública que él dio fue, menos mal que hubieron tantas muertes porque esto abre los ojos de la gente.
Lo que demuestra que Lula también apuesta a la muerte como un elemento político.
Entonces, si toda la política brasileña queda encerrada en el círculo macabro de la muerte, el pueblo está completamente largado a su propia suerte, es más o menos la realidad donde estamos.
Claro que el pueblo va a reaccionar pero esto también la derecha lo sabe e intenta hacer un golpe preventivo para atravesar este período de gran violencia en todos los niveles que estamos pasando aquí en Brasil.

 

DM: ¿Cómo se puede explicar este momento de tanta dispersión a nivel general?

PASJ: Mira, Diego, yo creo que estamos discutiendo este tema por Radio Centenario ya hace años, Brasil vive una crisis profunda de la nueva República, de la Constitución del ‘88. La Constitución prometía reformas pero la realidad no entregó reformas. Y con esto la población se desencantó con la democracia.
Bueno, en esta crisis la derecha presentó una solución para la crisis que es la negación de la política, la violencia como solución de los problemas, que esto es lo que propone Bolsonaro.
Bueno, la izquierda no propone, no discute el futuro, la izquierda quiere revivir la Constitución del 88. El problema es que la Constitución del 88 está en completo descrédito, tenemos que salir del pasado, disputar el futuro y eso no se hace. Entonces el pueblo cae en una desesperanza porque la situación es muy mala y no hay nada que apunte algún camino alternativo al camino tradicional de las soluciones autoritarias que caracteriza la historia brasileña.

 

DM: Muy bien, Plínio, muchas gracias por este contacto.

PASJ: Nada más para rematar la conversación, lo que nosotros tenemos que poner por la izquierda es, no la negación de la democracia sino la democracia sustantiva ahora, y esta osadía que no hay todavía en la izquierda y como no hay, el pueblo queda sin alternativa a la solución violenta.
Pero estoy siempre a las órdenes para Radio Centenario, un gusto hablar con ustedes.